Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La táctica de MTV para la supervivencia de la música en la TV tradicional

29 agosto 2016 - 5:32 - Autor:

  • Beyoncé ha recogido cinco galardones, incluido el de mejor vídeo, por “Formation”. Rihanna, la otra gran triunfadora, ha recibido el premio honorífico Michael Jackson Video Vanguard y ha sido la encargada de abrir y cerrar la ceremonia con sus éxitos.
  • Analizamos la estrategia de MTV con unos premios donde lo más importante no son los premios.

MTV viene celebrando desde 1984 sus VMAs. O, lo que es lo mismo, los premios a los mejores videoclips, pues hubo un tiempo en el que MTV iba justo de eso: era un canal temático de videoclips.

Pero, en sus 35 años de vida, la cadena musical ha tenido que reinventar su esencia. Ahora mandan los realities en su programación. La gente ya no espera ver los clips de sus artistas favoritos en la tele convencional, ya que los encuentra con sólo un clic en las redes, Youtube o en aplicaciones de la era de la multipantalla interactiva.

Sin embargo, las galas de entrega de premios de MTV siguen en estado de buena forma. Porque los responsables de esta “Music Television” se han percatado de que la música no ha dejado de interesar a través de la tele si se empaqueta con, al menos, 7 artimañas para el éxito. 7 artimañas de las que 6 no han cambiado demasiado en los 35 años de existencia del canal de la gruesa M mayúscula.

Primero, repite muy mucho el lugar en el que se celebra el show. Mejor si ese sitio es un edificio icónico. Esta noche, tocaba el Madison Square Garden. Su nombre sonaba todo el rato, la escenografía potenciaba el carácter del lugar y, como consecuencia, el espectador sentía que se estaba colando en una fiesta más que especial: la audiencia interioriza la percepción de estar viendo, en directo, un acontecimiento mítico desde un sitio mítico.

Segundo, para ptoyectar la imagen de evento sin parangón, invéntate una larga alfombra del color que sea a las puertas del Madison. Alfombra que sirva, entre entrevista y entrevista, para calentar motores a la gala en sí. Como acostumbran los Oscars, aunque con menos glamour y más telepromoción. Porque este previo sirve sobre todo para que los presentadores, hiperfelices, no paren de repetir la proclama de que todo va a ser espectacular en la noche de los VMA. Por momentos, parece que están desesperados para que nadie cambie de canal. Y, al fondo, mucho plano con el Empire State building. El rascacielos más mítico de Nueva York sirve para recordar, de nuevo, el emblemático emplazamiento que acoge la cita.

Tercero, mucho plano de reacción. Dentro y fuera del estadio. Que se vea que el personal asistente (anónimo o, mejor aún, famoso) está entusiasmado durante cada actuación. Todos con la boca abierta. Ya se sabe, el público norteamericano tiene muy aprendida la lección de la cara de pasión que debe poner cuando hay una cámara grabando sus movimientos.

Cuarto, fuera atriles. Ya hace tiempo que MTV destruyó sus atriles de las ceremonias de premios. También lo han hecho los Oscars. No así en los españoles premios de los 40 Principales. A MTV sólo le basta un mínimo pie de micro que permite a la audiencia contemplar todo el modelito del artista de turno y, además, observar sin obstáculos su nervio en su aparición estelar sin ningún panel que se convierta en encorsetada barrera de separación entre protagonista y público. Aunque, eso sí, que no exista atril no impide discursos desmesurados como ha sucedido, esta noche, con la extensa aparición de Kanye, que trastocó el ritmo fluido de la gala con su ego de marido de una de las Kardashian.

Quinto, salirte del escenario. Las galas de MTV ya no se quedan sólo en uno o dos escenarios principales: transforman todo el espacio en protagonista útil del show. Pasillos, gradas (en el número de Beyoncé)… hasta el bar. Cualquier elemento es útil. Incluso, esta noche, se aprovechó la parada de metro a las puertas del Madison (en la foto). La fuerza de la inexistencia de una cuarta pared, la fuerza de jugar con todas las posibilidades del estadio.

Sexto y más importante, la clave de las galas de MTV está en que cada actuación es un videoclip hecho en directo y que la audiencia espera y desea descubrir en directo. Cada artista presenta una propuesta escenográfica diferenciada, que no se queda en la actuación de promoción prototípica. Al contrario, se busca impresionar con la creatividad y aprovechando los adelantos tecnológicos. De ahí el éxito de estos programas televisivos con entidad propia, como sucede también en Eurovisión. La actuación que surge en este tipo de formatos es la que genera después los comentarios e impregna de mayor atractivo popular a la canción en sí. De esta forma, Beyoncé o Britney Spears han utilizado proyecciones para contar una historia más completa en escena.  Y eso no ha cambiado en las galas de MTV. No van a rebufo de las redes, son ellas las que suministran el material (a retuitear) a las redes.

Séptimo, las redes estarán muy presentes en el guion de la ceremonia (en estos “Video Music Awards” hasta sobró tanto comentario sobre Twitter y SnapChat). El objetivo: hacer que el espectador se identifique con el sarao. Los espectadores se sienten más partícipes de la gala con sus comentarios afilados. Aunque estén solos frente a la pantalla viven una experiencia colectiva a golpe de tuit o snapchat.

Porque en los premios de MTV lo que menos importan son los previsibles premios. Son sólo una excusa para un show que intenta promocionar la industria discográfica de forma atractiva y, no menos importante, que también impulsa la marca de la emisora organizadora, MTV, como referencia a la vanguardia de la fiesta del negocio de la música. O eso siguen intentando. Este año, han aprobado por los pelos. El show no ha sido tan espectacular como en otras ediciones.

> Los Oscar de Ellen DeGeneres: las tácticas televisivas que utilizaron para el éxito

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los motivos que demuestran que Eurovisión no es una horterada

Chikilicuatre: así se convirtió en el mejor producto de España en Eurovisión

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Internet: ¿enemigo o aliado de las galas de MTV?

Así Falete imitó a Juan Gabriel frente a Shaila Dúrcal (VÍDEOS)

4:00 - Autor:


Falete se metió en la piel de Juan Gabriel en la última edición de Tu cara me suena. Una imitación hecha desde la admiración y la verdad.

Una actuación emocionante porque, además, se realizó frente a Shaila Dúrcal. Amor eterno es “la canción de mi madre”, dijo la hija de Rocío Dúrcal tras ver a Falete.

Esta es la actuación en la que Falete basó el Amor eterno que protagonizó en Tu cara me suena:

> 9 inolvidables actuaciones de Juan Gabriel

9 inolvidables actuaciones de Juan Gabriel (VÍDEOS)

1:11 - Autor:

Ha muerto Juan Gabriel. El Divo de Juárez,  Alberto Aguilera Valadez, ha fallecido al sufrir un infarto en Santa Mónica, California. Estaba en Estados Unidos por una gira de conciertos en Los Ángeles. De hecho, su último recital fue allí este mismo viernes, donde homenajeó a Rocío Dúrcal.

Juan Gabriel nació el 7 de enero de 1950 en Parácuaro, donde comenzó su carrera artística con 21 años. Hasta que te conocí, Así fue, Querida o Se me olvidó otra vez son sus canciones más emblemáticas, que interpretaba con un enérgico carisma. Recordamos 9 inolvidables actuaciones en televisión en sus conciertos. Descanse en paz.

Con Rocío Dúrcal

Fue un placer conocerte

Amor eterno

Con Isabel Pantoja en Cine de Barrio

Así fue

Ya lo sé que tú te vas

Por qué me haces llorar

Querida

El Noa Noa

Cuatro actuaciones inolvidables de Rocío Ducal con Junior (Vídeos)

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter