Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El reinado de la tele matinal deja a Mariló Montero fuera de juego

18 diciembre 2013 - 15:22 - Autor:

  • Ana Rosa Quintana se consolida como ‘Reina de las Mañanas’. Mientras que Susanna Griso aguanta el tipo.

Mucho han cambiado los magazines matinales en los últimos años. De hecho, poco se parecen a su estructura tradicional, donde pesaba el corazón y los temas más ligeros de la actualidad. En los últimos años, el foco de las matinés televisivas se ha centrado en sucesos y política, contenidos que han ganado peso frente a las indiscretas tertulias sobre realities o, en su defecto, trapos sucios de famosos. Es más, la crónica rosa prácticamente ha desparecido de los matinales.

Este es el resultado de una lucha despiadada por la audiencia que se reavivó con los buenos datos del innovador Espejo Público, más pegado a la información que al desfasado cliché del espacio para ‘amas de casa’. Y es que el incipiente éxito de Susanna Griso hizo que Telecinco adelantara el horario de Ana Rosa. La que fuera presentadora de Veredicto tuvo que madrugar más, pero ha sabido mantener su esencia habitual y, al mismo tiempo, sacar toda la artillería pesada en la crónica negra para, así, competir frontalmente contra Antena 3.

Una batalla muy igualada, sin demasiados escrúpulos en lo que a límites de ética periodística se refiere, que ha propiciado que El programa de AR registre su mejor arranque de temporada desde 2009, con un excelente 20,1 por ciento de share. Aunque Griso también mantiene el tipo con fuerza con  un 17,3 por ciento de share.

EL PROBLEMA DE MARILÓ MONTERO

Muy diferente es la situación actual de Mariló Montero, que se ha quedado fuera de juego con su desapercibida mañana de La 1. La controvertida periodista continuará a los mandos del magazines matinal de la cadena pública hasta junio, a pesar de sus datos de audiencia a la baja:  el programa ya no logra superar el diez por ciento de share.

Ni sus constantes soberbias salidas de tono consiguen potenciar el interés del público por un espacio que sufre una crisis en sus contenidos, pues el formato vive inmerso en un bucle infinito de temas repetitivos y acomodados que no evolucionan. Sólo van al rebufo de las cadenas privadas.

Es curioso como la actual dirección de RTVE no dudó en retirar de sus puestos a profesionales que triunfaban con sus programas, tanto en audiencia como en reconocimientos públicos para la corporación. Así sucedió con Juan Ramón Lucas y su En días como hoy, Toni Garrido y su Asuntos Propios, en RNE; o Ana Pastor con sus Desayunos y Xabier Fortes con su Noche en 24 Horas, en TVE. Como resultado de estas decisiones, ahora la corporación acusa la pérdida de espectadores de suprimir estos espacios tan asentados y valorados.

En cambio, los nuevos responsables de Televisión Española sí mantuvieron a la polémica Mariló Montero. Eso sí, la comunicadora ha visto como ha disminuido su caché: de cobrar 1.200 euros por programa (unos 400.000 euros anuales) ha pasado a ganar 600 euros por cada emisión.

¿QUÉ DEBE HACER TVE PARA MEJORAR SU FRANJA MATINAL?

TVE ya no necesita competir en audiencia con el resto de las cadenas comerciales como antaño, al no contar con publicidad, pero lo que desde luego no parece tener sentido es realizar un programa que tampoco apuesta por marcar la diferencia y que, encima, no termina de conectar con el público mayoritario que antes sí tenía fidelizado TVE en esta franja horaria.

El magazine matinal de la tele pública siempre había sido un pilar fuerte de la cadena. Lo fue con Jesús Hermida, con Pepe Navarro, con María Teresa Campos y con Inés Ballester (que compartía mañana con el exitoso Manuel Torreiglesias). Sólo pinchó en los años de Laura Valenzuela, Inmaculada Galván o Pepa Bueno, quienes apenas duraron una temporada.

Jesús Hermida, Pepe Navarro o María Teresa Campos innovaron y arriesgaron en sus magazines para buscar la complicidad de los televidentes. Experimentaban en nuevas secciones y buscaban la voz de la calle más allá de la receta de salud, cocina, sucesos y corazón.

Es más, hay programas de la historia de TVE que vistos hoy son más ‘modernos’ que algunos de los que produce la cadena pública en la actualidad: en ritmo, en temáticas y en lenguajes audiovisuales. ¿Cuándo volverá Televisión Española a creer en magazines que evolucionan al mismo tiempo que los intereses de los espectadores? La mañana de TVE necesita un programa que tome de nuevo el pulso a la inquietud ciudadana real y no se quede estancado en fórmulas anticuadas.

¿Cómo debería ser la TVE que necesitamos en el futuro?

Y ADEMÁS…

¿Son las redes sociales injustas con Mariló Montero?

La última de Mariló Montero: almas trasplantadas en órganos

¿Qué tiene Mariló Montero contra Anne Igartiburu?

María Teresa Campos, la periodista que reinventó los magazines

‘¿Quién quiere casarse con mi madre?’, cuando la realidad se convierte en una delirante ficción

10:17 - Autor:

  • El formato ‘tróspido’ se despidió ayer de Cuatro.

Terminó el año más tróspido de Cuatro. Tras Un principe para Corina y ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, anoche concluyó ¿Quién quiere casarse con mi madre?, la última reinvención del género.

La versión más madura del formato que busca campanas de boda colgaba el cartel de ‘fin’ después de una temporada breve de cuatro capítulos, ya que este programa sólo fue ideado para estirar el éxito del show de Luján  Argúelles hasta Navidades y, así, no dejar colgado a Cuatro sin uno de sus prime times más potentes .

7.7 por ciento de share y 1.343.000 espectadores consechó ayer la despedida de ¿Quién quiere casarse con mi madre?. Sin embargo, a pesar de su alma de cabareteras, las mamás han alcanzado menos éxito que los retoños, pues las delirantes aventuras de las veteranas no conectan tanto con la legión de jóvenes fieles al movimiento tróspido. Y eso que el programa ha sabido equilibrirar la balanza para que no se les envejecieran demasiado los participantes, ellas y ellos (los candidatos). Tanto que, al final, QQCCMM ha sido un escaparate de maduros con una especie de síndrome de Peter Pan de discoteca poligonera.

No obstante, aunque el programa ha sufrido esta debilidad, ha aguantado bien la batalla de las audiencias y ha logrado su objetivo: : la experiencia colectiva del chascarrillo tuitero, la risa tonta y la evasión pura y dura. Que buena falta nos hace.

La televisión tróspida pasará a la historia de la pequeña pantalla como una exitosa telecomedia vendida como reality, donde la realidad ha sido precisamente lo de menos. De hecho, cualquier parecido con la realidad ha sido pura coincidencia. Y esa es la gracia del programa: los responsables del formato han sabido dibujar, a partir del cásting, unos personajes tan absurdos como genuinos con ayuda de un buen guion, una excelente selección musical y un elaborado montaje.

Un género reinventado por la productora Eyeworks-Cuatro Cabezas que nos ha recordado que el ‘boca a boca’ de la gente es el mejor marketing que esconde la televisión y, además, que este tipo de espacios son perfectos para la ‘generación twittera’ que, aunque aún es sólo una minoría de la audiencia tradicional, para Cuatro es un interesante segmento de público que puede ser muy rentable para recuperar con fuerza su imagen de cadena urbana, joven y distendida.

Eso sí, es el momento de dar un descanso al formato o se agotará la fórmula por sobreexplotación. Será en primavera cuando retorne Un príncipe para… 

Con o sin Corina. Con madres o con hijos, la teletróspida ha dado un paso más allá en las reglas del espectáculo catódico gracias a su talento a la hora de deformar la realidad sin miedo a sacar de contexto las imágenes, con tal de alcanzar la más sonora de las carcajadas. Es la televisión que convierte la realidad en una creativa telecomedia.

Y ADEMÁS…

Los chicos de ‘Un príncipe para Corina’: ¿Son actores contratados o ‘concursólogos’ profesionales?

¿Son así de verdad los concursantes del programa ‘Un príncipe para Corina’?

¿La audiencia de TV se puede medir con Twitter?

Acusan a ‘Cine de Barrio’ de hacer apología de la violencia de género

9:51 - Autor:

Cine de Barrio está en el punto de mira por el Consejo Audiovisual de Andalucía. La presidenta de este organismo, Emelina Fernández, considera que la contextualización de las películas en el programa que presenta Concha Velasco no justifica la emisión en horario infantil de cintas que banalizan o hacen apología de la violencia de género.

Y es que el veterano programa de La 1 de Televisión Española emitió la película El taxi de los conflictos, dirigida por Antonio Ozores y  José Luis Sáenz de Heredia en 1969 y protagonizada por actores de la talla de Juanjo Menéndez, Carmen Sevilla, Massiel o Marisol. En este filme, rodado en 1969, un hombre le recomienda a otro que dé palizas a su esposa.

Eran otros tiempos, con otros lenguajes, pero, para el Consejo Audiovisual de Andalucía, “RTVE debe evitar la emisión durante la franja horaria de menores de contenidos que puedan socavar el enorme esfuerzo que está haciendo la sociedad para combatir la violencia de género y transmitir a los menores el valor de la igualdad”.

Ante la polémica suscitada en torno a este caso, desde el Consejo Audiovisual de Andalucía se insiste en que “estos problemas se resolverían revisando y adecuando el Código de Autorregulación sobre Contenidos Televisivos e Infancia, suscrito en 2004, para adecuarlo a los valores y principios que propugna la legislación aprobada con posterioridad y la propia sociedad”.

El CAA considera que las series o películas susceptibles de fomentar modelos de conductas sexistas entre menores de edad o que presentan de manera acrítica la violencia de género “deben calificarse para mayores de 18 años y ser emitidos durante la franja dedicada exclusivamente al público adulto, entre las 10 de la noche y las 6 de la mañana”, sentencia el organismo.

Y ADEMÁS…

¿Cómo debería ser la TVE que necesitamos en el futuro?

Así fue el regreso de Concha Velasco a ‘Cine de Barrio’

Diez momentos imperdibles de ‘El Hormiguero’ en 2013 (vídeos)

2:41 - Autor:


En este 2013 que ya roza su final, el equipo de El Hormiguero ha demostrado que no se le acaban las ideas para asombrar a los espectadores y, también, a los invitados que acuden al programa, especialmente las estrellas de Hollywood que suelen salir boquiabiertas del plató de Pablo Motos.

Y es que El Hormiguero es un generador de momentos televisivos espectaculares y, al mismo tiempo, comprometidos con su tiempo, pues el espacio despierta inquietudes a través de la ciencia.

Recopilamos 10 instantes imperdibles que El Hormiguero consumó en este año que estamos finiquitando.

Tom Hanks, la vida es una tómbola

Marc Márquez sufriendo contrarrevoluciones pirotécnicas

El piano a lo bestia de Elijah Wood

La sorpresa de Sergio Ramos a Pilar Rubio

Harrison Ford, director de orquesta

El Hombre de Negro y los Backstreet Boys

Alberto Chicote, el arquero de fuego

Niños y extraterrestres

Ryan Reynolds en un cuadro de arena

Will Smith, lucha de rap con su hijo

Y ADEMÁS…

‘El Hormiguero’, ¿un icono de la historia de nuestra tele?

¿Qué ingrediente le falta a nuestros programas de hoy?

La táctica de Will Smith para disparar la audiencia de ‘El Hormiguero’

De Miguel Ángel Muñoz a Andoni Ferreño: actores que emigran con éxito a América Latina

17 diciembre 2013 - 9:05 - Autor:

En los últimos años, la crisis propició que disminuyera la producción de ficción en nuestro país. Sin demasiado trabajo en España, un importante número de actores emigró en busca de proyectos profesionales fuera de nuestras fronteras, especialmente en latinoamérica. Estos son algunos televisivos que han triunfado en otros países.

Miguel Ángel Muñoz

Alcanzó la popularidad en Un paso adelante, después sufrió El Síndrome de Ulises. Sin embargo, en 2011, dio el salto a México. Allí rodó la serie Infames, donde se ganó el respeto de la crítica. Un éxito que se disparó, más tarde, con su fichaje como protagonista de Capadocia, una ficción de HBO Latina. En septiembre de 2012, además, compartió filme con Sharon Stone y Andy García en la superproducción What About Love.

Emmanuel Esparza

Valenciano, le hemos visto en series de la talla de Águila Roja, Yo soy Bea o Tierra de Lobos. En 2010 rodó la ficció La Pola en Colombia. Ahora, sigue en este continente como cabeza de cartel de la versión latina de Nip/Tuck, Mentiras perfectas. Esta adaptación colombiana está distribuida por Warner Channel en Latinoamérica.

Iván Sánchez

Periodistas, El auténtico Rodrigo Leal, Hospital Central, Imperium… Largo es el currículum televisivo de Iván Sánchez que se instaló en México para trabajar en la telenovela La tempestad. Es más, el actor ha decidido incluso montar un obra de teatro en el país de Televisa, Fool for love.

Andoni Ferreño

Lejos queda el Telecupón con Carmen Sevilla, Andoni Ferreño en los últimos años ha logrado una sólida carrera en Colombia con sus papeles en series como La Pola, 5 Viudas Sueltas o Los caballeros las prefieren brutas. Telenovelas con nombres, sin duda, algo particulares.

Y ADEMÁS…

5 razones por las que no podríamos realizar ‘Juego de Tronos en España

Así sería la mítica serie ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado en 2013

¿Qué le está pasando a la alicaída ficción nacional?

6 programas que TVE no emitiría hoy

Cuatro cancela el concurso ‘Lo sabe, no lo sabe’ de Juanra Bonet

8:18 - Autor:


Cuatro cierra Lo sabe, no lo sabe. El concurso de Juanra Bonet se despide estas navidades sin fecha de retorno, según ha desvelado Vertele.com.

Con esta decisión, Mediaset fulmina uno de los más reconocibles espacios de la última etapa del canal. De hecho, Cuatro utilizó este formato de exitoso comodín en su parrilla pero, como señalamos en Telediaria el pasado verano, el concurso necesitaba un descanso para no agotar su fórmula del éxito. Sin embargo, los responsables de la cadena decidieron no dar un respiro al concurso. Resultado: la audiencia de Lo sabe, no lo sabe se ha desgastado.

Aunque el recorrido del juego Cuatro no está agotado del todo. Tras un parón, este formato podría ser resucitado con buenos rendimientos. Y es que Lo sabe, no lo sabe sigue manteniendo los siete ingredientes de su triunfo:

UNO. Sin plató.

En tiempos de recortes presupuestarios, Lo sabe, no lo sabe no necesitó estudio. Y eso es una gran ventaja, porque se minimizan costes de producción. Al contrario que su formato predecesor, El Cubo de Raquel Sánchez Silva, que contaba con un dispositivo de escenografía, pruebas y cámaras digitales que encarecían el resultado final.

DOS. Voyeurismo. 

En la era que vivimos de austeridad, Lo Sabe, no lo sabe logró convertir el ahorro en virtud. Lo hizo al jugar con peatones pillados por “casualidad”. Así surgió en la audiencia esa curiosidad cotilla y voyeurista que todos llevamos dentro. Y, encima, con barra libre para opinar de las pintas del personal desde el sofá de casa, sin que nadie nos critique por ello.

TRES. Descubriendo lugares… y costumbres.

Lo sabe, no lo sabe incorporó la dinámica de los docureality al concurso. De esta forma, el espectador no sólo ha observado a las víctimas pilladas in fraganti, también ha disfrutado curioseando las localidades que visita el espacio y esperando a que cualquier día, por sorpresa, aparezca su ciudad o pueblo. Porque Lo sabe, no lo sabe no se ha quedado atascado en Madrid: sale por España a lo Labordeta en Un país en la mochila y madurando la estela sembrada por los reporteros de Callejeros y otros sucedáneos.

CUATRO. Asequible.

Lo sabe, no lo sabe nunca quiso ser un programa erudito. El concurso no rebusca las preguntas en viejas enciclopedias llenas de polvo, como Jordi Hurtado. Bonet ha preferido quedarse en cuestiones reconocibles para la audiencia mayoritaria para que el espectador no tire la toalla, juegue de forma activa y, de paso, recuerde instantes de su vida, con preguntas que van directas a nuestra memoria más emocionante.

CINCO. El maestro de ceremonias.

Lo sabe, no lo sabe ha sido un éxito gracias a su presentador, Juanra Bontet, punto clave en el show.  En una televisión de comunicadores solventemente perfectos, Bonet cuenta con una pizca de temperamento politicamente incorrecto que funciona y se agradece. Y es que su personalidad ha sido perfecta para reírte con los protagonistas de cada episodio o identificarte con las salidas de todo del propio comunicador.

SEIS. El (travieso) montaje.

Lo sabe, no lo sabe va al grano. El concurso ha estado montado con un ritmo que tiene las ideas claras para sacar jugo a las situaciones a través de una selección musical tan atinada como traviesa y una realización construida para mostrar las reacciones que el espectador quiere y necesita ver. Esto último debería ser habitual en televisión, pero, en los últimos frenéticos años, no lo es ni en muchos platós con ocho cámaras. Aquí, en cambio, con sólo dos cámaras, y un equipo de sonido portátil, consiguen mostrar una realidad mayúscula y algo pícara. Y en la tele, la realidad cuando parece real es infalible.

SIETE. Versátil.

El programa ideado y desarrollado por Mandarina Producciones, no se ha quedado en el tópico repetitivo y ha intentado indagar en diferentes perfiles de protagonistas, lugares, profesiones y aficiones de los concursantes para que el show nunca pierda esa imprevisibilidad que es la gasolina fundamental para el éxito en la televisión y la mejor medicina contra el desgaste. Aunque, al final, sin un adecuado descanso, el desgaste fue inevitable.

Y ADEMÁS…

Secretos infalibles para triunfar con un concurso de televisión

5 errores que no debe cometer TVE en su candidatura a ‘Eurovisión’

16 diciembre 2013 - 8:41 - Autor:

Ruth Lorenzo, Auryn, Roko, Pablo López, Roser, Manuel Carrasco, Chenoa… Las especulaciones sobre quién será el representante de TVE, y por ende de España, en el próximo Festival de Eurovisión no paran de crecer por los mentideros periodísticos y cibernéticos.

Aunque, además de la elección del artista, para triunfar en el eurofestival hay que repasar lecciones aprendidas y evitar reincidir en errores ya cometidos en años pasados. Aquí van 5 claves para el éxito que deberían tener en cuenta TVE y la discográfica de turno que gestione la candidatura española en esta edición:

UNO. No sólo de eurofans vive Eurovisión.

El representante debe contar con un apoyo explícito de una base de seguidores propios. Luego ya se sumarán los eurofans del concurso, que suelen cerrar filas con la candidatura española. Es un desacierto pensar que a cualquier artista le sirve Eurovisión como plataforma publicitaria. Este festival vale como impulso, pero no resucita grupos. Se termina volviendo en contra enviar a unos intérpretes que no encajan con un show de estas características sólo con la intención de relanzar su carrera.

DOS. El tabú del inglés.

La personalidad musical propia de cada país es decisiva en Eurovisión, pero para gustar al mayor número países esa propuesta debe ser entendible. Y aún no se nos comprende del todo… La negativa sistemática por parte de TVE de introducir el inglés resta repercusión a la propuesta española. No es un factor determinante, aunque sí importante. No en vano, en la actualidad, hasta en las radio fórmulas patrias proliferan cantantes españoles que usan el inglés… o el spanglish (Auryn, Abraham Mateo, Sweet California…).

TRES. El eco internacional.

El punto más débil de Televisión Española es que evita potenciar sinergias con otras cadena competidoras. TVE parece no congeniar demasiado con las demás televisiones, ni con la UER. Esto dificulta intercambios promocionales que son imprescindibles para generar ‘points’ en países que tradicionalmente nos rehuyen por el juego de afinidades que tan bien controlaba José Luis Uribarri. Ucrania consiguió ganar en 2004 por una gran estrategia publicitaria. Incluso las buenas posiciones que alcanzaron Rosa (2002), Beth (2003) o Ramón (2004) fueron fruto del eco de Operación Triunfo en el Canal Internacional, tanto en el colectivo inmigrante como en el de interés por el de habla hispana. ¡Alemania nos dio un 12!. Una artista como Ruth Lorenzo, que logró ser finalista del X Factor británico, arreglaría este punto de forma sustancial.

CUATRO. Más que una afinación.

El Sueño de Morfeo siempre fue un grupo de estudio, no de directo. Y, claro, lo sufrimos el año pasado. No obstante, para transmitir sobre el escenario de Eurovisión no se trata ya sólo con afinar. De hecho, la presencia escénica es trascendental. Eso sí, esta peculiaridad no surge de la noche al día. Por tanto, cualquier artista que esté acostumbrado a los lenguajes televisivos lleva mucha ventaja, más aún si el equipo artístico que la acompaña juega a su favor y no intenta imitar a otros. Hay que arriesgar en coreografía, puesta en escena y realización. Porque Eurovisión no es sólo un concurso musical, es un gran espectáculo televisivo. Y eso no se nos puede olvidar.

CINCO. Audiencia partícipe.

El estigma de los 45 años. A diferencia de Francia, Reino Unido, Alemania, Irlanda o los países nórdicos, España suma cuatro décadas con el síndrome del perdedor del Festival de Eurovisión. Un alto porcentaje de la población siente el evento como un punto de encuentro “friki” y “lleno de intereses entre vecinos”. Aunque no les falte razón en cierta medida, si no enviamos una propuesta que genere consenso con el público es complicado recuperar una ilusión real generalizada por el eurofestival. En este sentido, sería una buena herramienta recuperar los procesos de selección abiertos a través de las plataformas online. Con este sistema, la audiencia se siente partícipe y, de esta forma, la televisión pública alimenta una valiosa percepción de cadena más cercana y abierta, una sensación social que ahora TVE necesita más nunca.

Al final, el espectáculo de Eurovisión sigue uniéndonos, año tras año, frente al televisor. Y el mejor triunfo será que cada uno de los espectadores sientan suyo al representante de TVE: un artista que no se parezca a nada, no cause indiferencia y, sobre todo, emocione y desprenda un torrente de ilusión por el propio Eurofestival antes, durante y después.

Y ADEMÁS…

Eurovisión 2013: Dinamarca gana, España queda penúltima. El análisis completo del último eurofestival

La historia de España en Eurovisión, de un vistazo

Las peores actuaciones de España en la historia de ‘Eurovisión’

¿Por qué TVE elige ‘a dedo’ a su representante en ‘Eurovisión’?

El Gran Wyoming: “Están desmontando el sistema”

15 diciembre 2013 - 12:37 - Autor:

El Gran Wyoming lleva 7 años al frente de El Intermedio, el programa más veterano de La Sexta y uno de los más exitosos del canal.

Siempre comprometido con sus ideales, el cómico se convirtió ayer en el invitado del único debate político televisivo que queda en los sábados, La Sexta Noche. El motivo: presentar su libro, No estamos locos.

Allí habló claro y diáfano sobre su forma de ver y entender España. Una conversación que resumimos en 10 titulares.

1. “Cualquiera es susceptible de ser sobornado, la desgracia es que cuando te pillan no pasa nada. No estamos a la altura. En cambio, en el Parlamento Británico, cuando alguien miente no le dejan ni entrar. Y aquí, como estamos viendo, eso no ocurre”.

2. “Ni en mi peor pesadilla podría yo imaginar niños y familias que no tienen ni para comer en la España de la actualidad”.

3. “El ‘centro’ no existe. No entiendo la neutralidad, tengo una postura ética sobre las cosas. Tengo siempre un punto de vista del que no me bajo”.

4, “En la vida hay que tener una postura u otra, pero no medias tintas”.

5. “Desde las instituciones, gente que tiene una posición de privilegio total con coches oficiales, sueldos vitalicios, pensiones abrumadoras… le están negando el pan y la sal al que no tiene otra cosa para mantener a su familia. Estamos viviendo una época de locos”.

6. “Están desmontando el sistema. Atentar contra el sistema no es romper una papelera en una manifestación, pues eso se puede reponer. Para mí atentar contra el sistema es privatizar la sanidad. Un antisistema es el señor que decide desmontar el sistema sanitario, el sistema educativo o el sistema de pensiones. Eso que se llamaba Estado de Bienestar”.

7. “No estamos entrenados para reaccionar frente a este Estado, nos ha pillado todo por la espalda. Porque habían anunciado, por activa y por pasiva, que había tres líneas rojas que no se iban a tocar: sanidad, educación y pensiones. Y las tres se han echado por tierra. Nos ha pillado a traición. Pero sólo la ciudadanía puede decidir donde quiere ir“.

8. “Yo no quiero vivir en un búnker, yo quiero vivir en una sociedad civilizada en la que todo el mundo tenga lo elemental”.

9. “Llega un momento en que cualquier ciudadano piensa que si yo no le importo a nadie, tampoco los demás me importan a mí. Se hace una quiebra social y se acaba con la paz social“.

10.  ”Hemos visto guardias pegando palos en Atocha y para evitarlo ponen multas al que grabe. Esto no es una democracia real”.

> Ver entrevista en LaSexta.com

ENTREVISTA A WYOMING

El Gran Wyoming: “La felicidad de la gente debería ser una exigencia de cualquier gobierno”

¿Por qué ya no hay programas infantiles los sábados?

14 diciembre 2013 - 11:06 - Autor:

El Gran Circo de TVE, La Bola de Cristal, Cajón Desastre, Club Disney, No te lo pierdas, El Conciertazo Durante décadas, los sábados era un día especial en la televisión: era la jornada en la que se programaban los mejores espacios de producción propia para los más pequeños de la casa. Una ventana donde los niños se veían reflejados gracias a unos formatos que pretendían impulsar su creatividad y curiosidad por un mundo que empezaban a descubrir.

Sin embargo, los programas infantiles con los que varias generaciones crecimos ya son cosa del pasado. Hoy los niños tienen mucha serie en canales temáticos non-stop, pero apenas hay rastro del espíritu de aquellos divertidos espacios de producción propia que suponían una traviesa factoría de ideas enriquecedoras para el espectador pequeño… y mayor.

TVE, como televisión pública, debería recuperar la labor que hizo durante años en este sentido. La cadena se ha acomodado en las series de animación extranjeras, como Bob Esponja o Dora La Exploradora. Estas series triunfan, pero no suplen el vacío de los programas infantiles.

Sólo sobreviven Los Lunnis. Eso sí, lo hacen en su mínima expresión: como elementos de continuidad de la programación de Clan. La tierra de Luna Lunera ya no es aquel programa de hace diez años.

También perdimos por el camino El Club del Pizzacato, el último show infantil de Televisión Española, heredero de El Conciertazo del gran Fernando Argenta, que mostraba una visión cercana, divulgativa y entretenida sobre la música clásica y diferentes artes escénicas. Desapareció de la parrilla, por la puerta de atrás.

Sin embargo, en Inglaterra el caso es diferente, pues la BBC, en su sólido modelo de televisión pública como motor social, sigue apostando por programas infantiles propios para la educación y divulgación. Este tipo de shows, como el mítico Blue Peter, son lo más visto y siguen produciéndose sin cesar. Los ingleses saben de la importancia de este género infantil como servicio público que siembra para el futuro.

En cambio, nuestra pequeña pantalla está huérfana de programas infantiles. La función de la televisión pública ha descuidado este formato en tiempo de recortes, como un reflejo más del camino hacia donde se va socialmente. Y es que los grandes espacios para niños no eran sólo un mero entretenimiento… eran un ilusionante trampolín hacia un país más inquieto, más comprometido y más imaginativo, un país mejor.

Y ADEMÁS…

‘Barrio Sésamo’, ‘Dabadabadá’, ‘El Kiosco’, ‘La bola de cristal’… los programas infantiles de los ochenta a análisis

Foto cedida por Alejandro Macías, Carta de Ajuste.

‘Aída’ termina… y será sustituida por una reinvención cómica de ¡Vacaciones en el mar!

13 diciembre 2013 - 12:41 - Autor:

Hace unos meses saltaba la noticia de que el buque donde se rodó la mítica serie Vacaciones en el mar iba a ser desguazado. Lástima, porque quizá en Telecinco lo podían haber aprovechado como decorados de su nueva ficción.

Y es que la productora Globomedia trabaja en una historia que girará en torno a un crucero y que llegará para cubrir el hueco que dejará Aída, que termina en los próximos meses.

De hecho, el mismo equipo de Aída se encuentra trabajando en esta nueva telecomedia que narrará las vidas de los integrantes de la tripulación del buque y su interactuación con los turistas que embarcan en cada itinerario. Vamos, la reinvención cómica de Vacaciones en el mar.

VENTAJAS DE ESTA NUEVA FICCIÓN

Tras la experiencia de El Barco de Mario Casas, Globomedia vuelve a zarpar con un proyecto de alta mar que cuenta con una importante cualidad: permite construir diferentes personajes fijos en los miembros de la tripulación y, además, otros complementarlos con intérpretes que aparecerán en forma de turistas puntuales.

De esta forma, la serie buscará el equilibrio entre unos ‘marineros’ protagonistas que serán ‘la familia’ de esta serie y las variopintas aventuras de los viajeros que ponen rumbo al crucero.

Así, con conflictos episódicos, el espectador se podrá enganchar con facilidad sin necesidad de seguir la serie cada semana.

BUSCANDO SER DIFERENTES

Un barco como clave para diferenciarse de otras series, aunque manteniendo los ingredientes del éxito de la fórmula Globomedia: con un importante elenco estable que reproduzca distintos e identificables rangos sociales por edades y clases. Es decir, el habitual núcleo familiar aquí se sustituye por la tripulación, mientras que el crucero se convierte en el barrio.

Y es que un gran barco es un buen marco para contar historias cruzadas, con variedad de perfiles de personajes y la posibilidad de dinamizar las tramas con numerosos cameos. Además, aquí, al ser un ambiente vacacional no tendrán problema a la hora de justificar las escenas ‘gratuitas’ de cuerpos sin camiseta que tanto gustan a nuestras cadenas para alegrar la vista y, de paso, subir la audiencia.

EL PROBLEMA

En tiempos de ajustes presupuestarios, el reto de esta serie también debe estar en la puesta en escena, que debe ser creíble y no cutre. El éxito de Vacaciones en el mar también estaba en que contaba con localizaciones reales que daban un plus espectacular a la producción, pues esta ficción también contaba con esa aureola de formato aspiracional de estilo de vida que muestra lugares que el espectador sueña con ir.

Un barco puede ser una localización perfecta para una serie. Eso sí, si hay inversión real… y riesgo.  Y en Globomedia saben convertir el riesgo en éxito para todos los públicos. 

Y ADEMÁS…

¿Cómo debería ser el final de ‘Aída’?

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy periodista y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en televisión. En definitiva, tele y más tele, por deformación profesional y porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo audiovisual.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

septiembre 2014
L M X J V S D
« ago    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

TeleDiaria en Twitter