Saltar al contenido

« ver todos los blogs

4 elementos cruciales para el éxito en TV que se están olvidando

12 julio 2016 - 9:16 - Autor:

La creatividad no pasa por su mejor momento en la televisión. Los directivos se pelean por el gran formato de éxito y, en el camino, olvidan elementos que otorgan la personalidad al producto final. Porque los shows de entretenimiento de nuestra pequeña pantalla están relegando esos detalles que hacen a la tele exponencialmentre mejor. Aquí cuatro a preservar:

– MALOS MALÍSIMOS, PERO QUERIBLES

Siguiendo los cánones de la televisión internacional, los concursos de entretenimiento se han centrado en fórmulas con jurados de famosos. Pero la televisión también puede inventar sus propias celebrities, creando personajes que sirvan de contrapunto del presentador, concursantes o estrellas invitadas. Son los antagonistas, que crean un interés extra en el espectador. Como los malos de cómic.

Esos seres, con cierto aire maquiavélico, son corrosivos, dicen verdades que conectan con la complicidad del espectador y que no todos se atreven a decir. Mejor si lo hacen con la inteligencia del humor que los convierte en queribles e incluso entrañables por parte del público. Como lo eran las Tacañonas en Un, dos, tres (encarnadas por las hermanas Hurtado) o hasta Risto Mejide. La audiencia esperaba a ver la maldad, porque se identificaba con esa maldad. En ocasiones, sensata maldad.

– DECORADOS QUE POTENCIEN LA MECÁNICA DE LOS PROYECTOS

Las escenografías de la actual televisión son demasiado clónicas. El espectador prácticamente no diferencia entre un informativo, un concurso, un magazine o un show de variedades. Los creadores de la televisión han sucumbido a los decorados luminosos, atados a las pantallas de leds y poco más. Y ya no construyen escenografías que potencien la mecánica de los proyectos. Porque la escenografía tiene que arropar la premisa del programa, encajando con la narrativa de cada espacio.

Porque la historia que cuenta el formato debe estar apoyada por el decorado. Así sucedía con Crónicas Marcianas, con un estudio que funcionaba con el tono del show. Un peculiar y reconocible platillo volante en medio de Marte. No se parecía a ningún otro late night. Ahora los platós son intercambiables y lo que es peor: hasta se olvidan de jugar con elementos a través de entradas y salidas, puertas, pasadizos, ventanas, escaleras y todo tipo de profundidades y puntos de fuga, que sirvan para ser utilizados en el día a día del show por las maquinaciones de los protagonistas del formato y las ideas de los guionistas.


 
– MÚSICAS DEFINITORIAS

También son importantes en televisión las sintonías que representan a cada programa. Han perdido peso en los últimos tiempos, aunque los shows de entretenimiento siguen marcando la percepción del espectador a través de bandas sonoras que sugieren emoción, tensión o lo que se tercie. En este sentido, es interesante remarcar la identidad de cada formato con una sintonía reconocible que ubique a la audiencia de forma transversal. No sólo en la cabecera o careta del comienzo, también durante el desarrollo del programa con sus diferentes variables: más emotiva, más tensa, más festiva. Hasta en formato regatón si hace falta.

El Un, Dos, tres es un gran ejemplo en esto: tenía bases musicales para todo: humor, emoción, pruebas físicas, la samba en la celebración del final. Todas estas melodías que impulsaban en el espectador el fervor por el concurso. Y, además, hacían marca a favor del programa, mucho antes de que las cadenas se preocuparan por hacer marca. Porque eran bases musicales propias que se identificaban sólo solamente con este producto. Años más tarde, Sorpresa, sorpresa también entendió la importancia de este ámbito sonoro. La mítica canción del famoso programa de Isabel Gemio se convertía en ñoña cuando el encuentro sensibloide lo merecía.

Asimismo, en otros espacios, como Los mejores años de nuestra vida de TVE, cuando acababa cada actuación del artista de turno, despedían a cada invitado retomando la sintonía del programa. Así se despertaba en el público cierto enternecimiento con lo que estaba viendo y, además, de nuevo, impulsaba la identidad del show.

– LOS COMIENZOS… Y LOS FINALES

Los programas de televisión se esmeran en cuidar la emoción de sus arranques para enganchar al espectador. De ahí que hayan proliferado los cebos, al más puro Aquí hay tomate, piezas de vídeo que adelantan contenido o, directamente, revientan momentos de la emisión para que te quedes a verlo. Parece que si no se anuncia lo que sucederá a continuación, ya no pasará nada. Aunque, en realidad, es más poderoso cuidar una escaleta con elementos dinamizadores, que fluyan durante cada programa y que generen en el espectador una sensación de vivir un acontecimiento especial e irrepetible, que necesitas ver y vivir en directo o perderá su espontaneidad.

Los grandes programas de entretenimiento saben dibujar una historia por encima de sus concursantes o protagonistas, una historia en la que participan sus presentadores y colaboradores. Una historia que tampoco descuida los finales. Al contrario, los cuida hasta el último crédito. Porque así el público se queda esperando hasta el último minuto para ver qué pasa. En cambio, en los realities, cazatalentos o shows de variedades de hoy las apoteosis finales son descafeinadas. Es habitual ver como huye el personal. Se estiran tantos los programas hasta altas horas de la madrugada con relleno (para que suba la audiencia en horas de menos competencia) que lo que menos se piensa es en acabar con el espectáculo en alto. Lo importante es finiquitar con un buen share. Error, ya que tan clave como un buen comienzo es un final que te deje con el entusiasmo en alto, con ganas de más. Así el televidente no se va, se queda contigo. Esto último lo ha conseguido recuperar la última temporada de Tu cara me suena, donde el público se quedaba despierto expectante para ver qué vuelco dramático deparaba Silvia Abril.

@borjateran

Y ADEMÁS…

La televisión en pause: no es país para la creatividad

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

 

El futuro de ‘Cuéntame’: pros y contras de un posible cambio histórico de canal

2:02 - Autor:

El gran aplauso de la Familia Alcántara a la televisión que nos parió, a la televisión pública, fue el colofón de la emocionante promoción con la que TVE celebró sus cincuenta años. Ha pasado una década de aquella legendaria promoción que resumía la época más dorada de TVE y ahora el futuro de Cuéntame puede terminar en un canal privado.

Las supuestas irregularidades económicas de la ficción, que está sometida a una auditoría interna de Televisión Española, ha retrasado la posibilidad de la renovación y los responsables de la productora Ganga han llegado a un acuerdo con Antena 3 para no perder la ficción en el caso de que TVE no de luz verde a una nueva temporada. Se repite la historia de Amar en tiempos revueltos o, más reciente, del programa de Bertín Osborne. Aunque este caso es diferente, porque el producto es de más calado histórico.

15 años después de su lanzamiento, Cuéntame sigue siendo un filón de audiencias que, además, hace pupa a las cadenas privadas. Así que llevarse la producción es una oportunidad de negocio para Antena 3 que ha sufrido la dura competencia de Los Alcántara en los jueves, un prime time en el que no cuenta con oferta asentada. Jugada redonda, pues. Para Atresmedia pero, ¿y para Cuéntame cómo pasó?

La alianza entre Cuéntame y TVE ha hecho más grande la ficción, ya que se ha retroalimentado del fondo documental del archivo de la cadena pública para enriquecer cada capítulo. También de la consistencia histórica de una cadena que es clave en los últimos sesenta años y que sigue siendo crucial para que se produzcan proyectos como este en la industria audiovisual española. No hay que olvidar que el boceto de  Cuéntame fue rechazado por las cadenas privadas. No confiaban en un producto así, que se sumergía en la historia de un país a través de sus miedos y sus ilusiones.

Y en TVE los guiones de Cuéntame han tenido una libertad difícil en el panorama actual de las televisiones privadas, más atadas a los designios del share. No obstante, Antena 3 sabe mimar sus series y entiende sus necesidades. Es más, sabrá que crear un acontecimiento del relanzamiento. El problema es que Cuéntame nunca será su serie. Porque en el imaginario colectivo sus años gloriosos ya están escritos en un contexto muy determinado que ahora debe ir hacia un cierre digno.

Este lunes, el equipo de la producción ya ha empezado la lectura de guiones de la nueva temporada. La máquina no para, pues saben que la continuidad está asegurada. En TVE quieren pelear por su ficción estrella. Pero Antena 3 ya tiene un preacuerdo que permite una estabilidad especial a la productora Ganga. Si desde Televisión Española no se ejerce el derecho a tanteo, igualando la oferta de la cadena privada, Cuéntame dejará de ser Cuéntame y continuará con otro nombre en Atresmedia. Lo que ya de por sí es una complicación, desvirtuándose el producto.

Porque este no es el caso de  Amar para siempre. Ni el de Bertín. Es Cuéntame. Una serie mucho más ligada a la esencia intrínseca de una televisión pública y la confianza de su audiencia. De producirse, veremos como ese cambio de ventana de emisión afecta a la percepción de los espectadores.

> El aplauso silencioso del final de temporada de ‘Cuéntame’

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Los 8 aciertos que han convertido Atresmedia en un referente en series

El futuro incierto de Cuéntame

La cultura también emociona en prime time

‘Un, dos, tres’ en ‘Cuéntame’: la ilusión de la TV auténtica

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Adiós a Emma Cohen: así fue el primer programa de Caponata en ‘Barrio Sésamo’ (VÍDEO)

0:28 - Autor:

La expresividad de la mirada de Emma Cohen (Barcelona, 1946) siempre fue delante. Carismática y luminosa. Tanto que su carisma interpretativo logró traspasar incluso las pieles de un teleñeco llamado Caponata. Porque fue Emma Cohen quien se metió en la piel del muppet principal del estreno de la franquicia española de Barrio Sésamo.

Y la primera vez que se vistió con el disfraz de Caponata no fue precisamente un éxito: los niños que estaban a su lado corrieron despavoridos. Estaban asustados al ver semejante peluche de dos metros de altura que tenía vida propia. “Aprendí que tenía que seducir a los niños siendo como ellos“, decía Cohen con su enérgica sonrisa.

Así fue aquella primera vez con Caponata en TVE. Se emitió en la tarde de la Nochebuena de 1979. La cadena pública adaptaba la esencia educativa de Barrio Sésamo a la peculiaridad de la idiosincrasia nacional:

 

Aunque fue mucho antes cuando alcanzó la fama, lejos de las plumas de Caponata, a través de los primeros compases de la televisión en España con El conde de Montecristo (1969). Después llegarían sus papeles en otras icónicas producciones de TVE como Tres eran tres (1973), Curro Jiménez (1976) o Delirios de amor (1989). En su filmografía destacan películas como Mambrú se fue a la guerra y El viaje a ninguna parte en las que trabajó bajo la batuta de su esposo, Fernando Fernán Gómez,

Una trayectoria todoterreno de cine, teatro, televisión y literatura. Toda la casa era una ventana (1983) fue su primera novela con 36 años. Una mujer comprometida con su tiempo. Descanse en paz.

@borjateran

Y ADEMÁS…

El día que ‘Barrio Sésamo’ tuvo que explicar la muerte a los niños de Estados Unidos (vídeo)

Así fue la primera vez de Espinete en TV (y asi nos emocionó)

Las mejores canciones de ‘Barrio Sésamo’

Los equivalentes a Espinete en otros países

Espinete cumple 30 años

Los programas infantiles, a análisis. Y tú, ¿de qué programa infantil eras?

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter