Saltar al contenido

« ver todos los blogs

20 años del estreno de ¡Qué me dices!: el programa que revolucionó la crónica rosa

27 julio 2015 - 8:00 - Autor:

Tal día como hoy, 27 de julio, de hace dos décadas, Telecinco estrenaba un nuevo formato en su sobremesa. Se trataba de un informativo satírico de nombre ¡Qué me dices!. El título ya presagiaba que no era un espacio de crónica rosa como los que venía acostumbrando la televisión de los noventa: con mucho corasón, corasón pelota, trascendente y con nula capacidad crítica.

En ¡Qué me dices! se rompía con los clichés de la revista ¡Hola! con una inteligente mirada cargada de sano humor, que derribaba mitos, huía de las informaciones cortesanas y creía en la comedia. Porque hasta con el cuore se puede hacer comedia.

Y para romper moldes, el programa contó con una extraña pareja de presentadores: Belinda Washington y Chapis. A él, con su particular forma de hablar, casi ni se le entendía, pero no pasaba nada: transmitía. De hecho, los dos contagiaron un carismático buen rollo que hizo tambalear la programación de la competencia a esas horas.

La fórmula de ¡QMD! incluso logró superar en audiencias el último tramo de los -por aquel entonces indestructibles-Telediarios de La 1, que desde ese instante incorporaron noticias con mayor carga de entretenimiento en los minutos finales de cada edición.

¡Qué me dices! supo reírse del grueso de la crónica rosa, una información que nunca hubo que tomársela demasiado en serio. Lo hizo con unos vídeos que contaban los cotilleos con una magnética (y maquiavélica) ironía, donde la locución, el montaje y la sonorización (con selecciones musicales disparatadas) supuso una importante evolución para las narrativas audiovisuales del momento.

También en las presentaciones de Belinda y Chapis, siempre arropadas por la denominaban ‘Cla’, el ruidoso equipo atrincherado detrás de las cámaras para animar el cotarro. Nunca unos pasos a vídeo tuvieron tanta interacción, con cuchicheos, aplausos o abucheos aportados por los propios compañeros, como elemento complementario para contagiar al espectador esa esencia de programa vivo y desenfadado. Nadie se podía quedar dormido a la hora de la siesta.

En 1997, el programa sacó su propia revista al mercado, editada por Hachette (hoy Hearst), que se mantiene como referencia del género. Ya no tiene dibujadas en sus páginas las caras de Belinda y Chapis, pero siempre será fruto de aquel espacio que acabó con esa ñoñez con la que se explicaban solemnemente las noticias rosas.

¡Qué me dices! despareció en 1998. La llegada de Extra Rosa a Antena 3, con Rosa Villacastín y Ana Rosa Quintana, provocó una importante bajada de audiencias. Telecinco y Globomedia, productora creadora de ¡QMD!, introdujeron algunos cambios con más colaboradores en escena. Pero ya era demasiado tarde. La competencia había dado otro paso más allá en la información rosa de sobremesa: la charleta entre amigas y conocidas periodistas.

No obstante, la esencia de ¡Qué me dices! sigue vigente en nuestra tele. Hubo un antes y un después en Telecinco desde la emisión de este formato inolvidable, que supo entender las trascendencias e intrascendencias de la crónica social de un país de folclóricas… y folclóricos, dentro y fuera de la tele. Eso sí, luego llegó Aquí hay tomate y el asunto se empezó a ir de las manos.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las armas de Telecinco para liderar las audiencias

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Belén Esteban: claves del fenómeno televisivo más extraño y rentable de la historia

La adicción a las miserias ajenas. Seis claves del éxito de ‘Sálvame’

¿Qué ingrediente le falta a los programas de televisión de hoy?

El error recurrente de la BBC: la rebelión de las máquinas (Vídeos)

26 julio 2015 - 3:20 - Autor:

La BBC es la referencia de las televisiones públicas internacionales: por su informativos plurales, por sus creativos formatos de entretenimiento y por sus producciones arriesgadas. Pocos ponen en duda su credibilidad, aunque la prestigiosa cadena británica también se equivoca.

No obstante, en estos últimos años, su error más repetitivo no es un humano: son las inquietas cámaras robotizadas, pues se rebelan en numerosas emisiones de informativos por culpa de movimientos memorizados con antelación. De hecho, en más de una ocasión ha sido el propio presentador el que ha tenido que moverse, en directo, hasta “colocar” su rostro dentro del encuadre que estaba enfocando la máquina.

Porque ya es habitual que en la BBC el espectador se pregunte, ¿dónde está el periodista?

“Cosas del directo”que se repiten desde que la cadena se mudó, hace tres veranos, del mítico BBC Television Centre al vanguardista New Broadcasting House, en el corazón de Londres, con cinco platós y una inversión de 12.300 millones de euros. Tecnología punta, a veces demasiado punta:

Gajes de la inteligencia artificial de una innovadora BBC que ahora afronta duros recortes, pero que debe seguir siendo referente de las televisiones públicas internacionales. Su calidad ha sido clave para el rico desarrollo cultural y social del Reino Unido, a pesar de estos pequeños teletropezones. Suceden en las mejores casas:

@borjateran

Y ADEMÁS…

Así era y es el mítico BBC Television Centre

5 prejuicios de TVE que debemos derribar para una televisión pública mejor

La televisión pública que nos merecemos

TVE no destaca con la emisión del Borussia Mönchengladbach-Oporto de Casillas

25 julio 2015 - 11:31 - Autor:

Flojo resultado de audiencia. El partido amistoso entre Borussia Mönchengladbach y Oporto sólo ha cosechado un 7,3 por ciento de share y 570.000 espectadores.

La 1 de Televisión Española no ha logrado superar la barrera del diez por ciento de cuota de pantalla con la compra de los derechos de emisión de esta competición. El interés por ver a Íker Casillas en el Oporto no ha sido suficiente para elevar la media de la cadena.

Porque la única razón de TVE para programar este partido de fútbol era que el Oporto es ahora el nuevo equipo de Casillas. Sin embargo, la inaudita decisión de la emisora pública de invertir en un irrelevante encuentro amistoso, entre dos equipos extranjeros, ha supuesto numerosas críticas en las redes sociales que también se han traducido en malos resultados de audiencia.

TVE sólo ha adquirido los derechos de este encuentro, que ha ganado el Borussia. No plantea emitir otros amistosos del Oporto. Menos aún tras ver el rendimiento en audiencias. Será mejor esperar al primer enfrentamiento entre el Oporto de Casillas y un equipo español.

@borjateran

Y ADEMÁS…

5 prejuicios de TVE que debemos derribar para una televisión pública mejor

La televisión pública que nos merecemos

‘Uno para todas’: el mítico programa de verano que no se podría hacer hoy

10:13 - Autor:

Justo hace 20 veranos, Telecinco vendía un nuevo formato como revolucionario, Uno para todas. Había triunfado en el Reino Unido y la cadena española lo reproducía con éxito. 200 mujeres en plató, sólo mujeres, debían elegir al chico perfecto. El programa intentaba dar la vuelta a la tortilla a los viejos concursos de misses con este juego que entremezclaba belleza masculina y mucha comedia. O eso intentaba.

Cada semana, una artista era madrina (Sara Montiel, Florinda Chico…) de las chichas asistentes al plató, que disfrutaban de las diferentes pruebas para elegir al ganador de la noche. Desde juegos de habilidad a quitarse la ropa, claro. Sin olvidar el reto más mítico del show, en el que los participantes debían comparar sus músculos con un culturista de nombre Héctor.

Los chicos eliminados eran tirados a la piscina, instalada en el plató, por unas bailarinas, que escondían a unas novatas Raquel Meroño (Al salir de clase) y Jennifer Rope (Música sí). Y todo era comandado por Goyo González, que daba el salto a la popularidad televisiva tras años en la radio.

Uno para todas fue un gran éxito en su primera temporada, después se desmoronó en audiencias al enfrentarse con Hostal Royal Manzanares de Lina Morgan. Pero, en su etapa de estreno, sí que consiguió ser un formato refrescante y ligero que fluía especialmente en vacaciones pero que, sin embargo, en la actualidad no se podría reproducir. No tanto porque su dinámica se haya quedado obsoleta, pues contenía elementos que siguen vigentes en el entretenimiento más surrealista (desde Mujeres y hombres y viceversa hasta los formatos tróspidos).

Pero el problema es que, aunque intentaba dar la vuelta al machismo recalcitrante de la dinámica de los concursos de belleza femenina, este espacio desprendía en su ejecución un frívolo tufillo sexista desde su propio título, Uno para todas, y que hoy sería pasto de las susceptibles críticas en las redes sociales. De hecho, “El rey de las mujeres te convertirás”, era uno de los lemas que lanzaba el recordado himno de cierre de cada edición de Uno para todas. Porque, en realidad, este espacio premiaba los clichés de género más rancios y promovía el rol de mujer florero en prime time.

@borjateran

Y ADEMÁS…

La comedia en la TV de España, ¿aún es cosa de hombres?. Lo analizamos

¿Martes y Trece se atrevería a realizar hoy una parodia así?

El periodismo, Twitter y la histeria colectiva

Los 3 prejuicios que propaga la televisión sobre los youtubers

24 julio 2015 - 8:30 - Autor:

La audiencia manda. La audiencia dicta sentencia. Y en esa obsesión por la búsqueda del titular efectista que sube el share, a veces, la televisión se olvida de la esencia del periodismo. Se queda en la superficie, en aquello que vende, simplificando de tal manera que omite las circunstancias y peculiaridades de fondo de cada cuestión.

Porque, salvo gratas excepciones, es habitual que los informativos primen el enfoque superficial de sus temas (aunque no sea del todo cierto aquello que afirman). Especialmente en aquellos ligados al entretenimiento y las redes sociales, y los youtubers, la profesión surgida de la famosa plataforma de vídeos de Google, no iba a ser menos. Así los medios tradicionales están propiciando 3 falsos mitos sobre la generación de Youtube.

1. Son todos millonarios.

Es habitual que los medios centren el foco exclusivamente en los beneficios desorbitados que puede generar compartir ingresos publicitarios con Youtube. Se da por hecho que los youtubers más populares alcanzan sueldos millonarios con sus vídeos de pocos minutos. Incluso para ilustrar las noticias se utilizan imágenes aleatorias de youtubers, atribuyendo a todos por igual suculentas ganancias cuando no todos ganan por igual. Porque si analizamos en profundidad, la realidad es otra bien diferente.´

Sólo cobran grandes sumas económicas aquellos que alcanzan cientos de miles de reproducciones en cada vídeo. Llegar ahí no es fácil. Son sólo unos pocos los privilegiados, principalmente jugadores de videojuegos que han dado en la diana en un target de público perfecto para viralizar y economizar.

¿Cómo lo logran? Pueden subir de 4 a 20 vídeos a la semana, lo que propicia congregar un público muy fiel. Además, su pieza no es complicada de rodar, pues sólo necesitan una webcam y divertirse con el videojuego de turno.

Sin embargo, una de sus principales fuentes de ingresos está en las marcas, que intentan cazar acuerdos con este perfil de youtubers para que “prueben” su producto en uno de sus vídeos o directamente para que lo recomienden. Su palabra vale mucho dinero: son el más convincente de los soportes publicitarios, ya que gestan una infalible confianza con sus fieles seguidores que es perfecta para los anunciantes.

Aunque, la gran mayoría de los youtubers no puede vivir de ello. Es difícil subsistir con 5 o 10.000 visitas en un vídeo. Youtube sólo termina premiando a los grandes éxitos virales diarios y ya es misión imposible hacer un hit a la semana (si no eres el rey de los videojuegos o la musa de los trucos de belleza).

2. Todos juegan a videojuegos.

Los medios no suelen reflejar la diversidad de contenidos que origina esta plataforma, mostrando una imagen desvirtuada. Hay todo tipo de Youtubers, más allá de los mundos de Rubius (en la imagen de arriba) e Isasaweis, existen canales de profesores de matemáticas, fitness o sketches de humor, como Wasabi Humor

Cada temática tiene sus youtubers. Desde los medios se proyecta la idea de un trabajo rápido de hacer, pero la mayoría de creadores de Internet invierten horas y horas en desarrollar sus ideas. Como un trabajo más, con la dificultad añadida de que son mujeres y hombres orquesta. Una sola persona debe realizar tareas que en los medios tradicionales son desarrolladas por un equipo. Ese es un inconveniente de Youtube y, a la vez, una ventaja, ya que en ese lado autodidacta estriba el gran éxito de los youtubers: transmiten una cercanía sin intermediarios. Son los contenidos hechos en el tú a tú. Como si estuvieran comunicándose con el espectador de forma íntima y personal a través de la webcam.

3. Son parlanchines egocéntricos.

Sí, hay youtubers que son parlanchines egocéntricos que aportan más bien poco. Y muchos. Pero, sobre todo, Youtube es una ventana para la creatividad sin cortapisas. Porque hay canales muy elaborados, como por ejemplo el canal de Elvisa Yomastercard, que su éxito radica en la constancia y el trabajo que existe detrás (del guion a la edición) al desarrollar producciones sin recursos, sólo gracias al poder de las ideas, que marcan la diferencia y que destacan entre la multitud.

Porque en la marabunta de las redes están creciendo, avanzando y desarrollándose youtubers que están aprovechando la oportunidad de las nuevas ventanas para apostar por su ingenio y mostrárselo al mundo. Innovando, equivocándose, acertando y aprendiendo. Unos valientes, en definitiva. Sin embargo, desde los grandes medios aún cuesta ver este interesante fenómeno sin dejarse llevar por los prejuicios. Pero lo terminarán viendo. Porque los youtubers ya son parte crucial del futuro mediático.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Mamá, quiero ser Youtuber: las ¿perturbadoras? nuevas aspiraciones adolescentes

¿Menosprecian los medios de comunicación a los ‘Youtubers’?

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

Las virtudes de Twitter que las cadenas aún no saben aprovechar

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

El selfie se hace reality (VÍDEO)

23 julio 2015 - 7:09 - Autor:

Es un autorretrato, pero lo llamamos selfie. La era de los smartphones hace inevitable caer en la tentación de la autofoto instantánea, esa que inmortaliza un momento, con más o menos glamour, y que se comparte al instante en las redes sociales, ya sea Instagram, Twitter, Facebook o cualquier otra plataforma.

Ellen DeGeneres transformó el selfie en un gran instante televisivo gracias a los Oscars. La cómica realizó fotos a diestro y siniestro (bambalinas del teatro inclusive) hasta consumar una de las más potentes imágenes de todos los tiempos: el selfie más retuiteado, hasta la fecha, con rostros como Meryl Streep, Julia Roberts, Brad Pitt, Kevin Spacey, Jennifer Lawrence, Lupita Nyong’o, Angelina Jolie o Liza Minelli saltando por detrás.

Así, DeGeneres y su equipo lograron que millones de espectadores-tuiteros, con sólo un clic, interactuaran con la foto y con la propia emisión de la gala de premios más importante del cine. El público se convertía en arte y parte del show al retuitear la instantánea. Se creaba un acontecimiento único e irrepetible al fusionar la fuerza de la tele con la proximidad de las redes sociales.

Tras este hito en los Oscars, la televisión ha manoseado el selfie hasta propiciar la indiferencia en la audiencia. No hay casi presentadores que no hayan fardado con la gracia de autofotografiarse con un invitado de turno en directo. ¡Hagamos un selfie!, dicen con cara de “qué enrollados somos”.

El selfie se ha convertido en una especie de gag recurrente. Demasiado recurrente, tal vez. Y la audiencia ya está inmune a este sketche fotográfico. Ya no es ni original ni vanguardista perpetrar una autofoto en un plató de televisión.

Vivimos de selfies por encima de nuestras posibilidades en la pequeña pantalla. Han dejado de funcionar como golpe espontáneo de guion debido al uso y abuso. En este sentido, se está dando una vuelta de tuerca para sacar de nuevo partido al imparable universo selfie y convertirlo en un formato televisivo con entidad propia.

Así ha nacido The Selfie Challenge, formato de la compañía Dori Media. Se trata de un docu reality que transforma la famosa autofoto en un concurso en el que dos equipos, compuestos por tres amigos, deben reproducir selfies tan creativos como complicados.

Ese es el reto de un programa que cuenta con la ventaja para las cadenas de que no necesita plató. Se graba en la calle, incentiva la participación ciudadana y, por tanto, fomenta el interés indiscreto de la audiencia, ansiosa de ver y descubrir personajes de la calle. Con su personalidad, con sus complejos,  con su postureo, con su verdad. Porque si existió una generación EGB, con pilas no incluidas; existirá una generación selfie, con palo-selfie incorporado.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Oscar 2014: los trucos televisivos de la noche de Ellen DeGeneres

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

Las virtudes de Twitter que las cadenas de televisión aún no saben aprovechar

Youtubers: motivos por los que no triunfan en TV

Los motivos por los que no puedes dejar de ver ‘Sálvame’ (aunque lo niegues)

22 julio 2015 - 7:40 - Autor:

Sálvame es uno de los grandes éxitos de la televisión de los últimos tiempos. Cuatro horas de emisión diaria (ocho horas los viernes) que, seis años después de su arranque en Telecinco, se mantienen con unas elevadas audiencias que, de momento, no presagian desgaste.

Es fácil zapear y caer en las redes de Sálvame. Porque el programa de Jorge Javier Vázquez no es un magazine al uso, es el reality de las entrañas de nuestro propio país. Una radiografía social. Con lo bueno y malo que eso conlleva.

Los colaboradores hablan y actúan como se habla y actúa en la calle, siguiendo y ampliando la estela que incorporó María Teresa Campos en sus ‘corrillos’ de Día a Día, en los que hizo más próximos los debates sobre reino, corte y sucedáneos. Y, en ese viaje por los sucedáneos, es innegable que Sálvame ha dado en la diana de lo genuino, popularizando el género del programa contenedor rosa hasta convertirlo en un espacio de tele-realidad, en el que la audiencia puede sentirse apasionadamente identificada o tremendamente indignada.

Sálvame genera constantemente sensaciones en el espectador, que espera ver la siguiente barbaridad que sueltan de uno u otro tema. Aunque sus conflictos sean arrebatadamente básicos, aunque sus quebraderos sean de patio de vecinos. Y ahí está la clave del magnetismo del formato: es una corrala donde triunfa el carisma por encima del artificio al que suele atarse la pequeña pantalla. Es el triunfo de la gente no-perfecta, que convierte en espectáculo (casi) todo lo que toca, sin miedo a romper convencionalismos televisivos a favor de su forma de entender el show. Incluso los propios directores del programa terminan siendo reconocibles por el público… o entrevistados en el programa, como ocurrió con Carlota Corredera hace unas semanas, que relató su difícil parto.

Es, en definitiva, una factoría de celebrities de barrio (y polígono). Todo el mundo es susceptible de ser sometido a una sesión de polígrafo a poco que interactúe con cualquier personaje del universo Sálvame. Telecinco los cría y ellos se juntan. Con sus defectos, con sus miserias, con sus traumas, con sus emociones, con sus delirios. Comen en plató, miran el móvil, se aburren de su propio programa en directo (y se nota), pero no pasa nada: entretienen. Porque no pueden evitar ser ellos mismos, excesivamente ellos mismos.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las armas de Telecinco para liderar las audiencias

Jorge Javier Vázquez, el presentador superviviente

Belén Esteban: claves del fenómeno televisivo más extraño y rentable de la historia

La adicción a las miserias ajenas. Seis claves del éxito de ‘Sálvame’

Los milagros de verano no existen: así (intentan) resucitar las cadenas de TV sus fracasos en vacaciones

21 julio 2015 - 9:11 - Autor:

  • La serie de Resines, ‘Aquí paz y después gloria’, pincha en su segunda oportunidad.

Dos hermanos gemelos. Un cura bueno. Un corrupto malo. Un accidente. El bueno entra en coma. Y el malo, para escapar de pufos, suplanta su identidad. Así arrancó el pasado 24 de marzo Aquí paz y después gloria. Lo hizo con éxito: 3,7 millones de espectadores y un 20,7 por ciento de share.

Éxito de un estreno, sin grandes rivales, que se fue desmoronando con el paso de las semanas hasta que Telecinco decidió cancelar la emisión y guardar la serie hasta nuevo aviso. Y ayer, aprovechando los calores del verano, los programadores de Mediaset han recuperado este particular Vaya par de Gemelas (pero sin Lina Morgan y con Antonio Resines).

Así, al menos, dan salida a los capítulos ya rodados de esta producción que ha dado muchas vueltas. De hecho, el reparto con el que se grabaron los primeros capítulos fue cancelado. Populares rostros como María Barranco, Jordi Vilches o Miguel Rellán se quedaron fueran y fueron sustituidos por otros como Antonio Molero.

Pero el movimiento de rescatar la ficción protagonizada por Resines en la franja de AnclaDos no ha funcionado. Sólo ha logrado un pobre 8.5 por ciento de share con 1.211.000 espectadores, frente a The Flash en Antena 3, que ha aterrizado con éxito (19.6 por ciento, con 2.916.000 espectadores, el primer episodio; 21 por ciento, con 2.532.000 fieles, en el segundo capítulo).

Y es que estamos en la semana de las resurrecciones televisivas. Sí, porque la resurrección existe en televisión: productos que evidenciaron debilidades a la hora de conquistar las audiencias y retornan con los calores del verano como segunda oportunidad. Pero, en televisión, los milagros de verano no siempre existen.

El otro retorno destacable de esta semana es el jueves, en Cuatro. Flo y Dani Martínez reabren por vacaciones Sopa de Gansos, un show con orquesta en vivo desde un antiguo prostíbulo de Madrid en el que (en la actualidad) se dan cita los mejores cómicos del pasado, presente e incluso futuro de España.

Además, el programa incorpora atracciones visuales (que perdieron su hueco en televisión desde la cancelación de Alfombra Roja Palace de José Luis Moreno) y da una oportunidad a monologuistas que triunfan en pequeñas salas pero que no son conocidos fuera de esos círculos minoritarios.

Sopa de Gansos, lanzado como Aquí paz y después gloria el pasado mes de marzo, también cuenta con el as en la manga de servir para impulsar la marca de Cuatro, ya que podía ser un formato-acontecimiento para favorecer la imagen de cadena que invierte en programas propios de calidad para el prime time. Sin embargo, su audiencia no fue consistente. Ahora, regresa. Ahora, veremos a los cómicos abrigados en plena avalancha de olas de calor en el mes de julio. Gajes de los programas enlatados.

Ya sólo falta que Atresmedia lance Eso lo hago yo, el concurso presentado por Carlos Sobera, que primero se anunció para Antena 3 y luego se anunció para el verano de La Sexta. Pero, finalmente, se canceló su estreno previsto para hace unos martes. Este formato, en el que anónimos intentan emular a otros personajes con talentos especiales, no termina de llegar a la parrilla y evidencia que hay dudas sobre su capacidad para interesar al público. Como sucedió con la serie de Resines. La historia se repite, con un talent. Porque también hay programas que las cadenas tienen que intentar resucitar incluso antes de emitirse.

@borjateran

Y ADEMÁS…

La oportunidad perdida de las cadenas en verano

El concepto famoso toca fondo en Telecinco

El irreversible precedente que sienta ‘Vis a Vis’: así ha cambiado para siempre la ficción española

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

 La desaparición de los formatos musicales: la fórmula para su resurrección 

Pasaporte a la isla: el concepto de “famoso” toca fondo en Telecinco

20 julio 2015 - 8:30 - Autor:

Hubo un tiempo en el que los directivos de las cadenas de televisión estaban obsesionados por incorporar protagonistas o temáticas muy reconocibles para las grandes audiencias en sus programas. Estos personajes o contenidos debían ser “conocidos incluso por las señoras de Cuenca”, expresión utilizada con desdén. Pero esos sabios jefes de la pequeña pantalla se olvidaban de que uno de los más poderosos ases en la manga del éxito en televisión es descubrir.

Nadie conocía a Susan Boyle. La rentabilidad televisiva del personaje estribó en el asombro que produjo toparse con su inesperado y contracorriente talento. El ejemplo de Boyle es el más obvio, pero hay muchos más. Porque la televisión siempre ha sido una factoría a la hora de despertar curiosidades y crear celebridades.

En Telecinco lo saben, y lo han llevado a su terreno de la tele-realidad. Cada vez de una forma más radical, más extremista. Porque, cada vez, cuesta más conocer y dilucidar que trayectoria o talento empático existe detrás de los personajes que fichan por los realities de la cadena de Mediaset.

De hecho, este domingo, en el estreno del programa Pasaporte a la isla (14,7 por ciento de share), costaba entender la misión de los reclutados para este nuevo formato que, en realidad, es una extensión de Supervivientes. Participantes de Mujeres y hombres y viceversa, un estilista que parece un muñeco de cera, madres revelación de Quién quiere casarse con mi hijo, Tuyupa -supuesta ex oficial del vidente Rappel-, y la vedette Jenny Llada son algunos de los VIPS elegidos. La mayoría surgidos dentro del universo de Telecinco, que cada vez cierra más el círculo en rostros tan propios que terminan excluyendo a los espectadores que no están inmersos en el imaginario diario del canal.

Y es que en Telecinco se autocrean la mayoría de sus propios personajes. Son más baratos de caché y, seguramente, dan menos problemas. Aunque, sobre todo, consiguen la máxima de la cadena: generar contenidos que retroalimenten toda la parrilla constantemente, también en verano, mientras otras emisoras bajan la guardia de shows en directo en las vacaciones.

Objetivo cumplido, pues. Pasaporte a la isla es más de lo mismo para propiciar más de lo mismo: la convivencia excéntrica e histérica como cultivo de polémicas que salpiquen de contenidos toda la parrilla. Un rentable modelo donde, al final, no es tan necesario que las caras del espacio sean reconocibles por las grandes audiencias, lo importante es su capacidad para traspasar la pantalla dando juego en ese bucle indefinido de desamores, traumas, infidelidades, egoísmos, enfados, celos y otras catarsis de la tragicomedia clásica. 

La táctica de Telecinco para el liderazgo: claves de un modelo de éxito

@borjateran

Y ADEMÁS…

La oportunidad perdida de las cadenas en verano

El irreversible precedente que sienta ‘Vis a Vis’: así ha cambiado para siempre la ficción española

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

 La desaparición de los formatos musicales: la fórmula para su resurrección 

El emotivo homenaje de ‘El Club de la Comedia’ a Amparo Baró y Pedro Reyes (VÍDEOS)

0:00 - Autor:

El Club de la Comedia ha regresado este domingo a La Sexta. Nuevo logotipo, nueva presentadora, Alexandra Jiménez, y misma esencia de siempre: el humor en el que es fácil sentirse reconocido, el sano deporte de reírse de uno mismo y de sus congéneres.

Dani Rovira, Leo Harlem, Cristina Castaño, Agustín Jiménez y Santiago Segura han estrenado esta nueva temporada que ha vuelto al lugar donde comenzó el programa en 1999, el Teatro Alcázar.

En toda la extensa y rica trayectoria del programa, han pasado por las tablas de El Club los rostros más representativos de la televisión y comedia española.

Una de las asiduas más inolvidables al formato de Globomedia ha sido Amparo Baró, que falleció el pasado mes de enero.

La televisión en España ha crecido de la mano de Baró. De aquellos rudimentarios Estudios 1 a la sitcom por excelencia, 7 Vidas. Sin olvidar este Club de la Comedia, que hoy ha homenajeado a la actriz todoterreno con un emocionante recopilatorio de algunos de sus monólogos, en uno de ellos incluso habló de la muerte y de la manera en que querría ser recordada.

Auténtica y vibrante, siempre, la fuerza interpretativa de Amparó Baró:

Otro habitual a El Club era Pedro Reyes, que murió con sólo 53 años el pasado mes de marzo. La bola de Cristal nos lo descubrió en la pequeña pantalla. Su particular forma de entender el humor también quedó marcada en la historia de El Club de la Comedia.

@borjateran

Y ADEMÁS…

La televisión creció con Amparo Baró: de Estudio 1 a 7 Vidas

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy periodista y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en televisión. En definitiva, tele y más tele, por deformación profesional y porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo audiovisual.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

agosto 2015
L M X J V S D
« jul    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

TeleDiaria en Twitter