Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Estos programas fueron ‘transmedia’ mucho antes de que existieran las redes sociales

5 mayo 2016 - 4:22 - Autor:

La era transmedia es hoy una realidad televisiva. Aunque lo cierto es que pocos saben explicar el significado de este particular palabro. En resumen, transmedia viene a ser que el espectador se convierte en arte y parte de los productos audiovisuales, enriqueciendo (e incluso variando) la historia a través de su participación activa desde las múltiples plataformas de comunicación. Así, las series y programas crecen en las manos del público activo en las redes sociales. Pero antes de las redes sociales, ya existieron programas que pusieron a la audiencia a trabajar. No había memes. No había vines. No había retuits. Pero ni falta que les hacía.

– El destino en sus manos

El destino en sus manos fue una novedosa apuesta de Televisión Española en la que se emitía una serie, Mar de dudas, con los finales de episodio abiertos. Tras la proyección de cada capítulo de esta ficción, dirigida por Manuel Gómez Pereira y guionizada por Joaquín Oristrell, se abría paso a un debate en el que el público podía elegir entre dos desenlaces diferentes. Gemma Nierga presentó este formato que no funcionó en audiencias pero que sí fue un interesante experimento interactivo. Era el año 1995. Tal vez llegó demasiado pronto.

– ¿Qué apostamos?

El público tenía el poder de cambiar, durante el propio programa, el destino de Ana Obregón y Ramón García. Cada semana, una persona de la audiencia retaba a la pareja de presentadores para que fueran capaces de congregar a un determinado número de personas con un utensilio, vestimenta o característica peculiar en el lugar donde se grababa el programa (en una gran carpa en Prado del Rey en las primeras etapas, después en los Estudios Buñuel). Si no conseguían la apuesta, los maestros de ceremonias se tenían que duchar. Y, claro, el espectador desde casa esperaba que no superaran el desafío. Lo divertido y novedoso era que la gente podía empezar su noche viendo ¿Qué apostamos? y terminar en el propio plató. El público se sentía partícipe, decidía el colofón de la gala y la audiencia tradicional se quedaba pegada frente al televisor esperando tal desenlace.

– Maldita la hora

Tras alcanzar la popularidad en Lo + Plus, Antena 3 fichó a Máximo Pradera para un nuevo late night que pretendía competir con unas exitosas, y sin competencia, Crónicas Marcianas. La jugada no salió demasiado bien, pero como manera de promoción antes del estreno del formato, se promovió que el público decidiera el nombre del show. Incluso se empapelaron grandes vallas publicitarias por las carreteras de España con la figura del presentador y los posibles títulos finalistas, en un germen transmedia que pretendió hacer a la gente partícipe y, entre tanto, intentar que se hablara del formato de marras. ¿Max Attacks? ¿Maldita la hora? Pues sí, Maldita la hora ganó esta particular competición. Un título que resultó, en cierta medida, premonitorio. El programa fue visto y no visto. Aquí la promo:

– Vídeos de Primera

Precursor del universo meme, vine y, por supuesto, youtuber. Alfonso Arús comandó uno de los formatos más participativos de la historia de la televisión: Vídeos de Primera, que arrasó en audiencia. Una audiencia que se puso a grabar con sus vídeocámaras todo lo que pillaba para ver si daban con el trompazo desternillante, el cumpleaños con el tartazo más pringoso o la meteduras de pata más dolorosa en plena exhibición de artes marciales. Todo para ganar un millón de pesetas. Y todo en tiempos muy previos a la invasión de móviles con cámara. Por primera vez, la calidad de la imagen no era tan importante como el golpe de efecto que guardaba la grabación.  El público era uno de los eslabones principales para crear el contenido en el programa. Y el público jugaba. Y lo grababa todo con sus vídeo-cámaras caseras.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las 7 cualidades del buen fan de ‘El Ministerio del Tiempo’

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Tres locuras que son claves en el éxito de ‘El Hormiguero’ y que puede que no sonaran tan bien al principio

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter