Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Verano Azul’: por qué su éxito ha perdurado en el tiempo y el de ‘Médico de Familia’ no

5 julio 2016 - 9:00 - Autor:

35 años después del boom de Verano Azul, la turística ciudad de Nerja, donde se rodó la ficción, aún no se ha repuesto de los silbidos de Javi, Bea, Desi, Pancho, Quique, Tito y Piraña. La serie de Antonio Mercero consiguió narrar una historia que ha traspasado cuatro generaciones gracias a su eterna reposición, infalible para impulsar las audiencias.

Verano Azul pervive con cierta fuerza en el imaginario colectivo. En cambio, otras históricas series que son más cercanas en el tiempo, como Médico de Familia o 7 vidas, han envejecido más rápido. Sus reposiciones nunca funcionaron con el mismo calado que la pandilla de Chanquete.

En el caso de sitcoms como 7 vidas el problema es bien evidente, ya que se sustentaban en un humor demasiado temporal con chistes de política o parodias de la actualidad del momento en el que se emitía la producción. Guiones, por tanto, con pronta fecha de caducidad. Pero, ¿a qué se debe este efecto en el caso de ficciones más míticas como Médico de Familia?

Verano Azul fue rodada como si de una película se tratara. En total, el rodaje de los 19 capítulos duró 16 meses, de agosto de 1979 a diciembre de 1980. De hecho, un episodio se canceló porque los cambios físicos de los chavales ya eran muy evidentes.

La textura cinematográfica sobrevive mejor al paso de los años, otorgando un envoltorio especial a la emisión. En este sentido, también es crucial que las localizaciones fueran reales. Incluso los interiores eran edificios de verdad. Lo que sí era un decorado era La Dorada de Chanquete. No obstante, se había construido en los talleres de Prado del Rey como un barco real y se colocó en un paraje natural que disimulaba cualquier artificio.

Todo lo contrario que Médico de Familia. La producción de Emilio Aragón se grabó con las técnicas de vídeo que mandaban en los noventa y que facilitaban una mayor rapidez de rodaje a golpe de multicámara. Eran los tiempos del cartón-piedra. Casi todo se reconstruía en un plató con decorados e iluminación postiza. Esta calidad de grabación, que no contaba con grandes diferencias a las características visuales de un magazine matinal, se deteriora lo suficiente con el paso de los años (y la evolución de la televisión) hasta resultar menos creíble que paradójicamente las técnicas que inmortalizaron Verano Azul.

Aunque el gran as en la manda de la serie protagonizada por Antonio Ferrandis (Chanquete), María Garralón (Julia), Juanjo Artero (Javi), Pilar Torres (Beatriz), Miguel Ángel Valero (Piraña), Cristina Torres (Desi) José Luis Fernández (Pancho), Miguel Joven (Tito) y Gerardo Garrido (Quique) está en que definió una historia con un arco de emociones bien definido. El éxito no estiró los capítulos de la producción. La ficción ya se estrenó con un final cerrado. Sin ansias de prórrogas.

No había posibilidad de desvirtuar el producto con unas tramas escritas y rodadas con aquella inteligencia de entremezclar ingenuidad, compromiso y la curiosidad de la adolescencia a través de una historia intergeneracional, que favorecía la rápida identificación del público de diferentes edades con los personajes. Como también sucedió en Médico de Familia.

Pero mientras que Médico de Familia se alargó a 119 episodios, Verano Azul se centró en 19 capítulos que fusionaron con inteligencia la radiografía de la sociedad del momento con el poder de los sentimientos universales que son inmortales. La muerte, la especulación inmobiliaria, el amor… Mercero, a golpe de primer plano, acertó al retratar miedos e ilusiones de un país a través de la perenne energía de la adolescencia y niñez. Miedos e ilusiones que demuestran que, en lo importante, no cambiamos tanto.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Seis secretos que no sabías del rodaje de ‘Verano Azul’

> Así sería la mítica ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

Pepe Navarro hace un ‘Sara Montiel’ con Buenafuente (VÍDEO)

1:10 - Autor:

Primero, poner una media en el objetivo de la cámara para suavizar el plano. Después, plantar un gran foco que ilumine con fuerza el rostro. Así se difumina la cara y las arrugas desaparecen. Es la técnica que utilizaba Sara Montiel en sus apariciones televisivas con la pretensión de resultar más joven. Como las divas de Hollywood. Lo conseguía.

Y la tradición continúa. Este lunes, Pepe Navarro ha hecho un Sara Montiel y ha reproducido  estas artimañas en el programa Late Motiv de Buenafuente, que ha aceptado las peticiones de su invitado. No todos los días regresa un mítico presentador de los ochenta y noventa a la tele y no se debe malograr el recuerdo de su belleza en la audiencia.

Así que el equipo del show del canal #0 ha sacado las medias del almacén de vestuario para que Navarro se sintiera más cómodo en la charla con Andreu Buenafuente. Todo sea por el gag, y por el retorno a la televisión trasnochada del primer español que revolucionó el late night.

Una reaparición sin pelos en la lengua en la que Pepe Navarro ha reflexionado sobre su ausencia de la pequeña pantalla e incluso ha explicado, minuciosamente, el día en el que fue despedido de Antena 3.

> Los viejos trucos de los artistas y presentadores para salir más guapos por la tele

@borjateran

Y ADEMÁS…

> ¿Por qué España ya no tiene programas de Late Night?

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Buenafuente: así evoluciona en la televisión de pago

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter