Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Así ha regresado Wyoming: decorado renovado para ¿el curso más difícil de El Intermedio?

5 septiembre 2016 - 22:35 - Autor:

Camino de las terceras elecciones, la política española vive un día de la marmota que se está eternizando. Todo parece que sigue igual desde que El Intermedio se fue de vacaciones. La audiencia empieza a sentir cierto hartazgo con la previsible crónica de los vaivenes de los políticos y Wyoming ha regresado para remediarlo a su manera.

Pero los de El Intermedio, conocedores de la situación de cansancio de la audiencia en la repetitiva actualidad gubernamental, han realizado algunos cambios para que todo siga igual. Lo más visible, han modificado el reconocible fondo del decorado. Ahora es un mapa de este planeta nuestro cuando se ilumina por la noche. Así el espectador no se cansa de la puesta en escena. Así el programa de La Sexta se parece aún más a un informativo. Porque, al final, es en lo que se ha convertido El Intermedio: en un exhaustivo Telediario que digiere la realidad a través del humor.

La pareja entre Wyoming y Sandra Sabatés propicia el equilibrio perfecto entre humor canalla e información, que da como resultado un retrato muy atinado de la sociedad española con la comedia como excusa. De ahí el longevo éxito del programa en audiencias. Un hito, pues se mantiene en emisión desde el nacimiento del canal, hace casi 11 años. Incluso antes de que arrancara La Sexta Noticias, porque la cadena verde nació sin informativos en sus primeros meses de vida.

Aunque los comienzos de El Intermedio no fueron fáciles. El público no acogió con grandes cuotas de pantalla los primeros compases del programa de Wyoming, que llegó como formato semanal para retratar los entresijos (buenos y malos) de los medios de comunicación. No obstante, La Sexta tuvo paciencia, creyó en su producto y El Intermedio cogió alas. Había definido su esencia.

El secreto está en que es un programa que va más allá del gag y, a través de un equipo de redactores, documentalistas y guionistas, sabe exprimir la actualidad con una mirada particular, diferente y sin miedo a la corrosión que merece. Así se logra resumir la información del día con la personalidad propia que otorga el poder de la comedia.

El programa fusiona, por tanto, dos géneros, el informativo y el humor, que se va entremezclando con astucia, entre colaboradores como Dani Mateo o Thais Villas (con su análisis de la reacción de los mercados… de abastos) y los surrealistas “vídeos manipulados”. Estas delirantes píldoras editadas que irrumpen en el desarrollo del programa consiguiendo dinamizar el formato y conectar, con soltura, las distintas partes del show.

A nivel televisivo, El Intermedio es un formato inteligente y valiente: en ritmo, guion y tono. Ahora tendrá que luchar contra ese empacho político sin evolución aparente y los nuevos competidores en canales rivales con contenidos más livianos, como First Dates en Cuatro, que ha tomado impulso en verano y que querrá comerse un buen trozo de la tarta de cuota de pantalla. Por suerte, los bamboleos de la actualidad otorgarán al programa de Wyoming de buenas dosis de materia prima para seguir diseccionando el día a día a su audiencia fiel, una audiencia que sabe reírse de sí misma e incluso de su propio país. 

@borjateran

Y ADEMÁS…

Cuando TVE censuró a Wyoming

Las caras de susto de Cristina Pedroche en el pasaje del terror

17:35 - Autor:

Lo prometieron y lo hicieron. El equipo de Zapeando ha preparado un solemne susto a Cristina Pedroche. ¿Cómo? Han llevado al rostro más viral de la televisión al pasaje del terror del Parque de Atracciones de Madrid que ahora está ocupado por los muertos vivientes de The Walking Dead.

El programa, con maestría, ha ido conectando durante toda la emisión con el viaje de Pedroche desde el plató, en los Estudios de Globomedia, hasta el parque situado en la Casa de Campo de Madrid. Así han ido potenciando la emoción por ver el reto al que se enfrentaba la colaboradora de Atresmedia. Así el público y ella misma estaba aún más expectante por saber lo que se encontraba al final del camino la buena de Cristina.

Y, al final, ha sido el mítico pasaje del terror. Junto a Miki Nadal, Pedroche ha aceptado el reto de introducirse en este antiguo caserón reconvertido a prisión de The Walking Dead. Pero no lo ha disfrutado mucho… Porque su rostro ha dejado claro que no ha podido huir de la sugestión que le produce el miedo. Aunque sea miedo sacado de una serie de ficción. Sus caras de pánico han hablado por sí solas.

Un golpe de efecto realizado con inteligencia, pues en vez de grabarlo y editarlo en días previos se ha optado por realizar en directo con la emoción extra que eso genera en la audiencia.  Zapeando ha crecido en guion y está en ese momento en el que las tramas entre sus colaboradores  funcionan. También la propia Pedroche que, en momentos como estos, demuestra tener una luz especial delante de la cámara. Porque juega, porque contagia espontaneidad. Porque tiene chispa y una intuición catódica que ha aprendido en estos años trabajando en Globomedia. Ese probablemente sea su secreto para ese éxito viral que protagoniza constantemente.

Todo un susto que ha sido perpetrado para arrancar la temporada en alto pero, sobre todo, para neutralizar el lanzamiento de Cuatro a la misma hora. Un nuevo programa, se llama Hazte un selfi y aquí está la crítica de su estreno:

> Las debilidades y fortalezas de ‘Hazte un selfie’: el regreso de ‘El Diario de Patricia’

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Qué esconde la Pedroche para haberse convertido en un infalible éxito viral

> Las 7 diferencias entre ‘First Dates’ y ‘Mujeres y hombres y viceversa’

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

‘El diario de Patricia’ ha vuelto: debilidades y fortalezas de ‘Hazte un selfi’ con Uri Sabat

17:03 - Autor:

Tras el éxito del programa de citas a ciegas First Dates a las nueve y media de la noche, Cuatro se ha sacado de la manga un nuevo formato propio para crecer en la franja de tarde y, de paso, plantar cara a Zapeando. O, al menos, intentarlo.

El programa se llama Hazte un Selfi y, en realidad, es una versión modernizada de El Diario de Patricia. Con sus testimonios, con su tema del día, con sus sofás en línea, con su decorado colorista (es el plató de Hable con ellas con añadidos), con su presentador delante de una grada de publico feliz…

En definitiva, un show de testimonios de los de toda la vida al que se le ha quitado las lágrimas de dramas personales para añadir el gamberrismo de lo que se cuece en las redes sociales de moda: Instagram, Youtube, Twitter, Facebook, SnapChat, Vine.

Mucho emoticono, mucho vídeo de presentación de los invitados al estilo tróspido (buena idea para dar más ritmo a cada introducción y dibujar con más efectismo a cada personaje) y un presentador experto en el universo viral, Uri Sabat, popular por sus programas en la radiofórmula Los 40 y sus exitosos sketches en las redes. Un rostro reconocible para el público al que quiere conquistar este show vespertino, el jugoso target juvenil.

El problema que se puede encontrar Hazte un selfi está en que intenta congeniar con un espectador adicto a las redes con una estructura de formato noventero. Y los reyes de los gags de las aplicaciones que causan tendencia en el universo viral no siempre suelen funcionar de igual manera en la televisión tradicional y menos aún despertar interés desde un espacio con la fórmula en desuso a nivel internacional de los testimonios en plató a lo Patricia Gaztañaga.

Hazte un selfie ha arrancado flojo. De hecho, el primer testimonio fue de un novio que intentó conquistar a su pareja con un flashmob (¡un flashmob!). Sí, flashmob suena ya a 2009. Y por Cuatro no se pudo ver ni el flashmob entero, pues tuvieron que tapar las caras de los bailarines. Suponemos porque algunos eran menores y al grabar el bailecito no firmaron derechos para ser utilizada su imagen en la tele.

Pero, a pesar de todo, este programa es un buen intento para regenerar las tardes de Cuatro con un producto propio que, después de ‘Los Manolos’, sirva de identificable pilar diario al canal (como sucedió con Fama, ¡a bailar! o Tonterías las justas) y complemente la oferta con esa gente joven perdida a la hora de la sienta. No lo tendrán fácil, ya que en el mismo horario y con un poco más de duración, está el equipo de Zapeando haciendo de las suyas con unas tramas bastante rodadas para camelarse al espectador. Es más, este lunes, para minimizar el estreno rival los de La Sexta se inventado una tortura con Cristina Pedroche para aguantar la emoción maquiavélica del programa hasta el final….

> Así ha sido el terrorífico reto al que ha sometido La Sexta a Pedroche (sus caras de susto hablan por sí solas)

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Las 7 diferencias entre ‘First Dates’ y ‘Mujeres y hombres y viceversa’

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

 

‘La Mañana de La 1’ sin Mariló Montero: lo mejor y lo peor del estreno de María Casado

14:25 - Autor:

La mañana de La 1 ha comenzado hoy su vida sin Mariló Montero como presentadora titular. Una profesional de la casa, María Casado, ha sido la elegida para conducir la nueva etapa del magazine estrella de TVE. Y así ha entrado en el Estudio 5 de Prado del Rey en el arranque del programa, conduciendo un minicoche.

La elección de María Casado es un acierto en estos tiempos que la cadena ha desvirtuado su imagen de marca. Primero porque TVE debe aprovechar más a su reconocible cantera de profesionales, segundo porque el espectador descubrirá a una comunicadora más espontánea y versátil de lo que permitía su trayectoria en los últimos años en una encorsetada versión de Los Desayunos.

No obstante, esa larga experiencia al frente de los Telediarios, 59 Segundos y Los Desayunos va a ese eficaz aliada para que Casado lleve las riendas de un formato tan complejo como La Mañana. Ya lo ha hecho en su primer día, donde ha evidenciado que su personalidad puede conectar con la complicidad del espectador.

Porque María cuenta con la flexibilidad de presentar con la seriedad de un informativo cuando toca y, al mismo tiempo, jugar con los colabores e invitados si el directo lo pide. O con Mariñas, porque en esta temporada ha regresado la información rosa a las mañanas de La 1 y el programa ha recuperado a este mítico contertulio del cuore que ya trabajó con María Teresa Campos en aquel Pasa la vida de TVE.

En su estreno, Casado ya ha demostrado esa versatilidad en plató. Incluso mordiendo la placa de la “L” de novata que le han entregado sus compañeros. Ha sido en un primer programa que, para intentar subir la audiencia, ha comenzado siguiendo la estela de sus competidores: con temas de actualidad, como la desaparición de Diana Quer, retrasando el emblemático espacio de salud Saber vivir, que ahora también intenta introducir temas pegados a acontecimientos noticiosos del día o la semana. Una buena idea para que todos los contenidos del programa estén más integrados y no parezcan una sucesión de secciones estancas.

La Mañana de La 1, además, ha realizado cambios en la escenografía, introduciendo más pantallas de leds (a modo de columnas), que otorgan una mayor profundidad y dinamismo a los fondos del plano. Aunque el problema está en que, a nivel visual y como el decorado es prácticamente igual, no se aprecia gran diferencia de personalidad propia y no se rompe con el prejuicio que ha interiorizado el espectador en temporadas anteriores.

La Mañana necesita un chute de identidad distinta del resto, de momento cuenta con contenidos de servicio público divulgativos muy interesantes, que marcan la diferencia con las cadenas rivales, como sucede con la salud. También debe aprovechar el valor añadido de poder utilizar la estructura de Televisión Española y su red de profesionales.

Sólo falta que el formato arriesgue más en historias (un magazine es más que sucesos, actualidad, salud y corazón, también es cultura, temas cotidianos, imaginación -bien hoy con la trama de María entrando en coche-…) y que no caiga en la trampa de imitar a las cadenas privadas, con detalles como poner música tétrica de fondo durante el tratamiento del caso de la desaparición de Diana Quer (como ha pasado en la primera emisión),  y potencie la cercanía de la televisión pública que se abre a la gente que cambia las cosas. Del lado de los expertos y no tanto de los gurús que saben todo y no saben nada. A favor de esto último está que el formato ha recuperado al médico de familia y que es la única cadena que no olvida la importancia de estar en contacto real, en directo, con su audiencia a través de las redes sociales. Lo hace Jota Abril, el otro presentador de La Mañana de La 1, muy empático con el público de este programa, que debería ganar más peso aún en la emisión.

Porque el porvenir de éxito del magazine del futuro de TVE pasará por una mayor coralidad de presentadores, que despierten sensaciones plurales en la audiencia, esos profesionales terrenales que sabes que te acompañan, que te informan pero que, también, comparten su día a día contigo desde la naturalidad.

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

La gran mentira de TVE

> 5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para lograr una TV pública mejor

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

 

‘El Objetivo’ y el cliché de la interrupción de Ana Pastor

8:32 - Autor:

El Objetivo ha vuelto a La Sexta este domingo. Más de 1,3 millones de espectadores (9,2%) han seguido el reestreno del formato dirigido y presentado por Ana Pastor. Aparentemente la actualidad política sigue igual que cuando el programa de La Sexta se fue de vacaciones. De hecho, ha regresado con una tertulia política para analizar, de nuevo, el no-gobierno, que empieza a ser eterno.

Un no-gobierno en el que se repite una y otra vez la expresión “desbloqueo” para facilitar la investidura. Aunque, de momento, El Objetivo consigue otro tipo de desbloqueo: el del titular maquillado de la política, ese humeante rodeo que acostumbran tanto los políticos nuestros para no contestar con transparencia las preguntas y contentar a sus votantes con proclamas cargadas de estereotipos simplistas, mirando más al rival que a sí mismos. Sucede constantemente en el debate acalorado de la televisión de prime time.

No tanto en El Objetivo, que crece de forma evidente cada temporada, encajando mejor las piezas de su puzle y trasladando el trasfondo real del periodismo al horario de máxima audiencia en televisión. Así, el programa de La Sexta digiere el caudal informativo y pone orden al desaguisado de titulares, que van lanzando los líderes políticos incluso en el directo del transcurso de la emisión. Lo logra explicando contextos, poniendo en la palestra contradicciones extraídas de la “maldita” hemeroteca, analizando el gasto público y verificando datos con un trabajo en equipo que alcanza una capacidad divulgativa sobresaliente.

No era un reto fácil, la tele-audiencia hasta ahora estaba más acostumbrada al espectáculo del debate con colaboradores de marcada ideología, pero El Objetivo no se queda en ese infotainment básico (el show de la información) y sí que logra “desbloquear” la situación del político en televisión, sacándolo fuera de su hábitat de confort de la arenga de manual de partido.

Y eso se consigue con el manejo de datos contrastados y en parte también gracias a la famosa interrupción de Pastor, ya convertida en otro malicioso tópico recurrente que, sin embargo, es crucial en el periodismo televisivo para que no se escapen los minutos limitados del programa en los habituales rodeos que no contestan preguntas y despistan al espectador y al propio periodista.

La incisiva interrupción, aliada habitual de periodistas en las televisiones más independientes del planeta, es un valor para un programa como El Objetivo, un formato que ha conseguido que el manejo de datos haya dejado de ser una asignatura hueso en la televisión. Al contrario, es un elemento crucial para entender los contextos de la política que nos toca vivir, donde las palabras ya no se las lleva siempre el viento. Por suerte.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Lo que tienen que aprender las facultades de Comunicación de Salvados

5 lecciones para un futuro periodista de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

> 7 aciertos de la línea editorial de La Sexta

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

septiembre 2016
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

TeleDiaria en Twitter