Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘El Ministerio del Tiempo’ y la tragedia de que su futuro se vea en Netflix

6 mayo 2016 - 9:05 - Autor:

Los más seriéfilos del lugar están vislumbrando ya a la plataforma online de pago Netflix como salvadora de aquellas reputadas series españolas que se encuentran en peligro de cancelación. Incluso antes de que se anuncie su posible retirada de la parrilla. Así está sucediendo con El Ministerio del Tiempo que, ante los bajos datos de audiencia que viene registrando, ha hecho saltar las alarmas. Sus espectadores sospechan que TVE no tardará en anunciar que no será renovada.

Ya se ha puesto en marcha incluso una petición de firmas a través de Change.org para que el universo ministérico continúe en Netflix. Parece que los seguidores dan por hecho que la ficción no va a continuar en La 1 por sus bajos datos en las últimas semanas (este lunes reunió a un ajustado 9,2% de share con 1.752.000 de espectadores, ante una complicada competencia de Bertín Osborne en Telecinco y la ficción La Embajada en Antena 3). Así que, directamente, ya solicitan a Netflix que compre los derechos de la producción para que se mantenga en próximas temporadas.

Pero esta petición espontánea es trágica por lo que significa. ¿Por qué Netflix? Las malas decisiones políticas han incentivado un cierto escepticismo creciente por el servicio público que realiza Televisión Española, también en el ámbito del entretenimiento. Sin embargo, Televisión Española es crucial como compañía impulsora de la industria audiovisual nacional y sus contenidos. Sin TVE, esta serie -que conjuga riesgo, cultura, referencias intergeneracionales, innovación e imaginación- no hubiera visto jamás la luz en otra emisora comercial. Tampoco en Netflix. Aquí TVE sí ha hecho su trabajo. TVE dio luz verde al proyecto.

El desprestigio de la televisión pública ha calado en la población y ha provocado una cierta desconfianza en sus funciones. Pero “privatizar” El Ministerio del Tiempo conllevaría también que la serie perdiera repercusión y que no todo su público potencial pudiera acceder a los capítulos, pues habría que pagar por ellos. Una parte de la población no tendría posibilidad de verlo (no al menos de forma legal).

Mientras tanto se ha idealizado la marca Netflix como reputada factoría de grandes producciones. Lo es. Aunque, de momento, está por ver si en España arriesgarán. De momento, la primera ficción que piensa producir el gran videoclub online en nuestro país pinta a proyecto que bien podría programar una cadena generalista en abierto como Antena 3. Se trata de una serie sobre telefonistas en los años veinte, que trabajan en el Edificio Telefónica de la Gran Vía. La historia es de la productora Bambú (Gran Hotel, Velvet, La Embajada) y sus ingredientes, a priori, siguen la estela del glamouroso envoltorio de las Galerías Velvet. Los norteamericanos sabrán, que son muy listos. Aunque no ganarán demasiados abonados con una propuesta que, a simple vista, recuerda demasiado a la línea de otros productos de canales gratuitos en España.

En cambio, se ha asentado en una parte de la población la idea de que Netflix nos salvará. A alguna serie probablemente sí. Pero nunca se nos debe olvidar que el gran salvador de la industria cultural que arriesga debe ser TVE. Así que la petición de Change.org debería ser para que los responsables de TVE no olviden la función, esencia y alma de su factoría creativa.

Para que nadie, sea ministérico o no, se quede sin la posibilidad de poder ver una serie que ejemplifica el ADN de la televisión pública. Para que se pueda seguir disfrutando y aprendiendo de la ficción, todos, sin exclusión. Para que la televisión pública, sin publicidad, no funcione con los argumentos de las privadas y se atreva a ir más allá a la hora de invertir en proyectos no necesariamente comerciales que sí nos enriquezcan en ideas. También a través de la inventiva y el entretenimiento de una serie como El Ministerio del Tiempo, que mantiene una nada desdeñable y fiel audiencia aunque no supere el tradicional porcentaje de share. Fuera de TVE, esa repercusión inevitablemente menguará, dejando muchos huérfanos por el camino. Empezando por la propia serie y la cadena que la hizo posible, la televisión pública.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las 7 cualidades del buen fan de ‘El Ministerio del Tiempo’´

22 vías de acción para la supervivencia de TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para lograr una TV pública mejor

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Tres locuras que son claves en el éxito de ‘El Hormiguero’ y que puede que no sonaran tan bien al principio

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

La imitación de Silvia Abril de Victoria Abril que no te puedes perder (VÍDEO)

2:57 - Autor:

Victoria Abril versus Victoria Abril. Lo ha hecho posible Andreu Buenafuente en su programa Late motiv de Cero, donde la actriz ha estado presentando anoche su última película española, Nacida para ganar, y se ha encontrado con su propio clon, encarnado por Silvia Abril.

Silvia Abril no es una imitadora perfecta pero si la cómica perfecta. Su rapidez mental (y un poco maliciosa) no deja escapar del desternillante gag ni a un casual golpe de tos en “directo” de la verdadera Victoria Abril.

Brillante comedia, con un instinto por encima de guion y que ha servido para coronar la entrevista de la actriz con Buenafuente.

ANÁLISIS > Buenafuente: así evoluciona en la televisión de pago (vídeos)

@borjateran

Y ADEMÁS…

Silvia Abril, la esencia del humor de Martes y Trece en ‘Tu cara me suena’

> La actuación que no permitirían los temerosos directivos de la TV en España

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

> Así fue la primera vez de Espinete en TVE (un programa sin sentido con mucho sentido)

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Estos programas fueron ‘transmedia’ mucho antes de que existieran las redes sociales

5 mayo 2016 - 4:22 - Autor:

La era transmedia es hoy una realidad televisiva. Aunque lo cierto es que pocos saben explicar el significado de este particular palabro. En resumen, transmedia viene a ser que el espectador se convierte en arte y parte de los productos audiovisuales, enriqueciendo (e incluso variando) la historia a través de su participación activa desde las múltiples plataformas de comunicación. Así, las series y programas crecen en las manos del público activo en las redes sociales. Pero antes de las redes sociales, ya existieron programas que pusieron a la audiencia a trabajar. No había memes. No había vines. No había retuits. Pero ni falta que les hacía.

- El destino en sus manos

El destino en sus manos fue una novedosa apuesta de Televisión Española en la que se emitía una serie, Mar de dudas, con los finales de episodio abiertos. Tras la proyección de cada capítulo de esta ficción, dirigida por Manuel Gómez Pereira y guionizada por Joaquín Oristrell, se abría paso a un debate en el que el público podía elegir entre dos desenlaces diferentes. Gemma Nierga presentó este formato que no funcionó en audiencias pero que sí fue un interesante experimento interactivo. Era el año 1995. Tal vez llegó demasiado pronto.

- ¿Qué apostamos?

El público tenía el poder de cambiar, durante el propio programa, el destino de Ana Obregón y Ramón García. Cada semana, una persona de la audiencia retaba a la pareja de presentadores para que fueran capaces de congregar a un determinado número de personas con un utensilio, vestimenta o característica peculiar en el lugar donde se grababa el programa (en una gran carpa en Prado del Rey en las primeras etapas, después en los Estudios Buñuel). Si no conseguían la apuesta, los maestros de ceremonias se tenían que duchar. Y, claro, el espectador desde casa esperaba que no superaran el desafío. Lo divertido y novedoso era que la gente podía empezar su noche viendo ¿Qué apostamos? y terminar en el propio plató. El público se sentía partícipe, decidía el colofón de la gala y la audiencia tradicional se quedaba pegada frente al televisor esperando tal desenlace.

- Maldita la hora

Tras alcanzar la popularidad en Lo + Plus, Antena 3 fichó a Máximo Pradera para un nuevo late night que pretendía competir con unas exitosas, y sin competencia, Crónicas Marcianas. La jugada no salió demasiado bien, pero como manera de promoción antes del estreno del formato, se promovió que el público decidiera el nombre del show. Incluso se empapelaron grandes vallas publicitarias por las carreteras de España con la figura del presentador y los posibles títulos finalistas, en un germen transmedia que pretendió hacer a la gente partícipe y, entre tanto, intentar que se hablara del formato de marras. ¿Max Attacks? ¿Maldita la hora? Pues sí, Maldita la hora ganó esta particular competición. Un título que resultó, en cierta medida, premonitorio. El programa fue visto y no visto. Aquí la promo:

- Vídeos de Primera

Precursor del universo meme, vine y, por supuesto, youtuber. Alfonso Arús comandó uno de los formatos más participativos de la historia de la televisión: Vídeos de Primera, que arrasó en audiencia. Una audiencia que se puso a grabar con sus vídeocámaras todo lo que pillaba para ver si daban con el trompazo desternillante, el cumpleaños con el tartazo más pringoso o la meteduras de pata más dolorosa en plena exhibición de artes marciales. Todo para ganar un millón de pesetas. Y todo en tiempos muy previos a la invasión de móviles con cámara. Por primera vez, la calidad de la imagen no era tan importante como el golpe de efecto que guardaba la grabación.  El público era uno de los eslabones principales para crear el contenido en el programa. Y el público jugaba. Y lo grababa todo con sus vídeo-cámaras caseras.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las 7 cualidades del buen fan de ‘El Ministerio del Tiempo’

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Tres locuras que son claves en el éxito de ‘El Hormiguero’ y que puede que no sonaran tan bien al principio

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Muere el actor Ángel de Andrés, inolvidable ‘Manolo’ en ‘Manos a la obra’

4 mayo 2016 - 17:39 - Autor:

El actor Ángel de Andrés ha fallecido, a los 64 años, según ha anunciado la Unión de Actores en su cuenta de Twitter.

Conocido por su papel en la exitosa serie de Antena 3 Manos a la Obra, donde interpretaba a Manolo, junto a Carlos Iglesias, Andrés desarrolló una extensa trayectoria todoterreno: en televisión, teatro y especialmente en cine.

Ya con sólo cuatro años realizaba cameos en Televisión Española, en unos recién inaugurados estudios del Paseo de La Habana. Apuntaba tempranas maneras como actor. Su futuro estaba escrito y dio el salto a la pantalla grande, trabajando en reputadas cintas como La Celestina de Gerardo Vera, El perro del Hortelano de Pilar Miró o dando vida al marido de Carmen Maura en la icónica ¿Qué he hecho yo para merecer esto? de Almodóvar.

Su última gran aparición en la televisión fue metiéndose en la piel de Clemente VII en Carlos: Rey Emperador de TVE. También le habíamos visto en series como Cuéntame o Pelotas, aunque siempre será recordado por su trabajo en Manos a la obra y su particular forma de gritar a su inseparable compañero de chapuzas Benito. ¡Beniiiiiiiiiiito!

 otros temas de hoy

Un año sin Jesús Hermida: el valor que aportó a la TV

 

 

Atresmedia pone fecha a la segunda vuelta del ‘debate decisivo’ a cuatro de la campaña electoral

13:17 - Autor:

Atresmedia ha propuesto formalmente a los cuatro principales partidos políticos la reedición de ‘El debate decisivo‘ a cuatro. El próximo 16 de junio es la fecha que se baraja para esta especie de segunda vuelta, en la que podría estrenarse Mariano Rajoy. En el transcurso de la mañana, minutos después del comunicado de Antena 3 y La Sexta, también TVE ha expresado su intención de organizar otro debate a cuatro y uno a siete.

7D: el debate decisivo’ inauguró una nueva forma de hacer debates políticos a nivel nacional y logró congregar a un espectacular 48,2 por ciento de share y 9.233.000 espectadores.

Ana Pastor y Vicente Vallés moderaron este encuentro con un estilo más dinámico de lo que acostumbraban hasta el momento los debates electorales en la televisión en España. Antena 3 y La Sexta rompieron, de esta forma, con el lenguaje visual de los cara a cara electorales tradicionales, con estructura encorsetada, que parecía una sucesión contrarreloj de monólogos prefabricados.

Y ese ha fue el gran acierto de Atresmedia: recuperar cierto ADN del periodismo en los debates electorales y no caer en la trampa del guion cerrado que pretenden marcar los directores de campaña. Sin miedo a contar con periodistas-moderadores con margen para repreguntar y contrastar datos que contextualizan argumentos lanzados a los espectadores y, además, insistiendo para que ningún ponente se perdiera en rodeos.

Una viveza que también Atresmedia introdujo a través de la realización visual de la retransmisión, con constantes planos con un cierto movimiento que otorgaban más emoción televisiva al encuentro. Por primera vez, no se ha quedado la imagen pactada en un plano fijo del orador de turno para, en ese sentido, aportar la reacción en directo del resto de contrincantes políticos. Así, Atresmedia  enriqueció la narrativa audiovisual  de un encuentro en el que siempre es tan importante la comunicación verbal como la no verbal.

Y todo sin atriles, la más inteligente revolución de la puesta en escena del pasado 7D. Los políticos no tenían barrera en la que protegerse, sólo una pequeña mesita (para guardar apuntes y cartulinas con gráficos) y una silla, en la que mejor no sentarse para no denotar el cansancio, un gran enemigo.

Ahora el debate decisivo tendrá secuela. Será un formato más complejo a nivel político, pues todos los candidatos ya vienen más resabiados y han aprendido del golpe publicitario que lanzó Pablo Iglesias en su minuto final, con su control de las argucias de la dialéctica televisión. No se quedó en el olvidable discurso político tópico y lanzó un mensaje publicitario-emocional al más puro estilo de Coca Cola en sus 60 segundos de cierre, un tiempo catódico en el que indudablemente ganó cientos de votos.

Este miércoles, de nuevo, Atresmedia ha vuelto a reaccionar con rapidez, lanzando su segunda propuesta de debate decisivo e impulsando la marca de compañía comprometida con su tiempo. ¿Aceptarán los partidos esta vez el reto? Seguro que sí, pues los responsables mediáticos de las campañas electorales saben que el marketing de la política pasa más que nunca por la televisión de prime time.

El debate decisivo: la 7 claves que están regenerando la política en TV

Un año sin Jesús Hermida

9:16 - Autor:

No siempre existieron programas matinales en nuestra televisión. Hubo un tiempo en el que una estática carta de ajuste reinaba por las mañanas. Porque la televisión dejaba de emitir. No abría las 24 horas.

Y fue Pilar Miró quien encargó a Jesús Hermida el primer programa matinal de TVE. El carácter y estilo personal del periodista, unido a la visión del realizador Luis Melgar, supieron construir, de la nada, un formato matutino a tono con nuestra idiosincrasia.

La experiencia previa de Hermida como corresponsal en Nueva York sirvió para importar elementos de la televisión norteamericana, pero también adaptarla a las circunstancias españolas, asentando unos sólidos pilares de los que continúan alimentándose los magazines de las cadenas privadas, incluso Sálvame. Porque Hermida ya ideó los debates vivos, los sainetes en directo y las salidas (y entradas) “improvisadas” al plató.

En la tele que nos está tocando vivir en la actualidad, probablemente, Jesús Hermida sería rechazado a la primera de cambio por más de un director de casting. ¿Por qué? Por su exagerada gesticulación, por su verborrea que se sale de los cánones de la solvencia o por su indomable flequillo. Rechazado por su personalidad propia. esa que le convirtió en tan parodiado e imitado. Tan inolvidable.

Jesús Hermida logró el objetivo: convencer al público a ver la tele por la mañana en 1987. Lo consiguió creando un programa con mirada y carácter, que además fue una cantera de rostros populares. Los lenguajes televisivos han cambiado, aunque Hermida ya entendió la importancia de que los programas fueran corales, para enriquecer su particular revista de actualidad con un desfile de rostros y secciones.

Después fichó por Antena 3. La noticia impactó a la sociedad. Se iba de TVE. En la cadena privada realizó diferentes formatos de debate con menor éxito (El programa de Hermida, La noche de Hermida, Hermida y Cía) hasta terminar siendo nombrado director del canal, su labor al frente de Antena 3 propulsó las audiencias, dotando a una cadena que nació demasiado ‘radiofónica’ de un mayor instinto televisivo.

En 2006, justo hace 10 años, regresó a TVE, su casa, donde retransmitió la llegada del hombre a la Luna y condujo formatos de calado como De cerca, Crónica 3 o Su Turno. Un retorno con el cometido de recapitular lo mejor de los cincuenta años de la cadena pública en el programa La imagen de tu vida, que conmemoraba el aniversario de Televisión Española. Era el rostro perfecto para presentar este formato especial, pues su experiencia catódica ejemplificaba una de las claves de la historia de nuestra TV:  la pasión. La pasión que siempre es comunicada mejor si se hace desde la más enérgica personalidad propia.

6 contenidos que eran habituales en los programas matinales y que se han extinguido (por suerte)

> Lo que debe aprender TVE de su propia historia

@borjateran

> Y ADEMÁS…

La fortaleza frágil de Pilar Miró

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

La demolición de los Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 inolvidables vídeos de su historia

Antena 3 cancela ‘Top Dance’: lo que no ha aprendido el show de bailarines de ‘Tu cara me suena’

3 mayo 2016 - 17:46 - Autor:

Antena 3 ha cancelado Top Dance. Los malos y menguantes datos de audiencia del concurso no daban pie a otra salida. No ha existido tiempo ni de realizar una final adelantada, para otorgar un ganador digno al talent de bailarines. No ha interesado al público este formato que ha sido un fracaso justamente por eso mismo: porque no había formato.

Este programa no ha aprendido de los elementos que conjuga con maestría el gran éxito de entretenimiento de la misma cadena, Tu cara me suena. Elementos que no se deben calcar pero si hacen entender la esencia que necesita un gran espectáculo de prime time para sorprender e ilusionar al público desde una cadena como Antena 3.

1. Contar una historia definida

Uno de los grandes problemas de Top Dance es que el espectador no entendía las coreografías. No se comprendían las propuestas sobre el escenario. Los bailes no narraban una historia clara y definida. Por la tele se veía a gente realizando movimientos bruscos. Todo el rato. Coreografías que no parecían demasiado televisivas. En Tu cara me suena la dirección artística de cada actuación es muy importante. Saben la crucial de contar una historia. Y si la imitación de turno es aburrida, se inventan una trama para sorprender al espectador. Lo hacen hasta las últimas consecuencias, como en este número de Ana Morgade imitando a Nena Daconte: Porque la televisión no es quedarse a medias, es apostar por la imaginación que juega hasta el último minuto de cada tema:

2. La iluminación planificada, no descontrolada

La iluminación de Tu cara me suena está diseñada acorde con cada actuación. Los haces de luz no van sin ton ni son y no son un obstáculo a la hora de disfrutar de cada tema (y ver a los concursantes, que a veces era difícil). En Top Dance ha dado la sensación de que habían puesto las luces en automático. Tampoco ha ayudado que los concursantes parecían iluminados como en un supermercado: con un blanco que rompe cualquier textura de show hasta sacar al espectador de la emoción del programa. La luz no enriquecía el número, lo deslucía.

3. La realización también baila

En televisión es fundamental que la realización esté bien planificada y ensayada, para que el espectador no se pierda nada.  Pero, además, la realización debe ser un hermoso caos coordinado, que muestre todo lo relevante sin olvidar embellecer el producto, con variedad de armónicos planos con expresividad propia. También manteniendo cierta coherencia durante todo el programa. En Top Dance la escuela se veía con otro tipo de fotografía que no era igual a la del plató. Como si el programa conectara de repente con la serie La Pecera de Eva, produciendo cierto desconcierto en el espectador.

4. El talento por encima de la obsesión por el conflicto

Y, sobre todo, la principal clave del éxito de Tu cara me suena, y de los formatos de entretenimiento que conectan con la esencia de Antena 3, es que juega con el espectador desde el talento en positivo. La base del producto es que se intenta sorprender desde la inteligencia de la imaginación que crea instantes televisivos sin caer en la pelea del tópico. Experimentando con golpes de guion, comedia, emoción y show. En cambio, en Top Dance, se ha priorizado el reality, enfatizando en polémicas con música prototípica de tensión antes que en bailarines de primera línea. Ha faltado baile. Y era un programa de baile. Y, como consecuencia, no ha existido programa.

5. Identidad propia y no un batiburrillo de elementos ajenos

La productora Boomerang y Antena 3 han decidido poner en la batidora un montón de elementos de varios formatos y ninguno de ellos tenía coherencia entre sí. Estructura de programas de La Voz (galas de casting, realización con reacciones familiares), OT (la Academia),  la versión original de Fama, ¡a bailar! (Las parejas, los duelos finales, la forma de eliminación, los profesores -a su vez estos profesores parecían más de OT que de Fama-), Rising Star (el termómetro y el público votando durante la actuación), gags de Bustamante en las valoraciones del jurado (intentando ser Llácer en Tu cara me suena)… Y todo aderezado de una dosis de lágrimas al estilo de El Diario de Patricia, como se hacía la tele del 2002. Si haces un mix de todo, pero no dotas de identidad propia a tu programa, la gente no sabrá lo que está viendo. Así es la televisión, para ganar a veces también hay que equivocarse. Lo que está seguro es que gracias a Top Dance la pequeña pantalla ha aprendido un poco más de lo que funciona y no de un show de baile.

> El caos del directo de ‘Top Dance’

 ‘Top Dance’: las debilidades y ¿fortalezas? del nuevo show de baile de Antena 3

@borjateran

Y ADEMÁS…

¿Por qué no funcionaría hoy X Factor?

Los motivos televisivos que han creado la mejor temporada de ‘Tu cara me suena’

Tres locuras que son claves en el éxito de ‘El Hormiguero’ y que puede que no sonaran tan bien al principio

Los 8 aciertos que han convertido a Atresmedia en referente en series

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

La era Canal Plus: la importancia de un rap para vender una cadena de pago

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

6 presentadoras que merecen un programa propio (y los directivos de las cadenas no se han percatado)

11:37 - Autor:

Estaban por encima de cualquier guion, aportaban mirada genuina y derrochaban ese carisma que es un ingrediente crucial para el éxito en televisión. Sin embargo, los programadores de nuestra pequeña pantalla no han sabido aprovechar su talento para enriquecer sus formatos. Son seis presentadoras imprescindibles en la historia de nuestra televisión que deberían contar actualmente con programa propio por su personalidad propia.

Miriam Díaz-Aroca


El inteligente programa infantil-juvenil-gamberro Cajón desastre nos descubrió a una presentadora que rompía con los clichés de las presentadoras infantiles. Su arrollador sello personal impregnaba el guion de una luz especial. No tenía miedo a jugar en plató y derrochaba intuición ante la cámara, sin que pareciera costarle esfuerzo. Lograba hacer fácil lo difícil con su particular y telegénico estilo que no se parecía al de nadie. Por eso mismo, Chicho Ibáñez Serrador le echó rápidamente el ojo para su Un, dos, tres. Porque Miriam no era ni es una más, se sale de los cánones prestablecidos. Y eso mismo es lo que debería buscar constantemente la mejor televisión.

Llum Barrera

Es todoterreno. Actriz, presentadora y, en definitiva, showoman. Llum Barrera alcanzó la popularidad como Pepito Grillo de un programa que llegó para sustituir en verano a El Informal. Se llamaba Nada Personal. Tanto fue el éxito que, cuando regresó el informativo satírico, Telecinco lo intentó reubicar en otro horario, donde corrió peor suerte. Barrera no sólo cuenta con un instinto rápido de reflejos para la comedia, también tiene una perspectiva muy lúcida de lo que significa la televisión. Llum sabe escuchar, sabe enriquecer el guion y cuenta con el olfato para entender en directo lo que demanda el espectador en cada momento. Lo que funciona y lo que no. En España no tenemos a Ellen DeGeneres, ni falta que nos hace, porque tenemos a Llum Barrera.

Ana García Siñeriz


“Nos gusta Ana García Siñeriz porque es una presentadora poco convencional”, afirmó una mandamás de Cuatro cuando la cadena anunció el magazine de tarde Channel Nº4. Razón no le faltaba. De hecho, ese es el fuerte de García Siñeriz: sus imperfecciones daban una perfecta credibilidad a determinados programas. Su pasión en las retransmisiones de los Oscars de Canal Plus o su sección en Lo + plus convirtieron a esta periodista en uno de los rostros más recordados de la tele de pago. Pero su carácter podría aportar mucho hoy en día en programas en género, ya sea de moda, cine o cualquier tipo de magazine.

Adriana Abenia

Una de nuestras jóvenes presentadoras más prometedoras y con mucho por aportar. A nivel nacional, la conocimos realizando conexiones en directo en Sálvame. En el programa de Telecinco, siempre salía más que airosa de cualquier envite de Jorge Javier Vázquez. De hecho, era muy divertido comprobar como Vázquez le lanzaba retos diarios que ella había exprimir hasta sus últimas consecuencias con una sana y chispeante visión televisiva. Incluso riéndose de sí misma. Cuando se planta delante de una cámara, Adriana Abenia aporta un factor nuevo y único.  Los directivos de las cadenas le deberían proponer nuevos desafíos porque su talento aún no ha contado con la gran oportunidad que merece.

Carmen Alcayde

Despierta. Es un buen adjetivo que resume la capacidad de Carmen Alcayde para llenar la pantalla: siempre tiene una frase, una salida de tono o un gag en la manga. Es perfecta para Telecinco. Lo demostró en Aquí hay tomate, donde fue creciendo en instinto, versatilidad y presencia de la mano de Jorge Javier Vázquez. Ahora, no se entiende que la cadena principal de Mediaset sólo cuente con ella como una colaboradora más en debates de reality, pues Alcayde está en su mejor momento para enriquecer en mayor medida grandes programas de la emisora.

Carolina Ferre

En tiempos en los que abundan los presentadores que parecen parte del decorado, Carolina Ferre personifica a la presentadora que no tiene miedo a jugar, decir las cosas claras y reírse mucho de sí misma. Sin temer la autocrítica. Memorables fueron sus ironías cuando ya estaba a punto de llegar Ana Rosa Quintana a las mañanas de Telecinco y por tanto se terminaba su periodo provisional  (con grandes datos de audiencia) al frente del programa matinal. O cuando, en A tu lado, dijo aquello de que el programa se le hacía largo a ella misma como presentadora. Así es Carolina Ferre: pura y auténtica espontaneidad, pura televisión.

Porque los mejores presentadores son los que trabajan desde su naturalidad honesta y no desde la solvencia previsible y correcta. En la tele de 2016, se echa de menos a estas presentadoras más imperfectas pero sin duda empáticas, reconocibles, verdaderas. Con ellas en directo, todo es posible.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Tres locuras que son claves en el éxito de ‘El Hormiguero’ y que puede que no sonaran tan bien al principio

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

La caída de altura del cantante ruso en pleno ensayo de Eurovisión (VÍDEO)

11:25 - Autor:

En un alarde de originalidad, Rusia ha enviado a Eurovisión una propuesta escénica muy parecida a la del ganador del año pasado, Måns Zelmerlöw.

Pero si la idea sueca era pura elegancia (aprovechando la tecnología de las impresionantes proyecciones vía mapping), la maquinación del candidato ruso es un explosión de impactos visuales delirantes por los que el cantante va escalando como si estuviera en un rocódromo de la GameBoy.

Un excéntrico juego de proyecciones y escalada que no podía acabar bien. Y, claro, en uno de los primeros ensayos el intérprete se ha caído al suelo desde una buena altura, mientras subía a la cima de su decorado portátil. Con tanta lucecita, tanto escalamiento y tanta proyección en movimiento más que un número musical parece una carrera de obstáculos de Humor Amarillo en la madrugada de una discoteca hortera de Benidorm. Pobre Sergey Lazarev.

> Los motivos que demuestran que Eurovisión no es una horterada (si exceptuamos la actuación de Rusia, claro)

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los tentáculos de Eurovisión en las redes sociales: una táctica calculada

> 7 factores que TVE debe tener en cuenta para no hacer el ridículo en ‘Eurovisión’

El error de la gala de elección de representante de Eurovisión

Chikilicuatre: los motivos que demuestran que ha sido la mejor propuesta de España en Eurovisión

 > Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Bertín Osborne se dispara con Fran Rivera, ‘La Embajada’ baja y ‘El Ministerio’ marca mínimo

8:56 - Autor:

La Embajada ha bajado. Bertín Osborne ha subido. Intercambio de papeles. El cantante vuelve a arrasar con su programa. Era previsible, pues esta semana ha contado con una entrevista a Fran Rivera, con el que recupera la esencia del éxito del formato: una charla a corazón abierto, que se cuela en casas ajenas y no escatima en la fuerza de la realización visual. Espectaculares fueron los planos aéreos de Ronda, su puente y plaza de toros.

Aunque sobre todo el gran subidón de audiencias de Bertín se debe al tirón del entrevistado, Fran Rivera, que prácticamente no se dejó ningún tema en el tintero. De la muerte de su padre, pasando por la de su madre, hablando de la relación con los hermanos, su ex mujer y hasta explicando la polémica foto con su hija en brazos toreando. Incluso cocinaron, claro. Aunque, por supuesto, no sabían encender la cocina. Ya un clásico del programa.

El dato es el resultado de un invitado que conecta con el interés del público de Telecinco como personaje clave del cotilleo nacional y que, además, llama la atención a otros sectores del público, que se asoman a ver su forma de entender la vida. O, al menos, de contarla.

Con estos mimbres para el éxito, Bertín ha sido lo más visto del lunes y líder de la noche con 3.750.000 y un excelente 21,5 por ciento de share (la semana pasada se quedó en un 15,6 por ciento de share y 2.814.000 seguidores con un personaje menos atractivo, como es Ágatha Ruiz de la Prada) .

Mientras que La Embajada, tras la expectación inicial en su estreno ( con 4.034.000 espectadores y 22,5 por ciento de share). ha bajado a 3.243.000 espectadores y un 18 por ciento de cuota. No es mal dato, pero Bertín ha sido el gran ganador de la noche. Y por ahí irá la contienda cada semana: dependerá del invitado y,  no menos importante, si se cuelan en casas atractivas en esto del morbo del cotilleo nacional. La morada de Bertín ya está muy vista.

El Ministerio del Tiempo, por su parte, es el producto que más sufre en esta contienda. Ha sido una jornada negra para la serie de La 1, pues ha caído a su mínimo histórico de audiencias tradicionales con un 9.2 por ciento de share y 1.752.000 espectadores. Gajes de la feroz competencia y de que era un día festivo en determinadas comunidades autónomas muy fieles a la ficción. No obstante, el éxito ministérico hay que medirlo en otras variables: como serie no comercial, que conecta con la era en la que se consumen los productos después a la carta y que, sobre todo, no compite con los elementos de una cadena privada, compite con la calidad que atrapa a un sector nada desdeñable de la ciudadanía.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las razones del éxito inesperado de Bertín Osborne

La Embajada: lo mejor y lo peor de un pastiche con más culebrón que realismo

Los 8 aciertos que han convertido a Antena 3 en un referente en series de calidad

Las 5 dificultades que sufre el guionista de las series españolas

Cuando la ficción española corrió riesgos y la audiencia no respondió

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

mayo 2016
L M X J V S D
« abr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

TeleDiaria en Twitter