Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El debate entre Iglesias y Rivera: el día de la marmota y la inteligente estrategia de ‘Salvados’

5 junio 2016 - 22:43 - Autor:

El primer debate de Salvados, entre Pablo Iglesias y Albert Rivera, sentó un precedente sin retorno para la historia de nuestra televisión: sin tiempos preestablecidos, sin temas pactados por jefes de campaña, sin monólogos mirando a cámara. Y en un bar. En un bar a pie de la realidad de la calle. Un debate de verdad, vamos.

Las elecciones se repiten, y Jordi Évole ha repetido su debate a dos. Ya no ha sido en un bar a pie de la realidad de la calle. Ahora se ha realizado desde una acristalada galería con vistas sobre el cielo, el cielo de Madrid. Abajo, muy abajo, la gente. Abajo, incluso, el Congreso de los Diputados.

Y, de nuevo, no ha ganado ni Albert ni Iglesias. Ha ganado Salvados. Salvados de La Sexta, que ha sabido tomar el pulso al sentir social y a los propios problemas a los que se enfrentaba, esta vez, la propia emisión de este cara a cara.  Évole, de hecho, ha avanzado en el arranque del programa el hartazgo social con el que lidiará la audiencia del programa de esta noche.

El propio presentador ha sentado las bases de lo que nos íbamos a encontrar: el día de la marmota. Prácticamente los mismos argumentos. El mismo discurso, pero más agresivo. Bastante más agresivo. Aunque también se ha mantenido el mismo periodismo, que ha sido astuto a la hora de trasladar la preocupación de la ciudadanía a los dos líderes, intentar rebajar el tono de los contendientes y marcar una estructura de programa con una planificación inteligente y no evidente.

Una estructura de Salvados que ha empezado enfrentando los argumentos de la precampaña de Pablo y Albert para después mostrar las pullas en el Congreso de ambos líderes. No obstante, el principal acierto ha estado en ir sacando a la palestra titulares de la actualidad real de los últimos meses, en busca de propuestas reales de los dos candidatos: el problema del empleo, los recortes que obliga Bruselas, el incendio del cementerio de neumáticos de Seseña…

Salvados ha planteado problemas realistas a los que se enfrenta el país. Pero los líderes se quedaron, como era de esperar, en su estrategia de titular de marketing táctico. En este sentido, Rivera ha optado por dos caminos principales: el personalismo como freno a los pactos (de Iglesias) e intentar colocar a Podemos en el plano de la extrema izquierda. Sin olvidar las referencias a Venezuela, claro, y el viejo truco de decir al rival aquello de “estás muy nervioso” para debilitar su imagen en el subconsciente más consciente del espectador. Mientras que Pablo Iglesias ha centrado el centro de su discurso a enfatizar que Ciudadanos es el Partido Popular. Todo muy previsible.

De nuevo, la teatralización de la política en prime time. El día de la marmota. En un debate en el que parecía que la sociedad era lo de menos. Por suerte, estuvo Jordi Évole para recordarlo.

¿No os dicen vuestros amigos que salís demasiado en la tele?, cuestionó el presentador que se guardaba para el final, con su habitual capacidad de autocrítica, una reflexión contundente: ¿estamos confundiendo la comunicación política en un cierto exhibicionismo? Tal vez debería presentarse Jordi Évole a presidente de Gobierno.

ASÍ ANALIZAMOS EL PRIMER CARA A CARA DE SALVADOS

‘Salvados’: la regeneración empezó en el periodismo en prime time

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Lo que tienen que aprender las facultades de Comunicación de Salvados

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

5 lecciones para un futuro periodista de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

El vídeo del casting de las azafatas más míticas de ‘Un, dos, tres’: así era una audición frente a Chicho

11:33 - Autor:

Un reality muchos años antes de que existiera el término reality. Así Chicho Ibáñez Serrador grabó las audiciones de las nuevas azafatas del mítico ‘Un, dos, tres‘.

El programa regresaba a La 1 y este vídeo del casting, realizado al más puro estilo de la serie Fama, servía para calentar motores ante la nueva etapa del show. Pero también para que la audiencia idolatrara aún más la trastienda de la televisión. E Incluso el mito de Serrador, como meticuloso director y realizador.

Y ahí estaban en el casting algunas de las más famosas azafatas de la historia del formato, como Kim Manning o Silvia Marsó, que ya apuntaba maneras de estrella al pronunciar su nombre: “Me llamo Silvia, Silvia Marsó“.

Otras, como podemos ver en el vídeo, no pasaron las diferentes pruebas (presentar a sus compañeras, contar un chiste, bailar..). Es el caso de Soledad Mallol, que luego triunfaría en Las Virtudes.

No creo que haya examen más cruel, más frío, más duro, que una prueba de teatro o televisión. Todas estas chicas sonríen, pero sólo por fuera, tratando de parecer serenas, desenvueltas, simpáticas y hasta indiferentes. Pero constantemente se observan unas a otras y al mismo tiempo saben que están siendo observadas (…) Al llegar al plató todas tienen la esperanza de ser elegidas pero, poco a poco, su sonría se va apagando al tiempo que crece en ellas el presentimiento de que serán rechazadas”, sentenciaba Chicho en la emisión del casting, que era mucho más que la emisión de un casting: era una historia definida, guionizada y editada a partir de la realidad (y con giro dramático final incluido). Todo con un objetivo claro: crear expectación a través de la emoción. Esa soñadora emoción que convertía al ‘Un, dos, tres’ en un acontecimiento social cada semana.

—-

@borjateran

Y ADEMÁS…

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

Lo que no se veía de ‘Un, dos, tres’: así Mayra Gómez Kemp explicaba en plató las ‘trampas’ de la TV

La demolición de los Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 vídeos de su historia en TVE

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter