Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Lo que nos enseñó la tele en 2015

31 Diciembre 2015 - 3:11 - Autor:

De la televisión en 2015 aprendimos que los prejuicios están para derribarlos. Que el formato de Bertín Osborne no era mala idea: por guion, realización, intuición y emoción. Que la política funciona como espectáculo de horario de máxima audiencia. Que los políticos saben que los indecisos se captan a través de los programas, mejor si son de entretenimiento.

De la televisión en 2015 aprendimos que los niños ya no juegan con la tele, ahora es la tele la que juega con los niños. Que los programas musicales están en peligro de extinción y que sólo vuelven a casa por Navidad. Que el gorgorito en directo ha ganado la batalla al playback.

De la televisión en 2015 aprendimos que los espectadores ya no se tragan los decorados de cartón-piedra, prefieren las series rodadas en localizaciones reales. Que iluminar (mucho) es importante para que el programa o ficción entre por los ojos de la audiencia, pero que más importante es una buena historia. Que ya no es tan necesario centrarse en series pensadas para toda la familia. Que incluso la audiencia agradece riesgos narrativos, con personajes extremos y oscuros, con protagonistas que no siempre tienen que caer bien. Como en Vis a Vis.

De la televisión en 2015 aprendimos que la audiencia también consume entretenimiento a lo grande en los viernes. Tu cara me suena ha demostrado que cuando se hace un buen show, de forma global (plató, luces, guion, interpretación, implicación, buen rollo…), el público se reúne frente al televisor también en fin de semana. Que los Goya no tienen tanto que envidiar a los Oscars. Que Ibiza no quiere sufrir un Gandía Shore. Que los documentales cada vez son más show y menos periodismo.

De la televisión en 2015 aprendimos que las alfombras rojas tienen mucho ácaro. Que Eva Hache dejó muy alto el listón de El club de la Comedia. Y se nota. Que el humor es mejor si es corrosivo (y un poco malvado). Que las cadenas se acuerdan poco de los universitarios y se centran en los Ni-Ni. Incluso buscando sus referentes en personajes como Ylenia. Que la figura del esfuerzo para alcanzar el reconocimiento no está en alza. Que alguien tiene que enseñar a los figurantes de las series españolas a no sobreactuar tanto. Que las señoras de los fondos de los planos de El Secreto de Puente Viejo se vienen muy arriba…

De la televisión en 2015 aprendimos que, además de las audiencias tradicionales, se deben valorar los consumos que se producen después de la emisión a través de las nuevas plataformas. Que los anunciantes necesitan nuevas fórmulas para integrarse mejor en los contenidos, pues el espectador ya está inmune a las pausas para la publicidad. Que hay una crisis de ideas de nuevos formatos a nivel internacional. Y que los directivos españoles no se atreven a confiar en la creatividad autóctona. Sólo producen éxitos ‘probados’ en el exterior, aunque no tengan nada que ver con la idiosincrasia del interior.

De la televisión en 2015 aprendimos que Heidi en 3D no emociona tanto como la textura artesanal del dibujo original. Que la aplicación Vine, con sus vídeos en 6 segundos, es la nueva forma de zapear. Que las audiencias cada vez cuentan con menos paciencia. Que los programadores cada vez cuentan con menos paciencia. Que nadie cuenta con paciencia. Que existen buenos programas cancelados porque no se ha otorgado el tiempo suficiente para asentarse en la parrilla. Que los directivos están más pendientes de la media de share mesual que de mimar la fidelidad de su cliente, su público.

De la televisión en 2015 aprendimos que la televisión ya no se ve sólo por la televisión. Incluso te puedes ver grandes momentos de Friends en Instagram. Que Twitter se está convirtiendo en una peligrosa fuente informativa para las emisiones en directo. Que al jurado de MasterChef no le gustan los leones come gamba. Que los programas de gastronomía han tocado techo. Todos, menos las campechanía de Arguiñano.

De la televisión en 2015 aprendimos que los políticos aún no entienden la esencia de TVE. Que la televisión pública es crucial como motor social. Que el canal que mejor tenga ordenada su parrilla tendrá más posibilidades de dar a conocer sus programas. Que hemos agotado la cantera de talentos para talent shows.

De la televisión en 2015 aprendimos que la resintonización de la TDT no tiene fin. Que Belén Esteban sigue aupando la cuota de pantalla. Que, aunque lo parezca, el público de Telecinco no se traga cualquier contenido. Que un reality de famosos sin famosos de verdad no funciona. Que nos encanta el revival. Y a los norteamericanos también. De ahí que recuperen clásicos como Padres Forzosos o Expediente X. Que todo vuelve. Incluso los programas de sorpresas. Pero, ojo, no funcionarán si los realizas a medio gas: las sorpresas deben sorprender.

De la televisión en 2015 aprendimos que la regeneración política empezó en el periodismo, con formatos contracorriente al convencional prime time como Salvados o El Objetivo. Que Justin Bieber va sin gorro (pero sólo fuera de los platós). Que la cuota andaluza es importante para formar parte como jurado de un concurso. Que las operaciones de cirugía estética de los colaboradores de Sálvame siempre suben el share.

De la televisión en 2015 aprendimos que Silvia Abril es un animal televisivo. Y que Lolita también. Que el espectador espera lo imprevisible. Que cada vez es más exigente. Que nada de excederse con el dorado en Eurovisión. Que Gran Hermano es capaz de seguir descolocando al espectador con relaciones imposibles (que desecharían los directivos de las cadenas por poco creíbles). Que la mejor improvisación es la que mejor preparada está. Que el patrimonio audiovisual no se protege lo suficiente. Que, al final, desaparecieron los míticos Estudios Buñuel.

De la televisión en 2015 aprendimos que la telegenia no sirve de mucho sin cierto carisma delante de la cámara. Que se puede cancelar un programa hasta dos veces (Hable con ellas). Que aún es pronto para vivir un tiempo nuevo. Que Youtube es una vía imprescindible para amplificar la imagen de marca de los contenidos de la televisión tradicional.

De la televisión en 2015 aprendimos que mejor no utilizar animales en un talent show. Que te pueden despedir por llevar un lazo en defensa de la televisión pública (véase Loles León). Que vivimos en una burbuja de series de época, desperdiciando la oportunidad de invertir en ficciones sobre el efervescente presente. Que ya no hay desayunos como los de Médico de Familia. Que los programas que arriesgan en concepto y cuidan el continente son los que se terminan quedando marcados en nuestra memoria. Que los finales son tan importantes como los comienzos. Que no siempre ganan los buenos. Pero que, a veces, triunfa la creatividad más valiente. Que la imaginación nos salvará.

@borjateran

| Foto José Irún

Y ADEMÁS…

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

La gran mentira de TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una TV pública mejor

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

 

Los 8 grandes fracasos de la TV en 2015 (explicados en emojis)

30 Diciembre 2015 - 9:30 - Autor:

No gustaron. No funcionaron. O no tuvieron tiempo de cuajar. Son los grandes fracasos de la televisión en 2015. Analizamos algunas de las causas de sus malas audiencias (con ayuda de los emoticones de WhatsApp , claro)

1. ALFOMBRA ROJA PALACE

El regreso del show de varietés de José Luis Moreno a TVE fue un apoteósico desastre. No sólo por el horterismo que desprendía, ni por los la mala realización, ni por determinados clichés retrógrados del guion. Directamente nada salía bien en esa fugaz (por suerte) Alfombra Roja Palace. Moreno apostó por realizar el programa de estreno en directo, por aquello de contagiar mejor el nervio del espectáculo (como conseguía en los años dorados de Noche de Fiesta) pero, al final, todo fue en su contra sin los equipos técnicos de Televisión Española: presentaron a Juncal Rivero (estaba de invitada) y, en vez de ella, aparecieron unos hombres cargando unas sillas. Muy bonitas. Presentaron un ballet, y no bailó nadie. El regidor entraba, el regidor salía. Todos perdidos en ese escenario, voces colándose desde bambalinas, miradas de desconcierto entre presentadores e invitados. Vamos, terrible y apocalíptico, que diría Piqueras. Nada fluía. Y se nos quedó cara de susto del tamaño de un trending topic mundial.

2. CÁMBIAME PREMIUM

Se prometía como una de las grandes apuestas de Telecinco para la temporada. Sorpresas en directo con el maestro de ceremonias perfecto, Jorge Javier Vázquez. Además, jugaban con la ventaja de que aprovechaban un nombre reconocible para el público, Cámbiame, como marca asentada en el mediodía. Así, el programa no arrancaba de cero en el prime time. Sin embargo, origina y premium no se parecían demasiado. De hecho, el problema de Cámbiame Premium es que no tenía definido un formato claro. Las sorpresas no sorprendían lo suficiente, el plató transmitía claustrobia y el show evidenciaba caos. Mucho caos. El nervio de la desorientación pudo con los presentadores. Y, claro, a Pelayo se le quedó cara del emoticón tenso.

3. ALATRISTE

Telecinco se fue hasta Budapest para rodar las aventuras del Capitán Alatriste. Allí ya había decorados de época montados, así que se trataba de ahorrar. Pero la apuesta visual de Alatriste llegó tarde a nuestra televisión. Las novelas de Pérez Reverte son complejas de adaptar (tampoco la película estrenada en 2006 acertó) y la serie quizá se debería haber centrado en una trama más lineal y focalizada. Incluso hubo que recurrir a rótulos para presentar a los personajes. No quedaba otra para guiar un poco mejor al espectador entre tanto lío. Pero la producción no logró un ambiente creíble: demasiado cartónpiedra y un resultado también acartonado, rancio. Todo estaba impostado. Y no ayudó, nada, la apuesta por una gran iluminación artificial, que evidenciaba unos decorados de Parque Temático. Y es que existe una cierta percepción entre los directivos de las cadenas de que, para que el espectador se quede enganchado a una ficción, se debe desprender mucha luminosidad. Así que todos a invertir en bombillas. En Alatriste se pasaron.

4.  AQUÍ PAZ Y DESPUÉS GLORIA (LA DE RESINES)

Aquí Paz y después Gloria arrancó con éxito el pasado 24 de marzo en Telecinco: 3,7 millones de espectadores siguieron el estreno, que aupó la cuota de pantalla del canal a un excelente 20,7 por ciento de share. Pero rápidamente el interés se desvaneció. La audiencia no se enganchó. Se esfumó. Para algunos parecía un retorno a los noventa, cuando la gran Lina Morgan protagonizó (también sin éxito) una rancia versión de Vaya par de gemelas en TVE, Una de dos se llamaba. Para otros parecía una secuela de aquel Ay, señor señor de Pajares en Antena 3. Todos tenían parte de razón. Y es que esta Aquí Paz y después Gloria ha seguido la estela de ese tipo de comedias que apuestan por una historia de corte clásico y cero innovador, como la de los dos hermanos gemelos contrapuestos (el corrupto malo y el párroco bueno), que intercambian personalidad, con las ‘absurdas’ situaciones que eso conlleva. Y ese fue el gran problema de la comedia: todo se parecía a algo ya visto. Incluso Antonio Molero, que interpretaba a un cura novato, se parecía demasiado a Fiti, su personaje en Los Serrano. Y es que sólo faltaba la taberna con su jamoncito serrano, claro. Pobre cerdito.

5. HIT LA CANCIÓN

Hit la canción fue el primer fiasco del año. Un show que llegó muy tarde a La 1 de TVE. Con una escenografía monotemática con elementos que eran novedosos en el primer Operación Triunfo (las luces cegadoras, por ejemplo, de encima de la escalera…), un escenario sin profundidad, que daba un toque claustrofóbico, una sintonía noventera y una dinámica difícil de entender: pues la emoción se construía para el público del plató, no para el espectador desde casa. Pero, sobre todo, Hit no funcionó porque no tenía entidad. Al final, se trataba de un show que pretendía hacer espectáculo con una sucesión de compositores, que compondrán temas maravillosos, pero que cantan tirando a mal. Y un talent show musical debe sonar bien. Muy bien. Todo el rato. O la audiencia hará como el emoji del monete

6. REFUGIADOS

La mayor decepción de ficción tiene nombre de Refugiados, pues su premisa se terminó tambaleando como un flan. De ahí el emoticón. No se puede proponer una idea de arranque tan emocionante para que luego la historia se quede en una telenovela sin más. El público se fue esfumando con el paso de las semanas y la serie de La Sexta nunca respondió a las expectativas. No crees un hype tan inmenso si no lo puedes resolver.

7. JUGAMOS EN CASA

La escaleta de Jugamos en casa contagiaba la sensación de que te estabas colando en la fiesta privada de unos amigos. Con cierta aureola de aquella puesta en escena del genuino salón del ‘Si fuera’ de Raffaella Carrá, el nuevo concurso de TVE era aire fresco y rejuvenecido para la parrilla de La 1. Pero pinchó en audiencias, el público no llegó a conocerlo. El motivo: en televisión casi tan importante como el contenido es el lugar en el que se ubica y que la cadena otorgue el tiempo suficiente para que el formato se asiente. Con el show de Los Morancos el reloj de arena no dio tregua: jugó en su contra.

8. ESO LO HAGO YO

Cierra el ránking el descalabro revelación de la temporada, pues fracasó incluso antes de estrenarse. Se trata de ‘Eso lo hago’: un supuestamente espectacular concurso, a cargo de Carlos Sobera, que se iba a estrenar en Antena 3, pero nunca se estrenó. Después iba a ver la luz en La Sexta, pero nunca vio la luz. Suponemos que en Atresmedia se dieron cuenta de que se habían equivocado al modificar el formato original: famosos intentando emular números de artistas con talentos asombrosos. Sin embargo, aquí se cargaron a los famosos y lo hacían otros anónimos. Por tanto, anularon el interés del show. Eso lo hago yo es el concurso fantasma de 2015. ¿Veremos los cuatro programas grabados en 2016?

@borjateran

Y ADEMÁS…

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

La demolición de los Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 vídeos de su historia

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

La gran mentira de TVE

La evolución de las campanadas de fin de año en televisión (VÍDEOS)

29 Diciembre 2015 - 10:01 - Autor:

TVE lleva más de cinco décadas retransmitiendo las tradicionales campanadas de fin de año desde la Puerta del Sol. En todo este tiempo, han pasado muchos profesionales de la televisión por esta emisión que reúne frente al televisor a toda la familia.  Martes y Trece, Cruz y Raya, Marisa Naranjo, Javier Sardá, Ana Obregón, Carmen Sevilla, Joaquín Prat, Paloma Lago, Raffaella Carrá, Carmen Maura, Anne Igartiburu… la lista de presentadores es larga, aunque hay uno que se lleva la palma: Ramón García, que nos ha dado las uvas 15 veces y que esta Nochevieja celebra su veinte aniversario desde su primera vez en Sol.

Pero las Campanadas por la tele no siempre han sido igual. Ha pasado por tres etapas diferenciadas, ¿cuál será su próxima evolución?

PRIMERA ETAPA. La voz… y el reloj

En los primeros tiempos, el despliegue técnico de TVE se limitaba a la señal del reloj de Sol. De hecho, el presentador no salía en cámara. Simplemente se escuchaba su locución. Era una mera voz en off que describía aquello que se veía en la Puerta del Sol. Aunque pasaron voces con mucho carisma, a las que esperaba una larga trayectoria televisiva de éxito, como Javier Sardá y el Señor Casamajó. El show entrañable empezaba a contagiarse en las uvas:

SEGUNDA ETAPA.  El caos… desternillante

Y por fin, los presentadores salieron al balcón con sus mejores galas. La emisión ganaba calado televisivo, aunque era un cierto caos, pues el jolgorio de la plaza impedía escuchar los cuartos y las campanadas. De ahí el lío de Marisa Naranjo. Por suerte, llegaron Martes y Trece para revolucionar la emisión con su magistral instinto del show. Sus campanadas fueron las más imprevisiblemente locas, aquellas que se olvidaron de las solemnes presentaciones institucionales, esas que caen en todos los tópicos, y se atrevieron a reírse de todo. Incluso de la estampa del cambio del año. No podía ser de otra manera. La emisión más desternillante de la historia de las uvas:

TERCERA ETAPA. Complicidad institucional

Y luego llegó Ramón García: el presentador de referencia de las campanadas. Él fue pionero, junto a profesionales de TVE, en revolucionar la presentación de las campanadas para que el espectador no se perdiera y simplemente con un golpe de vista entendiera los pasos a seguir para no atragantarse en el cambio del año. En su etapa, se terminó con una retransmisión caótica y se estructuraron los tipos de planos para diferenciar la bajada de carillón (con un plano descendente de la bola dorada), los cuartos (con un zoom que se acerca al reloj) y las campanadas (con un plano corto del reloj). Esta fórmula se sigue utilizando aún hoy: es la más efectiva a nivel visual y, desde entonces, ningún presentador se ha perdido. Recordamos la primera vez de Ramontxu, que cumple este jueves 20 años:

¿Y el futuro?

El porvenir de la emisión del cambio de año de TVE pasa por otorgar más movilidad a la realización de la emisión. Pasar de los tradicionales planos fijos (con zoom) para incorporar más movimientos de cámara: desde el balcón pero, también, desde el interior de la plaza. A pie de calle, con la gente, un ámbito que aún no se ha explorado. Porque toda la Puerta del Sol es el plató de la gran emisión del año, no sólo la azotea donde se sitúan los presentadores. Además, aún se puede integrar más y mejor el histórico reloj con propuestas tecnológicas. Así se logrará realizar un programa más integral, que genere un acontecimiento más visual con el que contagiar mejor el fervor de la fiesta del cambio de año gracias a la ayuda de las artimañas de la tele. Esas artimañas donde (casi) todo es posible.

REVIVAL  > 4 excéntricas canciones con las que TVE nos felicitó el Fin de Año

A FONDO La gran mentira de TVE

@borjateran

> MÁS ANÁLISIS SOBRE TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

TVE: de ser la gran factoría de TV en España, a quedarse sin platós

¿Cómo impulsar el Canal 24 Horas?

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

Fran Llorente, el hombre que cambió los Telediarios de TVE

¿Cómo debe ser la televisión pública que nos merecemos?

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

El problema de TVE con la susceptibilidad de la audiencia

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

Bertín Osborne entra en la carrera para representar a TVE en ‘Eurovisión 2016’

28 Diciembre 2015 - 10:22 - Autor:

Mariano Rajoy ya lanzó la propuesta en su visita al programa En la tuya o en la mía. Y se ve que Bertín Osborne ha aceptado la propuesta, pues participará en la preselección que prepara TVE para elegir a su representante en Eurovisión 2016. Así lo acaba de confirmar Televisión Española.

 

Aún no se conocen al resto de los contrincantes de Osborne, ni el tema elegido. No sabemos sí optará por sus rancheras, pop o lírico. Aunque el presentador juega con la ventaja de que habla inglés a la perfección. Ideal para realizar una buena campaña de promoción en los meses previos de Eurovisión.

Si Bertín Osborne gana la gala de preselección, TVE se asegura subir la audiencia del eurofestival con la expectación que genera llevar a un rostro tan popular, referente del “cuñadismo” español, que cae bien o mal, pero no crea indiferencia.

Además, Osborne podrá realizar una cata de sus productos autóctonos (jamoncito, gazpachito y demás) en la greenroom. Y de paso hacemos publicidad (gratis y encubierta) de la buena mesa española. No sólo eso, también será más sencillo diseñar una puesta en escena que asombre a las millonarias audiencias eurovisivas: unos caballos bailongos junto a Bertín. Y olé.

Una apoteósica propuesta televisiva. Lástima que estemos en 28 de diciembre y esto pinte a una inocentada viral con mucho arte del equipo de RTVE, que entienden la esencia cómplice y juguetona de las redes sociales. Así están convirtiendo al público en arte y parte, en aliado, en partícipe, de los prolegómenos de un festival que es mucho más que un festival: es un fenómeno televisivo transmedia global. Eso sí, muy global, pero al que no va Bertín ni loco.

> Las 7 razones del inesperado éxito del programa de Bertín Osborne

> Los factores que TVE debe tener en cuenta para no hacer el ridículo en ‘Eurovisión’ 

@borjateran

Y ADEMÁS…

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

‘Y tú qué sabes’: así ha sido el estreno del ‘Saber y Ganar’ de La Sexta (sin Jordi Hurtado)

10:08 - Autor:

El género de los concursos ha regresado anoche a La Sexta con Y tú qué sabes. Un formato de éxito internacional, de la misma factoría de Gran Hermano, que la cadena verde prueba esta Navidad con Óscar Terol (Vaya semanita, Allí Abajo) al frente.

La primera emisión ha pasado el examen de las audiencias con un aprobado con 8.1 por ciento de share y 1.563.000 espectadores. Dato correcto, para una propuesta que pone a jugar a tres famosos y un total de 200 estudiantes en un amplio plató, que recuerda a un circo romano. Eso sí, un circo romano sin fieras y con muchas luces y pantallas de Led emitiendo señales de color verdoso, como mandan los cánones de la cadena de Atresmedia. Incluso la puesta en escena del programa recuerda a los inicios de La Sexta, recuperando en grafismos y decorado el protagonismo del hexágono que forma el reconocible logotipo del canal.

Jorge Blass, Santiago Segura e Irene Junqueras han sido los primeros rostros populares en responder a las preguntas de cultura general y competir con la grada repleta de universitarios. Una oportunidad para rejuvenecer la audiencia de la emisora, con una línea editorial marcadamente política, a través de un concurso que no se pasa de erudito, con pruebas sencillas y, por tanto, que favorece que el espectador pueda jugar desde casa. En este sentido, también cuenta con una aplicación que ya más que una innovación, debe ser una obligación: para que la audiencia pueda participar activamente desde su tablet o el móvil.

Del programa funciona que la escaleta consigue romper el ritmo con vídeos virales que hace más ameno el discurrir del show. También con los piques entre los invitados y del propio público. De hecho, Terrol va interactuando con su particular ironía con la grada. Con los que más aciertan… y con los que más fallan. Es la seña de identidad de un formato que llega a una parrilla con cierta necesidad de ampliar sus contenidos de entretenimiento para fortalecer su esencia de cadena generalista.

El último concurso de La Sexta fue Taxi en 2013, con Miki Nadal y Manolo Sarriá. No cuajó. Antes, en 2012, la cadena probó suerte con El Millonario en versión Nuria Roca. Tampoco despuntó. En 2011, Anabel Alonso, sólo aguantó en la sobremesa un mes con una especie de juego de mesa televisivo entre famosos. Se llamaba Mucho que perder, nada que ganar. 

Así que podemos decir que el nombre de este último concurso daba en la diana: las grandes compañías televisivas temen arriesgar en este tipo género, sobre todo si se trata de una emisora de las dimensiones de La Sexta o Cuatro. Creen que tienen mucho que perder, poco que ganar. ¿Cambiará esta tendencia? En vista de los resultados del primer ¿Y tú qué sabes? aún es pronto para saberlo.

@borjateran

Y ADEMÁS…

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

La demolición de los Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 vídeos de su historia

La gran mentira de TVE

Los 7 parecidos entre ‘Sálvame’ y ‘La Sexta Noche’

5 lecciones que un futuro periodista debe aprender de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

El Pequeño Nicolás, concursante de ‘Gran Hermano VIP’

27 Diciembre 2015 - 19:56 - Autor:

 

Los personajes de tebeo, al más puro estilo de Mortadelo y Filemón, a veces, se hacen realidad. El Pequeño Nicolás es el gran ejemplo. Un joven megalómano que consigue introducirse en las tripas del Gobierno como si fuera un invento de Joaquín Reyes.

Su intrigante historia sorprendió. Y la picaresca de la televisión utilizó al pequeño Fran para subir la audiencia de un formato sobre actualidad política de capa caída, Un tiempo nuevo, por entonces en Telecinco.

La estrategia fue un éxito, propulsó el share. Y Francisco Nicolás sintió la fama, claro, y la fama crea adicción. Su futuro estaba escrito: el choubusiness.

Así que, según ya ha confirmado la revista ¡Qué me dices!, el anteriormente conocido como Pequeño Nicolás será concursante de Gran Hermano Vip, que llega a Telecinco este mismo 7 de enero y donde compartirá hogar con rostros como Rosa Benito o Rappel.

Al final, tras sus extraños coqueteos con la exótica del poder político, el Pequeño Nicolás terminará en su habitat: el microclima de las cobayas de la telerealidad. Y Telecinco logrará su propósito: intentar sorprender con un casting para igualar los resultados de audiencia de la edición anterior. Ya se han percatado de que este formato no tira con vips de saldo, desconocidos por el público masivo. Lo malo: este año no contarán con Belén Esteban, la Princesa de la cuota de pantalla.

Y ADEMÁS…

Pequeño Nicolás, un personaje de tebeo que propulsa las audiencia

‘La Pechotes’ y otras formas de que te contraten sin demostrar tu talento

Mamá, quiero ser Youtuber: las ¿perturbadoras? nuevas aspiraciones adolescentes

¿Menosprecian los medios de comunicación a los ‘Youtubers’?

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

Las virtudes de Twitter que las cadenas aún no saben aprovechar

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

Buenafuente empieza de 0 (y su audiencia también)

0:00 - Autor:

En 2016, Andreu Buenafuente empieza de cero. O eso es lo que dice insistentemente la promoción de #0, el nuevo canal de Movistar+, que se lanza con el fichaje del cómico.

Una novedosa apuesta: cadena generalista que nace en el pago para devolver el interés por la televisión a espectadores que se sienten huérfanos de contenidos de los que enorgullecerse. Y ahí se intuye que se define la identidad de marca de esta emisora que llega con nombres como Eva Hache, Raquel Sánchez Silva, el equipo de Ilustres Ignorantes, Iñaki Gabilondo, Michael Robinson y el propio Buenafuente, que estrena el día 11 de enero a las 11 de la noche su Late Motiv, que así se llama su nuevo show.

Un formato que recupera la esencia del envoltorio del late night norteamericano clásico (con su taza, con su escritorio, con su sofá, con su skyline de fondo, con su madera noble y con su orquesta en directo). Aunque Buenafuente también vivirá una gran novedad en su vida: deja el plató habitual del polígono de Sant Just Desvern en Barcelona para realizar el programa desde Madrid, en los que fueron los modernos Estudios de Sogecable en Tres Cantos (donde nació Cuatro) y que ahora acogen la producción de Movistar+.

El late night vuelve a la tele de pago y lo hace a lo grande. Una oportunidad para innovar sin la dictadura de la audiencia. Ahora sólo hay que habituar a los espectadores al nuevo escenario donde existen programas de entretenimiento en una televisión de pago que hasta ahora, en España, se había asociado más al fútbol, cine y series, pues se vendía con estos contenidos ‘premium’ (como si los programas nunca podrían ser ‘premium’). La audiencia también tendrá que empezar de cero, vamos.

Y para que los propios espectadores descubran este nuevo mundo, el propio Buenafuente ha salido a al calle. Trabajo de campo en plena Gran Vía. Esto sí que es empezar de cero:

> 7 factores que agitarán la TV en 2016

@borjateran

Y ADEMÁS…

Tres trucos que debe aprender Buenafuente de Crónicas Marcianas

Los errores que deben evitar los nuevos canales de TDT

Fallos de las cadenas de TV en las redes sociales

Fast TV, claves de un grasiento modelo de negocio televisivo

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

TVE triunfa en las audiencias de la Nochebuena 2015 con Telepasión, Raphael y Malú

26 Diciembre 2015 - 10:37 - Autor:

La Navidad es tradición. También en lo que a audiencias televisivas se refiere, pues los resultados de la programación de Nochebuena han sido fruto de la inercia.

Sin una programación destacable, el público ha optado por reproducir hábitos de consumo en una noche en la que la televisión ocupa un papel secundario, en el fondo de la ruidosa reunión familiar, como una sutil banda sonora que genera recuerdos, comentarios, batallitas y chascarrillos.

Cero sorpresas, por tanto: la audiencia eligió mayoritariamente La 1 de TVE para seguir el mensaje del Rey y la posterior programación especial. No obstante, también es la cadena que realizó mayor inversión y despliegue profesional para arropar este 24 de diciembre. Sus especiales fueron los más cuidados.

2.056.000 espectadores y un 20,1 por ciento de cuota siguieron el primer discurso desde el Palacio Real del monarca en la cadena pública, seguido por Telecinco (15,1 por ciento de share y 1.549.000) y Antena 3 (13% y 1.329.000).

En total, el mensaje navideño del rey Felipe VI reunió a 6,66 millones de espectadores, un 65,1% de cuota de pantalla, en las 23 cadenas que lo emitieron de forma simultánea. Un millón y medio menos que el pasado año.

Después lideró el retorno de Telepasión (19,3% y 1.901.000) y el especial de Raphael desde su casa de pega, que destacó en cuota de pantalla (19,6% y 1.896.000).

Malú también logró un buen resultado (17,5% y 1.712.000), lo mismo que el programa nostálgico que arrancó pasada la media noche, Viaje al centro de la tele (18,9% y 1.400.000), rescatando memorables imágenes del fondo documental de TVE.

Pisando los talones a TVE, Telecinco. A pesar de que la cadena principal de Mediaset apuesta por una repetitiva gala de José Luis Moreno, la emisora resiste en segunda posición con un 16,3 por ciento de share y 1.415.000 fieles. El motivo de este buen dato: la gala La noche en Paz es muy sencilla de seguir, cuenta con una larga duración (lo que convierte al formato en más competitivo para los audímetros) y se desarrolla desde un Telecinco que ha construido una base de público muy fiel. No fallan, el programa mantiene datos (el año pasado alcanzó un 17 por ciento de cuota y 1.547.000 seguidores).

Antena 3, por su parte, es el gran canal generalista que peor lleva la Nochebuena. Su primer episodio de Los Simpson se queda en un 11 por ciento de share y 1.106.000 espectadores. Dato que va disminuyendo a lo largo del prime time hasta quedarse en un 8,8 por ciento de share y 604.000 seguidores con el programa de refrito, Los Más TV. Antena 3 denota que esta fórmula ya está agotada y que, en próximos años, debería reinventar su estrategia navideña para fortalecer su papel como referente en fechas señaladas. Lejos quedan aquellos inteligentes especiales de Farmacia de Guardia.

En la liga de las cadenas de menores dimensiones, Cuatro tampoco logra destacar con el especial de la serie Gym Tony (5,1 por ciento y 501.000 espectadores) y La Sexta pierde fuelle con su edición solidaria de El Club de la Comedia (7,4 por ciento de share y 728.000). El año pasado el espacio de monólogos, en cambio, fue la revelación de la noche superando el diez por ciento de cuota e incluso a Antena 3.

ANÁLISIS CONTENIDOS NOCHEBUENA TELEVISIVA:

Lo mejor y lo peor de la Nochebuena televisiva 2016

El mensaje de Felipe VI: en busca de impulsar la puesta en escena

> 4 lecciones que TVE debe aprender del primer Telepasión

@borjateran

Y ADEMÁS…

La demolición de los míticos Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 vídeos de su historia con TVE

La gran mentira de TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

Los 7 factores que agitarán la televisión en 2016

Las trampas que realizan los concursos de TV

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales


Lo mejor y lo peor de la Nochebuena televisiva en la que Raphael quiso ser Bertín Osborne

25 Diciembre 2015 - 3:49 - Autor:

Las cadenas de televisión no creen en la Navidad. O eso parece al ver su oferta en la Nochebuena: estancada en el pasado. De hecho, en muchos casos, podrían reponer su programación de años anteriores y muchos ni se percatarían. Pero no demos ideas. Esto es lo mejor y lo peor de la Nochebuena en la que creyó la tele de 2015.

LO PEOR

La Nochebuena televisiva vive estancada en 1995. No avanza, las cadenas privadas han decidido tirar la toalla en esta jornada, que ya ni aprovechan para impulsar su imagen de marca con capítulos especiales de sus series de éxito o ediciones navideñas de sus talent shows.

Antena 3 directamente opta por Los Simpson y refritos varios. Así no pierden dinero. Mientras que Telecinco, este año, ha seguido apostando por la gala de José Luis Moreno con Paz Padilla, Joaquín Prat y compañía.


 
7 años consecutivos lleva la cadena líder confiando este sarao en el productor-cirujano-ventrílocuo, programa que realiza con el piloto automático: hortera y rancio por igual. Ni se preocupa en iluminar correctamente, ni en emitir con una realización visual bonita y cuidada. Al contrario, el show de Telecinco es el McDonalds de los especiales navideños: cóctel rápido e insípido de varietés que funciona porque permite el comentario cotilla desde casa “mira qué guapa está ‘la’ Paz Padilla, abuela“.


 
En La Noche en Paz tampoco faltan los teatrillos y los diálogos con roles sexistas. Telecinco se ha acomodado en esta fórmula obsoleta, no obstante, renta en audiencias, a pesar de que la cadena de Mediaset multiplicaría su cuota de pantalla generando un acontecimiento con ediciones especiales de sus programas de cabecera. Pero no lo hacen. Es la consecuencia de la desganada que produce la Navidad en nuestras grandes cadenas. Y es que, en realidad, ninguna privada quiere competir realmente porque saben que esa noche aún es de TVE.

Y TVE recuperó Telepasión. Pero el tiempo de Telepasión ya pasó. Al menos, tal y como lo conocemos, pues la fórmula se ha desvirtuado. Además, el público ya no es tan ingenuo y está resabiado de ver a gente de la tele haciendo que canta.


 
No obstante, la cadena salvó la papeleta con una realización notable, con mucho instinto de la teleNochebuena, y una puesta en escena espectacular, muy a tono con la mejor esencia de Televisión Española. Pero, si el primer Telepasión nos sorprendió por ver a carismáticos rostros de la cadena pública riéndose de sí mismos y de la propia televisión con números musicales muy ensayados, en este remake nos hemos encontrado a rostros de la cadena (a los que había que presentar con un letrero para ubicar su trabajo) cantando a lo loco, como si fueran una asociación de cuñados en un karaoke.


 
Pero Telepasión es un formato icónico de la historia de la televisión que no hay que malograr. Es tiempo de encontrar otras fórmulas más conscientes de su tiempo, que vuelvan a despertar la ilusión y la expectación en la audiencia.

Como tampoco ha sido muy consciente de su tiempo el especial de Raphael, que un año más ha sido el maestro de ceremonias de su tradicional christmas navideño en TVE. Aunque, esta vez, ha salido del plató para realizarlo desde su (supuesta) propia casa. Vamos, como en ‘En la tuya o en la mía‘ de Bertín Osborne, pero sin futbolín. Invitados estelares fueron pasando por el lujoso hogar que, por cierto, no es propiedad del cantante: en realidad, es un casoplón alquilado para la ocasión.


 
La intención del programa, de abrir la mansión de Raphael, era buena. Pero, al final, el decorado real del show ha sido demasiado monotemático y claustrofóbico. Ha sido horrible visualmente. Porque, aunque el equipo de realización intentaba dar variedad de planos y encuadres, la casa no daba más de sí. Del salón a la escalera y de la escalera al salón. Un lugar complicado de iluminar y de colocar las posiciones de cámara, que no ha favorecido ni al propio protagonista de la velada.


 
El invento ha resultado forzado e incluso, en determinados momentos, desangelado. Como consecuencia, Raphael brilló menos: no tenía espacio para sus habituales aspavientos. Eso sí, destacó la corrosión de un particular mayordomo, Carlos Areces, y las actuaciones de India Martínez, Asier Etxeandia y Bebe, que dijo a Raphael que disfrutara de la Nochevieja. Ella, que se confundió de día. Vuelve al plató, Raphael.

LO MEJOR

Se ha echado de menos un especial con una concepción tan global –en realización, puesta en escena y guion- como el formato que protagonizó Joan Manuel Serrat en la pasada Nochebuena. Más que un programa de música, una historia de principio a fin a través de la música.

Este año ha existido menos riesgo creativo, pero sí una gran innovación, que es un camino interesante por explorar: la emisión paralela en 360º de fragmentos del especial de Malú. El espectador puede interactuar con la grabación, como si estuviera en el plató. Una experiencia inmersiva sin precedentes en la tele de España. Sólo basta tener un dispositivo de realidad virtual o, en su defecto, ganas de trastear con la pantalla del ordenador, móvil o tablet. El resto lo pone la imaginación.


 
Lo inteligente de esta propuesta de TVE es que no se ha quedado en un experimento online y se ha integrado en la emisión tradicional. Porque los contenidos interactivos ya no son algo menor o complementario: deben ser arte y parte de los programas y series.


 
Y el especial de Malú ha regalado grandes momentos como los duetos con Mónica Naranjo, Miguel Poveda o Ana Torroja. Y todo mostrado por un sublime trabajo visual del realizador desde una acogedora puesta en escena de Cesc Calafell: con personalidad propia y diferenciada, sin necesidad de atarse a las clónicas pantallas de leds.

De nuevo, ahí está la clave de la televisión también en Navidad: que huya de lo evidente y apueste, con amplitud de miras, en su personalidad propia (frase que repito mucho últimamente) . El problema está en que las cadenas llevan dos décadas reproduciendo las mismas fórmulas con un automatismo preocupante. Es la hora de volver a creer en la Navidad, volver a intentar emocionar al espectador con la complicidad que merece.

> 4 lecciones que TVE debe aprender del primer Telepasión

@borjateran

Y ADEMÁS…

La demolición de los míticos Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 vídeos de su historia con TVE

La gran mentira de TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

Los 7 factores que agitarán la televisión en 2016

Las trampas que realizan los concursos de TV

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

 

Felipe VI impulsa la puesta en escena televisiva del Mensaje de Navidad: más institucional e icónica

24 Diciembre 2015 - 22:42 - Autor:

Si en su primer mensaje TVE incorporó cámaras en movimiento, Felipe VI ha realizado una gran salto escénico en su segundo discurso de Navidad. Por primera vez en la historia, el mensaje de nochebuena se ha grabado en el Palacio Real.

Nueva puesta en escena desde un lugar histórico de la monarquía, el Salón del Trono, con una decoración que se mantiene desde la época de Carlos III. Lugar perfecto para dar más fuerza visual a 14 minutos de televisión.

De esta forma, Felipe VI ha sacado a la monarquía del núcleo privado familiar de La Zarzuela, donde se han rodado hasta ahora todos los discursos del Rey, a un icónico edificio de Patrimonio Nacional, reconocible para el espectador, pues está abierto al público. Una decisión arriesgada, ya que es un lugar ostentoso perfecto para la crítica desde las redes sociales, aunque no deja de ser un palacio del estado, de todos los españoles, fruto de la “herencia recibida” (de nuestra larga historia) y monumento que visitan turistas de todo el mundo.

En este palacio, donde también Azaña celebraba el Consejo de Ministros en la Segunda República, el discurso ha ganado potencia institucional y carisma televisivo. Lo ha logrado con una puesta en escena que ha ido más allá de los tradicionales marcos de fotos, con sutil mensaje, para dar paso a la solemnidad simbólica de lanzar el mensaje desde un salón emblemático, habitual de recepciones oficiales, bajo la bóveda de ‘La grandeza y el poder de la Monarquía Española‘ del italiano Giambattista Tiepolo, una de las últimas referencias del Barroco. Toda una declaración de intenciones.

Con el nuevo emplazamiento, a nivel televisivo, el discurso ha ganado espectacularidad institucional y, sobre todo, profundidad. Existen puntos de fuga (el pasillo que se ve detrás del Rey) que favorecen la amplitud de una retransmisión en la que TVE ha optado por una realización sencilla pero enriquecida con un leve movimiento de una de las cámaras, que otorga a la conservadora emisión un toque de modernidad. Tampoco ha faltado el tradicional encadenado de transición entre los diferentes cortes de edición (diferentes planos) y el habitual zoom.

No han existido grandes experimentos en la posición del monarca. Nada de orar en pie. Felipe VI, de nuevo, sentado, lo que favorece una mayor seguridad en el espectador.  La corbata, en tono morado. Sí, morado ¿A juego con el salón? ¿A juego con Podemos? En televisión no se deja ningún detalle a la casualidad… Menos aún en este mensaje, aunque solo bastaba su primer plano.

Por tanto, en este 2015, el segundo discurso de Felipe VI ha ganado vigor a nivel televisivo. Es más solemne e internacional. Incluso puede servir de ‘cebo’ turístico como reconocible lugar. Si bien, se podía haber explotado más y mejor el identificable escenario, con más variedad de imágenes contextualizadoras del Palacio Real.

Un intento de madurez institucional del mensaje de Navidad en el que aún chirría, eso sí, el epílogo final sobre la vida familiar de la monarquía, donde se incorpora, como colofón emocional de la emisión, un popurrí de fotos de estampas de belleza, armonía y felicidad del álbum familiar de Felipe y Letizia, estampas que están bien para las revistas del corazón pero, vistas a tono con los lenguajes audiovisuales de hoy, sólo desprenden una aureola propagandística por superar y que resta credibilidad al resto de la puesta en escena.

@borjateran

Y ADEMÁS…

La demolición de los míticos Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 vídeos de su historia con TVE

La gran mentira de TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

Los 7 factores que agitarán la televisión en 2016

Las trampas que realizan los concursos de TV

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

Diciembre 2015
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

TeleDiaria en Twitter