Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Tiempos de Guerra’, amores bélicos para atrapar al público de ‘Velvet’

21 Septiembre 2017 - 0:18 - Autor:

En las últimas temporadas, Antena 3 ha brillado en el género del melodrama gracias a Velvet. Pero la cadena, en vez de estirar de más su producción estrella (que ahora vive su spin off en Movistar Plus), ha decidido continuar la estela y el tono de las glamurosas galerías pero esta vez con contexto bélico. El resultado es Tiempos de guerra.

Los creadores de Gran Hotel y Velvet se adentran ahora en la guerra de Marruecos. Es la premisa de acción de una producción que, sin embargo, toca de puntillas la historia del conflicto bélico para centrarse en el folletín que, de nuevo, quiere romper audiencias a base de dosis de sentimentalismo, amores imposibles, vestidos elegantes, música épica machacona y un casting de guapas y guapos, requetepeinados. Todos, elementos de ensoñación con los que en teoría disfruta su público potencial.

Amaia Salamanca, Álex García, Alicia Borrachero, Verónica Sánchez y Pepe Sacristán destacan en un reparto con el que Antena 3 tiene claro el target al que se dirige, pero también la forma en la que quiere que sean percibidas sus series. En Tiempos de Guerra, la productora Bambú hace, de nuevo, un buen trabajo de producción con una luminosa fotografía dispuesta a enamorar. Porque de eso va Tiempos de guerra, de enamorar. Ahora con enfermeras de alta sociedad comprometidas con su tiempo.

Un tiempo que, en esta ocasión, se retrata con un poco de más realismo que en Velvet, donde el franquismo ni existía. Pero el realismo es el justo, pues la serie opta por no meterse en berenjenales políticos para no restar ni un ápice de preciosismo a la historia. El rigor histórico es lo de menos y no procede más allá de introducir unos cuantos tiros de vez en cuando.

En la historia coral se repiten perfiles de personajes ya vistos en Velvet o Gran Hotel y que equilibran la intensidad de la trama: que si una duquesa como la líder experimentada, que si una pareja con tensión sexual desde el minuto uno, que si una joven pizpireta en busca de la risa en el público, que si un coronel cascarrabias… Y todo envuelto en unas localizaciones, con mucho chroma, que muestran un mundo de guerra pero sobre todo de postal. El problema es que las guerras tienen poco de glamurosas y luminosas.

Tiempos de guerra es, por tanto, una ficción creada para triunfar en la televisión generalista como un producto atractivo para un público de señoras que suspiran con los amores en tiempos revueltos. Su factura visual es impecable, también sus interpretaciones. Y lo mejor que se puede valorar de ella es que se trata de un folletín clásico con todos sus ingredientes. Curiosamente, esto, quizá, también es lo peor que podemos opinar: este clasicismo con olor a naftalina impide cualquier atisbo de sorpresa o innovación en un tiempo (de guerra audiovisual) en el que la tendencia general en ficción es avanzar, reinventarse, trascender géneros y explorar nuevos caminos narrativos. No busquéis nada de esto en esta nueva serie de Antena 3.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Lo que la televisión generalista en España debe aprender de Stranger Things de Netflix

> El obstáculo de las series españolas

> Así sería ‘Verano Azul’ hoy

Bertín Osborne con Paz Padilla: así ha convertido en virtud el caos

0:01 - Autor:

Un rodaje interruptus. La grabación del último programa de Bertín Osborne ha supuesto un desfile de contratiempos eléctricos y meteorológicos. Sin embargo, los cortes de luz y la lluvia, no han conseguido paralizar el show. Al contrario, el equipo del formato de Telecinco ha estado rápido de reflejos y ha incorporado este desaguisado de fallos en el guion del programa. Así Mi casa en la tuya ha transformado el caos en virtud.

En este cometido, tener a Paz Padilla como invitada ayuda, ya que no tiene problema con reírse de sí misma e incluso de que su casa no aguante el peso de tanto equipo eléctrico de una grabación como la de Osborne.

Con la luz, yendo y viniendo, Bertín y Paz han seguido con la entrevista, no cortando lo que iba sucediendo e incorporándolo los problemas técnicos al programa. Incluso enriqueciendo el guion al grabar al propio electricista que estaba en la calle intentando arreglar el desaguisado. No era un actor, el colapso eléctrico era real.

Es una de las fortalezas del programa de Bertín: su capacidad para arropar la charla de tramas paralelas, casi como si fuera una película, que hacen más interesante un largo prime time. Esta noche, además de la aparición estelar del electricista, Paz Padilla hasta ha terminado enseñando su casa con una linterna que, previamente, había pedido a sus vecinos. Claro, no hay luz e hicieron el gag de mostrar el hogar cual ladrones.

Lo sencillo había sido posponer la grabación, pero Mi casa es la tuya convierte en más irrepetible la emisión al plasmar lo que sucede y utilizarlo como historia transversal que va rompiendo el ritmo de la entrevista convencional, mutando el encuentro en un acontecimiento más imprevisible.

Y eso lo consigue el programa con una realización que narra los anárquicos aconteceres con un orden impoluto para que el espectador no se pierda. De hecho, los instantes más caóticos de la emisión van aderezados con una música de fondo que bien podría ser la banda sonora de Solo en casa 1. Aquí no está Macaulay Culkin, pero sí una Paz Padilla que primero intenta salvar su sofá de la lluvia y, después, observa su chalet en tinieblas.

La música de fondo sugiere una particular emoción de suspense en un espectador que se queda enganchado en una edición sublime de Mi casa en la tuya, que recuerda la esencia del éxito inicial del programa: no sólo es una entrevista, es un acto de transparente complicidad por parte de unos invitados dispuestos a abrir su intimidad y, además, jugar con la espontaneidad televisiva. Quienes lo consiguen hacen a Bertín Osborne brillar, aunque se hayan saltado los plomos.

Las 7 razones del éxito inesperado de Bertín Osborne

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las 5 armas de Bertín que no ves y son cruciales para su éxito 

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

‘Friends’: las nueve razones por las que amamos tanto esta inolvidable serie

‘Gran Hermano’ sufre su peor estreno en audiencias de la historia

20 Septiembre 2017 - 9:10 - Autor:

Gran Hermano ha estrenado su edición número 18 con su peor dato de audiencias de la historia con sólo un 16,2 por ciento de share y 1.809.000 espectadores, frente a un competitivo MasterChef Celebrity que ha liderado la noche con un excelente 18,7 por ciento de share y más de 2.534.000 seguidores.

A las dos menos cuarto de la madrugada ha terminado el retorno de Gran Hermano, casi media hora después de MasterChef Celebrity. Sin embargo, a pesar de contar con más margen de tiempo en emisión, el reality de Telecinco no ha logrado cosechar más share que su culinario rival.

Los famosos entre fogones de TVE han ganado la batalla en audiencias. A su favor ha estado un casting de personajes famosos entrañable (Silvia Abril, Jose Corbacho, Bibiana Fernández, Pepón Nieto…), dispuestos a jugar y a esforzarse en la cocina.

Telecinco, en cambio, tenía en contra una tediosa gala de selección de concursantes anónimos entre cien ruidosas personas. No obstante, la dirección de Mediaset ha conseguido su objetivo: no dejar vía libre al talent de La 1, que se fue muy fuerte la pasada temporada con casi un 30 por ciento de cuota de pantalla en su final. De hecho, el año pasado en su estreno, cosechó un resultado más imponente con un 21 por ciento de cuota y 3.270.000 espectadores.

Con esta decisión empresaria de enfrentar a un viejo Gran Hermano con un consolidado MasterChef Celebrity, Telecinco logra aguantar el tipo de su media mensual, con la que vende publicidad, y apuntalar todos los principales prime time de esta semana, ya que el jueves sigue GH con una edición ya normal, con el culebrón de siempre. Además de impedir que MasterChef superara la barrera del éxito incontestable del 20 por ciento de cuota de pantalla en su estreno, ya que la audiencia se ha repartido entre los dos programas de entretenimiento, lo mismo hará la cadena de Mediaset en los viernes al lanzar La Voz contra Tu cara me suena.

Pero es evidente que GH ya está mayor, cuenta con un público muy fiel pero también sufre cierta dificultad de atraer a otro tipo de espectador más generalista, que ya se las sabe todas y que no acude al reality como antaño. El éxito o fracaso de la temporada número 18 de la gallina de los huevos de oro de Telecinco estará en que el elenco de concursantes transmita una empatía con la que el televidente se identifique. ¿Cuestión de tiempo?

 > Crítica del estreno de GH18: lo mejor, lo peor y lo desconcertante

@borjateran

Y ADEMÁS…

La Voz contra Tu cara me suena: las contradictorias tácticas de programación

Cómo manipular a los concursantes de ‘Gran Hermano’ en cuatro sencillos pasos

Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

Lo que siguen ‘copiando’ los programas matinales de la fórmula de María Teresa Campos

Los límites éticos que ‘Gran Hermano’ aún no ha sobrepasado

Mamá, quiero ir a Gran Hermano. Los nuevos referentes televisivos

Así ha sido el estreno de GH 18: lo mejor, lo peor y lo desconcertante de un tumultuoso retorno

0:27 - Autor:

18 ediciones lleva Gran Hermano en España. Mucho tiempo para un programa de televisión, lo que convierte al reality en un formato viejo. Muy viejo. Con tantas temporadas a sus espaldas, es difícil ser original y, en esta edición, hay que valorar que el equipo de GH ha conseguido descolocar a la audiencia al introducir, en secreto, 100 posibles concursantes, que han convivido desde el domingo en la famosa casa de Guadalix de la Sierra.

LO PEOR

Tantos egos en la casa de Guadalix de la Sierra han convertido en una locura el reality de Telecinco. Incluso, por momentos, la introducción ha sido bastante estresante de seguir, ya que estos candidatos son tan incontrolables como ruidosos. Han saturado los micrófonos hasta los topes y GH ha parecido más una verbena que un show de televisión. Pero el programa sólo ha utilizado este tumulto inicial como excusa para impactar en el público y llamar la atención con un golpe de efecto nuevo.

Sólo unos minutos después, la multitud ha sido llevaba a una sala que emula al clásico 1984 (en la imagen). No obstante, la obra de George Orwell sirvió de inspiración para el creador del reality, John de Mol. Allí, en la nave, la masa ha ido siendo seleccionada como si fuera de un panel viviente del mítico juego ¿Quién es quién?. Entonces, la casa se ha quedado vacía y el programa ya ha ido presentando a sus concursantes reales en solitario, introduciéndoles en el juego como siempre durante una eterna gala. La primera elegida, una graciosa China de Lanzarote.

LO MEJOR

Gran Hermano ha aprendido de errores de la pasada temporada y ha vuelto a elegir un puñado de perfiles de concursantes con carácter cómico, elemento crucial para que respire un reality que no vive sólo de la pelea. Al final, GH es una tele-serie, a medio camino entre la emoción, el conflicto, el amor y la risa, que surge de la convivencia.

El año anterior, los participantes compartían un patrón demasiado monocolor, casi clónico, que no permitía una variedad de personalidades que creara héroes y antagonistas. De hecho, los grandes hermanos eran tan jóvenes y con tan idénticas expectativas (de fama televisiva cueste lo que cueste) que no contaban con experiencias vitales fruto de la edad que enriquecieran el programa más allá de una vacía pelea de gritos adolescentes.

Nada que ver con este GH18 que ha buscado un elenco de protagonistas más plural sin perder la perspectiva del público habitual al que va dirigido. Y, con estos mimbres, Jorge Javier Vázquez ha podido ser Jorge Javier Vázquez. El casting ha permitido jugar más al presentador que con su irónico desparpajo ha dibujado con fuerza el carisma, fortalezas o debilidades de los desconocidos nuevos grandes hermanos. Jorge Javier ha disfrutado esta primera gala, y lo ha contagiado al espectador.

Ahora habrá que ver la evolución de un veterano show que mantiene intacta esa emoción que desprende su icónica sintonía, que remarca los instantes más poderosos de la emisión, junto con el sonido ambiente del plató que siempre tiene el micro abierto. Las ovaciones, suspiros y quebrantos del fanático público en la grada del estudio imprimen de pasión cada situación que sucede en la emisión, aunque sea dentro de un vídeo enlatado.

LO DESCONCERTANTE

Gran Hermano engancha a seguidores como a detractores por el inexplicable magnetismo que desprenden esas extrañas personas que están dispuestas a todo con tal de encerrarse en una casa con desconocidos. Se emocionan como si no hubiera un mañana cuando son nombrados como concursantes oficiales del reality de Telecinco. Parece que están cumpliendo su sueño de toda la vida. O quizás es que, efectivamente, lo están cumpliendo. Y eso es tan hipnótico como desconcertante. O perturbador.

> El peor estreno de la historia de GH: análisis

@borjateran

Y ADEMÁS…

Cómo manipular a los concursantes de ‘Gran Hermano’ en cuatro sencillos pasos

Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

Lo que siguen ‘copiando’ los programas matinales de la fórmula de María Teresa Campos

Los límites éticos que ‘Gran Hermano’ aún no ha sobrepasado

Mamá, quiero ir a Gran Hermano. Los nuevos referentes televisivos

Los cuatro primeros pasos con los que TeleMadrid ya intenta recuperar su reputación

19 Septiembre 2017 - 2:34 - Autor:

Este lunes, TeleMadrid ha arrancado la remozada programación con la que pretende recuperar la confianza perdida de la audiencia. Tras años en los que la propaganda política se apoderó de la cadena pública, ahora la autonómica madrileña intenta volver a su imagen de emisora de proximidad. Una tarea que emprende con cuatro primeros pasos, decisivos en la táctica televisiva.

1. Nueva imagen de marca.

El primer paso ha sido reinventar la imagen de marca de los canales del grupo autonómico, Telemadrid, La Otra y Onda Madrid. Se mantiene la icónica estrella, símbolo de la comunidad, pero con un remozado diseño, que aporta un visible aire renovado. Todo huele a nuevo en Telemadrid desde ayer: las cabeceras -cartas de presentación de los programas, las promociones, la escenografía con grandes pantallas y las cortinillas de continuidad. Estos elementos son más versátiles -se adaptan a las necesidades de cada programa-, más coloristas e incorporan imágenes de lugares madrileños reconocibles, potenciando el sentimiento local de la emisora que, sin embargo, se había perdido en los últimos tiempos con una identidad corporativa animada de manera fría y monótona.

2. Recuperar reconocibles formatos clásicos.

La nueva TeleMadrid ha ido directa a por la nostalgia del espectador. La cadena ha recuperado reconocibles marcas vinculadas a su historia, que retrotraen a la audiencia a la edad dorada de la autonómica. Buenos días, Madrid y Madrid Directo han resucitado como dos largos magazines que son una ventana abierta a la actualidad. Lo hacen fijándose más en lo social que en el debate político. TeleMadrid fue pionero en este tipo de programas, que siguen vigentes para un canal que necesita una oferta pegada a la información en vivo y en directo. El reto está en que estos programas no se queden en el reportero guisando en el bar de turno y también tomen el pulso al interés de temas locales que no siempre encuentran hueco en los grandes medios.

3. Incorporar pilares que ordenan la programación.

Además de los dos informativos de referencia, TeleMadrid ha añadido tres formatos que estructuran con más claridad una programación que había perdido entidad. Desde esta semana, esa parrilla se ordena al mediodía con el concurso Atrápame si puedes, en el access prime time con el juego callejero Hazlo por mil y en la medianoche con el programa de sucesos Tras la pista. Tres tiras estables que funcionan como ejes de la programación y que, en el caso de los dos concursos, pueden ir sumando público que se quede sintonizando los programas que llegan después.

4. Lenguaje más joven.

TeleMadrid ha abandonado los púlpitos de la proclama política para volver a los comunicadores que hacen el equilibrio entre lo riguroso y lo distendido. Es más, incluso el vestuario de sus presentadores es más joven, más empático. Lourdes Maldonado y Diego Losada en el Telenoticias 1 y Javier Gómez y Rocío Delgado en el Telenoticias 2 ya llevan las riendas de unos informativos que, de momento, han pegado un importante salto temporal a nivel visual. También ha sucedido lo mismo con los programas Buenos días, Madrid o Madrid Directo. Este último con el acierto de apostar por un grupo de reporteros muy heterogéneo.

Son los primeros pasos para acercar de nuevo TeleMadrid a la audiencia gracias a una programación que, de momento, es fácil de reconocer. Pero no será sencillo terrenalizar un canal que lleva años hablando para votantes y no para espectadores. Además de recuperar la credibilidad, el otro reto de la autonómica madrileña debería estar en arriesgar e innovar en nuevos contenidos próximos, que atraigan el interés de los espectadores que ya no tienen ni sintonizado el canal.

8 vías de acción para recuperar la credibilidad y proximidad de TeleMadrid

@borjateran

Y ADEMÁS…

El grave problema de TV3: la independencia

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

Cuando la política no entiende la verdadera esencia de la televisión pública

La crisis de las cadenas públicas frente el auge de la autonómica catalana

La casa de ‘Gran Hermano’ abarrotada, a por ‘Masterchef Celebrity’: la estrategia de Telecinco

0:00 - Autor:

Gran Hermano ha vuelto como nunca antes lo había hecho. El programa ha empezado con un programa previo este lunes, que ha servido como espacio telonero de la serie Ella es tu padre y, de paso, competir frontalmente con El Hormiguero.

Lo que parecía que iba a ser una autopromoción del estreno oficial del reality este martes, de repente, se ha convertido en un inesperado as en la manga que atesoraba Telecinco: la casa de Guadalix de la Sierra ya está llena de habitantes. Desde este domingo, se han introducido a posibles concursantes. En total, 100 huéspedes ya cobija este GH.

El formato da la vuelta al concepto. En vez de ir descubriendo, uno a uno, a cada participante en una primera gala, el espectador vivirá como van saliendo la gran mayoría de los seleccionados hasta quedarse sólo los que sí serán participantes. O eso dicen. Un giro de guion que necesitaba GH para descolocar a la audiencia, aunque tanto tumulto ha hecho difícil de entender esta primera emisión.

Tranquila, ninguno entendemos nada“, se escucha a una señora que está en la casa. Ni ella entiende nada, pero tampoco el espectador. Demasiados estímulos que se ordenarán este martes en horario de máxima audiencia. Por primera vez, GH se estrena en el segundo día de la semana para enfrentarse con MasterChef Celebrity.

Telecinco lanza GH contra la versión vip del talent de cocineros, que fue una de las grandes revelaciones de la temporada pasada, superando el 28 por ciento de cuota de pantalla en su final. Este choque es una táctica arriesgada por parte de Mediaset, pues MasterChef Celebrity es un programa que ya está editado y llega con un contenido trepidante desde su primer episodio. El talent culinario pone a prueba a queridos artistas como Bibiana Fernández, Silvia Abril, Anabel Alonso o Pepón Nieto. El público puede preferir ver a reconocibles celebrities que a una multitud de anónimos descubriendo si se quedan o no como participantes oficiales de Gran Hermano.

Pero, con este movimiento táctico, Mediaset no deja vía libre al estreno de La 1 y gracias al efectismo de Gran Hermano se asegura mantener una buena media de cuota de pantalla, obtenga o no el liderazgo de la noche.

Similar estrategia se produce con otros estrenos de esta misma semana. Antena 3 lanza Tiempos de Guerra, serie que pretende heredar en los miércoles el público que dejó la exitosa Velvet. Para contrarrestar el estreno, Telecinco ha programado a su consolidado Bertín Osborne. El cantante entrevista a otra consolidada de la cadena, Paz Padilla. Además, para atraer a otro público complementario al de Bertín y poner un poco más difícil el camino a la serie de Atresmedia, también se ha colocado, a la misma hora en Cuatro, la nueva temporada de Quién quiere casarse con mi hijo. Ideal para atrapar al espectador más juvenil.

Las cadenas posicionan su oferta para blindarse ante el rival en el que parece que será un curso altamente competitivo.

Y Gran Hermano ha arrancado descolocando al espectador desde el primer minuto, con una casa a rebosar, como si se tratara de una verbena, con más de 100 aspirantes a concursante en su interior.

Da igual la manera en la que solucionen el conflicto de ir vaciando la casa de Guadalix e ir eligiendo a los ‘grandes hermanos’ perfectos para la aventura: Telecinco ya ha conseguido su objetivo empresarial, pues con este tumultuoso GH tiene de nuevo en activo un formato comodín que rellena con éxito la programación cualquier día de la semana, sea en el access prime time (de 22 a 22.45h para allanar el terreno a series como Ella es tu padre) o en cualquier prime time.

Ahora, el siguiente reto, más complicado, estará en que surjan tramas genuinas entre los concursantes. Tramas que atrapen a todo tipo de espectadores, no sólo a los fieles de los culebrones de la cadena. O, de lo contrario, GH no será tan infalible para aplacar las audiencias de sus adversarios.

> Los 6 factores que han propiciado la crisis de Gran Hermano

@borjateran

Y ADEMÁS…

Cómo manipular a los concursantes de ‘Gran Hermano’ en cuatro sencillos pasos

Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

Lo que siguen ‘copiando’ los programas matinales de la fórmula de María Teresa Campos

Los límites éticos que ‘Gran Hermano’ aún no ha sobrepasado

Mamá, quiero ir a Gran Hermano. Los nuevos referentes televisivos

Por qué ‘El Hormiguero’ de Pablo Motos sí merece el Premio Nacional de Televisión

18 Septiembre 2017 - 0:01 - Autor:

Las redes sociales son una fuente de información pero, también, de confusión. Es fácil tergiversar la realidad a golpe de ‘tuit’ y ‘retuit’. Pablo Motos lo ha sufrido este fin de semana, cuando se ha convertido en ‘trending topic’ (lo más comentado de Twitter) al descubrir los usuarios de esta red social que ha sido “distinguido” con el “Premio Nacional de Cultura”. Rápidamente, el personal ha volcado su indignación en el frenesí de la red social, sin pararse a pensar demasiado. Sólo guiándose por la opinión subjetiva que le despierta el presentador.

Pero es mentira: Pablo Motos no ha sido galardonado con el Premio Nacional de Cultura. Es El Hormiguero, el programa, el que ha recibido un premio que tampoco es el Premio Nacional de Cultura.

El Hormiguero ha logrado el Premio Nacional de Televisión de 2016. Y, por eso, Pablo Motos ha recogido este reconocimiento, dotado de 30.000 euros, de manos de los Reyes el pasado miércoles 13 durante un acto en el que también se premió a personalidades como Concha Velasco (Premio Nacional de Teatro) o a la bailarina Sol Picó (Premio Nacional de Danza).

Se trata de la primera vez que el Premio Nacional de Televisión, entregado desde 2009, recae en un programa diario de entretenimiento. Cuéntame cómo pasó, Chico Ibáñez Serrador, Concha García Campoy, Jesús Hermida o los servicios informativos de TVE -en la etapa de Fran Llorente como director- han sido algunos de los premiados hasta la fecha, pero faltaba reconocer la labor de un espacio diario.

Y El Hormiguero ha sido el primer programa espectáculo en recibir este galardón. Un premio que, además, no admite mucha discusión, pues este formato es el mayor exponente de la televisión creada y hecha en España en tira diaria que cosecha el beneplácito del público. Incluso una década después de su estreno.

El Hormiguero, como producto televisivo, se merece este reconocimiento al poner en valor la creatividad con un espacio que no se queda en los cánones previsibles de la pequeña pantalla. Nadie puede negarle que ha reinventado el talk show tradicional al incorporar dos marionetas, Trancas y Barrancas, que sirven como reconocibles personajes, enriquecen el formato y funcionan como irónicos antagonistas para el presentador, dando una entidad especial y única al show.

Además, el espacio de Pablo Motos y Jorge Salvador ha sabido introducir en el horario de máxima audiencia secciones de retos y experimentos, convirtiendo la ciencia en un espectáculo que dinamiza la entrevista principal, asombra al espectador (y al invitado) pero, también, enseña curiosidades a través del entretenimiento televisivo, que no siempre tiene por qué ser vacío.

Hay, pues, toneladas de cultura en un programa que también promociona el arte en sus entrevistas a artistas. Ellos promocionan su música, su cine, su teatro… Arte muy mainstream, sí, porque no hay cabida para aquellos que no son populares o para una película pequeña o independiente, pero lo cierto es que quienes van a “divertirse” a El Hormiguero no dejan de hablar de cultura que encuentra su visibilidad en la poderosa televisión de masas.

Todo ello aderezado con una narrativa televisiva inteligente. Cada historia se cuenta con un reconocible ritmo, que surge de constantes músicas de fondo que van marcando los estados de ánimo del programa, y lo vemos mediante una realización visual efectista que no deja que decaiga la atención de sus espectadores, que son muchos cada día, más de tres millones. Una excelente salud para un formato con más de dos mil programas a sus espaldas.

¿No son suficientes méritos para premiar El Hormiguero? Porque los premios no se deben entregar por el hecho de que caiga mejor o peor su artífice en las redes sociales, sino por lo que aporta como producto al medio televisivo. Y El Hormiguero ha hecho mejor la televisión en España. Y eso es incontestable.

> 3 locuras de ‘El Hormiguero’ que son clave en su éxito (y puede que no sonaran tan bien al principio)

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las mentiras que nos creímos de los programas infantiles

11 cosas que aprendimos con ‘Friends’

Los 7 parecidos razonables entre Sálvame y un culebrón

8 trucos de Chicho Ibáñez Serrador que siguen siendo modernos hoy

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Los elementos cruciales para el éxito en TV que se han olvidado

El boom de la televisión de pago: ¿operadores por encima de espectadores?

0:00 - Autor:

Las grandes compañías de la televisión de pago ven a España como una tierra prometida, ideal para hacer negocio, pues aún existen 12 millones de familias que no están abonadas a ninguna plataforma.

Tras la veterana Movistar+, que surge de la fusión entre el pionero Canal Plus y el viejo ‘Imagenio’ de Telefónica, han entrado en el terreno de juego Netflix, HBO, Amazon Prime y, en los últimos días, Sky TV del magnate Rupert Murdoch. Compañías a las que próximamente se sumará Disney, que también prepara su desembarco en el universo del vídeo bajo demanda con su inmenso catálogo de producción propia.

Todas estas networks toman posiciones para entrar en los hogares de un país en el que no existe cultura de pagar por contenidos televisivos. Los derechos deportivos parecían la única baza infalible para atraer público al sector de pago.

Sin embargo, la manera de consumir televisión ya ha cambiado y el espectador de clase media empieza a descubrir las comodidades de pagar por ver sus series favoritas en alta calidad y con tan sólo un clic.

Y Netflix ha entrado fuerte en esta batalla. De hecho, está dispuesta a reventar el mercado con unos precios muy competitivos (desde 7,99 al mes -una pantalla-, 9,99 euros -dos pantallas- y 11,99 euros -cuatro pantallas y calidad 4K-) y una millonaria campaña publicitaria para que nadie se quede sin saber qué es ese invento llamado Netflix.

  • Netflix: el poder de la imagen de marca

El gran videoclub online ha logrado construir una atractiva imagen social: “si tienes Netflix, estás a la moda”. Lo ha conseguido con una estrategia inteligente en redes sociales -sus perfiles son tan traviesos como el usuario activo en las redes- y un exhaustivo control de la percepción de éxito de sus productos. La compañía norteamericana ha eliminado el dato de audiencia de sus contenidos. Sin resultados numéricos de seguimiento de público, todo puede venderse como un triunfo.

Pero el gran valor añadido de Netflix es su apuesta por la producción original. Netflix cuenta con el mejor catálogo de series internacionales entre las que destacan Narcos, Stranger Things, Por trece razones o House of Cards, además de un amplia cartera de películas y documentales.

Sin embargo, no puede rivalizar con Movistar Plus en catálogo de derechos deportivos (Liga, Champios, Europa Leage, ACB…) y espacios de producción propia. La plataforma de Telefónica, líder indiscutible en el mercado español -tiene 3,7 millones de abonados-, trabaja actualmente en 20 proyectos de ficción original que, además, suplen la pérdida de derechos de emisión por la llegada de Netflix o HBO.

Movistar Plus será la plataforma de pago con más producción original made in spain con series como La Zona, dirigida por Jorge y Alberto Sánchez Cabezudo; Vergüenza con Malena Alterio y Javier Gutiérrez, dirigida por Juan Cavestany y Álvaro Fernández-Armero; La Peste, dirigida por Alberto Rodríguez y protagonizada por Paco León y Manolo Solo; Félix de Cesc Gay, Mira lo que has hecho de Berto Romero o Velvet Colección, que llega esta semana. Además de series internacionales como Homeland, Shameless, Juego de Tronos o, en estos meses, la resurrección de Twin Peaks.

  • Movistar Plus: la televisión no son sólo series norteamericanas

También, como seña diferencial, Movistar Plus pone el foco en los programas, que son claves en el consumo de televisión en España (porque la televisión no son sólo series), y que pueden congregar a un público que está dejando de ver las cadenas generalistas. Para ordenar estos productos, Movistar ha creado el canal de referencia Cero (#0), donde se realizan formatos de primera línea como Late Motiv de Buenafuente, Ilustres Ignorantes de Javier Coronas, Cuando ya no esté de Gabilondo, Cero en Historia con Joaquín Reyes… Una larga lista de contenidos sin aparente rival en otras ofertas de pago.

El problema de Movistar Plus está en que sigue con el tedioso sistema de precios por paquetes de la televisión de pago de antaño. Se trata de un método que la compañía debe simplificar para que la manera de contratar sus servicios sea más accesible e intuitiva para unas nuevas generaciones que están acostumbradas a contratar pulsando sólo un botón en su móvil o tablet. No obstante, Movistar Plus tiene a su favor que viene integrando su televisión en ofertas de Internet, fijo y móvil.

  • HBO: el tirón de Juego de Tronos

La tercera televisión de pago en discordia es HBO. La reputada factoría de ficción norteamericana ha decidido emprender camino en solitario en nuestro país pero, de momento, comparte su plato estrella, Juego de Tronos, con Movistar Plus. Por 7,99 euros al mes se puede adquirir al prestigioso cartel de series de este veterano canal de cable que se adapta a los nuevos accesos en streaming. Girls, Mad Men, Los Soplano, Taboo, Feud o Big Little Lies son ases en la manga de un HBO que necesita incrementar catálogo para ganar visibilidad.

Aunque la opción con menos visibilidad en España es Amazon Prime, que ha aterrizado sigilosamente como complemento al servicio de envíos de compras de Amazon. Y ahí está el futuro del éxito del negocio.

  • Amazon Prime: la TV, un producto más de un inmenso gran almacén virtual

Amazon considera la televisión como un contenido equiparable a cada una de sus ventas “postales”, así que incorpora las series y programas bajo demanda como un plus que no supone ningún coste adicional para sus clientes ‘prime’ (pagan 19,95 euros al año por envíos rápidos). The Man in the High Castle, Mozart in the Jungle y Transparent son (por ahora) sus producciones estandarte.

  • Sky TV: tomar posiciones antes de que sea demasiado tarde

Robert Murdoch tampoco quería perderse esta fiesta de la televisión de pago en España y, estos días, ha dado el pistoletazo de salida de Sky TV. Una forma de tomar posiciones con una oferta inicial que incluye doce canales de pago lineales (que ya están en Movistar Plus) como Fox, Historia, TNT o Comedy Central, 258 películas y series como Los Tudor, Mentes Criminales, The Walking Dead, Modern Familiy, Anatomía de Grey, Cómo conocí a vuestra madre… La mayoría muy vistas por el público español.

La oferta de televisión de pago se multiplica, pero el espectador no puede pagar todas las propuestas: debe elegir entre el catálogo más atractivo. Los operadores saben que no habrá pastel para todos. En España, es Netflix la empresa que está cogiendo carrerilla, ahora el reto de Movistar Plus está en afianzarse como la gran productora de contenidos en español, que tomen el pulso a realidades próximas e identificables, para alcanzar un interesante sello diferencial. Porque sin contenidos originales, exclusivos y arriesgados el juego de tronos del porvenir de la televisión de pago está perdido.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Netflix: así genera percepción de éxito (aunque no lo sea)

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

> La revolución de la TV de pago

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

El retorno súbito de ‘El Ministerio del Tiempo’ a Televisión Española

17 Septiembre 2017 - 10:50 - Autor:

Con el capítulo ‘Tiempo de Censura‘, un homenaje a Luis Buñuel, El Ministerio del Tiempo retoma este lunes 18, sobre las 22.40h., la emisión de su tercera temporada. Un regreso que se ha anunciado de forma precipitada, con sólo tres días de antelación, justo en el margen que obliga la legislación.

No es ninguna novedad, las cadenas españolas apuran hasta el último momento sus estrategias de programación para encajar mejor su oferta con los éxitos o fracasos de la competencia.

Si la tercera temporada de El Ministerio del Tiempo llegó a los jueves cuando ya se acercaba el verano, con el consecuente parón de emisión por el periodo estival, ahora se retoma la segunda tanda de capítulos en otro día de la semana, los lunes.

TVE ha optado por lanzar estos episodios en la primera noche semanal, pues el resto de las cadenas ofrecen contenidos que atraen a públicos complementarios a la serie ministérica, la telecomedia Ella es tu padre en Telecinco y el docushow nostálgico Me cambio de década en Antena 3. Dos formatos que no están arrasando en audiencia y frente a los que El Ministerio puede brillar.

Sin embargo, el margen con el que se avisa al espectador es tan corto que gran parte del público potencial de la serie no se entera de su retorno a la emisión lineal.  TVE, como corporación pública, debería intentar cambiar este problema de contraprogramación crónica de la televisión en España y marcar los estrenos de sus productos estrella con una anticipación suficiente que piense más en la fidelización del espectador que en la batalla por las audiencias de las dos cadenas privadas.

En la industria de la televisión norteamericana entienden la importancia de señalar en el calendario el día y la hora en la que regresan sus producciones con meses y meses de antelación. Es la única manera de que el espectador no se enfríe y esté tranquilo con la certeza del regreso de su serie favorita. Y, al mismo tiempo, esta táctica permite a las cadenas diseñar un plan de marketing coherente y efectista para calentar los motores progresivamente y suscitar la ansiedad del público durante la demora. Así, cuando llega el día, lo único que puede pasar es que resulte un evento infalible que ya estaba marcado con expectación en las agendas y que a nadie le pilla por súbita sorpresa.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> Las 7 cualidades del buen fan de ‘El Ministerio del Tiempo’

> El atrevimiento de ‘El Ministerio del Tiempo’

La televisión en pause: no es país para la creatividad

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

4 elementos cruciales para el éxito en TV que se están olvidando

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

María Patiño: la dificultad de encontrar su papel en el informativo rosa ‘Socialité’ de Telecinco

0:00 - Autor:

El apasionado carácter de María Patiño ha sido clave en su éxito, que no ha parado de crecer desde que saltara a la gran popularidad con los programas Sabor a ti y Dónde estás corazón (Antena 3). Incluso convirtiéndose en la presentadora perfecta para comandar la versión nocturna de Sálvame (Telecinco), cuando Jorge Javier Vázquez está de vacaciones (o grabando otros programas de la cadena).

En Sábado Deluxe, Patiño controla con desparpajo el plató, pues es rápida repartiendo juego entre invitados y colaboradores. Funciona, es el hábitat natural en el que se ha curtido durante años.

Con esta larga trayectoria, Telecinco ha apostado por Patiño como salvadora de su nuevo informativo rosa del fin de semana, Socialité, que no logra superar la barrera del diez por ciento de share de media.

A primera vista, el perfil de la periodista es ideal en este cometido: cuenta con cierto tirón entre el público que busca captar este tipo de espacio y, además, impregna de su personalidad cada presentación. Da caché al show, es querida y no es un busto parlante, narra los dimes y diretes como si estuviera hablando en una tertulia.

Sin embargo, al estar completamente sola en el estudio en la mayoría de las presentaciones de las noticias y no contar con réplica, Socialité convierte a María Patiño en una especie de telepredicadora del cuore.

De hecho, en ocasiones, da la sensación de que está sentando cátedra al informar sobre las celebrities. Como consecuencia, el programa se impregna de un intenso tono que recuerda a otras épocas mediáticas ya superadas, cuando los locutores se sentían por encima del espectador y hablaban desde una superioridad moral de un frío púlpito.

Lo contrario que pretende Patiño, que con sus anotaciones e insinuaciones simplemente querrá dar un valor añadido al contenido de saldo de su programa.  Lo malo, no parece cómoda en tal cometido.

Es un acierto que María Patiño, que no es una presentadora al uso, intente hacer suyo Socialité incorporando su reconocible temperamento de “colaboradora” a sus labores de maestra de ceremonias. Pero, al mismo tiempo, Patiño no termina de encontrar su sitio porque el programa no está definido, el estilo de sus contenidos ha sufrido varios cambios sin demasiada coherencia (hay semanas que parece un programa gamberro, otras un fino informativo de crónica social) y, sola ante el peligro, su genio no brilla igual.

@borjateran

Y ADEMÁS…

María Patiño: sus armas como presentadora de ‘Sálvame Deluxe’

Telecinco: los 11 trucos de un modelo de éxito

Las lecciones que ha dado La Sexta

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

4 elementos cruciales para el éxito en TV que se están olvidando

Youtube: una poderosa vía de promoción e ingresos que la TV en España aún no aprovecha

Buscador

Suscríbete a este Blog

Ahora mis artículos en Lainformacion.com los puedes seguir en el siguiente link

http://www.lainformacion.com/opinion/borja-teran


borjateran.es

Borja Terán, editor


“Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad es el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro.”

Noviembre 2017
L M X J V S D
« Oct    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930  

TeleDiaria en Twitter