Saltar al contenido

« ver todos los blogs

De ‘Estudio 1′ a ’7 Vidas’: la televisión creció con Amparo Baró

29 enero 2015 - 12:40 - Autor:

Alcanzó la gran popularidad gracias a su personaje en 7 Vidas. Una roja experta en dar collejas que nos creímos con una naturalidad apabullante. Eran los noventa y, por primera vez, la televisión en España intentaba realizar una telecomedia a la norteamericana. Incluso con público presente en plató que se reía en directo con una radiografía, algo insolente, del tiempo que nos tocaba vivir. Y ahí estaba Sole, convertida en la abuela más progre del país gracias a la habilidad de Amparo Baró, pues era de esas experimentadas actrices que otorgaba un carácter especial al guion.

Se notaba que se había curtido en el largo recorrido de las tripas de la televisión. De hecho, su carrera catódica comenzó en el Estudio 1 de Prado del Rey. Allí, había participado en numerosas de las obras de teatro que adaptó la televisión pública: 50 años de felicidad, Bonaparte quiere vivir tranquilo, La casa de Quirós, El barón o Los aleluyas del señor Esteve fueron algunos de los Estudio 1 que participó cuando TVE aún era pura artesanía.

7 vidas tenía un poco de aquel Estudio 1. Aunque con más color.  Y también del teatro, que fue la gran casa profesional de Baró. Ese lugar al que siempre regresas. porque sobre el escenario, decía, es donde se siente esa complicidad real con el público. Su último gran trabajo fue ahí, sobre las tablas, con Agosto, la tremebunda historia de una familia tocada por la locura que tantos reconocimientos dio a la actriz. En este montaje, volvió a compartir escena con Carmen Machi, inolvidable compañera de 7 Vidas.

Y será con ese personaje de 7 vidas, la roja Sole, con el que más le recuerde la audiencia. La abuela transgresora que caló fuerte. Aunque también vimos a Baró en otras míticas producciones como El Internado, Farmacia de Guardia, Hasta luego cocodrilo o Historias para no dormir bajo las órdenes del maquiavélica imaginación de Chicho Ibáñez Serrador.

Cine, teatro y televisión. Con la muerte de Amparo Baró se va una actriz que derribó trincheras, tan diferenciadas antaño, entre el cine, el teatro y la tele. Entre el drama y la comedia. Una maestra de un oficio que, en sus últimos trabajos, evidenciaba el temperamento de la profesionalidad de aquella cantera de actores que arrancó la televisión en España. Cuando no existían sueldos millonarios ni famas estratosféricas. Solo horas de trabajo, estudio y esfuerzo.

La televisión empieza hoy a caminar sin Amparo Baró, una actriz que conoció la historia de la pequeña pantalla desde sus inicios más rudimentarios, hace cincuenta años, en un recién inaugurado Estudio 1, hasta la edad de oro de los noventa con la llegada de las privadas y la implantación de los nuevos métodos de fabricación en cadena de series. Cambiaron las formas, pero nunca lograron cambiar el fondo: esos actores que se salen de la norma y que sólo con un simple gesto emocionan. Esos actores de los que siempre hay que seguir aprendiendo.

La telefobia a la cultura

9:49 - Autor:

Hubo un día en el que los desfiles de modelos se convirtieron en protagonistas de la sección de cultura de los informativos. Apoyar la industria de la moda se podía traducir como cultura, sí, pero no era cultura. Era un truco fácil para subir la audiencia. Más aún si eran desfiles en bañador.

Es un hecho objetivo: cuando empieza la sección de cultura en los Telediarios baja la cuota de pantalla. Tan desolador como real. Pero el trabajo del editor de un espacio de noticias es encontrar el equilibrio perfecto para salvaguardar unos contenidos, tan necesarios como interesantes, que tal vez el periodismo no siempre supo contar con el atractivo que merecían. La cultura para el pueblo pero sin el pueblo.

Los tiempos han ido cambiando. Y la sección de cultura se ha ido desvaneciendo de los informativos. Sobrevive en TVE, donde debe ser un pilar diario y donde se realiza un buen trabajo gracias a la personalidad propia de periodistas como Carlos del Amor, pero en las privadas se traduce en noticias puntuales en la que la espectacularización ha ganado la batalla a la palabra. Porque, como dice José María Carrascal, la televisión no sólo es información también es espectáculo.

El público en busca de contenidos culturales sigue contando con su refugio en La 2. Sin embargo, la cadena pública se ha atado, por necesidad, al patrocinio cultural que hace depender a los contenidos de ciertos espacios de empresas interesadas en un tipo de tratamiento específico (compañías eléctricas, bancos, cajas de ahorros, empresas de telefonía…). No obstante, salvaguarda interesantes contenedores de programas como los Imprescindibles (los viernes) con excelentes trabajos de producción propia. Pero otra parte de la audiencia, en busca de contenidos diferenciados, se van a las cadenas temáticas de las plataformas de pago. Allí encuentran canales de documentales como Discovery, Odisea o National Geographic. Una interesante alternativa de calidad que, sin embargo, también se está torciendo, en ocasiones, al docushow.

Porque los procesos en cadena a la hora de fabricar la televisión está propiciando que se apliquen ‘técnicas’ de realities a espacios documentales. Casi empieza a ser lo normal sin darnos cuenta. Esto es interesante para programas de entretenimiento como Empeños a lo bestia o Acuarios XXL, pero estas tácticas para contagiar el interés del espectador (y elevar el share) no deben de impregnar toda la producción documental. Porque esos formatos televisivos no pertenecen al género documental. Son ‘factuals’. O lo que es lo mismo: shows de testimonios realizados desde localizaciones reales.

Sin embargo, a veces, es difícil escapar de cebos engañosos, músicas de tensión impostada y estratagemas poco creíbles. También en programas y cadenas ‘culturales’. Incluso en canales que venían con cierta reputación internacional (National Geographic, Historia…), que hasta llegan a olvidar su ADN y caen en la trampa del show (basado en el conflicto prefabricado) que mata a la esencia del formato cultural o programa documental.

Una trampa que sólo espanta al público objetivo de este tipo de espacios a otras plataformas online y que espacios de actualidad como Salvados ha logrado capear, utilizando interesantes técnicas televisivas sin caer en el truco del sensacionalismo barato. Porque La 2 y la televisión temática no debe olvidar que, al final, para contagiar la curiosidad al espectador no hacen falta rimbombantes fuegos artificiales: sólo basta una mirada propia que sepa conectar con el interés del público al contar con emoción, datos contrastados y vehemencia, mucha vehemencia, una historia. Una historia para la historia.

Y ADEMÁS…

La televisión hipster: así sería la programación ideal en tiempos de postureo

Lecciones que un futuro periodista puede aprender de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

Salvados, la manipulación televisiva a favor del periodismo

La tiranía de la audiencia: cuando la información sobrepasa los límites del espectáculo

14 claves para entender las audiencias de 2014: razones de los éxitos y fracasos

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Las cinco dificultades que sufre el guionista de la ficción en España

30 años del icónico y comprometido ‘We Are The World’ [VÍDEO]

28 enero 2015 - 14:01 - Autor:

Hace 30 años, tal día como hoy, se grababa en un estudio de Hollywood un himno para la historia, We Are the World.

Michael Jackson, Lionel Richi, Stevie Wonder, Paul Simon, Kenny Rogers, James Ingram, Tina Turner, Billy Joel, Diana Ross, Bruce Springsteen, Kenny Loggins. Steve Perry o Bob Dylan fueron algunos de los iconos de la música que participaron en esta pieza que hoy cumple tres décadas desde que se materializó para intentar acabar con la tremenda hambruna en África. O, al menos, concienciar.

Columbia Records donó todos los multimillonarios beneficios a la causa. Un éxito de la música, la radio y la televisión, que unieron fuerzas para lanzar un mensaje al mundo a través de este vídeo que marcó un antes y un después. No sólo a la hora de mirar a África y comprometerse con las desigualdades, también en la manera de implicarse públicamente, utilizando el imaginario colectivo de la música en plena era del videoclip. Lo lograron al crear un acontecimiento musical sin precedentes que se quedó vivo en la memoria de generaciones.

El Live Aid fue la iniciativa que unificó We Are The World, gracias a Bob Geldof. Se hicieron dos míticos y multitudinarios conciertos simultáneos en Londres y NYC, el 13 de Julio. También Geldof fue el impulsor de “Do they know it’s Christmas?” la versión inglesa y navideña en1984 de esta iniciativa. Desde entonces, aunque han existido intentos, no se ha conseguido unir a tanto icono por una causa de estas características. Son otros tiempos para la lírica.

Y ADEMÁS…

30 años sin Abba. Así revolucionaron el género del videoclip

Michael Jackson, el maestro del vídeoclip

Freddie Mercury, pionero en el videoclip

Canciones infalibles para que triunfe un talent show

‘En tierra Hostil’ descubre a los otros ‘españoles por el mundo’: donde la vida no vale nada

9:29 - Autor:

Hay programas que llegan demasiado pronto. Otros excesivamente tarde. En tierra hostil, en cambio, se ha estrenado en el momento exacto. Para el espectador y para la propia cadena que lo emite. Para el espectador, porque la audiencia ya está más comprometida a espacios documentales. Más aún si dan un paso más allá en zonas calientes del planeta, donde no es fácil grabar. Para la propia cadena, porque este programa era un formato ideado para La Sexta, pero en Atresmedia han sabido aprovechar su potencial en Antena 3, con un déficit de actualidad en prime time.

La cadena naranja, que estos días celebra sus 25 años, necesitaba un programa de estas características. En eficacia y en efectismo. Ya lo tiene. Es una de las revelaciones inesperadas de la temporada y, además, potencia más su marca como canal generalista involucrado con su tiempo.

Tras años en los que el reporterismo en busca de españoles en el extranjero se centraba en triunfadores por el mundo. Ahora el espectador ya no sólo quiere ver un programa de viajes de postal, fácil de digerir y con una carga aspiracional importante, también la audiencia es sensible a descubrir epicentros de conflictos del planeta. Lugares donde es peligroso grabar, pero no imposible.

Jalis de la Serna y Alejandra Andrade abrieron camino con Encarcelados en La Sexta. Ahora, con En tierra hostil, se abre el género a través de 11 capítulos con la vista puesta en españoles que han caído en la cara B del planeta. Desde El Bronx de Colombia, ayer (fue lo más visto en espectadores -2.784.000-, tercera opción en share -14,2-), hasta las tripas de Corea del Norte.

Y, como en todo buen trabajo periodístico y televisivo, el acierto del programa es que las historias están muy bien escritas. Casi como una road movie. Con la diferencia de que aquí manda la incontrolable realidad que compromete al espectador. Luz Aldama, que fuera directora de los años dorados de Madrid Directo, es responsable máxima de este espacio de producción propia de Atresmedia y también está detrás de los guiones. Un formato que sabe guardar el equilibrio entre las necesidades del periodismo de guerrilla y las necesidades de la televisión de máxima audiencia (músicas de fondo, montaje de imágenes, estructura con suspense, giros…). De ahí que sea un éxito de prime time: transmite el nervio del periodismo vivo, el periodismo que por su trabajo juega en los límites de los bajos fondos de las sociedades, sus enfermedades y sus hostilidades.

Y ADEMÁS…

Lecciones que un futuro periodista puede aprender de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

Salvados, la manipulación televisiva a favor del periodismo

La tiranía de la audiencia: cuando la información sobrepasa los límites del espectáculo

14 claves para entender las audiencias de 2014: razones de los éxitos y fracasos

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Las cinco dificultades que sufre el guionista de la ficción en España

Así es Auschwitz hoy: la BBC ha grabado el campo de concentración Nazi con drones (VÍDEO)

27 enero 2015 - 13:55 - Autor:

Este martes, se celebra el 70 aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz por el ejército soviético. Las cámaras de gas, disfrazadas de duchas comunitarias para evitar motines, arrasaron con la vida de millones de personas. Era un sistema rápido, limpio y eficaz para el régimen. Una fábrica en cadena de la muerte en funcionamiento durante casi cinco años.

Los campos de concentración de Auschwitz se han preservado, como fueron encontrados por los liberadores, para no olvidar el genocidio Nazi. Para que no vuelva a ocurrir. Y la BBC nos lo muestra, en este 27 de enero, a través de drones, que han sobrevolado los lugares del horror.

Y ADEMÁS…

En la intimidad con Hitler

10 cosas que debes saber si eres político y vas a encargar un vídeo de autobombo para las redes

8:26 - Autor:

Año de elecciones, tiempo de precampaña. Y los partidos políticos empiezan a realizar sus vídeos de autobombo. Que si Rajoy dando las gracias puerta a puerta, que si un Argentino visitando un maravilloso Madrid irreconocible gracias a los años de alcaldesa de Ana Botella… Cualquier idea es buena pero, ojo, ya no estamos en la televisión de los noventa, sino en la despiadada era de las redes sociales. Así que no caigas en diez errores fundamentales de los vídeos de autobombo o la promoción se convertirá en todo lo contrario: un bumerán que propiciará cientos y cientos de gags, críticas y memes:

1. No escribas un guion con parrafadas eternas describiendo todos los logros maravillosos de tu legislatura pero que nadie pronunciaría de forma natural jamás. Es mejor un guiño o una metafóra que pretender, de forma tan evidente, que todo resulte verbalizado. El espectador no es tonto: puede entender las sutilezas y además rechaza que le vendan la moto de manera palpable.

2. Si aparecen niños y, cuando están en plano, no pueden disimular que están aguantando la carcajada por lo que sea, no es necesario que montes ese plano. El niño de “Marta & Teo, una historia de amor en Madrid” es muy simpático, pero se ve que el vídeo le hace tanta gracia involuntaria como a nosotros. Además está doblado, como antaño, por una voz adulta que pone un cliché de voz infantil y que, encima, no va muy sincronizada con la boca del pequeño actor. En la mejor tradición del cine de José Luis Garci, vaya. Pero un vídeo publicitario de hoy, si busca ser consciente de su tiempo, mejor no parecerse al cine de José Luis Garci.

3. No contradigas tus frases con las imágenes, que valen más que miles de palabras. El espectador social lo captará rápido. Así que si subrayas lo frecuentado que está el aeropuerto, evita montar el plano que evidencia que el aeropuerto está vacío y sólo se cuelan en plano unos pocos figurantes. Hacer que uno de esos figurantes choque, porque sí, con el protagonista no ayudará a intensificar la sensación de muchedumbre…

4. No te tomes demasiado en serio, ríete de ti mismo, que es muy sano. Si en un vídeo de autobombo, ganan la intensidad y la grandilocuencia, el spot está perdido. La honestidad, la sencillez en las ideas y la espontaneidad pueden ser las mejores aliadas.

5. Hay que cuidar el aspecto visual, sí, pero no hay con pasarse en determinados aspectos. En “Marta & Teo” quieren reflejar la vida cotidiana de muchos españoles de clase media y cuando nos presentan el piso de Marta, parece de revista de muebles… La realidad brilla por su ausencia.

6. Hagas lo que hagas, ¡no te saltes el eje de miradas! Esencial para que el espectador no se pierda en los diálogos. Si en “Marta & Teo” os fijáis en el diálogo entre Teo y la madre del niño, notaréis algo extraño en el plano-contraplano. Ambos actores se miran en la misma dirección, es un fallo básico de realización: el operador de cámara se ha saltado el eje. 

7. Si quieres hacer un vídeo viral, peligroso sobrepasar los cinco o seis minutos de duración. Ya es mucho. Los vídeos que más se visionan y comparten son los más cortos, los que pueden disfrutarse en medio del ritmo frenético diario, en el trabajo… Catorce minutos para un vídeo de autobombo para la red es, a todas luces, excesivo.

8. La audiencia está inmune a las telepromociones. Ganarás credibilidad si, en ellas, abres hueco para la autocrítica real en lugar de volverlo todo maravilloso y pulcro. Hay que integrar en estos vídeos las críticas de la calle y no hacerlos en una sala de montaje en la que parece que se toma té con pastas en una dimensión paralela.

9. Los vídeos de autobombo, como los spots promocionales de los partidos políticos, suelen contar, en muchos casos, con una estructura que ya hemos superado y que no conecta con el lenguaje inmediato y sin cortapisas de las redes. La política sigue instaurada en el mitín exagerado, la acumulación rancia de tópicos y las musiquitas sentimentaloides. ¿Para cuándo, por ejemplo, una twitcam de políticos en directo?

10. Lo más importante: no desactives, bajo ningún concepto, los comentarios de tu canal de Youtube. Es lo más cobarde y es la antítesis de Internet. Si compartes un vídeo, no deben incomodarte los mensajes, ni siquiera los más indignados. El debate siempre es bueno. A nuestros políticos se les olvida esto demasiado a menudo.

> Los mejores memes

Y ADEMÁS…

Lo que los analistas políticos (no) han aprendido de las redes sociales y la TV tras el efecto Pablo Iglesias

Cuando la política no entiende la esencia de la televisión pública

Así está revolucionando Twitter los contenidos televisivos

Las cinco dificultades que sufre el guionista de la ficción en España

Lecciones que un futuro periodista puede aprender de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

El especial elecciones griegas de ‘El Objetivo’: TV pública hecha desde una cadena privada

26 enero 2015 - 9:26 - Autor:

  • El programa congregó un buen 10.7 por ciento de share  y 2.284.000 espectadores.

El periodismo, si se hace bien, es servicio público allá donde se haga. Y, anoche, ese servicio público del periodismo que es consciente de su tiempo pasó por La Sexta.

El equipo de El Objetivo de Ana Pastor no se quedó en la superficie del prejuicio y analizó y explicó los datos de una noche para la historia de Grecia. Pero también de Europa.

Porque Europa ya no es una entelequia que nos toca de lejos, es una realidad. Y El Objetivo ahondó en ello, a través de un especial en el que se ha sabido realizar una interesante radiografía de la noche en la que ganó Tsipras. Sin necesidad de debate con jaleo y dar alas a la especulación. Simplemente, apostando por el periodismo y la documentación. Clave la figura de la corresponsal de los restos de la televisión pública de Grecia, Dora Makri, todo un descubrimiento del programa que sirvió para clarificar.

Además, hubo tiempo para todos los partidos. Aunque, de forma diferente a como aparecen últimamente en los prime time: sin la discusión mediática habitual, Cada uno tuvo su espacio, cada uno tuvo su hueco. Incluso Pablo Iglesias que apareció en conexión con la sede de Podemos en las que no se olvidó de la importancia de poner movilidad al fondo de plano. Y es que, tras él, un grupo de personas estaban trabajando con ordenadores. La importancia de los símbolos en política, también detrás del líder.


 
En ese sentido, El Objetivo, con una puesta en escena muy a la francesa, ha conseguido ampliar su plató habitual pero manteniendo el gran protagonismo de la pantalla como ventana abierta a la actualidad hecha datos.

Pastor logró desgranar los elementos con la claridad didáctica. Lo hizo en un océano de titulares efectistas prefabricados, clichés interesados o prejuicios fundados. Pero el periodismo real significa no quedarse en la superficie y poner el foco. Eso hizo anoche El Objetivo. Fue el pistoletazo de salida a un año electoral donde la televisión y sus periodistas también tendrán una función fundamental para separar propaganda e información.

> Lecciones que un futuro periodista puede aprender de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

Y ADEMÁS…

Lo que los analistas políticos (no) han aprendido de las redes sociales y la TV tras el efecto Pablo Iglesias

Cuando la política no entiende la esencia de la televisión pública

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Así está revolucionando Twitter los contenidos televisivos

Las cinco dificultades que sufre el guionista de la ficción en España

El fin de los emblemáticos Estudios Buñuel de TVE. Repasamos su historia

6 programas que TVE no emitiría hoy

Las 17 sintonías imprescindibles de Antena 3 para celebrar su 25 aniversario (VÍDEOS)

25 enero 2015 - 11:49 - Autor:

Hoy se cumplen 25 años desde que Antena 3 de Televisión arrancara, a las 8 de la tarde, sus emisiones regulares. Ha cambiado mucho la cadena desde entonces, una historia que se puede contar a través de las inolvidables sintonías de éxitos… y algún que otro fracaso.

FARMACIA DE GUARDIA

LOS LADRONES VAN A LA OFICINA

LLENO POR FAVOR

LO QUE NECESITAS ES AMOR

CANGUROS

EL JUEGO DE LA OCA

AY, ¡SEÑOR! ¡SEÑOR!

LA PARODIA NACIONAL

SORPRESA, SORPRESA

LLUVIA DE ESTRELLAS

MENUDO ES MI PADRE

COMPAÑEROS

EL BUS

EXTRA ROSA

LOS HOMBRES DE PACO

SABOR A TI

AQUÍ NO HAY QUIEN VIVA

De ‘Farmacia de Guardia’ a ‘Tu cara me suena’: Antena 3 cumple 25 años creando televisión

Y ADEMÁS…

El ingrediente que convierte a ‘Tu cara me suena’ en un programa diferente

La TV políticamente correcta: un modelo condenado al olvido

14 claves para entender las audiencias de 2014: razones de los éxitos y fracasos

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Las virtudes de Twitter que las cadenas aún no se aprovechan

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Los trucos de Ellen DeGeneres

¿Qué ingrediente falta a la televisión de hoy?

Gloria Serra, la voz que lo magnifica todo

24 enero 2015 - 13:22 - Autor:


Gloria Serra pone voz a los reportajes de Equipo de investigación. Su característico tono es clave para dar tensión al programa de La Sexta. Es evidente. El problema es que parece que siempre, en cada una de las ediciones del espacio, está anunciando el final del mundo, incluso cuando se trata de contenidos que, en realidad, no tienen conflicto ilegal alguno más allá de un hecho noticioso.

Agencias de viajes que mueven excursiones de chinos a España, redes de panaderías con cruasanes congelados o el auge de los implantes capilares en Turquía… Da igual de lo que se trate. Con la entonación de las locuciones de Gloria Serra en Equipo de Investigación, da la sensación de que todo son espinosos temas de corrupción, trata de blancas o mafias incontrolables. Pero no. Serra hace el mismo tratamiento a un tema de tráfico de drogas o corrupción que a otros contenidos que tratan asuntos completamente legales, como los injertos de pelo en el extranjero. Porque la alopecia y los injertos de pelo en Estambul no tienen nada de ilegal, pero por la voz de Gloria Serra podría parecerlo.

Obviamente, Equipo de investigación pone la lupa en muchas ocasiones sobre asuntos tremendos, pero cuando no es así (y nos remitimos de nuevo, como ejemplo, al programa sobre los implantes capilares que se repuso anoche), el programa se convierte a ratos en una comedia involuntaria. El tono de Serra y el montaje de imágenes te hacen creer todo el tiempo que están a punto de destapar algo muy terrible o que se avecina un apocalipsis. Y luego resulta que no, que solo hablan de señores calvos que van a Turquía a ponerse pelo porque allí es más barato. Y ya está, esa es la noticia.

La voz y la entonación de Serra son sin duda su principal y más reconocible característica, pero ahora que tenemos a Leonor Lavado como su imitadora oficial, casi que cuesta de verdad diferenciar entre el original y la caricatura. O será que Equipo de investigación es como Gran Hermano: ahí todo se magnifica.

Y ADEMÁS…

La tiranía de la audiencia: cuando la información sobrepasa los límites del espectáculo

14 claves para entender las audiencias de 2014: razones de los éxitos y fracasos

Las virtudes de Twitter que las cadenas aún no se aprovechan

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Los trucos de Ellen DeGeneres

¿Qué ingrediente falta a la televisión de hoy?

De ‘Farmacia de Guardia’ a ‘Tu cara me suena’: Antena 3 cumple 25 años creando televisión

23 enero 2015 - 9:37 - Autor:

Antena 3 nacía un 25 de enero de hace 25 años. La primera televisión privada española arrancaba tras su exitosa versión radiofónica, la desaparecida Antena 3 Radio, y desde la ciudad madrileña de San Sebastián de los Reyes. Alrededor de su sede, que había ocupado hasta entonces una empresa farmacéutica, no había nada. Sólo campo abierto. Como ocurría con el propio panorama catódico en aquel 1990.

Se abría una nueva etapa tras décadas de monopolio de una cadena pública que vivía la resaca de ‘la movida’ de los ochenta, que fue cuando TVE experimentó la creatividad en su máximo esplendor. Pero los comienzos nunca fueron fáciles. Y Antena 3 se equivocó en sus primeros tiempos, pues intentó reproducir radio en la pequeña pantalla. Y no, no era lo mismo. Por suerte, esa percepción pronto cambió.

Farmacia de Guardia, Lo que necesitas es amor, El Juego de la Oca, Lluvia de Estrellas, Sorpresa sorpresa, Menudo es mi padre, Compañeros, Los Hombres de Paco, Aquí no hay quien viva, Espejo Público o Tu cara me suena son algunos de los espacios más carismáticos de Antena 3. Un canal que ha crecido con su propio país, aprendiendo de errores, hasta consolidar una atractiva imagen de marca que conecta con la confianza de un interesante target de audiencia.

Ahora, sin embargo, el reto es ampliar aún más ese target ganado a pulso. A través de más formatos de entretenimiento inteligente y sin tabúes sociales, así como con más horas de directo, fundamentales para las cadenas que quieren ser referencia del día a día. De hecho, durante su historia, Antena 3 fue la primera privada en apretar más veces las tuercas a TVE. Contaba con rostros identificables y con programas que no escatimaban en espontaneidad. Pero, diferentes decisiones empresariales, sobre todo con un cambio accionarial a partir de 1997, que pretendió crear un gran grupo de comunicación que imitaba la estructura de una colosal televisión pública, difuminó el proyecto que empezó a ir, demasiado a menudo, a rebufo de su principal rival.

Pero todo cambió en 2011. La cadena decidió volver a consolidarse como una alternativa con identidad propia. Lo consiguió. Su audiencia se fortaleció gracias a una estrategia de programación que ha mimado tanto el contenido como el continente. Desde las cortinillas de paso a publicidad hasta la producción de ficción. En este sentido, Atresmedia, matriz de Antena 3, se ha convertido en el referente de series de prestigio. Ha dado un paso más allá en las producciones nacionales, convirtiéndose en una televisión más atrevida. Lo logra sin perder la perspectiva del sentido de una emisora generalista.

Un trabajo que no sólo ha sido fruto del área de producción de ficción, también de los responsables de comunicación e imagen corporativa, sabiendo divulgar sus nuevos proyectos con una mirada propia que no se queda en el tópico. De ahí que casi todos los estrenos de Antena 3 congregan audiencias fuertes. El problema viene después, al comprobar si los productos enganchan o no. Pero la identidad de marca es muy importante.

También en informativos, donde la cadena ha apostado por la innovación visual gracias a una dinámica realización que trabaja las infografías y los movimientos de cámara, que dan más riqueza a los planos de las presentaciones de las noticias. Esa es una de las grandes fortalezas de todos los canales de Atresmedia: la inversión en la identidad propia. No sólo en programas, también en sus canales con marcas diferenciadas. Es un grupo que ha demostrado que un canal como La Sexta puede mantener un visible carácter propio tras una fusión. Sin olvidar, la conciencia social. Porque la televisión se hace para la gente.

Hay que reconocer que Atresmedia no se ha conformado sólo con el dato de audiencia y ha desarrollado proyectos paralelos, que suponen una inversión económica importante a la que nadie obliga, pero que compromete a la cadena con su sociedad. Ahí están la Fundación Atresmedia, con su canal específico para niños enfermos en hospitales, la campaña Ponle freno, con la vista puesta en la seguridad vial, o Crea Cultura, atreviéndose a iniciar un necesario debate sobre la problemática que suponen las descargas ilegales y la necesidad de proteger la sostenibilidad de la cultura.

Han emprendido, por tanto, un difícil camino de imagen de marca que también se complementa con la trayectoria en radio del grupo de comunicación. Onda Cero es su emisora principal, que ha apostado por espacios como el de Julia Otero. La comunicadora ha logrado otorgar un ritmo inteligente, vanguardista y periodístico a un panorama radiofónico que venía con un herencia estancada y engolada. Otero arriesgó apostando por su personalidad propia, una vez más. Esa personalidad propia define lo éxitos de Atresmedia de los últimos años, también en Antena 3: cuando se atrevió a dibujar su propio sendero sin querer parecerse a nadie ni a nada. Siendo traviesa y, al mismo tiempo, cómplice.

De ahí el éxito de productos tan exportados como El Tiempo entre costuras o Tu cara me suena. Estos espacios van por libre y rompen tópicos. Y ese es el mejor horizonte para abrazar el éxito: esquivar la tele de usar y tirar y hacer televisión en su máxima expresión. En contenido y forma, en realización, en iluminación, en escenografía y en ideas sin complejos. Sin complejos. Porque cuando hay complejos y se está más pendiente del rival que de ti mismo, la cosa difícilmente evoluciona para bien. Y en esa televisión que ha hecho televisión, y no sucedáneos, están los grandes éxito de la historia de Antena 3. De Farmacia de Guardia a Tu cara me suena. Felices 25.

Y ADEMÁS…

El ingrediente que convierte a ‘Tu cara me suena’ en un programa diferente

La TV políticamente correcta: un modelo condenado al olvido

14 claves para entender las audiencias de 2014: razones de los éxitos y fracasos

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Las virtudes de Twitter que las cadenas aún no se aprovechan

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Los trucos de Ellen DeGeneres

¿Qué ingrediente falta a la televisión de hoy?

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy periodista y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en televisión. En definitiva, tele y más tele, por deformación profesional y porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo audiovisual.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

enero 2015
L M X J V S D
« dic    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

TeleDiaria en Twitter