Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Gran Hermano 17: lo mejor y lo peor de un estreno aburrido y sin humor

9 septiembre 2016 - 1:48 - Autor:

Primer gran acontecimiento del curso televisivo. Gran Hermano ha arrancado su temporada número 17. Lo ha hecho a lo grande, con Mercedes Milá entrando al plató radiante y visiblemente emocionada. Venía para decir adiós al programa y ceder el testigo a Jorge Javier Vázquez, flamante presentador. En estos primeros minutos, el formato ha logrado contagiar por la tele el enternecimiento de un público ovacionando a su querida presentadora y viceversa.

Y todo aderezado con una versión ñoña de la emblemática sintonía de Gran Hermano, para ablandar el subconsciente del audímetro. La noche se presentaba prometedora. También con la aparición del primero de los concursantes. Un modelo subidito con giro dramático incluido: lleva pelo de mentira. Vamos, que es calvo e intenta potenciar su belleza con un pelucón pegado a su cabeza. O eso dice. Segundo momentazo de la noche. Los más fieles del reality entraban en catarsis. Gran Hermano parecía que regresaba en forma.

De hecho, siguió el show y jugaron también otra estratagema infalible en televisión: el momento Isabel Gemio en Sorpresa, sorpresa. Jorge Javier subió la escalinata de la grada para anunciar que alguien del público, que se había presentado al casting y no había sido seleccionado, iba a entrar en la casa. Un barrido de la cámara mostraba los rostros de tensión de personas “rechazadas” de las audiciones. Estaban desquiciados pensando que podían ser ellas. Al final, fueron dos chicas las elegidas para cumplir su sueño de convivir en la casa de Guadalix.

Pero, tras estos golpes de efecto, la gala de estreno de Gran Hermano decayó. A pesar de los intentos del programa para dotar a la presentación de los concursantes de diferentes encerronas para atrapar el interés del espectador. Así se incentivó la idea de “edición de mentiras”. Aunque esa misma particularidad ya la habíamos vivido en una gala de estas características. Todo parecía ya visto y con más pasión. Y lo que es peor: las situaciones de equivoco no han conseguido producir instantes cómicos, realmente hilarantes, como han sido habituales en otras ediciones. La primera gala de Gran Hermano 17, por tanto, ha estado falta de ese humor vibrante.

A medida que ha avanzado el prime time, el programa se ha torcido aburrido, sobre todo porque el desfile de concursantes no ha evidenciado gran diversidad. Al contrario, los candidatos escogidos parecen demasiado idénticos. Como si se hubiera consumado el casting en la entrada del plató de Mujeres y hombres y viceversa. El perfil de aspirante a tronista que busca la fama del éxito en bolos de discotecas. Todos repeinados. Todos intercambiables. O eso da la sensación visto el estreno.

Las primeras galas de Gran Hermano siempre son complejas, ya que el formato necesita dibujar con efectismo los perfiles de cada uno de sus personajes para, así, enganchar antes de que surjan los conflictos del culebrón de los que vive el realmente programa. Pero, en este estreno de GH, han faltado risas y han sobrado concursantes resabiados de tele-realidad.

> Motivos por los que ya estamos echando de menos a Mercedes Milá en los primeros coletazos de ‘Gran Hermano 17’

> ‘Gran Hermano’: así manipula tus emociones

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Cómo manipular a los concursantes de ‘Gran Hermano’ en cuatro sencillos pasos

> Los límites éticos que ‘Gran Hermano’ aún no ha sobrepasado

> Mamá, quiero ir a Gran Hermano. Los nuevos referentes televisivos

Lo que esperamos de la nueva temporada televisiva

‘Gran Hermano’, el superformato que reinventó la televisión

Motivos por los que ya estamos echando de menos a Mercedes Milá en este ‘Gran Hermano 17’

0:21 - Autor:

Arrancó Gran Hermano 17. Sonó la reconocible sintonía. Se abrió la grada, que este año servirá de puerta-móvil de entrada al plató. Y salió Mercedes Milá. Entonces, se disparó una gran ovación del público. Eran ex concursantes y fieles del primer gran reality: todos aplaudiendo, emocionados, para arropar el adiós de Mercedes Milá. Contagiaban emoción. Emoción, de verdad.

Porque Mercedes Milá venía a despedirse, a pasar el testigo a Jorge Javier Vázquez. Probablemente, el mejor presentador que podía sustituir a la periodista todoterreno en este oficio.

Un ‘hasta siempre’ al programa de Milá que ha sido el gran instante televisivo de la primera gala de Gran Hermano 17, pues volvimos a ver a la Mercedes apasionada, enérgica y arrebatadoramente sensible. Incluso sus ojos se mojaron de lágrimas. “Los abrazos siempre sirven“, sentenció cuando Jorge Javier le preguntó si le serviría de algo un abrazo suyo en el momento en el que se emocionaba.

Y Mercedes se fue por la puerta (grande). Y comenzó el programa sin ella. Y Jorge Javier se enfrentó a solas al complejo tono del formato, donde el presentador está atado en exceso a la lectura de un guion a través del autocue (chivato que lleva incorporado la cámara), algo que no siempre permite la espontaneidad que acostumbra el presentador en otros formatos. No obstante, con el avance de la edición, la evolución de los programas y la creación de tramas entre los concursantes, Jorge Javier será más Jorge Javier. Saldrá a flote su personalidad, su gracia y su ironía, ingredientes esenciales suyos con los que esta noche ha podido coquetear poco, sólo a ratos, cuando no había que estar siguiendo escrupulosamente el guion de un show tan enredado.

Pero, de alguna forma, todos los sentimos: en el instante en el que Mercedes abandonó el plató, se palpó un enorme vacío en el espacio, pues con su marcha, Gran Hermano España ha perdido la reconocible pasión que le impregnaba su emblemática maestra de ceremonias.

Porque Mercedes tiene un don: contagia un nervio inconfundible a todo lo que cuenta, un nervio que traspasa la pantalla e incluso consigue hacer interesante y vibrante lo que en realidad es aburrido o anodino. Ella disfrutaba del programa sin medias tintas, se comía el plató con una incontrolable energía y quería al programa como nadie. Ella misma se creyó lo del experimento sociológico que nos vendieron en el año 2000.

Milá era la gran marca de diferencia de Gran Hermano, la que lo hacía diferente a Supervivientes o cualquier otro reality. Con Jorge Javier arranca otro Gran Hermano que probablemente seguirá conectando con una audiencia que también adora al presentador, pero algo nos dice que será menos único que hasta ahora.

> ‘Gran Hermano’: así manipula tus emociones

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Cómo manipular a los concursantes de ‘Gran Hermano’ en cuatro sencillos pasos

> Los límites éticos que ‘Gran Hermano’ aún no ha sobrepasado

> Mamá, quiero ir a Gran Hermano. Los nuevos referentes televisivos

Lo que esperamos de la nueva temporada televisiva

‘Gran Hermano’, el superformato que reinventó la televisión

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

septiembre 2016
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

TeleDiaria en Twitter