Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘El Puente’: así Paula Vázquez se convierte en la presentadora de un reality sin presentador

29 mayo 2017 - 7:20 - Autor:

El mercado internacional de programas de televisión sufre una crisis de ideas. Tras éxitos globales como La Voz, ya no hay grandes formatos que triunfen con fuerza en el extranjero que se puedan adaptar en España con un alto porcentaje de seguridad de que arrasarán en audiencias, lo que propicia una paradoja: no existen programas de importación pero, al mismo tiempo, las cadenas de España tampoco se atreven a producir ideas originales de nuestro país, al no estar testadas antes en otros países. Una situación que provoca un círculo vicioso que frena la creatividad en el sector.

Ahora, el canal Cero de Movistar+ intenta frenar esta tendencia con la puesta en marcha de un formato 100 por 100 español, El Puente, que se estrena esta noche a las 22.00h. reality, de la factoría Zeppelin (Gran Hermano, Fama, ¡a bailar!) en el que quince mujeres y hombres forman parte de un juego de estrategia con el objetivo de construir artesanalmente, en sólo 30 días y con herramientas mínimas, un puente de 300 metros que les servirá para encontrar el tesoro de 100.000 Euros, premio del show.

A diferencia de Supervivientes, con sus galas en vivo y en directo, este espacio de tele-realidad está grabado y arriesga con una factura visual que incorpora una realización digna de ficción. De hecho, el formato original de El Puente no necesitaba ni presentadora, ya que la aventura se va narrando como si fuera una serie a través de la emoción que surge de los propios participantes.

Sin embargo, Cero ha optado por incluir un rostro popular al frente de El Puente. Y ha elegido a Paula Vázquez, como vínculo de unión entre el espectador y los participantes en el reality. ¿Por qué esta decisión si el programa no necesitaba presentador? La trayectoria de Vázquez sirve de aliciente para acercar al gran público un formato que sin una presentadora tendría menos papeletas para llamar la atención mediáticamente. Al ser un producto completamente nuevo, Paula Vázquez da un caché al reality. Más aún con su experiencia previa en otros reputados programas de género como Pekín Expréss.

Y es que El Puente supone el regreso de una de las presentadoras más queridas de nuestra historia reciente, lo que genera una curiosidad extra por un formato del que el espectador todavía no tiene referencias. En este sentido, la incorporación de Paula Vázquez a un puesto de presentadora que antes no existía, fomenta esa expectación entre la audiencia y, además, enriquece un formato a tono con la idiosincrasia de la televisión en España con una audiencia que suele premiar a aquellos programas de tele-realidad que cuentan con una empática persona de referencia que sirva de hilo conductor. Así El Puente se entiende mejor y, así, además, su contenido se vende mejor. Para la gente de la calle, El Puente ya es “el nuevo programa de Paula Vázquez”. Sin ella, sería más invisible.

De ahí el acierto de la decisión de Cero de incorporar un rostro popular: la televisión de pago mejor con profesionales reconocidos que acerquen su oferta a un público general que, en nuestro país, aún asocia las plataformas como Movistar Plus casi en exclusiva a los derechos deportivos. Pero existe vida más allá. Y Cero está realizando un interesante trabajo para experimentar con contenidos televisivos que sean una alternativa para un espectador que se siente huérfano de otro tipo de entretenimiento en televisión. Porque la televisión de pago es más que series internacionales, el deporte y el fútbol es fútbol.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Los 3 errores de las cadenas en las redes sociales

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

> Las 7 cualidades del buen fan de ‘El Ministerio del Tiempo’

La revolución de la TV de pago

Ten: los errores del lanzamiento de un canal de TDT

0:00 - Autor:

Hace poco más de un año que comenzaron las emisiones de Ten, el canal de TDT del Grupo Secuoya. Una cadena que ya cambió su nombre antes de nacer. De denominarse “10” pasó a llamarse Ten, un título más “cool” que da más juego de cara a la promoción.

Sin embargo, este cambio de nombre fue premonitorio: en sus primeros doce meses de vida, Ten ha modificado tres veces su línea editorial de contenidos. Primero nació como una cadena familiar, después pasó a ser una cadena femenina (como su rival DKiss) y, ahora, ha terminado reconvertida en una especie de canal práctico, que “te cambia tu vida”. O eso dice su eslogan.

En esta última metamorfosis del canal, ha sido un acierto activar más producción propia, con programas exclusivos y creados a tono con la idiosincrasia nacional como el espacio Vidas en Orden (organizando casas caóticas), lo que marca la diferencia de la emisora en una TDT cargada de repeticiones y docushow extranjero. Pero se mantiene el problema del nacimiento del canal. Y es que Ten nunca llegó con una personalidad rotunda y diferenciada.

Ten cometió un error de manual: intentar abarcar mucho en vez de centrarse en grandes franjas diarias con temáticas muy delimitadas, fáciles de recordar por un espectador que sabe que en la mañana, tarde y noche hay un tipo de formatos específicos. En cambio, la programación de Ten ha sufrido tantos vaivenes de horarios, que ha propiciado que el público se pierda en su oferta.

El canal arrancó con formatos internacionales como Mi restaurante es el mejor, La Gran Aventura o Este hotel es una ruina. Pero si el espectador se enganchaba a Este hotel es una ruina e intentaba seguir viendo nuevos capítulos la semana siguiente, se encontraba que ya habían cambiado la programación. Ese es el error de Ten, no sólo no definió desde su origen una línea de contenidos que no se pareciera a nada, tampoco los responsables de la cadena dieron tiempo a cuajar ningún programa en una parrilla con demasiados cambios de horarios nada más empezar sus emisiones, cuando lo aceptable es mantener los tres primeros meses el grueso de distribución de contenidos para que los interiorice la audiencia. En este sentido, tampoco ayudó que las temporadas de los programas fueran muy cortas, despistando aún más a la audiencia con estrenos que llegaban tan rápido como desaparecían.

El mayor éxito hasta la fecha de Ten es Las Kardashians, un reality internacional que da mucho juego a una cadena que reúne una media 0,3 de share. Un promedio de audiencia que crecerá si se aprende de los errores de los primeros 12 meses de vida: acotar mejor el contenido del canal hacia un perfil de público más definido (a través de formatos alternativos a los que ya existen en otras frecuencias) y aguantar el horario de programación de los programas el tiempo suficiente para ser conocidos por un público que está cansado de resintonizar, una y otra vez, una TDT en la que suele encontrar más de lo mismo.

Lo que aprendimos del mejor lanzamiento de una TV en España

@borjateran

Y ADEMÁS…

La era Canal Plus: la importancia de un rap para vender una cadena de pago

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

TeleDiaria en Twitter