Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El valor que aporta Toñi Moreno a Telecinco

22 mayo 2017 - 8:35 - Autor:

Con un 11,2 por ciento de cuota de pantalla ha llegado Toñi Moreno a Telecinco. Su nuevo programa, Viva la vida, se ha estrenado este sábado en la misma franja que ocupó María Teresa Campos durante ocho años con Qué tiempo tan feliz.

Telecinco con este magazine pretende mantenerse como la cadena referencia de emisiones en directo, también los fines de semana. Así se diferencia del cine y telefilmes enlatados de sus rivales y sigue su línea bien definida, que sus espectadores habituales reconocen a simple golpe de vista.

Y es que los programas de Telecinco cuentan con un sello muy reconocible. De hecho, el propio decorado de Viva la vida ya es identificable para la audiencia, pues es otra escenografía reciclada de la cadena. El espacio de Moreno reutiliza la estructura del decorado de Hable con ellas que, a su vez, también reutilizó la frustrada versión de sorpresas de Cámbiame (Cámbiame Premium, se llamaba) y el cancelado Hazte un selfi.

No obstante, ahora, con Viva la vida este set, instalado en el Estudio 3 de Mediaset, ha sido reinventado con aires más acogedores, como si se tratara de un apartamento con vistas a la Gran Vía madrileña. Es lo que buscaba la propia Toñi Moreno: un lugar en el que el espectador se sintiera como en casa.

Y este objetivo lo ha logrado en su primer programa, que ha contado con entrevistas a Manel Navarro y Pastora Soler. Al final, Viva la vida recupera la esencia del show de tarde de fin de semana, quitándose el lastre de la nostalgia folclórica, que era marca diferencia de Qué tiempo tan feliz.

Este programa, en cambio, es más flexible y Toñi Moreno aporta una personalidad apabullante, que conecta con la misma señora que veía a María Teresa Campos e intenta abrirse a los jóvenes. Incluso el programa parece que aprende de detalles del reputado show de Ellen DeGeneres, incorporando juegos con sus invitados y colaboradores (con Manel Navarro jugaron a adivinar si cantantes se habían caído o sufrido gallos).

Ahí está el valor principal que puede aportar Toñi Moreno a las tardes del fin de semana de Telecinco: mantener una franja en directo a través de un magazine flexible, que se adapta a la actualidad, con una presentadora que está en la calle y con una productora, Cuarzo, hábil a la hora de crear este tipo de formatos.

Toñi Moreno empatiza con la audiencia de su franja porque habla el mismo idioma que el espectador de Telecinco, que ya conoce su trabajo. La periodista viene curtida de Canal Sur (donde conduce Gente Maravillosa), TVE y en años trabajando en redacciones de todo tipo de programas pero, además, desprende una espontaneidad especial en plató. Te puede caer bien o mal, pero no crea indiferencia.

Porque Toñi Moreno es mucha Toñi Moreno y se deja llevar delante de la cámara, compartiendo con el espectador cualquier pensamiento sin atarse a los cánones de la presentadora perfecta. Y eso no es tan habitual en la tele de hoy. De hecho, en el primer programa, no pudo ocultar que se había puesto faja para que le quedara mejor su nuevo look. Así es Toñi, Toñi Moreno.

> Lo que siguen ‘copiando’ los programas matinales de la fórmula de María Teresa Campos

@borjateran

Y ADEMÁS…

> 6 contenidos que eran habituales en los programas matinales y que se han extinguido (por suerte)

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

La fragilidad de Rosa López: crónica de una entrevista con Bertín Osborne

21 mayo 2017 - 8:44 - Autor:

No sé a dónde voy, sólo quiero ser feliz“. Con estas palabras, Rosa López concluía su visita a la casa de Bertín Osborne. Esta semana, Mi casa es la tuya recibía a la ganadora del primer Operación Triunfo y conseguía uno de los programas con más verdad de su historia.

En un tiempo en el que las personalidades de la cultura, política y arte intentan controlar al máximo las declaraciones en sus apariciones para mostrar al mundo una impoluta y amable imagen de su existencia, Rosa López se ha lanzado sin red a la charla con Osborne.

Y es que Rosa mantiene el secreto con el que triunfó. No sólo contó con una portentosa voz, también una ingenuidad sin filtros que traspasa la pantalla y que alcanza una conexión hipnótica con el espectador. Un espectador que sigue enamorado de ella, en lo bueno y en lo malo, en el éxito y también en los posteriores tumbos que ha dado su carrera.

Dan igual las cámaras, Rosa no ha ocultado sus inseguridades, tampoco ha disimulado lo mucho que depende de su madre o su frustración en el amor. Todo delante de un Bertín más Bertín que nunca, con una mirada que hablaba por sí sola y que a veces parecía no entender el manojo de inseguridades y complejos que transmite la cantante todo el rato durante la grabación. “Creo que te flagelas demasiado“, soltó un Bertín que intentaba (a su manera) pegar un empujón a esa niña entre algodones que, en su show, dio la sensación de que sigue casi tan perdida como el primer día. Hasta parecía avergonzarse de contar en público la profesión de su padre, agricultor.

El miedo al qué dirán, la educación machista o el temor a descubrir el mundo han sido algunos de los conceptos latentes en un Mi casa es la tuya que, sin quererlo, realiza también una reflexión sobre los juguetes rotos de la industria de la tele y la música, con minuciosos contratos para exprimir los talentos, pero donde nadie enseña a digerir el éxito y su posterior e inevitable resaca, que siempre suele ser confundida con fracaso.

“En mi vida he llegado tarde a todos los lados”, sentenció Rosa ante un Bertín asombrado ante tanta negatividad que él intentaba relativizar con su campechanía: “Tienes que valorarte más Rosa, me da mucho coraje“, le decía.

Incluso, durante el programa, Rosa lanzó una teoría conspiranoica como causa para su pérdida de voz, que le impidió hablar y cantar durante casi un año. Una historia sobre una inyección antes de un concierto que, en boca de la cantante, pareció de pronto un thriller planeado por manos negras que maquinaron acabar con su poderío vocal. Frente a ella su madre y un Bertín con cara de que, tal vez, la única razón de aquello fue que, tras OT, las cuerdas vocales de su hija se exprimieron tanto que un día ya no pudieron más.

Mi casa es la tuya creció este miércoles hasta un 17.9 por ciento de cuota y 2.767.000 con Rosa López, que prefiere que no le llamen Rosa de España. Eso le dijo a Bertín, que, después de varias entrevistas promocionales sin mucho que aportar en su programa, esta vez estaba logrando una catarsis sociológica: la de una mujer que, primero por la cultura de su familia y después por las fauces de la industria de la fama masiva de un fenómeno televisivo, aún no ha conseguido ser libre.

> Los 5 elementos que han propiciado la catarsis colectiva del reencuentro de OT 

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Las 7 razones del éxito inesperado de Bertín Osborne

El reencuentro de OT: una bomba emocional sobre la pérdida de la inocencia

Las 5 armas de Bertín Osborne que no ves y son cruciales para su éxito

> Así está la Academia de OT hoy

> Lo que no ves del reencuentro de ‘OT’

> Lo que debe aprender TVE de su propia historia

 

El adiós de Juan Echanove a Miguel Alcántara en Instagram

20 mayo 2017 - 0:39 - Autor:

El día en el que murió Marcial en Médico de Familia, Javier Sardá se llevó a Crónicas Marcianas al actor que interpretaba a este entrañable personaje, Jorge Roelas. El programa de late night de Telecinco daba la vuelta al drama nacional que había propiciado el giro dramático de la serie de Emilio Aragón.

De hecho, en una de las pausas publicitarias de la emisión de Médico de Familia, ya aparecía el propio Roelas comiéndose un apetitoso bocadillo desde el plató marciano. Mientras que el país lloraba su fallecimiento en la ficción, Marcial estaba dándose una buen atracón de comida.

Y acabó el episodio. Y empezó Crónicas Marcianas. Y, entonces, Marcial entró en el estudio de Javier Sardá subido en una pompa fúnebre digna de película de terror. Allí arrancó una conversación, que se convirtió en todo un gag sin miedo a reírse de la muerte. Un gag con el que Telecinco, de paso, creaba un acontecimiento más allá del propio capítulo de Médico de Familia.

Han pasado dos largas décadas desde aquel pionero instante televisivo en Crónicas Marcianas y, ahora, en España ya no existen programas espectáculo de late night. Pero sí que están las redes sociales para relativizar la muerte de personajes cruciales de las series más icónicas. Así ha hecho el propio Juan Echanove tras el triste final de su inolvidable papel en Cuéntame cómo pasó.

Miguel Alcantará falleció este jueves. Pero, nada más terminar el episodio y casi a modo de “extra” o “bis”, en el Instagram de Echanove siguió la vida. “A todos los seguidores de Cuéntame, me he muerto”, sentenció el actor.

De nuevo, el humor como sano aliado en plena resaca de la emoción del desenlace de la ficción. Y el espectador se sintió reconfortado, pues recordaba que sólo se trata de una serie. Eso sí, una serie que ha marcado vidas. Muchas vidas.

Gracias

Una publicación compartida de juan echanove cuenta oficial (@jechanove) el

 

También Echanove juega con su “muerte” en el Instagram de Ricardo Gómez, en un vídeo que ha superado los 100.000 visionados en sus primeras 24 horas en la red. Y es que Instagram se ha alzado como la red social perfecta para los adictos a series, pues en ella los actores cuelgan, sin intermediarios, un contenido extra que, en ocasiones, no disponen ni las propias cadenas. Desde imágenes personales de sus rodajes hasta dilemas de la preparación de sus personajes. O, como en el caso de Echanove, sketches para despedir a un personaje tan importante en su carrera. Y en Cuéntame.

Jorge Javier Vázquez, el presentador por encima de correcciones políticas

19 mayo 2017 - 0:52 - Autor:

La televisión se ha llenado de tabús. Los presentadores miden sus palabras como nunca. Las redes sociales están al quite de cualquier salida de tono que se salte las líneas de lo políticamente correcto. Pocos comunicadores se atreven a pasar esa frontera, no vaya a ser que se moleste alguien. Pero comunicar también significa transmitir siendo uno mismo, uno mismo con todas sus consecuencias. Y Jorge Javier Vázquez ha logrado llegar a esa especie de olimpo de presentadores a los que se permite prácticamente todo.

Un estatus que se ha ganado a pulso, tras años creciendo delante de las cámaras, aprendiendo de errores y labrándose la complicidad de un espectador, que siente a Jorge Javier Vázquez como de la familia. Le achucharía si pudiera.

De ahí que Jorge Javier pueda realizar comentarios en Supervivientes que no se pasarían a ningún otro rostro de la cadena. Sin embargo, a él se le perdona (casi) todo porque lo hace con gracia e inteligencia emocional. Sabe el instante perfecto para hacer el comentario sagaz, e incluso intuye cuando y como se puede reír del tono de la tele-realidad de Telecinco, que siempre es mejor si no se toma demasiado en serio.

“Paola hija mía, sácate el bikini. No sé que problemas tenéis ahí en Honduras con el bikini. Quitátelo que estáis en la playa. Que te digo que con el problema que te da el bikini, pues hija, quítate el bikini, este comentario en boca de otro presentador sería considerado machista. Pero hecho por Jorge Javier simplemente es un chascarrillo familiar, apto para todos los públicos. No es cuestión de una u otra sexualidad, es cuestión de empatía con la audiencia.

Sucede constantemente en los programas de Jorge Javier Vázquez. Incluso cuando los propios concursantes sueltan comentarios inadmisibles como en la emisión en la que el novio de Gloria Camila, hija de Rocío Jurado, lanzó un terrible “Cállate porque lo digo yo, que soy tu novio“.

Entonces, Jorge Javier sabe guiar el percal hacia un terreno cómplice con el espectador, que diferencia cuando se puede jugar en broma con corrosión, cuando hay que relativizar y cuando hay que ponerse serio. Muy serio. Jorge Javier tiene la palabra exacta en el momento adecuado. Y, por eso mismo, se ha convertido en un rostro imprescindible de la televisión de hoy. No es parte del decorado, no es un presentador al uso: es un aliado del espectador. Y, por eso mismo, el público entiende sus comentarios sin medias tintas. Porque, ames u odies su estilo, la audiencia sabe que no es previsible. Al contrario, juega sin dar margen a la indiferencia.

> El problema resuelto de ‘Supervivientes’

@borjateran

Y ADEMÁS…

> ‘Gran Hermano’: así manipula tus emociones

> Los 6 factores que han propiciado la pérdida de audiencia de GH

> Los 10 mandamientos del concursante de ‘Gran Hermano’

Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

‘Cuéntame’: la emoción de un adiós que mira al futuro

0:11 - Autor:

Cómo es la vida, va más deprisa que nosotros“, ha reflexionado Mercedes Alcántara en los minutos finales del episodio de esta noche de Cuéntame cómo pasó. Se acerca el cierre de la temporada y la serie ha pegado un giro dramático, que ha dicho adiós a uno de los más carismáticos personajes de la ficción, Miguel, interpretado por el brillante Juan Echanove.

Con la muerte de Miguel, la ficción del Grupo Ganga perfila el nuevo camino que tornará la nueva etapa, que será la número 19. Antes, la próxima semana, una intensa trama promete cerrar esta tanda de episodios en los que la Familia Alcántara ha mantenido su excelente acogida de público y, como se decía antaño, también de crítica. Porque esta historia de personajes atesora unos guiones en buena forma, con una interpretación de actores que traspasa cualquier primer plano.

Y ahí está el éxito y complicación de Cuéntame, que aunque a los Alcántara les suceda de todo, en todo es fácil identificarse, pues los personajes están dibujados con una sensibilidad que representa esta España que hemos sentido crecer y hasta decrecer.

¿Cuál será el próximo vuelco de Cuéntame? Sólo sus valientes guionistas lo saben, pero pinta que piensa reinventarse como nunca para no caer en la repetición. Aunque, eso sí, sin perder su esencia. Es la única forma de que esta veterana producción crezca y emocione aún más.

Cuéntame prepara un nuevo salto en su historia con cierto riesgo y con mucha maña a la hora de continuar retratando lo que somos (y hemos sido) con esa habilidad pasmosa para devolver al espectador a la ilusionante ingenuidad que cree haber perdido.

@borjateran

Y ADEMÁS…

El aplauso final de Cuéntame

Así sería ‘Verano Azul si se hubiera rodado hoy

‘Un, dos, tres’ en ‘Cuéntame’: la ilusión de la TV auténtica

12 imágenes con 12 historias para resumir la televisión de hoy 

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

La Isla: la aventura “sólo” para hombres de La Sexta

18 mayo 2017 - 11:08 - Autor:

  • ‘La Isla’ ha arrancado con un 8.5 por ciento de share y 1.446.000 espectadores

Se creen que van a ser unas vacaciones, pero esta isla se puede convertir en un infierno“, ha sentenciado Pedro García Aguado en el arranque de su nuevo programa, La Isla. Se trata de un reality que supone un regreso a los orígenes de la televisión de aventura. La premisa del programa es dejar a los concursantes abandonados en una isla. Solos. Sin equipo técnico. Al límite de verdad.

De hecho, entre el casting de participantes, hay cámaras profesionales de televisión que están en la expedición como el resto. Por tanto, el montaje del programa no oculta a aquellos que están tomando las imágenes. Al contrario, hablan, juegan, sufren e incluso preguntan al resto. Eso sí, a veces, lo hacen casi como si fueran reporteros, rompiendo una cuarta pared que intenta dar un plus de verdad a este ejercicio de supervivencia real en un lugar perdido pero que, al mismo tiempo, produce el efecto contrario. Y es que el personal de grabación de La Isla parece, por momentos, profesionales con un guion muy claro en la cabeza. Y es que hablan casi como reporteros resabiados que saben hacia donde deben dirigir la trama del show.

Porque La Isla logra una trama, que pretende ser trepidante e intensa, aunque al programa le falta que el espectador conozca cuál es el objetivo claro de la aventura. Eso es un fallo del formato, aquí no hay ni ganadores ni perdedores, “la única competición es contra sí mismos”, dice las bases del show. Como consecuencia, el espectador no se queda atrapado por una motivación de desenlace. Y en un show de televisión siempre es muy importante que exista un objetivo final definido desde el principio. 

Pero sobre todo lo que chirría en pleno 2017 de este formato, que se emite desde un canal con una línea editorial tan clara como La Sexta, está en que sólo participen hombres. Y Pedro García Aguado, como narrador del formato lo recuerda con un tono épico “los hombres empiezan su aventura”, dice con mucha entonación. La coartada de que sólo participen hombres está en que así arrancó el programa original en el que está basado La Isla, del canal británico Channel 4. Y después, si hay otra edición, se podría realizar otra temporada sólo con mujeres.

Sin embargo, mantener esa enfoque masculino es una piedra en el camino de la primera temporada de La Isla, pues lógicamente sin mujeres el programa está incompleto. Porque la sociedad no es como una vieja mili de amiguetes. La televisión de hoy tampoco. El espectador no se identifica. La Isla busca la verdad de la aventura real pero no lo transmite, porque sin mujeres no cuenta con un casting que represente a la sociedad real.

@borjateran

Y ADEMÁS…

 ‘Gran Hermano’: así manipula tus emociones

Los 6 factores que han propiciado la pérdida de audiencia de GH

Las mentiras que nos creímos de los programas infantiles

Así se hacen las preguntas de un concurso de TV

11 cosas que aprendimos con ‘Friends’

Las 5 dificultades que sufre el guionista de una serie

El vértigo de la final de TopChef en la que perdió la estrella Michelin

1:21 - Autor:

La competición de TopChef ha terminado con una final muy reñida en la que daba la sensación de que cualquier giro dramático podía acontecer. El talent culinario de chefs profesionales de Antena 3 ha cerrado su cuarta temporada aprendiendo de errores de anteriores ediciones y, esta vez, el programa ha contado con tramas más apasionantes, dignas de culebrón, donde los mediocres parecían ganar a los realmente buenos. Buenos como chefs, pero también a los “buenos” como personas.

Porque TopChef no deja de ser un reality donde tan importante como la cocina es el conflicto que se crea detrás de los fogones. Y los últimos instantes del cuarto Top Chef han realizado un retrato transparente de los dos finalistas, con una coreografía de descriptivos planos de reacción de la cara de tristeza de Víctor al descubrir que su cuchillo era el plateado y no el dorado, que otorgaba el premio del programa a una feliz Rakel. Sobraban las palabras.

Al final, ha triunfado el personaje más empático y él más vilipendiado por el resto. “Esta ha sido mi estrella Michelin“, ha sentenciado la propia Rakel en el cierre del show. Toda una ironía, al más puro estilo de una apasionante folclórica, pues su contrincante ya venía con una prestigiosa estrella Michelin de las de verdad de casa.

Así es la competición televisiva de chefs profesionales: “la cocina convertida en un espectáculo“, como ha recalcado literalmente Chicote en los segundos finales del talent. El problema está en que, en España, TopChef no ha terminado de brillar en audiencia en esta temporada porque sigue demasiado a rebufo de MasterChef, que ya emite tres ediciones diferentes al año (anónimos, famosos y niños) y cuenta con una producción más grandilocuente. TopChef parece una imitación, aunque sea un formato con entidad propia.

El espectador empieza a sufrir cierto empacho de peleas entre pucheros y para triunfar a TopChef le ha faltado un mayor grado de identificación de la audiencia de Antena 3 con unos concursantes con demasiadas ínfulas y poco sentido del humor. De ahí que haya ganado Rakel, la más vulnerable, la que menos se tenía creído su papel de chef top. O lo que es lo mismo, su papel de TopChef.

> Las trampas de los concursos de la tele

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las mentiras que nos creímos de los programas infantiles

Así se hacen las preguntas de un concurso de TV

11 cosas que aprendimos con ‘Friends’

Las 5 dificultades que sufre el guionista de una serie

Pasapalabra: así es la fórmula del concurso perfecto

17 mayo 2017 - 9:08 - Autor:

Pasapalabra lleva una década de éxito incombustible en Telecinco. Presentado por Christian Gálvez, el programa se ha convertido en un pilar fundamental en la cadena de Mediaset que, además, sirve para dejar un buen dato de colchón de audiencia a los informativos de Pedro Piqueras, que se emiten justo después.

El buen rendimiento del concurso, que suelen acercarse al excelente 20 por ciento de share, estriba en que es un juego clásico de palabras que es muy fácil de jugar desde casa. Las pruebas que se realizan no se pasan de listas. Al contrario, tienen la dificultad adecuada. Así fomentan que el espectador se sienta partícipe y no excluido. El público puede contestar las preguntas e incluso competir con el participante en plató. Un participante que no es un erudito aburrido.

Los concursantes de Pasapalabra son personas de la calle, reconocibles y accesibles por parte del espectador, con las que es sencillo empatizar. Y da tiempo a conocer sus personalidades y hasta propiciar cierto cariño, pues el programa mantiene a sus mejores jugadores durante semanas e incluso meses. De hecho, hasta da segundas oportunidades si lo merecen. Al igual que en Saber y Ganar, la audiencia fiel acaba sintiendo a los concursantes casi como de la familia, conociendo sus filias y fobias. El público juega con ellos y termina quedándose enganchado para no perderse el día en el que se llevan el bote.

Pero, además, Pasapalabra cuenta con otro imprescindible valor añadido: cada participante tiene dos padrinos famosos, que también participan. La audiencia se divierte viendo como se desenvuelve personalidades de la ‘farándula’ fuera de su ámbito. Aquí no sólo van de promoción, también tienen que demostrar su desparpajo ante las pruebas, produciéndose, en ocasiones, situaciones muy distendidas, ya que el programa, y especialmente gracias al talento de su presentador, Christian Gálvez, crea un clima de confianza en donde estos ‘famosos’ olvidan cualquier coraza y se dejan llevar con una naturalidad que no es tan habitual en otros programas.

Y, por supuesto, el ingrediente final del éxito de Pasapalabra está en que un buen concurso debe atesorar una prueba icónica. En este caso, El Rosco, que corona el formato y se convierte en el gran aliciente de cada capítulo del concurso. El público no puede falta a esa cita o, de lo contrario, se perderá si el concursante, al que ya le cae bien o mal, consigue superar el característico reto final. Un reto donde está solo ante el peligro.

> Las trampas de los concursos de la tele

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las mentiras que nos creímos de los programas infantiles

Así se hacen las preguntas de un concurso de TV

11 cosas que aprendimos con ‘Friends’

Las 5 dificultades que sufre el guionista de una serie

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

Los 3 prejuicios que propaga la televisión sobre los youtubers

Los trucos de la TV para favorecer la telegenia de sus presentadores

Los primeros pasos de Salvador Sobral en TV: así versionó a Michael Jackson o Queen en 2009 (VÍDEOS)

16 mayo 2017 - 1:13 - Autor:

Es el ganador de Eurovisión. Salvador Sobral ha emocionado a Europa con su carismática interpretación de Amar pelos dois. Y su paso por el eurofestival ha evidenciado que no le imponía en exceso la televisión. Y es que ya venía curtido de los platós de la tele portuguesa.

Salvador participó en 2009, con sólo 19 años, en el talent show Ídolos, la versión portuguesa de Pop Idol, una especie de Operación Triunfo. Quedó séptimo y vivió un cierto desencanto con la industria musical, escapándose a estudiar un Erasmus en nuestro país. Sin embargo, en este talent show, Sobral ya transmitía su especial sensibilidad.

Un show en el que tuvo que cantar temas de artistas tan icónicos como Michael Jackson o Queen. Aunque, entre tanta versión, los responsables del programa se perdieron lo más importante: explorar la personalidad propia del joven Sobral. Y ese es el problema de los concursos musicales de hoy, que son programas que se obsesionan en que el espectador reconozca las canciones y se olvidan de llegar a la audiencia descubriendo el verdadero talento personal de sus artistas. En cierto sentido, en los últimos años, la televisión ha estado estancada en promover imitadores, de usar y tirar, y ha perdido la oportunidad de proyectar el arte sin imitación.

.

ANÁLISIS > El sentimiento de Salvador Sobral: las claves con las que Portugal ha ganado Eurovisión 

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las lecciones televisivas que aún no ha aprendido España de Eurovisión

Los motivos que demuestran que Eurovisión no es una horterada

Chikilicuatre: así se convirtió en el mejor producto de España en Eurovisión

Lo mejor y lo peor de Eurovisión 2016: circo o canciones

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

¿Son actores los protagonistas de programas como ‘All you need is love… o no’?

0:04 - Autor:

En la trastienda de la televisión, existe un perfil de personaje que se presenta a todo tipo de casting: da igual que sea para hacer sombra a los Alcántara en el fondo de un plano, en Cuéntame, o para tener un papel con frase en una ficción de sobremesa. También acuden de público a todo tipo de programas o suelen estar a mano para audiciones varias. No suele fallar a cualquier grabación, allá donde se les requiera.

Casi todos están inscritos en las mismas agencias de figuración o visitan el mismo tipo de webs (como SoloActores.com o Yatecasting.com). Están al quite de lo que se cuece en la tele y se suelen apuntar a todos los formatos que necesitan ‘extras’ o público. Ya sea ir a la grada de Pasapalabra para aplaudir mucho, ya sea acudir a la grabación de un programa de hipnosis o ya sea para dar la nota en un shows de sorpresa y amor.

Pero esto no quiere decir que el figurante anónimo esté interpretando un papel. Al contrario, lo normal es que este tipo de shows grabados compartan protagonistas, pues esta cantera de figurantes sufren un cierto magnetismo con la televisión y sentir la adrenalina de brillar bajo los focos de sus platós. Están en toda grabación que pueden.

Como consecuencia, es fácil que los mismos “anónimos” coincidan en programas diferentes. Así sucedió con una invitada del nuevo programa de amor de Risto Mejide, Paula, que acudió a All you need is love… o no para intentar probar la fidelidad de su novio y rápidamente saltaron las alarmas del descrédito, pues esa misma Paula participaba en Mujeres y Hombres y Viceversa como pretendiente de otro, Fabio. La credibilidad del casting se resquebrajaba con esta coincidencia.

Y, claro, con este panorama, surge la duda: ¿son actores? Al final, es mucho más sencillo (y barato) buscar personas reales que poner a figurantes a interpretar. No obstante, los figurantes no son actores y eso sí que canta demasiado: hay que ser muy buen intérprete para dar credibilidad al testimonio de un formato de historias con premeditado sentimiento y no caer en la sobreactuación.

El problema para los responsables de los programas está cuando el propio anónimo se viene arriba, saca todo lo que ha aprendido viendo Telecinco y empieza a sentirse celebrity de tercera división. Ahí está el reto de los responsables de casting de estos formatos catódicos: escapar de las personas ansiosas con salir en la tele y perderse por rincones de España en busca de historias reales y genuinas. No obstante, un buen casting sólo se logra con tiempo suficiente para producir un programa y contar con un buen margen de maniobra para localizar a protagonistas vírgenes de televisión. Y la televisión de hoy lo que menos promueve es un tiempo previo proporcionado para guisar los programas en su punto perfecto de cocción.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> ‘Gran Hermano’: así manipula tus emociones

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

> Los 10 mandamientos del concursante de ‘Gran Hermano’

 

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

mayo 2017
L M X J V S D
« abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

TeleDiaria en Twitter