Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Informe Semanal’ dedicó sólo 23 segundos al cierre de Canal 9

14 noviembre 2013 - 7:44 - Autor:

Informe Semanal no pasa por su mejor momento. La audiencia del formato lleva meses tambaleándose. Polémico fue su cambio de horario al late night, aunque su debilidad fundamental está en la pérdida de credibilidad de sus contenidos.

El pasado sábado, el espacio de los servicios informativos de TVE trató en sus reportajes la Conferencia Política del PSOE, la desaparición de Fagor, el 25 aniversario de la Agencia Española de Cooperación, el auge de las carreras populares y también, en los últimos minutos, se dedicó un recuerdo a la memoria de la actriz Amparo Rivelles, que terminaba de fallecer.

Sin embargo, no hubo ningún reportaje para una de las noticias más relevantes de la semana: el cierre de Canal 9. Tampoco se hizo mención del apagón de la televisión autonómica valenciana en ninguno de los dos sumarios del programa (uno de ellos, anuncia los temas a tratar a través de una entradilla que presenta Olga Lambrea y, otro se hace con un vídeo a modo de preview).

¿No había tiempo para explicar el caso de Canal 9? ¿No es tan relevante este asunto como para dedicarle un reportaje completo? ¿Es más trascendental y más adecuada una pieza más atemporal, “Locos por Correr”, sobre el furor por las carreras populares?

No obstante, tras los dos primeros reportajes (Conferencia del PSOE y final de Fagor), sí se produjo un hecho inaudito en lo que se refiere a la esencia del formato histórico de Informe Semanal. Y es que la presentadora anunció, de repente, entre vídeo y vídeo, la información de la decisión de cerrar Canal 9. “La Generalitat necesita el dinero para políticas sociales como la Sanidad o la Educación”, dijo la periodista, como si fuera el comunicado oficial del gabinete de comunicación de Fabra.

Ver vídeo del momento en RTVE a la carta (minuto 12,50)

Informe Semanal sólo informó de este modo tan breve y sesgado a los espectadores, con la versión del gobierno valenciano. Faltaron declaraciones con el punto de vista de los afectados, otras organizaciones implicadas y especialistas en la materia, como obliga un espacio de estas características que es un punto de vista más tranquilo, contrastado y analítico, no un avance informativo.

En total, Informe Semanal dedicó a este tema 23 segundos, según ha contabilizado el incisivo periodista Ferrán Monegal en su columna de El Periódico y hemos corroborado. El formato de La 1, de esta forma, incorporó, con calzador, este asunto como si fuera un apunte obligado, a pie de renglón.

Nada que ver con el alma del histórico formato que introdujo en España Pedro Erquicia, un espacio en el que el periodismo intentaba esquivar las tijeras de la censura, en unos tiempos en los que no existían tantas vías de acceso a la información como hoy. Ese es el problema que sufre Informe Semanal, que incluso en el último año ha perdido su característica y mítica sintonía, una simbólica gran seña de identidad que desapareció en un momento en el que el público necesita formatos que digieran y ordenen el caos informativo actual con un lenguaje televisivo actual. Informe Semanal aún está a tiempo de recuperar su esencia pero adaptándose al tiempo en el que vivimos, tomando el pulso del interés real ciudadano y asumiendo que el hecho de que apenas mencionen una noticia no significa silenciarla sino quedar en evidencia.

Y ADEMÁS…

40 años de ‘Informe Semanal’

¿Tienen sentido las televisiones autonómicas?

La política que mató Canal 9

¿Cómo debería terminar ‘Aída’?

13 noviembre 2013 - 21:42 - Autor:

Ya intuíamos aquí hace unas semanas que Aída tenía los días contados. Hoy se ha confirmado la noticia: la sitcom terminará en 2014. La productora Globomedia, creadora de la serie, y Telecinco buscarán un digno final para la telecomedia más veterana de nuestra historia catódica. No podía ser de otra manera.

Todo un reto para no decepcionar a la audiencia. Aunque, en sus diez temporadas en emisión, Aída ha conseguido el más difícil todavía: crecer con el tiempo en unas delirantes tramas en estado de gracia. Incluso sin su protagonista principal.

Será porque en Globomedia son unos maestros en adaptarse a las circunstancias con un dinamismo encomiable que logra que, sin un elemento clave de la historia, el engranaje funcione como si tal cosa. Esperanza Sur tiene eso: cada personaje está impregnado de un ADN bastante redondo. Desde Fidel hasta la abuela Eugenia o Mauricio Colmenero.

De hecho, casi ya se ha olvidado que Aída surgió del personaje de chacha que interpretaba Carmen Machi en 7 vidas, un acierto del director de casting Luis San Narciso, que supo elegir a la actriz perfecta.

Es más, cuando terminó la mítica sitcom, tuvieron claro que Aída se había ganado a pulso una spin off o, lo que es lo mismo, una serie propia. Dieron en la diana, pues esta producción ha superado en tiempo y en audiencia media a su predecesora.

  • Un barrio tan reconocible como pillo, clave del éxito

Sin grandes decorados, sin grandes puestas en escena, Aída es el ejemplo de que con talento se puede hacer un producto muy divertido, una sátira reconocible de nuestra trapicheadora España de barrio.

El reflejo de una sociedad que está en la calle a través de unos personajes llevados al extremo pero, al mismo tiempo, con delirantes personalidades que son identificables para todos los miembros de la familia.

  • El chiste más común en Aída

El humor de contraste es uno de los recursos más eficaces en comedia. Lo han utilizado desde los Monty Phyton hasta Los Morancos. También en las series americanas es habitual, y en Aída ha sido un punto fuerte para arañar esa cómplice carcajada con el público. ¿Cuántas veces hemos visto al Luisma decir una cosa y al instante ejecutar justo lo opuesto? Infalible.

  • El hasta siempre ideal

Lejos queda ya aquel 36 por ciento de share que Aída logró en su estreno. Era el 16 de enero de 2005. Han cambiado los tiempos, ahora hay más canales y los espectadores están más desperdigados. No obstante, el desgaste de la ficción es una realidad por el ineludible paso del tiempo. La decisión de cerrar ahora la comedia es inteligente. De esta forma, se dará un final honesto a la historia y, de paso, a Telecinco le dará tiempo de crear un acontecimiento mediático de la despedida.

Una despedida que debería, sin duda, recuperar a Carmen Machi en un último episodio para que Aída solucione sus problemas con la justicia: ha llegado el instante de que regrese de su exilio. La audiencia quiere sentirse reconfortada viendo a la familia de nuevo unida.  Aunque sólo sea por un día. Y es que Aída tiene que terminar con Aída.

Y ADEMÁS…

‘Aída’ se desgasta: ¿se reproduce el caso de la inolvidable ’7 vidas’?

Así es la nueva serie de Globomedia y Telecinco con Belén Rueda

La tele invisible: programas que existen, pero que la masa no ve

11:28 - Autor:

 

La TDT se prometía como un paraíso para todos los públicos. Nos lo vendieron como algo que revolucionaría nuestras vídas por su diversidad de canales y contenidos. No quedaba más remedio que ‘antenizarse’ para asistir a la nueva era televisiva. Pero, al final, no fue para tanto.

Las grandes cadenas se comieron a las otras recién nacidas. Y las videntes telefónicas sobrevivieron. Suponemos que gracias a su poderes paranormales. Y, claro, entre tanto canal, hay programas con mirada propia que pasan desapercibidos. Algunos son interesantes, otros simplemente peculiares. Hoy repasamos ocho formatos ocultos en el mando a distancia: valiosos, curiosos, pringosos o escurridizos.

1. VALIOSOS

 

  • Cachitos de hierro y cromo 

Hay un nuevo programa de música en La 2. Es irónico, corrosivo, imaginativo, nostálgico y algo petardo. De James Brown a Camela. De Perales a REM.  Un rítmico viaje por los últimos cincuenta años gracias a las entrañas del archivo de TVE, que aún está por descubrir. Y es que, hasta ahora, siempre se recuperaban las mismas imágenes de las cloacas de la tele. Sin embargo, hay cientos de brillantes momentos que están escondidos en el valioso fondo documental de los Estudios de Prado del Rey.

Y Cachitos rescata la televisión que jugaba con la música para sorprender al espectador. Cada semana, una temática diferente ocupa este talentoso formato: desde música de gasolineras hasta éxitos terroríficos. Desde Michael Jackson hasta Tip y Coll disfrazados de la familia Drácula… Un programa adictivo y emocionante que bucea en la creatividad televisiva sin complejos. Un programa que farda de nuestra magnética y, en ocasiones, surrealista historia catódica. Los domingos, a las 22.00 h.

  • Imprescindibles

Al filo de la media noche dominical, Imprescindibles se instala sigiloso en la parrilla de La 2. Se trata de un contenedor de documentales en los que TVE realiza una radiografía a fondo de grandes figuras españolas del ámbito de nuestra cultura y ciencia.

Silvio Rodríguez, Carmen Amaya, Lola Flores, Plácido Domingo, José Luis Sampedro, Albert Boadella, César Manrique son algunos de los protagonistas de la presente temporada. Porque no todos los buenos documentales los ejecuta la BBC Exclusive.

2. CURIOSOS

 

  • Los ochenta

Los comecocos Pac-Man, los walkmans de Sony o los hipervitaminados VHS de aerobic de Jane Fonda. Los ochenta fueron una década que marcó. Mucho. Y, desde hace unas semanas, en el canal Xplora analizan lo mejor y lo peor de esta década a través de la visión de los norteamericanos.

Mitos del deporte, modas delirantes, Madonna perpetrando Like a Virgin en la primera edición de los premios MTV…. La década de las hombreras vuelve a nuestra televisión de forma recurrente. Ahora regresa con esta serie de especiales que retrata a las estrellas y estrellados de esta época tan mitificada e idolatrada. Otro espacio peligroso para adictos a la nostalgia.

  •   Escapar del infierno con Bear Grylls 

Bear Grylls es el aventurero que logra, una y otra vez, salir ileso de incontables situaciones de peligro. Un ex militar que vive en su propia piel las situaciones límite a las que un grupo de ciudadanos anónimos ha conseguido sobrevivir para contarlo.

Discovery Max emite los sábados, a las 22.30 horas, esta serie de seis episodios, de una hora de duración, en la que el aventurero trata de demostrar cómo el coraje y el instinto de supervivencia del ser humano pueden ser claves a la hora de escapar de una muerte segura. Consciente de que, a veces, las palabras no son suficientes para describir ciertas experiencias traumáticas, Bear Grylls se ha ofrecido a reproducirlas en primera persona para, según él, “celebrar el ingenio del instinto de supervivencia del ser humano“. Aprensivos, abstenerse de ver este programa.

3. PRINGOSOS

 

  • Guerra de cupcakes

MasterChef nos ha dejado una contraindicación: nuestras televisiones se están llenado de programas cimentados en la excusa de la cocina. Aunque luego las recetas sean lo que menos importe. También en Divity, donde existe una particular Guerra de cupcakes con el ‘dulce premio’ de 10.000 dólares. Una batalla que enfrenta, cada día a las 19. 00 horas, a cuatro expertos reposteros en busca de la magdalena más excéntrica.

Y, claro, no falta el jurado. Esta vez formado por Candance Nelson, propietaria de la famosa tienda ‘Sprinkles Cupcakes’ de Beverly Hills, y Florian Bellanger, chef francés y copropietario de la firma pastelera MadMac, entre otros. Un ring entre pasteleros con ganas de asombrar a la audiencia a base de azúcar. Y todo a la hora de la merienda…

  • 30 minutos con Jamie Olivier

13TV ha traído en abierto al chef Jamie Olivier cada tarde, a las 15. 30 horas. Olivier con este programa demuestra que la rapidez entre fogones no está reñida con comer platos deliciosos y nutritivos. De hecho, el espacio enseña cómo preparar un menú en tan sólo 30 minutos. De ahí su nombre.

El cocinero británico prepara todos los platos en tiempo real, un menú completo que no olvida las ensaladas, los postres e incluso las bebidas. Y lo consigue en cada edición. ¿Hará alguna trampa televisiva?

4. ESCURRIDIZOS

 

  • Friends 

Friends ha regresado sin avisar. Factoria de Ficción abre el piso de Mónica a las ocho y media de cada mañana. Los más madrugadores pueden revivir, así, una ficción magistral, en continente y contenido. No importa que nos sepamos sus escenas una y otra vez, y hasta recitemos los guiones casi al mismo tiempo que los actores. Sus brillantes diálogos, sus giros impredecibles y, sobre todo, sus tramas siempre en el punto exacto de comicidad han marcado época. Ni sus propios creadores, Marta Kauffman y David Crane, han sabido repetir la fórmula.

Y es que, a pesar de sus diez temporadas en antena, Friends nunca conoció la palabra desgaste, sus guiones fueron creciendo con una creativa espontaneidad durante los años y hasta el final se mantuvo la emoción en alto. En eso mismo, en mantener la emoción, la ternura, la sonrisa, la carcajada y la complicidad, eran expertos. Pocas veces han pasado tantas cosas en sólo 22 minutos de televisión, que es lo que duraba cada episodio. La sitcom perfecta siempre encuentra su hueco, por sorpresa, en alguna cadena televisiva. Ya no avisa, aparece escurridiza, pero está.

  • Torres y Reyes

Es uno de los programas de mayor calidad de la etapa actual de TVE, aunque sólo araña datos de audiencia mínimos. No ayuda que no empiece a una hora redonda.Y es que se emite los jueves sobre las diez y cuarenta de la noche en La 2. Así que el espectador debe consumar una pirueta en la memoria para no perderse esta corriente alterna en uno de los horarios más competitivos.

Porque Torres y Reyes es la corriente alterna de nuestra pequeña pantalla: una televisión sosegada, visualmente mimada y con un puntito de comedia crítica. Desde un plató casi desnudo, Mara Torres y Joaquín Reyes han recuperado a Enjuto Mojamuto como aliado para dar sensatez a un espacio que analiza la vida después de internet. Esa es la excusa para hablar y escuchar en un programa que es consciente de su tiempo y quiere creer en un futuro enriquecedor y plural.


Y ADEMÁS…

¿Sería una buena idea realizar una secuela de ‘Friends’?

‘Torres y Reyes’, ¿un nuevo programa de culto?

6 programas que TVE no emitiría hoy

La estrategia de Telecinco funcionó: la primera entrega de ‘Avatar’ arrasa

9:22 - Autor:

Avatar se convierte en la película más vista desde el 2001. Lo ha logrado con 6.059.000 espectadores y 32,1 por ciento de share. Bueno, la audiencia corresponde a la primera parte de Avatar, porque hoy se emitirá el desenlace después de que la cadena decidiera partir en dos la larga película de James Cameron para amortizar mejor la inversión, como ya explicamos aquí.

Tras años sin estrenos, el cine está regresando con éxito a Telecinco y la cadena de Mediaset ha vuelto a demostrar que son especialistas en crear acontecimientos con sus grandes apuestas de programación para llamar la atención de las audiencias masivas. Porque para alcanzar el triunfo no sólo basta con un taquillazo mundial.

Durante la jornada de ayer, incluso se incorporó en pantalla un reloj con una cuenta atrás para generar, así,  la sensación de que estábamos ante un evento especial, Avatar no era una película más. Lo han conseguido.

Por su parte, en Antena 3, Vive Cantando sufrió el chaparrón, aunque aguantó bien La noche de James Cameron con un 12,4 por ciento de share y 2.181.000 televidentes. En cambio, Generación Rock, el talent de La 1, se quedó en un pobre 6,6 por ciento de cuota con 1.345.000 de espectadores. Y es que el regreso de Melendi no está enganchando, pues el programa que muestra a abuelos aspirantes estrellas del rock no sorprende y no mantiene demasiada tensión. De hecho, parece ya visto antes.

Tampoco ayuda a los abuelos rockeros que tarde tanto en arrancar su programa tras el Telediario. En vez de aprovechar que TVE no cuenta con publicidad, se retrasa el comienzo del espacio con agónicas telepromociones de la cadena y un microespacio de El Tiempo sin interés informativo, ya que la predicción meteorológica se emite desde esta temporada dentro del TD de Ana Blanco. 

‘TITANIC’, TAMBIÉN LIDERA

La primera entrega de Titanic también lideró en el late con un excelente 25.4 por ciento de cuota y 1.863.000 románticos fieles al malogrado buque. Mientras que La huella de Yeremi, especial con Nacho Abad, interesó a un 12.6 por ciento y 744.000 espectadores. La diferencia entre ambos porcentajes de share es abrumadora.

No obstante, lo malo de las grandes apuestas cinematográficas es que son demasiado efímeras. La semana próxima Telecinco ya no contará con la audiencia millonaria de Avatar, tampoco con el poder de Titanic. ¿Volverá el martes Tierra de Lobos? Los fieles de la serie se quejaron anoche vía Twitter de que su ficción favorita sufriera baja. Es más, llegaron a crear un trending topic.

En cualquier caso, en estas dos noches de sesión doble de cine de éxito, el consejero delegado de Mediaset, Paolo Vasile, podrá gritar aquello de ¡SOY EL REY DEL MUNDO!. Aunque sea sólo un ratito.


Y ADEMÁS…

La inaudita estrategia de Telecinco: ¿por qué trocea la emisión de ‘Avatar’ y ‘Titanic’ en dos partes?

Toñi Moreno en apuros: un espectador critica en directo la ‘caridad’ que promueve ‘Entre todos’

12 noviembre 2013 - 12:02 - Autor:

“Este programa lo que está haciendo es fomentar la caridad y es el Estado de bienestar quien debe cubrir estas necesidades. Ustedes están jugando con los sentimientos de las personas. El Estado debe intervenir y no recurrir a la caridad“. Con este testimonio, un joven espectador denunció, en directo,  la cuestionable mecánica del formato de La 1, Entre todos.

Toñi Moreno se quedó sin demasiadas palabras y acusó al espectador de colgar el teléfono sin dar pie al debate (puedes ver la respuesta completa de Toñi a partir del minuto 26, pinchando aquí) . Y es que no existen muchos argumentos para rebatir el razonamiento de este joven que participó en el show de la tarde de la televisión pública. Porque es un show, un show de la lágrima fácil.

Incluso, este formato, ya ha sido denominado en Francia como “el programa de los pobres”. Razón no les falta, pues ha transformado la programación vespertina de TVE en una plataforma, a modo de telemaratón, para que las personas con problemas sean ayudadas con el dinero de otros ciudadanos. Hasta ahí bien, pero choca la nula crítica hacia las instituciones que existe desde este programa.

Una solidaridad ciudadana con la que Entre todos traspasa una delicada línea roja para una cadena pública: el programa termina justificando la exclusión social que producen las lagunas en Sanidad, servicios sociales, ayuntamientos y otros organismos públicos.

El formato, además, chirría en su enfoque tremendamente lacrimógeno. La presentadora fomenta el sensacionalismo con sus preguntas y roza el delirio cuando grita que tiene nueva ‘llamada’, con una pasión acelerada, como si estuviera en un calltv. Lo hace mientras el público se levanta y aplaude, de forma posesa, al estilo de El Precio Justo. Aunque sin la elegancia de Joaquín Prat. En Entre todos mandan los argumentos triviales y fáciles. La psicología de mercadillo.

Entre todos no persigue encontrar solución real a los problemas: sólo muestra un desfile de tristes casos en busca de una limosna, aderezados con una música sensiblera de fondo. Es la televisión social que vive instalada en la pesadumbre, que da audiencia relativa, pero que no intenta enseñar a combatir la pobreza con instrumentos útiles para sus víctimas. Al contrario, da la sensación de que justifica la agonía de un Estado del bienestar.


Y ADEMÁS…

¿Cómo debería ser la televisión pública que necesitamos en el futuro?

Telecinco cobrará 45 euros por asistir como público a ‘La Voz’

10:13 - Autor:

Es una práctica habitual en la televisión norteamericana, los espectadores pagan por ver a sus ídolos televisivos. No tanto en España, donde sólo espacios como El Club de la Comedia cobran entrada (10 euros). También lo hizo en su época el reality El Bus o Santiago Segura con su frustrado programa de La Sexta, Sabías a lo que venías.

Pero, ahora, Telecinco ha decidido sacar beneficio del público que acude a su programa estrella, La Voz. Y es que, para asistir a las galas en directo, los fans del formato podrán pagar la ‘módica’ cantidad de 45 euros, como ha desvelado Vanitatis y aparece en Taquilla Mediaset.

No son precios anticrisis. Menos aún, cuando las grabaciones del talent show suelen contar con figurantes de agencia, que cobran una cantidad simbólica por acudir a las maratonianas grabaciones (sobre 10 euros).

Sin embargo, a partir de las galas en directo del talent, los más fanáticos de Telecinco podrán pisar los Estudios Picasso previo pago de su importe. En la visita no faltará una bolsa de picnic con bocadillo y refresco, sitio para dejar la ropa (como las mejores discotecas poligoneras) y merchandasing de La Voz. Esperemos que entre estos souvenir incluyan una réplica de la libretita donde tomaba notas Bisbal o un ‘mostruito’ de Rosario Flores. Así será una experiencia completa.

¿Triunfará esta propuesta? La gira de los concursantes de  La Voz tuvo que suspenderse el año pasado, cuando el formato era todo un fenómeno de masas. En cambio, esta edición, aunque el programa sigue muy fuerte en audiencias, ningún aspirante del cásting ha destacado. No ha existido ningún equivalente a Paula Rojo o a Maika.

No obstante, siempre habrá algún seguidor dispuesto a ver un programa por 45 euros gracias a esta propuesta que brota para aprovechar la nueva herramienta de gestión de entradas de grupo de Telecinco, Taquilla Mediaset. Aquellos que compren este billete a La Voz serán la excepción que confirma la regla de un país donde predomina la idea del ‘todo gratis’ en series y programas. Y más cuando se pueden ver por la tele en abierto.

Y ADEMÁS…

‘La Voz’, un aburrido regreso

¿Por qué Telecinco lanza su talismán ‘La Voz’ contra ‘Isabel’ y ‘La Cúpula’?

La Voz, un extraño fenómeno

Una noche en la semifinal de ‘La Voz’

Claves del éxito del formato revelación de Telecinco

Cinco puntos fuertes de ‘La Voz’

¿Qué esconde David Bisbal en su libreta de ‘La Voz’?

¿Por qué el jurado de ‘La Voz’ llevaba siempre la misma ropa?

La inaudita estrategia de Telecinco: ¿por qué trocea la emisión de ‘Avatar’ y ‘Titanic’ en dos partes?

11 noviembre 2013 - 14:44 - Autor:

  • La cadena se lanza a un maratón del cine de James Cameron, pero lo emite en formato miniserie. Analizamos los motivos.

No era habitual que Telecinco emitiera taquillazos de cine en los últimos años, por dos razones principales: es un producto muy caro y, además, no atrae a público fiel. La audiencia cinéfila ve la película y, con las mismas, se va del canal.

Pero todo ha cambiado desde que Antena 3 ha crecido en audiencia. Ahora, las películas han regresado al horario de máxima audiencia de Telecinco, pues su emisión sí que araña unas décimas que son claves para seguir liderando el ranking de las cadenas más vistas.

Así que, esta semana, Mediaset ha ideado una estrategia inaudita: resucitar la ‘sesión continua’ con un maratón de los dos mayores éxitos del director James Cameron.

De esta forma, el martes 12 y el miércoles 13, Telecinco emite Avatar y Titanic, en la misma noche y divididas, cada una, a la mitad. Es decir, como si fueran dos miniseries complementarias. Para ello, se han troceado las dos películas, en dos capítulos, bajo la supervisión del propio Camerón. Mañana se verá la primera parte de Avatar y acto seguido se proyectará el primer tramo de Titanic.

Una curiosa táctica que tiene sentido. Mucho sentido. En Telecinco tienen razones para creer que los datos de taquilla que cosechó Avatar se pueden reproducir en un espectacular prime time. Sin embargo, al ser una película de larga duración, sacan más rédito a la inversión si se prolonga el producto en dos días. Como hicieron con Niños Robados. Así estiran el éxito una noche más, introducen más cortes publicitarios por película y, al emitirse sólo 24 horas después, no da tiempo a que la gente se desenganche.

Y Titanic se convierte en el otro aliado de la noche, ya que siempre ha sido infalible en audiencia. El magnetismo del romántico hundimiento ya viene algo desgastado, pero es un clásico que atraerá a un determinado público que servirá para que no decaigan los buenos resultados esperados de Avatar. Y es que, ambos filmes, estarán dentro del mismo contenedor ‘La Noche de James Cameron’.

¿Qué ventajas tiene agrupar ambas películas dentro de un programa con el mismo nombre? Se trata de un truco de las cadenas: al existir menos competencia en el horario de late night, donde han programado Titanic, el canal subirá el share y, por tanto, impulsará la audiencia media de la primera franja de la noche, más complicada contra Vive Cantando, el martes, y TopChef, el miércoles.

Ya lo dice Manuel Villanueva, director de contenidos de Mediaset, en esta época de dura competencia televisiva, las cadenas ya no hablan de “estrategias”, trabajan directamente con “tácticas”.

Y esta idea de intentar dilatar un éxito en dos días consecutivos sólo tiene un motivo táctico prioritario: Telecinco busca hacerse con el liderazgo de dos días, el martes y miércoles, en los que está dominando Antena 3, con datos no demasiados sólidos. ¿James Cameron ganará la batalla? ¿El público rechazará el cine por fascículos?

Eso sí, esperemos que, con este peculiar telemaratón, la gente no mezcle tramas de ambas películas y empiece a sentir a Leonardo DiCaprio teñido de azul-avatar…


Y ADEMÁS…

Lo mejor de cada casa: los puntos fuertes de nuestras cadenas

¿Se está quemando Chicote?

‘Vive Cantando’: costumbrismo y karaoke

Miley Cyrus, una lista estratega en las galas de premios de MTV

1:00 - Autor:

  • Los MTV EMA se entregaron anoche en Amsterdam 

MTV revolucionó las ceremonias de entregas de premios. Nadie sabe consumar este tipo de saraos, en directo, como la cadena de vídeos musicales que ya casi no emite vídeos musicales: celebrities globales, cantantes sin playback, piruetas escénicas y mucho confeti son los ingredientes principales de una gala que busca asombrar a la audiencia en cada minuto. Y anoche lo volvieron a intentar desde Amsterdam con los galardones europeos de la emisora, los MTV EMA 2013.

Una noche extravagante, pero aburrida. Parecía que ya habíamos visto antes esta fiesta. A MTV le está costando reinventar sus entregas de premios con el paso de los años. Aunque lo intenta. Esta vez, montando una especie de quedada de androides,extraterrestres y otros espectros de La Guerra de la Galaxias, que ocupaban el escenario. Un escenario que, por cierto, recordaba a Eurovisión en versión golfa. Sin embargo, la MTV hace dos décadas no se parecía a nada, ni a nadie.

Al final, lo mejor de la velada fue el marketing que rodea a los artistas internacionales que participaron en ella. Sí, ¡marketing!. Miley Cyrus es el ejemplo perfecto de una magistral estrategia publicitaria.

Si en los premios MTV Music Awards de USA impactó al mundo rompiendo su rol de chica Disney para escapar al extremo opuesto (sacando la lengua cada cinco segundos). Nadie hablaba de otra cosa del programa. En esta ocasión, la artista anteriormente conocida como Hannah Montana, evolucionó su personaje hacia una interpretación de chica descocada más desgarradora, cantando “Wrecking Ball” con una emoción latente que era impulsaba por obra y gracia de unas proyecciones donde se veía a la propia Miley buscando el Oscar a la “Mejor Lágrima Fácil”.

Miley demostró anoche que es una artista completa, pero, además, que está muy bien asesorada para alcanzar la atención de la masa. Incluso ejecutando el gag de sí misma con su bailecito denominado Twerk (junto a la versión mini de Britney) o fumando cigarrillos de chica mala en una emisión que, por cierto, va dirigida a millones de adolescentes. ¿Malas influencias? Todo sea por el espectáculo de la promoción.

El otro instante más espectacular de la noche lo protagonizó Katy Perry, abonada a estos premios (ya tenía tres y ayer recibió otro a “Mejor artista femenina”). Perry cantó “Unconditionally” con una perfecta puesta en escena. La cantante fue levitando desde el suelo del escenario hasta quedar colgada de unas telas, como volando, a diez metros de altura. Poco a poco, las sábanas que sostenían su cuerpo fueron arrancadas suavemente por los bailarines: la cantante sólo quedó vestida con un traje negro compuesto de pequeños espejos que reflejaron la multitud de lasers que iluminaban el pabellón Ziggo Dome. Fue la imagen televisiva del show, donde MTV demostró que sigue en forma en lo que a brillantes puestas en escena se refiere.

También actuaron Bruno Mars al ritmo de “Gorilla”, Robin Thicke con “Feels Good” y Iggy Azalea con “Blurred Lines”. Tampoco faltaron The Killers, Icona Pop o Eminen, que triunfó en estatuillas. Por su parte, Miley Cyrus ganó el primer MTV EMA de toda su carrera con el premio al “Mejor Vídeo” por “Wrecking Ball”. Bruno Mars fue premiado con el MTV EMA a “Mejor Canción” por “Locked Out Of Heaven” y Justin Bieber tocó el premio a “Mejor Artista Masculino” por cuarto año consecutivo. Asimismo, Tokio Hotel se alzó con “Mayores Fans”, mientras que One Direction se quedó con el ”Mejor Artista Pop”.

Y es que estos premios estuvieron muy repartidos, como suele pasar en las buenas familias (para no quedar mal con ningún invitado, ni discográfica). Porque, una vez más, MTV dejó claro que es una excelente plataforma para las milimetradas campañas de promoción de los artistas más estratosféricos. 

>>> TODOS LOS PREMIADOS

MEJOR CANCIÓN

Bruno Mars – “Locked Out Of Heaven”

MEJOR VIDEO

Miley Cyrus – “Wrecking Ball”

MEJOR ARTISTA REVELACIÓN

Macklemore & Ryan Lewis

MEJOR ARTISTA FEMENINA

Katy Perry

MEJOR ARTISTA MASCULINO

Justin Bieber

MEJOR ARTISTA POP

One Direction

MEJOR DIRECTO

Beyoncé

MEJOR ARTISTA DE HIP HOP

Eminem

MEJOR ARTISTA ROCK

Green Day

MEJOR ARTISTA DE ELECTRÓNICA

Avicii

MEJOR ARTISTA ALTERNATIVO

Thirty Seconds To Mars

MEJOR LOOK

Harry Styles

MAYORES FANS

Tokio Hotel

MEJOR WORLD STAGE

Linkin Park – Mexico 2012

MEJOR PUSH

Austin Mahone – April 2013

MEJOR ARTISTA GLOBAL

Chris Lee (Mainland China/Hong Kong/Southeast Asia/Taiwan)

GLOBAL ICON

Eminem

>>> Y ADEMÁS…

Alaska y Mario, un éxito artificial

¿Sería bueno para la salud mental de las nuevas generaciones que regresara ‘Gandía Shore’?

Los reality exprés de MTV: infalibles

‘Cuarto Milenio’ cumple 8 años: claves de un éxito ¿paranormal?

10 noviembre 2013 - 12:38 - Autor:

Cuarto Milenio cumple esta semana 8 años en emisión Un hito, pues se mantiene en emisión desde el arranque de Cuatro.

En la televisión de hoy, durar tanto tiempo parece un fenómeno paranormal, pero no lo es. Se trata de un trabajo bien hecho. Muy bien hecho.

Cuando adaptó Milenio 3 de la Cadena Ser a la pequeña pantalla, Iker Jiménez se podía haber quedado en el tópico de realizar un debate con expertos en la materia, aderezado con varios vídeos en bucle que ilustraran la conversación. En cambio, Jiménez tuvo la visión de no conformarse con hacer ‘radio en colores’ y dio un paso más allá.

Cuarto Milenio ha sabido adaptar su fórmula radiofónica al lenguaje catódico gracias a que ha exprimido las posibilidades de los trucos de la televisión y las nuevas tecnologías para enriquecer, dinamizar y hacer más atractivos sus contenidos.

Lo han hecho a través de una cuidada puesta en escena, una realización acogedora, una fotografía digna de la mejor ficción y un montaje envolvente que impulsa un interesante suspense cinematográfico.

El equipo del programa crea incluso reconstrucciones de los casos para que el espectador entienda los detalles mejor y, además, realizan maquetas y reproducciones que sobrecogen en plató. Desde el Yeti hasta una espectacular réplica del World Trade Center, con las malogradas Torres Gemelas.

EL BINOMIO DEL PERIODISMO Y LOS TRUCOS CATÓDICOS

Cuarto Milenio demuestra la importancia de mimar el envoltorio visual (y sonoro) de los programas para que transmitan más sensaciones en el espectador. Y es que las herramientas visuales, que este formato utiliza de forma magistral, encajan a la perfección con la mirada periodística de Iker Jiménez y Carmen Porter.

Porque Jiménez y Porter hacen periodismo. Ésta es otra de las grandes claves del éxito del formato: son periodistas, no se quedan en la simple fábula, y cumplen varias reglas primordiales del periodismo: cercano, curioso, interesante y claro. El periodismo que intenta responder preguntas para que el espectador saque sus propias conclusiones.


Y ADEMÁS…

8 años del nacimiento de Cuatro, la cadena que quiso ser diferente

Lo mejor de cada casa: los puntos fuertes de nuestras cadenas

¿Tienen sentido las televisiones autonómicas en la actualidad?

9 noviembre 2013 - 11:30 - Autor:

Los abusos que han sufrido las televisiones autonómicas han propiciado que algunos sectores de la población se congratulen por su cierre. La primera cadena en caer está siendo el Canal 9, la Generalitat Valenciana apaga su emisora de cabecera para no readmitir a los trabajadores del masivo ERE, que ha declarado nulo la Justicia. Aunque, también, el gobierno de Fabra ya se estaba percatando de que su instrumento ideológico no le daba los réditos de antes, pues sus datos de audiencia eran mínimos.

Con las nuevas ventanas de información, la proliferación de canales y, sobre todo, la censura informativa, las autonómicas han sufrido una debacle en su seguimiento. El motivo: los espectadores dejaron de sentir estas cadenas cercanas y cómplices. Y esta era su principal función.

Telemadrid, Canal Sur o Canal 9 son el ejemplo de que fueron un rentable éxito cuando los ciudadanos las sentían en la calle. Estaban en el día a día de los acontecimientos de las ciudades, barrios y pueblos. Estaban a su lado. Sin embargo, los intereses de algunos gobernantes dieron un giro a los contenidos de determinadas autonómicas: las alejaron del pueblo y las centraron en el lejano mensaje político de rueda de prensa. La audiencia perdió el interés en su canal de proximidad, porque ya no era de proximidad.

Los directivos de las autonómicas olvidaron su función de servicio público al mismo tiempo que sobredimensionaron las plantillas y potenciaron el derroche económico de estas cadenas. De esta forma, se creó una percepción de emisoras mastodónticas que no sirven para nada más que para vaciar las arcas públicas.

Pero esta percepción es falsa. ‘No voy a cerrar un colegio o un hospital para mantener RTVV’, dijo Fabra para justificar el cierre de Canal 9. La demagogia abunda. Una televisión, bien utilizada, puede tener la misma capacidad formativa que una escuela. Evidentemente, son otros intereses los que están detrás del cierre de la Radio Televisión Valenciana. No obstante, es curioso como los que más utilizaron a su favor las cadenas públicas son ahora los que más parecen menospreciar la capacidad de la televisión.

Y es que las cadenas autonómicas sí pueden ser un gran instrumento como motor cultural, divulgativo y formativo de una sociedad tan rica y diversa a nivel regional. Es un hecho que la información más cercana es la que más interesa al espectador, pero también estos canales pueden ser un servicio público que siembre una sociedad más creativa, más emprendedora, más sabia y, en definitiva, más libre.

Las televisiones públicas son engranajes que bien utilizados pueden hacer un país más sólido, pues en su ADN debería estar producir espacios útiles para el espectador que no se dan desde una frecuencia privada. No obstante, la mayoría sólo quisieron ser una mala réplica de grandes cadenas privadas nacionales, con algunas píldoras de visión regional. Así eran y son insostenibles.

El futuro de este tipo de canales pasa por estructuras empresariales muy reducidas, que podría basarse en las estaciones de tele local norteamericanas, y con unos contenidos en los que la sociedad se pueda sentir, de verdad, reflejada para potenciar su crecimiento, aprendizaje y riqueza, para ser más consciente de su tiempo… y de su futuro.


Y ADEMÁS…

La política que mató Canal 9

Claves de la agonía de Telemadrid

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy periodista y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en televisión. En definitiva, tele y más tele, por deformación profesional y porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo audiovisual.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

julio 2014
L M X J V S D
« jun    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

TeleDiaria en Twitter