Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Edurne y su tormentoso Amanecer: decepción en las redes por la versión en directo (VÍDEO)

7 abril 2015 - 2:36 - Autor:

Nadie dijo que Amanecer fuera un tema fácil para un directo. Y anoche Edurne lo presentó en sociedad, en vivo, desde Alaska y Segura.

Rodeada de emocionados eurofans y subida en un especie altar, la representante de España en Eurovisión 2o15 consumó una actuación que, en términos generales, ha decepcionado en las redes sociales.

Edurne defendió el tema con su habitual profesionalidad. Pero la actuación en directo ha evidenciado las debilidades que presenta Amanecer: una canción que no soporta una puesta en escena tan desnuda como la de anoche. 

Amanecer no aguanta, a nivel televisivo, una interpretación en la que recaiga el único protagonismo en la solista. Este modo de presentar el tema fomenta la negativa percepción de que la canción es densa y desapacible. Incluso incómoda de escuchar por momentos.

Lo que demuestra que el futuro de Edurne en Eurovisión pasa por envolver el tema de una puesta en escena que cuente una historia a tono con la canción, jugando con la realización, la iluminación y el carisma de una interpretación que transmita sensaciones en pantalla. Eso es Eurovisión.

Pero, de momento, Edurne contagia en el espectador más sentimiento de incomodidad y nerviosismo que contundente ilusión por el festival. La presión de los eurofans no ayuda, pero con un envoltorio potente aún se puede dar un vuelco a este tormentoso amanecer.

> Así suena Amanecer de Edurne: debilidades y fortalezas de la canción que representará a España en Eurovisión 2015

@borjateran

Y ADEMÁS…

‘Amanecer’: las razones que convirtieron un esperado videoclip en una decepción colectiva

El problema de TVE con Eurovisión: cuando parece que la elección del representante sólo es un trámite

Puntos fuertes y débiles de Edurne para Eurovisión

5 errores que no debe cometer TVE en su candidatura a ‘Eurovisión’

Análisis televisivo del último Eurovisión

Errores y aciertos de la preselección de Eurovisión que ganó Ruth Lorenzo

La historia de España en Eurovisión, de un vistazo

7 razones que convierten a ‘Alaska y Segura’ en un éxito para TVE

6 abril 2015 - 7:00 - Autor:

Las audiencias copan efectistas titulares. Dictan sentencia sin dar tiempo, muchas veces, al análisis del dato, las circunstancias y el contexto. Alaska y Segura, programado en la trastienda del lunes, no ha sorprendido con grandes cuotas de audimetría. Pero sí ha alcanzado repercusión social positiva desde una cadena pública que, últimamente, solo genera malas noticias.

Estos son siete factores que convierten a Alaska y Segura (y sus versiones predecesoras) en uno de los mayores éxitos de TVE en los últimos tiempos:

1. Trabajo y esfuerzo.

En una programación con espacios de usar y tirar, Alaska y Segura ejemplifica la televisión creativa que se realiza tras horas de ensayo. Se consuma un producto altamente mimado que no va a rebufo de nadie. No se parece a nada que haya actualmente en las cadenas patrias. Es más, incluso va a contracorriente. Y una televisión pública, más aún sin publicidad, debe ir a contracorriente para marcar una alternativa inquieta, inteligente e imprevisible con el resto de la oferta privada.

2. La curiosidad.

Alaska y Segura huye de lo convencional. Es un éxito para TVE porque logra una de las máximas de una cadena pública: dar voz a personalidades que destacan entre la multitud. Refleja la cultura y la contracultura. Despierta inquietudes. Divulga y muestra lo que se cuece en la creatividad nacional e internacional. Para que el espectador extraiga sus propias conclusiones.

3. Acontecimiento irrepetible.

Alaska y Segura ha recuperado la esencia de los formatos de televisión que son irrepetibles. Únicos. Y en riguroso directo. Sin posibilidad de edición o montaje. Está pasando, lo estás viendo y no se podrá variar lo que suceda. En tiempos de programas prefabricados, Alaska y Segura protege esa televisión en peligro de extinción en la que los profesionales se ilusionan con su creación al mismo tiempo que el espectador.

4. La factoría escénica.

Alaska y Segura es una fábrica abierta a la experimentación televisiva. El plató desnudo, sus paredes y techos industriales, sirven de laboratorio a la palabra, al humor, a la música en directo, a las tendencias y, no menos importante, a la escena. Ha recuperado el teatro en TVE, a través de píldoras de obras en cartel, que encuentran promoción y quedan inmortalizadas por obra y gracia de la televisión pública.

5. Hablar y escuchar.

Alaska y Segura apuesta por la entrevista que no deja de ser una entrevista. En una época en la que la televisión parece obligada a disfrazar las entrevistas de un trepidante show, Alaska y Segura tiene show pero, al mismo tiempo, el invitado cuenta con tiempo para hablar y para que le escuchen. Un triunfo para una cadena pública: que exista espacio para la conversación inquieta, templada y contundente. Soberbias han sido esta temporada las entrevistas a Carmen Maura o Verónica Forqué. 

6. Enredados en las redes sociales.

Alaska y Segura consigue ser trending topic cada noche. Pero no sólo eso. Ha entendido lo que significa utilizar las redes sociales desde una televisión pública, interactuando constantemente con el espectador, sin miedo al retuiteo, aprovechando Twitter para decidir giros (y finales) del programa y realizando contenidos propios para la red (como una webserie interpretada por los propios guionistas, La culpa es de guion). Además, también ha sabido innovar en los nuevos lenguajes audiovisuales, que surgen de las nuevas formas de consumir televisión en formato multipantalla. Ahora, el ojo del espectador tiene más rapidez de reflejos. Y este programa ha ido por delante a la hora de aprovechar con orden y visión las posibilidades de la multiviñeta o pantalla partida. También a la hora de mezclar la escenografía tradicional con la última tecnología en proyecciones. Y eso sin caer en la tiranía del Led, que últimamente hace que todos los programas parezcan idénticos.

7. Ser consciente de tu tiempo.

Alaska y Segura es un éxito porque ha logrado aprender de lo mejor de la televisión que nos parió e incorporar lo más prometedor de la televisión que viene: esa televisión que, probablemente y en gran medida, ya no se consumirá solo en el televisor. Por eso este programa ya se encuentra entre la mejor y rica historia de TVE, porque realiza una de las mejores funciones de la televisión pública: hacer sentir al público que está viviendo un acontecimiento único en el que se reúne la gente que están creando el arte y la cultura más interesante y que muchas veces resultan invisibles en los grandes canales. Alaska y Segura es un éxito porque está reflejando, mostrando e inmortalizando nuestro presente y la forma de relacionarnos ahora. Y eso, en esta acartonada actualidad televisiva, con tanto folletín de época, casi parece un milagro. Pero no se debe olvidar que radiografiar nuestro tiempo debe ser una función crucial de TVE.

@borjateran

Y ADEMÁS…

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

El fin de los Estudios Buñuel: repasamos parte de su historia

María Escario, 30 años en TVE: el valor de la experiencia que la televisión pública no exprime

5 abril 2015 - 11:35 - Autor:

Esta semana, María Escario ha cumplido 30 años en Televisión Española. Llegó en 1985, en plena revolución de los espacios de noticias de TVE. La cadena pública vivía su propia regeneración cuando el director de los servicios informativos por aquel entonces, Enric Sopena, y el arriesgado (y controvertido) director general del ENTE, José María Calviño, idearon una renovación a fondo, y sin precedentes, para dar a las noticias televisadas una mayor personalidad y una puesta en escena más luminosa, cercana y menos institucional.

Dos jóvenes y desconocidas periodistas fueron las elegidas para la revolución de los Telediarios: Concha García Campoy y Ángeles Caso. La primera presentó, junto a Manuel Campo Vidal, la edición de las tres de la tarde y la segunda hizo lo mismo, al lado de Paco Lobatón, a las ocho y media de la tarde.

Los presentadores de informativos habían dejado de ser engolados bustos parlantes, ya participaban en la edición de las noticias. Fue una generación prolífica, con un porvenir de prestigio, credibilidad y oficio. Y es que todos tenían un futuro profesional rotundo en la primera línea de fuego mediático.

Ahí también estaba María Escario, primero en deportes, en formatos como TeleDeporte (germen del canal temático) y más tarde dando la cara en los informativos. Desde entonces, su rostro ha estado presente con más de 10.000 telediarios a sus espaldas.

Una cifra récord que no es habitual en España. Porque, inconcebiblemente, no se suele valorar la experiencia en los presentadores de informativos. Salvo sanas excepciones, la cadena pública ha decidido relegar a veteranos rostros creíbles, reconocibles y experimentados, como María Escario, a la segunda línea. Justo cuando más personalidad y credibilidad necesitan sus informativos.

Contradicciones de las gestiones, poco visionarias, de una televisión pública que no debe olvidar nunca la importancia de la experiencia. Esa experiencia que entiende que el futuro de TVE no es ir a rebufo de las privadas, es marcar la diferencia con una curtida mirada propia.

@borjateran

> ¿Cómo debería ser la televisión pública que necesitamos en el futuro?

Así fue la carrera de Concha García Campoy

20 años del estreno de ‘Lo más plus’: cuando la televisión creía en la modernidad (VÍDEO)

4 abril 2015 - 10:04 - Autor:

Madrid. Bajos del rascacielos Torre Picasso. Un plató completamente blanco. Incluso las cámaras. Incluso el techo. Todo estaba pintado de blanco. Sólo los presentadores Fernando Schwartz y Máximo Pradera se habían salvado de la inmaculada capa de pintura y sello característico de un formato que surgía en una época en la que todavía se cuidaban los símbolos en televisión. Dos hombres, ¡dos hombres!, sentados en una mesa, también blanca, claro. El serio frente al travieso, el veterano contra el inmaduro, el abuelo versus el travesti. Tal día como hoy, hace 20 años, arrancaba un programa que era más que un programa. Nacía Lo más plus.

Un show importado desde Francia que supo encajarse en la idiosincrasia española hasta ejemplificar lo que significa vanguardia en televisión. De hecho, si se emitiera hoy, dos décadas después, ese Lo más plus original seguiría siendo un formato moderno y consciente de lo que significa no quedarse en la televisión solventemente normal y apostar por la mirada diferente.

Lo más plus vio la luz con una entrevista a Pedro Almodóvar. Se les fue de las manos, el manchego hasta creó un guion para los dos presentadores que rodaron, a su manera, tiempo después. Este primer invitado sentaba las bases de un espacio de entrevistas que era más que un espacio de entrevistas. Porque Lo más plus buscaba contar una historia, jugaba con los giros de guion imprevisibles y, sobre todo, quería conectar con un espectador curioso en un canal que ya era toda una marca.

Los elementos esenciales del programa eran una realización visual altamente cuidada, un público en la grada que se convertía en el fondo-vivo perfecto para impulsar el blanco decorado y una escaleta que sabía ir introduciendo microsecciones efectistas que aparecían de repente para romper el ritmo hasta dar un dinamismo extra al show. Así surgió el primer zapping de la tele de España, el resumen perfecto para ver lo que te habías perdido en la tele el día anterior; así conocimos los sabios consejos ‘saludables’ de un japonés llamado Yoshio; así escuchamos los teléfonos de la centralita de Chus Lampreave, con sus surrealistas peticiones del espectador; así levantaron polvareda los críticos guiñoles y así nos enamoramos de Ana García Siñeriz, que hablaba de cine mientras intentaba escaquearse de los ‘trastos’ que le tiraba constantemente Máximo Pradera.

Porque Lo más plus huyó de quedarse en la entrevista sibarita y snob, propia de un canal que no quería llegar a todas las audiencias, y tuvo claro que debía jugar con los engranajes de la televisión más verdadera y crear tramas entre sus propios protagonistas. Los personajes fueron creciendo, sus conflictos de tebeo también.

Y es que Lo más plus exprimía al máximo los ingredientes de la creatividad televisiva más imprevisible para conquistar a un público fiel y lograr que muchos espectadores esperaran con ansias cada tarde par ver con qué les sorprendía este programa. Y aguantaban hasta el final. Hasta el frenético resumen de imágenes con el que concluía cada edición al compás de la pegadiza sintonía del formato, justo después de que Pradera anunciara el estreno de esa noche en el ‘Plus’. Una tradición que el presentador ejecutaba, a diario, a modo de ‘performance’. Acabando (casi) siempre en alto.

Lo más plus marcó época y fue estandarte de la programación de un canal que quería ser diferente. Lo consiguieron. En total, el formato se mantuvo 10 años en antena con algunas variaciones, tres cambios de plató y diferentes presentadores. Aunque el verdadero Lo más plus acabó a los seis años, cuando se fue desvirtuando su esencia tras la marcha de Máximo Pradera a Antena 3 para consumar un late night, de título profético, Maldita la hora, que fue visto y no visto.

Hoy, 20 años después del estreno de Lo más plus, ya no queda ni rastro de aquel Canal Plus que se gestó a los pies de Torre Picasso. Un punto de encuentro que reunió a lo mejor de la cultura de su época, española e internacional. Pilar Miró, Sigourney Weaver, Dan Aykroyd, Bon Jovi, Penélope Cruz, Tim Burton, Concha Velasco, Anthony Hopkins, Jeff Goldblum, José Saramago, Pau Gasol, Antonio Banderas y Melanie Griffith, Rowan Atkinson, Jodie Foster, Carla Bruni, Mario Vargas Llosa, Phil Collins, Cameron Diaz, Pierce Brosnan, Wim Wenders, Miguel Bosé, Mira Sorvino, Pedro Duque, Rocío Jurado son algunos de los cientos de invitados que pasaron por el cuestionario del binomio Pradera Schwartz.

Nuestra televisión no ha vuelto a tener un espacio diario igual. Pero tantos años después, al cazar hoy algún instante de Lo más plus, es curioso observar que su estilo sigue manteniendo intacto su envoltorio interesante, creativo, diferente y cargado de modernidad. Lo más plus no ha envejecido, ha envejecido nuestra televisión.

@borjateran

Y ADEMÁS…

El rap de Canal Plus: Así nos explicaron qué era la tele de pago

Seis programas que TVE no emitiría hoy

Los Oscar pierden carisma sin Ana García Siñeriz

Así cantaba Pastora Soler una emocionante saeta con 15 años

3 abril 2015 - 12:28 - Autor:

  • Canal Sur inmortalizó su devoto canto a la Virgen de la Esperanza Macarena en la Semana Santa sevillana de 1993.

Era la Semana Santa de 1993. Tenía sólo 15 años. Y aún era Pili Sánchez. No tenía nombre artístico, ni falta que le hacía: Pastora Soler emocionó con su canto a la Virgen de la Esperanza Macarena de Sevilla. Incluso a la edición sevillana del diario ABC, que se refirió a su actuación con un rotundo “Ha nacido una estrella”. Los periodistas del veterano periódico acertaban de pleno, pues se trataba del bautismo televisivo de una de las voces más poderosas de nuestro país. Fue el día que conocimos a Pili Sánchez, fue el día que conocimos a Pastora Soler:

Y ADEMÁS…

La primera vez de Britney Spears

La primera vez de Mario Casas

La primera vez de Pilar Rubio

Netflix planea resucitar Padres Forzosos, veinte años después… y sin las gemelas Olsen

10:28 - Autor:

Netflix ha dado un paso adelanta para recuperar Padres Forzosos. Justo cuando está al caer el 20 aniversario de la emisión del último capítulo, el 23 de mayo, la compañía de televisión bajo demanda parece estar dispuesta a resucitar la mítica ficción que narraba la vida de un periodista televisivo, Danny Tanner, que se había quedado viudo con tres hijas pequeñas y necesitaba recurrir a su cuñado Jesse Katsopolis y a su mejor amigo Joey para que le echaran una mano para criarlas.

La serie de ABC, que en España pudimos ver en abierto por Canal Plus, conquistó a la audiencia por unas tramas que mezclaban a la perfección el humor más surrealista con el enternecimiento más cómplice.

John Stamos, que daba vida a Jesse, llevaba tiempo peleando para poder realizar una nueva temporada de la serie. Incluso se le ha visto merodeando por las localizaciones reales de la producción en San Francisco.

Los inventores de la ficción Jeff Franklin y Bob Boyett también forman parte del proyecto y la renovada producción contará con la mayor parte del viejo elenco: Bob Saget, Dave Coulier, Candace Cameron(hemana de Kirk Cameron), Jodie Sweetin, Lori Loughlin, Scott Weinger y Andrea Barber. Sólo parece que faltarán Mary Kate y Ashley, las gemelas Olsen, que se turnaban dando vida a la pequeña Michelle en las maratonianas jornadas de rodaje. Esto último ya no lo pueden hacer, pues ni se parecen entre ellas mismas.

Pero no sólo las Olsen han cambiado en estas dos décadas, también la propia la televisión. ¿Malogrará esta segunda parte el recuerdo? ¿será mejor que nos quedemos con las anécdotas de aquella chispeante familia que aprendía eso de cómo criar a unos niños entre amigos? ¿Padres forzosos sufrirá el traumático efecto del retorno de Farmacia de Guardia (que, por suerte, ya hemos olvidado)?

Es una decisión arriesgada. Pero Netflix parece que ve una oportunidad de negocio. No sólo como una nueva inversión en ficción, también como una estrategia publicitaria: al hacer suya una marca que da en la diana de la nostalgia internacional.

De esta forma, Netflix consigue una campaña de promoción extra con este particular regreso y amplia su abanico de series, cada vez para públicos más amplios. Saben que Full House, Padres Forzosos, sigue cosechando buenos ratings en las reposiciones de la televisión norteamericana. Está claro, los noventa siguen de moda.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las 14 razones que demuestran que la tele no ha superado la década de los noventa

El día que Steve Urkel cambió de serie para salir en ‘Padres Forzosos’

Netflix: la TV del futuro desconfía de España

Casi 100.000 personas piden a Telecinco la cancelación de ‘Mujeres y hombres y viceversa’

2 abril 2015 - 1:20 - Autor:

Mujeres y hombres y viceversa, el programa de los tronistas en busca de amor que en realidad sólo ansían fama, es un gran éxito de audiencia en las redes sociales. Es decir, copa los comentarios en Twitter durante las mañanas. Aunque, también, se está gestando una especie de revolución cibernética para acabar con sus tronos.

Casi 100.000 firmas piden desde la plataforma Change.org la cancelación inmediata del programa de Telecinco. Fue el pasado 24 de marzo cuando Abel Romeo, un ciudadano de Zaragoza, creó una petición para que Mediaset “eliminase el programa Mujeres y Hombres y Viceversa de la parrilla televisiva”.

Escribió la petición tras los numerosos comentarios que hubo en redes sociales de seguidores del programa que se quejaron por el retraso en su emisión como consecuencia del accidente aéreo de Germanwings. “Debido al poco tacto y la poca empatía de sus seguidores hacia el accidente aéreo de esta mañana, y porque no aporta nada a la sociedad y la cultura española, no creo que un programa de esta índole deba estar en horario infantil”, sentencia Romeo.

La petición está siendo un éxito, pero mucho más exitoso es este formato en el que chicas y chicos guapos, peripuestos y recauchutados hacen un paripé de lunes a viernes. Es el éxito de la televisión Ni-Ni.

Pero… ¿es este paripé televisivo realmente perjudicial para la sociedad o se trata solo un chascarrillo al que no hay que darle más importancia? ¿Se puede pedir la cancelación de un programa como este y luego pedir libertad de expresión en TV? ¿Atonta a quienes lo ven y les vuelve insensibles? Es obvio que un programa como este no fomenta ningún valor especialmente positivo entre sus jóvenes espectadores, pero tampoco lo pretende más allá de ofrecer un entretenimiento tan evasivo como absurdo. Y como tal debe ser analizado, y nunca tomado en serio. Si unos cuantos de sus espectadores son capaces de escribir (con muchas faltas) unos tuits tan poco empáticos ante una tragedia, la raíz del problema es familiar o educacional y, por tanto, mucho más grave. Y, desde luego, esa falta de empatía social no va a desaparecer quitando Mujeres y hombres y viceversa.   

@borjateran

Y ADEMÁS…

La generación Ni-Ni, la TV y Twitter: la perplejidad ante los comentarios de los seguidores de ‘MYHYV’

La Televisión Ni-Ni, el triunfo de la audiencia que no exige

Así está revolucionando Twitter los contenidos televisivos

25 cosas que hemos aprendido (para bien y para mal) de Telecinco

 

Gym Tony: la serie que parecía un fracaso y se convirtió en un triunfo

1 abril 2015 - 9:27 - Autor:

Hay series que nacen con el estigma de fracaso. Incluso antes de ser estrenadas. Así sucedió a Gym Tony, que se instaló en Cuatro sin demasiadas pretensiones. Al menos, por parte de la crítica televisiva y tuitera. Decorado claustrofóbico, sketches desconcertantes y explosión de risas enlatadas artificiales eran los ingredientes que hacían presagiar lo peor.

Pero Mediaset supo aguantar esta comedia del gag para que, con el rodaje, fuera cogiendo su punto. Y lo ha conseguido. Gym Tony se ha ganado, por méritos propios, la renovación y ya ha arrancado una nueva etapa en la que se han incorporado nuevos decorados.  Piscina incluida.

Y como gimnasio en expansión, el club ha dado la bienvenida a nuevos socios: Eduardo Casanova, Toni Acosta, Leo Rivera, Eduardo Gómez, Carmen Ruiz, Pepa Rus o Dani Muriel, que se han sumado al reparto encabezado por Iván Massague, Mariam Hernández o David Amor. Actores de trayectoria que comparten una característica en común: saben dotar a sus personajes de un extra de personalidad genuina. Y eso se nota en los nuevos capítulos. Por tanto, han traído a la ficción el aire fresco que necesitaba.

Porque Gym Tony ha alcanzado el más difícil todavía: entretener. Una fiesta del gag corto, fácil de ver, seguir y encajar en la parrilla, que supone una alternativa diferenciadora de los otros formatos que se emiten a esa hora.

Porque una buena industria de ficción es la que cuenta con todo tipo de producciones. Porque hacer televisión también es producir formatos tal vez menos refinados pero que se atreven a explorar la comedia de siempre. Y este objetivo es logrado con creces por Gym Tony. El placer culpable de seguir un vodevil televisivo con sauna, bebidas energéticas y golpes de guion surrealistas.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las 5 dificultades que sufre el guionista de una serie española

‘La que se avecina’, las claves del éxito

Aquí paz y después audiencia: Resines triunfa con su ‘Vaya par de gemelos’ ¿aguantará el éxito?

¿Cuáles son los límites de la TV a la hora de buscar explicación a la tragedia aérea de Germanwings?

31 marzo 2015 - 8:39 - Autor:

Un accidente que no fue un accidente. Un copiloto estrellando un avión. Sólo una semana después, los medios de comunicación ya hemos desmenuzado las entrañas de la vida de Andreas Lubitz, de 27 años. El trágico desenlace del A320 ya no sólo tiene valor informativo, también cuenta con tintes de morbosa historia personal.

La tele ha llenado horas y horas con datos de la vida del joven copiloto. Periodistas y espectadores buscan respuestas que expliquen cómo alguien puede tener esa sangre fría y esa escalofriante voluntad para perpetrar un acto tan deleznable.

¿Por qué lo hizo? ¿Qué puede pasar por la cabeza de un ser humano para actuar así? Estos son algunos de los interrogantes en busca de una respuesta lógica. Porque la incertidumbre no es compatible con el periodismo televisivo. Tampoco con la propia capacidad de razonar de los seres humanos. En casos como este, la audiencia necesita encontrar una explicación racional a un hecho que, probablemente, no es ni racional. Para reconfortarnos, para sentirnos más tranquilos con nosotros mismos.

Pero, en esta búsqueda de respuestas, hay que ser muy cauto. Porque, en el afán de encontrar atajos informativos rápidos, se producen daños colaterales, que indirectamente sufren personas con diagnósticos médicos comparables al de Andreas. Surgen las prejuicios. Surgen las etiquetas. Surge la información de baja calidad, la información que simplifica la complejidad de la diversidad.

Porque en una televisión plagada de largos programas magazines de actualidad, que viven del comentario instantáneo y poco especializado, se terminan cometiendo errores. Se entremezcla la información con el espectáculo. Y ahí aparece el debate. ¿Hasta donde hay que informar de la vida del copiloto y los fallecidos? ¿Debe ser tratado un tema de tal calibre por una analista político? El periodista debe ser capaz de discernir entre lo que cuenta con relevancia informativa, y lo que se pierde en el caos de la especulación.

El espectador necesita comprender por qué lo ha hecho. E incluso se termina acudiendo a las enfermedades mentales como culpables. Sin contextualizar, ni diferenciar. En esta carrera por llegar antes, se queda por el camino la reflexión, la calidad de la información, la sensatez…, y avanzan las prejuicios que el informador puede producir sobre un sector importante de la sociedad. Pero a la hora de informar también hay que contextualizar para no simplificar y que nadie sea etiquetado.

Por tanto, es necesario que periodistas y médicos sean prudentes a la hora de calibrar entre cuándo existe interés informativo o cuándo existe morbo desinformativo.

Los médicos del Hospital Clínico Universitario de Düsseldorf, que trataron al piloto, se han negado a dar datos, amparándose al secreto médico. Han primado su responsabilidad frente al impulso del trágico acontecimiento. Esa es la referencia. Porque lo que pasó por la cabeza a Andreas Lubitz sólo le pasó por la cabeza a Andreas Lubitz. Hay temas que no deben de traspasar las humanas fronteras de la especulación.

Y ADEMÁS…

6 obstáculos que sufre diariamente un periodista de informativos

La tiranía de la audiencia: cuando la información sobrepasa los límites del espectáculo

La espectacularización del género documental

Lecciones que un futuro periodista puede aprender de la entrevista de Ana Pastor a Pablo Iglesias

Salvados, la manipulación televisiva a favor del periodismo

 

Padre Damián, el cura ‘hipster’ dispuesto a ser La Voz 2015

0:22 - Autor:

Primero fue Sor Cristina en la versión italiana de The Voice y ahora es el Padre Damián en La Voz España. No podíamos ser menos. El talent show de Telecinco sorprendió anoche con este joven cura al que sus alumnos denominan ‘hipster’ por su moderna forma de vestir.

No obstante. la aparición de Padre Damián fue avisada por el propio Alejandro Sanz en la rueda de prensa del programa de Telecinco. Allí, se le escapó que, esta edición, había un cura entre los elegidos.

Aunque sólo se giraron Malú y Antonio Orozco, que esperaron casi hasta el final para pulsar el botón que da vuelta a la silla roja. Mientras que Alejandro Sanz y Laura Pausini dieron la espalda al religioso. Aunque, eso sí, todos pusieron su sobreactuada cara de asombro al ver el alzacuellos. “¿Me puedo confesar?”, bromeó Alejandro Sanz.

Y el concursante misionero, que cantó Angels de Robbie Williams, eligió a Antonio Orozco. ‘Mira tú por donde, voy a ir al cielo y no al infierno‘, soltó el cantante con su estilo habitual. Porque los sueños musicales son compatibles con la religión comprometida.

@borjateran

Y ADEMÁS…

‘La Voz’ triunfa: Laura Pausini y Alejandro Sanz revolucionan las sillas giratorias de Telecinco

25 cosas que hemos aprendido (para bien y para mal) de Telecinco

Cinco puntos fuertes de ‘La Voz’

¿Por qué causa tanto furor ‘La Voz’?

¿Por qué el jurado de ‘La Voz’ llevaba siempre la misma ropa?

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

febrero 2016
L M X J V S D
« ene    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29  

TeleDiaria en Twitter