Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Bajo Sospecha’ consolida su éxito: la vibrante serie que no da tregua

4 marzo 2015 - 9:57 - Autor:

El tercer capítulo de una ficción o un programa de entretenimiento es el punto de inflexión de un éxito televisivo. Ahí se empieza a vislumbrar la fortaleza o el declive en audiencias de una producción. Ahí se dibuja la conexión directa con el interés del público. Ahí, anoche, Bajo Sospecha demostró que es un contundente éxito, cosechando un excelente 21.4 por ciento de share y 3.947.000 espectadores.

Antena 3 y Bambú Producciones han conseguido construir un thriller perfecto para enganchar al gran público, siendo los thrillers un género no especialmente fácil para cautivar espectadores en España. Bajo Sospecha, sin embargo, ha dado en la diana. Intriga, desconcierta y también emociona. A veces todo al mismo tiempo. No es sólo una trama sobre una niña desaparecida, sino que se está revelando como un complejo retrato de oscuros y fascinantes personajes con demasiado que esconder.

Todos parecen sospechosos. Y Bajo Sospecha no da tregua al espectador. Durante la emisión es imposible hacer zaping. Si te pierdes un minuto, te pierdes una pista clave. La información está perfectamente presentada, pero nadie puede quejarse de que no pasan cosas en cada capítulo… Sabemos además que la serie cuenta con una primera temporada cerrada, donde viviremos una resolución de todos los misterios que se están planteando. La serie atina desarrollando un rompecabezas que crece con lo capítulos.

Y, mientras tanto, hay un flujo constante de tensiones, silencios y giros dramáticos que están coreografiados con destreza por guión y dirección. Sin regodearse en nada más de la cuenta. E interpretados por unos actores que funcionan. Especialmente reseñables son las interpretaciones de Alicia Borrachero, María Cotiello o Lluís Homar. Y, bueno, a Blanca Romero nos vamos acostumbrando.

Los reflejos del comisario Casas, la desoladora mirada de Carmen Castro, la desconcertante Begoña Valverde, el siniestro jefe de policía Rafael Vidal, los agentes infiltrados al borde de quedarse en evidencia… y un pueblo en el que vive una de las familias más turbias y corrompidas de nuestra historia televisiva reciente. Y no se dedican a la política. ¿Qué más puede pasar ya?

Y ADEMÁS…

Las dificultades que sufre el guionista de las series españolas

5 tópicos de las series españolas que derrumba ‘Refugiados’, la nueva ficción de La Sexta

El obstáculo de las series españolas

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

Lo que envidian los norteamericanos de nuestras series (y lo que no)

Cristina Pedroche presentará ‘Pekín Express’: ¿una buena elección?

3 marzo 2015 - 13:43 - Autor:

Pekín Express vuelve. Nuevo canal, Antena 3, y nueva presentadora. Se ha especulado mucho, pero al final los rumores se han hecho realidad: Cristina Pedroche comandará esta edición del reality aventurero, como desvela hoy el portal yotele.

Pedroche toma las riendas del programa tras Paula Vázquez, Raquel Sánchez Silva y Jesús Vázquez. Ahora, Antena 3 apuesta con acierto con la que fuera reportera de Sé lo que hicisteis. Que, poco a poco, ha sabido empaparse del instinto del show tras horas y horas de directo.

Ahora, la de Vallecas derrocha cada tarde, en Zapeando, una genuina personalidad. Cuenta con una luz propia especial y ha aprendido a dejarse llevar sin demasiadas corazas.

Su espontaneidad destacó en Los Viernes Al Show, fue de lo mejor del formato de Manel Fuentes y Arturo Valls. De hecho, el programa era más chispeante cuando aparecía y ahí se evidenció que tiene muchos registros aún por explorar. Como el de presentadora en solitario.

Porque Pedroche sabe jugar las cartas de su personaje. Porque Pedroche ya no es sólo una reportera reconvertida en colaboradora, es una comunicadora en constante aprendizaje: ha crecido con la televisión y, además, cuenta con un valor añadido que obsesiona a los responsables de las cadenas: crea expectación en las redes sociales.

Pedroche de qué hablar, con o sin transparencias, despierta amores, fobias y envidias. Pero, sobre todo,  tiene algo especial que le hace destacar incluso cuando está casi de incógnito entre una multitud de bailarinas.

Y ADEMÁS…

Cuidado con Cristina Pedroche: ¿mujer florero o show-woman?

Efecto Pedroche: ¿qué pasaría si TVE emitiera hoy la mítica actuación de Sabrina?

Las virtudes de Twitter que las cadenas aún no saben aprovechar

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

25 cosas que hemos aprendido (para bien o para mal) de Telecinco

6:16 - Autor:

  • Telecinco cumple hoy 25 años, el canal que no deja indiferente al espectador.

Telecinco está de celebración. Tal día como hoy, hace 25 años, nacía la que fuera ‘pantalla amiga’ con una gala desde el corazón de la Gran Vía. Victoria Abril y Miguel Bosé presentaron esta puesta de largo que acogió el Teatro Lope de Vega.

Un arranque en busca de un glamour cañí que marcaba las líneas generales que luego han ido definiendo la esencia de un canal que ha pasado por muy diferentes etapas (televisión de variedades, televisión progresista, televisión polemista…) y que, dos décadas después, ha sabido fidelizar a un público que no suele fallar. Siempre está ahí: mañana, tarde y noche. Perpetuo.

De esta forma, los programas de Telecinco se reotralimentan como nadie y saben construir acontecimientos para que el espectador se sienta que está viviendo algo único y adictivo, que no se debe perder. Esa es la principal fortaleza de Telecinco. Una cadena que, guste más o menos, nos ha enseñado, por lo menos, 25 cosas.

1. Que se pueden romper tabúes en los lenguajes televisivos de prime time. Con Vip Noche (luego Vip Guay, Vip Corazón…) Emilio Aragón trajo la proximidad, complicidad e ironía a una televisión que entraba en los noventa empezando a derribar las presentaciones obsesionadas con el largo discurso engolado. Quería ser más de la calle, más de ‘colegas’ que decían aquello de dabuti. Una cadena basada en reunión distendida de amigos, en definitiva.

2. Que un presidente de un canal de televisión puede ser ciego. Miguel Duráns, ex director general de la ONCE, fue presidente de Telecinco hasta 1993.

3. Que una malísima presentadora puede triunfar en Hollywood como luminosa actriz. Penélope Cruz empezó en el espacio musical La Quinta Marcha y no apuntaba demasiadas maneras como chica carismática. Entonces no era Pé, sólo una chica de ciudad dormitorio.

4. Que un magazine matinal puede incorporar una tertulia política. Y que arrase en audiencia. María Teresa Campos logró esta vieja aspiración suya que no le permitieron en TVE. Sí en Telecinco. Ahora casi todos los programas matinales necesitan el análisis político. La Campos fue pionera, Aunque no sólo en eso, también a la hora de asentar una estructura de programa de la que sigue bebiendo Ana Rosa Quintana.

5. Que las presentadoras de programas infantiles deben de gustar a los niños pero, también, a sus papás. ¡Ilari-lari-lari-e-o-o-o!

6. Qué existe un aparato llamado La máquina de la verdad. Sin él, Telecinco no es nada. Eso sí, ahora se llama polígrafo. Que suena más vanguardista. Y lo de menos en el uso de este cachivache es… la verdad. Lo importante es el show que se hace con los cables, las preguntas y el veredicto final.

7. Que un programa de corazón puede ganar al Telediario de La 1. ¡Qué me dices!, con Belinda Washington y Chapis, consiguió este hito, cuando parecía imposible, justo gracias a este formato diario que rompió esa ñoñez con la que se narraban las noticias rosas en la tele hasta entonces. Más gamberro, más divertido, menos intenso y con un presentador al que no se le entendía. Pero no pasaba nada. El espectador lo disfrutaba. Luego llegó Aquí hay tomate, y el asunto se les empezó a ir de las manos…

8. Que la mejor ficción es aquella con la que se identifican prácticamente todos los miembros de la familia. Y ahí Médico de Familia fue clave. Supuso el antes y después en la industrialización de la ficción televisiva española. Con el Doctor Nacho Martín que era más que un doctor, era uno más de la familia.

9. Que los domingos por la noche se puede abrir una ventana al análisis de lo que va a ocurrir durante la semana. Julia Otero comandó un programa, La semana que viene, que desgranaba la actualidad al estilo de formatos que hoy triunfan. Llegó quizá demasiado pronto.

10. Que es posible un programa de humor con los políticos como materia prima. Caiga quien caiga o El Informal fueron grandes exponentes del periodismo despierto, crítico… y cómico.

11. Que una serie puede empezar con datos discretos pero si crees en el producto y lo sostienes en el tiempo, cuajará hasta convertirse en un gran éxito. 7 Vidas es el ejemplo. Empezó floja y terminó siendo un icono. Su comedia imprevisible, sus queribles personajes (inolvidable Sole) y sus acidez comprometida con la actualidad del país congeniaron con la audiencia.

12. Que 147 capítulos de una serie pueden ser completamente un sueño. Las delirantes y adictivas tramas de las primeras temporadas de Los Serrano, por tanto, solo existieron en el mundo onírico de Antonio Resines. (impagables esos hijos disfrazados de cuando eran pequeños en los minutos finales)

13. Que un Consejero Delegado (Paolo Vasile) puede generar el mismo (o mayor) magnetismo entre los periodistas que Belén Esteban. Ella, por cierto, hace tiempo que dejó de ser “la princesa del pueblo”, pero sigue siendo “la princesa de Mediaset”.

14. Que la vida de unos adolescentes pijos de Beverly Hills puede resultar fascinante a miles de kilómetros de distancia si irradia Sensación de vivir. Y que Al salir de clase te puedes encontrar con una fructífera cantera de actores. Porque hay culebrones de adolescentes que son una gran escuela de ficción.

15. Que tener rostros habituales y reconocibles, como estandarte de la cadena, es fundamental para lograr una parrilla competitiva. No importa la sobreexposición de dichos rostros cuando se consigue una poderosa cercanía con el espectador. Así sucede con Jorge Javier Vázquez. Ha ganado la batalla de la complicidad con el público.

16. Que casi todos los concursantes de La Voz tienen una voz “calentita” según Rosario. Y Jesús Vázquez, el comunicador más veterano de Telecinco, es un monstruo. Suyo además es parte del mérito de la resurrección de OT, que vivió una vibrante segunda vida en la cadena de Mediaset y nos descubrió a Soraya, Edurne, Virgina Labuat y los veredictos tremebundos de Risto Mejide.

17. Que a veces el objetivo de fichar a un presentador, léase Pilar Rubio, no es tanto tener un proyecto interesante que ofrecerle sino quitárselo a la competencia.

18. Que la televisión puede ser refugio para la generación Ni-Ni, una audiencia, con pocas inquietudes, que encuentra la evasión en formatos ligeros, sustentados en el conflicto más básico: el amor de recreo de instituto, el hedonismo, los celos, los mensajes secretos de Whatsapp y la pelea tonta y viceversa.

19. Que todo se magnifica en Gran Hermano. Incluso la personalidad de Mercedes Milá.

20. Que para imitar a Pedro Piqueras hay que repetir mucho eso de ‘terrible, apocalíptico’.

21. Que la oscuridad baja la audiencia. Hay que iluminar a tope todos los platós. Da igual el género del programa. Da igual que sea ¡Qué tiempo tan feliz!, Pasapalabra, La Voz o Alatriste. Aunque, a veces, se confunda luminosidad con uniformidad plana.

22. Que es mucho mejor relegar a los famosos tradicionales, con altos cachés, y convertir en estrellas a tus propios colaboradores. Sálvame ha dado con la fórmula maestra del formato que ha transformado su propio plató en el epicentro del cotilleo.

23. Que la televisión no siempre premia el talento. Al contrario, ya no se necesitan horas y horas de preparación para lograr aparecer en un programa de éxito. Sólo hace falta enrollarse con alguien o corromper algo para ser fichado con bombo y platillos.

24. Que un show puede nacer con afán pretendidamente culto paro evolucionar hacia un universo más canalla, donde es esencial el punto de vista de su conductor.  Con esa mirada propia, Javier Sardá supo convertir Crónicas Marcianas en una gran fiesta del instinto televisivo que juega, se divierte y se sumerge en los bajos fondos. Eso sí, sin pringarse demasiado al tratar las turbias polémicas con una distancia que le otorga a todo una perspectiva lúdica, que no se toma en serio lo que no hay que tomarse en serio.

25. Que, por encima de todo, no hay que dejar indiferente al espectador. Telecinco demuestra la importancia de la televisión que está viva, ya sea generando apasionadas filias o descarnadas fobias. Que está, constantemente, en las conversaciones de todo el mundo. Si no existiera Telecinco, este país sería un poco más aburrido.

Y ADEMÁS…

Cinco virtudes de Telecinco

Imputados, Ni-Nis, Paquirrín… El asesinato del talento en prime time

14 claves para entender las audiencias de 2014: razones de los éxitos y fracasos

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

¿Qué ingrediente falta a la televisión de hoy?

Vine, plataforma de la nueva ‘piratería’ televisiva en 6 segundos

2 marzo 2015 - 9:20 - Autor:

Vine es una aplicación desarrollada por Twitter para smarthphones que permite crear y compartir vídeos. Eso sí, con una condición: la pieza no puede durar más de seis segundos. Seis segundos que se repiten en bucle y que son perfectos para que se propaguen en las redes sociales.

Cada vez más usuarios graban escenas de su vida cotidiana a través de Vine. E incluso cuentan historias, a modo de microcortos. Hay mucha creatividad y humor en buena parte de ellos. Pero, en los últimos meses, esta plataforma se ha convertido también en un filón donde compartir momentos televisivos y hasta manipularlos para crear memes, logrando saltarse los derechos de difusión de las propias cadenas.

Si Youtube borra automáticamente un vídeo del que no posee los derechos porque lo solicita la televisión de turno, en Vine no se elimina nada todavía. Aún no se rastrean los copyrights de las televisiones, como sucede en otras plataformas. Y, por tanto, se ha convertido en un oasis para el chascarrillo instántaneo.

La caída de Madonna de los British Awards se esfuma en el instante en que se cuelga en Youtube. En cambio, en Vine sobrevive. Telecinco, por ejemplo, no comparte ningún contenido en Youtube. Tiene esta política pues, a pesar de que su eficacia viral y promocional es menor, prefiere que todos sus contenidos estén en sus portales y ha tenido incluso contenciosos legales con la propia Youtube. Así que programas que arrasarían en la compañía de vídeos de Google no suelen dejar rastro en Internet más allá de las tradicionales webs oficiales. Sin embargo, este año, Vine ha sido la perfecta válvula de escape pirata. Vine se ha inundado de piezas de seis segundos que reproducen los momentos más peculiares de Gran Hermano VIP.

Esto parece imparable. Las cadenas tomarán medidas. Pero, de momento, Vine sólo juega a su favor: se comentan más sus programas y crece su estela en la red. El espectador captura sus piezas de seis segundos favoritas, las comparte, las mueve, las retuitea… Y se crea más expectación con el show de turno. Es la fuerza de estar en el Internet más vivo, el que surge de la propia gente y no de las maquinarias publicitarias de las propias compañías televisivas.

Y ADEMÁS…

Las virtudes de Twitter que las cadenas aún no saben aprovechar

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

Las claves de las descargas ilegales: el debate que nadie se atrevía a abrir

Los jóvenes universitarios, ¿invisibles en televisión?

1:27 - Autor:

Las nuevas generaciones viven cada vez más desconectadas de la televisión tradicional. Es un hecho. Las tres cadenas generalistas principales se sostienen en gran medida por audiencias envejecidas. Es lógico, pues las personas mayores son las que pasan más tiempo en casa y no están en otras plataformas de consumo de contenidos. Pero hay, además, otra realidad latente: los grandes canales, y especialmente la televisión pública, no abren hueco real a la curiosidad, talento e inquietud de la juventud.

En los últimos tiempos, la televisión de las audiencias millonarias fomenta lo contrario: el tópico de la juventud vacía. No siempre, pero sí casi siempre, la pequeña pantalla realiza un retrato de nuevas generaciones conflictivas, frívolas o simplemente Ni-Nis. Ni estudian ni trabajan, vamos. Incluso, se crea la percepción de que la meta principal de los jóvenes es encontrar el amor en una discoteca de polígono. Aunque esto sólo es una percepción del efectismo del espectáculo televisivo.

Existe vida más allá. De hecho, anoche, El Objetivo de Ana Pastor dio voz a universitarios, que en formato tertulia, reflexionaron sobre la actualidad política en plena resaca del debate sobre el estado de la Nación. El programa acertó en la forma de presentar este debate: escenografía para la ocasión, un plató desnudo, oscuro, y con variopintos sofás sacados del trastero de la productora del espacio, Globomedia. Se creó un ambiente especial, próximo. El formato de La Sexta, de esta forma, se contagió de esa mirada, tan ilusionante como preocupada, de estudiantes comprometidos con su país. Porque existen, también en televisión.

No obstante, el punto de vista de los jóvenes desde la televisión sigue siendo residual. Hace unos meses, Jordi Évole también lo hizo en la edición de SalvadosEl País que viene‘. Pero lejos quedan ya aquellos programas que nacían exclusivamente de esta premisa: la mirada de la actualidad de aquellos que son el futuro y, al mismo tiempo, el presente de una sociedad.

Así surgieron formatos como No te cortes (1992), ¿Y tú, de qué vas? (1993), presentado por Antonio Albert, o el programa que fue el trampolín a La 2 Noticias de Lorenzo MiláAl Grano (1994). Un espacio de la segunda cadena en el que los jóvenes debatían sobre cuestiones de las que tradicionalmente los medios sólo tomaban el pulso de gente mayor. Es decir, hablaban de todo tipo de asuntos.

Las opiniones del público en plató eran claves en el discurrir de estos programas vivos, muy vivos, que eran modernos en su tiempo. Quizá también para hoy mismo. 

Y ADEMÁS…

La televisión Ni-Ni, el éxito de la audiencia que no exige

La televisión pública que nos merecemos

La política de La Sexta para ganar audiencia… y credibilidad

Jordi Évole, ¿la manipulación televisiva a favor del periodismo?

Así despidió Ana Pastor su último desayuno en TVE

Así suena Amanecer de Edurne: debilidades y fortalezas de la canción que representará a España en Eurovisión 2015

1 marzo 2015 - 13:01 - Autor:

Por fin, TVE ha desvelado la canción con la que Edurne representará a nuestra televisión pública, y por tanto a España, en Eurovisión. Se nota la mano, eurofan, de Tony Sánchez-Ohlsson, Thomas G:son y Peter Boström, que han desarrollado un trabajo musical calculado para el eurofestival. Desgranamos las debilidades y fortalezas de Amanecer:

Cosas buenas que tiene ‘Amanecer’

1. Es intensa y dramática. Eurovisión es un todo o nada, solo hay 3 minutos para enseñar un concepto y una canción. Y Amanecer, desde el primer minuto, consigue un clímax de intensidad que otros temas quizá tardan más en alcanzar. Esto puede jugar a favor de realizar una puesta en escena con personalidad propia que marque la diferencia con el resto de participantes. Porque Eurovisión no es un concurso sólo de canciones, es un show televisivo global, donde gana el que no produce indiferencia.

2. Es actual, fusiona muchas tendencias y tiene identidad. Quien la escuche no hará un paralelismo inmediato con otras canciones pasadas o presentes en el eurofestival. Aunque la forma de cantar de Edurne quizá se parezca, por momentos, a Shakira en formato nórdica. Este detalle tampoco sería un mal referente de cara a conquistar el comentario del resto de las televisiones competidoras.

3. El tema emociona sin necesidad de que se entienda el idioma. Porque su musicalidad y melodía transmiten por sí mismas. De esta forma, aunque no sea en inglés, en cualquier rincón de Europa no costará imaginarse el estado emocional que define la canción. Sobre todo si va apoyado por una puesta en escena, coreografía e iluminación que lo marquen. Esa tristeza intrínseca del  tema puede jugar a su favor. Por tanto, la escenografía será crucial.

Cosas malas que tiene ‘Amanecer’

1. El uso de timbales para darle el toque épico a la canción, las paradas de silencio para impactar más en las entradas de estribillo. la combinación clásica en las cuerdas con loops electrónicos… Amanecer está cortada por un patrón definido de cánones que funcionan en Eurovisión. Y eso puede provocar la percepción de que está muy prefabricada y contagiar una fría sensación de falta de naturalidad. Incluso de que llega tarde al propio festival.

2. Edurne debe de estar en un grado vocal muy exigente durante toda la canción. En el festival se valora muy positivamente un grito a tiempo (Pastora Soler lo consiguió) pero el tema contaba con una progresión que Amanecer no tiene. Desde que llega el estribillo, con su grito de guerra (ié ié oh), la tesitura de Edurne está muy arriba. ¿Demasiado para los oídos?

3. A diferencia de otros años, al no existir gala sin playback, TVE nos presenta directamente la canción de estudio. No sabemos cómo funcionará en directo de antemano. Y es evidente que es muy complicada en un directo.

Conclusión

En definitiva, esta propuesta de TVE con Edurne y Amanecer se traduce en una candidatura sólida pero sin sorpresas. Los últimos años con Loreen, Conchita Wurst o Lena se ha premiado la originalidad, la personalidad y el riesgo. En otros casos, como Emmelie de Forest, quizá no tanto. Así que Edurne pertenece al segundo grupo: es telegénica, muy solvente, con un tema sólido pero sin dosis de novedad o imprevisibilidad. Tampoco ayuda que la letra del propio Amanecer: muy folclórico-dramática, pero que no se capta a la primera escucha.

Se ha creado demasiada expectación. Pero será fundamental, por tanto, convertir la puesta de escena de este tema en una historia que entre por los ojos. Tiene los mimbres para ello. Edurne cuenta con las tablas necesarias para combinar voz, interpretación y coreografía. Para realizar un espectáculo televisivo de una canción que, por si sola, no es pegadiza. Al contrario, es incluso difícil de recordar fuera del eurofestival.

Con estas premisas, la candidatura de España en Eurovisión 2015 pasa por envolver la actuación de un espectáculo completo, que narre una historia con la música (y el ‘ié ié oh’), una historia que dé más carácter a Amanecer. Ahí estará el éxito o fracaso de Edurne en Eurovisión.

> Escucha Amanecer de Edurne

Y ADEMÁS…

El problema de TVE con Eurovisión: cuando parece que la elección del representante sólo es un trámite

Puntos fuertes y débiles de Edurne para Eurovisión

5 errores que no debe cometer TVE en su candidatura a ‘Eurovisión’

Análisis televisivo del último Eurovisión

Errores y aciertos de la preselección de Eurovisión que ganó Ruth Lorenzo

La historia de España en Eurovisión, de un vistazo

Cuando los niños se divertían cantando en televisión (y no compitiendo como adultos)

28 febrero 2015 - 12:21 - Autor:

Los niños no cuentan prácticamente con programas infantiles. Pero, en cambio, existe cierto colapso de programas de mayores hechos con niños. Son los protagonistas. Y compiten para ganar. Y sufren los veredictos del jurado, y las audiencias.

Muy diferente a la televisión con la que crecieron varias generaciones en los ochenta. Cuando no era la televisión quien jugaba con los niños, eran los niños los que jugaban con la televisión.

Además de divulgar y entretener, programas, como el mítico El Kiosco de TVE, ponían a los niños a reinventar actuaciones musicales. En riguroso playback y con su propia puesta en escena. Un constructivo trabajo en equipo para los niños y para los propios trabajadores de la tele. Mayores y pequeños aprendían, los unos de los otros.

En la televisión más rápida y fácil que se fomenta en la actualidad, es más fácil emocionar con la triste historia ‘de superación’ que existe detrás de un niño haciendo de adulto, que un programa que juega con la imaginación. Los niños triunfan en prime time pero, al mismo tiempo, los niños no se ven reflejados en el daytime. Como hacían en aquella Baby Disco de El Kiosko, programa en el que ejemplificamos hoy aquel tipo de contenido televisivo al rescatar, a continuación, varios fragmentos.

Los tiempos han cambiado, la tecnología y los lenguajes audiovisuales también, pero no la ilusión de los más pequeños de la casa. Porque los niños, además de actuar para los mayores a altas horas de la noche, también deberían actuar para ellos mismos en espacios televisivos propios. Jugar, participar, aprender y trastear con la tele, de verdad.

Dominó

La colegiala

Eres el mejor

Take on me

Y ADEMÁS…

> La preocupante desaparición de los programas infantiles

‘Barrio Sésamo’, ‘Dabadabadá’, ‘El Kiosco’… los programas infantiles de los ochenta a análisis

30 años del estreno de ‘La Bola de Cristal’, el programa que rompió esquemas

> La televisión que creyó en los niños

>  La televisión pública que nos merecemos

El homenaje a Leonard Nimoy de ‘Los Simpson’: cuando Mr. Spock fue amarillo (VÍDEOS)

27 febrero 2015 - 23:33 - Autor:

El actor Leonard Nimoy ha quedado inmortalizado en la memoria de la televisión y el cine gracias a su memorable papel de Mr. Spock, en la saga Star Trek.  Y es que este personaje, mitad terrícola, mitad vulcaniano, se transformó rápidamente en un icono universal. Nimoy nunca más pudo escapar de la estela de Spock,  pero ni falta que le hacía.

Aunque Leonard no sólo fue Mr. Spock, además indagó en una interesante carrera detrás de cámara como fotógrafo, músico y escritor. También encarnó a William Bell en Fringe, dobló a Sentinel Prime en Transformers: el lado oscuro de la Luna y apareció en una apoteósica ensoñación de Sheldon Cooper en The Big Bang Theory.

Sin embargo, uno de los homenajes más emocionantes que Nimoy pudo disfrutar en vida se lo hicieron Los Simpson, donde apareció en dos episodios. Marge vs. the Monorail, de la cuarta temporada, y The Springfield Files de la octava etapa.  Se puso la voz a sí mismo. Y es que el comandante Spock llegó a ser humano, vulcaniano y amarillo a partes iguales.

Y ADEMÁS…

Lego clona la casa de los Simpson

El peligro vocal de Marge Simpson

El día que los Simpson se hicieron de carne y hueso

Así es la réplica de la ciudad de los Simpson que construye Universal

El adiós de ‘Cuéntame’ a Desi: una lección de ficción televisiva

10:40 - Autor:

Cuando un actor en activo fallece, para la serie en la que participaba es complicado hacerle un homenaje que no caiga en el sentimentalismo excesivo y obvio. En este cometido, Cuéntame dio anoche, una vez más, una gran lección de buen hacer televisivo.

El pasado 28 agosto, murió Roberto Cairo, inolvidable intérprete que dio vida a Desi desde los inicios de la ficción. La serie no había despedido aún al personaje y lo ha hecho ahora de la mejor forma: convirtiendo a Desi, Desiderio, en gran protagonista ausente de un capítulo para la historia. Un capítulo en el que Desi también murió. Y el resultado no sólo fue emotivo, fue mucho más que eso.

Porque el episodio, poco a poco, supo conjugar un montaje paralelo de tramas que iban logrando un equilibrio perfecto entre emoción y humor. Porque el humor no es incompatible con la muerte. Incluso hubo una trama con los niños (y la urna con las cenizas del fallecido) bastante arriesgada y, al mismo tiempo, atinada en una historia que contagió al espectador una montaña rusa de diferentes sentimientos. También, por supuesto, vimos a Antonio Alcántara despedirse de Desi, a solas con las cenizas, a través de un monólogo colosal. Sólo un actor del calibre de Imanol Arias puede otorgar tanta verdad a las palabras.

Y es que el reparto de Cuéntame anda bien sobrado de talento. Desde Ana Duato a Rosario Pardo, pasando por una inconmensurable María Galiana y por cada actor episódico, como ocurrió con la última novia de Desi, interpretada por una estupenda Natalia Hernández. Infalible el olfato de la directora de casting Elena Arnao a la hora de elegir los rostros de una serie en la que todo, absolutamente todo, funciona. Y que sabe hacer una radiografía de su tiempo incluso a través de detalles sutiles que definen generaciones de una España tierna pero muy real.

El capítulo del adiós a Desi ha contagiado lágrimas y risas a partes iguales, pero también ha desprendido esa complicidad que convierte a Cuéntame en la mejor serie de nuestra televisión. Sí, la mejor. Una ficción que no se conforma con el guion del cliché prefabricado, que es honesta consigo misma e intenta ir siempre un paso más allá. Lo consigue a través de sus personajes, de sus brillantes diálogos, de sus imágenes del archivo histórico de TVE, de su brillante selección musical (brutal el barrido de cámara final por el barrio con Life On Mars, de David Bowie, sonando) y de su realización que no se queda en el plano/contraplano. Que juega.

Las cenizas de Desi volvieron a San Genaro, el barrio que nos representa a tantos. Porque todos vivimos, de una u otra manera, en Cuéntame. Una serie que es un orgullo nacional. Un valioso patrimonio para hoy y para las nuevas generaciones.

Y ADEMÁS…

Cómo debe ser la TVE que nos merecemos

El obstáculo de las series españolas

Las 5 dificultades que sufre el guionista de una serie española

5 tópicos de las series españolas que derrumba ‘Refugiados’, la nueva ficción de La Sexta

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

GHVIP arrasa con una no-expulsión de Belén Esteban que dispara las críticas de tongo en Twitter

10:26 - Autor:

Belén Esteban nominada. Una cuenta atrás, sobreimpresionada en pantalla, marcaba cada minuto que faltaba para la expulsión. Y un giro dramático en el último momento cambió todo: las votaciones, muy ajustadas, se dieron la vuelta cuando sólo quedaba un segundo para cerrar las líneas telefónicas. Parecía un guion escrito por una maléfica cabeza pensante, pero no. Simplemente era Gran Hermano VIP.

Al final, Belén Esteban no salió. Y la persona eliminada tuvo que consolar a la salvada. Paradojas que produce el egocentrismo de la co-presentadora de Sálvame. Se esfumó, por tanto, el instante de ver a la ex vecina del Barrio San Blas expulsada por el pueblo del que se creyó princesa. Y eso provocó que GHVIP arrasara en audiencias, aunque no tanto como la semana pasada (cuando se produjo la nominación).

Si hace siete días la gala congregó a un gran 30.7 por ciento de share con 4.138.000 seguidores, este jueves la versión de famosos de Gran Hermano se ha quedado en un 29 por ciento de cuota y 3.896.000 espectadores. Un gran dato de audiencia que demuestra que este reality es imparable. Lo seguirá siendo con Esteban en el interior de la casa.

El giro melodramático que provocó que no saliera Esteban, como parecía evidente, disparó un aluvión de comentarios de tongo en las redes sociales. Comentarios que llegaron a los oídos de la propia Belén Esteban en el instante de la conexión con la casa para despedirse de la expulsada (una chica, de profesión colaboradora de programas, llamada Ares).

En ese instante, Esteban escuchó la pataleta del público en plató. Y ella, como no se puede callar, soltó un “si yo estoy ahí y veo a mi gente abucheada les digo que se callen. ¿Y eso de tongo? Que vayan a decírselo a Paolo Vasile, verán cómo la va a liar“, sentenció con su verborrea habitual. De nuevo, Esteban nombraba al consejero delegado y alma de Telecinco, Paolo Vasile. Ya lo hizo hace unos días, cuando insinuó que Paolo no iba a permitir que ella fuera expulsada. Lo hizo en la cocina, mientras descuartizaba una lechuga. Ella misma estimuló las suspicacias con Telecinco, aunque GH cuenta con un notario para controlar las votaciones. Como recordó Jordi González durante la gala.

Y es que Belén se ha creído su propio personaje. Se cree imprescindible para una cadena. Y lo evidencia con sus habituales salidas de tono, transparentes e inconscientes, que levantan la cuota de pantalla. Pero ayer bajó la media de público del espacio. Porque no salió. Eso sí, el reality continuará intratable con este personaje dentro, tan excesivo como magnético. Un extraño fenómeno que lleva alimentando los programas de las miserias ajenas en dos décadas. Un culebrón que parece no encontrar su fin. Una telenovela que se magnifica con los comentarios de tongo (más de medio millón de personas tuitearon ayer sobre GH) y que la propia televisión ha moldeado a su antojo. La historia de una mujer que se creyó su propio esperpento.

Y ADEMÁS…

Belén Esteban: claves del fenómeno televisivo más extraño y rentable de la historia

Imputados, Ni-Nis, Paquirrín… El asesinato del talento en prime time

La adicción a las miserias ajenas. Seis claves del éxito de ‘Sálvame’

Cómo manipular a los concursantes de ‘Gran Hermano’ en cuatro sencillos pasos

14 claves para entender las audiencias de 2014: razones de los éxitos y fracasos

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy periodista y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en televisión. En definitiva, tele y más tele, por deformación profesional y porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo audiovisual.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

marzo 2015
L M X J V S D
« feb    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

TeleDiaria en Twitter