Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Lo que la verdad esconde’: así es la serie documental sobre el caso Asunta que desafía los prejuicios del espectador

24 mayo 2017 - 5:10 - Autor:

Hay crímenes que, incluso después de ser resueltos, continúan retumbando en el imaginario colectivo. Es lo que ocurre, por ejemplo, con la muerte de la niña Asunta Basterra en 2013. Actualmente, sus padres adoptivos, Rosario Porto y Alfonso Basterra, se encuentran en prisión, cumpliendo condena por el asesinato de su hija. Pero el caso acumula aún interrogantes que no fueron resueltos con la sentencia. Sin ir más lejos, el móvil del crimen: ¿por qué lo hicieron Porto y Basterra?

Esta noche, arranca en Antena 3 una miniserie documental de tres capítulos que lanza estos interrogantes al espectador de un modo pocas veces visto en nuestra televisión. Bajo el título de Lo que la verdad esconde, los tres documentales explican lo acontecido en torno a la muerte de Asunta de modo cronológico desde la aparición de su cuerpo.

Lo original es que no lo hacen, como suele ser habitual, con una voz en off narradora, sino que la historia se narra sólo a través de abundantes grabaciones, que van de desconcertantes conversaciones de los padres de Asunta una vez ya detenidos, vídeos caseros de Asunta, extractos de informativos y programas matinales (los de Susana Griso y Mariló Montero) a testimonios de testigos, guardias civiles, abogados, amigos de la familia, profesores de la niña… Incluso el documental contiene una entrevista telefónica a la propia Rosario Porto, realizada por el propio Ramón Campos -productor del documental-.  También lo intentan con Alfonso Basterra, que contesta una argumentación vía carta manuscrita.

Cada uno cuenta lo que sabe o lo que quiere contar y es la audiencia la que debe sacar sus propias conclusiones sobre un suceso que continúa resultando tan escalofriante como misterioso.

El resultado es un relato apasionante, de ritmo cinematográfico y pausado, que no te permite apartar la vista de la pantalla. Con una cuidada factura visual en la que se nota la influencia del camino sembrado por Salvados de Jordi Évole, esta producción de la compañía televisiva Bambú cuenta con otro as en la manga: su director, Elías León Siminiani, un cineasta ampliamente curtido en la experimentación documental en varios y premiados cortometrajes y también en su ópera prima en el largo, Mapa. La mirada y la forma de contar de León Siminiani se nota en Lo que la verdad esconde, imprimiendo un sello de autor a esta miniserie que rara vez se ve en un prime time generalista.

Falta por comprobar si el share se enganchará a Lo que la verdad esconde, pero, sin duda, se trata de una propuesta de calidad, que nos trata como espectadores inteligentes y hasta nos desafía enfrentándonos a nuestros prejuicios y nuestras propias especulaciones. Probablemente nunca seremos capaces de adivinar qué pasaba por las cabezas de Porto y Basterra cuando asesinaron a su hija, y precisamente eso es lo más perturbador y poderoso que plantea esta serie documental. Porque la vida real no es una ficción donde conocemos las motivaciones de los personajes y en la que los interrogantes de la historia son resueltos por los guionistas al final de la temporada. A veces, esos interrogantes nos persiguen para siempre.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que se debe aprender de Salvados en las facultades de Periodismo

La información en TV cuando ya Gabilondo no esté

La gran mentira de TVE

5 lecciones que un futuro periodista debe aprender de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

Lo que no se ve por la televisión de las bombas del concurso ‘Boom’

0:01 - Autor:

Cada tarde, en Antena 3, explotan bombas de juguete. Es la seña de identidad de Boom, el concurso de Antena 3 en el que los concursantes deben cortar los cables correctos o serán pringados y, lo que es peor, eliminados.

Pero, ¿cómo funciona este característico artefacto explosivo del juego cultural que presenta Juanra Bonet? ¿Ensucia a los jugadores o sólo es un efecto especial de la tele? Pere Prat (@perepratba), responsable de Ingeniería Técnica de la productora Gestmusic, nos cuenta los trucos de Boom.

Las bombas funcionan basándose en el efecto “Venturi”, muy parecido al mecanismo de un aerógrafo” explica el encargado del programa de la tecnología del programa, que desvela el producto pringoso que esconde cada artefacto: “se trata de un tipo de polímero absorbente de la humedad, similar al que se encuentra en los pañales. A este polímero se le añade agua y colorante alimenticio para dar la sensación de humedad y color, pues originalmente es completamente blanco. El polímero, sin la mezcla de agua ni colorante, se encuentra en tiendas para bromas o fiestas, donde también se vende confeti, para simular nieve“.

Y sí, la sustancia que salpica a los concursantes ensucia:”el colorante alimenticio que se añade al producto mancha las manos y prendas de ropa con las que entra en contacto, lavándose muy fácilmente con agua y jabón”, comenta Prat que revela otro daño colateral del concurso que desconoce el público: “la mezcla que sale de la bomba es muy resbaladiza“.

Cuando se vacía la bomba, “el cambio de la mezcla para otra explosión es bastante rápido. Esta rapidez es necesaria para evitar parar el ritmo del programa el mínimo tiempo posible. De hecho, fue uno de los retos principales durante el diseño del sistema. La mezcla se cambia después de cada explosión, desde la parte inferior del escenario, alojándose el producto en tres pequeños recipientes de un litro y medio de capacidad cada uno, aproximadamente”, explica.

Así es el interior de las bombas de Boom, unos aparatos que no tienen ni trampa ni cartón. Aquí no hay efectos especiales como en las películas, son los cables los que activan de verdad la explosión: “la información relativa a los cables que cortan los concursantes se manda, vía radio, al ordenador que contiene las respuestas y este, a su vez, se encarga de activar, o no, las electroválvulas que controlan el aire comprimido”.

Un programa informático es el que se encarga de dar la orden a la tres electroválvulas, que paralizan el paso de aire a presión que propulsa el líquido. “Al activarse, el aire es conducido a través de tuberías hasta la base de la bomba, donde se mezcla con el producto que saldrá por las compuertas superiores gracias al efecto ‘venturi'”, explica Pere Prat. Todo un minucioso proceso para que fluya un efectista espectáculo televisivo.

> Las trampas de los concursos de la tele

@borjateran

Y ADEMÁS…

Así se hacen las preguntas de un concurso de TV

Las mentiras que nos creímos de los programas infantiles

11 cosas que aprendimos con ‘Friends’

Las 5 dificultades que sufre el guionista de una serie

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

Los 3 prejuicios que propaga la televisión sobre los youtubers

Los trucos de la TV para favorecer la telegenia de sus presentadores

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter