Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Método Cervera: cinco cómodos pasos para dimitir “por ser una víctima”

10 diciembre, 2012 - 17:17 - Autor:

Supongamos que eres un político y, como se dice popularmente, “te han pillao con el carrito del helao”. O sea: en una situación comprometida, engorrosa, apurada… en la cual existe la impresión -sólo la impresión, por supuesto- de que eres un poco chorizo. Pongamos, por ejemplo, que te han detenido recogiendo un sobre con 25.000 euros en metálico destinados a un extorsionador. ¿Qué hacer? ¿Cómo actuar? Muy sencillo: no hay más que seguir estos cómodos pasos que acaba de patentar el diputado del PP Santiago Cervera.

  • Paso 1. Lo primero es lo primero. Preséntate ante tus jefes en el partido, desembucha toda la verdad y, acto seguido, comunícales que estás dispuesto a dimitir de todos tus cargos. Pero hazlo, como dicen por mi tierra andaluza, “con la boca chica”, es decir, sin mostrar demasiada determinación o dando a entender que cambiarás de opinión a poco que te lo insinúen. De esta manera siempre podrá salir alguien que diga, “no, tío, ¿cómo vas a dimitir por una tontería así?” o “¿para qué estamos nosotros?” O quién sabe si alguien va más lejos y suelta: “¡yo pondré la mano en el fuego por ti!”. Pero si ese alguien no surge, si el eco de tu voz reverbera en medio del silencio, si nadie te respalda y por el contrario te espetan en plan Cospedal algo como “hombre, compañero, es un poco extraño lo que te ha sucedido, ¿no crees?”, entonces date momentáneamente por jodido y dimite. Pero sólo momentáneamente, insisto…
  • Paso 2. Convoca una rueda de prensa para anunciar tu dimisión y para agradecer todo lo que ha hecho tu partido por ti. Si son inteligentes (y el hecho de que ellos sigan en el cargo mientras tú tienes que dejarlo indica que, muy probablemente, lo son más que tú) entenderán exactamente lo que tu “agradecimiento” significa: “yo me largo, sí, pero que sepáis que como esto vaya a más, no pienso caerme solo”. Entonces ellos, que no son tontos, te apoyarán eficazmente (pero sin pringarse demasiado) hasta que la gente se olvide del escándalo o algún juez haya archivado el caso. Entonces tu partido, que sabe recompensar a los “leales”, podrá colocarte de tapadillo en algún puesto remunerado. Uno de estos que cuestan un pastón al contribuyente y cuya utilidad nadie entiende. Porque simplemente no tiene ninguna (senador, por ejemplo).
  • Paso 3. En tu despedida, no hace falta mencionar a tus votantes. Ni tú les conoces a ellos ni ellos te conocen a ti, así que no pierdas tiempo. Lo importante es que insistas en el enorme compromiso y en la íntima confianza que os une a ti y a tu partido. Aprende de Cervera, que ha dado la impresión estar más agradecido a la cúpula del PP (y eso que tampoco le ha apoyado mucho) que a los votantes navarros madrileños del PP. Total, ¿qué le debe un diputado español a los ciudadanos que le han elegido?
  • Paso 4. Aunque parezca un poco absurdo, porque de hecho lo es, no expliques la razón por la que dimites. Es más: mantén a capa y espada que ante todo eres una víctima. Como seguramente no podrás demostrarlo, no en dudes valerte de frases crípticas del tipo “todos saben que lo que me ha pasado ha sido por mi condición de político”, o también “no he cometido un delito, al revés: soy una víctima” o el no menos socorrido “a su debido tiempo quedará todo aclarado”, etc, etc, etc. La pregunta que surgirá de modo espontáneo en la mente de cualquiera será: “si has trabajado bien como político, si eres inocente y si, para colmo, te has convertido en víctima… ¿por qué demonios te vas sin explicar el motivo?”. Nada nada… muérdete la lengua y recuerda que tu puesto de senador o de asesor de no se sabe qué comisión pendeja está en juego.
  • Paso 5. No te olvides de conceder un turno de preguntas a los periodistas. Cuando digo “un turno” me refiero a una o dos preguntas atropelladas, tres a lo sumo, no más. Y vamos que nos vamos. Así no podrán acusarte de algo tan feo como “no admitir preguntas”. No te puedes permitir ese lujo porque recuerda que “te han pillao con el carrito del helao” y la imagen pública que proyectes aumentará o menguará la sospecha que se cierne sobre ti. Conclusión: calla mucho y habla poco. La gente no tiene por qué saber. O sí, pero nadie se atreve a exigirlo. Y a esperar mejores tiempos. Que llegarán, no lo dudes.

Está tan podrido el funcionamiento de los partidos que hasta lo que parece sano -una dimisión sin necesidad de recurrir al Supremo- se ha teñido de oscuridad, suciedad y mentira.

@martinalgarra

Para ver más artículos del blog treintaymuchos hacer clic aquí:

Bronca de una usuaria en un Centro de Salud: ¡estáis así porque dais un servicio de m…”

De cómo ocho militantes anónimos ayudan al PSOE más que mil Rubalcabas

A Telecinco se le han fundido los cables con Pablo Herreros: cuatro pruebas irrefutables

La ex ministra María Antonia Trujillo nunca será desahuciada (qué chollo para los bancos)

De dónde viene la palabra “desahucio” y por qué nos liamos tanto con su maldita hache

Tàpies me parece un petardo. ¿Soy un ignorante?

Post de dos rombos: los familiares más groseros y soeces de la palabra “huelga”

Por qué dimite esperanza Aguirre. Cuatro motivos razonables y uno terrible

¿Hablas español? Descubre por qué tienes una mina de oro

Por qué llamamos “gabachos” a los franceses cuando nos cabreamos con ellos

Diez verdades que ni Rajoy ni Rubalcaba reconocerán en público

¿Quieres que tus hijos lean? Sigue estos consejos y evita estos errores

Por qué pide perdón el rey: motivos ocultos tras las disculpas por su cacería

Cinco frentes (no económicos) que van a golpear al PP en otoño

Facebook y Zuckerberg: seis mensajes prepotentes de la red social ante su salida a bolsa

¿Eres padre o madre? Doce puntos con los que puedes cambiar el mundo

Prefiero conservar mi sueldo a vivir en una comunidad autónoma. ¿Y tu?

Diez frases de un Rajoy más “franco” que nunca

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/treintaymuchos/2012/12/10/metodo-cervera-cinco-comodos-pasos-para-dimitir-por-ser-una-victima/trackback/

7 Comentarios

Deja tu comentario

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

Santiago Cervera era diputado por Madrid…

Magnífico artículo. En todos aciertas. Me gusta leer tu blog.
Soy, lo que se dice, una fans tuya jaja.

Es una prueba de hasta qué punto son irrelevantes sus electores. Por desgracia. Pero gracias por la precisión. ;)

Supongamos que el sobre es un pago normal y periódico que se hacía por sistema por parte, de digamos, un banco. Un día como otro cualquiera la cosa no funciona y el banco se venga con una denuncia falsa de que alguien le extorsiona y da los datos a la Policía del lugar normal donde harían el intercambio. Pero claro, esto es mucho suponer. Parece que esto es bastante habitual en España entre bancos/grandes empresas y políticos: recuerda las famosas bolsas de basura que hasta el mismísimo presidente de la comunidad de Madrid se ha encargado de llevar a latinoamérica

Se te ha olvidado el último paso …

Paso 6: renuncia a tu aforamiento y ten un juicio lo más rápido posible, declaraté culpable para que sea lo más rápido posible, da igual, para cuando salga la sentencia todavía estarán ahí tus “amiguitos” del PP para indultarte.

Buen análisis,pero le falta investigar las “conexiones” navarro-catalanas de un influyente grupo. ¿Por qué la Caixa enguyó la CAN? ¿Es Navarra parte del oasis catalán? ¿Será un nuevo caso Bankia? ¿Qué transparencia existe en Navarra? Enhorabuena por su trabajo.

Más allá del caso concreto de Cervera tu artículo refleja una visión del sistema político español con la que estoy completamente de acuerdo. El Poder no dimana del pueblo, sino del partido, y es a él a quien hay que mostrar lealtad si uno quiere prosperar en la política.
Los americanos lo ilustran así:
- ¿Como llama un dirigente a otro que le es leal en un 99%?
- Desleal.

También mencionaré a Alberto Ruiz Gallardón en el programa “59 segundos” de TVE:
- En política la lealtad es más importante, incluso, que la amistad. ¿?

Si sigues estas reglas el partido cuidará discretamente de ti con los grandes medios de que dispone. Del mismo modo que la Mafia te paga los mejores abogados y procura mitigar el sufrimiento de tu estancia en la cárcel siempre y cuando no seas un chivato.

Deja tu comentario

Biografía

Juan Bosco Martín Algarra

Lleva más de 20 años interesado por lo que ocurre a su alrededor y sólo unos pocos menos tratando de contarlo en prensa, televisión, radio e internet. Es curioso por naturaleza. Quizá por eso estudió periodismo. Y quizá por eso, cuando acabó la carrera, se marchó de España para vivir en un sitio "distinto e interesante". Recaló en El Salvador (Centroamérica) durante cinco intensos años. Asegura que fue lo mejor que le pudo pasar recién cumplidos los 22, aunque también confiesa que le tiemblan las piernas al recordar el huracán Mitch o el terremoto de 2001.

Luego decidió formarse para dirigir grupos de trabajo. Hizo un máster. Está convencido de que en nuestro negocio importan, sobre todo, "las ideas y los equipos humanos que las llevan a cabo".

En El Salvador se especializó en temas politicos y sociales: reportero, redactor jefe de un suplemento dominical y luego adjunto a la dirección del periódico. En España, trabajó para el Grupo Recoletos dirigiendo un diario deportivo en Sevilla; pasó por La Gaceta de los Negocios, subdirector primero y director después, hasta su integración en el grupo Intereconomía.

Un año de aventura radiofónica, al lado de María José Bosh, le permitió conocer el lado más humano del periodismo. Sigue cerca del micrófono en dos tertulias de la Cadena Cope.

"No sé si el periodismo es el oficio más bonito del mundo", dice, "pero yo no concibo que otro me haga disfrutar más". Está casado y tiene cuatro hijos (dobles parejas): "Ya he dicho que me encantan los equipos, sobre todo si los dirige mi mujer".

Desde finales de noviembre de 2011, es subdirector de lainformacion.com.

 

diciembre 2012
L M X J V S D
« nov   ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android