Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El otro ganador de ‘Got Talent’

22 marzo 2017 - 2:50 - Autor:

El Tekila ha ganado la segunda edición de Got Talent en Telecinco. Minutos antes, Risto Mejide abandonaba el plató. Estaba muy indignado, pues el chascarrillo bailongo de El Tekila estaba a punto de ganar el premio de un programa que supuestamente valora el esfuerzo y el talento más allá de la “payasada”, como ha dicho el propio Risto. Pero el público ha decidido y ha provocado un tenso final perfecto para subir la cuota de pantalla. Aún más.

El miedo de Risto se ha hecho realidad: el Tekila ha sido el ganador oficial de Got Talent. Polémico, pero oficial. Aunque existe otro ganador invisible tras esta edición del concurso de Telecinco: los programas de entretenimiento que cobijan el talento.

Y es que, en plena saturación de talent shows, parecía que un nuevo programa de caza talentos iba a pasar desapercibido en la parrilla. El espectador ya lo había visto todo en audiciones de artistas retransmitidas en prime time. Que si niños que bailan, que si magos que levitan a señoras, que si cantantes peculiares, que si acróbatas en telas…

Sin embargo, Got Talent ha sido un éxito y, en esta segunda temporada, ha asentado su liderazgo con fuerza, asegurándose una tercera etapa y convirtiéndose uno de los formatos más vistos de la televisión en los últimos meses con cuotas de pantalla que superan la barrera del excelente veinte por ciento de share. Datos incluso muy por encima de lo que consigue en la actualidad su estandarte GH.

El buen rendimiento de Tu cara me suena en Antena 3, La Voz en Telecinco y el propio Got Talent, se crea una tendencia que favorecerá que los directivos de las cadenas de televisión se atrevan de nuevo con el entretenimiento en positivo, que muestra pasiones y esfuerzos.

El talento de nuestro país es el otro triunfador de la segunda edición de Got Talent, un programa que ha brillado porque se ha adaptado con inteligencia a la idiosincrasia nacional.

La estructura del formato venía muy rodada, la sencillez de la versión original es el principal acierto, pero en la adaptación de Telecinco se ha sabido equilibrar un jurado con rostros que se complementan a la hora de conectar con el espectador.

La empatía con el público de Telecinco de Jorge Javier Vázquez, la comedia sin medias tintas de Eva Hache, la joven ingenuidad de Edurne y los veredictos insaciables pero, al mismo tiempo, emocionantes de Risto Mejide (incorporación de este año, que ha servido para hacer más redonda la variedad de personalidades del show) han sido los cimientos de un formato que presenta cada número a concurso de forma rápida y amena. No hay excesivo margen para el aburrimiento.

También en las galas en directo, muy bien planificadas para nada falle. Además Got Talent es perfecto para el largo prime time español, ya que permite un amplio desfile de artistas de distintas índoles sin agotar al espectador con rodeos de relleno.

Ahora, de cara al futuro, estaría bien que la próxima temporada se realizaran las galas grabadas -las audiciones finales- en diferentes teatros del territorio nacional, como sucede en la versión original. Esto supone más presupuesto, pero sería un interés extra para el programa al sacarlo de Madrid y acercarlo a capitales más pequeñas, que no están tan acostumbradas a ver grabar programas de estas características y, como consecuencia, ese público lo vive con un especial entusiasmo genuino.

Pero, mientras llega la tercera temporada, lo que está claro es que los datos de este formato marcan una tendencia: el show de entretenimiento basado en el talento ha venido para quedarse una larga temporada en nuestra televisión. Ganen currantes del esfuerzo, la habilidad y el ensayo o frikis.

Por qué Movistar+ ganará a Netflix en España

21 marzo 2017 - 2:31 - Autor:

La televisión de pago busca conectar con la idiosincrasia española. Tras años en los que las plataformas digitales se sustentaban en derechos deportivos y cine de estreno, Netflix se instaló en nuestro país dispuesto a implantar su modelo de éxito. Después, también han aterrizado HBO y Amazon. El seriéfilo ya cuenta con toda la oferta de series internacionales a la carta como nunca antes.

Pero la fuerza de estas compañías en España irá de la mano de su capacidad para movilizar el tejido audiovisual del país con producciones que aporten historias con personalidad y riesgo, que es lo que espera el consumidor español de pago. Sin embargo, la primera gran apuesta original de Netflix para España se llama Las chicas del cable y es una telenovela con la que la compañía espera ampliar su espectro de espectadores y acercarse a la audiencia habitual de ficciones como Velvet. Difícil tarea, pues este tipo de público no paga por un género que puede ver en abierto en las cadenas generalistas.

En cambio, Movistar+ trabaja actualmente en 20 proyectos de ficción en diferentes fases de desarrollo. A partir de septiembre, estrenará La Zona, dirigida por Jorge y Alberto Sánchez Cabezudo; Vergüenza con Malena Alterio y Javier Gutiérrez, dirigida por Juan Cavestany y Álvaro Fernández-Armero; La Peste, dirigida por Alberto Rodríguez y protagonizada por Paco León y Manolo Solo; y Félix de Cesc Gay, con estreno previsto en el primer trimestre de 2018. La mayoría rodadas en 4K y todas apostando por una mirada de autor diferenciada, con la que se intentará definir la imagen de marca de la compañía como factoría de ficción de historias de personalidad propia y cierto riesgo. Eso que busca el consumidor español de pago.

También, además, Movistar+ ha adquirido el sello Velvet, y Bambú Producciones está desarrollando el guion de esta secuela, Velvet Colección, en lo que supone un golpe en la mesa para intentar atraer a ese otro tipo de público que precisamente busca Netflix con Las chicas del cable, con la diferencia de que Velvet Colección traerá de vuelta un entorno ya conocido y de éxito probado en Antena 3. Por tanto, aquellos que estaban enganchados no tendrán más remedio que “abonarse” para seguir los quehaceres de los empleados de las galerías, que en su secuela abrirán franquicia en Barcelona.

Series originales de autor, la producción de una secuela de una ficción generalista que se marchó en pleno triunfo y, asimismo, Movistar+ también cuenta con el arma del entretenimiento, a través del canal Cero. Una cadena que, además de para retroalimentar y promocionar programas propios en espacios como Likes de Raquel Sánchez Silva, se está convirtiendo en el canal de referencia para el público que se sentía huérfano de otro tipo de televisión. Aquí están programas documentales informativos como Cuando ya no esté de Gabilondo, Jon Sistiaga con Tabú o docushows callejeros como StreetViú. Sin olvidar el humor, uno de los mayores éxitos de la plataforma con Ilustres Ignorantes, aunque también con el regreso de Buenafuente a la esencia creativa del late night con Late Motiv.

Movistar+ también tiene el gancho de los derechos deportivos. Ahí no cuenta con mucho rival, y una de sus bazas está en que puede ofrecer su enorme oferta de contenido en paquetes “todo -casi- incluido” junto al teléfono fijo y móvil, contando ya con una ingente cantidad de clientela de unos u otros de sus servicios. Porque Movistar+ ya está en muchas casas, de una forma u otra.

Netflix, en cambio, aún debe tocar muchas puertas y darse a conocer, algo, en lo que sin duda se están esforzando a fondo, ya sea empapelando ciudades españolas con gigantes carteles de sus producciones, mucho marketing online o creativas promos virales conectadas con esa peculiaridad española a la que quieren seducir. Sin ir más lejos, la última de estas promos la ha protagonizado la adivinadora Esperanza Gracia, emulando su espacio del horóscopo de Telecinco pero haciendo referencia a series estandarte de su factoría como Stranger things o Narcos. La repercusión viral ha estado servida. Aunque Netflix a ese público, el fan del postureo de las redes, ya lo tiene ganado.

En la contienda, Movistar+ cuenta ya con elementos más atractivos para ganar la carrera made in Spain  de todos los públicos. Ya intenta ser más cercana al espectador y menos fría que la antigua televisión de pago, incorporando rostros reconocibles y empáticos, como Paula Vázquez, Raquel Sánchez Silva, Berto Romero (que tendrá comedia propia) y el propio Buenafuente. Pero todavía tiene mucho camino por recorrer para que la gente farde de ver Movistar+, como sí lo hace el aún muy minoritario consumidor español de Netflix.

La calidad final y el riesgo creativo de las series originales de Movistar+, cien por cien españolas, será lo que finalmente incline la balanza hacia un grupo u otro. Por estos derroteros irá el porvenir de la industria audiovisual española y, por el momento, parece que Movistar+ ya ha adelantado a sus rivales sacando una potente artillería de producción propia, capaz de hacer más ruido que unas Chicas del cable con olor a antiguo folletín. En un año veremos los resultados.

> Lo que debemos a la era de Canal Plus

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Netflix: así transforma sus fallos en virtud

> Lo que la televisión generalista en España debe aprender de Stranger Things

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

> La revolución de la TV de pago: el reto de Movistar+

Estrés y problemas en las recetas: así ha regresado Dabiz Muñoz a Cuatro

20 marzo 2017 - 0:04 - Autor:

El Xef ha regresado a Cuatro. Y ha conseguido su objetivo: el docushow del cocinero Dabiz Muñoz da hambre. Mucho hambre. Dan ganas de salir corriendo a vivir la experiencia de sus restaurantes. Incluso a Londres si hace falta. Porque de eso va esta segunda temporada de El Xef: Muñoz monta su garito en Londres, con todo el conflicto que eso conlleva. Que si la obra se retrasa, que si se acaba el dinero, que si hay que montar las recetas, que si dónde coloca la máquina de helados…

Y todo funciona. Porque Dabiz Muñoz es pura telegénica pasión, aunque a veces parezca agotador. De hecho, también el docu contagia el estrés de la perfección absoluta que se vive (o se sufre) entre sus fogones a la hora de crear sus peculiares recetas, lo que da un toque trepidante al reality que ríete de los conflictos de Gran Hermano.

Al final, el valor de El Xef es que es un programa valiente, en donde Dabiz Muñoz no duda hasta en retratar las debilidades de su negocio. Así, en este retorno, el espectador ha visto como se han desvirtuado las recetas de los cócteles de una de sus franquicias situadas en lo más alto de la zona gourmet de unos grandes almacenes llamados El Corte Inglés. Los cócteles estaban malos. No sabían igual que cuando se diseñaron Entonces, Muñoz se hace un Chicote en su propia casa e intenta solucionar el embolado.

No hay escapatoria. El Xef te invita a quedarte hasta el final, pues es un formato que transforma las cocinas en un trepidante espectáculo. La música, la realización visual y, por supuesto, los protagonistas del show, el propio equipo de Diverxo que es exprimido con desparpajo, empezando por Muñoz como absoluto protagonista. En su cocina, en Londres, en una habitación con la cama a medio hacer de fondo. Sólo falta por allí Cristina Pedroche, su mujer. Aunque, a buen seguro, mientras se emite el programa más de un espectador se imaginará a Pedroche pululando detrás de cámaras. Lo que está claro es que Muñoz tiene algo en común con su esposa: comunica con un carácter que no crea indiferencia. Al contrario, traspasa la televisión.

> Dabiz Muñoz: las 6 cualidades para el éxito que transmite en ‘El Xef’

CRÍTICA: lo mejor y lo peor de ‘Jugando con las estrellas’, el nuevo concurso de TVE

19 marzo 2017 - 12:24 - Autor:

Los últimos estrenos de Televisión Española definen que su primera cadena buscar ser más familiar. Y, para empezar, la emisora pública está intentando recuperar el entretenimiento para toda la familia en los sábados noche, una franja que se había quedado abducida entre el cine y el debate político.

Jugando con las estrellas es el plato fuerte que ha abierto la regeneración de este prime time de La 1. Presentado por Jaime Cantizano, este programa nos presenta un juego divertido entre personajes populares que tienen que adivinar los  secretos de su día a día que van desvelando sus hijos o nietos.

Se trata de un curioso retrato de la mirada infantil sobre sus papás con el aliciente de que propicia situaciones hilarantes, pues las celebridades se sonrojan al ver las historias que narran sus críos sin demasiados filtros.

Un show buen rollista que, además, muestra el desparpajo de las nuevas generaciones y su ingenuidad ante artilugios de la vida cotidiana que (por suerte) aun no conocen de su existencia.

Después, para completar la noche, TVE también programa El árbol de los Deseos con Edu Soto, que viaja por colegios (principalmente de titularidad privada) de toda España para sorprender a sus alumnos a golpe de sorpresa. Lo malo: es un docushow, en el que todo está pregrabado sin plató, perdiendo esa cierta dosis de nervio de plató que necesita una trasnochada franja horaria de sábado como esta.

Los dos programas hacen un tándem interesante con los niños como protagonistas. Sin embargo, no terminan de destacar en audiencias. El problema de estos dos espacios está en que TVE no ha conseguido crear una sensación de acontecimiento con su emisión.

Jugando con las estrellas, a pesar de que cuenta con un buen guion y es bastante entretenido, está envuelto en una escenografía fría, con un plató en el que, a veces, parece que no hay nadie más que los famosos y su presentador, Jaime Cantizano, que reparte juego con empatía.

El estudio si tiene público pero casi ni se ve ni se siente – excepto risas, que podrían pasar por enlatadas). Tampoco ayuda que el sonido transmite un cierto eco de frigorífico que contagia en el espectador del programa una percepción de soledad y la escenografía no cuente con más profundidad. Una buena opción había sido plantar al público detrás de los famosos para dar más movilidad a los noventeros fondos de decorado.

Y la noche de los sábados, en lo que a formatos de entretenimiento se refiere, debe transmitir el cosquilleo festivo de que está pasando un evento irrepetible que si te lo pierdes no tendrás nada de qué hablar en el domingo. Estos dos programas lo intentan, pero no lo consiguen porque no están pensados para crear una cita jaranera en un sábado después de Informe Semanal.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

> La gran mentira de TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

Telecinco recupera el liderazgo en viernes con La Voz Kids

18 marzo 2017 - 10:30 - Autor:

Telecinco ha acertado con el cambio de Sálvame Deluxe al sábado y la colocación de La Voz Kids en viernes. O ese titular se traduce del resultado del segundo enfrentamiento entre Tu cara no me suena todavía y el talent de niños cantantes, duelo que se ha saldado a favor de Telecinco que no ganaba en el prime time de los viernes desde septiembre.

La Voz Kids ha logrado un 22,3 por ciento de cuota con 3.115.000 de espectadores, mientras que Tu cara no me suena todavía, la secuela con anónimos de Tu cara me suena, alcanza un 21.5 por ciento de cuota y 2.748.000 de fieles.

Datos igualados que recuperan el escenario de los viernes televisivos como lugar perfecto para el entretenimiento, ya que se congrega casi la mitad de la audiencia frente al televisor sólo entre los dos canales privados principales.

La pérdida de expectación tras el estreno de Tu cara no me suena todavía puede ser una de las causas de la merma de público. No obstante, el programa de Antena 3 aguanta el tipo y sigue superando la exitosa barrera del veinte por ciento de share, si bien debería incorporar algún componente travieso que atrape más al público infantil, que es el valor añadido que cuenta de fábrica La Voz Kids.

Pero la batalla no está ganada, pinta que ambos formatos se mantendrán ajustados semana tras semanas, intercambiándose liderazgo. Además, los dos atesoran unos targets o perfiles de audiencia con cierta complementariedad a tono con el público medio que casa con la imagen de cada cadena.

> La Voz Kids versus Tu cara me suena: sus debilidades y fortalezas

@borjateran

Y ADEMÁS…

> 6 elementos en los que no te has fijado y son imprescindibles para el éxito de ‘Tu cara me suena’

> 3 mentiras que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en los viernes

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

Las mentiras que nos creímos de los programas infantiles

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

 >¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

Gran Hermano debe tomarse un descanso

17 marzo 2017 - 0:12 - Autor:

El prime time de éxito de Telecinco demuestra un cambio de tendencia. El público demanda otro tipo de entretenimiento basado en el talento. Got Talent arrasa en audiencia, lo mismo sucede con los niños cantantes de La Voz Kids. Programas que ensombrecen al estandarte de la cadena, Gran Hermano, que mantiene un público fiel pero sin brillar como antes.

Tras la aburrida última edición con anónimos, la versión VIP aterrizó con aires renovados. Concursantes de trayectoria consolidada para, probablemente, dar un toque más positivo al reality de los realities. Que si el gracejo de Emma Ozores, que si el torbellino de Irma Soriano, que si la fuerza juvenil de Daniela Blume

Sin embargo, hubo que introducir y perpetuar a Aída Nízar dentro de la casa para generar un poco de polémica, pues la columna vertebral de casting de habitantes controla tanto de televisión que también han sabido controlar sus sentimientos delante de las cámaras. Y así GH pincha.

Nízar intentó poner remedio a la monotonía con su experiencia curtida en los años glorioso de la tele-realidad. Lo consigue, ya que descoloca constantemente al personal a su ególatra manera, pero la audiencia generalista está resabiada también de este tipo de tácticas. No se creen la sobreactuación de Nízar, ni su presencia en Gran Hermano.

Más allá de sus fieles, que no suelen fallar a la cita, GH demuestra un desgaste a la hora de captar al público masivo. La franquicia ya no propicia contenido para el resto de programas del canal y no genera conversación en la calle.

Telecinco necesita dar un descanso para que su marca de más éxito no muera por culpa de sus propios vicios. Un parón propiciará que la fórmula de GH coja aire y ventile el aprendizaje de los propios concursantes, que ya se las saben todas.

Al formato le vendrá bien que se renueve la cantera de personas que quieren entrar en la casa. Más ingenuos, menos expertos en el concurso. También ayudará una reforma a fondo de la vivienda, que cada año cambia su decoración pero no su estructura, que debería recuperar más la esencia de chalet con piscina de teleserie.

Porque eso es lo que ha perdido GH por el camino: ser una teleserie, con sus golpes de humor y emoción. Ahora, en cambio, el programa parece más una imitación de sí mismo en la que sólo se prima presentar discusiones y peleas a un espectador que vive en un bucle de contenidos. La marca de Gran Hermano es más que eso, es sorprender y lo volverá a hacer cuando se vuelva a despertar una expectación especial con su retorno. Y para lograr esa sensación se precisa que corra el tiempo suficiente para olvidar tostones y echar de menos.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> ‘Gran Hermano’: así manipula tus emociones

> Los 6 factores que han propiciado la pérdida de audiencia de GH

> Los 10 mandamientos del concursante de ‘Gran Hermano’

Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

> Motivos por los que ya estamos echando de menos a Mercedes Milá en los primeros coletazos de ‘Gran Hermano 17′

> Así sería ‘Verano Azul si se hubiera rodado hoy

> Los 7 parecidos razonables de ‘Sálvame’ y un viejo culebrón de sobremesa

Telecinco cancela el programa de María Teresa Campos: crónica de un golpe televisivo

16 marzo 2017 - 9:32 - Autor:

Qué tiempo tan feliz se despedirá de su audiencia la primera semana de abril. Antes, en su franja de emisión de los sábados, Telecinco ha programado dos capítulos que faltaban de emitir del reality de Las Campos, revelación del final del pasado verano.

Con los últimos calores de agosto, parecía que Las Campos cogían fuerza en Telecinco. Su reality se convertía en un as en la manga para subir audiencia. Un docushow evento, perfecto para evitar su desgaste y encajarse como un acontecimiento puntual cada trimestre al emitirse en entregas de pocos capítulos cada una.

Sin embargo, a pesar de los buenos resultados iniciales, desde Telecinco terminaron desvirtuando el formato al desordenar su emisión, primero al lanzar un episodio (el reencuentro de Las Campos con su tierra, Málaga) como añadido dentro de Sálvame Deluxe y después, incluso, trasladando otro capítulo del prime time a la tarde, en el horario del propio Qué tiempo tan feliz de María Teresa.

La cadena perdía una oportunidad de asentar un programa que generaba expectativa y conversación en la audiencia. Parece como que la historia temática de Las Campos no terminaba de convencer a la cúpula de Mediaset. Los buena aceptación del estreno de Las Campos se tambaleaba por el camino con tanto vaivén de programación.

Y ese mismo vaivén de las insaciables estrategias de programación ha terminado con Qué tiempo tan feliz tras casi ocho años en emisión. La noticia no ha pillado por sorpresa, pues Telecinco necesita subir su audiencia en fin de semana y la duración de Qué tiempo tan feliz ha ido mermando en los últimos meses. Hasta los Supersingles ya no tenían ni tiempo para cantar.

Ya parece que no es tan importante el valor que tenía Qué tiempo tan feliz en la programación de Telecinco como espacio con una comunicadora reputada y reconocible que mantenía cuota de horas de directo de la cadena en el fin de semana, para que de esta forma Telecinco fuera referente de programación en vivo los siete días de la semana. Así se logra un espectador fiel que sabe que cuenta con magazines con un tono identificable cada día en la emisora principal de Mediaset.

Pero, este mes, en Telecinco han tenido que reconfigurar la parrilla. El éxito de Tu cara me suena ha llevado a La Voz Kids a los viernes y Sálvame Deluxe ha saltado a los sábados. Qué tiempo tan feliz y Sálvame comparten plató, así que la última semana María Teresa Campos ya ha tenido que grabar su programa en la mañana del viernes. El formato había dejado de ser en directo y su tiempo en emisión ha ido menguando sin cesar. Hasta cancelarse.

Eso sí, Telecinco no perderá la oportunidad de crear un acontecimiento con la despedida de María Teresa Campos de su público. Una María Teresa que reinventó y consolidó la audiencia de las mañanas de esta cadena en los noventa y que, ahora, ha pasado del subidón por el interés del público por Las Campos a la pérdida de su magazine fijo en la programación del canal. Algo se inventará para volver. Porque no parece que María Teresa Campos cuelgue el micrófono tan pronto.

> Lo que siguen ‘copiando’ los programas matinales de la fórmula de María Teresa Campos

@borjateran

Y ADEMÁS…

> 6 contenidos que eran habituales en los programas matinales y que se han extinguido (por suerte)

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

José Mota ha vuelto con ‘El Acabose’: lo mejor y lo peor de su retorno al plató

1:01 - Autor:

Donald Trump destruye el mundo. Es El Acabose. Así arranca lo nuevo de José Mota en La 1 de TVE. Un atrevimiento, pues el cómico sale de nuevo de su área de confort (el programa de sketches) para volver al programa con epicentro en plató, donde es al mismo tiempo presentador, monologuista, actor e incluso entrevistador.

En un set que simula una especie de búnker que acoge a los supervivientes de un mundano apocalipsis, Mota realiza un interesante ejercicio: enfrenta su humor a un show con público en directo. Y Bustamante ha sido el primer invitado (y sufridor) de un acabose que ha aprobado con nota.

Porque en su nuevo formato, como si fuera el más reputado maestro de ceremonias de un late night norteamericano, Mota evidencia una vez más que es el cómico más completo de los últimos veinte años de historia televisiva. No sólo imita muy bien, también entiende la importancia de que sus programas evolucionen a tono con los nuevos tiempos aunque sin perder su esencia.

De ahí que en El Acabose no hayan faltado algunos de sus personajes más carismáticos, como Bartolo, que no dudó en acosar al bueno de Bustamante. Ese es el juego del show, entremezclar ficción y realidad sin demasiado miedo a la imaginación, donde entran y salen colaboradores que presentan locas secciones que, en realidad, son la excusa para dar paso a gags del cómico.

Gags que se atreven con mordaces versiones musicales, la autocrítica televisiva (Jordi Hurtado y Bertín Osborne incluidos) y hasta con ciertos zascas a la situación política. A Mota se lo permiten desde la cadena pública. Y lo aprovecha para vanagloria de sus fans.

Lo peor del formato está en que el ritmo a veces es demasiado rápido. Mota no oculta la edición de imágenes y, como en su programa de sketches, interactúa con las transiciones de imágenes, que van y vienen a todo trapo dejando al espectador con ganas de escuchar más y mejor al invitado de turno.

También puede resultar cansino (sí, ¡cansino!) el aprovechamiento demasiado forzado de una coletilla publicitaria de calado social como manoseado gag recurrente que se ha repetido sin piedad. Vamos que lo del “Claro que sí, guapi” ya está demasiado manoseado y es un chiste fácil para un formato de estas características. Con una vez bastaba.

Por suerte, la calidad de las imitaciones suplen cualquier estrés de un programa de autor que es una buena oportunidad para la televisión pública por su calidad, inteligencia y porque cuenta una historia con intención creativa desde el minuto uno de su emisión hasta el fundido en negro final. Y ese detalle, aunque es obvio, se echa de menos en la televisión actual.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Lo que debe aprender TVE de su propia historia

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

TVE cumple 60 años, ¿y ahora qué?

El retorno de Operación Triunfo: los retos para no fracasar con el ansiado regreso

15 marzo 2017 - 9:22 - Autor:

El regreso de Operación Triunfo está más cerca. Incluso medios como La Vanguardia ya ponen fecha al retorno del mítico reality musical: septiembre de este mismo año en La 1 de TVE, el canal donde hace 15 años nació el fenómeno televisivo.

Tras el éxito de los especiales del reencuentro de OT, los responsables de TVE han visto posibilidad de recuperar una marca tan emblemática. A favor de la vuelta está que el formato ha descansado un tiempo suficiente para hacer de su retorno todo un acontecimiento, pero para resucitar Operación Triunfo no sólo basta con montar una academia y organizar unas galas semanales. Se necesita un arduo proceso de casting que debe ser organizado con meses de antelación.

Porque Operación Triunfo fracasará sin un elenco de carismáticos concursantes con una pluralidad de personalidades que atrape al espectador como si de una teleserie juvenil se tratara.

Concursantes que podrían ser de nuestra familia, de nuestro barrio o vecindario y, sobre todo, que no se sientan ni resabiados de tele ni expertos en el concurso. O participarán desde el artificio estratégico.

Al final, el gran éxito de OT1 fue la ingenuidad de unos concursantes con la música con la ilusión principal. Contagiaban verdad, porque eran de verdad y el espectador se veía reflejado en su evolución. Veía a personas de la calle crecer, avanzar y tocar su sueño.

Para resucitar esa percepción ciudadana, será importante que los nuevos castings salgan a la calle. En los meses previos, el equipo de audiciones del programa deberá salir del estudio y recorrer todo el país, haciendo ruido, en busca del talento patrio. Así, de esta forma, se movilizará a la audiencia y el gusanillo de OT recorrerá todo el territorio nacional, haciendo partícipe a la sociedad de su retorno.

Un retorno que debe ser a lo grande, sin medias tintas, y donde tendrá que abrirse una academia renovada. Porque en OT la convivencia es crucial. Su grado de tele-realidad es lo que diferencia a este formato de cualquier talent show. Y ahí será importante también la elección del claustro de profesores que debe ir a tono con la complicidad de los concursantes. Y es que como en una buena serie juvenil las empatías entre profesores y alumnos también deben funcionar a nivel televisivo. Los nombres de los profesores tendrán que rejuvenecerse al compás de la física y la química de la nueva generación OT.

El otro pilar de este ansiado retorno estará en la elección del nombre del presentador. ¿Un regreso de Carlos Lozano a sus quehaceres de maestro de ceremonias o relanzar el formato con un comunicador de nueva hornada? Difícil decisión, lo que está claro es que el éxito de las galas semanales estará en saber construir un gran espectáculo musical y televisivo en donde no se escatime en puesta en escena para generar interés con cada actuación y, además, se defina bien la evolución de la trayectoria de cada artista de cara al futuro. Es la única forma de que se contagie la sensación de que esos nuevos talentos están viviendo, de verdad, su Operación Triunfo. Y no un sucedáneo.

> Los 5 elementos que han propiciado la catarsis colectiva del reencuentro de OT 

@borjateran

Y ADEMÁS…

El reencuentro de OT: una bomba emocional sobre la pérdida de la inocencia

Por qué ‘Gran Hermano’ está siendo tan longevo en España y ‘Operación Triunfo’ no

> Así está la Academia de OT hoy

> Lo que no ves del reencuentro de ‘OT’

> Lo que debe aprender TVE de su propia historia

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

TVE cumple 60 años, ¿y ahora qué?

Los Desayunos: el problema de las actuales escenografías de TV

14 marzo 2017 - 9:33 - Autor:

Junto a La Aventura del Saber, Los Desayunos es uno de los espacios diarios más veteranos de la parrilla de la televisión española. Y, tras 23 años en antena, el programa que dirige Sergio Martín ha decidido cambiar de decorado. De hecho, la expectación por la nueva puesta en escena se estiró durante meses. Parecía que se estaba construyendo el ‘no va más’ en propuestas escénicas.

Sin embargo, el nuevo decorado de Los Desayunos está pasando desapercibido. Probablemente incluso espectadores fieles del programa no se hayan dado ni cuenta del cambio. Porque el set de Los Desayunos ejemplifica el problema de las actuales escenografías en televisión: en el ojo del espectador se ven todas iguales.

Lejos quedan aquellos tiempos en los que se primaba que el “decorado” impulsara la identidad del programa de turno e incluso otorgara ciertas posibilidades extras a la hora de contar una historia. Ahora las escenografías siguen unas líneas demasiado planas. Fondos con cierta iluminación por aquello de dar más profundidad y mucha pantalla. Mucha pantalla de diferentes tamaños. Y, ¿qué más?

Falta marcar la diferencia imaginativamente para que la puesta en escena también se quede en la memoria del espectador e impulse el interés del programa, así como amplíe las posibilidades a la hora de narrar el contenido del formato en cuestión o crear tramas especiales. Lo que sí ha evolucionado para bien en Los Desayunos es el grafismo. Los rótulos que se sobreimpresionan en emisión se han estilizado con un toque más a tono con las actuales tendencias de diseño.

Pero, en cambio, el decorado que viste los nuevos Desayunos es otra escenografía megailuminosa de magazine al uso, que puede valer de forma intercambiable para cualquier programa (de hecho, ahora este set se está utilizando como comodín para todo el Canal 24 Horas), pero se ha perdido la oportunidad de cambiar decorado para dibujar creativamente más la esencia del formato, con una escenografía que haga hincapié diferenciador en la entrevista y la mesa de análisis, contenidos emblemáticos de una veterana y reconocible marca como es Los Desayunos.

> 8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

> Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

Las mentiras que nos creímos de los programas infantiles

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

marzo 2017
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

TeleDiaria en Twitter