Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Gala 60 años de TVE’: lo mejor y lo peor de un espectáculo con grandes ausencias

19 diciembre 2016 - 1:38 - Autor:

Raffaella Carrá ha vuelto a la televisión en España para celebrar el 60 cumpleaños de TVE. Y justamente en eso ha consistido la gala que ha presentado: una guateque musical, con su tarta incluida, que ha intentado recuperar la televisión a lo grande con un gran decorado. La cita, presidida por una infinita escalera que cruzaba todo el decorado, lo merecía. Pero, en contenido, ¿cuáles han sido las debilidades y fortalezas del gran programa de los 60 años de TVE?

LO PEOR

Sin rostros

El problema de la gala de TVE es que se ha vendido como un homenaje a la historia de la cadena que, sin embargo, ha pasado de puntillas por su historia. En la fiesta, han existido grandes ausencias de personajes relevantes de la televisión. Y ahí ha flojeado el show, pues ha faltado emoción. La emoción de la reaparición sorpresa, del reencuentro inesperado, del recuerdo imprescindible, de la lágrima en el patio de butacas recordando donde estábamos aquel mismo día que sucedía aquello por la tele. Lo que vivimos e incluso lo que no vivimos pero que, sin embargo, amamos y recordamos gracias a la televisión.

Pero, a veces, en la pequeña pantalla se cae en el error de pensar que rescatar a personajes emblemáticos (también denominados viejos) puede producir un obstáculo para el ritmo televisivo ¡Quizá recuerden batallitas imposibles de resumir! Aunque, en realidad, todo depende de la forma en que se presente al profesional. De ahí que la gala optara por salpicar la emisión, con acierto, de entrevistas a grandes rostros de la historia de TV, que recordaban pequeñas anécdotas de su paso por la cadena pública (Gabilondo, Julia Otero, Sánchez-Ocaña, Miriam Díaz Aroca, Paloma Gómez Borrero…). Una buena idea que, sin embargo, sabe a poco, pues se echa en falta algún reencuentro estelar sobre el escenario, ya fuera incorporado dentro de las canciones o con la propia Raffaella, que vivió grandes momentos en la historia de TV con personajes cruciales para la historia de la TV como Concha Velasco.

En definitiva, en esta ocasión, la idea no era hacer una gala sobre la historia de la televisión, la propuesta ha sido una fiesta musical y cómica para celebrar la televisión. Y eso ha dejado a la audiencia a medias, pues tenía otras expectativas. El programa tiene buena nota como homenaje desde un gran decorado a lo mejor de los últimos 60 años de historia de la música, pero no como oda a lo que representa TVE.

La estructura por décadas

Los presentadores de los informativos caracterizados en las escenografías y vestuarios de los Telediarios más característicos de cada una de las seis décadas de la historia de TVE han ido dando paso a cada fragmento de la gala. Y esto ha ido lastrando el ritmo del show, sobre todo porque la primera época es menos reconocible para el espectador y el gag no se terminaba de entender, lo que ya sugestiona al espectador más crítico de forma negativa ante el espectáculo.

LO MEJOR

La infalible comedia con la nostalgia

Esa carencia palpable de rostros de la historia de la televisión sobre el escenario se ha paliado con el humor. En vez de recordar el archivo con vídeos recopilatorios al uso, se han incorporado monólogos y sketches que han servido para reírnos de nosotros mismos y nuestra tele. Buena idea. Especialmente lúcidos han estado La Terremoto de Alcorcón, con su corrosivo revival de la libertad de los 80; Santiago Segura y las pifias catódicas o Carlos Latre con su capacidad para imitar en tiempo récord a inolvidables personajes de TVE. Se ha dado la vuelta a la nostalgia desde otra perspectiva menos obvia y más espectacular. Así ha tomado protagonismo el show de la comedia, representado desde un amplio espectro de perfiles de cómicos, apto para todos los públicos, desde Josema Yuste a Joaquín Reyes y Los Chanantes, pasando por Dani Martínez.

La televisión es riesgo

Incorporar en plena gala la Danza de los pequeños cisnes de Tchaikovsky, sobre el agua, y terminar con el colofón de la Orquesta Sinfónica de RTVE interpretando el brindis de La Traviata de Verdi son dos decisiones de riesgo en la televisión de hoy. Dos atrevimientos que se agradecen, pues ejemplifican la esencia de la televisión pública y, sobre todo, manifiestan que La danza de los cisnes y La Traviata también son pura televisión. Dos momentos que parecen complicados en las cadenas privadas por miedo a que la audiencia haga zaping y que, en cambio, han sido una experiencia sensitiva a contracorriente en el prime time de La 1. A favor de lo contracorriente.

Recuerdos en blanco y negro hechos color

Imágenes que siempre hemos visto en blanco y negro han sido convertidas al color gracias al arte de la tecnología actual. La visita de Los Beatles a España, el mítico programa musical Escala en Hi-Fi o los Hermanos Malasombra del infantil Los Chiripitifláuticos han sido coloreados con una apabullante verdad por obra y gracia de la gala de los 60 años de TVE. Todo un documento.

Medleys musicales con sentido

Aunque, sobre todo, el punto destacado de la gala de los 60 años de TVE ha sido el espectáculo musical con un ir y venir de artistas jóvenes interpretando las canciones imprescindibles de los últimos sesenta años. Divulgando música de nuestra historia a través de cuatro cantantes por cada década, cada una con su personalidad musical y escénica. De la década en la que España triunfaba en Eurovisión (con ex eurovisivos como Ruth Lorenzo o David Civera) a actores jóvenes cantando junto a Raffaella, la gran explosión de los ochenta.  24 cantantes en un escenario, algo que se había perdido en una televisión que no explota el talento que existe, pero muchas veces es invisible. Y en la gala de los 60 años estos jóvenes lograron levantar el auditorio, algo que no se veía desde hace tiempo en una gala de TVE.

La emoción de la Orquesta Sinfónica de TVE

Y, al fondo del escenario, en lo más alto del decorado, la Orquesta Sinfónica y Coro de RTVE, orgullo de la cadena pública. Presentes durante toda la emisión, versionando sintonías inolvidables -de Curro Jiménez a Anillos de Oro, pasando por Verano Azul o, por supuesto, el Un, dos, tres… Otra forma, a través de la orquesta que es emblema de Televisión Española, de recordar la historia de la cadena pública. Uno de los instantes más emocionantes del show. De lágrimas para aquellos que aman la tele. Orquesta Sinfónica de RTVE que también ha arropado las actuaciones de Mónica Naranjo y Marta Sánchez, que ha cantado el entrañable Eres tú de Mocedades.

Piscina incluida

Una lámina de agua ha presidido los pies del escenario. Y el programa no ha dejado el “lago” como mero elemento decorativo y lo ha aprovechado en las diferentes actuaciones. Artistas como Ruth Lorenzo o los integrantes de Fórmula Abierta han chapoteado sobre las aguas, creando un peculiar efecto escénico al que no acostumbra nuestra televisión. También el cuerpo de baile se ha mojado, claro, consiguiendo, además, reinventar las coreografías de una época en cada número: manteniendo su esencia de su tiempo pero adaptándolas al ritmo del ojo con el que se ve la tele de hoy.

Raffaella es Raffaella

Raffaella Carrá ha sido una de las primeras mujeres todoterreno en la televisión internacional. Y los 60 años de TVE han sido la excusa perfecta para su vuelta a una cadena en España. Una vez más, ha dejado claro el motivo por el que la queremos tanto, es la gran dama de la televisión: porque entiende la televisión en su máxima expresión, disfruta el trabajo desde el respeto y el instinto del show, sabiendo que aunque se equivoque no debe parar la grabación y repetir, pues incluso en el balbuceo, en el error o en el trabarse la lengua también está inscrita la personalidad propia. Y ella es pura personalidad propia. Y lo transmite, y lo contagia y logra una complicidad imparable.

A los 70 o 75 años, RTVE debe planificar con el suficiente tiempo el acontecimiento social que celebre la televisión, implicando a todos los profesionales y también a toda la sociedad. Sin miedo a la nostalgia de verdad, sin miedo a la gente que hizo la televisión y sin miedo a divulgar la importancia de la televisión pública. Porque Televisión Española siempre ha sido reflejo de lo que somos,  de las épocas más libres y también de las más mediocres. Y, por eso mismo, bien gestionada, RTVE es y será siempre una gran motor cultural, creativo e imaginativo. Ahora toca trabajar para desmontar prejuicios y volver a poner en valor el significado con el que TVE nos hizo amar tanto a la televisión y nos ayudó a conocernos mejor a nosotros mismos.

> Lo que no se ha visto por la tele de la gala

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

La demolición de los Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 vídeos de su historia en TVE

6 programas que TVE no emitiría hoy

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

Lo que no se ha visto por la tele de la gala de los 60 años de TVE

0:39 - Autor:

Lunes 12 de diciembre, el Madrid Arena cobija el gran decorado para la grabación de la gala de los 60 años de TVE. Una puesta en escena tan espectacular que hace olvidar que el edificio es un estadio multiusos. Al contrario, parece un plató de la época dorada de la televisión.

Todo está listo para arrancar la gala, mientras los famosos posan en el photocall, sobre el escenario se dan las últimas puntadas a los ensayos. Los artistas cantan sus canciones y la presentadora, Raffaella Carrá, los observa. Porque Carrá no sólo se preocupa por su guion, también disfruta con los números de los demás participantes en el programa.

De hecho, Raffaella, desde una esquina del decorado, vive las canciones. Se viene arriba, las disfruta e incluso las baila desde la discreción de un segundo plano. Probablemente ese es uno de los secretos de su éxito: disfruta de su trabajo, incluso hasta cuando esta nerviosa porque queda poco para que arranque el show. Ella misma se lo dice al realizador, le señala que cuando empiece a presentar prefiere moverse de un lado a otro del set para notar la cercanía del público e irse relajando tras el vértigo inicial de dar el pistoletazo de salida a una gala de estas características.

Y empezó la gala. Y efectivamente Raffaella se movió de un lado al otro del escenario con su habitual instinto del espectáculo. La grabación empezó como si de un directo se tratara. En algunas de las presentaciones, Carrá se trabó. Daba igual, ella seguía para delante, acostumbrada a programas en directo, en ningún momento pidió parar la gala.

No sucedió lo mismo con Marta Sánchez y Mónica Naranjo, que en sus actuaciones con la Orquesta Sinfónica con el coro de RTVE pidieron repetir. Marta tres veces, Mónica en dos ocasiones. El papel de las dos curtidas cantantes venía con una dificultad añadida, cantar bajo la orquesta sintónica de RTVE y delante de ese auditorio de personalidades (y directivos de la cadena pública) impone. Y, al ser la producción, grabada intentaron apurar hasta la máxima perfección.

Fueron los dos momentos que la grabación se paró. Naranjo dijo “el problema no soy yo, es la orquesta“. Y salió del escenario, como buena diva a intentar solucionar el problema. Tenía razón, no le estaba entrando bien el sonido de la orquesta por el auricular. Cosas del (falso) directo. Mientras tanto, la orquesta y coro de RTVE, para que el público presente no se aburriera, improvisó a petición de animador del público, Mateo Vergara, un cumpleaños feliz. Fue un momento colosal. Pero no se verá por la tele. Porque no estaba previsto.

Como tampoco estaba previsto que Raffaella se quedara en más de una ocasión en una esquina del escenario viendo los vídeos y las actuaciones. Se quedaba riéndose, recordando sus llamadas telefónicas en Hola Raffaella, por ejemplo, o desternillándose con La Terremoto de Alcorcón, que, por cierto, dicen las malas lenguas que nada más acabar el número se quedó al lado del escenario por si pasaba algo a Raffaella continuar ella misma con la gala. Así son las vedettes en activo.

Una gala musical que se vivió mucho desde el patio de butacas. Miriam-Diaz Aroca y Joaquín Arozamena no paraban de bailar todas las canciones. Su carisma en la tele, también se contagiaba en la grada. Una grada que se levantó con el Te quiero más de Fórmula Abierta y, por supuesto, con la emoción de ver a Raffaella cantar. El público coreó su nombre con entusiasmo. Y hasta pidió otra.

Eso sí, las primeras filas de público sufrieron un poco el experimento de la lámina de agua, que acompañó al escenario. El vaivén de los bailarines salpicó a más de uno. Y eso que en los ensayos se decidió retirar número de bailarines en el agua para no mojar a nadie o algún directivo de la cadena quedaría empapado. De cuatro bailarines se dejó en sólo dos en la coreografía de Fórmula Abierta.

Y llegó el final del sarao. Y antes de tirar el confeti, en un parón de grabación para colocar la tarta final, Irma Soriano cogió el micro en el escenario y brindó por las mañanas de Jesús Hermida. Ahí quedó su emocionado recuerdo. Y ahí llegó Raffaella Carrá con su dorado vestido de fin de fiesta, saludando a Inés Ballester y a los actores de Acacias, especialmente a Anita del Rey. Porque ella es fan de la serie, porque ella ve mucho la televisión en España a través del canal internacional.

La gala estaba tocando a su fin. Sólo la gala, porque después una larga cola esperaba a Carrá a la puerta de su camerino. Todos querían saludar a la gran dama de la televisión. Hasta Santiago Segura se hizo un selfie con ella. Es más, Raffaella salió del Madrid Arena enfundada en una especie de bufanda gigante para disimular y pasar desapercibida entre la marabunta de fans. No lo consiguió, claro.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

La demolición de los Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 vídeos de su historia en TVE

6 programas que TVE no emitiría hoy

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

diciembre 2016
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

TeleDiaria en Twitter