Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los 11 factores que han llevado a Telecinco a 2 años ininterrumpidos de liderazgo de audiencias

1 septiembre 2016 - 13:38 - Autor:

Es la primera televisión privada que logra traspasar en España la barrera de dos años de liderazgo ininterrumpido en audiencias. El modelo de Telecinco está consolidado gracias a una estrategia de programación que ha sabido convertirse en referencia del entretenimiento, sintonizando con una mayoría social. Un éxito que se ha logrado así:

1. La vida en directo

Telecinco es la cadena con más horas de emisión en directo. Mañana, tarde y noche. Su parrilla se estructura alrededor de formatos contenedores que sirven como pilares reconocibles, fáciles de identificar por parte de la audiencia. Esto propicia, además, la imagen de que “si algo pasa, sabes que Telecinco puede estar contándolo en directo (e incluso haciendo show de ello)”. Con estas grandes franjas de programación definidas, el espectador ha interiorizado la programación de la emisora. El público sabe que por la tarde emiten Sálvame y por la mañana Ana Rosa. Es difícil perderse en la parrilla de Telecinco.

2. El monopolio de la tele-realidad

Telecinco se adelantó a la competencia cuando compró los derechos de emisión de Gran Hermano en el año 2000. Han pasado 15 años, tiempo en el que la cadena no ha cesado de utilizar la tele-realidad como truco para retroalimentar de contenidos toda la parrilla. No dejan descansar esta maquinaria. La tele-realidad de Telecinco se mantiene todo el año con distinto disfraz, pero misma esencia.

3. Propio imaginario de famosos

Si la tele-realidad es una fábrica de tensiones, emociones y otros quebraderos de cabeza para todos los programas, Telecinco ha creado un efecto colateral sin precedentes: la cadena ha hecho desaparecer a los famosos tradicionales de las revistas del corazón, con cachés muy costosos para sentarlos en un plató, y ha creado su propio imaginario de celebrities. Son las estrellas de las que se habla en la calle: famosos por obra y gracia de los programas de la tele a los que se han sumado también los propios colaboradores. Las portadas que más venden en las revistas surgen de Telecinco. Y Mediaset no necesita pagar una millonaria exclusiva para hacer un programa del cuore, directamente crea la noticia a partir de los colaboradores contratados en el programa. El colaborador no tiene escapatoria y la audiencia tampoco, pues la competencia se ha quedado fuera de este universo y no puede contraatacar.

4. Epicentro de la polémica

Telecinco está siempre en boca de todos, con una relevancia en medios y redes sociales que ya querrían otros canales. Para bien o para mal, nunca pasa inadvertida y, por un asunto u otro, es noticia casi a diario. Tiene enormes cantidades de detractores, pero hasta estos detractores gastan mucho tiempo y energía en opinar sobre el canal de Mediaset, cuando sería más efectivo hacerle el vacío o simplemente cambiar de cadena cuando algo no te gusta. La evasión e incluso indignación que produce Telecinco tienen un magnetismo innegable, capaz de generar amores y odios con la misma intensidad. Y los responsables de sus programas lo saben, porque como dijo Oscar Wilde: “Que hablen mal de uno es espantoso, pero hay algo peor: que no hablen”.

5. Cartera de presentadores de largo recorrido, muy reconocibles e identificables

Jesús Vázquez, María Teresa Campos, Jorge Javier Vázquez, Emma García, Jordi González… La cadena cuenta con un elenco de presentadores muy reconocibles. Los más queridos no son perfectos, pero sí carismáticos. Hablan un lenguaje próximo y cómplice. Y para propulsar esa imagen de marca de sus presentadores, cuelga sus fotos por los pasillos de la cadena, pasillos que salen a menudo en los programas. El espectador los percibe como una familia.

6. La luminosidad

Los programas de Telecinco tienen una puesta en escena demasiado monótona. Se ven todos casi idénticos, con su suelo diáfano y sus sillas. Lo que menos importa es la escenografía, pues en el modelo de Mediaset sólo se prima que exista mucha luz en cada programa. Para que entre por los ojos. Y es que existe el mito de que la oscuridad baja la cuota de pantalla. Es cierto, aunque también es verdad que hay oscuridades muy luminosas. Pero en la programación de Telecinco no hay tiempo para correr riesgos, es una fábrica en cadena que, salvo excepciones, tiene claro lo que busca: la evasión del entretenimiento más ligero. Sin más pretensiones. Hasta un concurso de preguntar de cultura popular, como Pasapalabra, huye de los tonos azulados que abundan en este tipo de concursos y marca la diferencia, centrándose en una claridad blanquecina omnipresente que no desentona con la linea del canal. Todas los decorados del canal huelen a Telecinco. El espectador los identifica rápido con la emisora.

7. Maximización de la producción interna

Telecinco cuenta con productoras de confianza. Pero, más allá de los diferentes formatos y las distintas empresas que los realizan, la cadena intenta unificar su producción en los estudios de la compañía, especialmente en la sede de Fuencarral (antiguos Estudios Roma). La ocupación de sus platós siempre está al máximo rendimiento, generando el sentimiento interno de cadena de televisión viva. Y encima sus programas son perfectos para provocar esa interconexión de comentarios, corredurías de pasillos y, en definitiva, un abstracto nervio imprevisible que traspasa la pantalla y que es un intangible pero imprescindible ingrediente para que una televisión fidelice espectadores que se sienten partícipes de lo que están viendo. La propia sede de la cadena es protagonista reconocible, un detalle crucial para crear marca empática con el espectador que termina sintiendo esos estudios de televisión como algo especial.

8. Crear citas

A pesar de que la mayoría de horas se centran en unos contenidos a medio camino entre el cotilleo folclórico y la emoción tensa, Telecinco entiende la necesidad de crear citas en su programación. Desde estrenos de cine que convierten en acontecimiento (en otoño se machacará con lo nuevo de Bayona), el lanzamiento de series o hasta con reapariciones estelares de colaboradores desaparecidos. Cualquier excusa es buena para inventar un acontecimiento histórico, aunque no lo sea ni de lejos. Porque en Telecinco logran a menudo esa sensación de‘lo estás viendo ahora y no lo volverás a ver’. Esa percepción de sentirse un voyeur colándote en algo cuanto menos peculiar. Y eso termina incluso arrastrando al éxito a los informativos, que han visto reducido su horario (incluso cuando se entrevista a líderes políticos, se realiza dentro del informativo) para no molestar más de la cuenta a los minuciosos cálculos que realiza la cadena para mantenerse fuerte en share ante sus rivales.

9. Las series

Las series de Telecinco suman nuevos adeptos a partir del público fiel de la cadena. Producciones como El Príncipe han sabido contar una emocionante historia que no ha excluido a los espectadores adictos al canal y, a la vez, ha logrado enganchar a seguidores de ficciones de otras emisoras.  También con los delirios de una comedia como La que se avecina, que pulveriza audiencias y que ha recuperado para la televisión a las nuevas generaciones que conectan con las travesuras valientes del patio de vecinos.

10.  Un punto gamberro

Hacer televisión es hacer televisión. Y, para ello, no hay que tener demasiados complejos creativos ni ir de excesivamente de dignos. Porque entonces transmites una imagen estirada, algo soberbia, propia de quien se cree mejor que los demás. Una televisión de hoy en día ha de ser un poco gamberra, pelín canalla y sobre todo muy terrenal. Y Telecinco tiene mucho de ese espíritu terrenal en su día a día que consigue una todopoderosa complicidad con su público objetivo.

11. La competencia

La competencia ha allanado el camino a la hora de consolidar el modelo de negocio de Telecinco. La nefasta gestión política en los últimos años sobre TVE ha llevado a la cadena pública del holgado liderazgo en audiencias a mínimos históricos. Mientras que Antena 3 ha hecho un gran trabajo en imagen de marca y en producción de ficción pero todavía no ha logrado que el espectador interiorice el canal como un todo que te acompaña las 24 horas del día sin necesidad de zapear. Y justo eso es lo que ha logrado Telecinco: el atractivo de la televisión que te acompaña, por inercia, de forma cotidiana. Ahora el trabajo de los rivales está en realizar alternativas creativas para posibilitar que España cuente con una necesaria televisión más plural en contenidos. Y eso se consigue no quedándose a medias tintas a la hora de producir nuevos formatos. En definitiva, apostando por la creatividad sin complejos. Ahí está el fuerte de Telecinco estos años: no tiene complejos con lo que hacen y eso que sus contenidos dan para tener muchos complejos…

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

> El problema de la emisión en diferido de los Juegos Olímpicos

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

 >¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Un robot para Pablo Motos, último fichaje de ‘El Hormiguero’

9:00 - Autor:

El próximo martes regresa El Hormiguero y la familia de Pablo Motos crece. Lo hace con Jose Miguel, un robot dispuesto a compartir experimentos con Marron. . Y cuenta con buenas cualidades para triunfar en el programa de Antena 3, pues tiene cierta ironía e incluso baila. Ya se sabe, en El Hormiguero es crucial eso de bailar. Mucho mejor si la coreografía es alocada.

A Trancas y Barrancas les ha salido nueva competencia. Los de Motos saben que es crucial realizar llamativos fichajes para que no se desgaste un programa que va por su temporada número 11. Lo consiguen con pequeños golpes de efectos que sorprenden sin que nada cambie.

Porque justo es ese el secreto del éxito de El Hormiguero, su esencia se mantiene intacta: no tener miedo a la imaginación y conseguir el más difícil todavía, con ocurrencias que dejan patidifusos tanto a los espectadores como a los propios invitados (nacionales e internacionales). Este año, de hecho, Pablo Motos quiere que aterrice un avión en plena calle Alcalá de Madrid. ¿Lo conseguirá?

Es la televisión que se inventa y reinventa a sí misma. El Hormiguero tiene medios e ideas para ello. Hay programa para rato. Más aún si Pablo Motos perpetúa su especie con un androide llamado Jose Miguel y que encantará a los más pequeños de la casa.

3 locuras de ‘El Hormiguero’ que son clave en su éxito (y puede que no sonaran tan bien al principio)

@borjateran

Y ADEMÁS…

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España (que hemos acabado interiorizando como normales)

La actuación que no permitirían los temerosos directivos de la TV en España

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Las 7 diferencias entre ‘Mujeres y hombres y viceversa’ y ‘First Dates’

0:34 - Autor:

First dates es uno de los grandes éxitos del verano. El programa de Warner se ha asentado en la parrilla de Cuatro con fuerza, logrando importantes datos de cuota de pantalla en su complicada franja horaria (a partir de las 9.30 de la noche). Un importante grado de aceptación social que ha logrado por su capacidad de inmortalizar citas a ciegas en los que es fácil empatizar (para bien o para mal) con los protagonistas del encuentro. Ahora los tronistas de Mujeres y hombres y vicerversa ya no están solos en esto de encontrar el amor en televisión. De hecho, se especula con que miembros del casting del espacio de Cuatro pueden dar el salto al show de Telecinco. Aunque, cuidado, porque aunque a priori son formatos con idéntico objetivo, tienen siete diferencias que los hace completamente antagonistas.

1. En Mujeres y hombres y viceversa todas las personas participantes parecen estar cortadas por un mismo patrón de belleza. Las chicas esbeltas, los chicos musculados y con ropa apretada. Y todos con alta dosis de bronceado al rayo uva. En cambio, en First Dates, entran todo tipo de físicos, sexualidades y edades. El casting no se cierra a cánones monotemáticos y abarca desde perfiles de personas reconocibles por parte del gran público a imprevisibles apariciones estelares de personajes más surrealistas. Nunca sabes qué te vas a encontrar en un programa que logra el equilibrio para despertar siempre un grado de identificación en el espectador.

2. En Mujeres y hombres y viceversa se sale de fiesta, en First Dates se va de cena tranquila. En las citas de Mujeres y hombres y viceversa no suele haber tiempo que perder para “catar” el material, mientras que en First Dates el público observa como evoluciona una cena en la que dos personas charlan tranquilamente e intentan ver si conectan o se complementan en gustos, pretensiones e ilusiones.

3. En Mujeres y hombres y viceversa hay una presentadora, Emma García, que divisa desde la superioridad moral de su trono -en lo alto de una  escalinata- los delirios de sus pupilos a la caza del amor. En First Dates, Carlos Sobera interpreta a un campechano metre que se implica, con cierta complicidad y un punto de travesura, con sus comensales. Está implicado desde dentro del programa como una pieza más, no como un agente por encima del bien y del mal. Y comparte su protagonismo junto a sus camareras y el barman. Todos están implicados en el juego como actores protagonistas para enriquecer el show en el caso de que las citas requieran algún que otro giro dramático.

4. En Mujeres y hombres y viceversa hay una grada de público con opinadores y polemista. Como Karina. Sí, la de las flechas del amor. Muy bien traído. En First Dates, en cambio, son los propios concursantes los que narran en un set de entrevistas sus percepciones durante la emisión para que el espectador extraiga sus propias conclusiones.

5. En Mujeres y hombres y viceversa existe una competición de chicas o chicos para engatusar el corazón de la persona que ocupa el trono. Ese tronista es el que elige “a dedo” a su favorita. En First Dates, como en la vida, la decisión es cosa de dos. No buscan formalizar una relación, solamente si habrá segunda cita o no. Además, salvo excepciones, en el formato de Cuatro lo habitual es que la pareja no se haya visto antes. El choque, por tanto, sea completamente virginal, a diferencia del show de Emma García que determinados pretendientes ya suelen conocer el recorrido televisivo de la persona que quieren enamorar.

6. En Mujeres y hombres y viceversa el conflicto del programa se centra en el drama de culebrón adolescente clásico: me da calabazas, me es infiel, quiere a la que tengo al lado y me enfado mucho. Sus participantes suelen estar muy irritados. No transmiten naturalidad y el conflicto suele ser cíclico aunque, a veces, vistan a sus candidatos de disfraces de mala despedida de soltera para animar un poco el cotarro. En First Dates el sustento del interés del espectador está en ver como reaccionan dos personas que se terminan de conocer en una cena más sosegada. Y para no caer en la repetición, el programa de Sobera juega con ideas para no acomodarse en la cita convencional: que si promueven un intercambio de citas sobre la marcha, que si aparece la madre de un cortejador, que si introducen a unos gemelos sin que las pretendientes lo sepan…

7. Y, sobre todo, la gran diferencia entre Mujeres y hombres y viceversa y First Dates es que aunque todos saben que están participando en un show de entretenimiento televisivo: la mayor parte de las cobayas que acuden al programa de Cuatro si que transmiten la sensación de que están buscando el amor de verdad, mientras que los de Emma parecen más obsesionados en alcanzar la fama cueste lo que cueste. Aunque, al final, solo consigan un bolo de discoteca o, en el mejor de los casos, ir a Supervivientes.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> ‘Mujeres y hombres y viceversa’: así se ha convertido en el ‘Al salir de clase’ de hoy

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

> El liderazgo de Telecinco: 11 claves del modelo para el éxito

> El problema de la emisión en diferido de los Juegos Olímpicos

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

septiembre 2016
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

TeleDiaria en Twitter