Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El poder de una actuación: cuando la emoción gana a la perfección (VÍDEO)

3 marzo 2016 - 10:09 - Autor:

American Idol vive su temporada definitiva. En los últimos coletazos, el Operación Triunfo estadounidense ha acogido una de las actuaciones más vibrantes de su historia. Una vez más, la televisión más poderosa se logra a través de una coreografía de sencillos planos que consiguen retratar la emoción verdadera.

En una televisión internacional que acostumbra a prefabricar los sentimientos, esta actuación de Kelly Clarkson resquebraja la mirada del más frío espectador. Porque en la interpretación de este Piece by piece se han dado todos los elementos para que una canción se convierta en mucho más que una canción. Clarkson, que es una especie de Rosa de España yanqui, pues ganó la primera edición de este programa, se emocionó y casi no pudo terminar de cantar. Y emocionó también al jurado, a los concursantes, al público.

El realizador lo mostró y creó la atmósfera perfecta, y se produjo la magia de esos grandes acontecimientos que lo son porque transmiten honestidad y pura verdad.

El momento tenía todos los ingredientes: era la última vez que la cantante actuaba en el programa con el que alcanzó la popularidad, y lo hacía embarazada de su segundo hijo y con una canción que habla del padre que la abandonó con seis años y de como ha conseguido recuperar la fe en los hombres gracias al amor de su marido.

En la tele lo estaban viendo casi 9 millones de espectadores, pero el vídeo en YouTube se ha hecho viral con más de 11 millones de visionados en sólo cuatro días. Por supuesto, gran acierto el de Fox y American Idol al colgar rápidamente la actuación, en perfecta calidad HD, no solo en su página web, sino también en YouTube, que es donde busca todo el mundo por inercia y donde la repercusión del instante televisivo se hará más y más grande. Y, por tanto, también crecerá su rentabilidad a varios niveles, más allá de lo que se pueda ganar insertando anuncios en el vídeo en la web de la cadena. Este poder incalculable de YouTube es algo que las teles españolas siguen sin tener del todo claro, pero esa es otra historia…

El resultado para Kelly Clarkson: el tema Piece by piece arrasa ahora en descargas en iTunes, tanto en su versión original como en la versión acústica del programa, y el disco al que pertenece ha vuelto a colocarse también en los primeros puestos de ventas, un año después de haberse editado. Y así se resume una vez más el poder de la televisión cuando lo que ocurre dentro de ella es verdadero y traspasa la pantalla.

Quizá es lo que nos falta en España con Operación Triunfo. El talent musical más mítico cerró su historia de forma brusca, sin tiempo a que sus concursantes más legendarios se despidieran de su escenario. Con la participación de los más icónicos: Rosa, Bustamante, Bisbal, Chenoa… (estos dos últimos también protagonizaron uno de los momentos más genuinos en este sentido, pues la letra que cantaban en Escondidos tenía mucho de verdad. Y eso se transmitía en televisión). En este año, que se cumple el 15 aniversario del primer 0T, sería un buen momento para homenajear y despedir al emblemático formato televisivo, de cerrar ciclo con la complicidad que merece el espectador… y también los propios triunfitos.

> La actuación viral de Aretha Franklin ante Obama: así lo grabó la TV más inteligente (VÍDEO)

> Los 3 errores de las cadenas en las redes sociales

@borjateran

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Las 7 canciones infalibles para subir el share de un programa

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

El Congreso de los Diputados y los peligros de caer en el show business televisivo

9:00 - Autor:

Los lenguajes de la dialéctica del show de prime time han llegado al Congreso de los Diputados. No sólo con Pablo Iglesias, como era más previsible. Todos los líderes han intentado arañar con sus discursos la atención mediática a través del enfrentamiento más televisivo. O que creen que es más televisivo. Incluso Rajoy ha utilizado el término bluf. Como si estuviera en un programa de videoclips musicales de los años noventa. También Rivera o el propio Sánchez, obsesionado con el eslogan prefabricado “Podemos hacerlo la próxima semana“.

La campaña electoral más televisiva, tenía que tener un debate de investidura más televisivo. Al más puro estilo de programas como La Noria, Un tiempo nuevo o La Sexta Noche, la cámara baja ha acogido trucos de los grandes shows de prime time, en busca del efectismo del titular instantáneo, que queda en la memoria del espectador.  Se ha buscado más derribar al adversario, que construir para un país mejor.

Sin embargo, el debate de investidura no ha conseguido aupar la audiencia de los programas que lo han estado emitiendo en directo. Al contrario, se ha dispersado la audiencia en las diferentes ofertas que emitían lo mismo. Ana Rosa Quintana (13.6% y 454.000) o Susanna Griso (10.7% y 367.000) han visto como sus respectivos reinados matinales se han desinflado con los políticos, alcanzando datos menos competitivos de los que acostumbran. Unos resultados de audiencia pobres si se comparan, por ejemplo, con las retransmisiones de las idas y venidas de prisión de Isabel Pantoja, cuando los audímetros de estos magazines se han disparado hasta rozar el cielo del veinte por ciento de cuota de pantalla.

No ha ayudado en la conquista de la alta cuota de pantalla que se trataba de una sesión de investidura sin posibilidad de sorpresas en su desenlace. Con esta previsible jornada de comparecencias, el público se ha diluido entre cadenas y la que más ha destacado ha sido La Sexta (Al Rojo Vivo, 14.9% y 962.000), pues es la emisora que se ha especializado en la actualidad y conecta con el público interesado en un periodismo político en el que, además, García Ferreras realiza el programa más ágil, con capacidad de reacción y explicación.

Dentro del hemiciclo, el debate de investidura, por momentos, también tuvo mucho de La Sexta, pero de La Sexta Noche: con intervenciones por alusiones, con el cierto parecido del presidente del Congreso Patxi López con el presentador Iñaki López. Sólo faltaba un “pactómetro” y una pizarra de cristal para hacer cálculos macroeconómicos. Tiempo al tiempo.

Y ADEMÁS…

Sin Bertín y con el especial del debate de investidura, TVE se hunde

> ¿La audiencia ha preferido a Jordi Hurtado antes que a Pedro Sánchez?

> El fracaso televisivo de un discurso de investidura

> Las 7 claves que están regenerando la política en televisión

@borjateran

Los daños colaterales de sustituir a Bertín por el debate de investidura: TVE se hunde y pierde 20 puntos

8:30 - Autor:

El debate de investidura no ha impulsado las audiencias. Al contrario, las ha dispersado. Tampoco ha interesado en TVE, cadena que solía ser referencia de este tipo de acontecimientos. El especial de prime time sobre el debate de investidura, en directo desde el Congreso, ha visto como ha pasado desapercibido y ha hundido la audiencia de La 1 hasta datos de un Documental de La 2 en sus mejores años. 

Sólo un 4.8 por ciento de share y 886.000 espectadores han seguido el análisis de la jornada política en este especial presentado por Julio Somoano. Con este fatal resultado, propiciado por un formato de debate tan previsible como desfasado en narrativas televisivas, La 1 ha perdido 20 puntos de cuota de pantalla respecto a la semana anterior, con la entrevista de Bertín Osborne a Iker Casillas que logró 24.5 por ciento de share y 4.084.000 espectadores.

Sin Bertín Osborne, el público ha huido. Existe cierta saturación por parte de los espectadores televisivos con este debate de investidura que era crónica de un fracaso anunciado.

También La Sexta ha sufrido en una pérdida de fieles al sustituir su infalible El Intermedio por un especial nocturno de Al Rojo Vivo con Antonio García Ferreras, que ha reunido un 8.7 por ciento de share y 1.627.000, mientras que la jornada anterior Wyoming cosechó un dato bastante más competitivo con 12.5 por ciento de share y 2.407.000 debate de investidura.

Las cadenas han hecho mal los cálculos: han saturado al espectador con un debate de investidura que sería más interesante con otro tipo de enfoques. Como los de El Intermedio, y hasta del propio Bertín Osborne. Por suerte, este último no está por la labor de convertirse en analista político.

> ¿La audiencia ha preferido a Jordi Hurtado antes que a Pedro Sánchez?

> El fracaso televisivo de un discurso de investidura

> Las 7 claves que están regenerando la política en televisión

> Las 7 razones del inesperado éxito del programa de Bertín Osborne, ‘En la tuya o en la mía’

@borjateran

¿La audiencia prefirió a Jordi Hurtado antes que el discurso de investidura de Pedro Sánchez?

4:09 - Autor:

Jordi Hurtado es un valor seguro de La 2. Su audiencia no falta a la cita con Saber y Ganar. Aunque se esté produciendo un discurso de investidura. De hecho, el pasado martes, el concurso de la segunda cadena mantuvo sus habituales datos frente al parlamento de Pedro Sánchez, cosechando un 11.1 por ciento de share, con 1.403.000 fieles, y superando en espectadores al resto de cadenas que, por separado, estaban conectando con el Congreso de los Diputados.

De esta forma, desde las redes sociales se ha dictado sentencia: el público prefiere a Hurtado antes que un discurso de investidura. Pero este dato no es del todo cierto, pues la audiencia que estaba atenta a Pedro Sánchez se dispersó en diferentes canales.

La Sexta alcanzó un 8,8 por ciento de share (951.000 fieles), dato parecido al de La 1 (8.2 por ciento y 903.000) y al de Antena 3 (8.6 por ciento y 960.000). Mientras que Cuatro se quedó con un 2,6 por ciento y 284.000.

Saber y Ganar logró más audiencia que estos canales por separado, es evidente, pero si sumamos todas las cadenas que estaban en directo en el Congreso, el discurso de investidura de Pedro Sánchez arrasó a Saber y Ganar. Por tanto, lo vio más gente.

En total, más de 3 millones de espectadores sintonizaron con el discurso en las cuatro emisoras generalistas que lo emitían (sin contar otras temáticas, autonómicas o más minoritarias) frente al 1.403.000 de fieles de Saber y Ganar. En el cómputo global de cadenas, tampoco ganó Sálvame con 1.794.000 (en su versión limón).

Jordi Hurtado reunió más fieles en un mismo canal, pero Sánchez captó la atención de una jornada en la que, por primera vez, el discurso de investidura entraba en la competición de las audiencias y no quedaba relegado a La 2, como sucedía antiguamente. Ahí sí que han ganado los asiduos a Saber y Ganar. Esta vez, la agenda política no ha paralizado la emisión del concurso más veterano de la tele. Los debates de investidura ya no interrumpen La 2. Ahora las cadenas principales se disputan la emisión. Todas quieren salir en la foto de la política. Todas, menos Telecinco.

> El fracaso televisivo de un discurso de investidura

> Los 9 superpoderes de Jordi Hurtado

> Las 7 claves que están regenerando la política en televisión

@borjateran

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter