Saltar al contenido

« ver todos los blogs

‘Los Vigilantes de la Playa’ vuelven… y Pamela Anderson insinúa que fracasará el remake

18 agosto 2015 - 7:39 - Autor:

  • ¿Pamela Anderson, visionaria de la falsa burbuja de la resurrección de series míticas en TV o cine?

Nadie aprecia las remakes“. Lo ha dicho Pamela Anderson, mientras la industria de ficción norteamericana está resucitando viejas series sin parar. Padres Forzosos, 24, Heroes, Prison Break, Expediente X, Twin Peaks, El Príncipe de Bel-Air… los estadounidenses se han vuelto adictos al remake. Las cadenas quieren clonar el éxito de antaño de grandes éxitos televisivos. De hecho, hasta Los Vigilantes de la Playa promete una secuela. Eso sí, en formato película. De ahí la declaración de la actriz que interpretó a la socorrista C.J. Parker.

¿Época de sequía de ideas? ¿Por qué se ha puesto de moda recuperar ficciones icónicas tantos años después? El poder de la nostalgia también atrapa a los directivos de las grandes networks y nuevas plataformas como Netflix, pues se han percatado de que es un filón rescatar productos con carga emocional en el recuerdo de la audiencia.

No sólo por la expectación que se genera en el público por descubrir cómo será el resultado de la secuela en cuestión, también porque este tipo de resurrecciones propician una campaña publicitaria millonaria mundial impagable y que es completamente gratis. Y es que los medios de comunicación bombardean con estos retornos, porque también estos temas les funcionan de audiencia. Así, todos terminamos hablando del retorno.

Pero el futuro más cercano igual termina dando la razón a Pamela Anderson. Igual cuando soltó al indiscreto portal TMZ eso de que la vuelta de Los Vigilantes de la Playa “no me parece una buena idea, nadie aprecia las remakes” no iba tan mal encaminada. Porque la mayor parte de estas productos resucitados pueden malograr el recuerdo original y despertar una decepción generalizada, que propicie que, pasados un puñado de capítulos (en el caso televisivo), la audiencia se esfume. Ya pasó con las secuelas de Sensación de Vivir, V o Melrolse Place.

El tiempo de la mayoría de estas series pasó. En la actualidad, pueden evolucionar, adaptarse y hasta crecer. Pero nunca serán lo mismo. En España, nos ha pasado con las apocalípticas versiones de Cheers (con Antonio Resines) o Las Chicas de Oro (producida por José Luis Moreno). Es contraproducente adaptar historias tan míticas, tan evocadas y, sobre todo, tan americanas. A los propios norteamericanos les saldrá mejor, es su idiosincrasia, pero las circunstancias sociales también han cambiado para ellos.

Pero la nostalgia vende y venderá. Mejor como acontecimiento puntual cinematográfico, que como serie televisiva. Aunque el éxito del remake sólo perdurará con consistencia si consigue el más difícil todavía: no arruinar esos recuerdos idealizados en la memoria del espectador. Lo capital es contar una buena historia, sea en un producto emblemático o nuevo. Porque la calidad narrativa e interpretativa no entiende de franquicias o marcas legendarias, no entiende de burbujas nostálgicas.

@borjateran

Y ADEMÁS…

Las chicas de oro’ cumplen 30 años de su llegada a una TV que relega a las personas mayores

11 cosas que aprendimos con ‘Friends’

Las 5 dificultades que sufre el guionista de una serie

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así sería la mítica serie ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado en 2013

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

Las artimañas de la publicidad en TV: la credibilidad del palo-selfie sustituye al reportero (VÍDEOS)

17 agosto 2015 - 11:15 - Autor:

La publicidad siempre es hábil en su estrategia de convencer al espectador. Los tiempos cambian, también las formas de conseguir esa complicidad, que todos los anunciantes desean de su público objetivo. De esta forma, estamos viendo una evolución rápida en la manera de presentarnos determinada información en los spots.

Un ejemplo claro lo tenemos en los productos de hogar, donde es un convincente consumidor el que narra las bondades del producto en cuestión. Durante décadas, la historia de la televisión siempre escondía un as en la manga que parecía infalible para estos menesteres: el reportero entrevistando a una persona anónima, emulando haber sido pillada por sorpresa en el supermercado o en su propia casa, y que describía todas las maravillas de la marca en cuestión.

Pero, ahora, los creíbles reporteros han dado paso a otra tendencia: los palos-selfie. Con palo o sin palo, directamente, los creativos publicitarios intentan dar siempre la vuelta de tuerca para lograr el mejor impacto publicitario y las campañas ya intentan simular que es el propio consumidor el que se graba a sí mismo y comparte con el mundo su felicidad por haber adquirido determinado producto. Sin intermediarios. O eso nos quieren hacer creer, porque existe un equipo técnico de vídeo grabando detrás.

Es el nuevo escenario: el universo de los Youtubers, que hablan de tú a tú a sus seguidores, se ha convertido en una infalible forma de publicidad. Son los que realmente influencian a targets específicos de consumidores, pues su seguidores son más que una audiencia: son fieles que confían, casi de forma ciega, en aquello que cuenta (y recomienda) el autor del tutorial o canal de Youtube, especialmente en los productos de belleza y videojuegos.

Da igual que se vea mal el vídeo o que el encuadre sea desastroso. Lo relevante es que el protagonista de la pieza conecta con sus seguidores con una proximidad casi de amigo o incluso familiar. Sobre todo si el youtuber es hábil a la hora de contestar mensajes y participar en el debate de sus comentarios. En definitiva, participar y no temer el retuiteo. De amigos y enemigos, lo que acaba produciendo lazos en el público.

Y es que el escenario audiovisual está mutando, el espectador es más participativo que nunca, puede generar sus propios contenidos con facilidad y la publicidad tradicional aprende de los sus nuevos soportes. Los hace suyos. Los aprovecha. Los reinventa. Como aprovechó la credibilidad del periodismo televisivo, de aquel reportero callejero entrevistando a señoras convencidas de lo bueno que era todo, reporteros y señoras de unos anuncios que tan magistralmente parodió Martes y Trece con su habilidad para hacer una radiografía tan genuina (y real) de su tiempo:

@borjateran

Y ADEMÁS…

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

Las virtudes de Twitter que las cadenas de televisión aún no saben aprovechar

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

7 canciones infalibles para subir el share de un programa de TV (VÍDEOS) 


Los nuevos personajes históricos que visitarán ‘El Ministerio del Tiempo’

9:44 - Autor:

Llegó el día. Hoy comienza el rodaje de la ansiada segunda temporada de El Ministerio del Tiempo, la serie revelación del pasado curso.

Las puertas al pasado vuelven a entrar en funcionamiento con nuevos personajes históricos, dispuestos a convertirse en agentes del éxito para el prime time de TVE.

Javier Olivares, creador de la ficción junto con su hermano Pablo, nos cuenta que la nueva etapa seguirá la reputada línea de la temporada anterior y que abrirá tramas con personajes ilustres como El Cid, Napoleón o el mismísimo Cervantes.

También se tratará la gripe española del siglo XX. Aunque una de las tramas que más expectación ha generado es un thriller, en una casa encantada, con la participación estelar de Hugo Silva.

El Ministerio del Tiempo se ha convertido en un valor para Televisión Española, con su fórmula de unir la aventura clásica con el coqueteo de la divulgación de hechos relevantes del pasado más crucial de nuestro país.

No es un documental ni tampoco una serie densa, es un excelente producto de entretenimiento que entiende, sin ningún tipo de complejo, la importancia de unas tramas amenas para un prime time generalista.

Y los juguetones guiones se convierten en realidad con una puesta en escena a la altura y que sabe reírse con un humor inteligente de la historia y presente de esta España nuestra. Ese es el gran valor añadido de esta ficción: quita trascendencia a los personajes más históricos sin robarles ni un ápice de su importancia.

Los ministéricos (término con el que se denomina a los numerosos fan de la serie) pueden estar tranquilos, El Ministerio del Tiempo no sufre ningún tipo de recorte. Sigue funcionando, y a máximo rendimiento.

> El fin de la dictadura del audímetro: los espectadores ya no sólo están en la televisión tradicional

> Los motivos del prematuro e inaudito miedo del público a la cancelación de ‘El Ministerio del Tiempo’

Y ADEMÁS…

¿Cómo debería ser la TVE que soñamos en el futuro?

El obstáculo de las series españolas

Las 5 dificultades que sufre el guionista de una serie española

‘Cazamariposas’, el cotilleo convertido en un cómic inteligente

16 agosto 2015 - 11:32 - Autor:

No toda la televisión baja la guardia en verano. Hay formatos que, sin grandes presupuestos, logran un entretenimiento directo a través de una de las materias primas más complicadas de manejar en la pequeña pantalla: los personajes más absurdos, ansiosos de fama, de la tele-realidad y el tele-cotilleo.

Cazamariposas lo consigue. El programa, presentado por Nando Escribano y Nùria Marín, ni tiene decorado (se hace desde la redacción) ni cuenta con alardes técnicos. Sólo necesita ideas para dar la vuelta a la tortilla de esta farándula de hoy, que surge en gran medida en los polígonos discotequeros de España. Con mucho ego, pero poca chicha.

Y ahí estriba la capacidad del espacio: entretiene apostando por el instinto televisivo. Así transforma en espectáculo la sequía veraniega. Lo logran especialmente sus vídeos, editados con destreza, que cocinan las miserias, mentiras y delirios del famoso de turno hasta metamorfosearlos en un cómic inteligente sobre los especímenes de cierto universo televisivo de Telecinco. En esas piezas, destacan especialmente las corrosivas locuciones de Germán González y Sergio Silva, entre otros. Con mucha perspectiva de las varietés y sin miedo al inserto en cualquier momento de frases célebres (Ylenia, Víctor Sandoval, Belén Esteban…). Así hacen los vídeos más dinámicos e irónicos. Porque con estas historias sólo tiene sentido reírse, no caer en las trascendencias intrascendentes.

Otro de los aciertos del espacio es que organiza cada culebrón veraniego en su propia serie. Cada uno tiene su cabecera, reconociblemente loca para el público del formato:”Jurassic love” para la Preysler y Vargas Llosa (vale, aquí un poco igual se han pasado), “Los Aristonovios” son Cayetana y Jose Coronado o la Familia Mateo (popular por Supervivientes) son “El clan de los mateo” e incluso tienen su propio rap…

También los reporteros asfálticos, este verano ha sido un descubrimiento la rapidez de reflejos de Nuria Hernández o, en las labores de presentación (en formato suplencia), la luminosidad de María Verdoy. Y es que el programa es una cantera de nuevos rostros, que prometen un largo recorrido delante de las cámaras.

Cazamariposas también cuenta con el periodista Juanma Fernández (uno de los fundadores del portal televisivo Bluper) y ha desarrollado su propio talent show, Cazastars, con el carisma de Ruth Lorenzo, Javier Cárdenas y Sandra García-Sanjuán.

Un programa sin delirios de grandeza pero que es una pieza importante en la táctica de atrapar una fidelización de espectadores y engrasar la parrilla, haciendo marca con televisión en directo en Telecinco y, sobre todo, en Divinity. Porque la televisión no debe cerrar en vacaciones. Al contrario, es una oportunidad para descubrir y experimentar.

@borjateran

Y ADEMÁS…

El liderazgo de Telecinco: así ha construido su modelo de éxito

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

8 peculiaridades de los decorados de la TV cuando aún no existían las pantallas de led (VÍDEOS)

7 canciones infalibles para subir el share de un programa de TV (VÍDEOS) 

Los toros marcan mínimo de espectadores en La 1 ¿TVE debe emitir las corridas en horario infantil?

15 agosto 2015 - 10:48 - Autor:

Las corridas de toros han regresado esta semana a las tardes de TVE. Lo han hecho con dato agridulce de audiencia. Sólo 877.000 televidentes (10,2 por ciento de cuota) siguieron la denominada fiesta nacional, lo que se traduce en un mínimo histórico de espectadores para una emisión taurina en la primera cadena. Sin embargo, la corrida, desde el coso de San Sebastián, sí consiguió subir la maltrecha media de la tarde de TVE. De hecho, dobló el share en su tramo.

Dos datos contradictorios, con una lectura de fondo: las audiencias están más fragmentadas que nunca y TVE vive su peor crisis, tras una mala gestión de su programación. El espectador se siente menos identificado con los contenidos de Televisión Española.

Los toros no alcanzan datos de antaño, pero logran una reactivación de la cuota de pantalla de un horario difícil para La 1. Además, esta semana, la emisión venía con expectación añadida: suponía el regreso de los toros a San Sebastián y contaba con la presencia del Rey emérito, Don Juan Carlos, junto a su hija, la Infanta Elena, y sus nietos, Froilán y Victoria Federica, como simpatizantes y defensores del festejo.

No obstante, estos ingredientes no han sido suficientes para evitar ese nuevo mínimo del número objetivo de espectadores (por primera vez menos de un millón) y el resurgimiento del debate ciudadano sobre este contenido (la dolorosa muerte de un animal en directo), que vuelve a situar en la palestra la cuestión: ¿debe emitir TVE una corrida de toros?. 

En horario infantil no tiene sentido. Menos aún, cuando la CNMC (Comisión Nacional de los Mercados y La Competencia) sanciona prácticas televisivas que tienen mucho menos impacto visual en la infancia.

TVE debe ser un reflejo constructivo de la sociedad en la que vivimos. En ese sentido, debe divulgar la tauromaquia como tradición representativa de España. Y con un calado social que parece evidente.

Pero esa divulgación no puede quedarse en la emisión de una corrida taurina como se realizaba hace veinte años, a capón, en franjas horarias de protección a la infancia. La televisión pública debe contextualizar, a través del rigor periodístico y el instinto televisivo, una costumbre que traspasa fronteras, por sus peculiaridades.

Sus rituales, su industria, sus creencias, pero también TVE debe plasmar sus incongruencias, sus detractores, sus miradas críticas. Porque Televisión Española debe unir a todos, sin exclusiones. No es una aspiración imposible, es el objetivo de una madurez democrática que quizá ya llega tarde en España.

Porque en los toros, como en tantos temas, TVE no debe posicionarse. Y, este jueves, se posicionó, incluso agradeciendo al monarca emérito la defensa de la tauromaquia, lo que genera división ciudadana. Sucedió en una retransmisión solvente pero que, al mismo tiempo, evidenció poca evolución en las narrativas visuales. La estructura de la retransmisión fue la misma que hace décadas (imágenes de la ciudad que acoge, plano general de la plaza, planos de reacción del público, especialmente de chicas guapas).

Pero el cometido de TVE no debería quedarse en una sola visión que es arte y parte. El viejo ente, a sus 59 años, debe enfocarse hacia la pluralidad de miras en la que el espectador siente que cuenta con todos las piezas del puzle que está observando. Una radiografía constructiva, crítica, entretenida, honesta y didáctica de un país que cuida y aprende de su tradición, pero sin dejar de avanzar hacia el futuro con un espíritu crítico. Una televisión que refleja su tiempo, aprende de su pasado y se anticipa al futuro.

@borjateran

Y ADEMÁS…

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar para una televisión pública mejor

Cuando los partidos políticos no entienden la esencia de TVE

6 obstáculos que sufre un periodista de informativos

‘Las chicas de oro’ cumplen 30 años de su llegada a una TV que relega a las personas mayores

14 agosto 2015 - 8:30 - Autor:

Fue un mes de agosto cuando la NBC se atrevió con una serie de programas especiales que contaban con sketches protagonizados por señoras mayores.

La audiencia respondió al experimento. También el vicepresidente de la gran cadena norteamericana, por aquel entonces Warren Littlefield, que se desternilló. Así nacía la idea de dar luz verde al proyecto de Las chicas de oro.

Este mes de septiembre, se cumplen 30 años del estreno de la telecomedia que hizo la revolución. La primera serie protagonizada por mujeres y, encima, mayores.

Cuatro inolvidables señoras, Blanche, Dorothy, Rose y Sophia, solas al frente de una ficción de prime time, que durante años logro grandes resultados de cuota de pantalla en la noche de los sábados. Sin rival. Lo consiguió con unos ingredientes que para muchos expertos televisivos sólo iban a espantar a los anunciantes por su target demasiado adulto. Se equivocaban.

Las chicas de oro engancharon a amplios estratos sociales con su forma de entender la vida. Hacían saltar por los aires los tópicos de la comedia televisiva para atrapar a las grandes audiencias. No sólo de su quinta, también de generaciones jóvenes, pues lo importante era la tramas y The Golden Girls contaba brillantes historias en cada capítulo.

Y ese prejuicio lo rompieron estas chicas de oro, demostrando que hay mucha vida más allá de la jubilación. Una escuela ácida y autocrítica en la que aprender de la experiencia más auténtica y divertida.

Sin embargo, la televisión de hoy vuelve a ser un desierto de productos protagonizados por personas mayores. Las cadenas relegan las canas, a pesar de que las abuelas y los abuelos son los que más horas dedican a consumir los canales generalistas. Son, en realidad, los que sostienen la parrilla de los canales.

Pero no se apuesta por ellos con personajes de calado en series o formatos de entretenimiento. No se confía en su presencia. A pesar de que su caracter puede ser aprovechado para casi todo tipo de formatos televisivos, se relega su presencia a personajes secundones encasillados en el estereotipo de abuelos y en promociones publicitarias casi exclusivamente en productos de salud o de temáticas deprimentes.

Porque, salvo excepciones (como El Corte Inglés con la campaña #ElAmorMola), la estrategia de las marcas pocas veces muestra a personas mayores viviendo como cualquier otro personaje. Siempre se cae en el cliché del “abuelo”. Como si los mayores no pudieran ser mucho más que abuelos.

Es la televisión que relega la importancia de la tercera edad y que no aprovecha su mochila de sabiduría ni para aprender ni para crear producciones apasionantes.

Lo que logró Las chicas de oro parece irrepetible (no olvidemos el remake español que se perpetró en 2010) pero no debería ser así: solo hay que abordar el reto con el mismo grado de implicación y esmero.

@borjateran

Y ADEMÁS…

11 cosas que aprendimos con ‘Friends’

Las 5 dificultades que sufre el guionista de una serie

5 razones por las que no podríamos hacer ‘Juego de Tronos’ en España

Así sería la mítica serie ‘Verano Azul’ si se hubiera rodado en 2013

¿Por qué las series y los programas empiezan y terminan tan tarde?

Will Smith resucita ‘El Príncipe de Bel Air’: regresa la mítica serie en formato remake

4:43 - Autor:


Will Smith ya tiene lista la resurrección de El Príncipe de Bel Air. Según informa TVLine, en exclusiva, la mítica ficción de los noventa planea su regreso con nuevos capítulos.

Nuevos capítulos, porque, en realidad, El Príncipe de Bel Air nunca se fue del todo. Ni en España ni en Estados Unidos, donde son habituales sus reposiciones desde que se estrenó en 1990.

Entonces, la serie nos descubrió a un joven rapero arruinado llamado Will Smith. Era el elegido para dar vida a un adolescente conflictivo, criado en un barrio marginal, enviado a la mansión de sus tíos multimillonarios para rehabilitarse y, mientras tanto, crear constantes problemas en su delirante proceso de adaptación.

The Fresh Prince of Bel-Air fue emitida por la NBC y estuvo a punto de ser cancelada en la cuarta etapa, pero el movimiento de fans impulsó dos tandas de episodios más. En total, alcanzó las seis temporadas en antena.

Ahora vuelve en formato remake. Con nuevos personajes y bajo la producción de Will Smith, uno de los actores más queridos de Hollywood, que debe casi todo a esta teleserie. De hecho, consiguió aprovechar el tirón mediático de El Príncipe para labrarse una reputada carrera como actor.

Así, en esta serie, comenzó a sentar las bases de uno de sus mejores secretos: sus habilidades sociales. Incluso, en pleno furor de la telecomedia, Smith se vino a España para rodar unas promociones exclusivas para Antena 3, jugando al basket en las instalaciones de la cadena en San Sebastián de los Reyes: ya entendía la importancia de la promoción más cercana, algo que ha hecho a la perfección después con sus mastodónticas películas y sus constantes visitas a El Homiguero, por ejemplo. Una proximidad con el público espontánea pero, también, calculada.

Como calculado es este retorno para aprovechar la fuerza televisiva de la nostalgia. Las cadenas no paran de recuperar viejas glorias como Padres Forzosos, Yo y el mundo, Twin Peaks o Expediente X. ¿Será Netflix la plataforma que se haga con los derechos de emisión? Aún no se sabe, pero todo es posible. Lo que está claro es que la campaña promoción ya está hecha: nada podrá para la expectación por la vuelta de una serie tan icónica.

@borjateran

Y ADEMÁS…

El día que ‘El Príncipe de Bel-Air’ se coló en un capítulo de ‘Blossom’

Las quince mejores sintonías de series de los noventa

La táctica de Will Smith para disparar la audiencia de ‘El Hormiguero’

Frank Cuesta, el triunfo de la lucha en la jungla de las redes sociales

13 agosto 2015 - 9:00 - Autor:

Frank Cuesta saltó a la popularidad gracias a su docushow de Cuatro, Frank de la Jungla. El nombre ya era una declaraciones de intenciones. Más tarde, fichó por Discovery Max para protagonizar Wild Frank. Más aventura, más divulgación y más presupuesto desde la cadena temática española de documentales que más invierte en producción propia.

Los programas de Cuesta son sinónimo de divulgación sobre la naturaleza y sus habitantes más salvajes pero, también, son ejemplo de espectáculo televisivo, pues el carácter de este particular aventurero no conoce las medias tintas. Ya sea en la selva o en Twitter.

Porque, en la red social del pajarito (animal tenía que ser), Frank Cuesta se ha transformado en un generador de pasiones y polémicas. Ha trasladado al universo social media su vehemencia a la hora de defender sus creencias.

No sólo en el ámbito personal (con la batalla para salvar a su mujer Yuyee de la cárcel), también en su compromiso con la protección de los seres vivos. Twitter y Youtube son sus plataformas para luchar y canalizar su indignación, en este sentido.

Como le pasa a tantos ciudadanos, Cuesta demuestra ímpetu y hasta virulencia por lo que cree firmemente en las redes. Y eso ha producido que se multiplique su influencia viral de forma exponencial. Lo convierte en uno más, los usuarios de las redes se identifican con él.

Y sus seguidores buscan ver en sus vídeos o tuits esa particular autenticidad, compartan o no sus argumentos. Ahí estriba su capacidad de persuasión en las redes sociales, que ha crecido en los últimos tiempos: habla claro, demasiado claro en ocasiones.

Así, ha demostrado cierta aptitud para la movilización ciudadana, que ha llevado a impulsar la crispación contra el programa Vaya Fauna, incluso entre gente que jamás vio el formato de Telecinco, o ha apaciguado las más rastreras salidas de tono de un reducto de tuiteros tras la muy grave cogida de Francisco Rivera en Huesca.

Frank Cuesta debate, se apasiona y se emociona en Twitter y Youtube. Ese es su mayor acierto en la red social, guste más o menos: ser él mismo. De hecho, sus contundentes declaraciones en las redes sociales se han convertido en generadoras de contenido para los medios.

Aunque, eso sí,  aunque tuitea a las personas que mencionan sus comentarios, Frank Cuesta aún no ha followeado a ningún seguidor en Twitter. Ese es su error en el uso de la red social.

Frank de la Jungla cuenta con más de 400.000 seguidores y, en cambio, no sigue a nadie. Ahí suspende. Porque Twitter, como cualquier red social, no sólo es comunicar, también es descubrir las vivencias, informaciones y estados de ánimo de los demás.  Porque Twitter no sólo es escucharse a uno mismo, Twitter es sobre todo descubrir el sentir instantáneo de la jungla (virtual) que nos rodea.

@borjateran

Y ADEMÁS…

 Los 10 mandamientos del tuitero televisivo

Ellen DeGeneres: así triunfa en Twitter (tú también puedes hacerlo)

El periodismo, el Twitter y la histeria colectiva

El impulso de las cadenas temáticas: 6 canales imperdibles

Así está revolucionando Twitter los contenidos televisivos

El día que Lola Flores ‘machacó’ a Isabel Pantoja en un plató de televisión (VÍDEOS)

12 agosto 2015 - 1:36 - Autor:

Si hay una artista que ejemplifica el instinto de la televisión, esa es Lola Flores. Su carácter, su carisma y su rapidez de reflejos siguen representando, veinte años después de su muerte, el sentido del espectáculo en su máxima expresión. No sólo cuando cantaba, presentaba o interpretaba, también cuando acudía como entrevistada a cualquier programa.

Lola siempre regalaba el gran instante catódico a través de una sinceridad sin miedo a jugar con el humor e incluso con los comentarios políticamente incorrectos. Justo lo contrario que sucede a una importante parte de las celebrities españolas de hoy, que temen salirse del guion preestablecido y, como consecuencia, terminan cayendo en la indiferencia. Lola Flores, en cambio, se mojaba con su capacidad de lidiar con cualquier pregunta indiscreta, ya fuera gracias a la ironía o su habilidad para realizar un guiño cómplice, lleno de subtexto. Como sucedió cuando fue preguntada por La Trinca por su relación con Isabel Pantoja. Sabía que estaba en un plató, sabía que era Lola Flores, sabía que podía y debía dejarse llevar por su temperamento.

20 años después, la vida de Isabel Pantoja continúa siendo el centro de atención mediático. Su existencia parece un guion perfecto del culebrón más eterno. Pero la forma de entender la comunicación y el espectáculo de la tonadillera poco o nada tiene que ver con aquella Lola Flores que era incontrolable en un plató. “Que me la metan… la bata de cola“.

Sus salidas de tono eran constantes. Con o sin sus líos con Hacienda, en los que hasta osaba pedir un trato especial por ser ‘La Lola’.

Ningún tema de actualidad se le resistía. Ya fuera corazón, política o ecologismo. “El hombre está acabando con la naturaleza“.

Así era Lola Flores. Visto en 2015, su paso por la televisión, especialmente por la cadena pública, conserva su esencia vanguardista. Hasta aceptaba llamadas del público en directo, que telefoneaban al Estudio 1 de Prado del Rey con preguntas y algún que otro reproche. Fijo que en la actualidad Lola Flores tendría Twitter, Facebook e incluso Instagram.

@borjateran

Y ADEMÁS…

20 años sin Lola Flores: presencia irrepetible en TV

Florida Park ha cerrado, la sala de fiestas donde Lola Flores perdió el pendiente (que su trabajito le costó)

El primer gran spoiler de la historia de la TV en España

‘Ven al Paralelo’, el programa más recordado de Sara Montiel

5 prejuicios sobre TVE que debemos derribar

50 años de los Estudios de TVE en Prado del Rey, la gran factoría de la TV en España [infografía]

‘Insuperables’: claves del éxito y fracaso del talent show de TVE

11 agosto 2015 - 3:21 - Autor:

Insuperables es el talent show del verano. Lo emite TVE y lo produce Gestmusic, la gran productora española de formatos de entretenimiento. En su cartera están desde Operación Triunfo hasta Tu cara me suena, pasando por Crónicas Marcianas. Que también era un espectáculo, aunque de otro tipo de talentos.

Estas vacaciones, la compañía de Endemol ha reinventado el género con el que triunfó en Telecinco gracias a Tú sí que vales. Insuperables cuenta con diferente mecánica, ha incorporado una palanca, con la que cualquier miembro del jurado puede ‘apagar’ la actuación de turno, y ha añadido unos palcos, donde se acomodan los mejores artistas que acuden cada noche. Son los elegidos. Si destaca algún otro participante y los jueces lo deciden, se puede robar palco a través de un duelo. Esas son las principales novedades de un formato, que cuenta con una factura visual bastante impecable.

Sin embargo, aunque ha crecido en espectadores, no está destacando especialmente en audiencia (ayer fue la tercera opción de la noche con 10.7 por ciento de cuota y 1.219.000 seguidores). La circunstancias de la actual TVE ayudan en el irregular resultado de cuota de pantalla. Aunque el problema está en el casting.

¿Necesitamos un recambio generacional para este género de programas? Los artistas que acuden a este tipo de audiciones son prácticamente los mismos siempre, así que el cazatalentos precisa una regeneración de la cantera para no parecer demasiado monótono y repetitivo. En este sentido, Insuperables probablemente no ha contado con suficiente tiempo para salir a encontrar artistas que se salgan de lo común, que sorprendan y provoquen que no se hable de otra cosa al día siguiente de la emisión del formato.

El programa cuenta con demasiadas atracciones visuales, aderezadas con una banda sonora peligrosamente retro (que se podría actualizar en muchos casos)y demasiado folclore cañí. En cambio, escasean participantes con capacidades que no te esperas. ¿Es imposible en España una Susan Boyle? ¿Es difícil en España un perro hipnotizador? No, es posible. Sólo hay que tener margen de tiempo y presupuesto para encontrarlo…. o crearlo.

Pero Insuperables está sabiendo jugar con sus virtudes y sus defectos. Un acierto es el jurado: Santiago Segura, Pitingo y Ana Milán, que es el epicentro del carisma en el plató. Los tres caen en los tópicos de los jueces televisivos de un show familiar pero, al mismo tiempo, trastean con los concursantes, participan en los delirios del guion del programa y hasta se ríen de las propios carencias del casting. No van contra los aspirantes, sólo impregnan una sana autocrítica sobre el concurso, lo que se convierte en un plus para el espectador, que se identifica con lo que ocurre en el plató.

Un plató con una buena escenografía, aunque tal vez abusa de los tonos azulados que convierten en clónicas las puestas en escena de hoy (da igual que sea un concurso o un musical: todos los decorados se ven iguales), pero que, asimismo, otorga un envoltorio atractivo y moderno a un programa que le ha faltado transmitir mayor dosis de imprevisibilidad.

Insuperables tampoco se olvida de arropar cada número con declaraciones de los candidatos en acción. Lo hace a través de unas piezas de vídeo con una edición sobresaliente, muy cuidada. Lo malo: están sentados, mirando a cámara fijos. Y en un gran show se agradece el movimiento, ya sea contagiando la tensión de la cola del casting (como sucede en las versiones de Got Talent), mostrando su capacidad de superación y evolución en los ensayos o destripando sus reacciones en las nerviosas bambalinas. Incluso con encuentros con familiares o apariciones sorpresas de personajes que admiran… o detestan. En definitiva, envolviendo cada participación de una historia con personalidad propia. Aunque, una vez más, para poder realizar todo esto se necesita margen de maniobra.

E Insuperables ha aprovechado bien los ases que dispone en su manga: un jurado que entra al trapo, unos concursantes que desprenden ilusión (y resignación), unos famosos padrinos invitados (que dinamizan cada edición con su particular carácter, ayer lo consiguió Ruth Lorenzo, participando activamente), una presentadora que va al grano (Carolina Cerezuela) y una manera de entender la televisión sin miedo al show global. Ese espectáculo que no descuida el espectáculo (en realización, iluminación, atrezo, tamaño de plató, público…), una necesaria característica en peligro de extinción.

Otra cosa es que la audiencia se sienta resabiada de formatos de estas características y demande contenidos más transgresores, más arriesgados, menos políticamente correctos. Quizá ha llegado la hora de desaprender y volver a recuperar aquella ingenuidad de la televisión con la que crecimos.

@borjateran

Y ADEMÁS…

7 canciones infalibles para subir el share de un programa

8 peculiaridades de los decorados televisivos cuando aún no existían las pantallas led

Las 9 ideas para evitar el desgaste de ‘Tu cara me suena’

La desaparición de los programas musicales: la fórmula para su resurrección 

El truco de Chicho Ibáñez Serrador que sigue vigente hoy

‘Cine de Barrio’: los motivos que lo convierten en valioso para TVE (aunque no sea popular decirlo)

6 programas que TVE no emitiría hoy

4 programas de entrevistas para entender la TVE de los 80

Buscador

Suscríbete a este Blog

Borja Terán, editor

"Soy licenciado en periodismo y he trabajado como redactor, como ayudante de realización y también desarrollando contenidos en diferentes soportes (televisión, radio e Internet). Con la mirada siempre puesta en la creación, el estudio de los viejos y nuevos escenarios audiovisuales y el desarrollo de nuevos formatos para contar historias. Porque me temo que en mi partida de nacimiento ya constaba mi curiosidad infinita por los entresijos del mundo mediático.

Esa curiosidad será el cimiento de este blog dedicado a la televisión que nos toca vivir, sin dejar de recordar la del pasado y permitiéndonos soñar con la del futuro."

 

mayo 2016
L M X J V S D
« abr    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

TeleDiaria en Twitter