Saltar al contenido

« ver todos los blogs

TVE da luz verde a dos temporadas más de ‘Cuéntame’: claves de una controvertida renovación

21 julio 2016 - 11:48 - Autor:

La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida. Antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos“. Con esta reflexión de Charles Chapin, en la voz en off del adulto Carlitos Alcántara, Cuéntame se despidió de su última temporada en TVE. Sonaron las alarmas, ¿era un sutil adiós a la cadena pública? En realidad, era un final que no estaba pensado para final y que, sin embargo, era toda una metáfora del momento de crisis que estaba viviendo (y sufriendo) la ficción.

Los problemas con el fisco de sus dos actores principales y las supuestas irregularidades económicas de la ficción, que está sometida a una auditoría interna de Televisión Española, han ido retrasando la posibilidad de la renovación por parte del Consejo de Administración de TVE. En esa espera de comprobar la inexistencia de irregularidades, Los Alcántara han estado al borde de marcharse para siempre por la puerta de atrás de Prado del Rey. Sin grandes despedidas, sin un capítulo pensado para su cierre definitivo.

Incluso hace unas semanas, ante este futuro incierto, los responsables de Grupo Ganga (el conglomerado de empresas que realiza la mítica serie) llegaron a un acuerdo con Antena 3 para no perder su producción estrella. Aunque, eso sí, en la compañía privada no se podría mantener el nombre de Cuéntame cómo pasó, al igual que sucedió con Amar en tiempos revueltos o, más reciente, con el programa de Bertín Osborne.

Pero Televisión Española no ha dejado escapar una serie de tanto calado histórico y social como Cuéntame cómo pasó y al Consejo de Administración de RTVE, reunido esta mañana de jueves, ha aprobado por unanimidad renovar la serie que protagonizan Imanol Arias y Ana Duato. De esta forma, la corporación pública ejerce su derecho de tanteo e iguala las condiciones de la oferta que había realizado Atresmedia a Ganga para quedarse con la serie y permitir, así, su continuidad.

15 años después de su lanzamiento, Cuéntame sigue siendo un filón de audiencias que, además, hace pupa a las cadenas privadas. Llevarse la producción era una oportunidad de negocio para una Antena 3 que ha sufrido la dura competencia de Los Alcántara en los jueves, un prime time en el que no cuenta con oferta asentada.

  • 24.5 millones de euros de inversión para dos temporadas

Al final, TVE ha empatado la oferta del rival y ha dado luz verde a la contratación de dos temporadas más. En total, serán 38 capítulos que costarán al viejo ente un poco más de lo que estaba pagando por la producción hasta ahora, ya que desde Atresmedia se amplió el presupuesto para quedarse con el producto. La inversión estará en 24,5 millones de euros.

Es el precio de Los Alcántara, que cerraron su pasada temporada, la número 17, aumentando su audiencia con un promedio de 17,2 por ciento de share (3.209.000 espectadores de media) y superando el dato de la temporada anterior en 1,1 puntos y 82.000 espectadores. Un 47,9 por ciento de la población (21.341.000) ha visto algún momento de la temporada en estos meses. El episodio más visto de la producción en esta etapa ha sido Lo que aprendí, un homenaje a Chicho Ibáñez Serrador y el mítico concurso Un, dos, tres, con 3.657.000 telespectadores y una aceptación del 19,2 por ciento de cuota, que supo retratar y transmitir esa particular sensación de la sociedad española ilusionándose frente al televisor.

Y ese es el gran valor añadido de la producción de Ganga y TVE como un producto de entretenimiento que ha supuesto un impulso a la calidad de la industria de ficción nacional (la serie cuenta con una brillante y cuidada factura en guion, realización, interpretación y escenografía) y ha realizado un valioso trabajo divulgativo para el país. Porque la Familia Alcántara es más que la Familia Alcántara: se ha convertido en una especie de reflejo de la familia española media, con sus errores, con sus aciertos, con sus ilusiones, con sus miedos. Y ahí van. Y ahí seguirán porque todavía sus tramas no han llegado al emblemático final que merecen.

> El aplauso silencioso del final de temporada de ‘Cuéntame’

@borjateran

Y ADEMÁS…

La cultura también emociona en prime time

‘Un, dos, tres’ en ‘Cuéntame’: la ilusión de la TV auténtica

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

‘Galas del Sábado’: un viejo programa que es más moderno que la televisión de hoy

1:25 - Autor:

A simple vista, Galas del Sábado (1968-1970) puede parecer un programa viejo, obsoleto, en blanco y negro. Horror, en blanco y negro. Pero, en realidad, es más moderno que la mayor parte de la televisión de hoy. En concepto, en puesta en escena y en creatividad.

Porque, décadas antes de Operaciones Triunfos o Grandes Hermanos, ya existieron fenómenos televisivos por obra y gracia de ese aparato llamado la televisión. Y Galas del Sábado revolucionó la sexta noche de la semana con la reinvención del género de las varietés e incluso vació cines y teatros. El público se quedaba en casa para ver el programa de Laura Valenzuela y Joaquín Prat. Pero, ¿por qué este añejo programa sigue a la vanguardia televisiva en 2016?

Galas del sábado no sólo es vanguardia televisiva. También su esencia esconde la fórmula para el éxito en el futuro de los programas musicales. Aquellos programas en donde los artistas demostraban al mundo su talento sin necesidad de concursar frente a un jurado y que se han terminado esfumado de la programación.

Primordial: Galas del sábado no era el tópico de una gala del sábado. Era un programa que contaba una historia de principio a fin. De hecho, uno de los grandes aciertos es que sus presentadores, la carismática pareja formada por Laurita y Prat, se mantenían en emisión durante las actuaciones. En efecto, se quedaban sentados en un taburete y el espectador podía ver su reacción al fondo del plano. Así crecía la química cómplice entre la audiencia y sus maestros de ceremonias, que no sólo eran unos bustos parlantes que soltaban el texto y se iban. Al contrario, disfrutaban con el propio espectador del programa. Y eso siempre será un apabullante valor añadido en televisión.

Pero, además, Galas del Sábado creaba un hilo argumental definido durante toda la emisión. Un hilo argumental en el que participaban al ser posible todos los artistas que estaban invitados a la cita. El show narraba una historia de principio a fin casi como si de una serie o, mejor dicho, una sitcom se tratara. No era un espacio encorsetado en lo políticamente correcto. Los presentadores eran traviesos entre sí, con sus invitados y viceversa.

Unos invitados ansiosos por asistir al programa de La 1. El motivo de este interés: no sólo les servía para promocionar su arte, también para mostrarlo al país desde un contexto especial. Y es que las propuestas escénicas de Galas del Sábado por muy desconocido que fuera el intérprete solían ser puro espectáculo. La televisión descubría sus posibilidades y en este formato eran unos kamikaces de la imaginación. Incluso no dudaron en adelantarse al suspense de invitados-cebo que la audiencia descubría “en vivo” su nombre. ¿Quién estaba detrás de Pepa Bandera? Así se desveló el misterio:

El objetivo era sorprender en cada actuación al espectador con ideas inesperadas que, además, eran narradas por una realización tan elegante como compleja. No todo se entendía con facilidad y ni falta que hacía. No importaba, porque el programa de Enrique de las Casas y Fernando García de la Vega era un generador de estímulos, sensaciones que se convertían en toda una experiencia para el televidente.

El plató que acogía estas Galas del Sábado era por entonces gran Estudio 1 de Prado del Rey, que se aprovechaba en 360 grados. Otro valiente acierto, la realización no se quedaba en el escenario con un fondo y hasta giraba entorno a los artistas. Con una coreografía de planos cuanto menos complicada. Pero que gracias a su personalidad propia embellecía aún más el resultado.

Hoy Galas del Sábado sería un programa hipster. Pero sus cimientos del éxito, casi cincuenta años después de su emisión, siguen escondiendo los mimbres del triunfo de cualquier producto televisivo de entretenimiento: línea argumental transversal, propuestas escénicas con concepto definido y diferenciado, realización con carácter propio y ensayada y presentadores y artistas integrados en el juego. Así se lograba crear en el espectador la percepción de acontecimiento, de estar asistiendo en directo a un evento único e irrepetible. Era y es el más difícil todavía en televisión.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

La actuación que no permitirían los temerosos directivos de la TV en España

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter