Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Shaila Dúrcal: las cualidades de su éxito en ‘Tu cara me suena’

10 diciembre 2015 - 17:51 - Autor:

El análisis del éxito del carisma de Lolita en Tu cara me suena ha despertado maliciosos comentarios en las redes sociales. Lectores de Lainformación.com, especialmente el insistente ESCalimero26, han desafiado con que este humilde periodista no es capaz de realizar un análisis defendiendo la posición de Shaila Dúrcal en el jurado del talent show de Antena 3. Acepto el desafío, porque creo fervientemente en que la hija de Rocío Durcal y Junior funciona a nivel televisivo en la presente edición del formato de Gestmusic por cuatro razones contundentes:

1. La mirada vibrante

Durante las imitaciones, los planos de reacción de Shaila Dúrcal transmiten más sensaciones que muchas palabras. Sus ojos brillan, su expresiva telegénica contagia una complicidad emocionante. Te quedas mirando su lenguaje corporal, su mirada propia. No sólo eso, su edad otorga una perspectiva más joven al jurado, que lo hace más interesante y plural.

2. Anécdota, anécdota

Shaila también tiene anécdotas familiares. Como Lolita, pero a otra escala. No obstante, es hija de dos históricos e inolvidables rostros de nuestra música. Rocío y Junior. En este caso, ser “hija de” ha aportado una cierta curiosidad por varias generaciones de espectadores más mayores (un target más fidelizado por Telecinco que no cambiaba de canal). “mira, la hija de ‘la Dúrcal’, qué maja está y qué grande es”, dice un perfil del público. Además, es artista de las de antes, al igual que Lolita lo ha mamado en casa. Como consecuencia directa, no duda en narrar batallitas familiares. En este sentido, también ha visto como diferentes concursantes han imitado a iconos de la música que eran íntimos de sus padres, como Juan Gabriel. Más emoción. ¿Te imaginas a Shaila en Tu cara me suena imitando a su mamá o, mejor aún, a su papá? Sería un momento televisivo explosivo, pues los dos son recordados y reconocidos por las grandes audiencias. Shaila Dúrcal reúne componentes nostálgicos extras que suponen un aliciente muy rico para Tu cara me suena, y que están por exprimir.

3. Experiencia musical

Shaila sabe de música y aporta veredictos constructivos para los concursantes. Su función en el programa es más enriquecedora que la de, por ejemplo, Carolina Cerezuela, que es actriz y desprendía más el rol de una personalidad de estirada estrella estratosférica. Un papel de diva que también es válido e interesante para el show, pero menos empático que Dúrcal.

4. Equilibra el jurado

En televisión hay que tener talento hasta para generar frases hechas. Y en eso Shaila cuenta con sus comodines. “Mi niña”, es su cita favorita. Pero, sobre todo. Shaila es Shaila: aporta coherencia, su ego se complementa a la perfección con el resto del elenco del jurado y equilibra la balanza entre las tramas de los jueces de esta edición. Sin avasallar y, no menos importante, sin generar indiferencia. Shaila está, se ve, se siente, se ríe, padece y entiende el formato. No como Marta Sánchez.

@borjateran

Fotos José Irún

Y ADEMÁS…

Silvia Abril, la esencia del humor de Martes y Trece en ‘Tu cara me suena’

‘Tu cara me suena’, su secreto del éxito

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Las 7 canciones infalibles para subir el share de un programa

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

Los 6 errores (televisivos) del debate electoral a nueve de TVE

10:09 - Autor:

El debate a nueve de La 1 sólo ha alcanzado un 10.9 por ciento de cuota de pantalla y 2.102.000 de espectadores, convirtiéndose en la tercera opción de la noche por detrás de TopChef (15.5 por ciento) y la serie B&B (12.2 por ciento). En el prime time de los miércoles en el que TVE logra un holgado liderazgo con Bertín Osborne, la cadena pública ha perdido fieles ya que no ha generado un acontecimiento en torno a un formato político que se ha instalado en el prime time con seis errores a nivel televisivo:

1. Realización rígida

El planteamiento visual del debate ha sido tan conservador como aburrido. El programa no necesitaba grandes alardes de realización, pero brilló por su ausencia un cierto movimiento de cámaras que dotara de mayor dinamismo a una emisión de prime time. Tampoco funcionaron los planos de reacción de los candidatos políticos, que eran torpes y llegaban tarde.

2. La oscuridad de la puesta en escena

El decorado de El Debate de La 1 fue moderno cuando se construyó en plena resaca del éxito de 59 Segundos. Pero, con el paso de los años, se ha quedado obsoleto. Más aún con los montajes y desmontajes de los elementos que componen esta puesta en escena, ideada para un estudio más grande que la nave alquilada en la que se encuentra ahora (Estudios Adisar). La calidad de emisión de la televisión de hoy evidencia más los defectos de los fondos que antaño, cuando el negro era un aliado para tapar estas taras y trampas de la pequeña pantalla. El truco siempre resultaba. Ahora, en un formato como el de anoche, esa oscuridad no atrae a la audiencia: sólo desmotiva al espectador, que cambia del canal.

3. Grafismos insuficientes

Los rótulos han sido demasiado bastos y poco prácticos. No nformaban durante el diálogo del tema que estaban abordando los candidatos. Sólo introducían cada bloque, con un colorista diseño que entre azules y naranjas parecía una plantilla del PowerPoint. Una involución en la imagen de marca de los programas informativos de TVE. No transmite seriedad. No parece de su tiempo.

4. Moderador más que periodista

Julio Somoano, director del programa, fue el encargado de repartir juego. Y poco más. Su función como moderador fue correcta pero no transmitía pasión y, en determinados momentos, incluso contagiaba inseguridad. Faltó periodismo, sobró guion. El carisma editorial de los presentadores de este tipo de programas es un aliciente crucial para impulsar la confianza del espectador en el producto informativo.

5. Atados al discurso del argumentario

Si ya es más complicado y denso un debato a nueve para el espectador, este debate de TVE ha propiciado una estructura demasiado encorsetada, con un frío cronómetro como constante protagonista corta-rollos y unos políticos, protegidos por un atril (aquí si había atril, claro), que estaban demasiado atados al discurso del argumentario de partido que no conecta con la cercanía de la audiencia. El formato favorecía una contienda de monólogos, en donde no existía la figura del moderador para repreguntar y contextualizar declaraciones. Además, los principales partidos mandaron a sus representantes de guardia, perdiendo emoción el encuentro sin primeros espadas.

6. Nula percepción de acontecimiento

TVE pensaba relegar este “debate a nueve” al late night, después del programa de Bertín Osborne. Pero la Junta Electoral ha obligado a dar la vuelta al orden de emisión de los dos programas.  Un debate a nueve sin prácticamente promoción, daba la sensación de que TVE no confiaba en esta fórmula más plural. No obstante, como televisión pública, debía haber apostado por un formato más innovador en contenido y visualmente. Sin embargo, ha preferido dejar estancado el encuentro en una edición especial de El Debate de La 1. Pero estamos en 2015 y se puede enriquecer más una emisión de estas características. No es necesario caer en los fuegos artificiales del periodismo, pero para potenciar el interés sí se debe crear un evento periodístico y televisivo con una atractiva realización, unos rótulos que complementen con claridad lo que sucede en el estudio y un periodista que no sea sólo moderador. Con reflejos, en definitiva. Y en TVE están los mejores, aquellos que reúnen todos estos requisitos. Ya lo demostraron en los despliegues técnicos de otras elecciones. Aunque, visto lo visto, parece que la actual dirección no contaba con muchas ilusiones en crear, al menos, un debate puntero.

El debate decisivo: periodismo… y el valor de hacer marca 

@borjateran

Y ADEMÁS…

> TVE relega ‘La 2 Noticias’ a la 1 de la madrugada en plena campaña electoral

> La gran mentira de TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

El debate decisivo: la 7 claves que están regenerando la política en TV

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

diciembre 2015
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

TeleDiaria en Twitter