Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El fragmento más antiguo que se conserva del ‘Un, dos, tres…’

24 abril 2017 - 11:56 - Autor:

Tal día como hoy, de hace 45 años, llegaba a Televisión Española un extraño concurso llamado Un,
dos, tres… Extraño porque entremezclaba preguntas culturales, con delirantes pruebas físicas, números musicales y una subasta final heredera del juego de los trileros. Y todo narrado como una estructura definida como si de un guion cinematográfico se tratara, con sus personajes principales, buenos y malos, y también con sus dinamizadoras apariciones estelares que podían propiciar cualquier imprevisible situación.

Nacía el primer gran espectáculo de entretenimiento de la televisión en España. Y, aunque al principio lo ocultaba, surgía de la cabeza de Chicho Ibáñez Serrador, curtido en cine y también avispado vigía de las tendencias catódicas que se cocinaban internacionalmente.

45 años después de aquel estreno, no se conservan todos los capítulos de las primeras temporadas del Un, dos, tres. Entonces, no había conciencia de preservar este tipo de producciones. De hecho, los programas, como si fueran una función de teatro, se emitían sin rendir demasiadas cuentas a su futuro, sin pensar en proteger su valor creativo, cultural e incluso divulgativo.

Este es el primer fragmento que perdura del mítico Un, dos, tres… Son doce minutos finales del programa emitido el 15 de mayo de 1972, que ha recuperado el Archivo de RTVE y que muestran que la esencia del show ya estaba desde sus orígenes. Con esa música de fondo que marcaba la sugestión del espectador, con esa revolucionaria grada de público que, por primera vez, se situaba de espaldas a los protagonistas (para dar movilidad, expresividad y profundidad a los fondos de la imagen), con esa habilidad de retratar la situación del país con la altura de sus premios (de los preciados lavavajillas o lavadora al codiciado coche) y con ese Kiko Ledgard, que al más puro estilo de un feriante, daba juego, un juego que modernizaría la hasta la fecha pobre y rudimentaria televisión española.

A FONDO > 8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

.

 

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Así pronosticó Chicho Ibáñez Serrador el porvenir de los canales de TV (y acertó)

Aprende a rodar un número musical al estilo de Chicho Ibáñez Serrador (en 3 sencillos pasos)

El vídeo del casting de las azafatas del ‘Un, dos, tres’

> Los vídeos que muestran como se grababa ‘Un, dos, tres’

El día que Chicho envenenó al equipo de ‘Con las manos en la masa’

La demolición de los Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 vídeos de su historia en TVE

> Lo que debe aprender TVE de su propia historia

11 recuerdos de los 40 años de historia del ‘Un, dos, tres…’

El enemigo de MasterChef en España

10:09 - Autor:

En sus versiones internacionales, cada edición de MasterChef no dura más de 60 minutos. Sin embargo, en España, la productora del formato, Shine Iberia, ha tenido que adaptar el show a las exigencias del prime time nacional, donde los programas deben rellenar todo el horario de máxima audiencia y estirarse hasta bien entrada la noche. Así las cadenas consiguen rentabilizar mejor la inversión, pues llenan toda la velada del mismo contenido y, además, ganan una pausa publicitaria más, que venden a precio de prime time cuando, en realidad, ya es una franja más trasnochada.

Pero, sin embargo, TVE no tiene publicidad y debería huir de estas tácticas. En cambio, la cadena pública no lo hace para ser igual de competitiva en audiencias que las emisoras privadas. Un MasterChef de menor duración cosecharía datos de cuota de pantalla bastante más bajos que los rivales.

El problema surge cuando, al existir un encuentro futbolístico de alto voltaje, como el enfrentamiento entre el Barcelona y el Real Madrid de ayer, TVE decide esperar a que termine el partido y retrasar aún más el comienzo de un programa que ya de por sí es demasiado largo. El resultado es contraproducente, ya que el espectador no aguanta hasta el final del espacio de cocineros y se va, perdiendo el hilo de un formato con un desarrollo argumental para enganchar de cara a la próxima edición.

Anoche, TVE decidió repetir el casting del programa como previo para ganar tiempo al fútbol y, como consecuencia, ser un canal más competitivo en audiencia. No resultó así: MasterChef se quedó en un 12.3 por ciento de cuota, tras Supervivientes en Telecinco que cosechó un 15,7 por ciento, en una jornada de audiencias muy repartidas. El espectador potencial de MasterChef no aguantó hasta el final. Es más, las críticas se empezaron a multiplicar en las redes sociales por la trasnochada emisión.

Y eso que MasterChef en España ha logrado el más difícil todavía: realizar unos capítulos de tres trepidantes horas con ritmo e historias de interés aunque el gran enemigo del formato de La 1 sigue siendo que la audiencia no llegue hasta el final. Porque, como una serie, si te pierdes el desenlace del episodio puedes desengancharte del show. Es la contraindicación de priorizar el númerico dato de cuota de pantalla a la conciliación con la vida de un espectador que tiene que madrugar y que, en tiempos de la televisión a la carta, no está para aguantar los vaivenes de la contraprogramación.

>>> los 13 ingredientes del éxito de MasterChef

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

La gran mentira de TVE

> 5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para lograr una TV pública mejor

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

La táctica televisiva de La Sexta en la noche electoral francesa

0:01 - Autor:

La Sexta ha retransmitido la noche electoral francesa a través de una edición especial de El Objetivo. Un canal comercial privado realizando una emisión de larga duración de unas elecciones trascendentales pero que, sin embargo, no aseguran grandes cuotas de interés de las audiencias españolas.

No obstante, La Sexta tiene clara su línea de cadena generalista comprometida con la actualidad política y que, por tanto, no puede fallar a unos espectadores que siguen su noche de los domingos como referencia informativa con el binomio Salvados-El Objetivo. Y en la primera vuelta de este escrutinio francés, El Objetivo de Ana Pastor ha sabido explicar el calado de esta elección y extrapolarlo a la realidad española. El futuro de la Unión Europea está en juego y es tiempo de analizar el ascenso de los denominados populismos, palabra tan explotada por unos y otros.

De nuevo, La Sexta ha sacado sus armas. Lo ha hecho con un grafismo renovado de El Objetivo, que incorpora a los rótulos en pantalla más movilidad con una animación con los colores de la bandera de Francia. Así el ojo del espectador no se aburre y asimila que está viendo una emisión-acontecimiento que se sale de la rutina habitual.

Como si fuera un tablero deportivo, como ya acostumbran todas las noches electorales, La Sexta prioriza un contador que va mostrando, prácticamente en tiempo real, el escrutinio de los votos. El televidente se queda atrapado en este marcador que informa de la evolución de las dos fuerzas más votadas, que ya pasan a la segunda vuelta. Y la televisión lo muestra como si fuera un reality, incorporando con inteligencia las narrativas del espectáculo televisivo a la información pura y dura del periodismo de datos y el análisis de la mesa del debate con las distintas fuerzas políticas.

Pero, además, de nuevo, La Sexta acierta en llevar de enviado especial a París a su primer espada, García Ferreras desde la sede del partido de la controvertida Le Pen. El canal podría mandar a cualquier periodista de la base de la plantilla pero, de esta forma, se contagia al espectador de la relevancia del acontecimiento informativo y se evidencia que si algo sucede ahí está La Sexta en primera persona, con sus profesionales más relevantes impregnando todo de su mirada propia y forma de entender el periodismo. Porque la televisión es mirada propia. Y la dirección del canal traslada esa reconocible personalidad del canal verde a la información en directo, incluso de una noche electoral francesa que marcará la agenda política española más de lo que las grandes audiencias catódicas creen.

>>> 7 aciertos televisivos de la línea editorial de La Sexta

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las técnicas del show business que han incorporado los programas informativos en televisión

Lo que se debe aprender de Salvados en las facultades de Periodismo

La gran mentira de TVE

5 lecciones que un futuro periodista debe aprender de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter