Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El fracaso (televisivo) de las retransmisiones del discurso de investidura de Pedro Sánchez

2 marzo 2016 - 10:41 - Autor:

La programación de La 2 se paralizaba. Tradicionalmente, el discurso de investidura sólo se abría paso a través de la segunda cadena de televisión española. No interesaba. Era una emisión previsible e incluso aburrida.

Pero, este año, el discurso de investidura de Sánchez ha sido diferente. Lo han emitido todas las principales cadenas, a excepción de Telecinco que ha continuado con su habitual Sálvame diario.

La 1 de TVE, Antena 3, Cuatro y La Sexta han conectado con el Congreso de los Diputados para retransmitir el parlamento del presidenciable, que ha durado una hora y 36 minutos. Si hemos vivido la campaña electoral más mediática, también lo debía ser el discurso de investidura.The show must go on.

Las cadenas han emitido los prolegómenos del acto con extensos programas especiales. Tampoco han faltado las conexiones con los pasillos del Congreso, congestionados de periodistas. De hecho, los líderes políticos estaban rodeados como si fueran estrellas del rock, todos querían la declaración.

Y las cadenas de televisión emitiéndolo en vivo, cada una con su particular personalidad. La que más ha innovado, en esta ocasión, ha sido Antena 3, que ha sobreimpresionado en pantalla tuits, muchos de ellos lanzados por diputados desde el propio Congreso. Un acierto, porque las teatrales negociaciones de formación de Gobierno no sólo se han vivido en el Congreso: la red social Twitter ha ocupado un protagonismo de una relevancia colosal. Así son los nuevos tiempos.

Aunque la sesión de investidura no es un formato acorde con la televisión comercial. No ha funcionado en audiencias. La Sexta ha liderado a la baja con un 8,8 por ciento de share, dato parecido al de La 1 (8.2 por ciento) y Antena 3 (8.6 por ciento). Cuatro, por su parte, se ha quedado en un pobre 2,6 por ciento.  Era previsible, ninguna emisora ha logrado disparar su share y superar la barrera psicológica del diez por ciento de cuota de pantalla.

Las cadenas privadas se equivocan pretendiendo hacer un espectáculo televisivo con este acto institucional, con ritmos y lenguajes no acordes con la dinámica a la que se ha acostumbrado el espectador de las emisoras generalistas. Una cosa son los debates y las tertulias televisivas, y otra cosa es el Congreso. Ahora debería ser el turno de la política, donde mediáticamente el foco del show televisivo no será tan importante como su divulgación posterior a través del buen periodismo, que digiera las circunstancias y no se quede en las rimbombancias.

Y ahí está el problema: vivimos la era del periodismo instantáneo en el que, salvo grandes excepciones, no hay demasiado tiempo para deglutir los impactos informativos. Al contrario, la televisión mide el éxito o fracaso de la política como si fuera un audímetro de uno de sus shows de prime time, en donde parece que el volátil efectismo de los 140 caracteres de un tuit manda más que la búsqueda del diálogo constructivo y con trasfondo. Será porque aún seguimos en campaña electoral.

> Las 7 claves que están regenerando la política en televisión

@borjateran

Y ADEMÁS…

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

La gran mentira de TVE

> 5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para lograr una TV pública mejor

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

> El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Las 11 peores peleas de la historia del culebrón (VÍDEOS)

9:33 - Autor:

Lejos quedan aquellos tiempos en los que los culebrones latinoamericanos disparaban las audiencias de las sobremesas de la televisión en España. Por suerte, la ficción nacional ha evolucionado y ya produce sus telenovelas a medida, especialmente centradas en épocas pasadas. Porque cualquier tiempo pasado en ficción parece mejor y más romántico. O eso piensan los directivos de las cadenas nacionales.

Pero el auténtico culebrón, con acento latinoamericano, sigue arrasando en sus países de origen. Aunque aquí sólo los veamos ya en cadenas temáticas, las telenovelas continúan dejando momentos históricos en la televisión internacional gracias a unas tramas en las que todo vale: actores actuando como robots, al dictado de un guion soplado a través de un pinganillo metido en su oreja, y diálogos que rozan el surrealismo más maquiavélico, siempre obsesionados por la diferencia de clase. Estas son las 10 escenas más delirantemente falsas que nos han regalado estas ficciones de usar y tirar:

Gata Salvaje. Una discusión al borde de una piscina nunca puede acabar bien.

Secreto de amor Una maldita costurera. Y al bebé le han creado un trauma seguro.

Valeria.  “Eres una maldita peluquera”. Y hago piruetas mientras interpreto una pelea.

La tormenta. “Perra en celo”. O como forzar en guion una lucha de barro.

Tierra de Pasiones. “Cuando te mires al espejo con toda la cara deforme, sin dientes, te vas a arrepentir de todo lo que has hecho”

Ángel Rebelde. “Estúpida autobusera”

El Color de la Pasión. Óscar a los mejores efectos visuales. Pura vanguardia.

Gata Salvaje. Aquí también eran expertos en tristes desenlaces con grandes efectos especiales. Como la muerte por cocodrilo…

Pecados ajenos. “Pues yo también soy perra. Y muerdo”.

Acorralada. El maquillaje prioritario, a pesar de todo.

Y, por supuesto, no puede faltar la maldita lisiada de María la del Barrio. Un clásico. Probablemente la mejor secuencia de un culebrón rodada jamás:

@borjateran

Y ADEMÁS…

Adiós al culebrón: TVE dejó de emitir telenovelas

22 vídeos inolvidables de la historia de los Estudios Buñuel

Así ha mostrado la tele el fenómeno fan

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter