Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¿Eres padre o madre? Doce puntos con los que puedes cambiar el mundo

2 abril, 2012 - 10:48 - Autor:

Estoy leyendo un libro que inicia con un prólogo delicioso (a diferencia de la mayoría de los prólogos). Trata sobre la educación de los niños de 7 a 11 años, pero podría haber titulado igual que este post. Lo comento en doce puntos que -ustedes lo comprobarán- suponen un colosal chutazo de ánimo en cualquier padre.

1. Por el hecho de ser padre o madre, poseemos una vocación innata para educar a nuestros niños. Pero eso no basta. Debes prepararte bien para ello. No sólo gozamos del amor de nuestros hijos/as, sino que además podemos extraer de él cualidades que ni nos imaginamos. Primer consejo: fomentar en nuestro corazón la preocupación por sus problemas e inquietudes (grandes o pequeños).

2. Debemos actuar con creatividad. Esta demostrado que la creatividad de un trabajo entusiasma a quienes lo desempeñan. Si queremos que nuestros hijos ordenen sus habitaciones, podemos repetirle una y otra vez que lo haga o… divertirle, narrarle, retarle, premiarle… hasta que lo hagan sin necesidad de que nosotros se lo digamos.

3 ¿Tienes la impresión de que tu trabajo profesional podría ser realizado por otro, y que nadie lo notaría si así sucediera? Pues ése jamás será el caso de la educación de tu hijo/a. Para él/ella eres simplemente insustituible. Si alguna vez te has preguntado para qué has nacido, aquí tienes una respuesta incuestionable.  Otros quizá puedan educa a tu hijo como a ti te gustaría, pero él no actuará de la misma forma que si su interlocutor eres tú. Cualquier niño se chifla con su padre o madre. No hay parangón.

4. Consecuencia de lo anterior: ¿cuál es la virtud más importante de un padre o madre respecto a su hijo? La capacidad de diagnóstico. Nadie mejor que nosotros conocemos sus cualidades y defectos.

5. No podemos dejarnos arrastrar por los estados de ánimo que provocará en nosotros la aventura de educar: apatía, frustración, entusiasmo, ira, compasión… Educar es como pilotar un caza: debemos tener siempre la cabeza muy fría.

6. De igual modo, educar nos obligará, a veces, a ser duros. Una escena de la película del cantante Ray Charles lo explica a la perfección. El pequeño Ray se está quedando ciego. Su madre sufre inmensamente. ¿Qué será de su hijo cuando ella muera? Un día, Ray tropieza en la cocina y, desorientado, llora y pide ayuda a su madre. Ella ha presenciado todo el incidente, pero, con todo el dolor de su corazón, decide quedarse quieta. No le ayuda. Espera que su hijo se dé cuenta de que debe valerse por si solo. A trancas y barrancas, el niño ciego consigue levantarse y reorientarse. Prueba superada. La madre moriría poco después con la satisfacción de que su hijo podía abrirse camino en la vida.

7. Debemos difundir la preocupación por educar entre nuestros amigos y conocidos. ¿Te parece importante todo esto? Pues explícaselo a los demás. Muchos no lo tienen tan claro.

8. Estamos obligados a esforzarnos por adquirir las virtudes que pretendemos inculcar en nuestros hijos: orden, disciplina, respeto, constancia… Ya lo dice mi madre: No hay mejor predicador que fray ejemplo.

9. Por encima de cualquier cosa, lo que desea un ser humano es ser feliz. La educación, en ultima estancia, tiene que ver con eso precisamente. Hay quien proclama con toda razón que se trata de la ciencia mas importante de la vida: el arte de hacer felices a los demás.

10. Quien se tome en serio estos consejos, se convierte en una esperanza para la sociedad. No sólo aprendemos a motivar a los hijos, a animarles, a transmitirles lo importantes que son para el mundo en que vivimos… Además, lo que deseamos para ellos lleva implícita la esperanza de la sociedad a la que servirán en el futuro, quizá cuando nosotros no estemos. A los que vivan dentro de veinte años no les dará igual que nos hayamos esforzado o no en este aspecto.

11. El mal y el bien son contagiosos. No tenemos ni remota idea de los beneficios que la buena educación de una persona puede distribuir a su alrededor. Las estructuras del mundo no se cambian sólo por las revoluciones, también por contagios personales, de individuo a individuo.

12. No podemos olvidar que el destino de nuestros hijos siempre estará asociado a una palabra: libertad. Nuestro papel no consiste en controlarles, sino en ponerles en la mejor disposición para elegir lo bueno frente a lo malo, lo bello frente a lo feo, lo conveniente frente a lo perjudicial.

¿Padre? ¿Madre? Díganme ustedes qué otra misión puede entusiasmarnos más en esta vida.

@martinalgarra

Actualización: El libro al que hago referencia se titula “Diamantes por pulir”, de la editorial Palabra. El prólogo lo escribió Amparo Catret. Vayan para ella mis felicitaciones y agradecimientos.

Para leer otros posts sobre Educación, haz clic aquí

¿Quieres que tus hijos lean? Sigue estos consejos y evita estos errores

 ¿Quién se atreve a prohibir los deberes del colegio? Los padres franceses

Qué hacer si eres profesor y un alumno te manda “a tomar por c…”

¿Hija adolescente? Oblíguela a ver este vídeo de una chica guapa

¿Qué pasa cuando un profesor saca mala nota? El ejemplo de Nueva York

La minifalda francesa, el nudista y la profesora de instituto

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/treintaymuchos/2012/04/02/eres-padre-o-madre-doce-puntos-con-los-que-puedes-cambiar-el-mundo/trackback/

3 Comentarios

Deja tu comentario

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

Le ánimo a tratar de escribir algo que no sean profesores, padres e hijos (eso sí, no vale apuntarse a clases de refuerzo, tiene que hacerlo por sí mismo).

Gracias por el consejo. Trataré de seguirlo, aunque a veces he escrito de cuestiones de actualidad. Puede ver http://blogs.lainformacion.com/treintaymuchos/category/comentario-de-actualidad/

Excelente articulo, muchas felicidades,

Deja tu comentario

Biografía

Juan Bosco Martín Algarra

Lleva más de 20 años interesado por lo que ocurre a su alrededor y sólo unos pocos menos tratando de contarlo en prensa, televisión, radio e internet. Es curioso por naturaleza. Quizá por eso estudió periodismo. Y quizá por eso, cuando acabó la carrera, se marchó de España para vivir en un sitio "distinto e interesante". Recaló en El Salvador (Centroamérica) durante cinco intensos años. Asegura que fue lo mejor que le pudo pasar recién cumplidos los 22, aunque también confiesa que le tiemblan las piernas al recordar el huracán Mitch o el terremoto de 2001.

Luego decidió formarse para dirigir grupos de trabajo. Hizo un máster. Está convencido de que en nuestro negocio importan, sobre todo, "las ideas y los equipos humanos que las llevan a cabo".

En El Salvador se especializó en temas politicos y sociales: reportero, redactor jefe de un suplemento dominical y luego adjunto a la dirección del periódico. En España, trabajó para el Grupo Recoletos dirigiendo un diario deportivo en Sevilla; pasó por La Gaceta de los Negocios, subdirector primero y director después, hasta su integración en el grupo Intereconomía.

Un año de aventura radiofónica, al lado de María José Bosh, le permitió conocer el lado más humano del periodismo. Sigue cerca del micrófono en dos tertulias de la Cadena Cope.

"No sé si el periodismo es el oficio más bonito del mundo", dice, "pero yo no concibo que otro me haga disfrutar más". Está casado y tiene cuatro hijos (dobles parejas): "Ya he dicho que me encantan los equipos, sobre todo si los dirige mi mujer".

Desde finales de noviembre de 2011, es subdirector de lainformacion.com.

 

abril 2012
L M X J V S D
« mar   may »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube