Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Pide matrimonio a su chica por sorpresa con ayuda de Eduardo Noriega en un cine lleno (VÍDEO)

3 junio 2016 - 1:00 - Autor:

Javier llevaba tiempo planeando una pedida de matrimonio para su chica. Pero quería que fuera con una puesta en escena especial. Y la mente perversa de los guionistas de El Hormiguero lo han conseguido en una sala de cine llena de gente y con la ayuda de Eduardo Noriega.

La pareja de tortolitos fue a una premiere de la película Nuestros amantes. Todo parecía normal en el patio de butacas, hasta que la cortejada se percató de que la trama del filme habla de ella. Incluso Noriega sacaba su cojín favorito a relucir. Rápidamente la protagonista se percató que todo era una cámara oculta. Una cámara oculta por amor. Entonces, la proyección se paró, las luces del cine se encendieron y pasó esto:

  • ¿CÓMO SE HIZO ESTA CÁMARA OCULTA?
El equipo de El Hormiguero hizo una petición en redes sociales. Entre todos los aspirantes que se postularon para sorprender con una pedida de matrimonio “de cine”, eligieron a Javier.  Después, Edurado Noriega se prestó para rodar en un chroma, el famoso fondo verde de la tele y el cine, los diálogos adaptados del filme con las referencias a la novia. Estos se introdujeron en el montaje real de la película, como si fueran parte de la historia.
Y llegó el día de la proyección. Ningún espectador de la sala sabía que la cinta de la peli estaba amañada. Sólo el novio, claro. Para la cámara oculta se utilizaron unas cámaras de alta sensibilidad que permiten grabar en la oscuridad.
Uno de los cámaras se situó justo en el asiento de delante de los protagonistas y ocultó el objetivo apuntando a los tortolitos en el reposabrazos, debajo de una cazadora. La otra cámara pasaba desapercibida entre la oscuridad de la sala. El resto lo puso la reacción de la propia pareja que, en este caso, se quedó cortada. Así son las cámaras ocultas que son reales y no se prefabrican, esta creada por el guionista Jordi Moltó, que también está detrás de otros vídeos virales de El Hormiguero como el abuelo rapero o las apariciones del reportero alemán.

Telecinco: el motivo por el que su liderazgo de audiencias va para largo

2 junio 2016 - 2:44 - Autor:

Telecinco lleva 21 meses ininterrumpidos de liderazgo. Un modelo de éxito que no muestra síntomas de debilidad, a pesar de que sus contenidos se repiten. Una y otra vez. El motivo radica en que la cadena principal de Mediaset ha definido una identificable imagen de marca de cadena, a medio camino entre la conflictiva tele-realidad y el neocorazón, con una maquinaria muy bien engrasada para que la fábrica no cese nunca de generar productos que interesan a su audiencia fiel de base.

A diferencia de otras cadenas, con una programación que depende más de que sus nuevas series funcionen o de las idas y venidas de las temporadas cerradas de programas de entretenimiento consolidados, Telecinco ha ido dibujando una parrilla repleta de formatos que van cogiendo el testigo los unos de los otros, sin dar tregua al público. La fórmula se repite: Gran Hermano, Gran Hermano VIP, descansa Gran Hermano, aparece Supervivientes. Así prácticamente ocupan todos los meses de este año.

También intentan reproducir la misma estructura en el género talent, con La voz en otoño-invierno, que da paso ahora a Got Talent para primavera o formatos como Levántate, que no deja de ser un spin off de Pequeños Gigantes con ligeras variaciones que se van probando si funcionan (o no). Sin olvidar la cita diaria (desde hace ¡8 años!) con Mujeres y hombres y viceversa, esa telenovela juvenil con apariencia de real (y mucho rayo uva) que es fuente de nuevos personajes para el resto de espacios de la emisora. Muchos de los concursantes de GH VIP o Supervivientes salen de aquí. Y para saber quiénes son todos, debes ser experto nivel avanzado en tripas de Telecinco.

Con esta dinámica, la cadena se asegura mantener viva la chispa del culebrón de tele-realidad que retroalimenta el resto de la programación durante todo el año. Sin pausas. No sólo eso, también el resto de magazines de la cadena (Sálvame especialmente) sirven de apoyo para fomentar tramas en los realities y para cebar los nuevos estrenos de la cadena.

Esto último, la autopromoción desde distintos programas, se puede decir que se hace en todos los canales. Pero no siempre de tan eficaz manera como lo hace Mediaset. Porque Telecinco ha conseguido transmitir un sentimiento unitario de cadena en todos sus programas. En esta identidad de marca ha ayudado un diseño de parrilla con mucho formato en directo que, además, se realiza desde una reconocible sede de la emisora, mostrando pasillos, bambalinas y, de paso, interconectando sutilmente sus productos, generando un arrastre de públicos con colaboradores que están en un espacio y en otro, o concursantes que van de un reality al siguiente. Así es el universo Mediaset: tiene sus propios protagonistas, su propia forma de hacer que cualquier “tontería” parezca relevante y su propio concepto de quién es VIP.

Además, la programación de Telecinco está muy bien definida, con una estructura clara. Por la mañana Ana Rosa Quintana, por la tarde Sálvame y por la noche da igual que no conozcas de memoria el horario de un programa, pues sabes que existirá un contenido afín. Porque (casi) todos los programas cuentan con un sello made in Telecinco reconocible para el espectador en sólo un golpe de vista y porque, al fin y al cabo, dedican hasta tres noches a la semana al reality de turno. Luego tienen Sálvame Deluxe, alguna serie y alguna noche con cine.

La cadena de Mediaset ha asentado tan bien sus cimientos que, con el actual sistema de competencia, pinta que este modelo tendrá fuelle para años: han consolidado unos contenidos intercambiables que se identifican con la emisora en su conjunto y sin atarse demasiado a tandas de temporadas de programas. De ahí que la dinámica de programación no pierda poderío: termina un show de prime time y aterriza otro show de prime time del mismo o parecido género. Y así hasta el infinito. Su espectadores fieles saben bien lo que se van a encontrar cuando ponen Telecinco. Y también lo saben sus detractores, esos que apenas reconocen que ven sus programas pero los consumen puntualmente, aunque sólo sea para criticarlos. Telecinco se esfuerza por no decepcionar ni a unos ni a otros.

> El liderazgo de Telecinco: las 9 claves de éxito del modelo de cadena de Mediaset

@borjateran

Y ADEMÁS…

El círculo vicioso de la creatividad en las cadenas de TV en España

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

8 aciertos que han convertido Atresmedia en un referente en series

Cuatro: el mejor lanzamiento de una TV en España

Lo que he aprendido de la televisión en estos cinco años en Lainformación.com

1 junio 2016 - 2:15 - Autor:

Hoy cumplimos cinco años mirando la televisión, a diario, desde esta crónica de Lainformación.com. Cinco años en los que hemos aprendido que la televisión ya no sólo se ve en el televisor. Que el éxito se construye con riesgo, y que tal vez, por eso mismo, casi no hay grandes éxitos novedosos en la parrilla. Que los programas infantiles se extinguieron y los niños ahora son estrellas del prime time. Que la televisión necesita ser más ingenua, el espectador también. Que pasó el tiempo de Médico de Familia, pero sigue estando vigente Verano Azul.

Cinco años en los que hemos aprendido que nuestras series y programas se exportan como nunca y construyen una marca España hasta en Rusia. Que Pablo Iglesias se ha transformado en una especie de Will Smith de los programas políticos. Que los saltos de trampolines televisados están sobrevalorados. Que Chicho Ibáñez Serrador sigue siendo más moderno que la televisión de hoy. Que la resintonización de la TDT es infinita. Que Twitter aún no es un medidor fiable de audiencias. Que Youtube mató a los programas de playback y estranguló a la MTV, pero que ese mismo Youtube cuenta con un potencial inmenso como aliado de la televisión tradicional, aún por exprimir.

Cinco años en los que hemos aprendido que existen periodistas verdaderamente independientes. Que Jordi Hurtado mantiene el liderazgo de La 2 no por su lozanía, sino porque su programa sabe crecer de la mano de la experiencia y también de la experiencias de sus concursantes. Que Belén Esteban nunca dejará de subir la cuota de pantalla con su vida de culebrón, pero que las tripas, vísceras y el corazón ya no funcionan como antes: las revistas del cuore han dado paso a las tramas entre colaboradores que sirven de cobayas.

Cinco años en los que hemos aprendido que el mejor presentador es el que no se toma la televisión muy en serio, o al menos lo disimula muy bien, véase Jordi González o Jorge Javier Vázquez. Que hay que reírse de uno mismo y, a veces, un poco de los demás. Que los concursos musicales no habían muerto; Tu cara me suena los recuperó para España.

Cinco años en los que hemos aprendido que la mayoría de los políticos no entienden la esencia de las televisiones públicas, pero que la inversión de la televisión pública es más necesaria que nunca (aunque venda más un titular contra ella, que valorando sus posibilidades para un país mejor). Que, en una época de consumos individualistas, las redes sociales han recuperado la experiencia colectiva de disfrutar la televisión… y tuitearla. Que el público se siente con más poder que nunca frente al mando a distancia pero, cuidado, es Facebook el que está adquiriendo el poder para decirnos lo que nos interesa leer (e invisibilizar lo que no nos interesa).

Cinco años en los que hemos aprendido que los audímetros son insaciables, si bien en televisión es fundamental la paciencia para asentar contenidos. Que el mejor directivo de televisión es el que cree en la inteligencia del espectador. Que el talento no siempre se premia. Que la televisión generalista ha hecho invisible a la mayor parte del talento que escapa de las grandes compañías de inversión. Que en el prime time la política puede alcanzar audiencias millonarias cuando se hace desde el periodismo honesto y crítico. Bueno, y también cuando se hace desde el debate histérico y superficial. Que los programas empiezan y terminan tan tarde para que los datos de audiencia parezcan mejores y se venda más publicidad. Que las cadenas, en muchas ocasiones, están más pendientes de lo que hace el rival que de crear por sí mismas y mimar a su principal cliente, el espectador.

Cinco años en los que hemos aprendido que la mejor cadena es la que cuenta con una imagen de marca muy definida: Telecinco, la vida en directo; Antena 3, reputadas series; La Sexta, actualidad política; Cuatro, el joven universo tróspido.

Cinco años en los que hemos aprendido que la televisión sigue siendo un reflejo, a veces demasiado fiel, del estado anímico que atraviesa un país. Que no siempre ganan los buenos, ni nadie garantiza finales felices. Que la forma de consumir sus contenidos está cambiando para siempre, pero que nunca cambiará su esencia: lo importante es contar historias desde la mirada propia. Seguimos… Seguimos creciendo y aprendiendo de la televisión en Lainformacion.com.

@borjateran

EL PRIMER ARTÍCULO

> ¿Cuáles son los motivos de la eterna reposición de ‘Friends’?

Y ADEMÁS…

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Pablo Iglesias no lidera ni en Telecinco ni en Antena 3: las consecuencias de la sobreexposición televisiva

1:00 - Autor:

Ni en Antena 3. Ni en Telecinco. El particular duelo de Pablo Iglesias en dos programas de cadenas rivales, en emisión no simultánea pero en la misma noche, se ha saldado con un dato que pone en evidencia la cierta saturación televisiva del Secretario General de Podemos en formatos de entretenimiento. Ninguna de las dos propuestas ha logrado liderar la noche.

26-J Quiero gobernar, la tertulia de niños capitaneada por Ana Rosa Quintana, ha cosechado un 12.1 por ciento de share y 2.200.000 espectadores. Sin embargo, el formato con críos no ha podido con El Hormiguero de Pablo Motos de Antena 3 con 14.1 por ciento de cuota y 2.578.000 fieles.

Después, en el tramo televisivo posterior, se han tornado los papeles: ha subido la audiencia de Telecinco y el encuentro de Pablo Iglesias con Susanna Griso se ha quedado en un 10.9 por ciento de share y 1.946.000 espectadores. Por detrás de Supervivientes (18.8 por ciento de cuota y 2.368.000 seguidores) y la serie El Caso de La 1 (11.5 por ciento y 2.124.000).

Tras el anuncio de la entrevista de Iglesias en Telecinco, Antena 3 decidió cambiar el invitado previsto en el programa 2 días y una noche de Susanna Griso. Retrasaron Pedro Sánchez y adelantaron Pablo Iglesias, con un supuesto tirón mayor en lo que se refiere a las audiencias. Aunque la situación ha cambiado.

El poder mediático del líder de Podemos se ha traducido en una sobreexposición mediática que es muy rentable a nivel político, pero que también se traduce en un cierto desgaste en determinados escenarios de los intereses televisivos. De hecho, el encuentro de ayer con Susanna Griso parecía ya visto antes. Los lugares comunes se repiten, la preguntas y argumentos también. 2 días y 1 noche parecía un bucle de temas ya tratados y, en esta ocasión, con un tono de intensidad que aleja al espectador. Con los niños de Ana Rosa fue diferente, más chispeante, más ingenuo. Pero, de nuevo, los lugares comunes se repetían, las preguntas y argumentos también en una franja muy complicada, con duros competidores. Y esta campaña electoral se empieza a hacer demasiado larga para el espectador. Un espectador que quiere más periodismo y menos docushow.

Y ADEMÁS…

Las 7 claves que están regenerando la política en TV

La campaña electoral más televisiva. Los motivos

Salvados: así revolucionó el periodismo en prime time

‘Quiero Gobernar’: así han entrado los niños en la infinita campaña electoral

31 mayo 2016 - 22:39 - Autor:

Era lo que nos quedaba por ver. En la infinita campaña electoral televisiva sólo faltaba que entraran en juego los niños. Y ha funcionado, pues ya se echaba en falta una buena dosis de ingenuidad en esto de la política mediatizada. Lo ha logrado Ana Rosa Quintana con Quiero Gobernar, una tertulia infantil que se ha estrenado con Pablo Iglesias (mañana a la misma hora Albert Rivera).

El líder de Podemos ha conocido a unos pequeños muy enterados de los prejuicios y estereotipos de los partidos nacionales. Clichés llevados al extremo máximo, alguno incluso han hablado en el programa de la amenaza de “quitar la Giralda“.  La imaginación inocente… que, a veces, no se aleja tanto de delirios de  las tertulias de adultos.

Y ese ha sido el fuerte del estreno de Quiero Gobernar: las salidas de tono, sin demasiados filtros, de los críos que han dado en la diana de los miedos que caen sobre la alargada coleta de Iglesias. También ha ayudado una Ana Rosa Quintana rápida de reflejos (“dicen que les vamos a censurar”, comentó la presentadora) y un casting de chavales en estado de gracia.

No es nada nuevo esto de que los chiquillos hablen de cosas de mayores en televisión. Inolvidable es aquel Juego de Niños de Javier Sardá o incombustible el Menuda Noche de Juan Y Medio en Canal Sur.

Pero, en esta versión mini de la tertulia política, Quintana ha sabido aprovechar otros trucos de guion para dinamizar más el show con constantes aplausos y murmullos en sonido ambiente, el golpe de espontaneidad de unos niños en el estudio (que no sabían que iba a estar presente el mandamás del partido que tanto han visto por la tele) y hasta un mini Pablo Iglesias entrevistando a Pablo Iglesias. Lo que nos faltaba, niños disfrazados de políticos.  ¿Qué pasó con Orejón, ya no son tan amigos? ¿Nos vas a quitar la casa de la playa?. Son algunas preguntas que soltó de carrerilla (con una memoria casi robótica) este Iglesias Junior al Iglesias real.

Otro programa de políticos, pues. Por suerte, esta vez el gracejo ingenuo de los pequeños sirve para que esta eterna re-campaña electoral tome un poco aire. Son el futuro, y quizá los medios, padres y los políticos deben analizar los prejuicios que ya siembran en las nuevas generaciones desde tan críos. Porque el primer Quiero Gobernar ha sido un fiel retrato de verdades y mentiras del ruedo de la política nacional desde la óptica de la maña infantil.

Y ADEMÁS…

Las 7 claves que están regenerando la política en TV

La campaña electoral más televisiva. Los motivos

Salvados: así revolucionó el periodismo en prime time

El vídeo de la reprimenda de Adele a una fan en un concierto (y la lección que ha dado al mundo)

18:33 - Autor:

“¿Podrías dejarme de grabar con tu cámara? Porque estoy aquí en la vida real, puedes disfrutar en la vida real, en vez de a través de tu cámara”. Esta es la lección que una enfadada Adele dio a una de sus fans, que no paró de inmortalizar su concierto del pasado sábado en Verona, Italia. Incluso la espectadora se llevó el trípode para poder tomar buenos planos de la cantante. Otro asistente al concierto grabó (sin trípode) la escena y la colgó en Youtube, el vídeo ya tiene más de millón de visualizaciones.

Esto no es un DVD, es un espectáculo en directo y me gustaría mucho que lo disfrutaras. Hay mucha gente fuera que no ha podido entrar“, soltó la artista visiblemente irritada.

Genio y temperamento el de Adele. Pero la cantante ha dado en la diana de una de las consecuencias de la era multipantalla. Intentamos inmortalizar cada momento. Grabar cada instante. Aunque el pulso nos falle. También en los conciertos, donde el brillo de los mecheros ha sido sustituido por la luz del móvil. Como si fuéramos los realizadores de nuestra propia vida. Y nos olvidamos de sentir cada instante en primera persona, sin una pantalla de móvil como intermediario. Y, entonces, nos perdemos las infinitas texturas de mirar a través de nuestros propios ojos sin filtros amaro de Instagram.

> La TV que construye los contenidos mirando a la red

@borjateran

Y ADEMÁS…

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

Los 3 errores de las cadenas en las redes sociales

El fin de la dictadura del audímetro: los espectadores ya no están solo en la emisión tradicional

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

El retorno de ‘Operación Triunfo’, ¿cada vez más cerca?

0:20 - Autor:

La televisión en España no ha repetido un fenómeno sociológico de tal magnitud. Aún las verjas del plató donde se realizaba Operación Triunfo muestran las cicatrices de una época dorada, con mensajes de fans tatuados con fuerza en los barrotes.

Y, justo 15 años después del estreno de aquel formato que pulverizó las audiencias, empieza a sonar que la discográfica Universal está interesada en reunir a los triunfitos de aquella primera edición. Ya lo ha adelantado Alfonso Arús en su programa de la cadena catalana 8TV, Aruscitys.

Este retorno, a medio camino de reality y programa musical, sería la gran oportunidad esperada, un acontecimiento mediático que dispararía las audiencias, pues este formato de aspirantes a cantantes logró un furor inaudito en 2001, que acaparó las parrillas de programación de todos los canales, catapultando a la gran mayoría de los participantes de la primera edición a una fama sólida. Llegaron para quedarse.

Fueron tales las audiencias, que no sólo TVE utilizaba las imágenes de su programa, el resto de las cadenas también. Imposible hoy. No había alternativa. Los magazines debían hablar sí o sí de los entresijos de la academia o estaban perdidos, el público se esfumaba.

El formato de la productora Gestmusic consiguió un casting redondo gracias a los variopintos perfiles de concursantes elegidos, que se complementaban entre sí y que generaban una poderosa identificación en el público. Su evolución, sus relaciones, su aprendizaje. Como la vida misma.

De Bisbal a Rosa. Un grupo de apasionados jóvenes que desprendían una cercanía única gracias a tres factores principales: eran genuinos, tenían talento por explorar y, sobre todo, eran vírgenes en un formato de esta singularidad, al ser los primeros ni sabia a lo que se enfrentaban ni conocían la repercusión del concurso y se dejaron llevar por su espontaneidad. Esa mezcla transmitía una verdad bestial, que se irradiaba en la convivencia de las clases y en la espectacularidad de las galas semanales, surgidas de horas y horas de ensayo en la academia. Por eso (casi siempre) los números salían tan bien. Porque en televisión es fundamental el tiempo para la preparación. Detalle crucial que se escatima en las actuales épocas televisivas.

Ya no estamos en 2001. Pocas cadenas asumirían ahora el coste de aquella maquinaría de Operación Triunfo. Pero hay sectores de la audiencia que se sienten huérfanos de talents show que propicien el tiempo de coger cariño a los concursantes. Ahí estaba el secreto de la receta de OT: el talento que crece frente a las cámaras.

Los espectadores sentían la evolución de sus triunfitos cada semana, el programa generaba amores, desamores y odios. En cambio, hoy, esa capacidad de empatizar es más difícil de conquistar en los programas de cazatalentos, un género que sufre cierta saturación y en donde los participantes van y vienen a una velocidad de vértigo. Por eso mismo, es muy complicado que estos artistas mantengan su fama en una carrera discográfica posterior al prime time de turno.

  •  ¿Podría resurgir Operación Triunfo de sus cenizas?

Ya ha pasado el suficiente tiempo para que las grandes audiencias recuperen el interés por un retorno de OT. Su vuelta, con una fórmula remozada y adaptada al universo social media, siempre sería un as en la manga para cualquier cadena. Aunque, especialmente, el retorno sería un filón si se cierra como una tanda de especiales que rejunten a los chicos de la primera edición. Ellos son la esencia OT. Ellos podrían volver a paralizar el país. Quizá este momento cada vez esté más cerca. El próximo 22 de octubre es el aniversario de aquel día en el que se abrieron las puertas de la Academia que revolucionó la televisión en España.

> Se busca propietario para la Academia de OT

@borjateran

Y ADEMÁS…

El círculo vicioso de la creatividad en las cadenas de TV en España

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

8 lecciones que debe aprender la TV de hoy de Chicho Ibáñez Serrador

La actuación que no permitirían los temerosos directivos de la TV en España

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no hay pantallas de Led

 

Pablo Iglesias, el arma de las cadenas para subir la audiencia de sus estrenos políticos

0:08 - Autor:

Pablo Iglesias es hijo de la televisión. Su habilidad a la hora de utilizar los engranajes de la pequeña pantalla ha sido clave en el éxito político de su formación, Podemos. De hecho, su parlamento final en el Debate Decisivo de Atresmedia evidenció su capacidad para lanzar un mensaje publicitario-emocional al más puro estilo de Coca Cola. La audiencia olvidó todos los discursos políticos de aquella noche. Todos menos el de Pablo Iglesias, que sabe utilizar la televisión. Y, al mismo tiempo, la televisión lo utiliza porque sabe que sube la audiencia.

Pero esta fructífera relación de la televisión con Iglesias y de Iglesias con la televisión llega esta noche a un particular duelo. Telecinco y Antena 3 competirán con dos programas de estreno con Pablo Iglesias como protagonista. El líder de Podemos prácticamente se autocontraprograma a sí mismo.

Tras el éxito de los especiales con líderes políticos de El Hormiguero, en esta nueva post-pre-campaña electoral Antena 3 ha optado por realizar una serie de especiales de su show (a lo Bertín Osborne) con Susanna Griso, 2 días y una noche. La presentadora convivirá con los mandatarios de las principales fuerzas.

Y la cadena del 3 decidió estrenarse, este martes, con la edición protagonizada por Pedro Sánchez. Sin embargo, Telecinco comunicó que también arrancaba en este mismo día Quiero gobernar, una especie de tertulia con los cabeza de lista a las próximas elecciones, moderada por Ana Rosa Quintana, donde los políticos se encontrarán con las preguntas de un grupo de niños.

El golpe de efecto venía después, cuando se anunciaba el nombre del primer convidado de Quintana: Pablo Iglesias. En ese instante, debió sonar música de tensión en Antena 3. Como consecuencia, decidieron mover ficha, retrasar la emisión de Pedro Sánchez (pobre) y adelantar la de Pablo Iglesias, más jugoso para las grandes audiencias.

No obstante, ambos productos no competirán frontalmente ya que Telecinco programa a los niños de Ana Rosa en horario de access prime-time, a eso de las 22.00 horas, justo antes de una nueva edición de Supervivientes  (con Jorge Javier Vázquez). Mientras que la otra versión de Iglesias, esta vez con Griso en Antena 3, irá pasadas las 22.30, detrás de Pablo Motos.

Los niños de Ana Rosa Quintana, 2 días y una noche y Feis to Feis con Joaquín Reyes. En menos de una semana, tres programas especiales de entretenimiento, dos en una misma noche, dedicados al líder de Podemos. La campaña se juega en la televisión, la televisión lo aprovecha y los propios candidatos también, que ya se han percatado de que los votos se disparan derrochando simpatía en prime time. La regeneración política se ha quedado, de momento, en el espectáculo del show business.

Y ADEMÁS…

Las 7 claves que están regenerando la política en TV

La campaña electoral más televisiva. Los motivos

Salvados: así revolucionó el periodismo en prime time

 

‘El Ministerio del Tiempo’: el error reincidente por el que aún no se renueva la serie de TVE

30 mayo 2016 - 8:01 - Autor:

Existe un error de análisis a la hora de evaluar el éxito o fracaso de un producto en Televisión Española: se sigue midiendo el buen o mal funcionamiento de la televisión pública como cuando tenía publicidad. 

De hecho, su programación continúa articulándose con las narrativas tradicionales de la pequeña pantalla en los noventa. Pero ya han pasado dos décadas desde aquellos maravillosos años y en los últimos tiempos ha existido una revolución tecnológica que está cambiando para siempre los consumos audiovisuales.

Sin publicidad y como televisión pública, TVE debe medir el éxito (o fracaso) de sus productos atendiendo también a otras variables diferentes a las de las cadenas privadas. Porque la rentabilidad de RTVE es bien distinta de los datos que miden los cánones de las audiencias tradicionales.

La programación de TVE debe pasar el examen de la rentabilidad social sin prejuicios y sin remilgos. En este sentido, se debe evaluar el beneficio cultural, formativo y creativo que revierte en una población que, de esta manera, se sentirá orgullosa de la televisión pública y su inversión. Como sucede con la inversión en educación.

Es lo que ha sucedido con El Ministerio del Tiempo, una producción que da en la diana del significado de cadena pública a la hora de retratar un país a través de esa imaginación inquieta que hace pensar, despierta inquietudes y sobre todo juega con la creatividad del espectador. Así esta producción ha conectado con varias generaciones no sólo desde la televisión tradicional, también por las nuevas ventanas de acceso a contenidos, recuperando a los contenidos televisivos en España a una parte de televidentes que ya prácticamente no veían televisión de España.

El ADN ministérico ha demostrado, además, su capacidad para ser centro de la innovación. La innovación que crece de la mano de la historia principal y hace a los espectadores partícipes del proyecto.

Ahí está el reto que salvará TVE: ir a la delantera en la innovación y en las nuevas narrativas. Porque el consumo de la televisión está cambiando para siempre, pero lo que no variará nunca es la esencia de la televisión pública: invertir en contenidos que narran historias para perdurar en el tiempo y enriquecer nuestra sociedad a través del intangible de las (buenas) ideas. Y eso lo ha logrado El Ministerio. El Ministerio del Tiempo.

Las 7 cualidades del buen fan de ‘El Ministerio del Tiempo’´

@borjateran

Y ADEMÁS…

22 vías de acción para la supervivencia de TVE

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para lograr una TV pública mejor

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

¿Qué tiene que aprender Antena 3 de Telecinco? ¿Y Telecinco de Antena 3?

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

 

Esta ha sido la audiencia de vértigo que ha cosechado la final de Champions en Antena 3

29 mayo 2016 - 10:42 - Autor:

Más de la mitad de la audiencia frente al televisor. Un dato que se traduce en una cifra de vértigo: 9.447.000 espectadores y un 57,3 por ciento share han seguido anoche en Antena 3 la final de Champions League. Superada por la otra final de Champions League que enfrentó, en 2014, al Real Madrid y Atlético emitida por La 1 de TVE y seguida por 11.033.000 espectadores, alcanzando el 62.1 por ciento de cuota y subiendo hasta los 12.365.000 televidentes en la prórroga.

El colosal resultado de audiencia de anoche era previsible: final española y encima con el morbo añadido de transformarse el encuentro en un derbi entre los dos equipos con más calado social de la capital. Pero, si hay un sueño de cualquier directivo de televisión es que el partido se juegue en penaltis. En esos minutos, se resumen y comprimen los ingredientes más sabrosos de un show de televisión: pasión, tensión, sufrimiento, riesgo y, sobre todo, emoción. Perfecto para disparar aún más el share.

Y ayer el desenlace de Champions entre Real Madrid y el Atlético se jugó todo a penaltis. Y, en ese instante, los audímetros se dispararon a 11.642.000 espectadores (62,3 por ciento de share), lo que se traduce en la emisión más vista del año.

El fútbol es fútbol. Y la audiencia de la competencia se hundió.  Al final, frente a este fútbol de alto voltaje lo mejor es competir tirando de reposición…

También el encuentro ha arrasado en audiencia viral. La final de la Champions League entre Real Madrid y Atlético de Madrid en San Siro ya es el evento deportivo más comentado en Twitter en España (desde que existen datos de medición), con casi 1,2 millones de comentarios. A las 23:38h, durante la tanda de penaltis, se contabilizaron 19.000 tuits en un minuto.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Cuatro, la cadena que reinventó la forma de vivir el fútbol en TV

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

marzo 2017
L M X J V S D
« feb    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

TeleDiaria en Twitter