Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los casos de Pesadilla en la Cocina de Chicote, ¿realidad o ficción?

2 diciembre 2016 - 0:55 - Autor:

Han saltado las alarmas. Sole, propietaria del Café Zamora, ha acusado al programa de Alberto Chicote, Pesadilla en la Cocina, de manipular y hasta de “esconder una caja con gusanos” para propiciar conflicto. Acusación falsa, por cierto.

Sole, protagonista del único episodio en el que Chicote abandona, cual novia a la fuga, tras reformar el local, ha sentenciado en el programa de radio Versió Rac1 que el formato de La Sexta “no es real”.  ¿Miente Sole para poder defender su caótico restaurante? ¿O es verdad eso de que en televisión todo es mentira?

La realidad supera a la ficción. Y Pesadilla en la cocina no es ficción. El secreto del programa está en que cada temporada se sustenta en un poderoso casting, con personajes que no encuentran más salida a su restaurante que pedir ayuda a un show de televisión que, de paso, puede promocionar su negocio. Porque, normalmente, Pesadilla en la Cocina cuenta con un final feliz que incluso genera en el espectador la curiosidad de asistir al chiringuito. Y vivir la experiencia de Chicote in situ.

Pesadilla es un programa que confía en la reinserción hasta de la gastronomía más mugrienta. Sin embargo, como todo buen programa de televisión, se necesita explicar la historia para que el espectador la entienda. Es un cualquier espacio de TV, existen cámaras y los protagonistas saben cuando están siendo grabados. En momentos de máxima tensión pueden olvidar las cámaras, pero en general se sienten examinados.

Aunque sentirse examinados no resta credibilidad al espacio, pues muchas veces potencia con más fuerza el conflicto, ya que los personajes que aparecen pueden ver que su imagen pública queda en entredicho y dejan de controlar la situación. El programa de Chicote es, por tanto, real.

Pero, para que se entienda por la tele, hay que ordenar esa realidad de horas y horas de grabación. Hay que dar forma a una historia emocionante, trepidante y con cierta dosis de humor. Ahí son importantes las entrevistas a los protagonistas, declaraciones que se introducen durante la emisión para dar más información de contexto al espectador. Además, el equipo creativo del programa crea pruebas para que sucedan situaciones que evidencien el desastre en el que está inmerso el restaurante. Como cuando se llena el restaurante de comensales, que suelen ser figurantes.

Y, claro, al ver el resultado del programa por la tele, los propietarios pueden sentir que no es lo que vivieron. Porque su realidad se ha retratado desde fuera desde otro punto de vista que no es el suyo propio, desde la óptica de un show de televisión. Porque Pesadilla en la cocina es un show de televisión con sus guionistas y editores de vídeo. Guionistas que ni se inventan a los personajes, ni crean el conflicto: sólo transforman las jornadas de grabación en un contenido interesante para una prime time.

Al final, Pesadilla en la cocina muestra una realidad con los aditivos del reality bien cocinado: emoción, conflicto, humor, identificación, aprendizaje, un buen puñado de enfatizadoras músicas de fondo y, al ser posible, un final esperanzador.

> Pesadilla en la cocina: así planta cara a ‘Gran Hermano’

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los 5 elementos que han propiciado la catarsis colectiva del reencuentro de OT

La crisis de ‘Gran Hermano’: los factores que han desgastado el efecto del reality en Telecinco

Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

Lo que tienen que estudiar en las facultades de Comunicación de Salvados

‘Pesadilla en la cocina’: el secreto de Alberto Chicote para plantar cara a ‘Gran Hermano’

1 diciembre 2016 - 8:00 - Autor:

Pesadilla en la cocina de Alberto Chicote vive una temporada de éxito. A pesar de que el programa reproduce una mecánica repetitiva que, aparentemente, podía desembocar en un desgaste de audiencias (restaurante caótico que da paso a una historia de superación personal de los protagonistas del programa para terminar con una reforma del local que atisba un final feliz…Y así todo el rato), la presente temporada del programa de La Sexta está viviendo una edad dorada de audiencias.

Un acierto del canal ha sido programar los nuevos capítulos frente a un Gran Hermano en horas bajas pero, al mismo tiempo, estos episodios han demostrado que el equipo de Pesadilla en la cocina ha logrado reinventar sus últimas temporadas para mejorar su producto y conquistar la complicidad del espectador con más fuerza.

El programa ha encontrado un elenco de personajes que son más reconocibles que nunca para la audiencia. Chicote ya no sólo ha acudido a bares y tabernas de menú del día.

Ahora el chef ha viajado por una pluralidad de localizaciones. Camping, boda, barcos e incluso Chicote ha tirado la toalla. Lo nunca visto. Pesadilla en la cocina no se ha acomodado y ha conseguido ir más allá con una galería de personajes de carácter de los que es fácil acordarte semanas y semanas después de la emisión del programa.

Fermín, Rocío, Ronald, Enrique o Sole son algunos de esos nombres con carisma que serán difíciles de olvidar cuando termine esta tanda de episodios de Pesadilla en la cocina. Al final, la clave del éxito del formato está en que ha sabido reinventarse sin desvirtuar su atractiva esencia.

El programa mantiene su ADN de un viaje, no apto para escrupulosos, a la trastienda de lugares mugrientos que intentan sobrevivir dando un vuelco a su negocio. Un magnético viaje que no se queda sólo en peleas y entremezcla, gracias a un montaje frenético y astuto, la indignación de Chicote con toques de  humor, emoción y una galería de personajes imprevisibles. Justo lo que falta a la presente edición de Gran Hermano. Ahí está la clave del gran éxito de esta temporada: la fórmula es la misma, pero Pesadilla en la cocina se ha hecho más grande. Ya no es sólo un show, ahora es un reality con tramas de guion bien armadas.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los 5 elementos que han propiciado la catarsis colectiva del reencuentro de OT

La crisis de ‘Gran Hermano’: los factores que han desgastado el efecto del reality en Telecinco

Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

Lo que tienen que estudiar en las facultades de Comunicación de Salvados

Así se hacen las preguntas de un concurso de TV: las 9 reglas básicas

30 noviembre 2016 - 8:15 - Autor:

No todas las preguntas valen en un concurso de televisión. Es importante que el espectador también pueda jugar desde su casa y que, además, sienta que despierta su curiosidad mientras se entretiene. Montse Claros, una de las productoras ejecutivas de concursos de más trayectoria de nuestro país (Lo últimos: Ahora Caigo, Boom, Atrapa un millón), nos explica los ingredientes que debem de tenerse en cuenta para triunfar en un juego de preguntas en una cadena generalista.

1. Lenguaje apto para todos los públicos

No busques sinónimos extraños, todas las preguntas deben de contar con una terminología accesible para el espectador. Mejor utilizar la palabra “regalo” que “presente”. También eso ayuda al concursante, pues las preguntas en un concurso se suelen leer a toda velocidad y, por tanto, se deben de plantear de la forma más sencilla y directa posible para facilitar la compresión.

2. Lo breve si bueno….

En los concursos es necesario sintetizar al máximo porque se cuenta con la limitación de grafismo a la que hay que amoldarse. No “entra” todo en los rótulos que se sobreimpresionan en pantalla, pero esta premisa también resulta muy positiva tanto para el concursante como para el televidente. Generalmente, las preguntas más breves son más sencillas de entender y, como consecuencia directa, el participante las procesa más rápido. Eso sí, mucho cuidado con la concisión, ya que puede omitir inconscientemente en la pregunta palabras clave sin las cuales será difícil dar con la respuesta.

3. La importancia de la curiosidad

Son cruciales las preguntas que se sustentan en curiosidades. Esa curiosidad que despierta la atención del espectador, suscita inquietudes y sorprende a la vez que enseña. Además, las curiosidades tampoco las suelen saben los concursantes más cultos, con lo que todo el mundo se siente al mismo nivel en cuanto a la dificultad.

4. Aprender de la mirada de un niño
l
En esa búsqueda de estas curiosidades, los programas de televisión no deben primar encontrar temas más especializados, con preguntas específicas al alcance de unos pocos. Es más poderoso proponer cuestiones de la vida más cercana, vistas con cierta ingenuidad infantil, sacando a flote esa curiosidad de cuando eramos pequeños. Los mejores “hacedores de preguntas” de los concursos de TV se fijan en esas peculiaridades que nos rodean en nuestro día a día y, en cambio, pasan desapercibidas en los ojos de un adulto.

5. Jugar con los errores históricos

Los vikingos nunca llevaron cuernos en los cascos. El imaginario colectivo está lleno de ideas que, en realidad, nunca sucedieron. Al final, los concursos también sirven para desmontar mitos falsos. Romper con ideas preestablecidas genera asombro y, al mismo tiempo, el espectador siente que aprende viendo la tele, que no está perdiendo el tiempo y, además, de mejorar sus conocimientos generales puede presumir de ello en otros contextos.

6. Echarse una risas

Si la pregunta, además de curiosa, es divertida mucho mejor. Este tipo de preguntas sirven para que los concursantes se suelten. Además, son muy convenientes para desengrasar el programa en un momento tenso o, incluso, para hacer más divertido el inicio del show, cuando el concursante está más nervioso el humor sirve para romper el hielo..

7. No pasarse de listo

El público debe poder jugar desde casa. De ahí que las preguntas tienen que ser accesibles para la gran mayoría de la audiencia. No todas, pero sí, casi todas. La dificultad extrema es contraproducente para un show de una cadena generalista.

8. Contrastar (mucho) las fuentes

No hay margen de error en las respuestas para los responsables de un concurso de televisión. Se debe documentar cada pregunta hasta con tres fuentes diferentes para que no exista mínima duda en la resolución. Preguntas que, en cada emisión, deben abarcar y equilibrar una variedad temática: Historia, Biología, Literatura, Arte, Televisión, Cómic, Política, Cine, Deporte, videojuegos… Para que nadie se aburra. Ni los concursantes.

9. Temas prohibidos

En un concurso de una cadena generalista se evitan temas políticamente incorrectos o que puedan incomodar al espectador. Los aciertos de los concursantes suelen ir seguidos de una celebración y esa celebración no puede ir detrás de un dato macabro, triste o demasiado escatológico.

Los concursos evitan preguntas de muertes (formas de morir, asesinatos, masacres, desastres naturales, sexo demasiado explícito (cuando el programa va en horario infantil), de tinte político (este tipo de programas que son de todos y para todos deben intentar proteger una independencia política) o preguntas ofensivas que puedan herir la susceptibilidad de algún grupo social.

Y mucho cuidado con los temas infantiles: hay que preservar la magia de la imaginación de un niño.  Ojo a las preguntas que esconden al Ratoncito Pérez, los Reyes Magos o Papá Noel. Porque, al final, esa es la esencia de un concurso de televisión: un juego en donde mejor participar con la ilusionante ingenuidad de un niño.

> Las trampas de los concursos de la tele

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las mentiras que nos creímos de los programas infantiles

Saber y Ganar cumple 18 años: los 9 superpoderes que hacen que el show de Jordi Hurtado sea infinito

11 cosas que aprendimos con ‘Friends’

Las 5 dificultades que sufre el guionista de una serie

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

Los 3 prejuicios que propaga la televisión sobre los youtubers

Los trucos de la TV para favorecer la telegenia de sus presentadores

La crisis de ideas de la televisión en España: la temporada más aburrida

29 noviembre 2016 - 9:51 - Autor:

Lejos quedan aquellos tiempos en los que las grandes cadenas de televisión anunciaban con sus mejores galas los estrenos de la temporada televisiva. El espectador incluso llegaba a sentir cierta ilusión por descubrir las nuevas bazas de los canales. Ahora, sin embargo, la estrategia de programación va por otros derroteros, los programas van y vienen de forma más precipitada y los trimestres televisivos ya no están tan marcados como antaño.

De hecho, este último trimestre de 2016 pasará a la historia televisiva por su insignificante número de estrenos. En estos meses, da la sensación de que las cadenas han preferido ir a lo seguro más que probar nuevos formatos. MasterChef Celebrity ha sido el único espacio de entrenimiento nuevo. Y no es tan nuevo, pues es una versión más de MasterChef.

La televisión está en una crisis de ideas evidente. Sigue viviendo en el año 2000. De ahí que uno de los mayores éxitos de este curso haya sido el reencuentro de OT por su valor nostálgico. Tampoco en lo que se refiere a series ha sido una gran temporada. Las cadenas han decidido reservarse sus grandes estrenos para más adelante y seguir, por ahora, programando éxitos testados como Velvet o La que se avecina, salpicados de algún lanzamiento menor de series de época, claro. Todo el rato series de época. Y (casi) todas parecen iguales.

La batalla de las audiencias y la rentabilidad ha propiciado una final de 2016 insípido a nivel televisivo. Nada ha cambiado, para que todo siga igual. Pero la televisión no podrá vivir perpetuamente de Gran Hermano, Sálvame o cazatalentos al estilo de Tú sí que vales. Hay vida más allá.

Este curso habría sido una oportunidad para abrirse a nuevos públicos y arañar décimas de share ante el evidente desgaste de una audiencia que, harta del grito del reality al uso, agradece contenidos más elaborados que el reality del año 2000.

Y ahí está el problema: la televisión se ha quedado estancada en el efecto 2000. Y ya estamos a punto de entrar en 2017, la hora de apostar por nuevos programas de verdad, no sucedáneos. O pasará como este último trimestre, que el espectador olvidará por completo, por repetitivo y sin prácticamente estrenos.

La audiencia cuenta con más canales que nunca y, sin embargo, la televisión en abierto transmite una trágica falta de pluralidad de contenidos de producción propia. Ganará la batalla de las audiencias aquel grupo de comunicación que se quite de miedos y vuelva a invertir en ideas propias. Ideas propias que existen, sólo hay que tener intuición para invertir en ellas.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los 5 elementos que han propiciado la catarsis colectiva del reencuentro de OT

La crisis de ‘Gran Hermano’: los factores que han desgastado el efecto del reality en Telecinco

Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

Lo que tienen que estudiar en las facultades de Comunicación de Salvados

Cuando la noticia te pilla en directo: Mediaset capta a una mujer atrapada por las inundaciones en Sagunto

28 noviembre 2016 - 16:21 - Autor:


En pleno directo, las cámaras de Mediaset han grabado y emitido cómo una vecina de Sagunto se quedaba atrapada en su coche en una carretera inundada. El automóvil se precipitó a gran velocidad, y mientras se hundía, la mujer ha salido del vehículo por la ventanilla y se ha subido al techo a la espera de que los bomberos la rescataran.

Una imagen de impacto que ha pillado a los reporteros de Cuatro en directo. Fueron ellos los que llamaron a emergencias, pero también, durante la retransmisión, se escuchan algunas críticas de testigos que criticaban a los periodistas por no cesar de grabar. El directo mandaba, la imagen también. La fuerza de la realidad que te sorprende y te hace cambiar el transcurso de la emisión.

Puedes ver el vídeo aquí

 

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Lo que tienen que estudiar en las facultades de Comunicación de Salvados

5 aprendizajes para un futuro periodista de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

Salvados: así revolucionó la información en el horario de máxima audiencia

> Trump y Clinton: 5 elementos televisivos que criticaríamos si se celebrara el debate en España

Mercadona dispara la audiencia de ‘Salvados’: ¿oda o crítica al supermercado?

10:37 - Autor:

La audiencia de Salvados se ha disparado con su edición sobre Mercadona. Un 17.9 por ciento de share y 3.572.000 espectadores han seguido a Jordi Évole por los pasillos del famoso supermercado.

Y ahí está la clave del éxito de este capítulo de Salvados: es un contexto altamente reconocible para el espectador, pues Mercadona se ha convertido en uno de los supermercados de referencia.

Y Mercadona ha abierto sus puertas a La Sexta. Y ha contestado preguntas. Las fáciles, y algunas complicadas. Pero no ha sido el mejor programa de Salvados, pues ha faltado una tesis clara. ¿Oda a Mercadona o crítica a Mercadona?

El espacio del canal verde ha retratado, con sus reflejos habituales, el funcionamiento de una gran empresa. Aunque, esta vez, el documental se ha quedado cojo, en la superficie y no ha definido contextos para entender mejor la situación de la historia que pretendía hacer llegar al espectador.

En cierta medida, se ha intentado cazar el lado oscuro de Mercadona pero, en cambio, sólo se han encontrado conflictos laborales que, aparentemente, parecen menores y que se reproducen en cualquier empresa del sector. Incluso con mayor virulencia. Quizá ha faltado, por tanto, aportar más contexto al programa sobre el sector. ¿Por qué Mercadona y no otra marca? La imagen de Mercadona vende, y de ahí la audiencia de esta edición (olvidable) de Salvados.

> Lo que tienen que estudiar en las facultades de Comunicación de Salvados

@borjateran

Y ADEMÁS…

5 aprendizajes para un futuro periodista de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

Salvados: así revolucionó la información en el horario de máxima audiencia

> Trump y Clinton: 5 elementos televisivos que criticaríamos si se celebrara el debate en España

El error de las cadenas de televisión españolas con Youtube

9:12 - Autor:

Las cadenas privadas de televisión en España han creado sus propias plataformas de vídeos para ser más competitivas en el universo online. Primero llegó Atresmedia, con Flooxer, y ahora hace lo mismo Mediaset con mtmad. Dos canales donde colgar contenidos propios, y algo más golfos, que se expandan por las redes sociales y otorguen más tráfico a las webs de Antena 3 y Telecinco.

Sin embargo, estas dos ventanas de producción propia han dado carpetazo a Youtube, la plataforma de vídeos por excelencia donde las grandes audiencias consumen y comparten los grandes momentos televisivos internacionales. De hecho, Antena 3, que empezó a aprovechar las bondades de Youtube, ha cambiado de táctica, centrándose ahora en Flooxer e involucionando en su posicionamiento en Youtube. En Telecinco aún el caso ha sido más extremo, ya que no existe ni rastro de los canales de Paolo Vasile en Youtube con el filón que esto sería con formatos como Gran Hermano o La Voz.

Una estrategia que principalmente se debe a que las cadenas no quieren compartir beneficios de sus contenidos con un gigante como Youtube. Los grandes grupos de comunicación españoles quieren ingresos publicitarios sin intermediarios y, de paso, intentan que su producción sólo infle la audiencia de sus propias páginas webs, como es lógico. Quieren, en definitiva, que todo quede en casa.

Pero esta decisión, conservadora, olvida otro tipo de beneficio que por ahora otorga Youtube: el del posicionamiento de una marca viva que está donde se encuentra la gente. Porque la gente está de forma intuitiva en Youtube, no en Flooxer o Mtamd.

Flooxer o Mtmad tienen razón de existir, como interesantes espacios para dar vía a producciones propias, complementarias a la televisión tradicional y perfectas para compartir en redes, pero sin infravalorar el poder de Youtube como herramienta en la que exhibir pequeños fragmentos de tus programas o series para que se hable más y mejor de ellos. Fragmentos de programas y series pensados para ser rentabilizados en una emisión convencional y que, hace veinte años, no se podían volver a consumir por el espectador (a no ser que fuera en una reposición). En la actualidad, en cambio, se les puede otorgar una interesante segunda vida “viral” gracias a la red social.

Nuestras cadenas se olvidan de todas las posibilidades de Youtube como arma propagandística colosal. La mejor herramienta de comunicación para sus productos, ya que en Youtube no sólo está el público objetivo habitual del canal. Si se sabe utilizar bien la energía de la viralidad de Youtube también se puede arrastrar a la cadena interesantes nuevas audiencias e, incluso, despertar la curiosidad al público nativo ya en la era del ciberespacio.

Por supuesto, no hay que publicar todos los programas, aunque sí los momentos genuinos que se producen en los diferentes espacios. Así, los usuarios compartirán el vídeo en sus blogs, en sus facebooks, en sus tuiters, en sus webs… Son los nuevos beneficios del boca a boca, ahora a golpe de “me gusta”, de un producto que el espectador activo en la red comparte fácilmente si el vídeo está en el lugar adecuado.

Esto ha sucedido con Tu cara me suena. Sus actuaciones son un éxito de visionados que, sin embargo, fuera de Youtube pierden presencia y no generan conversación entre los usuarios, ya que Flooxer no cuenta con posibilidad de comentar cada imitación. Un error, que se incrementa porque Flooxer entremezcla zapping de instantes de programas de Atresmedia con producción propia, como la aclamada serie Paquita Salas. Lo que propicia un cierto caos en la percepción del espectador: ¿esta plataforma se trata de un batiburrillo de momentos de la cadena o una factoría de contenidos propios?

Se deberían, por tanto, organizar mejor ambos géneros, sabiendo que hay instantes de la televisión en los que su hábitat natural está en Youtube. En Estados Unidos, por ejemplo, que van muy por delante en esto de saber exprimir Youtube, son expertos en redoblar el éxito de sus formatos utilizando las posibilidades reales de la plataforma más importante de vídeos en el mundo.

Ellen DeGeneres, Jimmy Fallon o Jimmy Kimmel (o en España Buenafuente) tienen sus perfiles de Youtube atestados de instantes memorables de sus programas que se actualizan a diario. Incluso piensan fragmentos especialmente para Youtube y poder hacer llegar su programa a más gente. De esta forma, el público se siente más partícipe, hace suyo el show. Las visitas se incrementan, el programa gana cercanía y la imagen social del espacio impulsa una marca más atractiva y cercana. Se trata de otro tipo de beneficio: el de la publicidad gratis, el de potenciar la imagen de marca allí donde está la gente que aún no es fiel a tu cadena.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Ellen DeGeneres: así triunfa en las redes sociales (tú también puedes hacerlo)

La importancia del menospreciado título de crédito

Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

El corto sobre Fidel Castro de Eduardo Casanova (no te dejará indiferente)

27 noviembre 2016 - 11:46 - Autor:

Le conocimos cuando solo era un niño, interpretando a Fidel en la serie Aída, pero lo que no sabíamos en aquel momento es que las inquietudes de Eduardo Casanova iban mucho más allá de la actuación. Ahora, con apenas veinticinco años, ya se ha convertido en uno de los nuevos directores con más mirada propia del panorama nacional.

Creativo, transgresor, provocador y valiente, Eduardo Casanova no pone frenos a su imaginación. Su última hazaña: un sagaz corto que ha lanzado coincidiendo con el fallecimiento de Fidel Castro. Porque Fidel Castro (interpretado por el actor canario José Luis de Madariaga) es el absoluto protagonista de la historia, claro.

En cinco minutos, Casanova, siempre desafiante, nos presenta un retrato del comandante que va más allá del tópico para estamparnos con una reflexión crítica aplastante. Todo envuelto en la particular, y muy rosa, estética a las que nos tiene acostumbrado.

Curtido en el mundo del cortometraje (Fumando espero, Amor de madre, La hora del baño…) y pionero en aprovechar las redes sociales para crear (magistrales las historias de seis segundos que creaba en Vine), Casanova ya ha rodado su primer largometraje, producido por Álex de la Iglesia. Será sin duda una de las películas de las que más se hable en 2017.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Ellen DeGeneres: así triunfa en las redes sociales (tú también puedes hacerlo)

La importancia del menospreciado título de crédito

Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

La revancha de Chenoa: ahora hace ella “la cobra” en ‘Tu cara me suena’

26 noviembre 2016 - 0:15 - Autor:

Esta noche, se ha emitido la primera gala de ‘Tu cara me suena’ que se grabó después del concierto del reencuentro de OT en el que Bisbal y Chenoa revivieron su ‘Escondidos’.

Y, claro, el bueno de Ángel Llàcer no ha podido evitar lanzar una pullita de las suyas a Chenoa. Así se ha referido a la cobra que realizó Bisbal a Chenoa en plena actuación. O, al menos, eso sintió la audiencia que lo estaba viendo desde casa.

En ese momento, Chenoa se ha levantado de la silla del jurado, con cara de circustancia y Lolita, con su rapidez de reflejos, ha bromeado, defendiendo a su compañera.

Rápidamente, Chenoa ha cogido a Llácer, lo ha plantado en el centro del blanco escenario de Tu cara me suena y le ha pedido un beso. Esta vez, ha sido ella la que ha hecho la cobra.

Es el secreto del éxito de Tu cara me suena: el buen rollo de una fiesta de amigos con talento. El talento de saber reírse de sí mismos.

> Los 5 elementos que han propiciado la catarsis colectiva del reencuentro de OT

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las claves televisivas del éxito de ‘Tu cara me suena′

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

Silvia Abril, la esencia del humor de Martes y Trece en ‘Tu cara me suena’

Galas del Sábado: lo que hay que aprender de un viejo programa que es más moderno que la TV de hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

‘Sálvame Deluxe’: el problema de su crisis de audiencia

25 noviembre 2016 - 10:06 - Autor:

Sálvame Deluxe parecía un formato indestructible en audiencias. Sus polémicas siempre ganaban la batalla de la cuota de pantalla. Incluso derrocó a su rival directo en Antena 3, que también era un filón para el share, ¿Dónde estás corazón?.

Tanto fue el aparente éxito que el resto de cadenas dejaron de competir los viernes contra Telecinco. El Deluxe cogía aire. Sálvame se hacía con un público muy fiel, aunque también espantaba a un tipo de espectador que se quedaba huérfano de televisión en los viernes y que, ahora, ha regresado a la pequeña pantalla con el espectáculo en positivo de Tu cara me suena.

El show de imitadores de Antena 3 ha demostrado que el triunfo del Deluxe también estaba en que Telecinco se había quedado sin competencia de calidad en esa franja.

Aunque, en las últimas semanas, los datos de audiencia irregulares de Sálvame Deluxe están demostrando que el programa tiene otro enemigo más que Tu cara me suena: el propio tono que ha ido cogiendo el espacio en esta temporada, que ha ganado intensidad y ha mermado su sentido del humor. Sálvame Deluxe ha ido perdiendo el elemento con el que consiguió derrocar ¿Dónde estás corazón?.

¿Dónde estás corazón? se tomaba demasiado en serio y, en cambio, la versión de prime time de Sálvame, como la diaria, sabía reírse mucho de sí misma con gran dosis de esperpento. Ese surrealismo, que mantiene la edición de tarde, se ha ido diluyendo en el Deluxe. Jorge Javier Vázquez mantiene su ironía, sí, pero el resto de colaboradores e invitados ahora están más enfados, más enemistados e incluso más indignados que nunca. El show ha virado a un concepto más oscuro, cuando la audiencia espera para evadirse con ayuda de historias más identificables, creíbles, luminosas y hasta algo chistosas.

El público no espera ver al padre de Chenoa explayándose contra su hija. Para eso el espectador ve directamente a Chenoa divirtiéndose, a la misma hora, en el otro canal. El público de Telecinco quiere descubrir personajes de culebrón en los que sentirse reflejados: con sus dramas pero, también, con sus toques de humor.

Y ahí está el problema: últimamente en Sálvame Deluxe cada vez hay menos humor y menos identificación, pues el elenco de personajes se ve más forzado y sus conflictos menos creíbles. Porque la audiencia ya se las sabe todas: huye de la pelea impostada y busca aquello que transmite verdad. De ahí el éxito del genuino reencuentro de OT. De ahí la actual crisis del repetitivo universo de mujeres y hombres y viceversa y otros personajes made in Telecinco.

> Los 5 elementos que han propiciado la catarsis colectiva del reencuentro de OT

> Los 7 parecidos razonables entre Sálvame y un culebrón

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las claves televisivas del éxito de ‘Tu cara me suena′

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

Silvia Abril, la esencia del humor de Martes y Trece en ‘Tu cara me suena’

Galas del Sábado: lo que hay que aprender de un viejo programa que es más moderno que la TV de hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

diciembre 2016
L M X J V S D
« nov    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

TeleDiaria en Twitter