Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Cristina Pedroche, irreconocible: su cambio de look más radical (VÍDEO)

23 noviembre 2015 - 18:52 - Autor:

Zapeando está de celebración por partida doble: la semana pasada ha cumplido dos años de existencia y esta misma tarde ha emitido su programa número 500.

Y, claro, un aniversario especial se merecía un golpe de guion especial. Así que los creadores del formato de La Sexta han reinventado por completo el look de su colaboradora estrella.

Cristina Pedroche se ha transformado en Mari Carmen, ‘La becaria’, con el cometido de preguntar a los ciudadanos qué opinan sobre la propia Pedroche. Encerrona al canto, vamos. Ni su padre reconoció a su famosa hija.

Ha sido el momento estelar del aniversario de un formato que arrancó para debatir sobre la tele. Lo hizo sin demasiado éxito, de hecho,parecía que iba a sufrir una cancelación inminente. Sin embargo, poco a poco, Zapeando se ha transformado en un producto asentado en la tarde de La Sexta, rejuveneciendo además la identidad de marca del canal verde.

El equipo del programa, producido por Globomedia, ha sabido dibujar y enriquecer la personalidad de sus colaboradores y del propio presentador, Frank Blanco con tramas trasversales, juegos y ciertos running gags. Algunas de esas tramas pueden acabar hasta con tatuajes en directo, como Blanco que este lunes se ha tatuado el logo del programa. Esperemos que sea un tattoo de usar y borrar.

El zaping televisivo ha mermado su importancia para dar paso a la comedia con entidad propia, que narra una historia casi de sitcom y que no temer reírse incluso de sí misma. Falta nos hace. Más aún en esa franja horaria.

> Cristina Pedroche: sus cualidades televisivas

Y ADEMÁS…

Cuidado con Cristina Pedroche: ¿mujer florero o show-woman?

Efecto Pedroche: ¿qué pasaría si TVE emitiera hoy la mítica actuación de Sabrina?

La Sexta: así ha construido su modelo de negocio

Ramón García vuelve a dar las campanadas: razones por las que esta decisión de TVE es un acierto

14:29 - Autor:

Hace justo 20 años que Ramón García dio por primera vez las campanadas en La 1 de TVE. Y, justo veinte años después, volverá a tomarse las doce uvas en el mismo balcón de la Puerta del Sol. De nuevo, Ramontxu y Anne Igartiburu serán los maestros del ceremonias del cambio de año de Televisión Española, el que reúne más espectadores frente al televisión por tradición.

Ramontxu cuenta con el récord al frente de las uvas, 13 ediciones en TVE más otras 2 en Antena 3. Es un referente en la Puerta del Sol, pero también en la historia de TVE. Él fue pionero, junto a profesionales de detrás de las cámaras, en revolucionar la presentación de las campanadas para que el espectador no se perdiera y simplemente con un golpe de vista entendiera los pasos a seguir para no atragantarse en el cambio del año. En su etapa, se terminó con una retransmisión caótica y se estructuraron los tipos de planos para diferenciar la bajada de carillón (con un plano descendente de la bola dorada), los cuartos (con un zoom que se acerca al reloj) y las campanadas (con un plano corto del reloj). Esta fórmula se sigue utilizando aún hoy: es la más efectiva y, desde entonces, ningún presentador se ha perdido.

Porque Ramón García nunca ha sido un busto parlante. Es un presentador todoterreno, que entiende las necesidades del espectador cada momento. Y siempre ha dotado a cada uno de sus espacios de una naturalidad apabullante en la que también está presente el humor, la ironía y, en definitiva, la complicidad que se construye con la dosis necesaria del intangible instinto del espectáculo, que se tiene o no se tiene. De ahí que Ramón esté en ese reducido grupo de comunicadores que sentimos como uno más de la familia.

Estas Navidades Ramón García vuelve un año más a TVE, vuelva a su casa. Y TVE debe aprender de su experiencia. En cualquier otro país de nuestro entorno, Ramón García seguiría siendo un presentador referencia de TVE. Por su icónica experiencia y control del plató. Pero España es diferente y no cuidamos la figura del presentador “institución”. Al contrario, nos solemos quedar en el prejuicio del artificio, sin valorar la perspectiva televisiva real y lo que se ha aportado al medio.

Los tiempos cambian, la televisión también. Pero nunca cambiará el valor de la gente que transmite, que despierta proximidad y que controla las necesidades en cada instante de un estudio de televisión. En ese sentido, es un acierto el regreso a TVE de un rostro tan representativo de la historia de la televisión. Ahora, falta que TVE se atreva más a jugar con las ideas, con la creatividad plural que va por delante y no teme en arriesgar, que, en definitiva, entiende la esencia de una cadena pública. O si no, dentro de cincuenta años, no podrán realizar formatos como Cachitos de hierro y cromo con las imágenes de nuestro tiempo. Porque ahora apenas se está gestando ese talentoso material creativo que marque la diferencia. Nadie se salta el miedoso guion preestablecido. Ya no es hora de imitar, ha llegado el momento de sorprender y creer en el vibrante espectador de hoy. Y eso mejor si se hace también con aquellos profesionales que entienden y modernizaron la televisión en España por fuera y por dentro. Como Ramón García.

A FONDO La gran mentira de TVE

@borjateran

> MÁS ANÁLISIS SOBRE TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

TVE: de ser la gran factoría de TV en España, a quedarse sin platós

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

Fran Llorente, el hombre que cambió los Telediarios de TVE

¿Cómo debe ser la televisión pública que nos merecemos?

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

El problema de TVE con la susceptibilidad de la audiencia

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

El polémico tuit del Telediario de TVE: ¿manipulación o error?

9:24 - Autor:

¿Manipulación o error? Sin entrecomillados, sin atribuir la declaración a nadie, como si fuera una verdad absoluta: <<El PP pide unidad frente al terrorismo yihadista, amenaza que exige un gobierno con experiencia como el de Rajoy>>, ha sentenciado la cuenta oficial del Telediario de TVE.

De nuevo, un error de manual que no se puede permitir Televisión Española. Como en la emisión catódica tradicional, la noticia que se comparte en Twitter debe estar escrupulosamente contextualizada. No es el caso de este tuit que, lanzado desde el perfil de los Telediarios, pasa la línea roja de confundir opinión con información.  ¿Quién dijo “amenaza que exige un gobierno con experiencia como el de Rajoy”? ¿Acaso es una argumentación oficial de la dirección de TVE?

En busca de ahorrar caracteres, tal vez se han extraviado las comillas por el camino. Pero es un fallo inadmisible para una cadena pública. Otra límite ético cruzado, que entronca de lleno con la susceptibilidad fomentada en la audiencia, que ha perdido esa confianza que tanto costó ganar a TVE.

Porque la credibilidad cuesta años alcanzarse y sólo basta unos minutos para perderse. Y, en los últimos 3 años, TVE ha vuelto a convertirse en una televisión que fomenta una imagen de ser de partido. Incluso es vista con preocupación desde el ámbito internacional. Tuits como este no ayudan, tampoco contratar periodistas externos por supuestos méritos ideológicos y relegar a la plantilla con independencia y perspectiva.

Por eso mismo, la audiencia de TVE ha descendido tanto en los últimos años: el público ya ha conocido unos informativos públicos plurales y no se conforman con las cocinas propagandísticas de antaño. Sin embargo, el derrumbe de la credibilidad no ha sido la única clave de la crisis de los Telediarios. También ha sufrido cambios otro de los pilares del éxito de los TD de la época de Fran Llorente: la forma de ordenar, presentar y explicar los contenidos. Y es que los responsables de TVE ha retomado métodos de contar la actualidad de hace veinte años. Pero ni la televisión, ni los espectadores funcionan como hace veinte años.

TVE ha resucitado un viejo y desfasado estilo a la hora de narrar las informaciones: se disminuye una cercana perspectiva social para dar paso a una voz institucional. Periodismo de ruedas de prensa por encima del periodismo que está en la calle, es consciente de su tiempo y crece al mismo ritmo que las narrativas audiovisuales.

Una TVE en la que se están reproduciendo errores que ya propiciaron la invisibilidad de una autonómica líder en la que sí se sentían reflejados los madrileños: Telemadrid, la televisión pública que enterró su esencia para ser un atrincherado altavoz gris desconectado de su sociedad.

A FONDO > La gran mentira de TVE

@borjateran

> MÁS ANÁLISIS SOBRE TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

TVE: de ser la gran factoría de TV en España, a quedarse sin platós

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

Fran Llorente, el hombre que cambió los Telediarios de TVE

¿Cómo debe ser la televisión pública que nos merecemos?

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

El problema de TVE con la susceptibilidad de la audiencia

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

noviembre 2015
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

TeleDiaria en Twitter