Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Felipe VI impulsa la puesta en escena televisiva del Mensaje de Navidad: más institucional e icónica

24 diciembre 2015 - 22:42 - Autor:

Si en su primer mensaje TVE incorporó cámaras en movimiento, Felipe VI ha realizado una gran salto escénico en su segundo discurso de Navidad. Por primera vez en la historia, el mensaje de nochebuena se ha grabado en el Palacio Real.

Nueva puesta en escena desde un lugar histórico de la monarquía, el Salón del Trono, con una decoración que se mantiene desde la época de Carlos III. Lugar perfecto para dar más fuerza visual a 14 minutos de televisión.

De esta forma, Felipe VI ha sacado a la monarquía del núcleo privado familiar de La Zarzuela, donde se han rodado hasta ahora todos los discursos del Rey, a un icónico edificio de Patrimonio Nacional, reconocible para el espectador, pues está abierto al público. Una decisión arriesgada, ya que es un lugar ostentoso perfecto para la crítica desde las redes sociales, aunque no deja de ser un palacio del estado, de todos los españoles, fruto de la “herencia recibida” (de nuestra larga historia) y monumento que visitan turistas de todo el mundo.

En este palacio, donde también Azaña celebraba el Consejo de Ministros en la Segunda República, el discurso ha ganado potencia institucional y carisma televisivo. Lo ha logrado con una puesta en escena que ha ido más allá de los tradicionales marcos de fotos, con sutil mensaje, para dar paso a la solemnidad simbólica de lanzar el mensaje desde un salón emblemático, habitual de recepciones oficiales, bajo la bóveda de ‘La grandeza y el poder de la Monarquía Española‘ del italiano Giambattista Tiepolo, una de las últimas referencias del Barroco. Toda una declaración de intenciones.

Con el nuevo emplazamiento, a nivel televisivo, el discurso ha ganado espectacularidad institucional y, sobre todo, profundidad. Existen puntos de fuga (el pasillo que se ve detrás del Rey) que favorecen la amplitud de una retransmisión en la que TVE ha optado por una realización sencilla pero enriquecida con un leve movimiento de una de las cámaras, que otorga a la conservadora emisión un toque de modernidad. Tampoco ha faltado el tradicional encadenado de transición entre los diferentes cortes de edición (diferentes planos) y el habitual zoom.

No han existido grandes experimentos en la posición del monarca. Nada de orar en pie. Felipe VI, de nuevo, sentado, lo que favorece una mayor seguridad en el espectador.  La corbata, en tono morado. Sí, morado ¿A juego con el salón? ¿A juego con Podemos? En televisión no se deja ningún detalle a la casualidad… Menos aún en este mensaje, aunque solo bastaba su primer plano.

Por tanto, en este 2015, el segundo discurso de Felipe VI ha ganado vigor a nivel televisivo. Es más solemne e internacional. Incluso puede servir de ‘cebo’ turístico como reconocible lugar. Si bien, se podía haber explotado más y mejor el identificable escenario, con más variedad de imágenes contextualizadoras del Palacio Real.

Un intento de madurez institucional del mensaje de Navidad en el que aún chirría, eso sí, el epílogo final sobre la vida familiar de la monarquía, donde se incorpora, como colofón emocional de la emisión, un popurrí de fotos de estampas de belleza, armonía y felicidad del álbum familiar de Felipe y Letizia, estampas que están bien para las revistas del corazón pero, vistas a tono con los lenguajes audiovisuales de hoy, sólo desprenden una aureola propagandística por superar y que resta credibilidad al resto de la puesta en escena.

@borjateran

Y ADEMÁS…

La demolición de los míticos Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 vídeos de su historia con TVE

La gran mentira de TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

Los 7 factores que agitarán la televisión en 2016

Las trampas que realizan los concursos de TV

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

4 lecciones que TVE debe aprender del primer Telepasión (VÍDEOS)

9:48 - Autor:

En 1990, nacía Telepasión. TVE reinventaba los tradicionales programas que resumen las imágenes del año con un formato, a cargo de Julia Otero, que pretendía poner a todos los profesionales “serios” de la cadena a interpretar atrevidas versiones de canciones populares.

El formato, que se emitió por primera vez en Nochevieja, sorprendió y se convirtió, en años posteriores, en una cita obligada en la noche familiar del 24 de diciembre, realizando, cada año, ediciones temáticas que sorprendían por su historia y capacidad de producción.

Esta Nochebuena, Telepasión regresa a TVE. Sin embargo, vuelve en formato gala. La esencia del programa se ha ido desvirtuando con el paso de los años. Pero de aquel primer Telepasión de Julia Otero y Xavier Manich debemos aprender 4 lecciones para una televisión mejor. Porque aquel Telepasión Española es una joya de la historia más lúcida de nuestra televisión pública.

1. Reírse de uno mismo con capacidad autocrítica

Las brillantes presentaciones de Julia Otero realizaban una radiografía inteligente, irónica y corrosiva de la televisión del momento. La cadena se atrevía, desde dentro, a un sano ejercicio de autocrítica que, además, servía para divulgar la evolución de la televisión ante el reciente alunizaje de las televisiones privadas: se mostraba una cadena más próxima, más traviesa, más inquieta, más crítica, con menos condescendencias y poco conformista.

2. Versiones musicales (raras)

Por primera vez, la larga lista de rostros de la cadena se atrevían a cantar e interpretar un número musical. Pero los temas no se quedaban en la versión evidente y tópica, el programa apostaba por sorprender al espectador con diferentes guiños cómplices. Porque la mejor televisión es la que huye de lo obvio, Telepasión Española no era una sucesión de gente berreando: era una historia de principio a fin, donde todo estaba integrado con amplitud de miras.

3. Realización vanguardista

El Telepasión Española original fue rompedor a nivel visual. Ya el comienzo del programa presentaba una carta de ajuste “barrida” por una señora de la limpieza. Se sentaban las bases (irónicas) de un programa con una realización mimada: desde en la cabecera (resplandecientemente blanca) hasta las presentaciones, que huían de cualquier corset para apostar por un diseño de calculados rítmicos movimientos de cámara. Sin olvidar, la mimada puesta en escena de cada número musical. Y es que Telepasión Española planteaba una realización global: intentando seducir al espectador con una coreografía vibrante de planos de cámara, donde había hueco para la innovación pero no para el caos de la mala improvisación.

4. El trabajo en equipo que ilusiona

El elenco de rostros de aquel Telepasión es apabullante: en aquella TVE coincidió el mayor volumen de profesionales imprescindibles de la historia nuestra pequeña pantalla. A cada cual más mítico. Y el programa los unía en un mismo espacio, en el que interactuaban en una serie de gags y actuaciones hasta terminar, prácticamente todos, coincidiendo en una canción final al estilo de We are the World, “Que no se acabe el mundo“.

En todo este camino de sketches, actuaciones musicales, nostalgia, refrito de mejores momentos y un gran final para la historia, se generaba marca de cadena pública: todos juntos en las bambalinas y platós de TVE (que vista a través de Telepasión parecía más icónica). Todos a una, profesionales de pantalla y detrás de cámara, cómplices por llevar a cabo un proyecto alentador. Porque ese primer Telepasión Española reunió muchos equipos para crear un trabajo en equipo compacto, laborioso e imaginativamente bien hilado.

En tiempos en los que las gestiones de las cadenas públicas fomentan parrillas como productos deslavazados, que van por libre, Telepasión Española representa una de las claves del éxito de la pequeña pantalla: el instinto de la televisión como reconocible y entusiasta punto de encuentro de la información, la divulgación, la curiosidad y, no menos importante, la ilusión del entretenimiento que se atreve con la creatividad sin demasiados complejos.

>> ver el programa íntegro 

@borjateran

Y ADEMÁS…

La demolición de los míticos Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 vídeos de su historia con TVE

La gran mentira de TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

Los 7 factores que agitarán la televisión en 2016

Las trampas que realizan los concursos de TV

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Sofía gana ‘Gran Hermano 16’: la fórmula de éxito del reality continúa

0:27 - Autor:

Gran Hermano 16 ya es historia. Sofía se ha convertido en la ganadora de los 300.000 euros de una edición, de secretos y verdades a medias, que ha demostrado que el concurso sigue en buena forma.

Porque GH ha sabido reinventarse e ir por delante de lo que los concursantes esperan o podrían imaginar. Porque en Gran Hermano tienen claro la fórmula para que el show perdure: la búsqueda constante de lo imprevisible.

Objetivo cumplido, pues esta temporada Gran Hermano 16 no solo ha intentado impresionar al espectador, sino también sorprender (y descolocar) constantemente a los habitantes de la casa, que ya están resabiados de tele-realidad. Así, el programa juega con secretos, pruebas o giros dramáticos que rompen cualquier estrategia para que la emoción sea lo más genuina posible. Como esta noche, cuando el programa ha enfrentado a Aritz y Sofía con cientos de sus fans en un set creado para la ocasión en la versátil casa de Guadalix de la Sierra. Los dos finalistas han sufrido el shock de pasar, en sólo un segundo, de la soledad absoluta al baño de multitudes.

Aunque la final de la presente edición ha sido descafeinada. Sin helicóptero, sin grandes efectos especiales. Se iluminó la fachada de Telecinco, sí, hubo confenti y fanfarrias, sí, pero faltó ese sentimiento de gran apoteosis de temporada que acostumbraba GH en otras épocas. Importaba más las morbosas entrevistas con la ganadora y el semifinalista (y su particular relación de amor con Han), como si se tratara de un Sálvame Deluxe. No obstante, es lo que el público de GH demanda.

Así que fue una gala más de GH. Además, en Telecinco, ya están pensando en la edición VIP del reality, que llegará en enero e intentará repetir los excelentes resultados de la pasada temporada. De hecho, Rosa Benito y Rappel ya entraron anoche en la casa. Aunque solo por un ratito. Lo malo: este próximo año no tendrán encerrada a Belén Esteban, La Princesa de la Cuota de Pantalla.

> ‘Gran Hermano’: así manipula tus emociones

> La relación entre Han y Aritz ¿realidad o ficción? Los motivos

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Cómo manipular a los concursantes de ‘Gran Hermano’ en cuatro sencillos pasos

> Los límites éticos que ‘Gran Hermano’ aún no ha sobrepasado

> Mamá, quiero ir a Gran Hermano. Los nuevos referentes televisivos

Lo que esperamos de la nueva temporada televisiva

‘Gran Hermano’, el superformato que reinventó la televisión

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

diciembre 2015
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

TeleDiaria en Twitter