Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los 7 errores ‘made in spain’ que no debe cometer Barei en Eurovisión (VÍDEOS)

2 febrero 2016 - 14:12 - Autor:

Barei ya es la representante oficial de España en Eurovisión. Su tema, Say Yay!, en inglés, ha triunfado en la (mala) final nacional de TVE (artículo sobre la gala, aquí). Pero ahora toca prepararse para Estocolmo. ¿Tiene la suficiente personalidad la canción para triunfar en Europa? A priori, visualmente, sólo destacó el baile de los hiperactivos pies de la cantante. Pero Eurovisión es un show televisivo global, donde la puesta en escena bien definida es importante para redondear una propuesta musical.

De momento, Barei debe aprender de siete errores cañís del pasado que mejor no volver a repetir. Siete actuaciones que intentaron llamar la atención del público con unas escenografías que quisieron sorprender y sólo lograron sonrojarnos.

Nada de vueltas en sillas giratorias

Dando vueltas en unas rojas sillas de oficina, como funcionarias poseídas, las Ketchup pidieron a Europa un Bloody Mary, por favor. Lo entendemos. Necesitaban alcohol para soportar esta coreografía, una de las más absurdas de la historia del festival.

Nada de trucos de magia

Con sábana incorporada. Ahora la ves, ahora no la ves. Ahora está, y ahora desaparece Soraya. Y, claro, la cantante tuvo millones de problemas en los ensayos con el equipo de realización. Las cámaras captaban ese impagable momento de Soraya arrastrándose por la parte trasera del escenario. Por suerte, no se vio en directo. Pero, definitivamente, la noche (y la sábana) no fue para ella.

Nada de cantar a lámparas

Raquel del Rosario dedicó la canción a un farol de diseño. Intentó cantar a la lámpara inerte con arrollador sentimiento, pero al escuchar los desafines la luz cogió y decidió volverse al techo.

Nada de hacer el barco

Por obra y gracia de la votación de Boris Izaguirre en el programa previo, Lucía Pérez tuvo que cantar ‘Qué me quiten lo bailao’ en Eurovisión. Lola González fue la coreógrafa. Si la cantante ya tenía trauma con la canción, encima le obligaron a “hacer el barco” en mitad del escenario.

Nada de arlequines

La actuación de Dani Diges en Eurovisión es recordada por la irrupción en el escenario de un espontáneo de cuyo nombre no queremos acordarnos, aunque si no hubiéramos sido testigos de la rapidez con la que le expulsaron, quizá el infiltrado podría haber pasado como parte del delirante numerito pequeñito. Los disfraces de los arlequines se siguen guardando en el almacén de vestuario de TVE. Pobre Espinete. No debe ser fácil convivir con ellos.

Nada de trajes venidos del espacio

D’Nash quisieron deslumbrar. Y lo consiguieron. Sus trajes espaciales de blanco nuclear se fusionaban con la iluminación eurovisiva. Lograron su cometido, aunque parecían más un anuncio de detergente.

Nada de arrancarse el vestido

Ya tuvimos suficiente con Edurne y su capa que salía volando. Nos empeñamos por reproducir efectismos rococós en el eurofestival, aunque en televisión el triunfo está en la capacidad del tema a la hora de traspasar la pantalla a través de una puesta en escena donde sobran parafernalias. Pinta a que ese será el camino de Barei.

ANÁLISIS

Lo mejor y lo peor de una gala de selección infumable

@borjateran

Y ADEMÁS…

7 factores que TVE debe tener en cuenta para no hacer el ridículo en ‘Eurovisión’

La gran mentira de TVE

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Las trampas que realizan los concursos de TV

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

 Las 7 diferencias entre ‘Casados a primera vista’ y ‘Un príncipe para tres princesas’

‘Objetivo Eurovisión’ pincha: crónica de un fracaso de audiencias anunciado

10:46 - Autor:

La gala de elección del representante español para Eurovisión 2016 no ha interesado en audiencias. Objetivo Eurovisión ni siquiera ha logrado superar la barrera psicológica del diez por ciento de cuota de pantalla, quedándose en un 9,1 por ciento de share y 1.669.000 espectadores.

Son las consecuencias de una gala sin un formato televisivo definido, que se centra en contenidos que sólo aspiran a conectar con el minoritario colectivo eurofan (son los fieles del festival europeo) y que ni lo consigue.

Eurovisión suspende y se queda, por tanto, en la cuarta posición de una noche en la que el público mayoritario ha elegido el cine de La Sexta. El filme Atrápame si puedes ha congregado a un 13.9 por ciento de cuota de pantalla y 2.087.000 espectadores, por delante en share del docurreality que casa a desconocidos en Antena 3, Casados a primera vista, que se quedó en un 13.6 por ciento de share con 2.202.000 televidentes.

En tercera posición, El Chiringuito de Pepe. La serie de Telecinco, que sufre su largo parón de emisión con el que ha perdido público fiel, se mantiene en un 13.5 por ciento de cuota y 2.363.000 seguidores.

Un lunes muy repartido, con dos claros perdedores:  Un príncipe para tres princesas en Cuatro (6.9 por ciento y 1.121.000) y Objetivo Eurovisión. Unas audiencias que chocan con las que alcanza el festival, una de las pocas emisiones no deportivas que se cuela todos los años en el top 10 de los espacios más vistos: rompe las cuotas de pantalla. ¿Por qué TVE ya no logra atrapar a ese público en la gala nacional?

ANÁLISIS >

Lo mejor y lo peor de una gala de selección infumable

Las 7 diferencias entre ‘Casados a primera vista’ y ‘Un príncipe para tres princesas’

@borjateran

Y ADEMÁS…

7 factores que TVE debe tener en cuenta para no hacer el ridículo en ‘Eurovisión’

La gran mentira de TVE

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Las trampas que realizan los concursos de TV

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

 

Barei representará a España en Eurovisión 2016. Lo mejor y lo peor de una gala de selección infumable

0:59 - Autor:

La antitelevisión. Así se puede definir la gala de selección de representante a Eurovisión que ha celebrado esta noche TVE, donde ha sido elegida Barei. Elegida sin confeti, sin fanfarrias, sin redoble: como si hubiera llegado su turno en la charcutería.

Antitelevisión porque la gala española de Eurovisión no ha estado a tono con el tiempo de hoy. Una escaleta estancada en el tópico, un plató deslucido (con un cartel gigante de Eurovisión que no aportaba nada, más que encorsetar el fondo y dar la sensación de concurso de un centro comercial con Pryca en 1993) y, sobre todo, unas puestas en escena muy poco trabajadas por parte de los candidatos. Parecían de otra época. Maverick sacando a una espontánea sobreactuada del público a lo loco, Barei bailando con sus botas como Xuxa

Tampoco ha funcionado el sonido ni la iluminación ni la movilidad de los cámaras (la steady tenían más espacio para moverse por la espalda del set, que por delante del escenario). Ha faltado un formato definido para congregar a un interés de la audiencia más allá de los eurofans, que ya estaban en plató (con sus banderitas y globitos -desterremos a la gente con globitos en el patio de butacas, que Eurovisión no es un Chikipark).

Por tanto, han sobrado tópicos y ha faltado una escenografía a la altura de 2016. No hace falta grandes presupuestos, sí ideas. Porque a Eurovisión se le puede sacar jugo: con mayor amplitud de miras en lo que se refiere al espectáculo catódico y con mayor participación en las redes sociales.

Y eso fue lo mejor de la gala. Los vídeos de presentación de cada concursantes, realizados con atino: aprovechando las narrativas audiovisuales actuales y con un inteligente punto cómplice con el espectador. También Anne Igartiburu y el realizador Luis Campoy, presentadora y el equipo de realización ha salvado una ceremonia low cost, que denotaba constantemente una falta de medios, imaginación y contenido.

Demasiado relleno prototípico y sin fuerza. ¿Así cómo consumar un show de prime time? Misión (casi) imposible. Por no hablar del constante bucle de reposición de las actuaciones que invitaba al zaping. Además, como punto muy negativo, estos fragmentos de los cantantes eran playback. Lo que denota falta de confianza en tu propio producto. Como también sucedió en el medley posterior de tópicos eurovisivos.

La clave de las selecciones europeas que funcionan en audiencias se centran en el sonido, de gran calidad, y en una puesta en escena diferenciada de cada propuesta. Se trata de que cada número en sí derroche entidad propia para alcanzar un interés televisivo genuino, que sorprenda, que emocione, que no produzca indiferencia y que no sólo sea una pachanga que se queda en un parche. Como ha sucedido en Objetivo Eurovisión esta noche.

Son las consecuencias de cuando un programa deja de ser televisión para convertirse en un mero trámite. Y eso lo transmite esta gala, que se puede denominar antigua. Pero ni eso, porque antiguamente TVE realizaba programas más modernos y vanguardistas que este de anoche que, por suerte, olvidaremos rápido. Porque el público ha ido abandonando TVE (incluso el más mayor) porque la cadena se ha quedado desconectada de su capacidad histórica de crear grandes acontecimientos televisivos con carisma.

Porque lo de esta noche de lunes no ha sido un show eurovisivo. Fue más bien una versión low cost con 3 leds de una gala de Murcia, qué hermosa eres. Eso sí, esperemos que Barei no realice en Eurovisión su baile de las catiuscas/botas hiperactivas, a lo Xuxa. Chikilicuatre llevaba una coreografía más elaborada.

> 7 factores que TVE debe tener en cuenta para no hacer el ridículo en ‘Eurovisión’

> Lo que debe aprender TVE de su propia historia

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los tentáculos de Eurovisión en las redes sociales: una táctica calculada

Las debilidades y fortalezas de las canciones que se disputan el puesto

La gran mentira de TVE

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Las trampas que realizan los concursos de TV

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así se justifica la manipulación de TVE (más allá de un gráfico)

1 febrero 2016 - 2:21 - Autor:

Una vez más, una gráfica en el Telediario ha evidenciado la manipulación en TVE. Las barras distorsionadas para maquillar la realidad se repiten con frecuencia desde que la actual dirección ha tomado los mandos de la cadena pública. Pero el problema no está sólo en el gráfico. Está también en la noticia. Con imprecisiones, medias verdades. Malas prácticas que van contra cualquier ética periodística.

Como, por ejemplo, esta pieza sobre el PIB de 2015 (ver aquí) en la que, al final, se relata que hemos crecido el doble de Alemania y más del triple que Francia pero, sin embargo, Alemania creció un 1,7% y Francia un 1,1%. No salen las cuentas, España creció un 3,2%.

Además, se prioriza emitir todos los actos de Rajoy. Incluso hasta cortando la señal del Consejo de Ministros para conectar con un acto de partido, de menor relevancia, en Valladolid. Se justifican diciendo que se puede ver en una aplicación móvil, en la web, pero saben que el público clave aún está en la emisión tradicional.

Así está la situación en la televisión pública en la que han sido apartados los periodistas de oficio, para agrupar todos los contenidos sensibles en un grupo de personas afines. En su mayoría, los contratados de otros medios (como Intereconomía) con marcada prioridad ideológica o por aquellos que tienen contratos interinos o en prácticas, que no pueden plantar cara.

Mientras tanto, los profesionales que pueden defender la esencia del periodismo son relegados. Los gráficos son la anécdota. El problema está en el fondo de la situación.

Tras años de prestigio en los TVE había sido reconocida por su credibilidad a nivel internacional, la independencia de Televisión Española se ha hundido por una gestión de sus informativos nefasta, en la que tampoco ha ayudado que los cargos de confianza demuestren un desconocimiento de las actuales narrativas televisivas, quedándose en crónicas visualmente de los años noventa.

La culpa de este decepcionante panorama es de aquellos políticos que aún no entienden el sentido y significado de una televisión pública. Al contrario, muchos cargos creen, con una terrible normalidad, que TVE debe ser propiedad del partido que está en el poder. Ni siquiera se plantean lo detestable que resulta maquillar información, pues sienten que están haciendo un servicio a los intereses de la patria… y de su partido. Ahí está la raíz de la debacle que sufre Televisión Española y la transparencia de determinados organismos públicos.

Los políticos, y determinados ‘expertos’ que parecen viajar de un pasado que parecía superado, entienden que la cadena pública debe estar controlada por el gobierno, ya que es una prebenda que se les otorga por haber ganado las elecciones generales. No hablan de televisión pública, se refieren a televisión institucional.

Pero se equivocan de lleno. Aquellos que piensan así crecerán el día que asuman y entiendan que una cadena pública realmente independiente, en informativos y en contenidos, será la mejor aliada para el propio Gobierno: fomentará la credibilidad de los representantes públicos y, sobre todo, será un valor añadido para la sociedad, pues fomentará un país más rico en confianza, cultura y creatividad. Y esa es la mejor baza también para animar incluso a los mercados.

El viejo ente ha involucionado con responsables que confunden el valor añadido de una emisora pública. La ven solo como un altavoz, que no se debe salir del guion preestablecido, que responde intereses estratégicos políticos, enterrando, así, su verdadera esencia: ser una factoría de información, formación y entretenimiento de calidad para un país mejor.

TVE debe aprender de su pasado y mirar al resto de televisiones públicas de países con altura democrática. Y no de países donde se coarta la libertad informativa desde el poder, como Venezuela. Ganamos todos, también la imagen del propio partido del gobierno que impulsará su credibilidad al permitir a los medios públicos trabajar desde la honestidad plural. Y este camino sólo se logrará confiando la dirección de RTVE a profesionales independientes, que conozcan los engranajes de este complejo medio que es la televisión pública. Mejor si son de la plantilla de la cadena.

Porque la televisión pública, bien gestionada y con la visión suficiente, es un motor clave para el impulso social de un país como el nuestro. Porque TVE debe ser un inquieto punto de encuentro, donde quepamos todos y todos nos sintamos reflejados. Sin exclusión.

> Lo que TVE debe aprender de su propia historia (VÍDEOS)

> La gran mentira de TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

@borjateran

Y ADEMÁS…

TVE: de ser la gran factoría de TV en España, a quedarse sin platós

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

El problema de TVE con la susceptibilidad de la audiencia

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

La demolición de los Estudios Buñuel ya es una realidad: 22 inolvidables vídeos de su historia

Canal Plus da paso a canal #0: adiós a una era

31 enero 2016 - 15:34 - Autor:

  • El fin del Canal Plus que nos enseñó lo que era la televisión de pago


Canal Plus nació en 1990 como una extraña frecuencia que había que pagar por ver. Y era necesario explicar eso de la televisión de pago a la sociedad española.

Con tal fin, se decidió componer un curioso rap para un spot protagonizado por un impresionante elenco de personalidades de la vida pública. Casi no faltaba nadie: desde Rocío Jurado a Fernando Savater, pasando por Leticia Sabater, Las Virtudes, Antonio Resines, Nacho Duato, Ramón Mendoza, Alfredo Kraus, Concha García Campoy o Miguel Bosé. El resultado fue una promoción tan eficaz como rompedora y vanguardista.

Se habían sentado las bases de la identidad de Canal Plus, que, a partir del modelo francés, buscaba marcar la diferencia como cadena de calidad que no quería ser apta para todos los públicos. Convertirse en abonado al Plus te distinguía del resto de la masa. Esa era la gracia.

Y en esos principios, todo lo que contenía la marca Canal Plus brillaba de una forma especial: las cortinillas de paso a publi, los programas… Incluso Maribel Verdú y Fernando Guillén Cuervo comandaban un programa de cine, Primer plano, que no era un simple programa de cine. Desprendían complicidad, acidez y magnetismo, y el resultado era modernísimo para aquellos años. Después vendrían formatos como el recordado Lo más plus o Magacine. Siempre derrochando una personalidad consciente de su tiempo, y de su audiencia.

Con Canal Plus descubrimos que desde la televisión privada se podían hacer contenidos contracorrientes, con una marcada personalidad propia. Todo tenía un definido carácter Canal Plus: el grafismo, las escenografías (aquel plató completamente blanco de Lo+Plus), la realización, los comunicadores…

Una existencia que termina hoy, pues mañana la marca generalista de Canal Plus da paso al inicio de emisiones del canal #0. Si hace 10 años Canal Plus dejaba su frecuencia en abierto a Cuatro, ahora hace lo mismo en la plataforma Movistar Plus para el lanzamiento de una nueva identidad de marca.

Se trata de una cadena que hereda lo mejor de la producción propia de Canal Plus (Ilustres Ignorantes, las entrevistas de Iñaki Gabilondo, los monográficos -Cómicos, llega ahora-)… y, además, pretende invertir en otro tipo de programas de entretenimiento. Como el magazine Like de Raquel Sánchez Silva (que remite a Channel nº 4 de los inicios de Cuatro) o el retorno al late clásico de Buenafuente, late motiv.

De momento, continuarán las marcas temáticas de Canal Plus (de series, deporte, cine…), pero desaparece aquel canal generalista que fue símbolo de modernidad. Para algunos tal vez la marca estaba agotada, aunque la esencia de aquel Canal Plus es hoy más necesaria que nunca: ese Plus de los noventa era más imaginativo y transgresor que las televisiones que tenemos en la España actual, atadas a la versión de formatos internacionales, las series de época y a cierta obsesión por exprimir (tarde) la viralidad. #0 tiene el listón muy alto.

20 años del estreno de ‘Lo más plus’: cuando la televisión creía en la modernidad 

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

@borjateran

Y ADEMÁS…

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Así sería ‘Verano Azul’ si se rodara hoy

La gran mentira de TVE

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

Las trampas que realizan los concursos de TV

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

El círculo vicioso de la creatividad en las cadenas de TV en España

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

Lo que nos enseñó la tele en 2015

Ruth Lorenzo gana ‘Tu cara me suena 4′: nos infiltramos en la final con móvil (y filtros de Instagram)

30 enero 2016 - 6:08 - Autor:

  • Lo que no se vio por la tele de la final de ‘Tu cara me suena’, que lideró con récord absoluto de audiencia  (25.7 por ciento de share y 3,8 millones de espectadores).

La cuarta edición de Tu cara me suena ya es historia. Y Ruth Lorenzo se ha proclamado vencedora, con su emocionante versión de Jennifer Hudson. Una actuación que ejemplifica el éxito televisivo del formato de Gestmusic y Antena 3: el regreso a la esencia de la televisión. La televisión que sorprende a través de la experiencia de la creatividad visual, donde se cuida tanto el fondo como la forma. No se improvisa. Se crea.

Porque Tu cara me suena no sólo se ha conformado con realizar imitaciones y gags de humor, sus motivos del éxito van más allá (análisis claves del éxito), pues el talent show se ha esforzado por contar una historia que no se queda en lo obvio.

Y para sentirlo en primera persona, nos hemos infiltrado en la gala final del programa, móvil en mano, para fotografiar lo que no se emite por la tele.

Así se ve la trastienda de Tu cara me suena con filtros de Instagram.

- Pantallas, y más pantallas. Es el alma de Tu cara me suena, donde están los directores del programa, Laia Vidal y Tinet Rubira. Desde aquí trabajan durante cada programa. Son los artífices del formato de entretenimiento español más vendido fuera de nuestras fronteras.

- El público lo vive. Uno de los grandes aciertos de Tu cara me suena está en que el público es de verdad. No son figurantes contratados (y pagados) para aplaudir como autómatas. Obligados, la desgana se termina transmitiendo en pantalla. En Tu cara me suena, en cambio, existe un departamento de público, liderado por Víctor Sanz (en la foto de abajo), que cuida a una audiencia real, que va al plató, como antaño, para vivir la experiencia. Y lo disfrutan, lo viven y lo celebran. Participan, como una gran fiesta. Y el programa incluso cuando es grabado se rueda del tirón, para que la grada lo sienta como si fuera directo. Su murmullo, su risa, su emoción se contagia a través del televisor.

-WC. Pero, eso sí, como bien se recuerda al entrar al plató… antes ir al servicio, por favor, que luego es complicado escaparse al baño…

- El showman en la sombra. También con el público está Mateo Vergara, el animador que se encarga de que los convidados de la grada aguanten la gala con la ilusión que merece. Su humor convierten en otro show paralelo los previos de la emisión y las pausas para publicidad.

-Los trapitos. La transformación de los concursantes es uno de los ases en la manga más evidentes de Tu cara me suena. El almacén de vestuario del programa está plagado de zapatos, vestidos y, por supuesto, tampoco faltan los trajes con relleno. Mucho relleno.

- El verdadero ‘clonador’. Una planta más arriba, la responsable de caracterización de Tu cara me suena dibuja a Jennifer Hudson en el cuerpo de Ruth Lorenzo. No es un trabajo sencillo, se prolonga durante largas y esmeradas horas. Al fondo, Arturo Valls mutándose en la piel del particular Aless Gibaja, uno de los números más celebrados de la noche. Nos gusta lo delirante. Está claro.

- Ballet azucarado. Mientras tanto, en la sala de ensayo de los bailarines, los fans han traído unos dulces con las caras pintadas de los miembros del ballet. Y es que esta edición de Tu cara me suena ha sido muy azucarada. Sólo hay que ver el índice de tartazos de Silvia Abril. Imprescindibles ya en el show, porque el humor infantiloide siempre es un buen aliado si es travieso y se ríe de sí mismo. Abril lo ha hecho con su imparable instinto del espectáculo, sin tregua, durante toda la duración de cada gala.

- Silvia Abril brilla, dentro y fuera del plató. No es de esos cómicos que se apaga al bajarse del escenario, también derrocha una energética espontaneidad entre bambalinas. Allí por donde pasa, fluye la naturalidad. Su comedia inteligente entiende las necesidades del medio y, no menos importante, del propio espectador. Aquí, Abril en pleno proceso de plantarse la peluca azul de Shakira:

 

- Contró. El control de realización es el corazón escondido del estudio. Desde la Unidad Móvil, y a los mandos del realizador Ferran Armengol, se maneja la coreografía de imágenes y planos de cámara del programa. Un engrasado trabajo en equipo que logra una factura visual limpia, fluida y armónica.  Fruto de horas de ensayo en las que se mide bien la coreografía de planos para que el espectador no se pierda (casi) nada. Porque la mejor improvisación surge del ensayo.

-El gallinero. En lo más alto del plató, se esconde sonido, pantallas (proyecciones) e iluminación, dirigida por Germinal Torremocha. Su diseño de luces es vital para crear un envoltorio especial a cada actuación.

-Se cierra el televoto. Y Ruth Lorenzo ganó. Y cantó. Y Silvia Abril lanzó tartazo a Carlos Latre. Y se terminó la emisión, pero en plató ya sin cámaras continuó la emoción:

-El corrillo. La ganadora respondiendo preguntas de la prensa. Un clásico.

-El desierto. Rápidamente el plató se vacía. Son más de las dos de la mañana. La limpiadora barre el confeti. El silencio se apodera del decorado, que hasta sólo unos minutos acogía una gran celebración. Así es la televisión. La adrenalina se esfuma en el mismo instante en el que se apagan las focos. Pero la magia continúa.

> Los motivos televisivos que demuestran que esta es la mejor temporada de ‘Tu cara me suena’

@borjateran

Fotos Borja Terán

Y ADEMÁS…

Silvia Abril, la esencia del humor de Martes y Trece en ‘Tu cara me suena’

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Tu cara me suena’, su secreto del éxito

 

 

La actuación que no permitirían los temerosos directivos de la TV en España

29 enero 2016 - 9:26 - Autor:

Una actuación brillante. Con un planteamiento televisivo brillante. Sin embargo, probablemente, si se le ocurriera a los responsables de un programa de televisión español, saltarían las alarmas de los directivos de las cadenas. ¡No se puede hacer!

Es muy oscuro, dirían. Nada de fondos negros, que bajan la audiencia. Nada de oscuridad, que el espectador cambia de canal.

Es muy surrealista, añadirían. La audiencia no lo entendería, sentenciarían. Nada de cantar disfrazados de pollo, y encima en el lenguaje de los pollos.

Es muy lenta, apostillarían. Nada de descubrir a Alanis Morrissette al final, por sorpresa. Al espectador hay que cebarle con todos los ases en la manga posibles de la actuación antes de que se produzca la emisión, para que ya intuya lo que va a pasar y se quede.

Pero esos directivos que podrían defender estas decisiones, por suerte no son todos en nuestra televisión, se equivocarían.

Porque existen oscuridades que son más luminosas que un plató multicolor: un fondo negro bien iluminado puede transmitir una elegante emoción.

Porque el surrealismo no es malo. De hecho, es el mejor aliado de la pequeña pantalla. Como sucede en esta particular versión (con plumas) de Ironic, cómica por también asombrosa: los pollos dejan pegado al espectador a la pantalla en cada reconocible entonación del tema.

Porque al espectador no hay que cebarle todo. En los últimos tiempos, da la sensación de que había que masticar y adelantar cada contenido. Pero uno de los grandes golpes de efecto de esta actuación es que la realización va medida, para ir presentándote a los personajes a su debido tiempo. Sin spoilers, sin prisas. Creando un clima en el espectador para hacer más disfrutable y emocionante la versión.

Y, por eso mismo, este particular Ironic de disfraces, plumas y cocouá de Jimmy Fallon, Alanis Morissette y Meghan Trainor es una versión tan sublime. Es la televisión sin miedo a tirarse a la piscina de las ideas, porque cuando la imaginación da en la diana se derrumban todos los cánones de gurú para camelar al audímetro y el interés del espectador fluye con la mayor de las potencias.

Porque, en realidad, el público premia una buena historia más allá de elementos prefabricados desde la premisas que infravaloran la curiosidad del espectador. Y anestesian la capacidad de saltarse el guion a través de la creatividad que no teme la creatividad.

@borjateran

Y ADEMÁS…

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Así sería ‘Verano Azul’ si se rodara hoy

La gran mentira de TVE

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

Las trampas que realizan los concursos de TV

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

El círculo vicioso de la creatividad en las cadenas de TV en España

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

Lo que nos enseñó la tele en 2015

El error de la gala de elección del representante español de Eurovisión

28 enero 2016 - 2:01 - Autor:

Primer gran eurodrama de la gala donde se elegirá al representante de TVE en Eurovisión, que se emitirá este lunes (22:30h): el jurado en plató estará compuesto sólo por cantantes. Se repite el error de ediciones anteriores.

Edurne, Loreen y un integrante de Il Divo, de nombre Carlos Marín, son los jueces que tendrán peso a la hora de decidir y opinar frente a las actuaciones de los eurocandidatos españoles. Se podría entender la elección de estos miembros del jurado como gancho para los audímetros. Aunque, en este caso, estos tres artistas no generan ningún tipo de expectación a efectos televisivos para un prime time de estas características.

Los eurofans, fieles seguidores del festival, pensarán que Loreen puede arrastrar muchos seguidores. Sin embargo, en realidad, el perfil de público de la euroganadora de 2012 es limitado y cuenta con la dificultad añadida del idioma.

Por tanto, se repite la historia y se cae, de nuevo, en un fallo que va directo a la credibilidad de la selección española. Tres cantantes que están, además, viciados a la hora de decidir. Loreen comparte compositor con Xuso. Edurne tiene vínculos directos con Xuso (participaron en la misma edición de Tu cara me suena) y con Barei, que ha sido la compositora de su tema La última Superviviente, incluido en el álbum Adrenalina. Como consecuencia, la opinión de Edurne y Loreen está en el punto de mira de lógicas suspicacias.

Pero ese no es el único problema. Eurovisión es un gran espectáculo de televisión. Un show global que necesita un jurado con diferentes visiones. Esto se paliará con un jurado internacional, que como una asesoría externa, valorará también este año a los candidatos. Eso sí, desde fuera del plató.

Y es que Eurovisión no sólo es voz, también en espectáculo y puesta en escena. De ahí que, entre los jueces, es importante que participen y aporten su crítica constructiva personas con mayor perspectiva del festival, como productores musicales, realizadores televisivos u otro tipo de profesionales especializados y diferenciados, que se complementen entre sí. Como realizaba tradicionalmente TVE. Y esa experiencia histórica de TVE es una buena referencia.

De hecho, es bueno para potenciar el interés televisivo contar con otros personajes con carisma, más allá del cantante que suele querer quedar bien con otros cantantes (a no ser que sea Massiel).

La gala de selección de Eurovisión apunta maneras de nuevo trámite, que se olvida del principal cometido de un prime time: realizar un espectáculo con personalidad propia, que emocione, ilusione, sorprenda, despierte la curiosidad y no cree indiferencia.

Lejos queda el apasionante camino que se emprendió en 2008, año en el que TVE aprovechó la plataforma de MySpace para hacer el proceso participativo y próximo.

No se ha vuelto a repetir, a pesar de que abrir democraticamente el concurso también supone un acercamiento de la televisión pública a la gente y, especialmente, a los jóvenes, una estrategia de marketing que TVE necesita ahora más que nunca, con unas nuevas generaciones que no han conocido sus épocas más creativas.

En este sentido, sería una buena herramienta recuperar los procesos de selección a través de las plataformas online. Con este sistema, la audiencia se siente arte y parte y, de esta forma, la compañía alimenta una valiosa percepción de cadena más cercana. Más en la actualidad, con las posibilidades que otorga Youtube. La red social de vídeos es la mejor aliada para acercar a las nuevas generaciones la televisión tradicional (aunque en las televisiones no lo saben).

No hay riesgo, y desde la apuesta por la selección abierta por MySpace, en 2008, tampoco ha existido un recambio en las ideas que mueven Eurovisión. Pero el futuro de Eurovisión, como el de la propia televisión pública, pasa por el riesgo.

Y ahí es donde queda todo el camino por recorrer. Y ahí está la causa de los malos resultados de la candidatura española en Eurovisión y, no menos importante, los bajos datos de audiencia que cosechan los programas previos. No se entiende que un festival con tanta potencia mediática no sea aprovechado con más visión por parte de TVE. Porque Televisión Española y Eurovisión es una vibrante, vanguardista e inseparable pareja por exprimir.

> 7 factores que TVE debe tener en cuenta para no hacer el ridículo en ‘Eurovisión’

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los tentáculos de Eurovisión en las redes sociales: una táctica calculada

Las debilidades y fortalezas de las canciones que se disputan el puesto

La gran mentira de TVE

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Las trampas que realizan los concursos de TV

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así conviertes tus redes sociales en un rentable anuncio (y ni te das cuenta)

27 enero 2016 - 12:00 - Autor:

Un platillo volante en plena Gran Vía. Con este efectista despliegue en el centro de Madrid, FOX ha promocionado el retorno de Expediente X en España. Una acción publicitaria que, a simple vista, puede parecer un guiño localista. Pero que, gracias a las redes sociales, se transforma en una poderosa campaña de marketing viral.

Porque “plantar” un platillo volante en el corazón de la capital no sólo se trata de una acción callejera para recordar a los numerosos peatones que la mítica serie ha regresado. Es mucho más que eso: es un anzuelo para que el transeúnte se realice su foto o selfie con el Objetivo Volante No Identificado de marras y automáticamente cuelgue la instantánea en sus redes sociales.

De esta forma, el golpe de efecto de un platillo volante en plena Gran Vía se transforma en una rentable imagen multicompartida en muros de Facebook, perfiles de Instagram y timelines de Twitter. La gente entra al juego. Hace suyo el decorado. Quiere su posado con el Expediente X de cartón-piedra que se ha “aparcado” en uno de los lugares más concurridos de Madrid.

Así se construye una campaña participativa y en la que, al mismo tiempo, también se convierte a ese propio espectador en un soporte de publicidad: en un sujeto que, de manera altruista, cede sus redes a la causa del nuevo Expediente X. Incluso aportando su creatividad (con posados divertidos, fotos curiosas de la acción…).

Porque la fuerza del platillo volante en Gran Vía no está solo en la gente que lo descubre in situ, está en los usuarios que recuerdan el retorno de la mítica serie en el momento en el que se encuentran con las fotos en las redes sociales.

Así las marcas intentan invertir en imaginativos “performances callejeros” o acciones artísticas en busca del selfie perfecto. El OVNI de Fox no es el primero ni último. La gente está ansiosa de fotografiarse. Y las marcas quieren seducir al personal con ideas hechas a medida de cada producto.

Porque las marcas ven en tus perfiles sociales, en tu foto, un buen escaparate publicitario y quieren aprovecharlo al máximo, pues es gratis y cuenta con un superpoder: no parece publicidad y el mensaje se expande sigiloso a golpe de ‘like’.

@borjateran

Y ADEMÁS…

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

La muerte de la pausa de publicidad

De Ellen DeGeneres a Buenafuente: la publicidad tradicional se reinventa en la TV (VÍDEOS)

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

(Hola, bebés) Buenafuente se “rinde” a Aless Gibaja

2:55 - Autor:

Buenafuente ha regresado al formato más clásico de late night con Late Motiv en Movistar+. Aunque esta vuelta a los orígenes del género no está siendo incompatible con otorgar protagonismo del programa a ciertos seres nacidos en Internet. Son los “especímenes virales”.

Porque, además de celebrities con oficio y del humor con una aureola de ansias de calidad, Late Motiv también coquetea con los artistas del surrealismo de la vida moderna. Y Gibaja se ha convertido en un gag recurrente del programa al ritmo de su ‘Holas, bebés’.

Su extraña personalidad da jugoso juego. O eso creen en Late Motiv. De hecho, Buenafuente ha entrevistado a este peculiar personaje para celebrar la emisión número diez del nuevo late show. Todo gracias a una entrañable sorpresa del equipo. Así, Aless Gibaja ha ejercido de telonero de Paco León y Alexandra Jiménez.

Como El Semáforo de Chicho Ibáñez Serrador, Andreu Buenafuente abre hueco a esos niños apasionantemente raros de la sociedad. Y anoche ha apostado por Gibaja incluso para el colofón final del programa, realizando un videoclip en directo de #Realess, el último hit de Aless.

El programa pretende hacer humor con Gibaja. Aunque, al final, no se sabe si es más bien el propio Gibaja el que hace humor con Buenafuente.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Buenafuente: los aciertos y fallos de su estreno en el pago

El círculo vicioso de la creatividad en las cadenas de TV en España

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Los Goya de Buenafuente, ¿por qué nadie ha logrado superar aún el éxito de su ceremonia?

El asesinato del late night

La otra regeneración: 7 factores que agitarán la televisión en 2016

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

febrero 2016
L M X J V S D
« ene    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29  

TeleDiaria en Twitter