Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Mi mamá me mima. Mi mamá le zurra. Mi mamá, a prisión.

29 Febrero, 2012 - 16:57 - Autor:

Historia con final muy instructivo. Los hechos sucedieron así: a mediodía del 4 de febrero de 2009, varios alumnos de infantil (o sea, entre 3 y 6 añitos) jugaban apaciblemente en el patio de una escuela de Bilbao. Entre estos simpáticos retoños se encontraba una inocente chiquilla cuya madre respondía a las iniciales M.S. (conozco el nombre, pero lo oculto deliberadamente por motivos que ustedes comprenderán en seguida)

La madre de la inocente niñita se acercó a la pequeña con un huevo de chocolate en la mano. Cualquier padre de familia sabe que un huevo de chocolate, uno de esos que contienen jueguecillos infectos en su interior, constituye una tentación irresistible para cualquier infante.

“¡Qué bien! pensaría la niñita. Mi mamá me mima y, como yo mimo a mi mamá, me voy a zampar el exquisito presente”.

Pero… ¡su gozo en un pozo! Entre el chocolate y la manita de la niñita se interpuso la frustrante mano de P.S., la maestra encargada del patio. Ésta recordó dos normas fundamentales del colegio que la progenitora estaba quebrantando:

a) los padres tenían prohibida la entrada en patio durante el horario lectivo

b) estaba terminantemente prohibido dar alimentos a los pequeños fuera del comedor.

Como quiera que la madre se pasó por el forro las advertencias de la profesora, y como ésta última insistió en sus admoniciones, la primera optó por la solución de aquel chiste: “le dice un amigo a otro: oye, ¿para qué discutimos tanto si podemos resolverlo a leches?”

Total, que se armó. Según describe la noticia, M.S cogió a P.S y le sacudió H.E.C.D.L.B., o sea, “Hasta El Cielo De La Boca”.

Además, le propinó tirones de pelos y le cambió las iniciales del nombre: la maestra P.S pasó a llamarse H. de P., además de advertirle entre gritos de que la iba “a matar”.

La maestra P.S acabó en el hospital, donde inspiró la redacción de un parte médico con más cardenales que el Vaticano. Estuvo dos meses de baja, de rehabilitación, con secuelas, etc, etc, etc. Vamos, lo normal cuando te llevas un H.E.C.D.L.B.

¿Y dónde se encuentra la parte amable de esta triste historia? Pues precisamente en su final. Después de muchos juicios, recursos, dimes y diretes, he conocido hoy que la mamá del chocolate con leche (mala leche) tendrá que ingresar en el trullo. Una noticia titulada “mamá a la cárcel por pegar a la profe” posee un poder ejemplificador del que, por desgracia, andamos muy necesitados últimamente. Así que, si no de resaltar, sí era digna de comentar en este blog tan preocupado por la Educación.

Puntualizo, además, que la condenada era reincidente. Ignoro si cometió delitos similares o no. Sea como sea, dentro de poco ingresará allá donde podrá impartir una lección que sus hijas no olvidarán jamás.

Es lo único que me consuela de esta historia. Que tal vez las niñas puedan aprender algo positivo de la bestia de su madre.

@martinalgarra

Qué hacer si eres profesor y un alumno te manda “a tomar por c…”

¿Hija adolescente? Oblíguela a ver este vídeo de una chica guapa

Por qué debemos escuchar a un maestro antes que a un político

Fotografía de nuestro sistema educativo: joven listo que se autocompadece

 

 

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/treintaymuchos/2012/02/29/mi-mama-me-mima-mi-mama-le-zurra-mi-mama-a-prision/trackback/

No hay comentarios

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

¡Anímate a ser el primero en dejar un comentario!

Lo sentimos, los comentarios para este post están actualmente cerrados.

Feed RSS

Suscríbete a nuestro RSS

Comentarios recientes

Biografía

Juan Bosco Martín Algarra

Lleva más de 20 años interesado por lo que ocurre a su alrededor y sólo unos pocos menos tratando de contarlo en prensa, televisión, radio e internet. Es curioso por naturaleza. Quizá por eso estudió periodismo. Y quizá por eso, cuando acabó la carrera, se marchó de España para vivir en un sitio "distinto e interesante". Recaló en El Salvador (Centroamérica) durante cinco intensos años. Asegura que fue lo mejor que le pudo pasar recién cumplidos los 22, aunque también confiesa que le tiemblan las piernas al recordar el huracán Mitch o el terremoto de 2001.

Luego decidió formarse para dirigir grupos de trabajo. Hizo un máster. Está convencido de que en nuestro negocio importan, sobre todo, "las ideas y los equipos humanos que las llevan a cabo".

En El Salvador se especializó en temas politicos y sociales: reportero, redactor jefe de un suplemento dominical y luego adjunto a la dirección del periódico. En España, trabajó para el Grupo Recoletos dirigiendo un diario deportivo en Sevilla; pasó por La Gaceta de los Negocios, subdirector primero y director después, hasta su integración en el grupo Intereconomía.

Un año de aventura radiofónica, al lado de María José Bosh, le permitió conocer el lado más humano del periodismo. Sigue cerca del micrófono en dos tertulias de la Cadena Cope.

"No sé si el periodismo es el oficio más bonito del mundo", dice, "pero yo no concibo que otro me haga disfrutar más". Está casado y tiene cuatro hijos (dobles parejas): "Ya he dicho que me encantan los equipos, sobre todo si los dirige mi mujer".

Desde finales de noviembre de 2011, es subdirector de lainformacion.com.

Entradas recientes

Febrero 2012
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
272829  

Etiquetas

Archivos