Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘First Dates’: los 6 cimientos televisivos que han construido su éxito

18 abril 2017 - 9:21 - Autor:

Los programas de buscar pareja son un clásico de la televisión. Aunque en España no se exprimió el género hasta la llegada de las cadenas privadas en los años noventa. Desde entonces, formatos como Vivan los novios, Contacto con tacto o Estoy por ti han intentado conquistar la cuota de pantalla con personas intentando encontrar el amor.

El último éxito de este tipo de formatos es First Dates, de Cuatro, que es martes cumple un año en emisión. De hecho, ha sido toda una revelación, conquistando un 8,7 por ciento de media de share con y 1.516.000 espectadores en sus primeros doce meses. Un dato que se eleva al 11,3 de share de target comercial, el público que más consume y que más seduce a los anunciantes. Y de eso va el programa, de seducción. Lo consigue a través de seis tácticas cruciales para conquistar los audímetros en la televisión.

1. Identificación del espectador.

El espectador de First Dates se cuela en citas a ciegas y ama u odia a los comensales que intentan “enamorarse”. Es fácil tomar partido por alguno de los tortolitos que acuden a la caza de pareja e incluso es habitual sentirse reflejado en determinados comportamientos que retrata el formato en cada edición. Porque, en mayor o menor medida, todos hemos sido rechazados en una cita. Aunque no sea a ciegas.

2. Diversidad creativa.

First Dates introduce ideas diferenciadas y creativas para que no todas las citas sean clónicas. Desde sorpresas de familiares hasta apariciones inesperadas de ídolos de los comensales. Además, de vez en cuando, First Dates incorpora a personajes más peculiares, como Platania (en la foto de arriba), que rompen cualquier atisbo de monotonía e interesan al espectador por su excentricidad. Otra de las bazas del programa es la diversidad que presenta el formato, todas tipo de personas tienen cabida. No existe exclusión por tipo de sexualidad. También el programa ha integrado a personas con discapacidad. Es un show que no busca sólo un patrón físico (como Mujeres y hombres y viceversa), aquí nadie está excluido. Al contrario, es fácil verse representado.

3. Planos generales, y planos detalle.

En cada emisión, el programa va entremezclando varias citas con un rítmico montaje en paralelo que no permite el aburrimiento. Lo hace con una realización que no sólo se queda en la historia principal, sino que además incorpora planos detalle (ya sea de gestos de los pretendientes, particularidades del vestuario…) que da una curiosa información extra al espectador. Otro elemento importante son la selección de músicas, que van recalcando la emoción, tensión o surrealismo de lo que sucede en la cita con astucia y una buena dosis de ironía. Porque la televisión se construye con detalles. Y First Dates los tiene a mansalva.

4. Personajes fijos (y reconocibles)

En la estrategia de construir a un público fiel, First Dates no se queda en las citas y aprovecha que todo sucede en un bar para contar con personajes fijos que, como si de una serie se tratara, cuentan con un papel que despierta cariños en el espectador. Carlos Sobera como empático relaciones públicas, Matías Roure como el seductor barman argentino o las camareras. Incluso algunos pretendientes intentan ligar con ellos. Los “empleados” del restaurante dan vida a un papel definido que enriquece cada programa. No son parte del decorado.

5. Aguantar hasta el final.

First Dates va dosificando con destreza la información de los derroteros que va tomando la cita. Así el espectador se queda hasta el final. Pero, además, el programa incorpora en sus últimos segundos un “qué fue de…” que, como en los telefilmes de sobremesa, se inventa el futuro de los protagonistas del día. Lo hace con cierta acidez. Un aliciente para quedarse hasta el último minuto del show y ver las ocurrencias del equipo del formato, producido por Warner.

6. En el lugar  y hora perfectos.

Es un elemento que pasa más desapercibido, pero también es crucial para el éxito de First Dates: el programa se colocó en el lugar y canal adecuados. En el lugar, el access prime time, porque es un formato que reúne a un público complementario al de los shows que existen en esa misma franja (El Hormiguero, El Intermedio). Y en el canal, Cuatro, que entronca con el lenguaje joven y viral (contenido perfecto para ser comentado en redes sociales durante la emisión) que es esencia de First Dates, ideal para el chascarrillo en la red y hasta para aprender de errores de otros en sus citas. Porque First Dates es más que un formato de buscar el amor, es una radiografía cómica de nuestra sociedad y de sus aspiraciones frustradas.

> Las 7 diferencias entre ‘First Dates’ y ‘Mujeres y hombres y viceversa’

Y ADEMÁS…

> ‘Mujeres y hombres y viceversa’: así se ha convertido en el ‘Al salir de clase’ de hoy

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

> El liderazgo de Telecinco: 11 claves del modelo para el éxito

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

TeleDiaria en Twitter