Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Gran Hermano Vip’, el mundo al revés

8 enero 2016 - 12:41 - Autor:

Hay cosas que parecen no evolucionar. Noche de jueves: Cuéntame en La 1, Gran Hermano en Telecinco. Dos Españas, dos éxitos de audiencia.

Aunque, esta vez, este Gran Hermano es VIP. Es decir, los concursantes son famosos. Famosos relativos, claro, que las celebrities de verdad son muy caras. De hecho, para conocer a ciertos fichajes del casting de la casa de Guadalix de la Sierra hay que tener un Máster en el universo de Telecinco.

GHVIP vuelve para intentar emular el gran éxito de audiencias del pasado año, que incluso superó en share a la versión original. En cierto sentido, culpa del furor por la fórmula estaba en que el formato contaba con una inquilina perfecta para el show: Belén Esteban, un personaje identificable y hasta referencia vital para los fans de este tipo de tele-realidades.

Pero Belén Esteban no participa este año. No, no participa. Como sustituta Telecinco ha encontrado a Rosa Benito: colaboradora de Sálvame y ex peluquera de Rocío Jurado. Lo malo: a Benito ya se le ha visto en otro reality, Supervivientes. Y es más racional que Esteban. No será, por tanto, la boca-chancla ideal para Telecinco. Y ya se conoce su forma de desenvolverse en un formato de estas características.

Ahí puede estar el obstáculo de esta edición de Gran Hermano VIP: el casting está formado por personajes menos reconocibles para los fieles de Telecinco. No hay una Ylenia. No hay una Esteban.  Hay viejas glorias (Rappel, Carlos Lozano…), un amigo de una hija de folclórica (Sema) y mujeres y hombres y viceversa de esos que intentan reproducir, en modo fama low cost, diferentes roles que engatusan a los espectadores en el Gran Hermano tradicional.

Un programa que representa el mundo al revés: donde el cocinero reputado, Julius, es el desconocido y el rey de la picaresca nacional, Pequeño Nicolás, es la estrella y el que tiene el caché más alto.

Así es Gran Hermano Vip 2016: la truhanería por encima del esfuerzo. Mejor, dirán algunos, más show. Show habrá. Fijo. Pero ¿qué tipo de show? Natural o refinado. Pequeño Nicolás no crea empatía, no es un personaje reconocible en el que el público se sienta reflejado. Sus extrañezas crean más rechazo que expectación. Así que el programa tendrá que maquinar un plan para desconcertar a los concursantes y a la audiencia (sin repetir pruebas clónicas de la pasada edición). O costará superar la alargada sombra de la incontrolable espontaneidad de barrio. Esa de las Ylenias y Belenes Esteban. Porque Gran Hermano es un éxito de las Ylenias y Belenes Esteban anónimas de esta querida España nuestra.

> ‘Gran Hermano’: así manipula tus emociones

> La relación entre Han y Aritz ¿realidad o ficción? Los motivos

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Cómo manipular a los concursantes de ‘Gran Hermano’ en cuatro sencillos pasos

> Los límites éticos que ‘Gran Hermano’ aún no ha sobrepasado

> Mamá, quiero ir a Gran Hermano. Los nuevos referentes televisivos

Lo que esperamos de la nueva temporada televisiva

‘Gran Hermano’, el superformato que reinventó la televisión

‘Cuéntame’: la cultura también emociona en prime time

3:20 - Autor:

Sólo después de la mítica Ley y orden, Cuéntame es la serie semanal más longeva de la televisión mundial. La ficción de Televisión Española, producida por Ganga, lleva casi 15 años de emisión en donde sus tramas han crecido de la mano de la rica historia de un país, desde la dictadura en blanco y negro hasta la explosión de la libertad sin miedo a la libertad de los ochenta.

Con esta materia prima, la serie sólo podía crecer. Así lo ha hecho, a través de un guion que ha realizado una radiografía de la sociedad española reconocible pero no obvia, construía a base de sensibles detalles entre los que la Familia Alcántara ha sufrido y vivido prácticamente todo los vaivenes emocionales posibles. Como el propio país.

Porque ver Cuéntame es un enriquecedor ejercicio de nostalgia. Es cultura. Un viaje divulgativo hacia nuestra historia reciente, poniendo el foco en el contexto social y político germen de lo que somos, y que ejemplifica una de las esencias de la televisión pública. Esa televisión pública que rompe con los tabúes de que los productos de calidad, con trasfondo inteligente, son incompatibles con las emisiones ideadas para las grandes audiencias.

Cuéntame lo ha demostrado, como tantas programas y series. Ahora habrá que ver la evolución de una temporada 17, compleja, en la que la serie se adentra en 1984, en aquel año que nació La Bola de Cristal (hay un guiño en la renovada cabecera de la serie), en aquel año en el que la democracia pasaba su particular y enérgica edad del pavo. Y los Alcantara tendrán que luchar también con su veteranía en la parrilla. De momento, el arranque, con un capítulo marcado por los Reyes Magos, no ha defraudado en interpretación, guion, fotografía, documentación y música: ha seguido impregnado por la cotidianidad española vista a través de los ojos de Carlitos Alcántara y aderezada por la banda sonora de nuestras vidas. Ayer, al ritmo del “seré tu amante bandido, bandido” de Miguel Bosé. El futuro es de Cuéntame, porque aprende de lo mejor (y peor) de la historia que inmortalizó TVE. “Corazón corazón malherido”.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que nos enseñó la tele en 2015

La gran mentira de TVE

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Las 7 canciones infalibles para subir el share de un programa

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter