Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Así fue sorprendido el actor Álex García por los reyes de la improvisación del Metro

20 noviembre 2013 - 20:26 - Autor:

  • El intérprete de ‘Tierra de Lobos’ fue abordado a la salida del teatro Alcázar, donde protagoniza ‘Los hijos de Kennedy’.

Las plataformas sociales están siendo un instrumento para acercar a los actores a su público. No sólo a nivel profesional o promocional, también como herramienta inconsciente con la que comparten grandes momentos de su vida o simplemente instantes cotidianos. Así sucede con Álex García que, desde que comenzó como niño reportero en su ciudad natal, Tenerife, hasta la actualidad, se ha construido una sólida carrera como talentoso actor.

Ahora, Álex está a punto de regresar a Tierra de Lobos de Telecinco. Será en la recta final de la serie con Antonio Velázquez y María Castro. Actualmente, también representa la obra Los hijos de Kennedy en el Teatro Alcázar y la próxima primavera estrenará en cines Kamikaze, producida por Atresmedia.

Hace unos días, sus compañeros y amigos le dedicaron una fiesta sorpresa con motivo de su 32 cumpleaños. Allí, cuando salía del Teatro Alcázar, el grupo Fabricando Sonrisas, fenómeno en la red (su vídeo ha superado el millón de visionados en tiempo récord) con sus ingeniosas improvisaciones que realizan en los vagones del Metro, le abordaron con un peculiar tema hecho a medida, entre las risas de los peatones.

Él no sabía nada, pero este emocionante instante quedó registrado por obra y gracia de un vídeo colgado en YouTube. Una vez más, Internet sirve para compartir momentos inolvidables. Esos momentos en los que la cercanía y la complicidad rompen cualquier coraza con el público más fiel.


Y ADEMÁS…

Tierra de lobos, las series también luchan contra la crisis

Las fans lo consiguieron: Álex García vuelve a ‘Tierra de Lobos’

Álex García, de niño reportero a galán en ‘Tierra de Lobos’

‘Se enciende la noche’, otro programa sin concepto definido

3:49 - Autor:

  • Jordi González es el presentador de este nuevo programa de Telecinco que, en su estreno,  sólo logró un 10,7% de share y fue superado en audiencia por Buenafuente  (14.4%).

Tras años sin formatos ideados para la medianoche, Buenafuente se estrenó En el aire’ este lunes con éxito. Pero sólo ha bastado un día para que le saliera competencia. Y es que ayer Telecinco lanzó Se enciende la noche.

Se trata de un programa presentado por Jordi González que ha sido creado después de los buenos resultados de los especiales sobre Niños Robados, espacios programados para complementar la emisión de la tvmovie y que intentaron reunir, mediante pruebas de ADN, a familias separadas.

En su primera edición, Se enciende la noche no ha cumplido las expectativas ni ha recuperado la esencia de  los shows golfos, más gamberros y descarados, que tanto ansía una parte de la audiencia noctámbula y que ya presentó con fuerza el propio Jordi González en la franja nocturna, como Vitamina N (en la catalana City TV) o TNT en Telecinco.

Al contrario, Se enciende la noche se ha presentado como un contenedor donde parece caber de todo y de cualquier forma. Esto puede ser, al mismo tiempo, una virtud y un defecto.

De hecho, en el estreno, el programa fusionó, bajo el mismo nombre, un caso al estilo de Hermano Mayor, una actuación musical de Carlos Baute que parecía de La Quinta Marcha, el análisis del caso de la niña Asunta, un cómico rescatado del Así nos va (La Sexta) de Florentino Fernández, un invitado de Mujeres, hombres y viceversa o una mesa de debate con vídeos virales de Internet que llegan demasiado tarde a la televisión, entre otros temas. Menudo batiburrillo.

Por suerte, al frente del show, estaba el carismático dominio del plató de Jordi González, que supo liderar un formato que aún tiene que encontrar su verdadera razón de ser. Un estreno en la estela de la tónica habitual de los nuevos programas que están aterrizando estos días en nuestras cadenas, donde la personalidad más genuina brilla por su ausencia y mandan caóticas ideas un tanto improvisadas, imitadoras de éxitos de tiempos pasados, a las que no les vendría nada mal una vuelta de tuerca.

Y ADEMÁS…

Lo mejor y lo peor del regreso de Buenafuente

La mordacidad de Jordi González

Así cerró Telecinco ‘El Gran Debate’

El fenómeno tróspido, la tele hecha para consumir en las redes sociales

19 noviembre 2013 - 9:30 - Autor:

Tras el furor por Un principe para Corina y ¿Quién quiere casarse con mi hijo?, llega ¿Quién quiere casarse con mi madre? (esta noche, 22.30h). Cuatro da un giro dramático a su cupido-realiy para estirar la fórmula del éxito hasta Navidad. Ahora, serán las madres las que intenten encontrar el amor bajo la tutela de sus retoños. Lo harán en sólo cinco semanas. Menos tiempo, más intensidad.

De esta forma, la cadena mantiene el emblema de Cuatro durante todo el trimestre. Y, de nuevo, la productora Eyeworks Cuatro Cabezas demuestra que su cantera de personajes particulares que generan el gag continuo no se agota. Eso sí, para ‘frikizar’ al personal al máximo, siempre cuentan con la ayuda de las trampas televisivas: soniquetes disparatados, irreverentes selecciones musicales, planos sacados de contexto… Artimañas que logran impulsar un show, como si se tratara de un cómic llevado al extremo.

En este ocasión, Luján Argüelles hará de celestina de la pija Paulina, de la motera Charo, de la risueña Tere (la Karina de Getafe, desde hoy), la dramaturga Mar (ejemplo de postureo intelectual) y la ricachona Toñi,que cambia el rol con su hijo Gabi, que participó en la segunda etapa de ¿Quién quiere casarse con mi hijo?

Sus perfiles se complementan, aunque todas tienen algo en común: nacieron para ser artistas. Son unas folclóricas que se quedaron por el camino, mientras ansiaban fama y soñaban bajar la escalera como Conchita Velasco. Y se nota, y se agradece, pues están a favor del espectáculo del surrealismo. Ellas, junto a una nueva legión de pretendientes que parecen actores, pero no: son seres sacados de una realidad, sin demasiados complejos, que se presta a los maquinaciones de los creativos de la pequeña pantalla.

Sin embargo, al final, a la audiencia le dará igual si se enamoran o no. Lo importante, el gran logro que ha conseguido este universo tróspido, es que este tipo de programa ha dado un vuelco a los consumos televisivos. Este incipiente género no es apto para todos los públicos, pero sí está cocinado a medida del impaciente usuario de Internet.

La teletróspida ha recuperado la experiencia colectiva de consumir programas en directo. El espectador está con un ojo en su televisor y con el otro en sus redes sociales: a la caza del charcarrillo viral, compartiendo la carcajada con el mundo tuitero y, sobre todo, sintiéndose partícipe del show. El público tiene voz para amplificar el humor y, por tanto, también propulsar la repercusión del espectáculo por encima de los audímetros. Es el poder del disfrute grupal. Es la televisión que nos une a través de la red.


TAMBIÉN HOY…

Lo mejor y lo peor del regreso de Buenafuente

Y ADEMÁS…

Los chicos de ‘Un príncipe para Corina’: ¿Son actores contratados o ‘concursólogos’ profesionales?

¿Son así de verdad los concursantes del programa ‘Un príncipe para Corina’?

¿La audiencia de TV se puede medir con Twitter?

‘En el aire’: lo mejor y lo peor del regreso de Buenafuente a La Sexta

9:20 - Autor:

  • El nuevo espacio del cómico se estrenó con gran éxito: enganchó a un 14,8 por ciento de share y 1.197.000 fieles.

Buenafuente regresó anoche con un programa hecho a medida para sus fieles seguidores, En el aire. El nuevo formato es fiel a los principios de la televisión cálida y de calidad de Andreu, pero quizá el estreno estuvo falto de algún que otro ‘fuego artificial’ sorpresa que captara la atención de posibles nuevos espectadores. Y es que el late night ha regresado a nuestras vidas con pros y contras.

LO MEJOR

Los formatos de Andreu Buenafuente siempre cuentan con una característica en común: visualmente son perfectos. La nueva puesta en escena del show del cómico imita a un estudio de radio y cuida casi al milímetro los detalles. Desde la iluminación hasta la realización visual, que es arte en directo. Porque, por primera vez en años, el programa es un directo real. Y un reloj digital en el estudio lo demuestra.

Desaparece el skyle line de Barcelona en el fondo y, además, incorpora una cabina en plató, donde se encuentra Bob Pop como un ansioso vigilante de la red social que pretende hacer al público partícipe con su ironía de cabaretera residente en el Molino.

Destacó anoche este peculiar comunity manager, como también lo hizo la otra nueva colaboradora del espacio: Belén Cuesta, en su papel de diva desquiciada que maltrata a los guionistas. “Yo vengo de Fuengirola y en Fuengirola la vida vale muy poco”, soltó.

La tortura a los creativos del programa por parte de Cuesta fue uno de los instantes más redondos del primer programa. Aunque no el único, asimismo sobresalió Jorge Ponce. Lo hizo describiendo la vida de La Pantoja a través de los emoticonos del WhatsApp.

Un guiño al mundo del corazón en un programa que intentó conquistar al público con ayuda de la conversación más sosegada, una mirada comprometida a la actualidad informativa y la comedia que brota de la complicidad de Andreu Buenafuente y su segundo de abordo, Berto Romero. De esta forma, imitaron al vidente Sandro Rey y su ‘copresentador’. Porque en los programas de videntes siempre existe un ‘copresentador’ pelota. Así,  aquellos que zapearon a La Sexta para huir de la programación nocturna de tarotistas lo llevaron claro ya que se encontraron con este jocoso homenaje a la clarividencia de la picaresca nacional.

LO PEOR

Hablando de ‘picaresca nacional’, quizá al formato le faltó un poco de malicia de altas horas de la noche. No hubo grandes sorpresas, y sí muchos contenidos ya vistos antes. En televisión… y en Facebook, pues el programa se nutrió de temas que llevan rulando meses por las redes sociales. ¿No llegaron algo manoseados para el público mayoritario de este formato que está en Internet? La respuesta es sí.

“Los primeros días son de locos”, dijo Andreu a sus primeros invitados Javier Cámara y David Trueba (que pasaron desapercibidos entre tanto elenco fijo en el show).  Con esta afirmación no le faltaba razón, un espacio de estas características va cuajando con los días. No obstante, al final, el regreso de Buenafuente quizá ha pecado de tomarse demasiado literal su decorado: parecía un gran programa de radio. Y en televisión eso puede ser un problema.

EL FUTURO

En el aire ha dibujado en su primer programa una serie de perfiles que, bien guisados, pueden ser una alternativa interesante y entretenida a las noches televisivas. El dinamismo de la gran mesa central, donde todo puede pasar, ayudará. Sólo falta que cojan el pulso a un late night con la perspicacia televisiva que Buenafuente y su séquito demostraron en míticos espacios como Sense Titol Una altra cosa. Eso sí, la expectación de la primera emisión alcanzó el objetivo: un buen resultado de audiencias, ahora solo falta congeniar con el día a día.

Y ADEMÁS…

Los siete ases en la manga de Buenafuente en su retorno

Buenafuente, en busca de la resurrección del late night

La televisión vista por Buenafuente, en 7 puntos

¿Qué ingredientes faltan a los programas de tele de hoy?

‘Zapeando’, el programa que quiere destripar las entrañas de la tele

18 noviembre 2013 - 18:48 - Autor:

  • Analizamos el estreno vespertino de La Sexta.

La televisión ha tenido debates de casi todo: de corazón, de política, de salud, de fútbol... Ahora, por fin, ha llegado la hora de que la televisión se mire el ombligo con una tertulia sobre sí misma. El formato ya es una realidad de la mano de la productora Globomedia y en las tardes de La Sexta.

Eso sí, no es la primera vez que la tele habla de la tele. Desde 625 líneas en los años setenta, con Mayra Gómez Kemp, la pequeña pantalla ha sabido hacerse autobombo. Han sido muchos los espacios sobre las entrañas catódicas: Malalts de tele (TV3), Fem Tele (Canal 9), Los Reyes del Mando (Telemadrid) o Encadenados en Localia Televisión. Este último, en concreto, supo encontrar el equilibrio entre información televisiva, entrevistas espontáneas, reportajes indiscretos e ideas en forma de secciones surrealistas.

Aunque existe una importante diferencia entre estos formatos predecesores y el que se ha estrenado hoy, Zapeando. Estos programas no pertenecían a un gran grupo de televisión. Es decir, no eran arte y parte de la televisión generalista. Pertenecía a cadenas autonómicas o locales. Y, además, solían girar en torno a un entrevistado principal, que siempre daba mucho juego.

En cambio, Zapeando, presentado por Frank Blanco, ha llegado fundamentando principalmente en la fórmula del debate. Es como el Punto Pelota sobre la programación televisiva, vamos. Incluso para algunos espectadores ha sido una especie de Sálvame sobre Atresmedia con algún que otro vídeo de TVE (de Mediaset no pueden emitir imágenes). Así que, claro, como cualquier debate con variopintos colaboradores, el espacio aún necesita rodaje para que su elenco gane en seguridad, química y complicidad gamberra.

En el estreno destacó un inquietante vídeomontaje que mezclaba imágenes de Entre todos de Toñi Moreno con la petición de ‘cheques en blanco’ de Tamara Falcó. También se buscaron parecidos razonables entre secuencias de Pretty Woman y El Tiempo entre costuras. Asimismo, tampoco faltaron los infalibles (en internet) vídeos de gatitos.

Pero, quizá, a un programa de tele sobre tele le falta tocar más los entresijos de la tele, que son los que, al final, enganchan al espectador que no conoce tanto las entrañas de este medio tan poderoso como magnético. Miki Nadal, Quique Peinado (aunque en este primer programa no ha estado), el hermano de Thais Villas (Santi Villas) o Celia Montalbán, entre el resto de colaboradores, pueden dar mucho juego en esto de escudriñar el mando a distancia. Solo hace falta que les dejen el tiempo suficiente para soltarse y huir del chascarrillo de siempre hasta entregarse a los apasionantes delirios del fanatismo catódico.



Y TAMBIÉN HOY

Cinco contradicciones de los responsables de las cadenas de TV

OTROS TEMAS RELACIONADOS

¿Qué ingrediente le faltan a los programas de tele de hoy?

Así sería ‘Verano Azul si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series empiezan y terminan tan tarde?

¿Infravaloran nuestras cadenas de televisión el poder de Youtube?

¿La audiencia de televisión se puede medir a través de Twitter?

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Cinco contradicciones de los responsables de las cadenas de TV

8:46 - Autor:

Las cadenas realizan su estrategia de programación y contenidos en base a unas reglas del juego que parecen infalibles. Pero, las propias cadenas, en el día a día, son las que se dan cuenta de que el éxito no siempre cuadra con sus teorías…

1. No emitimos cine porque es muy costoso y no fideliza espectadores. Este público es infiel: cuando termina la película se va y, claro, es más difícil amortizar la inversión. Pero, cuando baja la audiencia, los filmes rompe-taquillas empiezan a aparecer, de repente, donde antes había espacios de producción propia más rentables, que empatizaban con unos espectadores más leales a la cadena en cuestión. El discurso de que el ‘cine no fideliza’ desaparece cuando el share muestra debilidades. En ese instante, gastar en cine mola. Todo sea por subir unas décimas la media mensual.

2. Comprar grandes competiciones deportivas es peligroso para las cadenas porque es complicado recuperar el desembolso millonario. Los deportes masivos te hipotecan y no arrastran al público a otros programas. Eso en la teoría, en la práctica, las cadenas se hartan adquiriendo derechos de Fórmula 1, fútbol o MotoGP. Mejor tenerlo yo, a que sea propiedad de la emisora rival.

3. Las series son muy caras y los ingresos publicitarios han disminuido, por lo que aún no es rentable emitirlas. No obstante, las cadenas no paran de dar luz verde al rodaje de temporadas que no saben cuando podrán programarse. Y es que los grandes canales no quieren quedarse sin oferta de ficción en la retaguardia, por lo que pueda pasar. El Príncipe, Hermanos, Los misterios de Laura son algunos de los misterios guardados en un cajón a la caza de la mejor fecha de estreno.

4. Las series deben contar con personajes en los que se sienta reconocida toda la familia: niños, jóvenes, padres, abuelos… Es peligroso segmentar el público de las ficciones españolas, pues estas producciones serían un fracaso en nuestros canales generalistas: la historia debe ser apta para cualquier perfil comercial. Sin embargo, las últimas series diseñadas para toda la familia, como Familia (valga la redundancia), se estrellan. En cambio, aterriza El Tiempo entre costuras, con un target muy femenino, y alcanza récords históricos de audiencia para Antena 3.

5. Cualquier canción de un talent show debe ser conocida por la señora de un pueblo perdido en Castilla. Los ingredientes identificables para el gran público son claves para el éxito de los programas, sí, pero este discurso se olvida de que la televisión también triunfa cuando descubre y genera sorpresa. El espectador agradece que llegue a su vida, por obra y gracia de la tele, algo que no conocía o tenía postergado. Desde una canción o un artista. Tu cara me suena ha sido el ejemplo de un show que alcanza picos millonarios de audiencia, lo que se denomina ‘minutos de oro’, cuando se interpretan canciones que no eran extremadamente famosas en ese instante. Sin embargo, arrancan la emoción de los televidentes. Así sucedió con la imitación de Shirley Bassey (el minuto más visto de todo Tu cara me suena), Nina Simone, Lana del Rey, Nancy Sinatra o Boy George.

Y es que en televisión, al final, es importante el riesgo: el riesgo de las ideas, la creatividad por encima de las teorías más encorsetadas.

Y ADEMÁS…

¿Por qué las series empiezan y terminan tan tarde?

¿Infravaloran nuestras cadenas de televisión el poder de Youtube?

¿La audiencia de televisión se puede medir a través de Twitter?

Razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

Karlos Arguiñano: “Las macro obras se han hecho todas para robar”

17 noviembre 2013 - 11:04 - Autor:

Karlos Arguiñano lleva 25 años cocinando en televisión. Campechano, controvertido y espontáneo, uno de sus secretos del éxito es que siempre se ha caracterizado por decir lo que piensa sobre cualquier cosa. También de la política.

Conocidas son sus opiniones críticas contra el poder, mientras pocha zanahorias. Pero ayer salió de su cocina, y se convirtió en el invitado del debate político televisivo de los sábados, La Sexta Noche.

Allí habló claro y diáfano sobre su forma de ver y entender España.

SOBRE LOS BANCOS

“Anda que no hay donde inyectar dinero: en educación, en sanidad, en carreteras. Pero, no… hay que inyectarle al banco malo. ¿Para qué? Para que vuelen alto. Nunca pensé que a los bancos les íbamos a tener que dar dinero los trabajadores (…) Los brotes verdes solo los ven los grandes bancos”.

SOBRE EL PARO

“Todo el mundo pide trabajo, pero cuando les preguntan qué saben hacer se quedan callados, así que sólo valdrán para hacer recados, y para eso hay miles de personas. Animo a la gente a que se especialice aprendiendo un oficio. Cuando lo tienes bien aprendido, vas a encontrar un trabajo, sea en España o en otro país. Lo malo es que desde los 17 hasta los 27 no hagas nada. Aprende lo que sea”.

SOBRE EL ANIVERSARIO DEL PRESTIGE

“Lo del Prestige, cuatro hilillos de plastilina… Y ahora, presidente. (en referencia a una declaración que hizo Rajoy) Al final, no ha pasado nada, era un barco que se tenía que hundir (con ironía)”.

SOBRE LA CORRUPCIÓN

“Alemania tiene sólo 18 aeropuertos y son 80 millones de habitantes. Será que a los alemanes no les gusta volar (risa). Las macro obras, que se han hecho en España en cualquier rincón, se han construido todas para robar. Qué pillen a los ladrones, pero luego siempre (los delitos) han prescrito…”.

SOBRE LA MARCA ESPAÑA

“En el extranjero estamos pareciendo unos parias por como nos han estado gobernando“.

“Muchas veces les veo en el parlamento (a los políticos) y me pregunto: ¿estos son los que me representan?”.

SOBRE SUS 25 AÑOS EN TELEVISIÓN

“La televisión es un trabajo en equipo. Sin la gente que me rodea, mi vida televisiva hubiera durado seis meses”.

SOBRE EL FUTURO

Vamos a volver a ser más sencillos, más humanos y menos fantasmas. No vivíamos en la realidad”.

>Ver entrevista completa en LaSexta

Y ADEMÁS…

Karlos Arguiñano, 25 años en televisión

Arguiñano critica con dureza los recortes y las ayudas a los bancos desde su cocina de Antena 3

El humor de ‘Me Resbala’ roba el liderazgo a ‘Sálvame Deluxe’

16 noviembre 2013 - 12:04 - Autor:

  • Analizamos las claves del éxito del buen estreno de Antena 3.
  • El show de Arturo Valls fue lo más visto del viernes.

Sálvame Deluxe lleva meses indestructible. El regreso de Belén Esteban, el embarazo de Chabelita (ya sin píxeles en la cara), la detención del hijo de Ortega Cano… El show de Jorge Javier Vázquez arrasa en audiencias y, hasta ayer, podía con todos: El Número Uno, Por arte de magia…

Pero, lejos de acoquinarse, Antena 3 ha seguido arriesgando con nuevas apuestas en la noche de los viernes. Y ayer lanzó otro invento que venía avalado por un gran éxito en Portugal, Me resbala.

Y, por sorpresa, esta mezcla humor y tropezones lideró su franja horaria (17.9% y 3.030.000), y se llevó por delante a Sálvame Deluxe, que se mantuvo fuerte gracias a su mayor duración (18.7% y 2.322.000). Por eso el dato del audímetro, hay que analizarlo viendo el número de espectadores que estuvieron frente al televisor , más objetivo, y no caer en el error habitual de observar el porcentaje de share.

Me Resbala ha nacido sin grandes alharacas, ni inversiones. Sólo con un punto fuerte: el humor de grandes cómicos que se atreven a superar unas pruebas delirantes. Todo ello coordinado, además, por un maestro de ceremonias que cuenta con un magnetismo especial para el público, especialmente tras su paso por Tu cara me suena: Arturo Valls.

¿Cuáles son las principales bazas de este formato?

Segundo éxito de Shine Iberia (productora de MasterChef), Me resbala invita cada semana a ocho relevantes actores, presentadores y/o humoristas de nuestra tele a participar en juegos, que miden su ingenio y reflejos para provocar la risa de toda la familia. Un antídoto para olvidar problemas.

Pero, también, y ésta es una de las claves del buen arranque del formato, la dinámica del espacio permite al espectador participar activamente desde el sofá de casa en cada juego: al observar, por ejemplo, como intentan adivinar películas o palabras prohibidas desde una silla que da calambres.

Y es que la otra arma infalible del espectáculo es ver cómo esta panda de artistas son torturados, sí torturados, sobre todo en el Teatro de Pendiente, el momento estrella del programa. Se trata de un decorado con una inclinación de 22,5 grados,  donde los famosos participantes deben escenificar un sketch luchando contra la gravedad. Y ahí se producen situaciones delirantes. Deben intentar actuar con normalidad, como si el set estuviera nivelado, pero la inclinación (y las trampas que guarda la escenografía) provocará que sea muy difícil conseguirlo.

Anoche destacaron Florentino Fernández, Miki Nadal, Edu Soto, Anna Simon o, el ganador de la noche, Josema Yuste. Lo hicieron en este show que aúna tropiezos e improvisación y que, además, cuenta con una realización visual bastante rápida de reflejos, que no se deja nada en el tintero.

Así, existen constantes planos de reacción del público y, también, del resto de los concursantes que esperan en su grada. Esto anima a la sugestión de la curiosidad entre la audiencia desde casa y tapa las deficiencias de una puesta en escena muy low cost y un ritmo televisivo frenéticamente forzado. No obstante, el espacio fue ganando en fluidez a medida que pasaba la noche hasta terminar en un subidón final con todos los participantes cantando una canción de despedida. Incluido Valls.

Me resbala ha ganado en su estreno, como sucedió a Carlos Sobera con sus Increíbles, otro programa familiar perfecto que parecía para el viernes noche, pero que se fue desinflando con el paso de la novedad de la primera semana. ¿Pasará lo mismo ahora? Y es que, mientras tanto, suponemos que en Sálvame Deluxe ya están maquinando una bomba de relojería para recuperar en próximas semanas el liderazgo perdido.



Y ADEMÁS…

Belén Esteban regresó a ‘Sálvame’: éxito y fracaso del morbo nacional

La adicción a las miserias ajenas. Seis claves del éxito de ‘Sálvame’

¿Por qué Jorge Javier Vázquez es un presentador infalible?

Los siete ases en la manga de Andreu Buenafuente para triunfar en su retorno a La Sexta

15 noviembre 2013 - 9:15 - Autor:


Tras el fiasco de su salto al prime time dominical, Buenafuente regresa a su viejo horario en La Sexta. La televisión de Andreu siempre ha sido comprometida, cálida e interesante. La comedia llevada a la televisión por un comediante que aprendió de los grandes late shows de Estados Unidos, pero también entendió las peculiaridades de su tierra. Sin descuidar la puesta en escena, ni la realización mimada y acogedora. No obstante, en los últimos años, la imagen del presentador fue impregnándose con el prejuicio de ser un tipo demasiado exquisito, etiqueta que no le ayudó demasiado.

Pero, aunque no lo parezca, una pizca de exquisitez puede ser un valor añadido en los tiempos low cost que corren, en forma y fondo. Y quizá, por eso mismo, Buenafuente vuelve. Lejos quedan ya sus míticos programas como Sense Títol, desde un decorado que emulaba un mirador a Barcelona con catalejo y todo, o el trasnochador La Cosa Nostra, también en TV3, autonómica donde innovó en el espectáculo con entrevistas, música en directo y colaboradores imprevisibles.

Y parece que inconscientemente, ahora, Andreu Buenafuente recupera esos orígenes, justo cuando cumple treinta años en la profesión. El lunes será la puesta de largo de su reinventado programa, En el aire. Un retorno con siete ases en la manga para jugar a intentar recuperar la complicidad de la audiencia.

1. RIGUROSO DIRECTO

La televisión se hace a base de trampas, y las anteriores etapas de Buenafuente no eran tan en directo como parecía: el programa se grababa unas horas antes. En el aire sí que será una emisión en tiempo real. De hecho, el plató incorpora un gran reloj (digital) para que nadie dude. Esto da más dinamismo al espacio y posibilita una presencia más directa de las redes sociales en el programa. Al mando del tuiter estará Bob Pop, que vivirá todo del programa desde una cabina dentro del plató a través de la que interactuará con la audiencia. Su intuición y particular mirada propia a la hora de analizar la actualidad pueden ser un plus para el formato. Sabia nueva, y muy conocedora de los engranajes televisivos.

2. UNA MESA CAMILLA EXTENDIDA

La manoseada puesta en escena de los late night desaparece… ¡por fin!. En el aire centra su protagonismo en una gran mesa, rodeada de pantallas XXL. Puede recordar a Crónicas Marcianas, pero será otra cosa: esta especie de mesa camilla gigante hará la función de mesa camilla de toda la vida. Es decir, posibilita dar un mayor versatilidad al show, sin secciones estancas, para charlar de todo un poco. Aquí podrán ir apareciendo y desapareciendo invitados y colaboradores según las necesidades. Además, se incorpora un atractivo elemento para potenciar la tensión intrínseca: el botón rojo. No es la tecla de TVE para dar contenidos extras en los televisores de última generación, este particular botón está ubicado en la mesa y puede ser pulsado por Buenafuente. o el resto de colaboradores, en cualquier momento. Entonces, el espacio se parará y harán lo que diga la persona que haya pulsado.

3. LA RADIO EN COLOR

El decorado recuerda a un amplio estudio de radio. Esto posibilita un latente aire de libertad que prima el poder de la conversación distendida. Aunque, por supuesto, habrá guion. Detrás del programa están ocho guionistas, que no son los mismos que las anteriores etapas del show. Se han renovado para no caer en la misma estructura de gags que otras veces. Y junto a Buenafuente seguirá su segundo de abordo, Berto Romero y se incorpora Jorge Ponce, tras destacar en el programa de radio Yu en los 40. Será el tercero en discordia en un formato que contará con patrocinadores incorporados para facilitar su financiación en tiempos de escasez publicitaria tradicional.

4. SIN MONÓLOGO Y CON MONÓLOGO

En el aire no tendrá el monólogo tradicional de Buenafuente. Aunque, claro, Buenafuente saldrá y hará un monólogo, que para eso es el presentador. Le acompañarán en su verborrea las grandes pantallas del plató para dar el pistoletazo de salida en cada edición. Mandará su irónica visión sobre la realidad, más allá de la política.

5. FAMOSOS, ANÓNIMOS Y FAMOSÓNIMOS

En esa línea de programa abierto a la realidad, parece que Buenafuente abre las puertas de En el aire no sólo a personajes de la farándula que atraen la curiosidad de la masa, también dejará hueco  a personas desconocidas que tienen cosas que aportar y que saben contarlas con desparpajo delante de una cámara. Un curioso nicho que está aún por exprimir en nuestra televisión. Veremos si lo ejecutan bien. De momento, ya han incorporado al equipo de invitados fijos al experto en tendencias Marc Giró, al resabiado joven emprendedor Pau Garcia Milà y al completo showman Alex O’Dogherty.

6. EL COCINERO DE RIGOR

Otro de los ases de la manga de En el aire es un cocinero. Bueno, mejor dicho, un chef. Se ve que Buenafuente está al tanto del furor por los programas de cocina. Si Mariló Montero tiene cocinero, Andreu no podía ser menos. David de Jorge, el Robin Food de ETB, será el aliado entre fogones del nuevo late show de La Sexta. Ya se sabe: para triunfar en la tele, siempre se gana puntos fichando a un colega de Arguiñano.

7. BELÉN CUESTA

La hemos visto en Bandolera, Amar en tiempos revueltos o Palomitas, entre otros muchos proyectos, y en la actualidad está triunfado en el madrileño Teatro Lara con La Llamada. Buenafuente, muy avispado, ha sido ágil a la hora de fichar a esta actriz que derrocha espontaneidad, talento y una brillante rapidez de reflejos sobre los escenarios. Su luz propia, algo gamberra, puede ser crucial en este nuevo formato. Aunque, ahora, sólo falta ver los contenidos que se tratarán. Eso es lo más importante en una cadena de estas características: que sea por y para el interés de la audiencia. En definitiva, encontrar un show que consiga arañar la última ilusión del espectador antes de finiquitar su día. Y esto con humor, bagaje y un poco de surrealismo es más fácil.

Y ADEMÁS…

Buenafuente, en busca de la resurrección del late night

La televisión vista por Buenafuente, en 7 puntos

¿Qué ingredientes faltan a los programas de tele de hoy?

La huelga de basuras de Madrid “ocupa” el plató de Wyoming

2:04 - Autor:


 
“Décimo día de la huelga de limpieza en la ciudad antiguamente bautizada como Madrid y actualmente conocida como Mordor. La catástrofe es tan grande, que como podéis ver, ha llegado hasta el plató de El Intermedio“, soltaba ayer Wyoming mientras su compañera, Sandra Sabatés, un poco tensa, esquivaba dos simpáticas ratas que campaban a sus anchas por la mesa del programa de La Sexta.


 
Y es que a los guionistas y al equipo artístico del informativo satírico de La Sexta no se les ha ocurrido otra cosa que inundar de restos de basura el decorado del programa. Para estar a tono con la actualidad, claro. Así, los presentadores del programa sufrieron, en pleno estudio, las consecuencias de pasear estos días por las calles de Madrid.


 
La despiadada ocurrencia del equipo creativo del espacio no se quedó ahí. También El Intermedio versionó el mítico programa de Telemadrid Madrid Directo a través de Mordor Directo. Un innovador formato con el conectaron con distintos lugares de la capital. Entre esos ‘marcos incomparables’, destacó El orco y el Madroño, ¿Una metáfora de la actual situación de Madrid? El Intermedio siempre dando un giro dramático a la sabia ironía…


 

Y ADEMÁS…

> Ver ‘El Intermedio’ de ayer

Cuando Televisión Española censuró a El Gran Wyoming

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy periodista y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en televisión. En definitiva, tele y más tele, por deformación profesional y porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo audiovisual.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

julio 2014
L M X J V S D
« jun    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

TeleDiaria en Twitter