Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Twitter: así incorpora a las nuevas generaciones a la televisión tradicional

21 abril 2017 - 10:36 - Autor:

La televisión ya no se consume en familia. El espectador es más individualista que nunca. Lejos quedan aquellas reuniones en las que toda la parentela se sentaba en el salón para dejarse llevar por la emisión de un electrodoméstico mágico llamado televisor.

En los últimos años, la oferta catódica se ha multiplicado exponencialmente. No sólo en contenidos o en canales, también en diferentes ventanas desde las que consumir cada serie o programa. Como consecuencia, los hábitos de los televidentes han mutado.

Las discusiones por el mando a distancia ya están en peligro de extinción. Cada miembro de la familia puede elegir cómo, cuándo y dónde quiere ver su espacio favorito. Y sin que nadie se moleste. Basta sólo el ordenador, la tablet, la tele o hasta el móvil. Una situación que descoloca a unas grandes cadenas que aún no ven la consistencia necesaria que posibilite la rentabilidad de sus emisiones “a la carta” online.

Y ahí entra la figura de Twitter como plataforma que fomenta el consumo televisivo tradicional en grupo. Porque la red social del pájaro azul se ha convertido en un eficaz aliado para enriquecer la experiencia de consumir series y programas. Sobre todo en deportes, realities, talents shows, docushows: formatos acontecimiento, que verlos en directo suponen un apasionado disfrute que crece, además, si los puedes comentar con el mundo con sólo 140 caracteres y un clic. Gran Hermano, First Dates, Salvados o Tu cara me suena son diferentes tipos de formatos que pierden fuelle sin la conversación que generan en las redes.

Las redes sociales nos vuelven a rejuntar frente al televisor e incluso descubren a las nuevas generaciones la experiencia de consumir televisión en grupo y en directo. Como en familia, como antaño, pero con una diferencia: se pueden examinar con detalle los comportamientos de los usuarios y definir sus intereses (también de cara a los anunciantes). De hecho, congregar a esa audiencia social es una ansiada meta para las cadenas. Porque, en contra de lo que se especula, la televisión lineal no desaparecerá. Cambiará para siempre la manera de consumir series o documentales, pero seguirá casi intacto el modelo de emisoras de información y entretenimiento en directo, un directo en el que la audiencia siente que está viviendo de primera mano y en primera persona un acontecimiento irrepetible . Eso sí, ahora parte de nuestra familia es virtual y, mientras ve la tele, incluso sabe crear curiosos memes y delirantes parodias. Como si fuera un guionista más del show de turno.

El público hace más suyos que nunca los programas. E incluso podrá cambiar el rumbo de los formatos en tiempo real, favoreciendo un amplio escenario participativo que es jugoso también para los anunciantes. Y en Twitter lo saben y analizan en tiempos que deben redirigir su estrategia para consolidar un modelo de negocio que sea más competitivo con Facebook e Instagram, las dos redes de más éxito porque son más intuitivas de utilizar y no cuentan con severas limitaciones de texto.

Paradojas de la revolución audiovisual que sufre el sector. Al final, son las propias redes sociales las que, sigilosas, devuelven a las nuevas generaciones la esencia de la vieja televisión. Esa televisión que era toda una ceremonia social, que no podías dejar de ver o no tenías tema de qué hablar al día siguiente.

Los 3 errores de las cadenas de TV en las redes sociales

> Netflix: así genera percepción de éxito (aunque no lo sea)

@borjateran

Y ADEMÁS…

La televisión en pause: no es país para la creatividad

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

4 elementos cruciales para el éxito en TV que se están olvidando

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

Supervivientes 2017: los aciertos y errores de un retorno poco sorprendente

1:33 - Autor:

Desde el 2000, año en el que se estrenó el primer Gran Hermano, el jueves es noche de gran reality show en Telecinco. La cadena principal de Mediaset ha estructurado su programación anual a través de un recambio de formatos que van pasándose el testigo para que el público tenga su ración de tele-realidad. Primero el Gran Hermano original, después Gran Hermano VIP y, más tarde, el Gran Hermano de náufragos denominado Supervivientes. Con este desfile de realities, la cadena se asegura que pocas veces falte un gran formato que sirva como engranaje para dotar de contenidos (y trifulcas) a toda la programación de la cadena.

Y para que esa factoría de historias no cese, siete días después de la final de Gran Hermano VIP, Telecinco ya ha estrenado su nueva etapa de Supervivientes. Sólo ha bastado unos retoques en el decorado para el retorno de un reality de aventuras que cada vez cuenta con menos aventura.

En las últimas ediciones, la cadena ha corroborado que la audiencia se dispara cuando surge la polémica entre los concursantes de Supervivientes. Como sucede en GH y GHVIP. Las líneas diferenciadoras entre los tres formatos se difuminan. De hecho, en este lanzamiento de Supervivientes, el programa ha empezado introduciendo vídeos con las disputas que han surgido incluso antes de empezar en el reality. No hay tiempo que perder, habrán pensado en Telecinco.

Por suerte, está al mando del programa la experiencia e intuición de Jorge Javier Vázquez, que impregna el show de una empática ironía que enriquece la emisión. Con su labia, Vázquez rebaja la intensidad de Supervivientes y potencia la percepción en la audiencia de que está asistiendo a un acontecimiento imprevisible, en el que todo puede pasar. Él es el gran acierto de Supervivientes.

Aunque, en realidad, esta primera gala de Supervivientes ha sido justo lo contrario: previsible. El espacio ha caido en el error de caer en la inercia de la repetición. Pocas novedades y una estructura muy parecida a otras ediciones del concurso. Sin embargo, al espectador ya no le sorprende como antaño la caída de los participantes desde el helicóptero y la velada ha consistido en una sucesión de famosos lanzándose desde el helicóptero. Famosos que en su mayoría sólo conocerá aquel que es experto en Telecinco. Un elenco sacado de la cantera de Mujeres y hombres y viceversa, Sálvame Deluxe e incluso un docushow que emitió Cuatro con aspirantes a monjas, Quiero ser monja. Todo queda en casa. También está Leticia Sabater y Gloria Camila, hija de Rocío Jurado y Ortega Cano.

Un casting que no ha terminado de ser atractivo en su primera noche, ni siquiera se ha respirado tensión en los instantes de saltar al agua. El programa se ha hecho lento y aburrido porque no ha contagiado delirantes momentos de espontaneidad. También ha perdido fuelle el sello visual del reality, un show que solía contar con una rimbombante “banda sonora” como si fuera una serie al más puro estilo ‘Lost’. Un detalle que multiplicaba la potencia del show con temas épicos. Ahora se opta por un surtido de músicas (de tensión, emoción y fiesta) más habituales en este tipo de formatos. Son intercambiables con cualquier reality.

Y eso es un problema, ya que los formatos de tele-realidad de Telecinco necesitan diferenciarse para no terminar cansando a su hasta ahora fiel público, que no suele faltar a la cita. Pero el show sólo acaba de empezar. Ahora los supervivientes tendrán que superar las primeras pruebas e irán surgiendo las primas tramas para sorprender a unos concursantes y un público que ya se las sabe todas. Ahí está el reto y el más difícil todavía de Supervivientes 2017, sorprender a propios y extraños, a concursantes y espectadores.

> Los 6 factores que han propiciado la pérdida de audiencia de GH

Y ADEMÁS…

> ‘Gran Hermano’: así manipula tus emociones

> Los 10 mandamientos del concursante de ‘Gran Hermano’

Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

TeleDiaria en Twitter