Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Telecinco cierra ‘Un tiempo nuevo’: el programa que no desbancó a La Sexta Noche

28 junio 2015 - 11:37 - Autor:

Sandra Barneda y Javier Ruiz se han despedido anoche de Un tiempo nuevo. No ha funcionado la apuesta por la actualidad política en el prime time de los sábados de Telecinco.

Pero el programa continuará. Eso sí, será desde otro canal, Cuatro, y con un nuevo equipo. La productora Mandarina, que ya está inmersa en la preparación de otro proyecto de debate más distendido, pasa el testigo a la productora de Ana Rosa Quintana, Cuarzo, que ha formado un nuevo equipo para la reinvención del espacio.

Tienen trabajo por delante, pues el programa pocas veces ganó a su consolidado rival, La Sexta Noche, aunque sí consiguió paliar unos mayores datos de audiencia del contenedor de Iñaki López. Y ese es uno de los motivos por los que Mediaset siga apostando por Un tiempo nuevo en la misma franja: minimizar a la cadena verde desde su directa competidora Cuatro.

Javier Ruiz suena como posible presentador elegido para capitanear esta segunda vida de un programa que se despidió anoche con un sencillo homenaje al equipo técnico y de redacción, algunos de ellos fueron ‘robados’ a La Sexta Noche, empezando por la directora Sandra Fernández.

Pero no consiguieron trasladar el éxito de la fórmula Sexta. Al contrario, incorporaron una estructura, en las primeras emisiones, demasiado encorsetada y farragosa (con los diferentes líderes políticos en unos atriles como se estuvieran en un previsible parlamento. Lo que restó espectáculo). Tampoco ayudó la cadena, Telecinco. Y es que, tras el errante cierre de El Gran Debate, las estrellas de la tertulia política se han centralizado en La Sexta, que ha consolidado, además, su identidad de marca como referente para el público interesado en la actualidad política y social.

Un tiempo nuevo, con Sandra Barneda, ya es historia. La historia de 34 programas de televisión enfrascada en el debate de trinchera, la picaresca del Pequeño Nicolás y el artificioso aplauso de un público que parecía títere del regidor de turno. Ingredientes más bien de tiempos viejos. Lógico, por tanto, que pocas veces lograran superar la barrera del diez por ciento de share.

A FONDO > Claves de los malos resultados de audiencia de ‘Un tiempo nuevo’

@borjateran

14 claves para entender la batalla de las audiencias en 2014

Cuando la información sobrepasa los límites del espectáculo

6 obstáculos que sufre diariamente un periodista de televisión

Lo que no se veía de ‘Un, dos, tres’: así Mayra Gómez Kemp explicaba en plató las ‘trampas’ de la TV

27 junio 2015 - 2:39 - Autor:

Los archivos de TVE esconden cientos de memorables horas del Un, dos, tres… responda otra vez. Momentos que se vieron por la tele, y otros que no se vieron. Porque la grabación, sólo tres días antes de la emisión, era un puzle de momentos. Los grandes números musicales se producían en una jornada completa y, al día siguiente, era turno de la grabación del concurso. Y ahí es cuando entraba el público en plató, unos espectadores que acudían al estudio todavía con una visión ingenua de la televisión.

Mayra Gómez Kemp, antes de grabar, explicaba a los asistentes la dinámica del rodaje del programa. No iba a ser como se veía por la tele, incluso igual se hartaban de estar allí. Había que mantener la emoción, aunque los actores se equivocaran y se parara de grabar o tocara repetir. Mayra era la propia animadora del público. Ella misma daba las didácticas directrices para que la grada se dejase llevar, al fin al cabo, por la emoción de sentir un programa tan genuino como aquel Un, dos, tres… responda otra vez, a pesar del desgaste y cansancio que suponía la maratoniana grabación, en la que era clave que los asistentes mantuvieran la pasión hasta el final.

Y Chicho grababa también estas explicaciones de Mayra. Porque Chicho grababa mucho. Bueno, y malo. Para, así, poder aprovecharlo en el montaje final del show. De ahí que, en estos prolegómenos, no enfocara nunca a Mayra. El maestro de la televisión apostaba por una realización multicámara con planos con rostros del público, que estaba reaccionando a los consejos y comentarios de la popular presentadora. Se reían al escuchar los guiños de Gómez Kemp.

Ibáñez Serrador aprovechaba después esas reacciones espontáneas, que se producían antes de empezar el rodaje del programa, para incorporarlas en postproducción al resultado de emisión del espectáculo. Es decir, a veces podía aprovechar alguno de esos planos para arropar el chiste de un cómico o la decepción por la pérdida de un premio, aunque el careto no se hubiera producido en el momento real.

Porque Chicho Ibáñez Serrador siempre tuvo clara la importancia de transmitir por la tele la espontaneidad (verdadera) del público. La reacción del público era real, aunque fuera antes de empezar a la grabación. Ahora ya directamente se dice a la gente ‘vamos a rodar planos de risa para luego meterlos en montaje’. Son otros tiempos, la televisión ha perdido una ingenuidad que no vendría mal recuperar en ciertos formatos de entretenimiento.

@borjateran

Y ADEMÁS…

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

El defecto que ve Mayra Gómez Kemp en la TV de hoy

Secretos que nunca te contaron de ‘Un, dos, tres…’

La historia del ‘Un, dos, tres…’

De Miliki a Chicho Ibáñez Serrador. Homenaje a los profesionales que ‘jugaron’ a crear televisión

La última imagen de ‘Un, dos, tres…’

6 programas que TVE no emitiría hoy

Ylenia, de Gandía Shore a cantante top ventas: así saca partido la industria discográfica a la telebasura

26 junio 2015 - 8:39 - Autor:

Ylenia no es cantante, ni actriz, ni presentadora. Es, simplemente, concursante del reality show más desfasado, Gandía Shore. Pero no es una concursante cualquiera, su carisma ha sido una factoría de expresiones que repiten, una y otra vez, los jóvenes (y no tan jóvenes). Sin oficio y beneficio, más allá de ir de bolos de discotecas, Ylenia dio el salto a Gran Hermano Vip y, de ahí, su escalada a la fama ha sido irrefrenable.

Tanto que Warner, una de las tres grandes discográficas, en la que están artistas como Pablo Alborán, Melendi, Auryn o Miguel Bosé, ha decidido fichar a esta musa de la telerealidad más alcoholizada. Dicho y hecho. En sólo dos días, su tema de lanzamiento, Pégate, ha alcanzado la vertiginosa cifra de los dos millones de visionados en Youtube y se ha colado entre lo más descargado de iTunes.

Negocio redondo: un producto con mínima inversión económica, videoclip low cost y un tema prefabricado, con todos los tópicos del reggaeton, ha arrasado hasta asegurarse ser una de las canciones del verano (choni).

¿Por qué Warner invierte en Ylenia? La música ha perdido tanto valor como negocio social que, al final y a nivel estratégico, determinadas discográficas consideran más beneficioso sacar un producto que saben que les va a generar visitas y ventas sólo por el magnetismo de un personaje televisivo que puede generar simpatía, risa o directamente indignación. No produce indiferencia. Al contrario, la gente lo comenta y lo convierte, sin pretenderlo, en un éxito viral.

Es la consecuencia directa de un tiempo en el que ya prácticamente nadie compra música, así que el mundo del disco prima este otro tipo de modelo de fast-music. Porque la comida rápida también existe en la televisión… y en la música.

De esta forma, con Ylenia, se reproduce la fórmula de Fernando Esteso y La Ramona (pechugona) en los años setenta. Fue un fenómeno masivo. Aunque con una diferencia crucial: era comedia.

E Ylenia humorista no es. Es un producto surgido de la más controvertida telebasura y, especialmente, de un reality como Gandía Shore, que promovía unos valores de dudosa honestidad.

Pero Ylenia no es el único caso. La lista es larga. Incluso Paquirrín, Francisco Rivera y Rafa Mora se han convertido en armoniosas voces del cutrepop. Por no olvidar a los ex-inquilinos de Hotel Glam, Dinio o Malena Gracia con su archiconocido Loca (por un beso tuyo).

Porque el cutrepop vende. Tiene su nicho. Más todavía hoy. Es el resultado de una industria musical devastada por la piratería y que necesita una reinvención a fondo para recuperar, a través de las nuevos formatos de consumo, el compromiso de la sociedad que está por venir.

@borjateran

Y ADEMÁS…

¿Sería bueno para las nuevas generaciones el regreso de ‘Gandía Shore’?

El asesinato del talento en prime time

La Televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

El periodismo, Twitter y la histeria colectiva

Así está revolucionando Twitter los contenidos televisivos

Antonio José gana ‘La Voz 2015′: lo mejor y lo peor de la edición en la que brilló Laura Pausini

25 junio 2015 - 1:36 - Autor:

Antonio José es La Voz 2015. No fue hasta la 1.36 de la madrugada cuando se alzó con el título, tras una eterna gala como táctica para inflar el dato de cuota de pantalla. Así, trasnochando para variar, terminó la tercera edición del talent show de Telecinco. Lo hizo creciendo y avanzando respecto anteriores temporadas. Para empezar, el ganador cuenta con más recorrido comercial que los precedentes premiados, Rafa Blas y David Barrul.

Aunque la gran ganadora moral del concurso es Laura Pausini, que ha arrasado y sorprendido con su instinto del espectáculo. La italiana no se corta, juega, es ella misma y se deja llevar. Incluso en el lado más políticamente incorrecto. Como sucedía con Raffaella Carrá.

En el tiempo que vivimos en España, esta actitud de Pausini hasta nos asombra, pero es problema de nuestra propia televisión, que ha promocionado profesionales tan solventes como anodinos, estancados en la perfección obsesionada con quedar bien con todo el mundo.

Nada que ver con lo que se respira en otras televisiones del mundo o en la historia de la propia pequeña pantalla española, que ha ido involucionando en cartera de rostros carismáticos, tal vez por comodidad de los directivos de los medios. A pesar de ser contraproducente a la hora de dejar pegado al espectador frente al plasma.

En este sentido, el mayor acierto de La Voz ha sido renovar la mitad del jurado con Alejandro Sanz y Laura Pausini (seguimos viciados a la cuota andaluza, pues sube el share a golpe de olé). Acierto las incorporaciones, porque  los coaches son el alma clave de este formato que, en su tercera temporada, se ha mantenido como hermano menor de las ediciones internacionales.

Y es que La Voz España sigue siendo cutre visualmente. La realización es mala, no va al ritmo de la música (de hecho, esta noche se olvidaron de enfocar a uno de los dos de Estopa, José Manuel, que fue ninguneado en el primer tema) y la puesta en escena parece sacada de una rococó discoteca de carretera.

Pero no, es un prime time, con audiencias millonarias, que no deja en el lugar que se merece a la historia de la televisión en España, en general, y a la de Telecinco, en particular, con largo curriculum de musicales espectaculares. Desde la época de Valerio Lazarov, como director del canal, hasta las brillantes galas de Operación Triunfo. Con puestas en escenas, con vibrante sonido, iluminación y realización, que siguen siendo vanguardistas vistas hoy.

Sin embargo, estamos en otro punto. La crisis ha hecho (mucho) daño y no se priman determinados detalles creativos que impulsan más la emoción, pasión e interés de los formatos. No hay tiempo suficiente para ensayar, preparar y crear.

Pero ese debe ser el objetivo para una televisión mejor, que no sea una fábrica de churros, que sea un show completo en forma y fondo. No hace falta dinero, sólo hace falta valorar las ideas y contagiar ilusión a los equipos. Como la ilusión que sí ha desprendido el jurado, los concursantes y el público en el plató del programa en los Estudios Picasso, que ha arropado los directos de esta edición con una energía que traspasaba la pantalla. Laura Pausini ha puesto el resto, animando y trasteando con su mejor valor añadido: esa imprevisible capacidad de consumar trastadas inocentes y cómplices, que no debemos perder a medida que crecemos.

@borjateran

Y ADEMÁS…

20 años de ¡Hola Raffaella!

Raffaella Carrá sin complejos: sus actuaciones más delirantes

‘La Voz’ triunfa: Laura Pausini y Alejandro Sanz revolucionan las sillas giratorias de Telecinco

25 cosas que hemos aprendido (para bien y para mal) de Telecinco

Cinco puntos fuertes de ‘La Voz’

¿Por qué causa tanto furor ‘La Voz’?

¿Por qué el jurado de ‘La Voz’ llevaba siempre la misma ropa?

‘El Príncipe’ se despide invencible en la noche en la que todas las cadenas triunfan

24 junio 2015 - 9:58 - Autor:

El Príncipe se despidió anoche hasta nuevo aviso. Porque no fue el último capítulo histórico, aunque lo pareció. De hecho, incluso Piqueras se confundió en su informativo. Las promociones de Telecinco insistieron demasiado en recalcar aquello de ‘último’ para atrapar a mayor audiencia.

Pero simplemente era un parón de temporada, pues la segunda y última etapa de El Príncipe se ha partido en dos tramos. Para estirar el éxito y para esquivar el verano, donde desciende el consumo televisivo.

Y ese bajón de público ya se evidenció ayer, en plena noche de San Juan, en un episodio que tocó mínimo de audiencia, cayendo por primera vez por debajo de los cuatro millones de fieles (23.5% y 3.713.000 espectadores). Un dato que se produjo a pesar de la insistente publicidad para arropar este episodio perfectamente escrito para emocionar al espectador fiel de la producción y crear expectación de cara a lo que viene en septiembre.

Porque la serie de José Coronado y Álex González se mantiene serie más vista de la televisión actul, a pesar de que esta etapa ha sufrido una dura competencia con Allí Abajo (ayer alcanzó un buen 20% y 3.117.000) y MasterChef (este martes congregó un 18.7% y 3.610.000), otros dos productos que logran reunir excelentes resultados de cuota de pantalla y que demuestran que, si los contenidos son complementarios y están bien hechos, hay porción de tarta para las tres cadenas principales.

Porque en la noche del martes ganan todas: Telecinco, Antena 3 y La 1 de TVE. Ahora falta ver cuándo se programar el desenlace de El Príncipe, que llegará en otoño. Y lo que está claro es que Telecinco envolverá con una buena estrategia de marketing el final (verdadero) de su serie para hacer un acontecimiento televisivo que exprima y propulse su gran éxito de ficción de los últimos tiempos: la luminosa serie policíaca con tensión, acción, ‘carne sexy’ y flechazos que casa a la perfección con la esencia de Mediaset.

> Las armas de ‘El Príncipe’ para triunfar

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las dificultades que sufre un guionista de una serie española

El obstáculo de las series españolas

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series españolas siempre tienen los mismos actores?

El fin del prime time: la tele que emite sólo para noctámbulos

‘Mujeres y hombres y viceversa’, una lección diaria de los ‘peligros’ de las redes sociales

8:10 - Autor:

Emma García ha cumplido 7 años sentada en una escalera. Pero no es una escalera cualquiera, es la escalinata de Mujeres y hombres y viceversa. La generación de tronistas de Telecinco tiene que esquivar a la presentadora cuando entra al plató y desciende la grada. Todo sea para encontrar el amor. O, mejor dicho, la fama. Porque, no nos engañemos, lo único que interesa en este show es ser popular y arañar unos cuantos bolos de discoteca.

Pero, para lograrlo, antes deben demostrar sus artes amatorias. La primera cita, las miradas, los poemas, el gimnasio. Casi todo vale en este formato. Y eso no gusta a determinados espectadores y asociaciones que piden la retirada del programa por realizar “apología de la ignorancia.

Aunque estas asociaciones deben saber que el duradero éxito de Mujeres y hombres y viceversa no sólo está en ver a guapas y guapos desplegando sus armas de seducción hasta terminar peleados en la lucha por el tronista de turno. También el espacio tiene su lado didáctico. ¿Cuál? ¿Cómo muscularse? ¿Cómo recauchutarse? ¿Cómo ir a La Posada de las Ánimas? ¿Cómo funcionan los rayos uvas? No, el servicio público del cortijo de Emma García estriba en que explican en cada emisión los peligros de la redes sociales. Y lo hacen sin tan siquiera darse cuenta.

Porque un elevado porcentaje de los traumas, de culebrón de Galavisión, que sufren los participantes de este polémico programa son desvelados a golpe de pantallazo: de Facebook, de Twitter, de Instagram… incluso de Tuenti.

Las capturas de pantalla circulan por el estudio, impresas cual actas judiciales: desvelan infidelidades, secretos o reglas incumplidas. El drama esta servido a golpe de imágenes de conversaciones en las redes sociales (o interacciones con ex novias que, tal vez, no sean ex novias). Por no hablar de WhatsApp, la imprescindible aplicación del show, omnipresente en las crisis de MYHYV, pues el universo tronista aún no ha aprendido que hay que tener cuidado con lo que se escribe en la App del doble check. 

Viendo Mujeres y hombres y viceversa la audiencia se percata de que hay que tener cuidado con los movimientos que se ejecutan por las redes. Que, en definitiva, hay que pensar antes de escribir un estado. Todo queda registrado. Todo deja rastro. Es el aprendizaje que se puede sacar de este frívolo programa que se mantiene con datos estables de audiencia también gracias a que ha incorporado en sus delirantes tramas estas reconocibles aplicaciones, que usa la propia audiencia de Telecinco a diario. Un público que se ve reflejado en los básicos conflictos de desamor que presenta el programa. Aunque, en plató, lo que menos importa es el amor.

@borjateran

Y ADEMÁS…

La Televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

El periodismo, Twitter y la histeria colectiva

Así está revolucionando Twitter los contenidos televisivos

25 cosas que hemos aprendido (para bien y para mal) de Telecinco

Pablo Iglesias aparece con el lazo naranja contra la manipulación de TVE en ‘Los Desayunos’

23 junio 2015 - 10:20 - Autor:

Con el lazo naranja por la defensa de la televisión pública, Pablo Iglesias ha aparecido en La 1 de Televisión Española. El líder de Podemos, por fin, ha sido entrevistado en Los Desayunos de Televisión Española. Una Televisión Española en plena crisis de credibilidad social y de audiencias por culpa de las malas gestiones del poder. Y ahí estriba el futuro de TVE, que cuente con un modelo sólido por encima de los cambios de gobiernos.

Porque TVE debe dejar de ser moneda de cambio y recuperar su máxima de televisión de todos. TVE no debe rendirse a intereses inmobiliarios, ni de negocios privados, ni de luchas del marketing de la política. TVE debe ser el punto de encuentro del patrimonio audiovisual que nos une. Y ese debe ser el futuro de la corporación pública, como ya fue en etapas reconocidas internacionalmente.

Ahora RTVE es prácticamente invisible, su debacle de audiencias casi parece planificada, un declive que puede acrecentarse por la pérdida de platós y centros de producción (estos días se rueda por última vez en los históricos Estudios Buñuel, que desaparecerán para construir pisos). En su lugar, se alquilarán estudios privados (más gasto externo, más fragmentación de platilla). Estas decisiones, minimizan las posibilidades para desarrollar nuevos proyectos desde dentro y potenciar las sinergias o favorecer el trabajo en equipo.

Pero la televisión pública, bien gestionada, sigue siendo un motor clave para un país más rico en ideas. TVE no es un gasto, es una inversión. Y su función divulgativa, informativa y creativa sólo se logrará con ayuda de todos los partidos más allá de consignas, hipocresías, trincheras o guiños electoralistas. Del PP a Podemos. Del PSOE a Ciudadanos. Porque los cimientos de TVE no están ni en colores partidistas ni en lazos reivindicativos, están en la sociedad plural y diversa, están en la televisión sin miedo a la imaginación. Y ahí queda aún todo el camino de madurez democrática por recorrer, de unos y otros.

>A FONDO Cuando la política no entiende la esencia de la televisión pública

@borjateran

Y ADEMÁS…

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

El grave problema de TVE con la susceptibilidad de la audiencia

La regeneración de TeleMadrid: 8 vías de acción para recuperar su audiencia (y credibilidad)

El ocaso del Canal 24 Horas de TVE: ¿cómo frenar el desprestigio de la última cadena ‘todo noticias’?

TVE: de ser la gran factoría de televisión en España, a quedarse casi sin platós

Estudios Buñuel: su historia

50 años de los Estudios de Prado del Rey (infografía)

Cuatro programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

‘Anclados’: claves de un éxito que tenía todas las papeletas para fracasar

8:30 - Autor:

  •  Aunque ayer hizo mínimo de audiencia (16%), la telecomedia es lo más visto del lunes.

‘Un vacaciones en el mar’, sin mar. Un crucero, sin crucero. Un rodaje en el que cayeron por la borda actores que habían sido anunciados (como Daniel Guzmán). Unas malas promociones previas, poco acertadas y sin mucha gracia. Los gurús, por tanto, presagiaban que la nueva telecomedia de Globomedia para Telecinco iba a ser un desastre.

Pero, sin embargo, Anclados ha sido un éxito. Ha sabido jugar sus cartas como prime time de entretenimiento. ¿Cómo? Construyendo una oda al chiste malo. Porque en el contexto de Anclados sucede un fenómeno que hay que estudiar: el espectador puede sorprenderse a sí mismo riéndose de una gracieta que a priori no tiene ninguna gracia. Pero se ríe. Funciona. La serie lo consigue con unos guiones que no tienen miedo al ridículo y unos actores perfectos para dar vida cualquier delirio por muy surrealista que sea.

Anclados no es una telecomedia tan redonda como Aída. Esta vez los creadores de la spin off de 7 vidas no han dado con la misma puntería en la diana. Quizá porque aquí no hay ni la taberna ni el barrio en el que (casi) todos nos sentimos reconocidos. Esto es un crucero que no disimula que es un decorado instalado en un plató de un polígono, entre los secanos pueblos de Fuencarral y Alcobenadas.

Aún así, la serie ha disimulado sus carencias escenográficas, apostando por unas transiciones ‘acuáticas’ en dibujo animado. De esta forma, se otorga a la ficción una mayor identidad de cómic. Y es que Anclados es eso: un cómic. Con un segurata, Fernando Gil, que interpreta al típico segurata (tonto); una chacha, Rossy de Palma, que interpreta a la típica chacha; con una pija fracasada, Ursula Corberó, que interpreta a la típica pija fracasada y con un Joaquín Reyes que interpreta al típico Joaquín Reyes (y, de paso, con el fichaje chanante se da un toque hipster a la esencia mainstream de la comedia).

Todos dan forma a unos guiones que rozan lo infantil, perfectos para los calores de esta entrada al verano que nos está tocando vivir. Incluso hay una piscina, en el centro de plató, como la de El Gran Juego de la Oca. Aunque sin oquettes, sin el cámara submarinista y sin Emilio Aragón, sólo con figurantes chapoteando, tan descamisados como sobreactuados, que sirven para dar dinamismo a los fondos de plano de una serie que cuenta con los requisitos para triunfar en Telecinco: escenografía muy luminosa, casting que entra por los ojos, diferentes perfiles de personajes para atraer la complicidad de variopintos rangos de edad (de la nostalgia ochentera con Rossy de Palma y Loles León, ayer, a la enamoradiza adolescente hija de la capitana pirata,Miren Ibarguren), tramas en las que es fáciles reengancharte sin perder el hilo, floja competencia en los canales rivales (con productos complementarios como Pekin Express, para otros targets), mucho despelote y, sobre todo, no pretender ser otra cosa de lo que se es: un producto evasivo sin más. Y ahí radica la inteligencia de Anclados.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las dificultades que sufre un guionista de una serie española

El obstáculo de las series españolas

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series españolas siempre tienen los mismos actores?

El fin del prime time: la tele que emite sólo para noctámbulos

La TV cierra por vacaciones: la oportunidad perdida de las cadenas en verano

22 junio 2015 - 2:17 - Autor:

Hubo un tiempo en el que la tele renovaba su programación para conquistarnos con espacios pretendidamente veraniegos. Así rompían la monotonía de todo el curso y aireaban al público con nuevos formatos.

Pero lejos quedan aquellos veranos en los que los canales refrescaban sus parrillas apostando por productos específicos para las vacaciones. Una época que servía para probar nuevos programas y rostros de cara a la nueva temporada. Así nació El Informal, por ejemplo.

En cambio, y como consecuencia de los malos hábitos heredados de la crisis económica, la programación ya no es campo de cultivo en el estío. Atresmedia y Mediaset intentan ajustar las cuentas: ahorran, por tanto, en una época en la que baja el consumo televisivo.

La pequeña pantalla se queda desierta en verano. Este efecto colateral aún choca más en el caso de Televisión Española, que apenas lanza producto cuando, sin publicidad, no debería sufrir los estragos del parón de julio y agosto. Al contrario, debería aprovechar la sequía de las privadas para aumentar adeptos y probar nuevos programas en todas sus franjas.

De momento, sólo llegará a La 1 Insuperables, un nuevo cazatalentos que ya se graba en Barcelona a cargo de la factoría Gestmusic.

Las privadas, por su parte, intentan aguantar la media con productos que ya saben que funcionan. Por eso mismo, Telecinco no da tregua a Sálvame, ni la versión naranja ni la versión limón ni la versión deluxe. Todo sigue igual.

Es más, en vez de crear un nuevo reality veraniego para retener a sus fieles, Mediaset ha decidido crear una edición en prime time de Cámbiame, el talent de renovación de looks, estrenado sólo hace una semana. Así, se aseguran un horario de máxima audiencia con un producto que ya tienen montado. En el mismo decorado, participarán famosos e incluso prometen metamorfosear la vestimenta de un pueblo entero.

Antena 3, salvo sorpresas de última hora, parece que tampoco realizará grandes modificaciones en su parrilla en la época estival. Eso sí, van a recuperar El tiempo entre costuras. Lo harán con material inédito. El fenómeno de la historia de Sira Quiroga ya ha descansado lo suficiente y, tras más de un año fuera de emisión, esta producción de Boomerang puede generar una expectación que anime a un segundo visionado, muy útil para asegurar el mantenimiento de la media de cuota de pantalla del canal.

Son las tácticas de las cadenas que ahorran en verano. Es lógico que bajen el nivel de estrenos y saquen del cajón reposiciones o series extranjeras de catálogo. Aunque los programadores deben cuidar hasta que punto desciende el nivel, ya que minimizar en exceso la oferta puede provocar mala imagen de el canal de televisión en cuestión en un sector de la audiencia.

Y ahí surge el problema. El público repite demasiado en verano aquello de ‘no ponen nada en la tele’, Pero, cuidado, este sentimiento colectivo termina pasando factura. Sobre todo a la cadena que apaga en exceso los contenidos propios en directo, en day time o en prime time.

Eso disminuye la visibilidad del canal y la audiencia es insaciable: termina castigando en septiembre. Y luego en septiembre es más difícil ganar al rival. Se ha perdido la oportunidad de experimentar en verano. El ajuste de presupuesto será la excusa. No obstante, la inversión también debería tener en cuenta ese detalle intangible: el atajo de aprovechar las vacaciones para potenciar imagen de marca, probar posibles nuevos éxitos, no dejar escapar a los fieles y generar nuevos públicos cuando otros se quedan viviendo de las rentas o, simplemente, enlatados.

@borjateran

Y ADEMÁS…

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

¿Por qué parece imposible reproducir en la tele de hoy un éxito como ‘Sospresa, sorpresa’?

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

La Sexta, así se ha construido un buen modelo de negocio televisivo

¿Qué ingrediente falta a la televisión de hoy?

El Instagram de ‘Friends’, un incontrolable éxito viral

21 junio 2015 - 11:40 - Autor:

Friends es la sitcom por excelencia. Sus carismáticas tramas no se desgastan ni una década después de su final. En televisión, pocas veces han pasado tantas historias icónicas en sólo 20 minutos, que es lo que duraba cada capítulo.

Porque Friends está plagada de momentos para la historia. Momentos que se reproducen sin control en las redes sociales, por obra y gracia (ilegal) los propios espectadores. Incluso en Instagram, donde existe un perfil con fragmentos de la comedia de la pandilla neoyorquina. Más de 600.000 usuarios siguen ‘friends.videos’, en la famosa aplicación de fotos y filtros.

Cada vídeo está etiquetado con el episodio y la temporada en cuestión. Como si fuera un zaping exprés por lo mejor de la serie. Los ‘likes’ se multiplican por miles (y veinte miles).  Eso sí, cuidado, porque es empezar a ver uno de los vídeos de este instagram… y no poder parar de pinchar en más. Es adictivo. Es imparable.

> instagram.com/friends.videos

@borjateran

Y ADEMÁS…

otros artículos relacionados

Las razones por las que amamos tanto a esta inolvidable serie

Diez años de la emisión del último episodio

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy periodista y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en televisión. En definitiva, tele y más tele, por deformación profesional y porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo audiovisual.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

julio 2015
L M X J V S D
« jun    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

TeleDiaria en Twitter