Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Apaches’: así saca doble partido Antena 3 a una serie sin fecha de estreno (en España)

31 Agosto 2017 - 2:13 - Autor:

Apaches, basada en la novela de Miguel Sáez Carral, es otra más de esas series que se anuncian con grandilocuencia, se ruedan con pasión pero que, finalmente, se terminan guardando en un cajón sin rastro de fecha de estreno.

Dos largos años ya han pasado desde que se grabó esta producción que consiguió recuperar para una serie nacional a Verónica Echegui, uno de los grandes talentos que ha dado la interpretación española en las últimas décadas. También al reputado Alberto Ammann, que en Apaches interpreta a un prometedor periodista que abandona su acomodada existencia para vengar a su padre.

Pero (casi) todo cambiará en la vida de este protagonista cuando aparece en acción Carol (Echegui), una exmodelo, con una cicatriz en la cara, que ha caído en los más bajos fondos de una sociedad en plena resaca de los ochenta, época muy jugosa en ambientación y atractiva para el espectador si se sabe vender bien el producto.

Sin embargo, el tiempo de espera para el lanzamiento de Apaches ya superaba los márgenes lógicos. Como consecuencia, el espectador más seriéfilo y atento a la actualidad televisiva intuye que algo falla en esta serie. “Si no se emite, será porque la dirección de la cadena no termina de confiar en su lanzamiento”, puede pensar el público que esperaba esta historia tras conocer la noticia de su rodaje.

Pero el problema real con el que cuenta Apaches para su estreno en Atresmedia radica en que no es un producto para grandes audiencias. El resultado funciona para potenciar la imagen de la emisora como gran factoría de ficción diversa, pero seguramente, al día siguiente del estreno, Apaches sería catalogada como fracaso al no pasar la barrera de cuota de pantalla que marca el éxito de manera contundente y que, en la actualidad, se sitúa por encima del 15 por ciento de share.

Una probabilidad que ha dado un vuelco de guión al venderse los derechos internacionales de Apaches a Netflix. La compañía norteamericana estrena el próximo 8 de septiembre en todo el mundo esta ficción, mientras que Atresmedia mantiene la exclusividad para España.

Con esta venta, los propietarios de Antena 3 y La Sexta se aseguran sacar una rentabilidad extra al producto gracias al acuerdo con Netflix y, al mismo tiempo, consiguen revitalizar el interés perdido por esta ficción en su público objetivo: los seriéfilos, que conectan con la filosofía de Netflix. “Si Netflix la ha comprado es que es buena”, dirán algunos. Además, como la compañía norteamericana no da datos de audiencia, se consigue más fácilmente contagiar al público de una percepción de éxito aunque realmente no lo sea. Y puede que nos llegue un buen boca a boca desde fuera que ayude a incrementar la expectación perdida en nuestro país, para cuando sea que Antena 3 se decida a emitirla.

Mientras, la entrada de Apaches en Netflix es una oportunidad para la televisión comercial, ya que logra sacar partido a sus series más allá de la única opción para el éxito o el fracaso que suponían las audiencias tradicionales. Con el sistema convencional, las cadenas se jugaban toda la inversión a una sola carta. Ahora, pueden diversificar el negocio en socios y ventas internacionales. Nuevas posibilidades que permiten obtener más rédito a las series y que deberían ser un revulsivo para que los directivos de los canales pongan en marcha producciones más plurales. La televisión comercial con guión cortado con idéntica plantilla, para gustar a todos los miembros de la familia, ya es cosa del pasado de aquellos maravillosos años noventa y primeros dos mil. Por suerte.

Las series españolas: existe vida inteligente más allá de las audiencias tradicionales

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que la televisión generalista en España debe aprender de Stranger Things de Netflix

> Netflix: así genera percepción de éxito (aunque no lo sea)

> TVE y los complejos por el viejo audímetro

> El obstáculo de las series españolas

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

Roberto Leal presentará el nuevo ‘Operación Triunfo’: sus fortalezas y los retos a los que se enfrenta

30 Agosto 2017 - 12:43 - Autor:

Roberto Leal ha sido el elegido para presentar la nueva edición de Operación Triunfo. TVE y la productora Gestmusic, creadores del mítico concurso, han optado por un rostro habitual de la cadena que tiene gran experiencia en programas de conexión en directo. Sus tablas previas en plató y como reportero callejero son claves para su porvenir como conductor de OT, pues un show de estas características necesita un director de orquesta acostumbrado a lidiar con los quebraderos de cabeza que surgen en vivo.

Roberto Leal tiene práctica y, además, sabe salirse del guion con cierta gracia e ironía si hace falta. Pero sin acaparar el protagonismo más de lo necesario. Esta es la otra clave que se busca en Operación Triunfo: el comunicador debe ir marcando el paso sin que se note demasiado. La historia que cuenta el programa se narra a través de las canciones, miradas, reacciones y, sobre todo, la evolución de los concursantes. Ellos son los grandes protagonistas.

Esta característica del formato también ha propiciado que se haya optado por un jurado de bajo tirón mediático. En la esencia original de Operación Triunfo, los jueces no deben hacer sombra a los alumnos de la academia. De ahí que el jurado este compuesto por profesionales de distintos sectores que lo que sí aportan es bagaje y argumentación.

En esta remozada edición, estarán analizando las actuaciones la cantante Mónica Naranjo,  el especialista en marketing, música y derechos de autor, Joe Pérez-Orive y el músico y director artístico de Universal Music, Manuel Martos (que, por cierto, también es el hijo de Raphael).

  • El reto de ‘OT 2017’

El éxito o fracaso de la nueva edición de Operación Triunfo dependerá de que el programa logre generar un acontecimiento artístico con unos cantantes novatos aprendiendo a ser artistas. Para alcanzar el interés de la audiencia, OT necesitará de la empatía que desprenda el nuevo casting, pero también de la química que surja entre alumnos y el claustro de profesores, pilar crucial también en este reality musical con internamiento en academia.

Aunque hay otro elemento también imprescindible para que brille un Operación Triunfo que llega en 2017, con una audiencia que ha visto ya todo tipo de concursos hechos con promesas de la canción: con la escenografía de cada actuación el programa puede marcar la diferencia.

El espectador, y especialmente las nuevas generaciones que son las que se verán reflejadas en la pandilla de nuevos ‘triunfitos’, se quedarán en el nuevo OT si cada propuesta musical se traduce en un espectáculo televisivo por si solo: en realización visual, en iluminación, en escenografía y en implicación del público. Estos ingredientes propiciarán conflicto para los propios concursantes, ya que aprender a integrar toda esa coreografía de factores del gran show en directo será un hándicap de nervios, frustraciones e ilusiones para los artistas que pretenden lanzar su carrera gracias a OT. Un OT que, ahora, tendrá que lidiar con una televisión que se comenta (y critica) desde las redes sociales, pero que también tendrá que luchar contra sí mismo. El peor enemigo del regreso de Operación Triunfo es el propio e idealizado recuerdo de la audiencia que siguió aquella ingenua primera edición de OT porque se identificó con unos concursantes que eran como nosotros mismos.

> Los errores recurrentes del casting de Operación Triunfo

@borjateran

Y ADEMÁS…

El reencuentro de OT: una bomba emocional sobre la pérdida de la inocencia

Por qué ‘Gran Hermano’ está siendo tan longevo en España y ‘Operación Triunfo’ no

> Así está la Academia de OT hoy

> Lo que no ves del reencuentro de ‘OT’

> Lo que debe aprender TVE de su propia historia

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

La estrategia de Telecinco para ir ganando terreno a sus competidores en verano

0:01 - Autor:

No ha existido verano en Telecinco. La cadena de Mediaset ha potenciado la promoción de sus estrenos de otoño durante el periodo estival casi como si se tratara de temporada alta. Incluso con un microprograma especial que ha irrumpido en emisión, en diferentes ocasiones, con Sandra Barneda y Jesús Vázquez engalanados para explicar los platos fuertes del canal a partir de septiembre. Es lo que ellos llaman “el otoño fantástico”.

Este pequeño espacio sirve a Telecinco como programa de ajuste para rellenar franjas previas al horario de máxima audiencia y, además, como formato que genera expectación en el público, ya que dos presentadores reconocibles y creíbles para los fieles a la cadena, Barneda y Vázquez, crean expectación con el aluvión de producción propia que prepara Mediaset.

Series como La verdad, Ella es tu padre o una nueva temporada de La que se avecina; programas como el retorno de La Voz, la revolución de Gran Hermano o el regreso de Bertín Osborne con En la tuya o en la mía… el televidente siente que Telecinco no descansa en verano y ya está preparando la nueva temporada. De ahí que releguen la promoción de espacios veraniegos para poner el foco en lo que viene con la vuelta al cole.

De hecho, además de este mini espacio promocional con Barneda y Vázquez recalcando lo exclusivo y fantástico de su programación, también los de Telecinco han creando otro spots anunciando su cartera de ficción para septiembre. En esta pieza introducen prácticamente todo lo que están rodando. El espectador va interiorizando que la cadena está fortaleciéndose en el ámbito de la ficción aunque luego, en realidad, la emisora decida espaciar la emisión de todas sus series y centrarse en sólo una o dos en este otoño para equilibrar el gasto e ingreso que supone una inversión de estas características. Ninguna cadena puede lanzar todas sus series de golpe, pues entonces el coste podría ser mayor que la publicidad existente en el mercado. Como consecuencia, los programadores calculan el tiempo exacto de estreno de cada una de sus series, su ubicación, su competencia para que la emisión no sea un dispendio.

Lo importante es que el espectador interiorice la percepción de éxito de factoría que no para de crear con un sello inconfundible que está, en este caso, representado por dos caras reputadas como Sandra Barneda y Jesús Vázquez. Y eso Telecinco lo ha conseguido este verano a golpe de efectista promoción que ha recordado a su audiencia, una y otra vez, que las vacaciones se iban a pasar muy rápido. Demasiado rápido. Ya está aquí la nueva temporada televisiva.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Telecinco: los 11 trucos de un modelo de éxito

Las lecciones que ha dado La Sexta

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

4 elementos cruciales para el éxito en TV que se están olvidando

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

‘Soy una pringada’, youtuber traicionera: claves de su asalto a la TV

29 Agosto 2017 - 0:00 - Autor:

Soy una pringada pertenece a la estirpe de nuevas celebrities de la generación youtuber. Una joven que ha canalizado su indignación contra el mundo a través de la red hasta convertir su ira en medio de vida. El mérito radica en que desata su odio con gracia, atreviéndose incluso con el humor negro, muy negro en ocasiones, algo que ha conseguido conectar con una audiencia joven y también con mucho que odiar.

Soy una pringada parece no tener filtro y ha sabido construirse un antipersonaje único. En actitud y en look. Como si hubiera salido del almacén de disfraces desechados de La Bola de Cristal, la pringada lleva un par de años despotricando contra (casi) cualquier cosa que no sea el programa RuPaul’s drag race. Ese es su magnetismo. Es la Risto Mejide de las redes. La versión en 4G de aquel Risto de Operación Triunfo que se creó un malvado personaje con el que se atrevía a decir públicamente las maldades que el espectador pensaba en el sofá de su casa.

El secreto de Esty Quesada, que así se llama, es que se ríe de todo pero principalmente de sí misma, por lo que nunca deja de ser empática y coherente. Y además siempre aporta argumentos que apoyan su indignación al mismo tiempo que hace que el maquiavélico espectador se retuerza de risa. La maldad engancha, sí, pero sobre todo la maldad que convence porque está argumentada. Y Soy una pringada convence. Es lo que diferencia a este personaje de otros youtubers, que exhiben un impostado ambiente de felicidad artificial, grabada y editada a golpe de webcam y filtros de instagram. Estos otros youtubers suelen queda en evidencia si los enfrentas al vivo y el directo de una emisión en la radio o en la televisión tradicional, demostrando que no son tan ingeniosos como parecía o que no tienen discurso alguno que defender.

No es el caso de Soy una pringada, que ahora está explorando la vida más allá de YouTube, en radio y en televisión. Y lo cierto es que, fuera del hábitat en el que nació, también funciona, como puede comprobarse en el programa de zaping de tele Snacks, que emite los sábados Cuatro, o en espacios de emisoras como Los 40. Ella sigue transmitiendo incluso sin la edición de sus vídeos de la red, porque en un plató es igualmente ágil en ocurrencias y rápida en chascarrillos. Conserva además una ingenuidad salvaje que le permite decir lo que piensa sin reflexionar en el daño que puede hacer (como sucedió con su agresivo y viral vídeo sobre Carlota Corredera, gorda traicionera) o las repercusiones profesionales que le puede acarrear (como cuando habló mal de La que se avecina sin ser demasiado consciente de que estaba en un programa de la misma compañía que produce la serie, Mediaset, algo que molestó al creador de la comedia, Alberto Caballero).

Porque, al final, el éxito de Soy una pringada tiene mucho de esa tele que no teme tirar piedras contra su propio tejado. Como hacía Ángel Martín en Sé lo que hicisteis, pero llegando incluso más lejos. De ahí que esta youtuber sí puede que tenga recorrido en la pequeña pantalla. Dependerá de su capacidad para mantener su esencia tan políticamente incorrecta y no dejar que se la corrompan. De momento, dice que “antes que entrar en GH VIP me clavo agujas debajo de las uñas”. Ni falta que le hace, porque ella ya es un reality en sí mismo, fruto de de una generación perdida que ha encontrado en la red una forma de expresarse y la posibilidad de transformar su odio a la sociedad en carta de presentación.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Dulceida: los peligrosos mensajes de la generación youtuber

4 lecciones imprescindibles de Internet que dio el ‘youtuber’ Rubius a Risto Mejide

 Los 10 mandamientos del tuitero televisivo

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

La reinvención del Television Centre de la BBC: apartamentos de lujo encima de míticos platós de TV

28 Agosto 2017 - 0:13 - Autor:

Si hay un edificio de televisión legendario, ese es el BBC Television Centre. Construido en West London por fases, entre 1960 y 1963, su Stage 1 se estrenó como el plató más grande de Europa. Aunque ese récord de tamaño fue demasiado efímero para la cadena británica, ya que poco después TVE inauguró su sede en Prado del Rey y la dirección del ente español decidió poner un puñado de metros más a su Estudio 1 para ganar a los ingleses.

Desde entonces, ha cambiado mucho la televisión y, ahora, el tamaño (de los platós) no importa. En 2012 la BBC decidió vender su emblemático centro de producción por 12.300 millones de euros a Stanhope plc, un promotor que está transformando las antiguas oficinas y redacciones en un complejo de apartamentos, oficinas, gimnasios y negocios de hostelería.

Con esta operación inmobiliaria, la corporación pública hacía más viable el salto a una nueva sede, más sostenible y acorde con los nuevos tiempos tecnológicos. Se trata del New Broadcasting House, situada tras el también el alegórico edificio en el que se realizó la primera emisión de radio el 15 de marzo de 1932. Esta nueva casa de la BBC cuenta con una de las redacciones digitales más grandes del mundo y con cinco estudios de televisión en el subsuelo. Su diseño, inundado de proyecciones de los colores oficiales de la cadena, permite ahorrar luz eléctrica gracias a grandes cristaleras y a un sistema que gestiona la temperatura de las salas, aprovechando el calor humano y la energía que desprenden los ordenadores.

La otra característica de la edificación está en que los trabajadores no tienen sitio propio. Sus objetos personales se guardan en taquillas y, dependiendo de las necesidades diarias, los profesionales de la emisora se ubican en uno u otro espacio.

Sin embargo, este nuevo centro de operaciones ha nacido sin grandes platós en los que producir grandes formatos. Los cinco sets del New Broadcasting House se limitan a informativos o programas divulgativos por su reducida dimensión. Lo que supone una carencia para la cadena.

Así que la BBC sigue alquilando los grandes estudios del viejo Televisión Centre, que han sobrevivido en el cambio de propiedad. La operación inmobiliaria ha respetado los edificios históricos,  mientras que ha derribado otros de menor valor arquitectónico. Entre las instalaciones salvadas de la piqueta están los tres principales platós de la BBC, incluido el famoso Stage 1, que el propietario actual nunca pensó derruir. Al contrario, utiliza estos estudios como atractivo sello diferenciador de su complejo, pues son un icono para los británicos. En su interior, se rodaron espacios tan míticos como Top of the Pops, Blue Peter, Doctor Who, Fawlty Towers, Monty Python’s Flying Circus, Absolutely Fabulous o, últimamente, Strictly Come Dancing, una especie de Mira quién baila.

El majestuoso Television Centre busca ahora un futuro digno y sostenible, pero a diferencia de España -donde no hay conciencia de preservar la historia de la televisión y, por ejemplo, se derribaron los simbólicos Estudios Buñuel-, la BBC ha conseguido encontrar una segunda vida útil a su histórica sede. Tan histórica que incluso Google ha retratado su interior, a través de las cámaras del sistema Street View, para que cualquier usuario pueda callejear por su trastienda como si fuera una estrella de la cadena. Un viaje entre decorados desmontados y puertas infinitas, ajadas tras sesenta años de vaivenes de televisión.

La demolición de los míticos Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 vídeos de su historia con TVE

@borjateran

Y ADEMÁS…

La gran mentira de TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

TVE: de ser la gran factoría de TV en España, a quedarse sin platós

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

 

Cuando la publicidad infantil daba mucho miedo (VÍDEOS)

27 Agosto 2017 - 8:18 - Autor:

Cándidos, entrañables y un poco traviesos. Con estos ingredientes, los anunciantes pretendían llamar la atención de los niños en los primeros spots de juguetes en televisión. Sin embargo, esta combinación de elementos no siempre salía del todo bien. Menos aún si se debían vender muñecas con la capacidad de susurrar al oído. Entonces, la pausa para la publicidad se convertía en una estampa digna de película de miedo. Es lo que sucedió en los ingenuos años sesenta con Baby Secret, una simpática muñeca que recitaba mensajes hasta provocar un terrorífico ataque de risa en el público.

Pero este no es el único caso de anuncio infantil que logró descolocar al personal en los primeros pasos de la televisión. Existió otra muñeca que también sembró el pánico, mientras se tambaleaba en su mecedora a pilas (no incluidas). Un resultado digno de ‘Historias para no dormir” que es mejor ver acompañado para sentir menos pavor.

Dos controvertidos anuncios que coparán los rankings virales de los spots más terroríficos de la historia pero que, al mismo tiempo, también conseguían con creces su objetivo de atrapar a una audiencia fiel. Los susurros extraños, los zooms de cámara al son de la música, los alocados gritos de niñas actrices… Todos estos factores, mezclados en la misma pieza audiovisual, propiciaban campañas de impacto a la caza y captura de ese recuerdo que se queda tatuado en la retina del consumidor. Y en eso no ha cambiado tanto la publicidad. Ni cambiará.

> Las extrañas vacaciones de Manuel Bartual: llega la tuit-telenovela

@borjateran

Y ADEMÁS…

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

Las extrañas vacaciones de Manuel Bartual: llega la tuit-novela

26 Agosto 2017 - 3:16 - Autor:

Manuel Bartual es cineasta, guionista e ilustrador, aunque muchos le han conocido esta semana por ser autor de un hilo de tuits en el que ha ido narrando, en tiempo real, la aventura que supone encontrarse con una supuesta vida paralela y con su otro yo. La historia empezó con un tuit en el que explicaba que “ando de vacaciones desde hace un par de días, en un hotel cerca de la playa. Iba todo bien hasta que han comenzado a suceder cosas raras”. Ahí ha arrancado una serie de tuiteos que ha derivado, tuit a tuit, en una historia de género fantástico con cierto grado surrealista. Un hotel clónico al suyo pero al otro lado de la carretera, una habitación con el mismo número que la suya y un Manuel Bartual que se encuentra con otro Manuel Bartual hasta tener que huir de sí mismo. “El otro Manuel estaba allí, de pie, bajo el marco de la puerta de la habitación”.

Una tuit-novela con la que Bartual ha multiplicado sus seguidores en la red social, ganando más de 100,000 followers nuevos en su cuenta @manuelbartual en apenas horas. ¿Ha inventado Bartual una nueva forma de contar historias de ficción en primera persona y a través de frases de no más de 140 caracteres? La realidad es que, por la cronología de los hechos, parece que Bartual se ha podido inspirar en las paranormales vivencias del ilustrador de Buzzfeed en Estados Unidos Adam Ellis, que lleva semanas narrando a través de sus redes sociales una historia que supuestamente ocurre en su casa. Trama digna de Cuarto Milenio con fantasma que se le aparece a las 12 de la noche, pero al que, casualmente, Ellis nunca logra grabar. Eso sí, en cada tuit juega con el ingenio del espectador aportando fotografías, vídeos e incluso apariciones estelares de sus gatos que se quedan atónitos mirando pegados a la puerta de su casa. Porque, al otro lado, en teoría, está el espectro.

Tanto Bartual como Ellis introducen pruebas de sus vivencias colgando fotos y vídeos que logran miles de retuiteos en pocos minutos. Aunque lo importante, más que lo visual, radica en la capacidad de sugerencia del propio relato, en aquello que no vemos y el autor nos invita a imaginar. Con el aplastante éxito de la iniciativa, se demuestra una vez más que la gente está sedienta de escuchar historias que le sorprenda y enganche de una forma original. Da igual el formato o plataforma (tele, cine, radio, TWITTER), lo importante es narrar una buena trama, ya sea real o ficticia, con sus giros y sus cliffhangers. Y redes sociales como Twitter cuentan con un superpoder añadido: el público puede participar en directo en la narración de la propia historia al interactuar de primera mano con los tuits, dilucidando pistas que engrandezcan la trama si es necesario o también pillando al protagonista en contradicciones. Y, sobre todo, generando una disfrutable experiencia colectiva, como si miles de personas se juntaran delante de un transistor para escuchar una radionovela como se hacía antiguamente.

Bartual ha adaptado para España la tuit-novela tal y como ya lo estaba haciendo Ellis, con capítulos nuevos que pueden llegar en cualquier momento. ¿Ha nacido entonces un nuevo formato en la red? ¿Vendrán a partir de ahora más historias apasionantes a golpe de tuit? ¿Qué pasaría si se animaran a ello autores con un seguimiento masivo como J.K. Rowling o Stephen King? De momento, veremos cómo acaban las vacaciones de Manuel Bartual. Esperemos que el final no defraude a sus abundantes fieles, no vaya a ser esto como el desenlace de Los Serrano.

@borjateran

Y ADEMÁS…

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

 

Hotel Romántico: así TVE ha modernizado las caravanas de mujeres y hombres en busca del amor

0:00 - Autor:

Hubo un tiempo en el que los Telediarios abrían con la noticia de autocares llenos de mujeres camino a remotos pueblos. El objetivo de estas excursiones estaba en que las visitantes encontraran el amor y, de paso, se repoblara el ámbito rural con el surgimiento de nuevas parejas.

A primera vista, el comienzo del programa de La 1 Hotel Romántico recuerda a aquellas caravanas de mujeres con las participantes del formato viajando a Davos (Suiza). De hecho, una de las primeras estampas del formato es la imagen de las protagonistas del show esperando, sobre un suelo mojado y junto a sus maletas, a los pretendientes. Pero, entonces, aparecen los hombres y cambia la percepción del espectador. El programa da un giro radical. Ellos también son españoles que han viajado a un hotel suizo para enamorarse. O, al menos, intentarlo. Así arranca un formato que representa la televisión bonita.

Televisión bonita porque Hotel Romántico sabe contar una historia de personajes a través de su convivencia en el hotel. No se queda en la pelea aireada, la cita básica o la lágrima evidente del reality show comercial al uso y logra un apasionante retrato social. En tal cometido ayuda que el casting esté compuesto por personas mayores de 55 años. Su curtida experiencia vital enriquece cada instante del show. Van más allá de la discusión adolescente, pues todos cuentan con un mochila de sabiduría que otorga un interés extra al show que da una textura especial hasta a la tópica pataleta de quinceañeros. Porque para las pataletas de quinceañeros no hay edad.

Televisión bonita porque, además, rompe con clichés de género a través del trabajo en equipo. Hotel Romántico propone pruebas a sus participantes como elemento que incentiva, empuja y dinamiza las tramas del programa. Pero, mientras que en el formato original estos juegos caen en tópicos machistas, la versión española derriba lo rancio para ofrecer una mirada consciente de su tiempo. Aquí todos cortan leña si hace falta. Sin condescendencias desfasadas, lo que hace aún más rica la historia.

Pero, sobre todo, es televisión bonita porque Hotel Romántico no se queda en la búsqueda frívola del amor y logra realizar una motivadora radiografía social en la que es fácil identificarse. Porque, al final, Hotel Romántico es una oda a las segundas oportunidades. Es un programa que invita a ilusionarse a cualquier edad. Incluso a los más jóvenes del lugar. Sin embargo, las audiencias han dictado que el Hotel Romántico no ha funcionado. Es un fracaso en cuota de pantalla. Este viernes, se ha quedado en solo un 4.9 por ciento de share y 400.000 espectadores.

En este mal resultado no ha ayudado el día y la hora (viernes noche de verano) elegido para su estreno en emisión, que ha transformado en invisible un programa con mucho potencial por exprimir. Porque Hotel Romántico es un formato con una premisa perfecta para la audiencia adulta que sostiene la televisión en España, que se puede ver reconocida en unos personajes que intentan no perder la ilusión con la excusa de la búsqueda del amor.

> El annus horribilis de TVE: los errores que comparten todos sus fracasos de entretenimiento

@borjateran

Y ADEMÁS…

Así sería ‘Verano Azul’ si se rodara hoy

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Galas del Sábado: un viejo programa que es más moderno que la TV de hoy

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

¿Por qué han fracasado todos los estrenos televisivos del verano?

25 Agosto 2017 - 0:16 - Autor:

No ponen nada en la tele” es una expresión habitual durante este verano. Y eso que este año las cadenas de televisión han estrenado bastante producto nuevo para el periodo estival. Sin embargo, no ha trascendido en audiencias.

A pesar del descenso de la competencia entre canales en las vacaciones veraniegas, los nuevos espacios no han destacado en cuota de pantalla.  El ilusionismo de Pura Magia, la parodia nacional de Me lo dices o me lo cantas, el debate superficial de Mad in Spain (en la foto), la tira cómica de TVE en “La Pelu Quería“, los encuentros de artistas en la casa de Lolita tiene un plan, la búsqueda del amor en un Hotel Romántico, el millonario concurso The Wall de Carlos Sobera… Ninguno ha destacado en audiencias. Todos los estrenos han aparentado ser un fracaso sin paliativos por sus resultados irregulares.

Pura Magia, Me lo dices o me lo cantas, “La Pelu Quería” o Mad in Spain suspenden en contenido. Tras ver sus primeros programas, era fácil presagiar sus malos resultados. Pero el resto de fiascos veraniegos son buenos formatos que con otra ubicación podían haber triunfado.

Porque en televisión tan importante es el contenido como el continente. La posición en la que se coloca el producto o, en este caso, el programa es crucial.

La mayoría de estos programas han irrumpido en la parrilla de las emisoras sin que los responsables de las cadenas hayan generado expectativa. Lolita tiene un plan u Hotel Romántico han aparecido de repente y por sorpresa. Este último, presentado por Roberto Leal, se ha ubicado en una franja muy hostil para un docushow con abuelos y abuelas buscando el amor, ya que en el prime time de los viernes el espectador está habituado a seguir espectáculos desde un plató. Un ámbito donde, además, tanto Telecinco como Antena 3, han asentado un público muy fiel, tras el éxito de espacios como Tu cara me suena o La Voz Kids. Llegar a ese horario, sin casi promoción previa y en pleno verano, era hacer el formato invisible.

Pero también existe otro factor que ha afectado al bajo seguimiento de los programas lanzados este verano: no transmiten verano. Todos estos flamantes formatos dan la sensación de ser de otra estación del año. Y la atemporalidad puede resultar muy negativa en este periodo de emisión, pues la audiencia necesita sentirse reflejada en su estancia vacacional o, en su defecto, refrescarse con la sensación de disfrutar programas con cierto sentido aspiracional.

La oscuridad otoñal de The Wall, los calefactores sobre la cabeza de los invitados en el estreno de Lolita tiene un plan, el suelo mojado de los primeros minutos de Hotel Romántico Son programas con una imagen que encajaría más con la temporada alta de otoño pero que, sin embargo, han llegado para ocupar los huecos que deja la programación en el calor veraniego.

El viejo truco de disfrazar la programación estival de aires y colores premeditadamente vacacionales se ha diluido. Así nunca habría arrasado en audiencias, por ejemplo, El Grand Prix de Ramón García, un concurso que rompió cuotas de pantalla durante sus diez años de emisión en TVE gracias a que contagiaba la esencia de una fiesta de pueblo desde un luminoso plató con suelo amarillo playero. Desprendía verano, aunque se grabara tres meses antes del verano. En las vacaciones de 2017, en cambio, el público ha creído que está recibiendo en vacaciones producto de relleno descartado para la temporada alta invernal. El próximo mes de agosto habrá que poner a Sobera en bañador, por lo menos.

> El annus horribilis de TVE: los errores que comparten todos sus fracasos de entretenimiento

@borjateran

Y ADEMÁS…

Así sería ‘Verano Azul’ si se rodara hoy

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Galas del Sábado: un viejo programa que es más moderno que la TV de hoy

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

Un año del reality de ‘Las Campos’: los efectos del éxito efímero

24 Agosto 2017 - 0:00 - Autor:

El pasado verano llegó a Telecinco un reality dispuesto a salvar las maltrechas audiencias del mes de agosto. Con tal cometido saltó al terreno de juego Las Campos, un éxito en audiencias tradicionales para Mediaset que, además, también fue un triunfo en las redes sociales, generando conversación ciudadana y amplificando la repercusión de la cadena en las nuevas ventanas de consumo de información.

La primera gran baza del reality estuvo en que, por primera vez, se mostraban las tripas de las casas de las Campos, con todo lo que eso conlleva. Porque la popularidad de madre e hija, ganada en casi treinta años de trayectoria en televisión, despierta cierta atracción en el público. Más aún cuando este formato reveló que María Teresa Campos no sólo tenía el apodo de reina de las mañana, sino que también vivía en un palacete. Con su piscina cubierta, con sus salones interminables, con su majestuosa decoración, con su carrito para que el servicio lleve el desayuno. Terelu tampoco se quedó atrás en un estreno que desveló el interior de su ático con barra de bar incluida en el salón. El alma voyeur del espectador observó, soñó y hasta diseccionó estas localizaciones y, de paso, analizó las relaciones de las dos protagonistas con sus respectivas trabajadores del servicio, amigas y los problemas de la vida cotidiana.

Los comentarios no se hicieron esperar. Las Campos ya eran el show revelación, especialmente por las salidas de tono de una Terelu dispuesta a dejarse llevar delante de las cámaras y hasta engullirse una porra con la consiguiente catarsis popular.

Sin embargo, una vez emitida la primera tanda de capítulos y a pesar de renovar por otra temporada tras su buen rendimiento, la nueva etapa del programa fue prácticamente invisible. Telecinco cambió tanto el horario de emisión de Las Campos que era complicado seguir la pista de María Teresa y su familia. Que si se colocó en los viernes por la noche -dentro de Sálvame Deluxe- para competir con Tu cara me suena, que si se situó en la tarde del fin de semana para arañar unas décimas de cuota al famoso telefilme de Antena 3…

El último episodio, emitido por la tarde, terminó con Terelu buscando una cita a través de una aplicación de ligar. Cita de la que el espectador no volverá a tener noticias. La audiencia se quedó compuesta y sin desenlace.  Las Campos llegaron por la puerta grande y, sólo unos meses después, sufrieron una despedida silenciosa, que proporciona dos lecciones televisivas: el público se olvida rápido de los programas que comenta con intensidad en la red social (nadie habla del reality de Las Campos) y la importancia de organizar los realities en una franja estable para no desorientar al espectador.

Las Campos se movió tanto de día y hora que parte de su audiencia potencial se perdió por el cambio de programación. En Telecinco saben de esta problemática pero, en cambio, parece que no confiaban demasiado en que el recorrido de las Campos fuera mucho más allá.

Por ello, la cadena dio luz verde a temporadas cortas, de sólo un puñado de programas especiales, perfectos para ser lanzados como acontecimiento que llama la atención, crea “chismes” para comentar en la cadena, sirve como arma arrojadiza contra la competencia y, además, al ser tan poco duradero, reduce el riesgo de desgaste de aceptación social por agotamiento de tramas.

Las Campos no tuvieron margen para cansar a su público y el programa sí cumplió su función de ser salvavidas de Telecinco -en esos periodos en los que Mediaset necesita subir unas décimas de audiencia-. La cadena lo logró con Terelu comiéndose esa porra, gesto que triunfó porque define la identificable lucha de tantas y tantos por mantenerse en línea, comer sano y, por supuesto, terminar cayendo en la grasienta tentación. Inversión amortizada de sobra por la cadena.

> Lo que siguen ‘copiando’ los programas matinales de la fórmula de María Teresa Campos

@borjateran

Y ADEMÁS…

> 6 contenidos que eran habituales en los programas matinales y que se han extinguido (por suerte)

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

Agosto 2017
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

TeleDiaria en Twitter