Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Las debilidades y fortalezas de las canciones de los aspirantes de TVE a Eurovisión 2016

20 enero 2016 - 9:30 - Autor:

TVE ha regresado a la fórmula de gala de selección para elegir a su representante en Eurovisión 2016. El tema se decidirá el próximo 1 de febrero. Será en un programa conducido por Anne Igartiburu. Y ya tenemos las canciones. No hay grandes sorpresas sonoras. Examinamos las posibilidades de los candidatos:

Barei: Say Yay!

Es la apuesta más innovadora y compacta. La producción parece la más profesional y sigue la estela de éxitos internacionales actuales: Jess Glyne, Ellie Goulding… El sonido club, donde destaca las melodías soul y piano percutido. Destaca claramente entre sus rivales españoles y puede ser una gran candidata para Eurovisión porque, además, Barei demuestra una talentosa fuerza vocal y seguridad en escena.

Electric Nana: Now!

La larga sombra de Lena, la vencedora alemana de 2010, está presente en Now! Se trata de un tema muy corto, con sonido muy año 2000, que en España luce por su diferenciación. Se nota la mano de Guille Mostaza (líder del grupo musical Ellos), detrás de la canción, que se marca un estribillo rompe-pistas-indi-rock. El problema es si dará la talla fuera del estudio de grabación, en plató. Necesitará de mucho carisma en su versión en directo para que acabe siendo una propuesta firme, que destaque entre las más de 40 de una competición que va más allá de canciones. Porque Eurovisión también es una competición de fuerza televisiva. Por suerte, Electric Nana y su canción cuentan con molduras para realizar una puesta en escena de hoy.

María Isabel: La vida sólo es una

Ganó Eurovisión Junior. Y tal vez por eso mismo no se entiende la necesidad de María Isabel por malograr el recuerdo de aquel “Antes muerta que sencilla, ay, que sencilla“. Porque, aunque la nostalgia del eurofestival infantil podría ser un buen aliado promocional en Europa, lo cierto es que el tema es más apto para una verbena de pueblo que para el gran talent show europeo. En los noventa estaba bien. Ahora no tiene la suficiente consistencia para conquistar Europa. La mano de David Santisteban, autor y productor, es evidente. Fue responsable, junto a David Demaría, de muchos éxitos en la década pasada. Pero el Eurovisión del siglo XXI no es una gala de Murcia, qué hermosa eres. De hecho, a día de hoy, la canción con la que María Isabel conquistó Eurovisión Junior parece más moderna que La vida sólo es una. Tenía personalidad contundente, esta no.

Maverick: Un mundo más feliz

Llega en un momento en que es reconocible en televisión gracias a su paso por La Voz y viene impulsado por el productor que más hits anuales consigue en España y Latinoamérica (Juan Magan). Sin embargo, su estribillo es digno del Caribe Mix 2002. Sólo falta que se lleve una coreografía de Poty. Un euro-error diferenciarse del reggaetón en su propuesta, porque ese sí es un sonido que ahora en Europa podría tener cabida.

Salvador Beltrán: Días de alegría

Beltrán puede tener un gran futuro en la industria discográfica de este país, pero Eurovisión no parece el lugar más adecuado en este punto de su carrera. No obstante, la gala de preselección será una gran oportunidad para amplificar su popularidad en España. Lo mejor de Días de alegría es que, como bien indica un nombre, es alegre. Con influencias de pop latino, que dan a la candidatura un carácter diferenciado. Pero por ahí no van los tonos de Eurovisión de la actualidad, que busca un espectáculo más completo. Eso sí, la propuesta necesitaría envolverse con una escenografía lejana al tópico lerele folclórico que, tradicionalmente, ha sido el enemigo de España en Eurovisión.

Xuso Jones: Victorius

La televisión nos ha enseñado que Xuso Jones es un intérprete muy solvente en un gran escenario. Así lo ha demostrado en Tu cara me suena, aunque su trayectoria va más allá. Hijo de YouTube, Jones entiende el universo viral y puede tener amplitud de miras para crear un espectáculo global, que es lo que demanda Eurovisión. Pero el tema contiene un problema: suena demasiado prefabricado con elementos que ya han funcionado en los últimos cinco años del eurofestival. Los Glorious, Heroes y familia. Es la enésima “suecada” hecha en España. Seguimos teniendo el síndrome de que lo Sueco es lo que tira en Eurovisión, aunque se nos olvida de que nos falta lo más importante: no somos suecos, somos imitadores. Un tema de estas características debe ir acompañado de una apoteósica presencia escénica. Y aún (ni en Tu cara me suena) hemos visto a Xuso en esa tesitura.

La gala de elección del próximo 1 de febrero será decisiva para ver las propuestas al completo. Porque lo que atisban los temas por si solos es que quizá en TVE se ha confundido juventud y frescura con falta de personalidad. Y la televisión (y la música) es personalidad. Y los temas andan escasos de personalidad y las candidaturas vienen poco trabajadas. Lo que puede dar como resultado un inevitable desinterés (una vez más) de la audiencia por la gala de selección del representante.

> Escucha los temas

> 7 factores que TVE debe tener en cuenta para no hacer el ridículo en ‘Eurovisión’

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los tentáculos de Eurovisión en las redes sociales: una táctica calculada

La gran mentira de TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Las trampas que realizan los concursos de TV

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter