Saltar al contenido

« ver todos los blogs

De La 1 a La Sexta: aciertos y errores de las cadenas este verano

31 agosto 2016 - 9:16 - Autor:

Se terminó la programación veraniega. Empieza el nuevo curso televisivo. pero estas vacaciones dejan puntos fuertes y débiles de los que las cadenas deberán aprender de cara a ser más competitivas en la próxima temporada.

La 1

FORTALEZA

La cadena pública ha sabido convertirse en el emblema del espíritu olímpico, aprovechando los derechos de los JJOO como motor de su canal principal en un momento de baja producción de formatos identificables para el gran público desde TVE. Si bien, se podrían haber utilizado más el despliegue de estos Juegos Olímpicos de Río para potenciar la importancia y función de una desvirtuada marca de RTVE. Una  una oportunidad para intentar ganar adeptos gracias a la retransmisión deportiva, un género que por sí solo no fideliza espectadores. El público consume el deporte de su interés y con las mismas, cuando acaba, se va de la emisora. Una contraindicación para la inversión que se puede paliar envolviendo las emisiones de los Juegos Olímpicos con acciones creativas especiales para generar curiosidad por rostros y contenidos diarios de la cadena.

DEBILIDAD

Al no depender de ingresos publicitarios (que bajan en vacaciones, como sucede a las privadas), Televisión Española debería exprimir el verano para probar nuevas apuestas. De esta forma, con las cadenas comerciales en horas bajas de contenidos, La 1 podría desarrollar una parrilla atractiva que sembrara nuevos formatos de cara al curso televisivo. En cambio, excepto las emisiones olímpicas, la primera cadena sigue con una programación asentada en pilares que funcionan prácticamente por inercia y que no generan expectativas en el espectador. El verano era un buen momento para probar, inventar e incluso reinventarse. La programación no se comunica bien y pasan desapercibidos buenos espacios como Trabajo temporal, donde rostros populares aprenden un empleo.

Antena 3

FORTALEZA

Antena 3 sigue demostrando que cuenta con un público fiel en ficción.  Por su catálogo de series y, además, por su tradición en la emisión de cine y telefilmes. Y lo ha aprovechado. En el periodo estival, la cadena de Atresmedia ha sido inteligente al sacar producto de ficción extranjera que, aunque ahora no es masivo en España, sí que brilla en la emisora en épocas de menos competencia. A pesar de que series como SuperGirl se han tenido que emitir en maratones de capítulos seguidos para llenar el horario del eterno prime time español.

DEBILIDAD

La producción de Antena 3 está falta de directo en verano que haga que se hable de la cadena en la calle, lo que fortalece el espíritu de Telecinco de cadena pegada al entretenimiento de actualidad. En vez de apostar por reposiciones de El Hormiguero u optar por llenar todos los horarios de máxima audiencia de ficción, Antena 3 podía haber dado luz verde a algún que otro pequeño programa pretendidamente veraniego para impulsar su identidad marca como cadena generalista frente a unas cadenas rivales en horas bajas. Especialmente en el access prime time para proteger a ese público fiel de la franja de Pablo Motos e impedir que suban ofertas rivales, como First Dates de Cuatro (producto que puede hacer pupa a partir de septiembre). Hay formatos de bajo coste muy resultones. No obstante, su fórmula de centrarse en ficción ha funcionado a nivel de rentabilidad y cuota de pantalla en un tiempo en el que los calores dispersan a la audiencia.

CUATRO

FORTALEZA

Mediaset utiliza las vacaciones para asentar productos que destacan en la parrilla de Cuatro. Es el caso de First Dates, un programa de entretenimiento que ha sorprendido por su habilidad de retratar -con sus grandezas, miserias y sobre todo con mucho humor- el identificable universo de las citas a ciegas. También para lanzar productos nuevos como en En el punto de mira o la nueva temporada de Hermano Mayor.

DEBILIDAD

Los programas de Cuatro cuentan con temporadas demasiado cortas, cambian constantemente y el espectador no termina de asimilar la oferta. 21 días dura poco, En el punto de mira dura poco, Hermano Mayor dura poco… Con esta fórmula, es difícil enganchar a la audiencia. Esto se podría paliar creando un formato contenedor, siempre en una misma franja horaria, que organizara programas del mismo género. Por ejemplo, docushows en los viernes bajo una denominación clara. Como se hace tradicionalmente con el cine. Emblemas como La película de la semana o El taquillazo son marcas pensadas para que el espectador sepa que en un determinada hora, día y cadena se proyecta una “buena” película.

TELECINCO

FORTALEZA

Son los maestros del magazine popular. Y, en este sentido, no bajan la guardia en verano. No cierran sus grandes formatos como Sálvame en vacaciones. Al contrario, los potencian. La gente habla de Telecinco en la calle, un canal que ha aprovechado los últimos coletazos de agosto para probar  con inteligencia un nuevo formato que ha servido para impulsar su media mensual, que iba muy igualada con Antena 3, y sembrar interés de cara al arranque de la nueva temporada. Ha sido con Las Campos.

DEBILIDAD

Se ha evidenciado que los estrenos de series extranjeras en Telecinco no tiran. También  ha ayudado que eran bastante malas, pero su público está habituado más a la producción propia española y ahí también la audiencia ha dado un toque de atención. A pesar de que ha sido un verano con muy poca competencia en lo que se refiere a programas, la apuesta por un espacio como Hable con ellas no ha alcanzado las expectativas esperadas. Se ha puesto en evidencia que el público de Telecinco es fiel pero que no se conforma con todo: es importante el carisma de los presentadores, colaboradores y los contenidos. Sin reality, Mediaset se ha quedado sin tramas poderosas que sólo han sido salvadas por la identificación que despiertan Las Campos.

LA SEXTA

FORTALEZA

Como Telecinco, la cadena verde mantiene sus grandes franjas en directo. Si Telecinco es entretenimiento del corazón de la tele-realidad, La Sexta es sinónimo de información, debate y análisis. Así el canal del seis continúa como referencia informativa durante todo el curso. Más aún en este año tan marcado políticamente. El espectador sabe que si sucede un acontecimiento relevante, ahí estará La Sexta para contarlo. Porque tiene capacidad de reacción y, además, cuenta con profesionales creíbles y con mirada propia que generan una complicidad especial con la audiencia del canal, como Cristina Pardo.

DEBILIDAD

El problema de La Sexta está en que, a nivel visual, la cadena se convierte en monótona en vacaciones. Esta debilidad se puede paliar introduciendo nuevos grafismos y elementos escénicos, más a tono con el verano, que “refresquen” un análisis de la actualidad política que vive un momento de cierto bucle, creando hartazgo en el espectador. Por ejemplo, la oscuridad urbana de la escenografía del programa Más vale tarde es un obstáculo de cara a mantener en alto la chispa de la emisión de un formato de estas características en el estío. El envoltorio de la televisión debe ser acogedor todo el año, pero los tonos que despiertan esa “hospitalidad visual” no son iguales durante todo el año.

@borjateran

Y ADEMÁS…

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

> El liderazgo de Telecinco: 9 claves del modelo para el éxito

> El problema de la emisión en diferido de los Juegos Olímpicos

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Aramís Fuster: mentiras, verdades y otros daños colaterales de la fama basura

0:00 - Autor:

La bruja del mar de Popeye, Samantha de Embrujadas, Sabrina de Cosas de Brujas, la Bruja Avería de La Bola de Cristal, la Bruja Lubina de Los Lunnis, la Bruja Lola de las madrugadas telefónicas de las cadenas locales… la historia de la televisión está llena de brujas. Para todo tipo de géneros, formatos y gustos. Así que los shows de Telecinco no iban a ser menos y también tienen la suya propia, Aramís Fuster, bruja con más de cien años. O eso dice.

Porque Aramís Fuster es fruto de los primeros virajes de la televisión más gritona, esperpéntica e incluso insolente. Esta televisión que es tendencia desde el primer gran debate que se emitió en la noche de los sábados de Telecinco. Moros y Cristianos, se llamaba. Lo presentaba un Javier Sardá sublime, pues contaba con un prisma irónico que relativizaba. El presentador sabía no tomarse demasiado en serio a sus contertulios y los prejuicios que derrochaban en la acalorada tertulia banal.

Y ahí la buena de Aramís alcanzó la popularidad. Funcionaba, era imprevisible. La bruja sin escoba (voladora) aprovechó la oportunidad del prime time. Tanto que no dudó en arremeter y hasta correr desquiciada a “pegar” al Padre Apeles.

Así se puso en el mapa de la sin escrúpulos fama del esperpento y, desde entonces, sus apariciones se transformaron en recurrentes, ganándose imitadora propia en Crónicas Marcianas.

Rosario Pardo clonó a Aramís. Sus largos pechos servían de mesa para leer unas cartas que no adivinaban nada. La popularidad de Aramís crecía y crecía en un tiempo en el que los sueldos de la televisión eran desorbitados.

Pero la fama se terminó. Sin tómbolas, realities, alojamientos paranormales en el Hotel Glam y otros delirios de late night, Aramís se quedó fuera de la televisión y para regresar a ese particular estatus perdido no ha dejado de intentar llamar la atención de los medios de comunicación con dramas varios. Algunos muy serios, otros truculentos. Ya no tenía gracia.

La última idea: presentarse desaliñada en Telecinco para pedir ayuda. Llegó a la puerta de los estudios de Mediaset, a la hora en la que Sálvame emitía en directo, asegurando sufrir problemas para caminar y, además, contando que se había quedado sin casa. De hecho, decía que estaba allí con todas sus pertenencias. La bruja caída. El juguete roto de la tele acudiendo a la propia tele al grito para pedir socorro.

Una trama de película. Y es que Aramís siempre ha sido muy peliculera. Nadie cree sus ocurrencias. De hecho, una cámara oculta ha pillado que sus problemas al caminar no son tales. Pero ella ha logrado su objetivo: volver a la televisión. Y la televisión ha conseguido una nueva trama para rellenar horas en un verano con escasez de cotilleos.

En la televisión de 2016 se gana menos que en aquella resaca de los boyantes noventa. Aunque eso es lo de menos. Aramis Fuster, a sus con sus más de 100 años de bruja, ha conseguido que se vuelva a hablar en la tele de ella. Se habla para mal, sí, pero eso da igual. Lo importante es saciar la necesidad de minutos de fama de la mentira televisiva, una efímera fama que puede crear una adicción eterna.

> ¿Por qué España ya no tiene programas de late night?

@borjateran

Y ADEMÁS…

La adicción a las miserias ajenas: 6 claves del éxito de Sálvame

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

Los adjetivos que necesita una cadena de TV para triunfar

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter