Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘All you need is love… o no’: los errores televisivos del programa de amor de Risto Mejide

9 mayo 2017 - 1:10 - Autor:

En una época en la que todo vuelve. Telecinco ha resucitado uno de los grandes éxitos de la historia de Antena 3, Lo que necesitas es amor. Un formato de éxito internacional que ha vuelto en teoría actualizado para los nuevos tiempos bajo el nombre de All You need is love… o no. Sin embargo, un programa de amor no sólo tiene que serlo, tiene que parecerlo.

El colosal éxito de aquel Lo que necesitas es amor con Isabel Gemio y Jesús Puente radicaba en que ponía en la palestra emocionantes historias de parejas en las que era fácil sentirse reflejado. Porque todos hemos querido y hemos roto. Las personas que pisaban el estudio era gente de la calle, con historias de amor o desamor que respiraban verdad.

En cambio, All You need is love… o no ha optado por un arranque con un elenco de personajes muy de manual de primero de televisión, muy de programa piloto que no llega a ninguna parte. O eso parecía, pues no transmitían precisamente esa verdad que era esencial en el formato original. Que si un cachitas bailando una coreografía para pedir matrimonio a su amada (lo nunca visto en un prime time o en YouTube), que si una pareja rota que, en vez de contagiar esa desazón de las rupturas, sólo parecían felices y encantados de estar en Telecinco montando jaleo, que si un guaperas sirio (Míster Arab World, para más señas) reencontrándose con su madre (porque su madre es el amor de su vida) en modo Sorpresa, Sorpresa

Difícil empatizar con los personajes anónimos del show. Tampoco con una pareja de ex novios, que intentaban buscar pareja el uno al otro en unos estéticos vídeos pregrabados que son un estorbo para la credibilidad de la emisión. Y es que, en televisión, la realidad jamás debe parecer una serie hipster, porque esto resta verdad en el ojo del espectador. Da igual que lo que se muestre sea real si no lo parece.

En la parte positiva del programa y aunque les falte rodaje y cohesión, están Risto Mejide y su troupe de colaboradores (David Guapo, Irene Junquera, Elisa Mouliaá, América Valenzuela, Manu Sánchez): un buen casting de personajes fijos para reinventar el programa a tono con la tele de 2017 y alejarlo de su antigua aureola de sensiblería básica. Mejide y compañía trata el contenido del formato con la relatividad y travesura que merece cuando toca, a pesar de encontrarse en un plató poco amplio, con luces locas y público azul de fondo, que lo mismo podría ser de Sálvame, Gran Hermano o Hazte un selfi. La única diferencia con respecto a estos programas es que el decorado está presidido por una gran mesa, en la que se va sentando el personal. Algo que, por otro lado, tampoco es que sea una novedad televisiva, vaya.

No era casual que Lo que necesitas es amor tuviera un sofá en vez de una mesa en el centro del decorado. En televisión no luce un beso detrás de una mesa, tampoco un reencuentro sorpresa con una madre.

La mesa es un obstáculo para que fluya el amor: con sus abrazos, con sus manos entrelazadas, con sus mimos, con su emoción. Y ese es el principal problema de All You need is love… o no el amor no fluye. Tal vez porque se ha optado por gente que, a primera vista, parece fotogénica o salada para los patrones obvios de la televisión pero que, en realidad, son la antitelevisión, pues no transmiten lo más importante: esa verdad que te emociona porque es como tu verdad, como tu vida.

De hecho, en esta primera noche, ni los protagonistas más emotivos han resultado lo suficientemente creíbles. Y ya ni hablar de ese chico al que le ha dicho “el amor de su vida” que no le quiere y, en cambio, su comunicación no verbal desprendía una contradictoria felicidad imparable porque estaba en la tele.

Duro futuro tiene All you need is love… o no si lo que han mostrado en esta primera entrega era lo mejor que tenía para enganchar. Seguro que historias de amor o desamor, apasionantes y empáticas, hay en muchos rincones del país, sólo que se deberán buscar más allá de aquellos egos ansiosos de cualquier ocurrencia con tal de salir por la televisión y vivir su momento de gloria bajo los focos de colores de su idolatrada Telecinco.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Los 5 elementos que han propiciado la catarsis colectiva del reencuentro de OT 

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

 

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter