Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La hipnosis de ‘1,2,3 Hipnotízame’: ¿realidad o ficción? La explicación

7 septiembre 2016 - 23:08 - Autor:

El surrealismo que provoca la hipnosis se ha convertido en un éxito televisivo internacional. En países como Francia, Inglaterra o Australia triunfan programas con un hipnotizador sugestionando al personal. Así que en España no íbamos a ser menos y los responsables de Antena 3 han probado suerte con 1, 2, 3 hipnotízame. Famosos y personas anónimas viven situaciones particulares por arte de las técnicas del hipnotizador Jeff Toussaint.

Pero siempre que hay hipnosis en un programa de televisión surge la misma duda, ¿son situaciones reales o están haciendo un papel?

Es cierto que en más de una ocasión en diferentes programas se ha intentado vender como hipnosis verdadera lo que sólo era una interpretación. Esto ha sucedido sobre todo con formatos de entretenimiento en directo en los que el hipnólogo tenía que dormir a invitados famosos. Lo intentaba, sí. Pero si no conseguía que el rostro popular consiguiera la predisposición suficiente para sugestionarse, se acordaba fingirlo. Porque el show debía continuar. Y ya se sabe, en televisión no siempre todo es tan verdad como lo que parece.

Y ese es el problema de partida que ha tenido 1,2,3 hipnotízame: el espectador está resabiado de artimañas de las cadenas de tele. Aunque, en este caso, lo que se ve en el programa es real. Las personalidades conocidas que participan en este especial han pasado previamente unas pruebas con Jeff Toussaint, para llegar al grado de hipnosis necesario.

Más sencillo es aún en el caso de las personas anónimas del público que acceden a participar. Aquí no hay ninguna necesidad de trampa ni cartón, pues se realiza antes un proceso de sugestión y se escoge a los que con más fuerza han entrado en hipnosis.

En este caso, el programa no necesita contar con actores, porque con el público del plató basta. Es mucho más fácil (y barato) buscar a aquellas personas más abiertas a la hipnosis en la grada que poner a interpretar a actores. Otra cosa es que ese mismo público de esa grada sea de agencia, y que como tal, un día esté aquí y al siguiente da vueltas por las calles de cartón piedra de Acacias 38. Porque esa es su ocupación diaria. Como sucedió en la primera emisión de 1,2,3 hipnotízame y esta noche han bromeado sobre ello con un sketche en el que aparecía entre el público Tito Valverde, siendo expulsado del plató…

Como consecuencia, en el primer especial, se dio por seguro que era un actor interpretando estar hipnotizado. En realidad, sólo se trataba del típico perfil de persona que acude a todo tipo de grabaciones: da igual que sea para hacer sombra a los Alcántara en el fondo de un plano, en el decorado de Cuéntame, que para decir una pequeña frase en una telenovela de sobremesa. También suelen ir a público de programas. No suelen fallar, por tanto, a cualquier grabación donde se les requiera.

Casi todos están inscritos en las mismas agencias de figuración o visitan el mismo tipo de webs (como SoloActores.com o Yatecasting.com), y se suelen apuntar a todos los formatos que necesitan ‘extras’ o público. 1,2, 3 hipnotízame no iba a ser menos.

Pero eso no quiere decir que aquel figurante en cuestión no estuviera hipnotizado. Al contrario, lo normal es que este tipo de shows grabados (Me resbala, La voz…) compartan público que se presta a los gajes del show durante largas horas de grabación, ya sea aplaudir, cantar, bromear o, en este caso, ser hipnotizados.

El error del primera emisión de 1,2,3 Hipnotízame estuvo en que, en una especie de obsesión por el ritmo televisivo, no se argumentó lo suficiente cómo y por qué funciona la hipnosis. Simplemente parecía todo arte de magia. Y el espectador sólo vio gags que podían ser representados en programas cómicos o de cámara oculta.

En este segundo programa se ha intentado explicar mejor estas pruebas de concentración. Ahora está en la audiencia creérselo o no, pero la hipnosis existe, es cierta, no es una invención televisiva. Todos los participantes, famosos y anónimos, de 1,2,3 hipnotízame pasaron las pruebas de sugestión. Y Jeff Toussaint demuestra su trabajo en teatros de toda España (ahora estrena espectáculo en el Nuevo Apolo de Madrid a partir del 16 de septiembre), donde los más incrédulos pueden probar si sólo es una mentira de la tele o se trata de la fuerza de la mente.

> CRÍTICA: ‘1, 2, 3, Hipnotízame, lo mejor, lo peor y las referencias de programas internacionales

@borjateran

Y ADEMÁS…

3 locuras de ‘El Hormiguero’ que son claves en su éxito (y que no pintaban tan bien al principio)

4 anomalías de la TV en España (que hemos acabado interiorizando como normales)

La actuación que no permitirían los temerosos directivos de la TV en España

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Cómo hemos cambiado: así era una entrevista con Penélope Cruz en la TV de 1992 (VÍDEO)

9:22 - Autor:

Más de 2,4 millones de espectadores y un 16,6 por ciento de la audiencia siguieron anoche el estreno de Penélope Cruz en El Hormiguero.

Nuestra actriz más internacional pisaba, por primera vez, el plató del programa de Pablo Motos. Porque Penélope no es muy habitual de entrevistas en la tele de España y cuando aparece, aunque mantiene su luminosa naturalidad de siempre, mide mucho sus palabras. Pero no siempre fue así.

Como sucedió en esta entrevista en Canal Sur con motivo de la promoción Belle Époque. Con cuchicheos, con confesiones, con Gabino Diego y con aparición estelar de Maribel Verdú, que incluso ‘pelea’ con la propia Penélope Cruz en los créditos finales del programa, figurando ambas un enfado: “Penélope ha mentido, no nos hemos llevado bien”. Eran jóvenes, gamberras y coherentemente cercanas. Verdú lo sigue siendo. Penélope quizá no tanto:

> Así ha sido la primera vez de Penélope Cruz en ‘El Hormiguero’

@borjateran

Y ADEMÁS…

22 años del estreno de ‘Lo más plus’: cuando la TV creía en la modernidad

Los 10 mandamientos para salir ileso de una entrevista con Pablo Motos

3 locuras de ‘El Hormiguero’ que son clave en su éxito (y puede que no sonaran tan bien al principio)

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

 

 

Karlos Arguiñano: la fórmula para un éxito más duradero que ‘Los Simpson’

8:42 - Autor:

Si Los Simpson llevan en emisión ininterrumpida desde 1989, Karlos Arguiñano triunfa en la tele desde un año antes. Fue en 1988 cuando arrancó sus programas de cocina en la ETB, la autonómica vasca, para en 1991 dar el salto a TVE y alcanzar una imparable popularidad.

Desde entonces, sus recetas han sido un ingrediente básico de las cadenas de televisión en España. De hecho, ha pasado por todas las grandes emisoras: La 1, Telecinco y Antena 3, también triunfando en canales de países como Argentina.

Y, en este 2016, Arguiñano ha decidido hacer un homenaje en su sintonía a la serie animada que dura casi tanto como él en antena, Los Simpson. Lo ha hecho como si fuera el mismísimo Bart. Porque Arguiñano siempre tuvo un poco de la travesura de Bart.

En detalles como este, de realizar una parodia de un producto tan mítico y querido en la carta de presentación de cada programa está la base de la fórmula de la longevidad de Arguiñano en la tele. Cada temporada sabe renovar elementos de su formato para que el espacio crezca y no se quede estancado, sin cambiar su reconocible esencia.

Y siempre comenzando cada emisión con una canción tan desenfadada como tarareable, que incluso se puede cantar durante el resto del transcurso del programa. Porque Arguiñano canta. Y mucho.

Ahí está el mérito del cocinero-presentador vasco: romper con el silencio (incómodo) de su soledad en la cocina con una naturalidad apabullante. Así pocos cambian de canal.

Arguiñano no sólo realiza una receta, directamente acompaña al espectador mientras cocina. El vasco, con su programa, ha recuperado esa vieja esencia de los fogones como acogedor punto de encuentro en los hogares. Él se desnuda a diario con su público, habla como si conociera al televidente, incluso se pringa con con comentarios políticamente incorrectos o de política.

En este sentido, Karlos Arguiñano graba sus programas con muy poco margen de maniobra. Otra clave del éxito adquirida con los años de emisión. Ahora sabe en qué día se va a emitir lo que graba y lo lleva a su terreno, incorporando la actualidad informativa a su programa. Deportes, política, problemas sociales, reivindicaciones… No se le resiste casi ningún tema, pues no es un espacio atemporal enlatado como los de otros cocineros de la competencia.

Además, el programa no olvida salir a la calle, realizando ediciones especiales en exteriores (así ha estrenado esta temporada) o conectando con propia la huerta de Arguiñano. El espectador se cuela en cierta cotidianidad de su cocinero favorito desde mucho antes de la existencia de realities o programas en la cocina de Bertín Osborne.

Aunque el gran acierto de largo recorrido de Arguiñano es que nunca ha sido de esa estirpe de efímeros cocineros televisivos que caen en la trampa de la bella cocina minimalista a la que no puede aspirar cualquiera.

El programa de Arguiñano está pensando para divulgar la cocina para todos los públicos y destrezas. Recetas de cuchara grande, que te permiten saborear, mojar y llevar unos hábitos de vida más saludables. Recetas, en definitiva, que te pueden salir en casa sin electrodomésitos exclusivos y sin la destreza decorativa renacentista del curtido chef. El espectador más novato puede aspirar a la foto final del plato de Arguiñano que se ha convertido en un divulgador de la sana cocina tradicional.

  • El precedente

Julia Child fue la pionera de ese género de la didáctica receta televisada en Estados Unidos. Tras los buenos resultados de su primer programa The French Chef (1963-1973), Child encadenó 12 shows hasta el año 2000, cuatro años antes de morir. Más de una década después de su fallecimiento, sus recetas aún son referencia para los norteamericanos. En total, 30 años de programas de cocina que convirtieron a esta mujer de diplomático en toda una estrella. Tenía un acento especial. Tenía una postura física genuina. Tenía un estilo inconfundible.

Arguiñano es nuestra Julia Child. Eso sí, más campechano. Más nuestro. La televisión ha crecido al fuego de sus fogones, pero también la audiencia y él mismo. Por eso se ha convertido en un ingrediente sin fecha de caducidad en la televisión española. Aunque, a veces, cueste pillar sus chistes.

@borjateran

Y ADEMÁS…

La cocina en TV: de ‘Con las manos en la masa’ a ‘MasterChef’

> Los 9 superpoderes de Arguiñano

El chef español José Andrés, detrás de los guisos de Hannibal Lecter

Los mejores chistes de Arguiñano

¿El éxito de los programas gastronómicos tiene fin?

‘MasterChef’, un éxito cocinado a fuego lento

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

septiembre 2016
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

TeleDiaria en Twitter