Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La ‘televisión Ni-Ni’, el triunfo de la audiencia que no exige

15 septiembre 2014 - 7:26 - Autor:

Mujeres y hombres y viceversa es un éxito de larga duración. Este programa con unos ‘tronistas’ que buscan el amor en un mercado de la carne y la superficialidad no sólo funciona en audiencias, también tiene el título de formato diario más comentado en Twitter, con alrededor de 50.000 comentarios en cada emisión.

Es el éxito de la televisión Ni-Ni, la televisión con una audiencia que encuentra la evasión en formatos ligeros, sustentados en el conflicto más básico: el amor de recreo de instituto, el hedonismo y la pelea atolondrada (fiesta, alcohol, tomar el sol, celos, Tuenti, Whatsapp…) .

Y funciona. Tiene su mérito. Harén de chicas y chicos guapos, recauchutados, repeinados y rociados de rayos UVA, que se tiran de los pelos con tal de salir por la tele y hacer cuatro efímeros bolos por discotecas de polígono.

Es la televisión que premia a la Generación Ni-Ni, que ni estudia ni trabaja pero que ha comprobado que existen personajes sin oficio ni beneficio que se embolsan grandes cantidades por vender su vida por la pequeña pantalla. Esta burbuja de juguetes rotos se sigue inflando estos días con el fichaje, por parte de Cazamariposas, de Chabelita, que además cuenta con un aliciente añadido: es hija de Isabel Pantoja y eso multiplica su poder de atracción.

Mujeres y hombres y viceversa puede gustar más o menos a un determinado tipo de espectador pero, al mismo tiempo, ha encendido la bombilla de determinados directivos, conscientes ahora de que existe una nueva generación de espectadores que no exige nada, pues probablemente no ha llegado a conocer la televisión más creativa e inquieta. No exigen una mínimo de puesta en escena. No exigen un mínimo de calidad en la realización del show. No exigen honestidad en la ejecución del programa. No exigen ideas más allá del enfrentamiento primario.

El programa de los tronistas tiene un decorado más propio de una cadena local de los noventa que de una televisión generalista líder. Pero no importa, el ‘chou’ del amor de cartónpiedra triunfa. Y abre una vía peligrosa, propiciando que ya se descuiden otros formatos que van surgiendo en los que se presupone que es posible alcanzar grandes shares descuidando la calidad final del producto. Porque hacer televisión no es sólo colocar unas sillas en un plató y prefabricar una escaleta para jugar con el lado más sensiblero de los protagonistas o de la audiencia. Es más que eso. Es contar una historia que construya empatías, dibuje complicidades, fomente la imaginación y que se quede en nuestra retina.

Pero la flojera, la inmovilidad y el poco riesgo de las cadenas favorecen la idea de que se puede triunfar con programas hechos con desidia, en busca del estímulo primario que no evoluciona. Ese público poco o nada exigente también debe tener sus programas a medida, pero incluso a esos programas se les puede pedir más. Sus fieles se lo terminarán agradeciendo: porque los disfrutarán más… y descubrirán un abanico de posibilidades que hasta ahora desconocían.

Por suerte, en nuestro país aún hay muchos formatos que siguen jugando con los engranajes del instinto televisivo que no se queda en cuatro cámaras mal puestas y tópicos predeterminados. Tu cara me suena, El Hormiguero, Cuarto Milenio, MasterChef y otros tantos programas de entretenimiento hacen piruetas con la imaginación, creyendo en la inteligencia del espectador y no pretendiendo hacer negocio esquivando los más mínimos escrúpulos posibles.

De ahí, que en tiempos insípidos, haya que valorar aún más la televisión que hace televisión, que emociona, que asombra, que forma, que divulga, que es autocrítica, que es sensata, que es traviesa, que no estafa, que desprende ilusión. Y que no se queda en el bucle de la trivialidad vacía que sólo fomenta la parálisis creativa colectiva.

Y ADEMÁS…

Lo que esperamos de la nueva temporada televisiva

Así está revolucionando Twitter los contenidos televisivos

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

La adicción a las miserias ajenas. Seis claves del éxito de ‘Sálvame’

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

6 programas que TVE no emitiría hoy

El artífice de los debates más polémicos de Canal 9 dirige lo nuevo de Toñi Moreno en TVE

14 septiembre 2014 - 11:06 - Autor:

Tras la cancelación del controvertido Entre todos, Toñi Moreno vuelve este lunes con nuevo formato a las tardes de La 1 de TVE. Aunque de ‘nuevo’ el espacio parece tener poco. ‘T con T’, que así se llama el programa, seguirá la estela de los magazines convencionales de los noventa. Actualidad, entrevistas, historias humanas y reportajes de investigación pretenden ser los pilares de este ‘show’ que está dirigido por dos viejos conocidos del género: Josep Ramon Lluch y Antonio Robles.

Josep Ramon Lluch ya trabajó en TVE, comandando exitosos programas de testimonios en la tarde, como Digan lo que digan de Jaime Bores, o en el desaparecido Canal 9, donde desarrolló gran parte de su trayectoria. En la autonómica valenciana, Lluch estuvo al frente de los debates más polémicos y amarillos, como Parle vosté, calle vosté. En estos espacios todo podía pasar. No había demasiados límites éticos. Incluso, a veces, se terminaban pegando los invitados, lanzando vasos de agua o intentando quitarse las pelucas. Era la época dorada de la telebasura en Canal 9, que llegaba al 40 por ciento de cuota de pantalla.

A los mandos de ‘T con T’, Josep Ramon Lluch no estará solo. Antonio Robles también codirige el espacio, viejo conocido de la productora de Ana Rosa Quintana, fue alma de Sabor a Ti o ¿Dónde estás corazón?. En los últimos tiempos, asesoró el frustrado magazine de Anne Igartiburu en TVE, +Gente.

Y en esa línea parece que va a ir el interés que alcanzará el espacio de Toñi Moreno. La principal diferencia es que el programa incorpora un buen equipo de investigación que saldrá a la calle para trabajar temas propios, tanto nacionales como internacionales. En la primera semana de ‘T con T’ veremos el primero de estos reportajes que trata sobre Ébola y ha sido realizado por la propia Toñi Moreno en Sierra Leona. La presentadora regresa de esta forma a sus orígenes, como reportera de base. Aunque, esta vez, parece preocupada por las críticas. De ahí que repita que no va como protagonista, va como simple periodista. Un trabajo que ya realizó en programas como 1 Equipo de Cuatro.

En T con T no faltará la mesa de actualidad que estará compuesta por profesionales como Rosa María Calaf, Arcadi Espada, Carmelo Encinas, Ángela Vallvey, Esther Jaén, Isabel San Sebastián, Juan Luis Galiacho o Nieves Herrero. También habrá hueco para personas anónimas, a través de sorpresas e ‘historias humanas’.

Un programa que, en realidad, se irá cocinando con su propio rodaje durante las próximas semanas. Lo que guste más a la audiencia se quedará, lo que menos se esfumará. Y es que es un formato complicado, los contenidos anunciados hasta ahora -excepto los reportajes- sólo son un batiburrillo de ideas estancadas en un tipo de televisión que debería estar superada en TVE, con un envoltorio caduco, y que sólo aleja aún más a la cadena pública de las nuevas generaciones. T con T sólo tiene un salvavidas: el carisma de su propia presentadora.

Y ADEMÁS…

¿Cómo debería ser la TVE que necesitamos en el futuro?

Seis programas que TVE no emitiría hoy

Cuatro programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

Cosas que debe saber un abogado del Estado para presidir RTVE

¿Qué tienen en común Ellen DeGeneres y Pablo Motos? Un dinosaurio en plató (VÍDEOS)

13 septiembre 2014 - 10:45 - Autor:

The Ellen DeGeneres Show ha arrancado su temporada número trece en la tele norteamericana. Un éxito que ha reinventado el concepto de programa de tarde. Los viejos espacios de testimonios han dado paso a una televisión más creativa, constructiva y positiva, donde la comedia comprometida manda.

En España aún no existe ningún programa similar al que realiza DeGeneres, pero esta semana su equipo ha consumado una idea que Pablo Motos ya realizó años antes. La aparición estelar de un dinosaurio en el plató para sorprender a un niño que ha protagonizado un famoso vídeo viral en Internet.

Pablo Motos contrató a un dinosaurio mucho antes que Ellen DeGeneres. Y era mucho más creíble el Tyrannosaurus Rex de El Hormiguero, pues el bicho español no llevaba mallas negras en las piernas. El de Ellen, sí.

Tanto el instante del programa de Ellen DeGeneres como el de El Hormiguero ejemplifican ese tipo de televisión que en nuestro país escasea: los formatos de entretenimiento que apuestan por crear tramas que dinamizan el show creyendo en la imaginación.

Y ADEMÁS…

Las claves del éxito del Show de Ellen DeGeneres

Oscar 2014: los trucos televisivos de la noche de Ellen DeGeneres

Los pilares del éxito de la fórmula de ‘El Hormiguero’

El boom de los programas de adultos protagonizados por niños, ¿hasta dónde llegará?

12 septiembre 2014 - 11:31 - Autor:

Esta semana, más de un directivo de nuestras cadenas se ha frotado las manos al ver que los programas con niños parecen infalibles hasta superar la barrera psicológica del veinte por ciento de share. Aunque este tipo de formato no ha funcionado siempre, ahora es tendencia. De hecho, está en su punto álgido. La Voz Kids, MasterChef Junior, Pequeños Gigantes, Tu cara me suena mini

Ya Chicho Ibáñez Serrador supo incorporar la espontaneidad de los más pequeños de la casa en su versión navideña de Un, dos tres… responda otra vez. También es recordado aquel Juego de Niños con Javier Sardá, que años después incorporó una tertulia infantil en Crónicas Marcianas como tenía en su programa de radio La Ventana. O aquel PequePrix que los sábados por la mañana pretendió repetir el éxito de El Grand Prix de Ramón García.

Los tiempos han cambiado, pero los niños no tanto. Y la televisión aprovecha esa verdad que desprenden los críos para emocionar a todos los públicos. Y como las cadenas se contagian e intentan clonar productos cuando descubren un filón, ya deben de estar investigando otros géneros en los que incluir chavales.

¿Sálvame Deluxe Kids? ¿El secreto de la guardería de Puente Viejo? ¿Supervivientes en el ChikiPark? ¿Corazón de miniAnne? ¿Pesadilla en la cocina del comedor escolar con Alberto Chicote? ¿Mariló Montero en el país de las maravillas? ¿Un Telediario Junior para subir el maltrecho share de los informativos de La 1? ¿Gran Hermano Baby? Por suerte, no llegaremos a tanto. Aún hay un límite de sensatez en nuestra tele.

Aunque los responsables de la televisión cañí ya estarán dando una vuelta por el mando a distancia de las cadenas del mundo para ver los formatos con niños se pueden adaptar a nuestra idiosincrasia. Y es que tras el boom de los programas de cocina, ahora toca el colapso por los programas de mayores hechos con niños, espacios en los que esperemos que el espíritu constructivo y festivo, como en Tu cara me suena mini, prevalezca frente a los pocos escrúpulos de los engranajes del mercado de la competencia televisiva.

> Así hemos visto el estreno de ‘Tu cara me suena mini’

Y ADEMÁS…

‘La Voz Kids’, ‘Tu carita me suena’, ‘Pequeños gigantes’… ¿Se agota la cantera de niños prodigio?

Pequeños gigantes, el éxito de una función escolar en prime time

La Voz Kids: tres claves de su gran éxito

¿Es ético que TVE utilice niños en una competición de prime time?

Los míticos programas infantiles de TVE, a análisis

‘Tu cara me suena Mini’ y ‘Águila Roja’ triunfan en su regreso: las claves de la batalla del jueves

9:11 - Autor:

Tu cara me suena mini se ha instalado con éxito en la parrilla de Antena 3. El programa de Gestmusic ha logrado en su estreno un 23,2 por ciento de share y 2.927.000 espectadores, a pesar de emitirse en una franja complicada frente a la infalible Águila Roja que cosechó también un competitivo 19,5 por ciento de cuota de pantalla (3.360.000 espectadores) en su tramo de emisión menor. Disparó La 1 con su aventura medieval sin complejos que funciona como un reloj, aunque evidenció un desgaste en una televisión pública que no pasa por su mejor momento de audiencias.

Y es que ambos productos, Tu cara me suena Mini y Águila Roja, conectan con un mismo perfil de público infantil que anoche se diluyó. No obstante, ganaron los dos formatos. Pero la semana que viene la batalla se complicará, pues aterriza en Telecinco la temporada número 15 de Gran Hermano. Las cadenas prefieren competir con sus platos fuertes y perder cuota antes de regalar un gran dato al rival en la jugosa noche de los jueves,  día de elevado consumo televisivo.

Aunque desde Antena 3 parecen estar tranquilos con Tu cara me suena mini. El reality de Telecinco ya está mayor y ha dado síntomas de desgaste (por eso ha descansado más tiempo, para regresar más apetitoso) y el talent de Gestmusic sigue en buena forma. Más aún, cuando tiene un buen casting de adultos, como es el caso de esta edición ya que reúne a lo mejor de las tres primeras temporadas. Desde Roko a Santiago Segura, pasando por María del Monte o Xuxo Jones.

Anoche, de nuevo, TCMS dio una lección de instinto televisivo que se sale de lo preestablecido. No fue como Pequeños Gigantes una sucesión de actuaciones inconexas, el show de imitadores consigue que todo fluya con una naturalidad encomiable donde, por encima de la competición, se fomenta un trabajo en equipo divertido y se innova. ¿Cómo? Con mayores cantando con pequeños, ya sea imitando al mismo artista o realizando icónicos duetos, lo que multiplica la expectación del espectador desde casa en un programa perfecto para consumir en compañía y comentar en las redes sociales. La audiencia no sólo disfruta de ver la espontaneidad y talento de un crío, también de como interactúa con el personaje popular. 

Además, los retoños de Tu cara me suena participan en el espectáculo como si de una fiesta se tratara. Igual que el jurado, que no se queda en el tópico condescendiente, y se moja. Incluso representaron una delirante llamada a Marta Sánchez, oveja negra de la pasada temporada.  Y todo ese cóctel transmite. Y el programa no se queda sólo en la actuación: juega con la iluminación, la escenografía y las coreografías a cargo de Miryam Benedited, que van por delante y no se quedan en la acción básica del ballet, con cuatro pasos, que acostumbrábamos siempre en España.  Apartado especial merece la selección musical que, una vez más, intenta el equilibrio entre la nostalgia y la actualidad que no clona constantemente los hits de Operación Triunfo 1. Ya estamos en 2014.

El sello de Tinet Rubira y Laia Vidal se nota en el espectáculo más completo de nuestra televisión (en tiempos de sequía), con un programa que mantiene ese instinto gamberro de su versión adulta que es clave en la ilusión final que contagia el show y que se logra tratando a los niños con la inteligencia que merecen. Ahora falta que imiten más y mejor, y se suelten. Porque ese es otro ingrediente especial que tiene Tu cara me suena: va ganando con el rodaje de las semanas, cuando todo el equipo va cogiendo confianza.

La misma confianza que despierta el programa en el espectador, pues se graba en falso directo (como si fuera una gala en directo en un teatro), lo que propicia más realidad en emisión, sin evidenciar una edición posterior artificial, con público en el estudio real que vibra de verdad (no figurantes pagados de agencia) y apostando por un contenido que intenta superarse cada semana en busca de conectar con el espectador más exquisito… y también con el más básico. Así es la mejor tele generalista, la que va a por todos, creyendo en la ilusión de todos y sin conformarse con lo de siempre.

EL FENÓMENO ‘TU CARA ME SUENA’, A ANÁLISIS

El ingrediente que convierte a ‘Tu cara me suena’ en un programa diferente

8 secretos que convierten ‘Tu cara me suena’ en un éxito

‘Tu cara me suena’ regresa convertido en un éxito mundial

Radiografía al director de ‘Tu cara me suena’

Y ADEMÁS…

‘Águila roja’, la tele fácil de ver que no es fácil de hacer

Las 14 razones que demuestran que la tele no ha superado la década de los noventa

11 septiembre 2014 - 6:55 - Autor:

La televisión aún no ha superado los noventa. Las cadenas siguen reproduciendo fórmulas que se inventaron en una fructífera década que llegaba tras la creativa edad de oro ochentera. Los 90 nos marcaron. Es más, existen 14 razones que demuestran que las decisiones de los responsables de la pequeña pantalla siguen instaladas, para bien y para mal, en la estela que nos dejaron aquellos maravillosos años.

1. CON T DE TARDE

Esta temporada, TVE apuesta por un magazine con T de tarde. El programa ‘T con T’ (iniciales de Tarde con Toñi, Tarde con Todos, Tarde sin Terelu…) se estrena este mismo lunes. Tendrá debate, actualidad, entrevistas, reportajes y… ¡sorpresas! Toñi Moreno a punto de convertirse en la Isabel Gemio de la sobremesa. A su lado, colaboradoras como Nieves Herrero o Isabel San Sebastián. Pura vanguardia.

2. C.C.O.O.

Alfredo Urdaci vuelve a estar al frente de un informativo. 13TV ha confiado sus espacios de noticias al responsable y cara de los Telediarios de TVE. El hombre que dirigió a Letizia Ortiz cuando aún no era ni Reina ni Princesa.

3. HIJO, QUIERO QUE SEAS ARTISTA

Los programas de niños folclóricos son un gran éxito de audiencias. Cuanto más gorgorito mejor. Mucho lerele en shows maratonianos que demuestran que el folclore infantil no ha cambiado tanto. Continúa emocionando con las mismas canciones. Esta noche, este género promete ser dignificado por el equipo de Tu cara me suena mini, en Antena 3

4. LO QUE NECESITAS ES UN SOFRITO

La caravana plateada de Lo que necesitas es amor sigue recorriendo España. Eso sí, ahora no busca reconciliaciones. Lleva en su interior los fogones de Canal Cocina. El objetivo: poner a los alcaldes a cocinar, encontrar chefs anónimos por los mercados de abastos cañís y descubrir a la persona que realice el mejor huevo frito. Una gran idea televisiva que, al mismo tiempo, es una estupenda operación de imagen para dar a conocer la cadena.

5. ESTO ES… ¡MENTIRA!

La máquina de la verdad no cesa su actividad desde que lo descubrimos gracias a Julián Lago en 1992. Hoy continúa rellenando horas y horas deluxe. Aunque en la actualidad es conocido como ‘polígrafo’, que queda mucho más sofisticado. Un aparato que parece un portátil normal y corriente, pero no: descubre las mentiras o las verdades, sin medias tintas. Los responsables de las cadenas confían más en este invento que en la policía. Y Conchita es su musa.

6. PEPÓN ROVIRA

La esencia de Periodistas se mantiene viva en B&b, de boca en boca. La mítica ficción que narraba las peripecias de los trabajadores de El Crónica Universal se ha reproducido en otra redacción. El periódico ahora es una revista que repite clónicos perfiles de personajes: hijas enchufadas en prácticas, líos amorosos, fotógrafos ligones… Y el becario andaluz, que ha pasado de ser Pepón Nieto a Dani Rovira. La genética ha mejorado, vale.

7. EL TENDEDERO

Rociíto continúa como referencia de Telecinco. La hija de Rocío Jurado saca en Hable con ellas lo que aprendió de María Teresa Campos en Día a día. No necesita pinganillo, pues ella ya tenía práctica memorizando los diálogos del teatrillo El Tendedero, que se los daban sólo unas horas antes de cada emisión. Estamos cada vez más cerca del remake de este sainete mañanero que sigue vigente, El Tendedero.

8. LA RULETA DE LA FORTUNA

No pares, sigue sigue. Los cánticos del público del programa de Antena 3 han evolucionado tan poco como el concurso. Jorge Fernández es el maestro de ceremonias de un show que llegó a España en los noventa de la mano de Mayra Gómez Kemp. En 2014, La Ruleta de la Suerte sigue aguantando el tipo sin caer en la bancarrota.

9. ABUELOS FORZOSOS

Padres Forzosos prepara su regreso a la tele, dos décadas después. Para qué realizar una serie nueva, si puedes torturar a las gemelas Olsen con un reencuentro de personajes en el que ellas no pueden participar juntas, pues se turnaban en la serie para que no se agotaran en las maratonianas jornadas de rodaje.

10. SOBREMESA AMARILLA

Los Simpson son funcionarios. Y no lo saben. Desde los 90 están instalados en las sobremesas de Antena 3 como teloneros de las noticias. Nadie parece plantearse cambiarlos de horario. Lo que funciona, no se toca. Son infinitos y no envejecen. Mejor, pues las canas en televisión terminan, a veces, en despido.

11. EL SHOW DE HASSELHOFF

Ya no tiene el flotador rojo. Pero David Hasselhoff todavía es utilizado por las televisiones internacionales como chascarrillo recurrente en bodas, bautizos… y galas de MTV. Es lo que sucede cuando los gags recurrentes no se frenan a tiempo.

12. CON FORMA DE CORAZÓN

Hola, Corazones. Los programas de corazón tuvieron su apoteosis en los noventa. Ahora estos formatos se han reinventado. De la crónica rosa al reality de patio de vecinos. Lo que no cambia son sus frases hechas: siguen intactas en este tipo de formatos “ni cortas ni perezosas”. Desde Anne Igartiburu a Sálvame Deluxe, pasando por el sofá de Ana Rosa. Otra que sigue intacta.

13. HURTADO, JORDI

Jordi Hurtado está al frente de Saber y Ganar desde 1997. Incluso ha logrado que olvidemos el Lingo de Ramoncín. Esta temporada estrenará decorado, ya tocaba, pero Hurtado continuará con su tono de voz de presentador con solera. La simpatía del yerno ideal… de los noventa.

14. AMIGOS PARA SIEMPRE

Los noventa son Friends. Y las reposiciones de la mítica telecomedia norteamericana siguen ocupando parrillas en canales de todo el mundo, siendo probablemente la ficción más repuesta a nivel mundial. Todas las telecomedias que han venido después (con Cómo conocí a vuestra madre a la cabeza) han querido ser Friends, pero ninguna ha conseguido igualar su lugar histórico en la televisión y en nuestra memoria. Así que de momento seguiremos viendo, una y otra vez y por muchos años, lo que ocurrió durante una década en el apartamento de Mónica y Rachel y en el de Chandler y Joey. Con su televisión de tubo, su vídeo VHS y su teléfono con cable, recordándonos que aquellos tiempos noventeros no necesitaban nuevas tecnologías para resultar terriblemente divertidos.

Y ADEMÁS…

Lo que esperamos de la nueva temporada televisiva

11 cosas que aprendimos con ‘Friends’

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Las 7 diferencias entre los EMMY y los premios de televisión en España

De Wyoming a Ana Blanco: ¿qué esperamos de la nueva temporada televisiva?

10 septiembre 2014 - 10:00 - Autor:

Que las cadenas hagan la batalla, pero no la guerra. Que las series empiecen más pronto, no casi a las 11 de la noche. Que los actores protagonistas no sean siempre los mismos. Que TVE apueste por la música con un programa con un logotipo menos desfasado que The Hit. Que La Voz tenga algo más que voces “calentitas” y luz de supermercado iluminando su plató. Que Ana Rosa Quintana no vuelva a utilizar Gaza como golpe de efecto.

Que Antena 3 tenga más horas de directo y pierda su miedo a lo políticamente incorrecto. Que las presentadoras de Hable con ellas dependan menos del pinganillo y de sus carpetitas. Que los informativos de TVE cesen su viaje al pasado de la televisión de partido y luchen por una sociedad de todos con honestidad. Que Los Simpson envejezcan, aunque sea solo un poquito.

Que no exista una única empresa medidora de audiencias, quizás nos llevaríamos sorpresas. Que La 2 ordene su programación para encontrar mejor los contenidos interesantes. Que la Reina Letizia Ortiz presente el Telediario, de nuevo, por un día. Que los figurantes de El Secreto de Puente Viejo sobreactúen menos al fondo de los planos. Que TVE divulgue más su valioso archivo. Y que Toñi Moreno lo vea y se empape.

Que la entrevista, sin cortapisas, regrese al prime time de TVE, y los programas que juegan con la creatividad más crítica y ácida, también. Que los anunciantes se atrevan con el valor añadido de la segmentación de audiencias. Que Los Desayunos de TVE estén más despiertos con sus invitados. Que Mercedes Milá presente un Gran Hermano con tertulianos políticos: eso sí que sería un experimento sociológico.

Que Jordi Évole entreviste a Jordi Pujol. Que Pedro Piqueras se presente de concursante a Pasapalabra y que se arrastre la audiencia a sí mismo. Que Ana Morgade tenga programa propio. Que vuelva Telepasión. Que Cuarto Milenio haga un monográfico sobre Mariló Montero. Que la cadena pública invierta en las nuevas generaciones y produzca programas infantiles arriesgados. Que se acabe el boom de los niños folclóricos con padres que soñaron con ser celebrities.

Que Tu cara me suena nos siga apasionando, por calidad y calidez. Que pongan un late night que nos haga esperar ansiosamente la última hora del día. Que no esté tan de moda el botox en los pasillos de las cadenas, ¡viva las arrugas! Que Loles León presente un programa de cocina y que dé una clase magistral en MasterChef. Que Chicote inspeccione sus propios restaurantes. Que Ana Pastor entreviste a Merkel y a Obama. A la vez. Que no llamen a todas las series con nombres que parecen el mismo y además suenan a thriller de vídeo-club de los noventa: Sin identidad, Bajo sospecha….

Que los meteorólogos se dediquen a dar el parte del tiempo y no estén media hora enseñando fotos de las redes sociales. Que los hashtags de Twitter dejen de contener el número del programa: currémonos trending topics creativos. Que, además del polígrafo, Sálvame invierta en psicólogos para atender a sus colaboradores. Que Vasile no haga sufrir a Terelu Campos y le permita presentar algo algún día, aunque sea Premiere Casino. Que le pongan un sofá más cómodo a Emma García en la escalera de Mujeres y hombres y viceversa. Que Fox Crime realice la precuela de Dreamland. Que Versión Española no se quede en las mismas películas de siempre e indague en el buen cine independiente que se produce en nuestro país sin el apoyo de TVE.

Que Wyoming haga El Intermedio desde el Congreso. Que Buenafuente se salte el guion. Que Jordi Hurtado y Ana Blanco intercambien sus puestos por un día. Que las cadenas tengan menos miedo a arriesgar. Que hagamos más series concebidas para ser exportadas internacionalmente. Que seamos más autocríticos y curiosos. Que la televisión nos cambie, nos haga crecer y nos convierta en espectadores mejores, más informados, más inquietos y más creativos. Que también nos entretenga y nos haga vibrar. Que sigamos viendo la televisión con la misma ilusión que cuando nos creíamos de verdad lo que pasaba en televisión. Que triunfe lo inesperado.

Y ADEMÁS…

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Las 7 diferencias entre los EMMY y los premios de televisión en España

‘Pequeños Gigantes’ arrasa: el éxito de una función escolar de fin de curso en prime time

8:27 - Autor:

  • El programa de Telecinco triunfa en su estreno con un 25,1 por ciento de share.

Los niños han dejado de tener programas infantiles dedicados a ellos para ser directamente los protagonistas de shows de mayores en horario de máxima audiencia. El gran éxito de La Voz Kids ha propiciado el lanzamiento de Pequeños Gigantes. No es nada nuevo, un show de éxito internacional que en España sólo se ha traducido en una insípida mezcla entre Tu sí que vales, El semáforo, Tienes talento, Factor X y Sopa de Gansos.

Todo lo habíamos visto antes, lo único que justifica el programa es la espontaneidad virginal de los niños seleccionados. Aunque, en principio, Pequeños Gigantes no presentó talentos de largo recorrido. Ninguno de los concursantes deslumbró de verdad. Sólo hubo el gracejo de retoños con mucho salero. Unos cantan, otros bailan y otros lo que les pidas: desde hacer el robot hasta contar un chiste.

Mucho lerele en un espacio que no parece actual. Aún así funcionó y lideró la noche con gran dato de cuota de pantalla, 25,1 por ciento de share (3.312.000 de espectadores). El martes era el día perfecto, TVE no tiene un gran producto en prime time y Antena 3 sufre el desgaste de Vive Cantando (ayer se quedó en un 12 por ciento y 1.869.000 fieles), serie a la que Telecinco supo debilitar hace una semana enfrentándola a una edición especial de Sálvame Deluxe. Y es que sabían que podían torpedear el estreno de una ficción que no venía tan fuerte en su segunda temporada en un canal que necesita más programas vivos.

Pequeños Gigantes casa con el público habitual de Telecinco, acostumbrado a quedarse en su canal pongan lo que pongan y ya inmune a la televisión que, cuando no es de corazón o una gran serie, se hace a medio gas. A este número de público fijo sólo hay que sumar espectadores foráneos. Así sucedió anoche con este nuevo programa de Jesús Vázquez que es ejemplo-tipo de esta forma de producción de contenidos que no está a la altura de la televisión internacional, que se recuerda más a las repúblicas bananeras.

La puesta en escena es un conjunto de retales recargados sin pies ni cabeza, la realización de las actuaciones no está cuidada, la iluminación es caótica y los famosos padrinos de los equipos de los concursantes son secundarios, en su mayoría con currículums inflados, que no transmiten la pasión ni la experiencia necesarias. ¿Lili de Dreamland? ¿En serio? ¿Quién es?

Tampoco funciona el jurado, muy estático y tópico. Bien por Jorge Cadaval, pero el trío se descompensa con Melody y Angy, ambas demasiado jóvenes y carentes de argumentos a la hora de opinar. Eso sí, las caras sobreactuadas de Melody son lo único que llamaron la atención en la primera noche, con unos previsibles veredictos de estos jueces que tuvieron que elegir en su estreno entre los niños candidatos. De hecho, no hubo retoño eliminado que no salió del escenario sin llorar. ¿Por qué empezar ya de esta forma tan competitiva?

La inercia y la espontaneidad de los niños prodigio ha dado el triunfo a Pequeños Gigantes, pero ahora el programa tiene que lidiar con su flojo casting, su forzada postproducción (se opta por un montaje brusco en muchos momentos en lugar de simplemente grabar el show con el nervio del falso directo) y con las comparaciones odiosas con, por ejemplo, Tu cara me suena, donde sí se ponen patas arriba las convenciones de este género.

Pequeños gigantes, en cambio, no es más que un enorme déjà vu de tópicos. Esto ya lo hemos vivido. Revolucionemos y avancemos, por favor.

Y ADEMÁS…

‘La Voz Kids’, ‘Tu carita me suena’, ‘Pequeños gigantes’… ¿Se agota la cantera de niños prodigio?

El ingrediente que convierte a ‘Tu cara me suena’ en un programa diferente

La Voz Kids: claves de su millonario éxito

5 tópicos de las series españolas que derrumba ‘Refugiados’, la nueva ficción de La Sexta

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

Así es la nueva línea gráfica de los ‘Telediarios’ de TVE

9 septiembre 2014 - 10:15 - Autor:

Los Telediarios de TVE han estrenado línea gráfica. Los nuevos rótulos sobreimpresionados en pantalla pueden parecer más antiguos, pero van en la tendencia del diseño actual. Con una animación que recuerda a una aplicación móvil, los responsables de la cadena pública han apostado por la simplificación de los bordes, cambiándolos por rectángulos rígidos. 

El nuevo grafismo ha hecho un menos es más. Más ligero, más sencillo, más limpio. Pero, al mismo tiempo, nada coherente con la cabecera o el decorado. La combinación de fuentes es buena, funciona la caída tipográfica. Aunque su tamaño, con un texto más pequeño y más amontonado, no facilita la lectura como el diseño anterior. No está pensando para los nuevos soportes en los que se consume la televisión: móviles, tablets o Internet.

Los anteriores rótulos se leían mejor en cualquier tipo de pantalla: su tamaño era más acorde con los actuales consumos televisivos. Además, se optó por rasgos redondeados que dulcificaban el grafismo, a tono con el resto de la puesta en escena. Ahora, la línea gráfica es cuadrada, más conservadora, con un movimiento de entrada y salida más veloz. Sin embargo, sí que es un acierto la simplificación del diseño. El anterior, impregnado de blanco de frigorífico (como el plató), recordaba a un anuncio de Neutrex Futura: 

No obstante, los nuevos rótulos tienen menos personalidad y la rápida movilidad que se aplica a la animación, que jerarquiza el orden de lectura, impacta más en la retina del espectador como se busca en los programas de espectáculo. En el ámbito de la información seria, esta contaminación visual es interesante mientras esté controlada y no despiste a la hora de digerir las noticias de forma sosegada, sin ritmos visuales estresantes, que olviden su identidad y caigan en la copia de roles de formatos más sensacionalistas.

Sólo hace unos meses se estilizaron los rótulos. Pero, desde esta semana, se ha optado por reinventar la línea gráfica a pesar de la incoherencia con el resto de la imagen de los Telediarios, unos informativos que intentan subir la audiencia sin abordar el fondo del problema: la pérdida de credibilidad y marcha atrás en los contenidos desde el regreso del control político a la televisión pública con la llegada de Julio Somoano a la dirección de los TD.

Y ADEMÁS…

Analizamos el decorado de los ‘TD’, el decorado de los 800.000 euros

La susceptibilidad de la audiencia con TVE

¿Cómo debería ser la televisión pública que necesitamos en el futuro?

Fran Llorente, el hombre que cambió los informativos de TVE

La pérdida de credibilidad de TVE

‘Isabel’ vuelve reinando y gana a ‘El Chiringuito de Pepe’ y ‘Top Chef’

8:57 - Autor:

Ha comenzado la temporada y ha regresado con la feroz guerra de las audiencias del lunes. Todas las cadenas quieren ganar la primera noche de la semana: el prime time con mayor consumo televisivo. Y la primera contienda del lunes ha sido para Isabel, que se ha llevado la velada con un 17.6 por ciento de share y 2.937.000 espectadores.

Siguiendo a la Reina de cerca, está El Chiringuito de Pepe, que tras el gran éxito del verano (mejor estreno de ficción en Telecinco desde 2005) es el regreso que más sufre el duro enfrentamiento. La ficción de Santi Millán y Jesús Bonilla se ha quedado en un 16,2 por ciento de share y 2.701.000, perdiendo más de un millón de espectadores. En verano no tenía rival. Ahora, sí. Y ‘El Chiringuito’ lo ha notado.

Antena 3, por su parte, se ha conformado con la tercera posición de Top Chef: 15.5 por ciento de cuota y 2.372.000 fieles. Las tres cadenas superan los dos millones de seguidores.

Audiencias muy repartidas que en Antena 3 creen que les terminarán beneficiando, porque confían en un desgaste de El Chiringuito y un crecimiento de su competición de cocineros profesionales, pues Top Chef es un programa que aumenta su interés (y tensión) con el rodaje de la temporada, semana a semana. No obstante, El Chiringuito también se mantendrá: funciona como un reloj (de los caros). Es fresco, bonito de ver y muy entretenido.

Lo que está claro es que el show de Chicote es complementario a las dos series. Un formato de entretenimiento para enganchar a los menos seriéfilos. Aunque ha sido el producto que se ha llevado la peor parte, junto a Gomorra de La Sexta. La serie sobre la mafia sólo ha enganchado en su primer capítulo un 7.7 por ciento de cuota y 1.343.000 seguidores, bajando en el segundo episodio a un 6.8 por ciento de share y 955.000 espectadores. En este sentido, no hubo sorpresas. En Atresmedia ya sabían que era más minoritaria.

Una batalla de las audiencias repartida, pero con una triunfadora roptunda: Isabel. Y es que la exitosa ficción de La 1 empieza a narrar su desenlace con unas tramas que seducen al convertir en un buen culebrón la historia más apasionada de España.  Buena idea arrancar directamente la ficción con la muerte de Isabel. Así, los responsables de la producción han sentado las bases de lo que iba a ser la etapa final: más dolorosa, más emocionante. Empieza el lío por la sucesión en el trono. Nuestro particular juego de tronos caní. La emoción estaba servida… y los lunes ya tienen dueña, Isabel.

Y ADEMÁS…

5 tópicos de las series españolas que derrumba ‘Refugiados’, la nueva ficción de La Sexta

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Los trucos de ‘El Secreto de Puente Viejo’

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy periodista y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en televisión. En definitiva, tele y más tele, por deformación profesional y porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo audiovisual.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

septiembre 2014
L M X J V S D
« ago    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

TeleDiaria en Twitter