Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La táctica televisiva de La Sexta en la noche electoral francesa

24 abril 2017 - 0:01 - Autor:

La Sexta ha retransmitido la noche electoral francesa a través de una edición especial de El Objetivo. Un canal comercial privado realizando una emisión de larga duración de unas elecciones trascendentales pero que, sin embargo, no aseguran grandes cuotas de interés de las audiencias españolas.

No obstante, La Sexta tiene clara su línea de cadena generalista comprometida con la actualidad política y que, por tanto, no puede fallar a unos espectadores que siguen su noche de los domingos como referencia informativa con el binomio Salvados-El Objetivo. Y en la primera vuelta de este escrutinio francés, El Objetivo de Ana Pastor ha sabido explicar el calado de esta elección y extrapolarlo a la realidad española. El futuro de la Unión Europea está en juego y es tiempo de analizar el ascenso de los denominados populismos, palabra tan explotada por unos y otros.

De nuevo, La Sexta ha sacado sus armas. Lo ha hecho con un grafismo renovado de El Objetivo, que incorpora a los rótulos en pantalla más movilidad con una animación con los colores de la bandera de Francia. Así el ojo del espectador no se aburre y asimila que está viendo una emisión-acontecimiento que se sale de la rutina habitual.

Como si fuera un tablero deportivo, como ya acostumbran todas las noches electorales, La Sexta prioriza un contador que va mostrando, prácticamente en tiempo real, el escrutinio de los votos. El televidente se queda atrapado en este marcador que informa de la evolución de las dos fuerzas más votadas, que ya pasan a la segunda vuelta. Y la televisión lo muestra como si fuera un reality, incorporando con inteligencia las narrativas del espectáculo televisivo a la información pura y dura del periodismo de datos y el análisis de la mesa del debate con las distintas fuerzas políticas.

Pero, además, de nuevo, La Sexta acierta en llevar de enviado especial a París a su primer espada, García Ferreras desde la sede del partido de la controvertida Le Pen. El canal podría mandar a cualquier periodista de la base de la plantilla pero, de esta forma, se contagia al espectador de la relevancia del acontecimiento informativo y se evidencia que si algo sucede ahí está La Sexta en primera persona, con sus profesionales más relevantes impregnando todo de su mirada propia y forma de entender el periodismo. Porque la televisión es mirada propia. Y la dirección del canal traslada esa reconocible personalidad del canal verde a la información en directo, incluso de una noche electoral francesa que marcará la agenda política española más de lo que las grandes audiencias catódicas creen.

>>> 7 aciertos televisivos de la línea editorial de La Sexta

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las técnicas del show business que han incorporado los programas informativos en televisión

Lo que se debe aprender de Salvados en las facultades de Periodismo

La gran mentira de TVE

5 lecciones que un futuro periodista debe aprender de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

El efecto Jesús Calleja: así ha revolucionado la aventura en televisión

23 abril 2017 - 10:29 - Autor:


Planeta Calleja regresa con Jorge Javier Vázquez colgado junto a una cascada en las remotas Islas Marquesas. Colgado literalmente y con susto incluido, pues la seguridad falló en plena grabación. Aunque la tensión sólo duró un instante, ya que el equipo de Jesús Calleja siempre tiene un plan B por si algo sale mal.

Así vuelve Calleja, esta noche, a Cuatro: con probablemente el presentador más popular y, al mismo tiempo, el menos aventurero de Mediaset. “Javier es una persona acostumbrada a los hoteles de lujo y le hemos mostrado que hay otra forma de viajar”, sentencia Jesús Calleja que ha revolucionado el género de programa de expedición en televisión.

De hecho, hasta la llegada de Planeta Calleja los formatos de aventura se consideraban minoritarios para un público de paladar fino. Sin embargo, la personalidad de Jesús Calleja ha terrenalizado este tipo de espacios. Ahora la aventura en televisión es para todos los públicos, habla el lenguaje de la calle y no mira por encima de ningún hombro.

Un logro que ha conseguido Planeta Calleja entremezclando la ingobernable personalidad de su presentador, cargada de un empático humor y traviesa corrosión, con la divulgación de lugares naturales y culturas que no están al alcance de todos pero que, sin embargo, el espectador, al verlos, sueña con estar ahí. Ese sentimiento de aspiración también es crucial para el éxito en televisión.

Y Calleja lo logra implicando a personajes populares de nivel, que confían en su experiencia y caen en los brazos de su carisma, propiciando que durante la larga grabación se quiten corazas y se muestren tal y como son. Así, en los próximos capítulos, veremos fuera de su hábitat de luces y lujo a Elsa Pataki (primera celebrity del programa en ascender 5.500 metros de altitud) y Chis Hemsworth en la India, Fernando Alonso en las cumbres de Peña Ubiña, Risto Mejide en Sudáfrica, Clara Lago en Marruecos o Cayetano Rivera Ordóñez en Chile.

Esta es otra baza del formato, Calleja no es entrevistador pero sus invitados de primera línea caen rendidos a una curiosidad imparable que surge de una forma muy natural con ayuda de la confianza que nace de la convivencia en la expedición. Se olvidan de que hay cámaras, porque, además, casi no hay cámaras: el equipo de Planeta Calleja es mínimo para llegar a los lugares más difíciles, en tiempos en los que la televisión ya no necesita grandes despliegues técnicos para producir un producto de calidad visual.

Aventura, ensoñación, personajes populares fuera de sus áreas de confort, un montaje de imágenes frenético y la energía de Calleja son los elementos que conforman el efecto Calleja, el formato que ha popularizado la aventura en televisión. Ahora la aventura habla el lenguaje de la calle, con todas sus consecuencias.

> Cuatro: lo que aprendimos del mejor lanzamiento de una TV en España

Y ADEMÁS…

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

> El liderazgo de Telecinco: 11 claves del modelo para el éxito

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Así despertaba ‘La Bola de Cristal’ la fascinación por los libros

6:00 - Autor:

La televisión pública siempre ha sido utilizada como herramienta ‘teórica’ para propiciar el interés en la lectura de los más pequeños. Tal vez demasiado ‘teórica’. No sólo en días como hoy, Día del Libro.

Cientos de programas  han intentado despertar la inquietud por leer en viejas y nuevas generaciones, aunque existe un espacio que lo hizo de una forma diferente. Se trata de La Bola de Cristal.

El programa de Lolo Rico lanzó un mensaje directo a la imaginación: a través de los libros es posible vivir mil aventuras e, incluso, después recrearlas en el barrio con tus amigos. Lo hacía con pequeñas píldoras que se colaban durante la emisión.

También La Bola de Cristal incorporó El Librovisor, una sección que versionaba, desmitificaba y actualizaba cuentos de la literatura universal a través de una representación, cargada de guiños e ironías, que abría el apetito hacia la fascinación por la lectura.

En este apartado del programa descubrimos a Pedro Reyes y Pablo Carbonell como intérpretes de estas peculiares adaptaciones, dadas la vuelta, junto a Olvido Gara, Alaska. Y siempre hablando al niño con la inteligencia que merece. De tú a tú. Sin miedo al sentido crítico y autocrítico.

Ahora ya no existen programas infantiles de producción propia. En España, se han esfumado aquellos formatos infantiles que se atrevían a jugar con la traviesa creatividad de los trucos de la televisión y fomentar inquietudes en la cultura desde temprana edad, como hacía la prolífica TVE en su edad de oro de los ochenta. Son otros tiempos, las narrativas audiovisuales han evolucionado, pero no la capacidad de viajar con la imaginación.

ANÁLISIS > ‘La Bola de Cristal’, el programa que rompió los esquemas: historia y evolución

Y ADEMÁS…

> Las mentiras que nos creímos de los programas infantiles

> La preocupante desaparición de los programas infantiles

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

‘Barrio Sésamo’, ‘Dabadabadá’, ‘El Kiosco’… los programas infantiles de los ochenta a análisis

> Así fue la primera vez de Espinete en TVE (un programa sin sentido con mucho sentido)

Seis programas que hoy no emitiría TVE

 

El miedo a la contraprogramación de la TV en España

22 abril 2017 - 9:28 - Autor:

Antena 3 ya ha anunciado la fecha de estreno de su nueva apuesta de ficción, La Casa de Papel, la primera serie española cuyo eje argumental gira en torno a un gran atraco. La ficción, protagonizada por Úrsula Corberó, Itziar Ituño, Álvaro Morte, Paco Tous, Pedro Alonso, Alba Flores, Miguel Herrán, Jaime Lorente, Esther Acebo, Enrique Arce, María Pedraza, Darko Peric, Fran Morcillo o Kity Manver y creada por Alex Pina (Vis a Vis), verá la luz el 2 de mayo, justo después de la emisión rompe-audiencias del encuentro de Champios entre el Real Madrid-Atlético de Madrid. Así la nueva producción puede arrastrar el tirón de un público, el futbolero, que conecta con este género de thriller policiaco.

Y la fecha de lanzamiento se ha anunciado con 11 días de antelación. Se trata de un margen de tiempo poco habitual en la televisión en España, pues las cadenas atesoran en secreto el día y la hora en la que estrenan sus productos estrella por miedo a la contraprogramación que puede hundir una importante inversión en un contenido de prime time.

Porque para triunfar en audiencias no sólo es crucial el gancho del contenido, también es decisiva la competitividad del espacio con el que rivaliza la cadena contraria. Como si se tratara de un juego de ajedrez, los canales españoles han priorizado la táctica de intentar ocultar al adversario la fecha de estreno de sus series y programas hasta el último momento, cuando la ley no deja más margen (72 horas antes).

Sin embargo, esta estrategia también se termina convirtiendo en un obstáculo para los propios estrenos de las cadenas, ya que el televidente no cuenta con el margen suficiente para interiorizar cómo y cuándo llega un nuevo producto. Y los responsables de promoción de las cadenas tampoco tienen la posibilidad de crear una estrategia de largo recorrido para generar expectación, marcando la fecha en la agenda de la audiencia.

Todo lo contrario que los norteamericanos, que lanzan la fecha de estreno de sus ficciones con meses de antelación. La larga espera se transforma en un camino de acciones publicitarias para aumentar la expectación de los seguidores de ficción. Con este margen, las networks pueden planear una estrategia de marketing convencional, perfecta para dar a conocer con antelación las fechas de estreno de las producciones e ir dosificando la información con la que trabajarse al público a través de las participativas artimañas de las redes sociales, generando conversación y propiciando que se especule con lo que puede esconder la trama de la ficción y sus posibles giros dramáticos.

Un desarrollo más complicado en nuestro país, patria donde las cadenas priman esa competencia feroz, con parrillas plagadas de horarios sin determinar que viven a expensas de la temida contraprogramación. Un verdadero juego de tronos televisivos: se mueve ficha dependiendo de la instantánea oferta del rival, las medias mensuales de audiencia y la facturación publicitaria.

Como consecuencia, los estrenos nos pillan por sorpresa y el espectador siente que es de lo que menos importa en todo el proceso. Incluso muestra cierta desconfianza hacia los canales ¿me cancelarán mi serie favorita? Como sucedió con El Ministerio del Tiempo.

Sin espectadores, no hay producto. Pero manda la estrategia de programación frenética del aquí te pillo, aquí te programo. En ocasiones por la necesidad de las argucias del particular sistema de la economía del mercado televisivo español, en otras a la caza de derrotar cuanto antes a la cadena rival. Porque no hay piedad: con (casi) nadie. Porque en la estrategia de programación de la televisión privada en España, como en el universo de Juego de Tronos, los finales son despiadadamente imprevisibles. La Casa de Papel es una excepción, pero, en realidad, porque ya han protegido su estreno arropándolo tras un partidazo de Champions. Ya se sabe, el fútbol es el fútbol.

> Las 7 cualidades del buen fan de ‘El Ministerio del Tiempo’

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las 5 dificultades que sufre el guionista de las series españolas

Cuando la ficción española corrió riesgos y la audiencia no respondió

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

‘Historias para no dormir’: el valor de Chicho Ibáñez Serrador

Twitter: así incorpora a las nuevas generaciones a la televisión tradicional

21 abril 2017 - 10:36 - Autor:

La televisión ya no se consume en familia. El espectador es más individualista que nunca. Lejos quedan aquellas reuniones en las que toda la parentela se sentaba en el salón para dejarse llevar por la emisión de un electrodoméstico mágico llamado televisor.

En los últimos años, la oferta catódica se ha multiplicado exponencialmente. No sólo en contenidos o en canales, también en diferentes ventanas desde las que consumir cada serie o programa. Como consecuencia, los hábitos de los televidentes han mutado.

Las discusiones por el mando a distancia ya están en peligro de extinción. Cada miembro de la familia puede elegir cómo, cuándo y dónde quiere ver su espacio favorito. Y sin que nadie se moleste. Basta sólo el ordenador, la tablet, la tele o hasta el móvil. Una situación que descoloca a unas grandes cadenas que aún no ven la consistencia necesaria que posibilite la rentabilidad de sus emisiones “a la carta” online.

Y ahí entra la figura de Twitter como plataforma que fomenta el consumo televisivo tradicional en grupo. Porque la red social del pájaro azul se ha convertido en un eficaz aliado para enriquecer la experiencia de consumir series y programas. Sobre todo en deportes, realities, talents shows, docushows: formatos acontecimiento, que verlos en directo suponen un apasionado disfrute que crece, además, si los puedes comentar con el mundo con sólo 140 caracteres y un clic. Gran Hermano, First Dates, Salvados o Tu cara me suena son diferentes tipos de formatos que pierden fuelle sin la conversación que generan en las redes.

Las redes sociales nos vuelven a rejuntar frente al televisor e incluso descubren a las nuevas generaciones la experiencia de consumir televisión en grupo y en directo. Como en familia, como antaño, pero con una diferencia: se pueden examinar con detalle los comportamientos de los usuarios y definir sus intereses (también de cara a los anunciantes). De hecho, congregar a esa audiencia social es una ansiada meta para las cadenas. Porque, en contra de lo que se especula, la televisión lineal no desaparecerá. Cambiará para siempre la manera de consumir series o documentales, pero seguirá casi intacto el modelo de emisoras de información y entretenimiento en directo, un directo en el que la audiencia siente que está viviendo de primera mano y en primera persona un acontecimiento irrepetible . Eso sí, ahora parte de nuestra familia es virtual y, mientras ve la tele, incluso sabe crear curiosos memes y delirantes parodias. Como si fuera un guionista más del show de turno.

El público hace más suyos que nunca los programas. E incluso podrá cambiar el rumbo de los formatos en tiempo real, favoreciendo un amplio escenario participativo que es jugoso también para los anunciantes. Y en Twitter lo saben y analizan en tiempos que deben redirigir su estrategia para consolidar un modelo de negocio que sea más competitivo con Facebook e Instagram, las dos redes de más éxito porque son más intuitivas de utilizar y no cuentan con severas limitaciones de texto.

Paradojas de la revolución audiovisual que sufre el sector. Al final, son las propias redes sociales las que, sigilosas, devuelven a las nuevas generaciones la esencia de la vieja televisión. Esa televisión que era toda una ceremonia social, que no podías dejar de ver o no tenías tema de qué hablar al día siguiente.

Los 3 errores de las cadenas de TV en las redes sociales

> Netflix: así genera percepción de éxito (aunque no lo sea)

@borjateran

Y ADEMÁS…

La televisión en pause: no es país para la creatividad

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

4 elementos cruciales para el éxito en TV que se están olvidando

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

Supervivientes 2017: los aciertos y errores de un retorno poco sorprendente

1:33 - Autor:

Desde el 2000, año en el que se estrenó el primer Gran Hermano, el jueves es noche de gran reality show en Telecinco. La cadena principal de Mediaset ha estructurado su programación anual a través de un recambio de formatos que van pasándose el testigo para que el público tenga su ración de tele-realidad. Primero el Gran Hermano original, después Gran Hermano VIP y, más tarde, el Gran Hermano de náufragos denominado Supervivientes. Con este desfile de realities, la cadena se asegura que pocas veces falte un gran formato que sirva como engranaje para dotar de contenidos (y trifulcas) a toda la programación de la cadena.

Y para que esa factoría de historias no cese, siete días después de la final de Gran Hermano VIP, Telecinco ya ha estrenado su nueva etapa de Supervivientes. Sólo ha bastado unos retoques en el decorado para el retorno de un reality de aventuras que cada vez cuenta con menos aventura.

En las últimas ediciones, la cadena ha corroborado que la audiencia se dispara cuando surge la polémica entre los concursantes de Supervivientes. Como sucede en GH y GHVIP. Las líneas diferenciadoras entre los tres formatos se difuminan. De hecho, en este lanzamiento de Supervivientes, el programa ha empezado introduciendo vídeos con las disputas que han surgido incluso antes de empezar en el reality. No hay tiempo que perder, habrán pensado en Telecinco.

Por suerte, está al mando del programa la experiencia e intuición de Jorge Javier Vázquez, que impregna el show de una empática ironía que enriquece la emisión. Con su labia, Vázquez rebaja la intensidad de Supervivientes y potencia la percepción en la audiencia de que está asistiendo a un acontecimiento imprevisible, en el que todo puede pasar. Él es el gran acierto de Supervivientes.

Aunque, en realidad, esta primera gala de Supervivientes ha sido justo lo contrario: previsible. El espacio ha caido en el error de caer en la inercia de la repetición. Pocas novedades y una estructura muy parecida a otras ediciones del concurso. Sin embargo, al espectador ya no le sorprende como antaño la caída de los participantes desde el helicóptero y la velada ha consistido en una sucesión de famosos lanzándose desde el helicóptero. Famosos que en su mayoría sólo conocerá aquel que es experto en Telecinco. Un elenco sacado de la cantera de Mujeres y hombres y viceversa, Sálvame Deluxe e incluso un docushow que emitió Cuatro con aspirantes a monjas, Quiero ser monja. Todo queda en casa. También está Leticia Sabater y Gloria Camila, hija de Rocío Jurado y Ortega Cano.

Un casting que no ha terminado de ser atractivo en su primera noche, ni siquiera se ha respirado tensión en los instantes de saltar al agua. El programa se ha hecho lento y aburrido porque no ha contagiado delirantes momentos de espontaneidad. También ha perdido fuelle el sello visual del reality, un show que solía contar con una rimbombante “banda sonora” como si fuera una serie al más puro estilo ‘Lost’. Un detalle que multiplicaba la potencia del show con temas épicos. Ahora se opta por un surtido de músicas (de tensión, emoción y fiesta) más habituales en este tipo de formatos. Son intercambiables con cualquier reality.

Y eso es un problema, ya que los formatos de tele-realidad de Telecinco necesitan diferenciarse para no terminar cansando a su hasta ahora fiel público, que no suele faltar a la cita. Pero el show sólo acaba de empezar. Ahora los supervivientes tendrán que superar las primeras pruebas e irán surgiendo las primas tramas para sorprender a unos concursantes y un público que ya se las sabe todas. Ahí está el reto y el más difícil todavía de Supervivientes 2017, sorprender a propios y extraños, a concursantes y espectadores.

> Los 6 factores que han propiciado la pérdida de audiencia de GH

Y ADEMÁS…

> ‘Gran Hermano’: así manipula tus emociones

> Los 10 mandamientos del concursante de ‘Gran Hermano’

Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

El problema de España en esta edición de Eurovisión

20 abril 2017 - 1:31 - Autor:

Se acerca Eurovisión 2017. El próximo 13 de mayo, el International Exhibition Centre de Kiev acogerá el festival que dejó de ser de canciones para transformarse en el gran talent show de la televisión internacional.

La fórmula de Eurovisión, lejos de desgastarse con el paso de los años, ha sabido adaptarse a los nuevos tiempos e incluso convertirse en el escenario en el que se prueban las nuevas tecnologías televisivas en escenografía y realización.

Con estos mimbres, la audiencia de Eurovisión no cesa de crecer en aquellos países que emiten el show. En todos, menos en España, donde la pasada edición perdió 1.666.000 fieles (-9,5 por ciento de cuota, con respecto al año anterior, quedándose en 4.292.000 espectadores y 29.8% share). Un excelente dato pero lejos de los años en los que el festival arrasaba con resultados de audiencias propios de la final de la Champions.

Y esta edición pinta que continuará la tendencia negativa de España en Eurovision. La causa de esta crisis estriba en que no existe ningún tipo de identificación por parte de la audiencia española con el representante, Manel Navarro. El público generalista desconoce al artista o ni ha escuchado su canción, ya que el proceso de selección y la promoción se ha desarrollado de forma excluyente para las grandes audiencias, como si fuera un asunto que sólo concerniera a los eurofans, esos acérrimos seguidores del famoso festival.

Estos eurofans hacen mucho ruido en la red, pero este año apenas se ha conseguido interesar al público masivo, que no se siente partícipe de la candidatura española porque desconoce el producto que se envía. Y, sin conocimiento, no pueden implicarse ni esperar con ansiedad la noche del festival. Por tanto, el interés por la competición telemusical desaparece.

Si hace dos años, Edurne llamó la atención por su gritón estribillo y, la pasada edición, Barei generó comentarios por su peculiar movimiento de pies, en este 2017 Manel Navarro no cuenta con nada relevante ni característico que haya trascendido los comentarios en el patio de vecinos de la sociedad. Simplemente, no se habla de Manel Navarro en la calle ni en los bares, no interesa, no genera chascarrillos ni comidillas, ni para bien ni para mal. Tampoco ha ayudado la promoción que se está realizando, muy centrada en el círculo eurovisivo fuera de nuestras fronteras.

Ese es el reto que tiene por delante RTVE: exprimir la exitosa marca de Eurovisión en los meses previos al festival, creando un formato que sea de verdad un acontecimiento del que toda la audiencia se sienta parte. No sólo centrándose en los seguidores de Eurovisión.

TVE debe aprovechar más y mejor la rentabilidad de la marca de Eurovisión, con un proyecto que recupere la ilusión por la candidatura española del público generalista. Un público que conozca y empatice con el artista. Como pasó con aquella Rosa de España, que paralizó y unió a un país. Su actuación eurovisiva del Europe’s living a celebration fue el minuto más visto de la televisión en España desde la implantación de los estudios de audiencia. Aquella noche, TVE congregó un 85,2% de cuota de pantalla. Un hito irrepetible, pero un hito del que aprender y al que aspirar: Eurovisión es un acontecimiento que nos une frente al televisor y TVE lo debe aprovechar para fortalecer su imagen de marca, logrando que su audiencia sienta que participa en el eurofestival de la mano de su candidato.

Y si el candidato es un cantante joven y desconocido, hay que presentarle, convertirle en alguien que genere curiosidad y seguimiento. O al menos intentarlo. Porque si no, el resultado es el de este año: nadie espera con ganas la actuación de Manel en Eurovisión. Y, lo que es peor y más triste, nadie considera que nuestra candidatura tiene alguna posibilidad de quedar en un buen puesto. Y así es imposible tener al otro lado del televisor a una audiencia mínimamente ilusionada. Otro año será. O no.


> 22 vías de acción para la supervivencia del sentido y valor de TVE

@borjateran

Y ADEMÁS…

7 factores que debe tener en cuenta TVE para no hacer el ridículo en Eurovisión

Eurovisión: así han roto las semifinales con dos traumas de la TV española

Chikilicuatre: así se convirtió en el mejor producto de España en Eurovisión

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

El barco de Chanquete de Nerja: cualquier parecido con la ficción es pura coincidencia

19 abril 2017 - 0:03 - Autor:

Es una de las fotos turísticas obligadas de Nerja. Ir de turismo a la localidad malagueña sigue suponiendo acudir a La Dorada, el barco de Verano Azul. 36 años después de su emisión, la embarcación de Chanquete es uno de los “monumentos” más fotografiados por los visitantes de La Costa del Sol.

La serie de Antonio Mercero marcó generaciones, diez generaciones diferentes, pues su historia traspasó el tiempo al narrar, a través de una pandilla de amigos, vivencias universales sin fecha de caducidad y, por tanto, perfectas para la reposición e indentificación perenne.

Junto al barco, un cartel explica lo que representa La Dorada para Nerja. Sin embargo, en ningún momento se aclara que no es la embarcación original. En realidad, es un navío reconvertido en una reproducción como reclamo turístico.

La verdadera Dorada de Chanquete se construyó por piezas en los talleres de Prado del Rey. No era un barco de verdad, simplemente se trataba de un decorado que se instaló en Nerja y que, cuando se terminó el rodaje de la ficción en diciembre de 1980, se desmontó. Nadie esperaba el éxito de Verano Azul y, como consecuencia, no se guardó este símbolo en un país en el que tampoco hay costumbre de archivar los iconos escenográficos del cine o la televisión.

Pero Nerja se sacó de la manga una réplica de La Dorada para homenajear a la serie que supuso una impagable campaña publicitaria para la localidad, impulsando el desarrollo turístico de la zona. Así, La Dorada volvió a tierra firme y, desde entonces, cada día, los viajeros más nostálgicos se fotografían frente a su escalinata de entrada.

El problema está en que la reproducción de La Dorada de Chanquete tiene errores garrafales que hacen que no se parezca demasiado a la original. El más llamativo es que la puerta de entrada al navío está al otro lado del barco que protagonizó la serie. Este fallo es sencillo de descubrir si comparamos en las imágenes la posición de la entrada con la situación del puente de mando (el cubículo que sobresale en la cubierta) donde estaba el timón. La característica puerta a la “casa” de Chanquete se ha plantado a estribor cuando en la serie estaba a babor. Empezamos mal.

  • La Dorada original:
  • La Dorada actual:

Pero, además, en la reproducción, tampoco existen una de las señas de identidad más importantes del barco: las ventanas, reconocible elemento mítico, ya que fueron protagonistas especiales del primer capítulo. Por una de estas ventanitas fue por donde el pequeño Tito se coló por primera vez en los adentros del navío.

verano azul barcho la dorada real nerjaventana barco de chanquete

En vez de intentar una reproducción lo más fidedigna posible, parece que nadie investigó La Dorada original más allá de pintar con colores parecidos el barco que intenta suplantar su identidad. De hecho, no se han respetado otros elementos característicos, como dibujito sobre la ventana del cuarto de mando (es diferente) o la línea azul que discurría alrededor del barco, desaparecida en la clonación. Tampoco se parece la puerta a la del diseño original: la entrada a La Dorada actual cuenta con unos círculos azules que no aparecen en ninguna secuencia, la altura hasta donde llega la pintura roja tampoco coincide con el decorado de la serie y no existe ni rastro de aquella aldaba con la que Julia llamaba a Chanquete.

barco chanquete 1puerta falsa barco de chanquete

La Dorada de Nerja, colocada en una deslucida esquina de un parking, no tiene el carisma de La Dorada que vivimos en Verano Azul.  Chanquete no reconocería su propio barco porque no cuenta con características que le otorgaban su personalidad propia en la serie. Pero en el frenético tiempo en el que vivimos los detalles no siempre son importantes, cuando es el detalle el que marca la diferencia. Y eso lo sabía bien Mercero, Antonio Mercero.

la dorada elice.

>>> Así sería la serie ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Y ADEMÁS…

Verano Azul, la serie inmortal

Hate-watching: el placer de odiar la TV que no puedes dejar de

¿Qué tienen en común Jorge Sanz y la pandilla de ‘Verano Azul’?

‘Verano Azul’ tuvo la culpa: el final del verano llegó, una vez más

 

La rapidez de reflejos de La Sexta: un consolidado modelo de TV

0:02 - Autor:

La detención de Ignacio González, expresidente de la Comunidad de Madrid, y de otros miembros que ocupaban puestos en la presidencia y administración del Canal de Isabel II ha movido la programación de La Sexta. Ferreras y su equipo han improvisado un programa especial pasadas las nueve de la mañana de este miércoles para cubrir en directo una información de tal calado.

Un movimiento que vuelve a demostrar como el canal verde ha interiorizado su línea de acción: la narración del está pasando lo estás viendo con el apasionado sello del canal y la rapidez de reflejos del periodismo que demandan sus espectadores.

De esta forma, La Sexta ha consolidado su modelo de televisión con periodismo crítico, apuntalando la parrilla con franjas pegadas a la emisión en directo, algo fundamental para asentarse cualquier cadena como referencia para los espectadores. De hecho, La Sexta, incluso, ha adelantado en horas de emisión en vivo a su hermana mayor, Antena 3. La audiencia tiene la percepción de que si pasa algo está ahí La Sexta para contarlo con sentido crítico. Con capacidad de reacción.

Las horas de directo, por tanto, son más claves de lo que parece en una televisión competitiva. Dan viveza, nervio… proximidad. Como también lo consigue estar en la calle, realizar los programas desde el exterior, sin la burbuja del plató, ya sea en una conexión en directo con el lugar de la noticia o desde un reconocible bar (a los que es asiduo Jordi Évole para hacer su periodismo en Salvados). También apostando por la objetividad del periodismo de datos con El Objetivo de Ana Pastor.

Otro as en la manga crucial es que la cadena de Atresmedia cuenta con una parrilla muy ordenada, donde el espectador recibe con transparencia el qué, cuándo y cómo emiten cada producción. La Sexta ha organizado sus productos en la programación y ha definido sus franjas. Sin descuidar las cortinillas de paso a publicidad (muy mimadas), impulsado las promociones y manteniendo los espacios de forma prudencial para que cuajen. Sin volver loco al espectador. Sin estar atados más de la cuenta a las necesidades del canal principal del grupo, Antena 3.

Es fácil encontrar los programas en un canal que cuenta con pilares estructurales claros pegados a la actualidad informativaAl Rojo Vivo en la mañana, Más vale tarde en la tarde y  El Intermedio en la franja telonera del prime time. Todos son programas definidos y fácilmente identificables. Te gusten, o no te gusten. Sabes cómo y cuándo están en emisión, aunque no los veas.

>>> 7 aciertos televisivos de la línea editorial de La Sexta

Y ADEMÁS…

La gran mentira de TVE

Los 7 parecidos entre ‘Sálvame’ y ‘La Sexta Noche’

5 lecciones que un futuro periodista debe aprender de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

‘First Dates’: los 6 cimientos televisivos que han construido su éxito

18 abril 2017 - 9:21 - Autor:

Los programas de buscar pareja son un clásico de la televisión. Aunque en España no se exprimió el género hasta la llegada de las cadenas privadas en los años noventa. Desde entonces, formatos como Vivan los novios, Contacto con tacto o Estoy por ti han intentado conquistar la cuota de pantalla con personas intentando encontrar el amor.

El último éxito de este tipo de formatos es First Dates, de Cuatro, que es martes cumple un año en emisión. De hecho, ha sido toda una revelación, conquistando un 8,7 por ciento de media de share con y 1.516.000 espectadores en sus primeros doce meses. Un dato que se eleva al 11,3 de share de target comercial, el público que más consume y que más seduce a los anunciantes. Y de eso va el programa, de seducción. Lo consigue a través de seis tácticas cruciales para conquistar los audímetros en la televisión.

1. Identificación del espectador.

El espectador de First Dates se cuela en citas a ciegas y ama u odia a los comensales que intentan “enamorarse”. Es fácil tomar partido por alguno de los tortolitos que acuden a la caza de pareja e incluso es habitual sentirse reflejado en determinados comportamientos que retrata el formato en cada edición. Porque, en mayor o menor medida, todos hemos sido rechazados en una cita. Aunque no sea a ciegas.

2. Diversidad creativa.

First Dates introduce ideas diferenciadas y creativas para que no todas las citas sean clónicas. Desde sorpresas de familiares hasta apariciones inesperadas de ídolos de los comensales. Además, de vez en cuando, First Dates incorpora a personajes más peculiares, como Platania (en la foto de arriba), que rompen cualquier atisbo de monotonía e interesan al espectador por su excentricidad. Otra de las bazas del programa es la diversidad que presenta el formato, todas tipo de personas tienen cabida. No existe exclusión por tipo de sexualidad. También el programa ha integrado a personas con discapacidad. Es un show que no busca sólo un patrón físico (como Mujeres y hombres y viceversa), aquí nadie está excluido. Al contrario, es fácil verse representado.

3. Planos generales, y planos detalle.

En cada emisión, el programa va entremezclando varias citas con un rítmico montaje en paralelo que no permite el aburrimiento. Lo hace con una realización que no sólo se queda en la historia principal, sino que además incorpora planos detalle (ya sea de gestos de los pretendientes, particularidades del vestuario…) que da una curiosa información extra al espectador. Otro elemento importante son la selección de músicas, que van recalcando la emoción, tensión o surrealismo de lo que sucede en la cita con astucia y una buena dosis de ironía. Porque la televisión se construye con detalles. Y First Dates los tiene a mansalva.

4. Personajes fijos (y reconocibles)

En la estrategia de construir a un público fiel, First Dates no se queda en las citas y aprovecha que todo sucede en un bar para contar con personajes fijos que, como si de una serie se tratara, cuentan con un papel que despierta cariños en el espectador. Carlos Sobera como empático relaciones públicas, Matías Roure como el seductor barman argentino o las camareras. Incluso algunos pretendientes intentan ligar con ellos. Los “empleados” del restaurante dan vida a un papel definido que enriquece cada programa. No son parte del decorado.

5. Aguantar hasta el final.

First Dates va dosificando con destreza la información de los derroteros que va tomando la cita. Así el espectador se queda hasta el final. Pero, además, el programa incorpora en sus últimos segundos un “qué fue de…” que, como en los telefilmes de sobremesa, se inventa el futuro de los protagonistas del día. Lo hace con cierta acidez. Un aliciente para quedarse hasta el último minuto del show y ver las ocurrencias del equipo del formato, producido por Warner.

6. En el lugar  y hora perfectos.

Es un elemento que pasa más desapercibido, pero también es crucial para el éxito de First Dates: el programa se colocó en el lugar y canal adecuados. En el lugar, el access prime time, porque es un formato que reúne a un público complementario al de los shows que existen en esa misma franja (El Hormiguero, El Intermedio). Y en el canal, Cuatro, que entronca con el lenguaje joven y viral (contenido perfecto para ser comentado en redes sociales durante la emisión) que es esencia de First Dates, ideal para el chascarrillo en la red y hasta para aprender de errores de otros en sus citas. Porque First Dates es más que un formato de buscar el amor, es una radiografía cómica de nuestra sociedad y de sus aspiraciones frustradas.

> Las 7 diferencias entre ‘First Dates’ y ‘Mujeres y hombres y viceversa’

Y ADEMÁS…

> ‘Mujeres y hombres y viceversa’: así se ha convertido en el ‘Al salir de clase’ de hoy

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

> El liderazgo de Telecinco: 11 claves del modelo para el éxito

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter