Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Los gastos en TVE: algo más que cifras

14 marzo 2016 - 9:22 - Autor:

Se ha creado cierta hostilidad contra la televisión pública. La inestable gestión política de la última legislatura, la pérdida de la independencia de los informativos y el poco riesgo en la producción creativa y de servicio público han propiciado una expansión de la idea de que TVE sirve de poco. En este clima de indignación, los titulares mediáticos contra TVE venden cada vez más y crece el prejuicio de que una televisión pública es un gasto y no una inversión.

No ayuda en esta interpretación social que el análisis de los cuentas de la televisión pública se suele realizar de una forma superficial, sin ir al fondo, sin medir las circunstancias y sin reflejar la rentabilidad social de TVE, que es intangible, aunque no por ello menos valiosa que un frío número económico.

De hecho, las informaciones de los gastos de TVE que se suceden (estos días, sin ir más lejos, hemos leído un informe sobre gastos de una auditoría de la cadena publicada en diferentes medios como Eldiario.es) a menudo se quedan en el peligroso estereotipo, que mide por el mismo rasero programas fallidos e inteligentes apuestas de Televisión Española, que generan más y mejor industria audiovisual, fomentando miles de puestos de trabajo y, aún más importante, una riqueza social más allá de los números.

Al mismo tiempo, en estos informes, se determina el éxito o fracaso de la rentabilidad de los programas o series a través del resultado de la audiencia tradicional que reúnen, cuando, al ser ya una cadena sin publicidad, debería medirse el beneficio a través de la calidad, el reconocimiento, los targets, la innovación y, sobre todo, el servicio social que crea su producción.

Por eso mismo, no se pueden poner al mismo nivel programas fracasados, desfasados o que van a rebufo de las cadenas privadas (como el magazine de tarde improvisado T con T de Toñi Moreno) y series que realizan un retrato inteligente de nuestra historia, como Cuéntame o El Ministerio del Tiempo, fundamentales ahora mismo para la cultura española.

Incluso se fomenta la percepción de que toda producción que se realiza desde TVE es una especie de desfalco para las arcas públicas. ¿Se tacharía alguna vez el coste de la educación pública de derroche? No, pero con TVE aún existe ese prejuicio de que la televisión es algo inferior, como dijo un ministro, “para pasar el rato”. Porque, en los últimos años, ni desde las instituciones ni desde los grandes estamentos sociales se ha tratado la televisión pública con la amplitud de miras necesaria, sólo se ha mirado como altavoz de propaganda que conviene agarrar.

Mientras tanto, las cadenas privadas están cómodas con una TVE fuera de juego, casi en peligro de extinción y en el ojo del huracán, que ha desvirtuado su esencia para sumirse en un descrédito en expansión que, además, no permite el dinamismo para dar luz verde a nuevos formatos con la rapidez que precisan los ritmos de los actuales medios audiovisuales.

Con TVE, todo va más lento. La susceptibilidad generalizada hacia la cadena no ayuda, los vaivenes de la gestión tampoco. A las emisoras privadas les beneficia que TVE no tenga la capacidad y autonomía suficientes para innovar, para remover la industria, para apostar por esas ideas que se salen del guion preestablecido y que movilizan todo el sistema televisivo, donde en la actualidad no hay excesiva cabida para el riesgo y la visibilidad de creadores y creaciones fuera de los cánones del cliché comercial dominante.

Son las consecuencias de una TVE que, en la última legislatura, se ha visibilizado como brazo articulado del gobierno, con una programación caótica y con extrañas decisiones de contratación de largas tandas de programas de dudoso interés (como ocurrió con aquel El Pueblo más divertido de Mariló Montero) o la trágica venta de los Estudios Buñuel, demolidos para hacer pisos. La constructora que se ha hecho con los platós históricos, de 11.000 metros, los ha conseguido por 35,2 millones de euros, la mitad del valor de tasación del inmueble en 2012.

Esa desprotección del patrimonio público ha calado con razón entre los españoles, que parecen haber perdido, en gran parte, la ilusión por la tele que es de todos. Mientras, esta mala gestión se ha convertido para muchos en la justificación que necesitan para argumentar que la televisión pública solo es un derroche que no procede hoy en día y que sólo es negocio “para algunos”.

Lo que quieren que olvidemos es que, bien gestionada, con un proyecto profesional de largo recorrido, TVE es un beneficio social que está por encima de muchas de las cifras cuadriculadas que se manejan. Por eso no hay que mezclar contenidos dispares en la misma batidora del descrédito. Series como Cuéntame (entre 650.000 y los 874.000 euros por capítulo) o El Ministerio del Tiempo (580.000 euros capítulo) son ese lado del patrimonio positivo de TVE, como tantos otros programas, de entretenimiento o información. Cuestan dinero, claro, porque la televisión cuesta dinero (un buen formato de prime time está en unos 600.000 euros) pero también hay que explicar que este tipo de ficciones de TVE están dentro de los costes normales del mercado cuando se trata de productos de calidad notable, generan cientos de puestos de trabajo (a los que hay que pagar) y sin duda movilizan la cultura social. En la BBC, por ejemplo, el capítulo piloto de Sherlock costó 800,000 libras. Ya va por la tercera temporada y no se pone en duda sus abundantes cualidades para la televisión pública británica. Tampoco cuando producen otro tipo de contenidos de entretenimiento de calidad.

Porque la televisión es la ventana cultural a la que más gente se asoma. Sus programas, informativos y series son un trampolín con un beneficio intangible para un país más culto, un país mejor. Ese es el mejor patrimonio de TVE. Pocos lo ven, pero si se recupera su esencia al máximo, todos lo disfrutarán. Y para eso no se pueden sacar cifras de contexto: hay que medirlas con la perspectiva y la complejidad que merece una cadena pública, donde los formatos deben tener tiempo para respirar y darse a conocer, donde las audiencias deben de ser importantes pero no decisivas, donde la prioridad también debe estar en la calidad de los programas y el atrevimiento en las ideas.

@borjateran

Y ADEMÁS…

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

La gran mentira de TVE

> 5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para lograr una TV pública mejor

> El derribo de los Estudios Buñuel: fotos y 22 vídeos de su historia en TVE

‘Érase una vez… la vida’: cuando aprender era divertido gracias a los dibujos animados de TVE

13 marzo 2016 - 11:41 - Autor:

El lacrimógeno Marco. Las canciones de Espinete. Los monstruos gigantes japoneses. En un tiempo en el que la programación infantil era un contraste de emociones, una serie decidió divulgar el interior del cuerpo humano y puso el entretenimiento televisivo al servicio de la educación.

Así nació Érase una vez… la vida, comprometida con su tiempo y las nuevas generaciones. Más que unos dibujos animados, un viaje por el interior del cuerpo humano gracias a unos personajes de tebeo que lograban convertir lo complejo en una sencilla y divertida aventura.

De hecho, los protagonistas de la serie eran muy fáciles de reconocer por los propios niños. Por ejemplo, las células del ojo llevaban gafas, los anticuerpos eran feos insectos amargados o los glóbulos rojos correteaban con sus inolvidables bolas de oxígeno. Un puzle de tramas de cómic para explicar el funcionamiento de cada elemento del cuerpo humano en episodios temáticos (los músculos, la piel, la respiración, la digestión, la sangre, el corazón, el cerebro, el esqueleto, el hígado, la médula ósea, los riñones, el oído, los dientes, las plaquetas…).

Tres décadas después de su estreno (1987), varias generaciones aún se imaginan a los glóbulos rojos o a los virus como los ideó el francés Albert Barillé, creador e impulsor de esta ficción en la que participó activamente TVE como cadena coproductora. Un reto que ya antes Barillé también abordó con su particular repaso de la historia de la humanidad (Érase una vez… el hombre -1978-) o recreando una posible futuro en el que aprender de los errores avariciosos del pasado (Èrase una vez… el espacio -1982-).

Ya no existen dibujos animados divulgativos que generen un acontecimiento social como Érase una vez… la vida. De ahí que aún, en 2016, mamás y papás sigan proyectando a sus hijos esta ficción, aunque determinados temas se hayan quedado desactualizados 29 años después. Una inversión de una TVE a la que no le temblaba el pulso a la hora de participar en producciones de este calado, pues Érase una vez… la vida fue televisión pública en su máxima expresión.

En total, 26 capítulos que reunieron a la familia frente al televisión y dispararon las audiencias enseñando los órganos y procesos del cuerpo humano.

Y esa era (y es) una de las misiones prioritarias de la televisión pública, que se ha ido desdibujando en los últimos tiempos, por la mediocridad de la gestión política del viejo ‘ente’ e intereses privados. Un cometido que no se puede olvidar: enseñar y despertar inquietudes para una sociedad mejor desde el entretenimiento cercano e integrador.

La vida es así, llena de cantos y de emoción, es un bosque, un río, lluvia, viento y sol. Es el vuelo de una paloma, es el canto de un ruiseñor. Una flor que se abre en el centro de tu corazón…

@borjateran

Y ADEMÁS…

> 22 vías de acción para la supervivencia de TVE

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

La gran mentira de TVE

> 5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para lograr una TV pública mejor

> Los programas infantiles de los ochenta a análisis

El Bertinazo: Osborne, arma de Antena 3 contra el estreno de ‘El Caso’ en TVE

12 marzo 2016 - 10:49 - Autor:

En plena polémica sobre la marcha de Bertín Osborne de Televisión Española, el cantante y presentador ha aceptado ser el protagonista de un especial de prime time de El Hormiguero que competirá frontalmente con el gran estreno de ficción de su actual casa TVE, El Caso.

Osborne se convierte, así, en el contraprogramador de la propia cadena que aún emite su programa y que precisamente en la noche del martes buscará que el gran público descubra una interesante producción, protagonizada por Fernando Guillén Cuervo y Verónica Sánchez. La serie muestra las entrañas del diario El Caso, dibujando las relaciones de la redacción y las investigaciones para averiguar los crímenes que sucedían en aquella España de mediados del siglo XX.

Pero Bertín ha decidido aliarse el martes con un especial de Pablo Motos en prime time. Será a las 22.30, justo después del partido de la Champions. El pasado 16 de noviembre, ya Osborne visitó el plató de Trancas y Barrancas y catapultó a El Hormiguero a su máximo histórico de audiencia con 4.172.000 espectadores (un 20,4% de cuota de pantalla).

Ahora Antena 3 busca repetir ese golpe de efecto con el personaje que actualmente, comprensiblemente o no, es la sensación mediática del momento. Ha prometido que hablará de todo. Incluso de su fichaje. Y ya sabemos que su campechanía arrasa: es adictiva y convence, hasta a detractores que se quedan pegados a la pantalla. ¿Se irá Bertín a Telecinco? ¿Antena 3 le cortejará esa noche? ¿Debería el presentador haber guardado fidelidad a TVE, al menos hasta que finalicen los programas de En la tuya o en la mía que aún faltan por emitir (y su contrato)?

Tras los ‘belenazos’ de Belén Esteban contra la competencia, parece que llegan los ‘bertinazos’. Y el estreno de El Caso de TVE puede sufrir un trágico envite por parte del rostro revelación de la temporada de TVE. Paradojas de la televisión campechana actual.

+CULEBRÓN BERTÍN

Bertín Osborne rompe con TVE: los problemas a los que se enfrenta el presentador

> Bertin Osborne: 8 cosas que podrá hacer si ficha por Telecinco (impensables en TVE)

> Las 7 razones del inesperado éxito del programa de Bertín Osborne, ‘En la tuya o en la mía’

@borjateran

Y ADEMÁS…

Los 10 mandamientos para salir ileso de una entrevista con Pablo Motos

22 vías de acción para el porvenir de TVE

Así ha cambiado para siempre la ficción española

Las 5 dificultades que sufre un guionista de una serie española

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así sería la mítica serie ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

‘Friends’: las nueve razones por las que amamos tanto esta inolvidable serie

La era del spoiler: las cadenas ahora prefieren desvelarte el giro

11 marzo 2016 - 6:18 - Autor:

Era habitual en los culebrones de sobremesa. Para estirar las telenovelas de gran éxito, las cadenas se inventaban recopilatorios con los mejores momentos del capítulo anterior y con un extenso adelanto de las tramas del episodio de estreno que venía después. Así alargaban la duración de una serie hasta casi rozar la eternidad. En ocasiones, incluso el avance duraba más que el original. Objetivo cumplido: los programadores retenían al público más tiempo frente a su frecuencia y, sobre todo, sacaban más partido a la producción en cuestión.

Han pasado los años y esta estrategia se ha extendido por los diferentes géneros televisivos hasta ser imprescindible en todo tipo de ficciones y en determinados talent shows o concursos. No hay miedo a destripar momentos álgidos de las tramas. Al contrario, los canales prefieren tirar de spoilers hasta casi anular la capacidad de suspense en el espectador.

Así los responsables de nuestra tele creen que reclutan a un mayor número de televidentes, que reaccionan al destripe de las tramas y se quedan, pues ya saben con qué se van a encontrar y no quieren perdérselo. Las cadenas pretenden que no puedas marcharte del canal tras descubrir el adictivo cebo, que deja entrever las “asombrosas” tripas del capítulo, como sucede en Bajo Sospecha.

Como consecuencia, cada vez es más difusa la línea divisoria entre desvelarte o engancharte. No importa, los canales sacan una rentabilidad extra de los spoilers: aumentan la duración del espacio a un coste casi nulo, consiguen que el público se quede porque ya está advertido de la intensidad de las tramas y, de paso, ganan tiempo para colocar el capítulo de estreno en una franja horaria más competitiva.

También sucede en talent shows grabados, en los que, durante la emisión, las galas van marcando breves adelantos de los contenidos de esa misma noche. En Got Talent, por ejemplo. La audiencia sabe quién se va emocionar, quién se va a indignar e incluso quién se va a equivocar. Está avisada, el zapping es más complicado. La curiosidad manda para ver el instante completo, aunque ya casi se haya emitido completo en el adelanto.

Con este panorama, se está desarrollando una estirpe de televidentes a los que si la cadena no les spoilea empiezan a creer que, entonces, no tendrá interés lo que viene en el próximo capítulo, concurso o programa. Es la era del spoiler como arma fácil para engatusar a un público con una paciencia menguante. Nada que ver con los norteamericanos que también adelantan contenidos de sus series y shows, pero lo hacen con una inteligencia sutil que enseña menos de lo que parece y crea un atractivo impulso en la expectación del producto.

En España, en cambio, si te descuidas hasta te destapan el nombre del asesino. Pero mal vamos si, a la caza de unas décimas de share instantáneo, la televisión descuida la infinita capacidad de sorpresa del espectador.

> El primer spoiler de la historia de la TV en España

@borjateran

Y ADEMÁS…

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Así ha cambiado para siempre la ficción española

Las dificultades que sufre el guionista de las series españolas

Cuando la ficción española corrió riesgos y la audiencia no respondió

Así sería ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

‘Vis a Vis’: los agujeros de guion de una serie consolidada 

Eurovisión: debilidades y fortalezas del videoclip de Barei

10 marzo 2016 - 19:58 - Autor:

Eurovisión se ha convertido en un evento que va más allá de la televisión. Un show transmedia que va generando, a lo largo del año, pequeños acontecimientos desde las redes sociales que calientan motores con destreza: la presentación de los candidatos, la elección de la canción, la creación de la escenografía y, hoy, ha llegado el día del estreno del videoclip de España.

Ya es una tradición. Este jueves, los espectadores más fieles al universo eurovisivo se han paralizado para descubrir el lanzamiento del esperado clip de la representante de TVE en el eurofestival. Y rtve.es lo ha aprovechado, creando un formato online que da en la diana de las nuevas narrativas audiovisuales, si bien la cadena pública debe mejorar la calidad de emisión en directo en las nuevas plataformas.

Así, desde un estudio en Torrespaña (aquel en el que se realizaba el exitoso Gente con Pepa Bueno y Jose Toledo), Barei ha mostrado la carta de presentación de su Say Yay! ante unos eurofans efervescentes. Y, a diferencia del año pasado con Edurne, el videoclip ha aprobado. Estas son sus debilidades y fortalezas.

DEBILIDADES

Fuera de España va a costar identificar un poco a la artista. Su vestimenta y protagonismo no destaca lo suficiente en un clip tan coral. Faltan planos de Barei cantando con mayor claridad entre el resto del gentío. Se da por hecho que la cantante es popular fuera de nuestras fronteras y casi no existen planos con su boca marcando la letra del Say Yay!, distinguiéndose, de esta forma, del resto de participantes principales del vídeo. Una cosa es no hacer tópicos planos de playback y la otra es que cuando aparezca la artista se reconozca a la artista. Este es un error de cara a promocionarse en Eurovisión.

Y es que, al ser una cantante todavía poco conocida fuera del círculo de eurofans españoles, su protagonismo debería ser más absoluto. Esto se podría haber paliado con un mayor número de planos viéndose a Barei cantando el tema (vocalizando) y con una ropa que marcara más la diferencia frente al resto del elenco. Por ejemplo, las candidaturas de Rusia, Estónia, Italia y Francia han definido con claridad la necesidad de dar una relevancia especial a su cantantes en sus vídeos para, así, centrar el foco y potenciar su popularidad a nivel internacional. Porque en Eurovisión triunfa quien destaca a nivel internacional. En el videoclip español, Barei se difumina como si se tratara de parte del casting de un anuncio de CocaCola.

FORTALEZAS

El punto fuerte del videoclip es que existe una historia más compacta que los últimos años. Con metafórica caída de Barei incluida, que impulsa la emoción e identificación en el espectador. Todo narrado con una fotografía visual que es atractivamente acogedora. Una postal, casi como si fuera un spot turístico de agencia de viajes, que muestra lugares icónicos (Miami, La Habana y con un peso especial de Estocolmo, donde se va a celebrar este Eurovisión 2016). Lugares urbanos variopintos que se unen gracias al superpoder de la música y el baile, que no entiende de fronteras. Ese mensaje latente se contagia y muestra la mejor energía de Barei con su Say Yay!, tema que ha mejorado en aires internacionales con sus nuevos arreglos.

Tampoco falta el protagonismo que merece al particular movimiento de pies de la cantante, carismático sello de la casa, que además es el colofón de un vídeo que ha fomentado la participación de los eurofans. Ellos mismos son los que han bailado junto a la propia Barei, que está entendiendo la importancia de hacer partícipes a los apasionados seguidores de Eurovisión en su candidatura.

Al fin y al cabo eso significa Eurovisión: un festival que nos une a través de la música, el baile y la televisión sin fronteras. Y Barei cuenta con el mejor de los requisitos para triunfar: el talento de la personalidad propia.

> Puedes ver el videoclip aquí

MÁS ANÁLISIS SOBRE EUROVISIÓN

Los tentáculos de Eurovisión en las redes sociales: una táctica calculada

> 7 factores que TVE debe tener en cuenta para no hacer el ridículo en ‘Eurovisión’

El error de la gala de elección de representante de Eurovisión

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las debilidades y fortalezas de las canciones que se disputan el puesto

La gran mentira de TVE

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para tener una televisión pública mejor

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

Las trampas que realizan los concursos de TV

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Las 3 mentiras televisivas que ha derribado ‘Tu cara me suena’ en viernes

Los tres errores de las cadenas en las redes sociales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Los chistes prohibidos de Wyoming: cuando el humor huye del tópico

11:16 - Autor:

Lanzar dardos sobre Bertín Osborne, la edad de Iñigo Errejón, la eterna juventud de Jordi Hurtado… Son gags recurrentes de programas de entretenimiento que se han agotado por exceso de repetición. Aún así, se siguen usando y reusando en nuestras cadenas, una y otra vez.

Porque en la televisión existe una burbuja de chistes que vive por encima de sus posibilidades, gracietas a las que se recurre como método infalible para encontrar la carcajada y la complicidad en el espectador.

Sin embargo, estos gags de Osborne, Errejón o Hurtado, y otros tantos, ya están quemados. Por exceso. Todo tiene un límite, también en el humor. Y eso lo saben los guionistas del equipo de El Intermedio de El Gran Wyoming, que realizan un trabajo de cirujanos con la actualidad diaria.

Cada día escriben 50 páginas de guion lúcido y divertido, un texto que, al mismo tiempo, intenta no caer en ese humor fácil del que se abusa a diario. Hay que superarse. Nada de recurrir una vez más a la metedura de pata de Remedios Cervantes (¡azúcar!) en Ahora Caigo ni repetir  (demasiado) chistes de Falete.

Es difícil esquivar ese humor tan recurrente que sabes que funciona pero que, sin embargo, se ha quemado por sobreexposición. Incluso los usuarios de las redes sociales lo imitan, porque ya saben que se aseguran un retuiteo sin devanarse los sesos. De ahí los trending topics espontáneos que surgen, por ejemplo, bajo el nombre de Jordi Hurtado. Pero ahí está la virtud y mérito del buen guionista: medir la fecha de caducidad de determinados sarcasmos, porque también en el humor cada gracieta tiene su tiempo.

Porque la brillantez está en encontrar ese “algo” más que hace que un gag o un chiste sea único y memorable. Incluso cuando se trata de algo recurrente y se consigue darle una vuelta de tuerca, que no cae en la repetición hasta cuando se repite (ayer, sin ir más lejos, en El Intermedio dieron la vuelta al tópico de Andy y Lucas cuando soltaron algo así como que “El PP de Valencia y Madrid son el Andy y Lucas de la corrupción. No se sabe quién es el más gordo”). Hay que tirar de iconos de la actualidad, pero también ser capaces de crear iconos nuevos o gags que reinventen el humor y marquen tendencia entre nuestras carcajadas (como los que crea “Querido Antonio” para el programa de Wyoming).

Y eso es lo difícil y lo complicado: lograr que el público se ría por primera vez con algo que nunca antes le habían contado de esa forma. Pocos programas españoles lo consiguen. El Intermedio es uno de ellos.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Cuando TVE censuró a El Gran Wyoming

Lo que se debe aprender de Salvados en las facultades de Periodismo 

22 vías de acción para la supervivencia de TVE

6 obstáculos que sufre diariamente un redactor de informativos

Lo que debe aprender TVE de su propia historia

Las claves del culebrón de la marcha de Bertín Osborne: así coquetea con todas las cadenas

11:07 - Autor:

Tras el parón de la semana pasada por los especiales informativos de la sesión de investidura fallida de Pedro Sánchez, Bertín Osborne ha regresado este miércoles a La 1. Aunque será por poco tiempo.

En pleno culebrón sobre la marcha del presentador de la televisión pública a una cadena privada, En la tuya o en la mía ha vuelto a disparar la audiencia de TVE con la visita de Juan y Medio.

Un 18.4 por ciento de cuota de pantalla y 3.575.000 espectadores han visto el formato del cantante, por detrás del fenómeno de la serie El Príncipe, que ha arrasado con un 23.2 por ciento de cuota y 4.178.000 seguidores.

Bertín mantiene sus elevadas audiencias y se revaloriza en el mercado. Su programa es competitivo y cuesta un tercio de lo que vale una ficción. Un chollo para las emisoras privadas (y las públicas) a la hora de cuadrar sus cuentas económicas con espacios para el prime time baratos al mismo tiempo que líderes.

Y cuando ya parece que tiene avanzado su fichaje por Mediaset, Osborne, que se está dejando querer, da un giro dramático y sorprende llamando a Pablo Motos en directo: protagonizará el próximo martes un especial de El Hormiguero, programa al que Bertín llevó a máximo histórico de audiencias. Y en el que hablará “de todo”. O eso dice. Esto ya es una telenovela entre cadenas. Bertín SuperStar, quién nos lo iba a decir.

El mercado de fichajes de Bertines está abierto. Y lo que parece claro es que TVE no piensa entrar en el juego. La audiencia de su programa y el coste, con ese precio tan competitivo para el prime time, convierten al cantante en una especie de gallina de los huevos de oro inesperada.

Aunque su fichaje también cuenta con contraindicaciones. La claridad con la que habla Bertín de determinados temas, con una aureola de ideología vintage sin filtros y un público objetivo muy envejecido, puede chocar con los intereses de imagen de marca de determinadas emisoras. Aunque ese siempre es problema baladí si va unido de grandes cuotas de pantalla.

Bertín se va. Dice que no es problema de dinero, es cuestión de estabilidad que facilite la producción del programa. Pone de ejemplo que no han podido cerrar una entrevista con Rafa Nadal por no contar con tiempo suficiente en el contrato, como ha explicado en Vertele.

Y (¡sorpresa!) ahora insinúa que contará todo lo que pueda en El Hormiguero, en un especial el próximo martes. Hasta ceba sus apariciones en llamadas telefónicas. Y, de nuevo, pondrá a prueba su poder para disparar los audímetros desde una emisora privada, Antena 3. Y revalorizará más su imagen, claro.

Bertín está jugando muy bien sus cartas, está aprovechando un momento de repunte profesional de su trayectoria que nadie esperaba. Ni él mismo. Todas las cadenas pendientes de los movimientos de Osborne. El culebrón continúa. Y Bertín, como buen galán de las telenovelas de los años ochenta, se lo está pasando pipa.

ANÁLISIS DEL ESTADO DEL CULEBRÓN

Bertín Osborne rompe con TVE: los problemas a los que se enfrenta el presentador

> Bertin Osborne: 8 cosas que podrá hacer si ficha por Telecinco (impensables en TVE)

> Las 7 razones del inesperado éxito del programa de Bertín Osborne, ‘En la tuya o en la mía’

@borjateran

Y ADEMÁS…

22 vías de acción para el porvenir de TVE

Así ha cambiado para siempre la ficción española

Las 5 dificultades que sufre un guionista de una serie española

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así sería la mítica serie ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

‘Friends’: las nueve razones por las que amamos tanto esta inolvidable serie

Bertín Osborne se marcha de La 1: 8 cosas que podrá hacer en Telecinco (impensables en TVE)

9 marzo 2016 - 11:51 - Autor:

Bertín Osborne ya ha grabado el que parece será su último programa de En la tuya o en la mía para TVE. Sus protagonistas para la despedida son Martes y 13. Unos invitados emblemáticos para cerrar un ciclo de éxito.

Se está especulando mucho sobre el futuro del formato de entrevistas, la cadena pública parece que no piensa realizar su derecho de tanteo para quedarse con Osborne y todo apunta a que, si no existen más giros en este culebrón, el presentador va a dar el salto a Mediaset.

En Telecinco, Boing o Cuatro, Bertín continuará el camino emprendido en La 1. La excusa de la marcha está en que, desde la cadena privada, le ofrecen más estabilidad, ya que TVE prefería renovar primero por 5 programas y no invertir en los 18 acordados del tirón. Aunque ya se sabe que eso de la estabilidad es más relativo aún en las cadenas comerciales… si el programa pincha, desapareces tan rápido como llegaste.

Lo bueno de Telecinco es que Bertín Osborne podrá realizar nuevos retos, imposibles en TVE, para arrastrar a los públicos más fieles de la cadena a su programa.

1. En Telecinco, Bertín podrá realizar su show desde la casa de Gran Hermano. Con esto de las sinergias, de las que son maestros en Mediaset, podría ahorrarse el alquiler de su mansión y directamente emitir desde Guadalix de la Sierra.

2. En Telecinco, Bertín podrá incorporar el polígrafo de Conchita a su programa, que siempre es un plus de tensión para propulsar el share. El propio presentador querrá probar los “sensores de la verdad”.

3. En Telecinco, Bertín podrá recibir la visita de los tronistas de Mujeres y hombres y viceversa. Ya cuenta con experiencia en este género, pues vuelve a la emisora en la que realizó labores parecidas con Contacto con tacto.

4. En Telecinco, Bertín podrá reinventar su look en Cámbiame y, de paso, quemar en directo sus cazadoras de cow boy.

5. En Telecinco, Bertín podrá ir a la casa de Belén Esteban en Paracuellos del Jarama. Una táctica a tener en cuenta si desciende la audiencia del formato con el cambio de canal, pues la copresentadora de Sálvame es experta en propulsar la cuota de pantalla tanto o más que Íker Casillas y Sara Carbonero.

6. En Telecinco, Bertín podrá anunciar sus productos sin disimulo. De hecho, debería hacer telepromociones en los pasos a publicidad, posando junto a un bodegón con toda la gama de sus jamones, gazpachos y demás. Como cuando Paz Padilla anuncia colchones en Sálvame.

7. En Telecinco, Bertín podrá enriquecer la ya valorada selección musical de su programa e incorporar versiones de grandes hits de nuestra historia. Interpretados por los Supersingles, claro.

8. En Telecinco, como La Voz con La Voz Kids, Bertín podrá hacer la versión junior del formato. No sería la primera vez. Osborne fue pionero en programas con niños. De Menudas estrellas a Esos locos bajitos.

Pero en Telecinco, sobre todo, Bertín podrá mantener su esencia. Porque no hay nada ni nadie que frene su personalidad. Ese es el gran secreto de su éxito: el presentador cuenta con una habilidad especial para adaptarse y desenvolverse bien en cualquier canal, siendo simplemente él mismo.

Y en Telecinco sabrán hacer un acontecimiento mediático de su re-estreno, poniendo toda la cadena e incluso los informativos al servicio de su programa. Otra cosa es que, a medio plazo, la saturación y los vaivenes de los cambios de canal y programación lleven al desgaste de la fórmula de En la tuya o en la mía. El público de la televisión es infiel por naturaleza.

ANÁLISIS

Bertín Osborne rompe con TVE: los problemas a los que se enfrenta el presentador

> Las 7 razones del inesperado éxito del programa de Bertín Osborne, ‘En la tuya o en la mía’

@borjateran

Y ADEMÁS…

22 vías de acción para el porvenir de TVE

Así ha cambiado para siempre la ficción española

Las 5 dificultades que sufre un guionista de una serie española

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así sería la mítica serie ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado hoy

‘Friends’: las nueve razones por las que amamos tanto esta inolvidable serie

El Corte Inglés: la historia de la televisión a través de sus anuncios (VÍDEOS)

3:03 - Autor:

El Corte Inglés está celebrando sus 75 años de vida. Un aniversario que la mayor parte de los clientes han descubierto a través de una emocionante campaña publicitaria que realiza un viaje por iconos de nuestra historia. Del primer walkman a la primera impresora 3D.

Si recogiéramos la publicidad de El Corte Inglés en estos 75 años de historia, también realizaríamos un trayecto catártico por nuestra existencia.

Especialmente en los últimos 60 años (los de la televisión en España), estos grandes almacenes han sabido retroalimentarse de los rostros más icónicos de la pantalla, profesionales creíbles y reconocibles por parte del público.

Lina Morgan, Mercedes Milá, Imanol Arias, Nieves Herrero, Mayra Gómez Kemp, Carlos Sobera, Julia Otero, Rosa María Sardá… No hay una gran estrella de la televisión que no haya participado en un spot de El Corte Inglés. De hecho, aparecer en estos anuncios no sólo es trabajo, tradicionalmente también es un símbolo de prestigio.

Y la evolución de los anuncios de El Corte Inglés ha crecido al compás de los éxitos de la tele y el cine de cada temporada.

Del profesional con reputación periodística que da en la diana de la credibilidad en el espectador al humor cómplice que nunca falla.

Incluso sumergiéndose en el imaginario de las más emblemáticas series de nuestro país. Con ustedes, Emilio Aragón.

O en el cine, aliándose con taquillazos cinematográficos como El otro lado de la cama.

Tampoco han faltado estrellas de la música. Como los Hombres G.

Y, por supuesto, el fútbol. En el Mundial de 1982 con una voz legendaria de TVE…

Modelos internacionales (Claudia Schiffer, Naomi Campbell, Cindy Crawford…), actrices de Hollywood (Demi Moore, Nicole Kidman, Meg Ryan…) periodistas, presentadores, actores… Mostrando glamour, profesionalidad y hasta atreviéndose a retratar un momento social de calado a través del humor y la personalidad de Patricia Conde.

-Otros anuncios representativos de la historia de El Corte Inglés

@borjateran

Y ADEMÁS…

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

De Ellen DeGeneres a Buenafuente: la publicidad tradicional se reinventa en la TV (VÍDEOS)

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

La publicidad se reinventa (la televisión también)

El reencuentro de Julia Otero y Pablo Motos en El Hormiguero

El reality show mató el amor

8 marzo 2016 - 12:00 - Autor:

La televisión no cree en el amor. O eso se desprende de los programas de buscar pareja que fomentan nuestras cadenas de hoy.

Lejos quedan aquellos Su media naranja en los que se ponía en juego la complicidad entre enamorados que lo sabían (casi) todo de sus parejas. Eso ya no vende. La televisión y la audiencia ha perdido esa ingenuidad pastelosa.

En esto del show business funciona mejor una buena tragicomedia que un flechazo rococó con sabor a algodón de azúcar. La tele ha perdido ese candor de la inocencia.

Y lo último que buscan los programas de encontrar el amor es encontrar el amor. De hecho, ni los propios concursantes aspiran a enamorarse. Su flechazo es más bien con la fama, la celebridad instantánea y los bolos de discoteca.

Mujeres y hombres y viceversa y sus peleas por culpa de infidelidades descubiertas a golpe de pantallazo de guasap, Un príncipe para tres princesas y su surrealismo de castillo de parque temático, Casados a primera vista y sus bodas con desconocidos que acaban en divorcio exprés…

En los últimos tiempos, el reality show ha matado el amor en televisión.  Porque lo llaman programas de buscar pareja pero, en verdad, son trampolines a la fama más fácil, la fama de usar y tirar, esa fama en donde casi todo vale. Incluso falsear la realidad.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las siete diferencias entre ‘Casados a primera vista’ y ‘Un príncipe para tres princesas’

La televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

El fracaso de ‘Un príncipe para tres princesas’: los motivos

Los chicos de ‘Un príncipe para Corina’: ¿son actores?

El problema de personalidad de Cuatro

4 anomalías de la TV en España que hemos terminado interiorizando como normales

Lo que TVE debe aprender de su propia historia

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

diciembre 2016
L M X J V S D
« nov    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

TeleDiaria en Twitter