Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La marca Yomvi desaparece de Movistar+: motivos para el adiós

13 agosto 2016 - 15:27 - Autor:

Tras el adiós de Canal Plus, también desaparece la marca Yomvi de la televisión de pago. Se trata de la pionera plataforma de vídeo online en España, que atesoraba el grueso de la oferta “a la carta” de Canal Plus.

Con Yomvi se implantaron los contenidos bajo demanda en lo canales de la compañía de pago líder en nuestro país que el grupo PRISA vendió a Telefónica. Y ahora, un año después de la absorción empresarial, el nombre de Yonvi desaparece, ¿es acertada esta decisión?

Sólo cambia el nombre de Yomvi, no el servicio que venía ofreciendo. Los espectadores que entren a yomvi.plus.es son redirigidos a ver.movistarplus.es, donde, de momento, el interfaz mantiene la forma de uso.

En tiempos en los que está transformándose la forma de consumir contenidos por parte del espectador no tenía demasiado sentido que Telefónica mantuviera diferentes identidades de marca en su plataforma televisiva. A partir de ahora, todo estará bajo la denominación de Movistar+. Porque, al final, la plataforma es Movistar Plus.

Al igual que Netflix o HBO organizan todos sus productos bajo su reconocible nombre, Movistar Plus hace lo mismo como productora y distribuidora de contenidos. Con un valor añadido: también emite en streaming la programación en directo de sus principales canales. Así define más aún el sello Movistar Plus. No hay lugar a la confusión.

Una decisión que, por tanto, organiza y simplifica términos en el espectador. No tiene sentido que pueda parecer que el “videoclub online” de Movistar Plus se gestiona a través de una compañía diferente. Era cuestión de tiempo integrar las marcas.

Porque todo es Movistar Plus. Porque ahora la televisión ya no sólo se consume por la televisión. La televisión se ve (e incluso se toca) a través de diferentes soportes. Y la interactiva ventana multisoporte de Movistar Plus ya no es secundaria, por lo tanto debe denominarse con el nombre de referencia de la factoría de contenidos.  De ahí que Yomvi se desvanezca tras allanar mucho camino en la nueva forma de ver y entender la televisión.

> La revolución de la TV de pago: el reto de Movistar+

> Lo que debemos a la era de Canal Plus

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

> Razones por las que debes ver Web Therapy de Eva Hache

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador


‘Hermano mayor’: lo que tiene de realidad y de ficción el programa de Cuatro

0:03 - Autor:

Los viernes por la noche la incredulidad del espectador crece al ver Hermano Mayor. ¿Cómo pueden dejarse grabar estos jóvenes tan conflictivos? ¿Será un montaje de la tele?, son algunas de las preguntas que surgen al observar el programa de Cuatro.

Porque es tanta la crudeza de la emisión que muchos televidentes dudan de que sea verdad lo que sucede en este formato de Jero García. Piensan que son actores o figurantes.

Pero no, no son actores: son casos de verdad. De hecho, si fueran figurantes dando vida un guion se notaría, ya que hay que ser un magistral intérprete para no sobreactuar. Y los grandes intérpretes no están a estos menesteres.

Hermano Mayor consigue grabar ese elevado índice de verdad porque conlleva un arduo proceso, en donde se genera un clima de confianza entre el equipo y los miembros de la familia protagonista, pues el rodaje se dilata. En este tiempo, el conflicto sale a flote y las cámaras pasan a un segundo plano. Su estado emocional propicia que los participantes se olviden de la grabación cuando Jero García les lleva al límite e incluso sus egos pueden propiciar más provocaciones chulescas con los equipos de televisión delante.

Porque son víctimas que se convierten en verdugos de su entorno y de sí mismos. Su personalidad desbordada impide que controlen su desesperación o nerviosismo hasta cuando están siendo grabados ante unas cámaras por las que, además, en algunos casos, pueden sentir cierto grado de atracción.

De ahí que, a la desesperada, en muchos casos, sean ellos mismos los que aceptan participar en el formato de Cuatro como terapia salvavidas. Pero Hermano Mayor no es una ONG, es un programa de televisión.

Su buen rendimiento de audiencias es consecuencia directa de la agresiva forma en la que el programa retrata el conflicto familiar a través de narrativas visuales muy pensadas. Todas las emisiones siguen una misma estructura dramática definida, en la que se utilizan los engranajes de la ficción tradicional. Como si fuera una culebrón, la emoción y la tensión se enfatiza con músicas y zooms de cámara que van marcando el compás de la percepción del conflicto en el público.

Primero Hermano Mayor explica el problema. El espectador descubre al protagonista de la edición y sus familiares.  Esta parte del programa se suele rodar en localizaciones inhóspitas. Al poder ser, con mucho grafiti en paredes. El motivo: en el imaginario colectivo el grafiti se relaciona con caos, inseguridad y conflicto, no con arte urbano.

A la vez que dibuja los perfiles de los familiares y el personaje principal, el docushow va retratando vehementes discusiones en su entorno que contextualizan al espectador el problema. Para, después, poner a prueba al joven problemático y sus familiares con diferentes “trampas” y juegos metafóricos que sirven de terapia para que se percaten de su situación y cambien de actitud.

Al final, en el desenlace del programa, la hostilidad que ha ido narrando el programa da un giro hacia la esperanza. De nuevo, son importantes las músicas, pero también la fotografía visual. Más calida, más acogedora, más ñoña.

Porque, aunque sean reales los casos, la televisión utiliza los clichés y prejuicios del propio espectador para adornar la historia y que se entienda mejor. No es nada extraño, el éxito o fracaso de cualquier programa está en su capacidad de narrar. Y Hermano Myor logra su objetivo narrativo: descolocar al público con incompresibles personas que parecen indomables pero que, en realidad, son empáticas víctimas de sí mismas.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

> Telecinco: los 9 trucos de un modelo de éxito

> La televisión en pause: no es país para la creatividad

> Los 3 errores de las cadenas en las redes sociales

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> La actuación que no permitirían los temerosos directivos de la TV en España

 

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter