Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La prueba mental con la que Antonio Lobato ha retado a Fernando Alonso (VÍDEO)

14 junio 2016 - 23:16 - Autor:

Antonio Lobato ha regresado a televisión con Desafía tu mente, la interesante adaptación de TVE de Brain Games de National Geographic (que ya ha emitido La 2). Un formato que divulga y explora el cerebro a través de juegos y experimentos que hacen pensar al espectador. Y el primer invitado de Antonio, como no podía ser de otra manera, ha sido su inseparable Fernando Alonso, que ha sufrido el primer reto del formato.

¿Cuánto tardó el piloto en decir en voz alta y en orden todos los animales que ve en un panel pero olvidándose de la palabra para confundir que está escrita sobre ellos? ¿Será Alonso tan rápido como en los circuitos? ¿Decepcionó Fernando a su querido Antonio? La prueba salió regular, pero lo que está claro es que la complicidad entre periodista y piloto sigue intacta:

Leticia Sabater: las contraindicaciones de la fama a cualquier precio

12:50 - Autor:

Leticia Sabater es parte de la historia de la televisión en España. Empezó como figurante del Un, dos, tres… más tarde debutó como seria presentadora de continuidad de La 2 y finalmente fue chica Hermida. En el magazine del prestigioso periodista se convirtió en la favorita de los niños, así los mandamases de la televisión decidieron que diera el salto a programas para niños. No te lo pierdas, junto a Enrique Simón, o Con mucha marcha son dos de los formatos más recordados de Leticia Sabater.

Varias generaciones de españoles crecieron con sus espacios infantiles, sus clases matinales de gimnasia en La 2 y su Leti-Rap. Su fama marcó a niños (y mayores). Para bien o para mal. De hecho, hasta se hizo fuente constante de chascarrillos y bromas durante años, mucho antes de que existieran los memes en las redes sociales.

Pero, hace unos años, dejaron de contar con ella para proyectos serios y, ávida de mantenerse en el candelero, Leticia ha coqueteado con una trayectoria paralela, en la que ha hecho casi todo: aparecer con noticias de dudosa veracidad, buscar novio mediante una convocatoria online o confesar haberse operado para volver a ser virgen. Todo con tal de ser trending topic o conseguir un bolo en Sálvame. Todo con tal de que los medios se hicieran eco.

También, claro, ha querido mantener su vertiente musical. Lo ha hecho con canciones como “Yo quiero fiesta” o “Mr. Policeman“, acompañadas por sus respectivos vídeo clips de estética poco refinada. Este verano Leticia ha querido obsequiarnos con otro de sus “temazos”. Se titula “La salchipapa” y ayer estrenó su vídeo oficial, con el que la presentadora y cantante ha tocado la cima de la cutrez más desconcertante. Ni siquiera funciona como guilty pleasure. Nada de placer culpable, el vídeo es, simplemente, una tortura visual y auditiva. Pero he aquí el resultado: ha sido trending topic y muchos medios han hablado de “La salchipapa”, superando los 800.000 visionados en solo unas horas. ¿Misión cumplida pues?

Nunca sabremos que podría haber dado de sí Leticia Sabater si las cadenas hubieran seguido apostando por su trabajo en la primera o segunda línea de la pequeña pantalla. Porque Sabater demostró contar con instinto televisivo para destacar en programas de entretenimiento distendido e incluso participar en formatos de tele-realidad o talent show. Sin embargo, sus bandazos y montajes para aferrarse a la fama sólo han servido para avanzar hacia rumbos que rozan lo sórdido, como este videoclip amateur y desagradable de ver, y que le han alejado de la posibilidad de regresar a la televisión generalista y ser tomada medianamente en serio. La fama a cualquier precio es mala aliada a largo plazo.

Leticia nos da juego y comidillas, sí, escuchar “La Salchipapa” (sin ver el desagradable vídeoclip) era hasta un chascarrillo gracioso, pero la presentadora ha optado por un camino de ‘frikización’ personal complicado.  También imprevisible, porque a ver con qué nos sorprende después de esta “La salchipapa“. Difícil lo tiene para superarse. Quizá debería regresar a su origen, esa Leticia currante, familiar y que podría ser un reclamo de la televisión de hoy como icono nostálgico de los noventa.

Las presentadoras de programas infantiles que nos educaron

@borjateran

Y ADEMÁS…

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Las 7 canciones infalibles para subir el share de un programa

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

 ‘Barrio Sésamo’, ‘Dabadabadá’, ‘El Kiosco’… los programas infantiles de los ochenta a análisis

Los motivos por los que La Sexta se ha convertido en la cadena preferida para seguir el debate

9:37 - Autor:

10.496.000 espectadores (57%) siguieron anoche el debate a cuatro. Es la suma de las 15 principales cadenas que lo emitieron. Aunque sólo lideró una emisora, La Sexta, que ha sido el canal favorito por los espectadores para seguir el único encuentro entre los cuatro líderes en esta campaña electoral y ha visto como disparaba su audiencia en el especial de análisis posterior de Al Rojo Vivo, subiendo a un excelente 19 por ciento de cuota  con 1.458.000 fieles.

De nuevo, destaca la importancia en televisión de construir, durante todo el año, un público fiel que confía en tu criterio. Y eso lo ha hecho La Sexta con una programación pegada a la actualidad que no descansa y se compromete con temas nacionales, pero también internacionales. Aunque interesen menos a las grandes cuotas de pantalla.

De esta forma, la audiencia interesada en la actualidad informativa acude a La Sexta. No sólo para informarse, también para vivir con una especial pasión el discurrir político. Porque eso lo tiene el canal: pasión. La transmite Ferreras con sus trepidantes especiales que, además, cuentan con periodistas reconocibles para el espectador.

Porque, en los grandes acontecimientos, los enviados especiales de La Sexta en los epicentros de la información no son bustos parlantes recitando la última hora con una solvencia olvidable. Al contrario, la cadena opta por periodistas reconocibles y con personalidad, como Cristina Pardo en la sede del PP. O anoche la propia Ana Pastor como reportera a pie de debate en el Palacio de Congresos de Madrid.

Además, otro valor añadido, es que La Sexta no sólo centra sus retransmisiones políticas en contertulios- gurús que analizan la situación desde su posicionamiento ideológico previsible, la cadena de Atresmedia busca el equilibrio entre el tertuliano mediático y el experto, haciendo hincapié en profesionales especializados para analizar el fondo de los asuntos y contextualizar de forma didáctica cada movimiento. Anoche, por ejemplo, con Pablo Simón de Politikon, entre otros.

Pero, sobre todo, como en la BBC u otras cadenas que son referencia informativa, los presentadores de La Sexta transmiten contundentes reflejos periodísticos con una marcada personalidad editorial. Todo el rato. No son parte del decorado, contagian seguridad y pasión. Y, además, hablan el mismo lenguaje de la calle, sin condescendencias, con claridad, incisión y sin miedo a mojarse cuando toca. Y esto se muestra con una realización visual rápida de reflejos, que no olvida la importancia de las músicas (épicas) para aderezar la transmisión. Tampoco los guiños con la complicidad del espectador.

Así, la cadena se ha hecho con la marca de televisión que ha recuperado la inversión en el periodismo para la sociedad y no en busca de la complicidad de los despachos de las altas esferas. Una marca que se ha construido durante años y que, en jornadas como la de anoche, recoge sus frutos, cuando la audiencia comprometida con la información acude a La Sexta entre la masiva oferta.

  • Audiencias por cadenas

Los resultados de audiencia del debate, por cadenas, son los siguientes. TVE decidió incluir el resultado del debate en su programa especial, lo que ha afectado a la baja a su media de audiencias.

La Sexta: 14.1% – 2.602.000
Telecinco: 12.1% – 2.236.000
Antena 3: 11% – 2.030.000
La 1: 11.9% – 1.623.000 (durante el debate 13,2% y 2.435.000)
13tv: 2.5% – 464.000
Canal 24H: 1.7% – 308.000

Una noche en la que fueron decisivos los programas previos, como el de La Sexta, que sirvieron para calentar motores en las distintas emisoras.  En la suma de 15 cadenas, este debate a cuatro ha superado en audiencia al organizado por Atresmedia en diciembre y que alcanzó 9,2 millones de seguidores. Este dato mayor es debido principalmente a que en esta ocasión era mayor el número de canales que lo ofrecían.

El récord de este tipo de encuentros sigue en los 13 millones de espectadores del debate entre Rajoy y Zapatero en 2008. Entonces, la audiencia estaba menos fragmentada y estábamos menos habituados a este tipo de encuentros entre los líderes políticos en prime time.

ANÁLISIS TELEVISIVOS DE LA NOCHE:

> Los aciertos y errores del debate a cuatro de la Academia

Debate a cuatro: así han sido los previos de las cadenas ¿quién ha aprobado con nota?

@borjateran

Y ADEMÁS…

El debate decisivo: así ha roto Atresmedia con las reglas encorsetadas de la política en TV

> Lo que tienen que aprender las facultades de Comunicación de Salvados

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

5 lecciones para un futuro periodista de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

CRÍTICA: los aciertos y errores (a nivel televisivo) del tedioso debate a cuatro de la Academia

0:27 - Autor:

Suspenso a nivel televisivo. El debate a cuatro, organizado por la Academia de Televisión, no ha estado a la altura de un prime time de 2016. Mala iluminación, problemas de sonido, ruidos extraños en directo y una antigua puesta en escena sin profundidad, detalle clave para congeniar con el ojo del espectador en televisión.

En un tiempo en el que con tres pantallas de leds se puede crear una gran (y competitiva) escenografía, que otorgue dinamismo y fuerza visual a una emisión, el debate a cuatro de la Academia se ha quedado en una mezcla de elementos antitelevisivos (tablas de madera grises, moqueta oscura con huellas…), elementos que recordaban a una tertulia de otro tiempo. Incluso, hace tres décadas, el estudio de La Clave de Balbín contaba hasta con un versátil chroma verde en el que se proyectaban imágenes.

Se ha involucionado con respecto al anterior debate a cuatro, producido por Atresmedia, que aprovechó los engranajes del espectáculo televisivo para hacer llegar el diálogo político a más gente. Así se retiraron atriles, para fomentar la movilidad de los líderes y la realización pasó de planos pactados para otorgar más viveza al programa. Esta noche, en cambio, la televisión ha emitido un encuentro político pero sin impulsar el interés de la comunicación política. Ha sido una emisión más institucional que televisiva.

Lo mejor de la jornada es que los tres principales grupos televisivos españoles (TVE, Atresmedia y Mediaset)  han dejado sus guerras y han estado unidos en un prime time, en emisión simultánea y con sus tres periodistas de cabecera juntos, como moderadores: Ana Blanco, Pedro Piqueras y Vicente Vallés.  Especialmente ha destacado la seguridad de Ana Blanco Vicente Vallés.

Este último, ha aportado su capacidad para la pregunta y repregunta fuera del guion, que ha descolocado a los líderes. Esos mismos líderes que estaban enterrando el debate para caer en la sucesión de argumentos aprendidos de memoria, discursos ya resabidos. Y, de paso, fomentando la desconexión del espectador. Y ese ha sido el gran problema de este debate: hemos vuelto a la encorsetada sucesión de monólogos.

Los moderadores no lo tenían fácil. De hecho, han transmitido en determinados momentos cierta descoordinación, aunque lo suplieron gracias a su experiencia.  Un debate con tres presentadores era complicado. Tampoco ha ayudado el punto de hartazgo en el que se encuentra la sociedad, tras una larga campaña y con un desgaste mediático de los cuatro líderes.

Al final, a nivel televisivo, la triste puesta en escena ha resumido el debate a cuatro de este 13 de junio: un decorado gris para envolver un debate gris. Sin sorpresas, repetitivo, lento y previsible.

Debate a cuatro: así han sido los previos de las cadenas ¿quién ha aprobado con nota?

@borjateran

Y ADEMÁS…

El debate decisivo: así ha roto Atresmedia con las reglas encorsetadas de la política en TV

> Lo que tienen que aprender las facultades de Comunicación de Salvados

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

5 lecciones para un futuro periodista de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter