Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Risto Mejide tiene la culpa: la televisión ya no infravalora (casi) a youtubers e influencers

1 diciembre 2015 - 22:44 - Autor:

Son los nuevos referentes culturales. Youtubers, Instagramers, blogueros. Sus grabaciones, fotos o textos pueden alcanzar cifras de audiencia millonarias (incluso con datos mayores a series de éxito o encuentros de fútbol), suman miles (o hasta millones) de seguidores en las redes sociales e influencian a targets específicos de consumidores con mayor fuerza que la publicidad tradicional en televisión.

Sin embargo, en muchas ocasiones, los medios tradicionales han infravalorado y hasta menospreciado a este nuevo perfil de personajes populares, convirtiéndolos en una especie de fenómeno invisible.

Está claro que algunos de estos youtubers, instagramers, blogueros o viners  son simples ‘parlanchines’, maestros del arte del postureo. Pero hay un consolidado grupo de estos jóvenes que han convertido este nuevo oficio en su próspera profesión. Viven de ello, obtienen ingresos mensuales muy por encima de un sueldo medio en nuestro país e influyen a miles de personas, lo que se traduce en acuerdos con marcas que aprovechan su capacidad de movilizar para hacer llegar sus productos a perfiles de públicos específicos.

No sólo están aquellos que se han convertido en referencias a la hora de divulgar un ámbito (videojuegos, belleza, moda…), ya sea de forma didáctica o cómica. También están aquellos otros que se han hecho sus propios guionistas y crean historias, microhistorias y situaciones brillantes.

Todo un sector que observar y en el que indagar, que no parará de adquirir poder en el futuro. De ahí que las propias compañías de televisión inviertan en plataformas que imitan a YouTube, pero que no son YouTube. Como Atresmedia, que acaba de estrenar un invento llamado Flooxer.

Han nacido unos nuevos referentes culturales, influencers los llaman algunos, y hay que observarlos con capacidad de análisis y con el valor que merece. Porque no deja de ser una evolución democrática de los géneros de entretenimiento televisivo, al alcance de cualquiera con ideas y una cámara. De hecho, sólo basta una webcam o un móvil.

Aunque aún los medios más conservadores subestimen en cierta medida su trabajo, quedándose en muchas ocasiones en el chascarrillo o lo anecdótico. Tal vez por esnobismo o por recelo hacia el hecho de que estos chicos y chicas puedan tener hasta más poder de persuasión que ellos a el instante de difundir un mensaje.

Risto Mejide ha sido pionero en dar cabida en su programa, Al rincón, a estos nuevos profesionales oriundos del universo viral. Un arriesgado acierto, en tiempos en los que los directivos televisivos huyen de aquellos personajes que no están (aún) en el imaginario de sus audiencias multitarget. Error, pues uno de los fuertes de la tele también es descubrir e incluso descolocar.

Con Mejide ya estuvo ElRubius, AuronPlay y, esta semana, Wismichu, Dulceida, Alexby11 y Lovely. ¿Quiénes son? Forman parte de un movimiento autodidacta que es una verdadera revolución de los lenguajes de los medios de comunicación, su éxito no ha sido inventado por los asesores de ninguna gran network norteamericana. Su triunfo está en la reinvención de la comunicación sin intermediarios. La era de la interacción.

> Los 3 errores de las cadenas de TV en las redes sociales

@borjateran

Y ADEMÁS…

4 lecciones de Rubius a Risto

Mamá, quiero ser Youtuber: las ¿perturbadoras? nuevas aspiraciones adolescentes

Youtubers: motivos por los que no triunfan en TV

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

La crisis de la credibilidad de los audímetros

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

Mariano Rajoy: el éxito de contraprogramar el debate electoral al que no acudes

10:01 - Autor:

El atril de Mariano Rajoy se quedó vacío en El Debate de El País, que se celebró anoche y que enfrentó a Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera. Sin embargo, el presidente del Gobierno ha realizado su particular contraprogramación al evento del periódico del grupo Prisa. Y es que, mientras sus rivales dialogaban, Rajoy se sentaba en el plató de Informativos Telecinco para ser entrevistado por Pedro Piqueras.

Crónica de una audiencia anunciada: la entrevista a Mariano Rajoy. en el informativo de Piqueras, logró un buen 16,6 por ciento de cuota con 2.869.000 espectadores, mientras que la emisión televisiva de El Debate de El País por 13TV con Alfredo Urdaci, que conectó con la señal cedida del periódico, alcanzó 12 puntos menos, con un 4 por ciento de cuota de pantalla y 755.000 espectadores (retransmisión por la TV convencional, sin contar su seguimiento en Internet).

Se trata de un muy buen dato para 13TV (suele estar en una media que ronda el 2,9 por ciento de cuota a la semana), cadena con menor capacidad competitiva del canal principal de Mediaset. Así que este lunes era un día perfecto para la presencia de Rajoy en una gran cadena generalista líder como Telecinco e intentar congregar a ese público que no sigue las emisiones en streaming.

El presidente del Gobierno y candidato del Partido Popular está midiendo sus apariciones para evitar una sobreexposición que afecte al rédito electoral. Aunque, estas próximas semanas, Rajoy acudirá a más programas de televisión que en toda la legislatura.  Para empezar, el miércoles estará con Bertín Osborne, en La 1, y el sábado en La Sexta Noche. Será su primera vez en la cadena verde.

Las elecciones están en juego y la televisión se ha posicionado como determinante para promocionar a los candidatos. Porque la regeneración política ha comenzado en el periodismo de prime time a través de formatos que han aproximado la política a la calle y que han servido de plataforma a nuevos políticos, que tienen claro que para hacer llegar su mensaje son más importantes los debates vivos (con derecho a réplica) que los arcaicos mítines de autobombo (con banderolas al viento).

> Errores y aciertos de la emisión televisiva de ‘El debate de El País’

@borjateran

Y ADEMÁS…

¿Por qué Rajoy no acude al debate a cuatro y sí al programa de María Teresa Campos?

La campaña electoral más televisiva. Los motivos

Lo que los analistas políticos no han aprendido aún de las redes sociales

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

Manuela Carmena: revolucionó la campaña electoral

Soraya Sáenz de Santamaría y la estrategia de bailar en El Hormiguero

Michelle Obama, primera dama y estrella de la TV

Pablo Iglesias, ¿triunfador gracias al poder de la tv?

El debate de El País: así ha sido el asalto de la prensa tradicional a los lenguajes de la televisión

2:30 - Autor:

Los límites entre radio, prensa y televisión ya no existen. Internet ha removido el universo de los contenidos informativos. De hecho, los diarios tradicionales experimentan cada vez más con los vídeos. El último gran asalto mediático ha sido este mismo lunes: El País ha realizado su debate electoral con Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera. Y lo ha hecho a lo grande, con el síndrome de una cadena generalista de televisión.

Y ese ha sido el valor y, al mismo tiempo, inconveniente del formato utilizado por el grupo PRISA: una emisión moderna, solvente y elegante, pero que ha imitado demasiado a los debates electorales norteamericanos. Ha faltado una mayor personalidad propia e innovación, a tono con los engranajes de una emisión online.

En este sentido, inteligente ha sido incorporar público al plató, espectadores que han tenido posibilidad de preguntar y romper con la estructura de debate encorsetado por módulos estancos. Otro acierto ha sido apostar por la pantalla partida para enriquecer la emisión con constantes planos de reacción de los diferentes contrincantes. Expresivas imágenes en multipantalla nos mostraban a cada candidato, pero sin abusar: una realización sencilla, equilibrada, tranquila y cero apabullante, perfecta para un espectador interesado en la política.

Pero el diario, en rasgos generales, ha decidido ir a lo seguro, sin dar margen al error que surge de los experimentos novatos. Lo ha hecho con una tradicional puesta en escena: luminoso fondo azulado, que busca un ambiente agradable y simula una profundidad suficiente para generar amplitud.

Sin olvidar, la importancia de los símbolos en el decorado: cruciales en una retransmisión de estas características. Así, se ha dejado vacío el atril de Rajoy. Lo podían haber retirado, como se suele realizar en todo tipo de programas (donde nunca se dejan sillas vacías), pero el púlpito ahí se ha quedado, como elemento melodramático que deja en evidencia a un presidente del Gobierno que, a esa misma hora, se encontraba de entrevista con Pedro Piqueras en Telecinco (ante una audiencia mucho mayor).

Porque la contradicción de este debate es que ha sido un acierto de El País para mantenerse como referente y potenciar su imagen en el nuevo escenario interactivo pero, sin embargo, no ha llegado a los grandes públicos, pues sólo se emitía in streaming (y por 13TV, que conectó con la señal, aunque con constantes interrupciones de los contertulios de la cadena).

Todavía el streaming no está tan democratizado. Probablemente, un grueso de votantes indecisos no conectaron aún con este primer debate, sí lo harán dentro de siete días con el encuentro a cuatro en Atresmedia, que vaticinamos pulverizará audiencias.

Así que este primer choque de Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera, presentado con cercanía y reflejos por Carlos de Vega, ha servido para dar un paso más en la comunicación política en España y, sobre todo, para que los propios candidatos cojan práctica de cara al debate de Antena 3 y La Sexta, que conducirán el próximo lunes Ana Pastor y Vicente Vallés. Ya estarán, por tanto, sus asesores estudiando defectos, fortalezas del contrincante y dibujando nuevas estrategias para el debate de Atresmedia, más decisivo.

Vivimos la campaña más televisiva, tanto que hasta un diario como El País ha entrado en el interesante juego de la televisión online, que es un terreno que dará muchas sorpresas en el futuro más próximo. Eso sí, que nadie se quede atascado en reproducir los roles de la televisión tradicional y entienda, con amplitud de miras, los engranajes de la personalidad próxima, sin intermediarios, de los contenidos en el universo interactivo de las nuevas plataformas. Con otros lenguajes, con otras puestas en escena, con otros tempos de consumo, pero donde la mirada propia seguirá siendo fundamental. Como en la prensa de siempre.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Debate entre Albert, Pedro y Pablo: un salto en la comunicación política

¿Por qué Rajoy no acude al debate a cuatro y sí al programa de María Teresa Campos?

La campaña electoral más televisiva. Los motivos

Lo que los analistas políticos no han aprendido aún de las redes sociales

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

Manuela Carmena: revolucionó la campaña electoral

Soraya Sáenz de Santamaría y la estrategia de bailar en El Hormiguero

Michelle Obama, primera dama y estrella de la TV

Pablo Iglesias, ¿triunfador gracias al poder de la tv?

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

diciembre 2015
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

TeleDiaria en Twitter