Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los 7 inteligentes parecidos razonables entre ‘Sálvame’ y un viejo culebrón de sobremesa

21 septiembre 2016 - 9:44 - Autor:

Sálvame Naranja. Sálvame Limón. Sálvame Deluxe. Sálvame se ha convertido en una pieza clave para el éxito en la parrilla de Telecinco. El programa de Jorge Javier Vázquez, Paz Padilla, Belén Esteban y compañía mantiene sus buenos rendimientos de audiencia e incuso roza el codiciado 20 por ciento de cuota de pantalla. Lo logra con un formato de programa que es más que un magazine al uso. De hecho, cuenta con los trucos del viejo culebrón de sobremesa.

1. Músicas de tensión

Un buen culebrón va siempre aderezado con una inteligente selección musical para marcar la emoción del espectador. También Sálvame, donde suelen ser rápidos de reflejos a la hora de ir modificando la base sonora del show según lo que esté ocurriendo. Si hay que enfatizar en tensión, música de tensión. Si hay que evidenciar emoción, música ñoña. Aunque lo que esté contando el colaborador de turno no sea para tanto.

2. Golpes de sonido

Son importantes las famfarrias y efectos sonoros para recalcar los giros dramáticos, bombazos, exclusivas o declaraciones inesperadas durante el show. Como cuando se destapaban los asesinos en los culebrones de serie B y sonaba un buen “chimpún” para levantar (un poco) al espectador de su sofá. Aunque sólo fuera del susto del ruido.

3. El zoom

En la línea de perfilar la emoción en la cabeza del espectador, en una buena telenovela clásica, como Cristal, también eran cruciales los zooms. A lo Valerio Lazarov. En los momentos más intensos, se cerraba la imagen del plano a toda velocidad. Sálvame no abusa de este movimiento de cámara demodé (para no marear a su audiencia), pero sí sabe la importancia de los diferentes tipos de plano para dramatizar mejor una u otra situación. La emoción, por ejemplo, se retrata con más fuerza si se muestra la expresividad del convidado en un primerísimo plano.

4. Las apariciones estelares

En el culebrón tradicional se tiraba de apariciones estelares para no caer en la monotonía. Igual sucede en Sálvame. De hecho, el programa es hábil a la hora de inventarse juegos para incluso disfrazar a sus colaboradores de personajes pintorescos y crear situaciones delirantemente imaginativas. Ideas de guion para seguir sorprendiendo y no caer en la repetición que desgasta el interés del espectador. Como sucedía en las telenovelas con 2.345 capítulos, donde se rizaba el rizo del delirio. En Sálvame los personajes también evolucionan. Incluso las directoras pueden convertirse en presentadoras (Carlota Corredera). Incluso los propios colaboradores se pueden transformar en topos de la boda de un compañero (Jesús Manuel en la boda de Matamoros). Casi todos se convierten en personajes. Todos pueden ser sospechosos.

5. La comunicación no verbal

En televisión siempre es tan importante lo que se cuenta como lo que no se cuenta. Y los realizadores de Sálvame no se fijan sólo en la persona que está hablando, al mismo tiempo van mostrando las caras de reacción del resto de colaboradores, presentadores e incluso público en la grada. La expresividad de cada persona que pisa el plató sirve para dibujar con inteligencia e instinto del espectáculo la percepción de la historia en el espectador.

6. Las entradas y salidas del decorado

El decorado del buen culebrón tiene muchas puertas para facilitar que pasen cosas. En Sálvame han ido más allá y aprovechan cada resquicio del plató. Todo Telecinco es su mansión de telenovela. Con sus pasillos, sus baños, sus salas vips, sus bambalinas, su asfalto… Y aprovechan cada elemento. El espectador cree que todo puede pasar, que no hay barreras en el estudio para el programa.

7. La repetición

Y, sobre todo, como en un buen culebrón clásico de sobremesa, en Sálvame se mastican mucho las tramas para que nadie se pierda y sea más que fácil reengancharse. Te puedes perder 300 capítulos que pillas rápido lo que sucede en un plató en el que son adictos al drama pero en donde también entienden la importancia de reírse de sí mismos. Porque los viejos culebrones, no los de ahora, se reían mucho de sí mismos.

> La adicción a las miserias ajenas. Seis claves del éxito de ‘Sálvame’

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los 11 factores que han llevado a Telecinco a los dos años de liderazgo ininterrumpido de audiencias

> La actuación que no permitirían los temerosos directivos de la TV en España

> 8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

Lo que TVE nunca debe olvidar de su propia historia

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

septiembre 2016
L M X J V S D
« ago   oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

TeleDiaria en Twitter