Saltar al contenido

« ver todos los blogs

¡El mal existe, estúpidos! (un respeto para los enfermos mentales)

17 diciembre, 2012 - 17:42 - Autor:

Ahora resulta que el asesino de Newtown estaba loco. Perdonen que a mis treinta y muchos me indigne por esta nefasta costumbre de “psicologizar” todos -absolutamente todos- los comportamientos humanos. Se ha puesto de moda escrutar el cerebro para entender en todo lo que vemos o hacemos. Parece que el mal no existe. Que es algo extraño a la naturaleza humana. El niño no come pescado “porque tiene un trauma”. Suspendió el examen “porque no pudo soportar la presión”. Mató su esposa “porque su madre le abandonó de pequeño”…

Confundimos los atenuantes o agravantes con las causas últimas, y nos estamos alejando del sentido común. Las depresiones, las esquizofrenias, los autismos y demás enfermedades mentales existen desde que el mundo es mundo y no han provocado, como si de una inevitable consecuencia se tratase, más crímenes que los cometidos por personas perfectamente cuerdas. Diría incluso que bastantes menos.

¿Qué le pasó por la cabeza de Adam Lanza cuando destrozó a balazos los cuerpecillos indefensos de tantos niños? ¿Qué odio visceral se apoderó del cerebro de Anders Breivik cuando recorrió la isla de Utoya en una macabra cacería que costó la vida a 68 jóvenes? ¿Incapacidad para sentir emociones? ¿Carencia afectiva? ¿Autismo social?

Perdónenme todos, pero los locos se merecen un respeto, incluso aquellos que, por culpa de su enfermedad, han segado vidas inocentes. Viene ahora a mi cabeza el caso de una médico sufrió un brote psicótico y acuchilló a una compañera y a un paciente en un hospital de Madrid. ¿Podemos llamar propiamente “asesina” a una persona que mata cuando no tiene control sobre sus facultades mentales? No me extraña, pues, el lógico enfado de las asociaciones de familiares de autistas y de personas con síndrome de Asperger.

Hitler no era un paranoico. No era un loco. Era un malvado elevado a la enésima potencia. No sólo hizo el mal: antes lo meditó, lo planificó, lo ordenó y lo supervisó. El mal, del que Hitler representó una perfecta personificación, no fue locura, no fue enfermedad. Fue una decisión libre. Fue la encarnación del mal, que es definido por el diccionario como “lo contrario al bien, lo que se aparta de lo lícito y honesto”.

Resulta curioso que para explicar el mal tengamos que echar mano de su contrario, el bien. Un filósofo diría que el bien “es” y el mal “no es”. Yo, que tengo poco de filósofo, me entran ganas de gritar, a los que se retuercen las meninges intentando entender la matanza de Newtown: “¡es el mal, estúpidos! No le busquéis tres pies al gato: el mal existe”.

Y el Bien, con mayúscula, también existe. Eso nos da vida: el Bien que encarnó la maestra que trató de distraer al asesino, y lo pagó con su vida, o la que murió abrazando a sus alumnos, en un último e inútil intento de protegerlos con su cuerpo. Nunca se ha comprobado de manera tan fehaciente la existencia de dos principios morales, el Bien y el Mal.

Quizá debamos reconocer que el mal es un misterio cuya comprensión absoluta escapa a la inteligencia humana. Tampoco nosotros, los cuerdos, somos inmunes a él. Todos podemos encontrar algún motivo para hacer el mal: la crisis, los recortes, el jefe, la mujer, el marido, la suegra, el fútbol… Por eso concluyo que no necesitamos locuras para cometer brutalidades ni explicaciones pendejas para entender las que otros perpetran.

Para ver más artículos del blog treintaymuchos hacer clic aquí:

De cómo ocho militantes anónimos ayudan al PSOE más que mil Rubalcabas

A Telecinco se le han fundido los cables con Pablo Herreros: cuatro pruebas irrefutables

La ex ministra María Antonia Trujillo nunca será desahuciada (qué chollo para los bancos)

De dónde viene la palabra “desahucio” y por qué nos liamos tanto con su maldita hache

Tàpies me parece un petardo. ¿Soy un ignorante?

Post de dos rombos: los familiares más groseros y soeces de la palabra “huelga”

Por qué dimite esperanza Aguirre. Cuatro motivos razonables y uno terrible

¿Hablas español? Descubre por qué tienes una mina de oro

Por qué llamamos “gabachos” a los franceses cuando nos cabreamos con ellos

Diez verdades que ni Rajoy ni Rubalcaba reconocerán en público

¿Quieres que tus hijos lean? Sigue estos consejos y evita estos errores

Por qué pide perdón el rey: motivos ocultos tras las disculpas por su cacería

Cinco frentes (no económicos) que van a golpear al PP en otoño

Facebook y Zuckerberg: seis mensajes prepotentes de la red social ante su salida a bolsa

¿Eres padre o madre? Doce puntos con los que puedes cambiar el mundo

Prefiero conservar mi sueldo a vivir en una comunidad autónoma. ¿Y tu?

Diez frases de un Rajoy más “franco” que nunca

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/treintaymuchos/2012/12/17/el-mal-existe-estupidos-un-respeto-para-los-enfermos-mentales/trackback/

3 Comentarios

Deja tu comentario

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

Tiene usted razón, seguramente no hay una serie de circunstancias personales y psicológicas que expliquen por qué un joven mata a 26 personas. Seguramente sea el mal. O quizá fue poseído por el diablo. O puede que sea una señal del fin del mundo. O una estupidez por el estilo.

bueno mi comentaqrio es que el sujeto que sale en la foto se parace a zeta soujiro un asesino sin emociones paloma paloma que homecidazo mas perfecto

Ahora cualquiera puede escribir cualquier cosa sin estar informado.Segun he podido leer yo estos niños que cometen asesinatos en estados unidos son personas a las cuales se les ha diagnosticado una enfermedad mental ( a veces de manera erronea)y con su subsiguiente “tratamiento” a base de pastillas.Estas pastillas causan una dependencia fisica (que no adiccion) a lo largo del tiempo.Los problemas surgen al retirar la “medicacion” de manera brusca ya que aparece sindrome de abstinencia y paradogicamente el niño se vuelve “loco” con lo cual puede suicidarse o puede realizar estas matanzas.Ya son muchos casos los que se han dado con niños “medicados” que han realizado matanzas al dejar estas “medicinas” de manera brusca.Todo lo que digo esta demostrado

Deja tu comentario

Biografía

Juan Bosco Martín Algarra

Lleva más de 20 años interesado por lo que ocurre a su alrededor y sólo unos pocos menos tratando de contarlo en prensa, televisión, radio e internet. Es curioso por naturaleza. Quizá por eso estudió periodismo. Y quizá por eso, cuando acabó la carrera, se marchó de España para vivir en un sitio "distinto e interesante". Recaló en El Salvador (Centroamérica) durante cinco intensos años. Asegura que fue lo mejor que le pudo pasar recién cumplidos los 22, aunque también confiesa que le tiemblan las piernas al recordar el huracán Mitch o el terremoto de 2001.

Luego decidió formarse para dirigir grupos de trabajo. Hizo un máster. Está convencido de que en nuestro negocio importan, sobre todo, "las ideas y los equipos humanos que las llevan a cabo".

En El Salvador se especializó en temas politicos y sociales: reportero, redactor jefe de un suplemento dominical y luego adjunto a la dirección del periódico. En España, trabajó para el Grupo Recoletos dirigiendo un diario deportivo en Sevilla; pasó por La Gaceta de los Negocios, subdirector primero y director después, hasta su integración en el grupo Intereconomía.

Un año de aventura radiofónica, al lado de María José Bosh, le permitió conocer el lado más humano del periodismo. Sigue cerca del micrófono en dos tertulias de la Cadena Cope.

"No sé si el periodismo es el oficio más bonito del mundo", dice, "pero yo no concibo que otro me haga disfrutar más". Está casado y tiene cuatro hijos (dobles parejas): "Ya he dicho que me encantan los equipos, sobre todo si los dirige mi mujer".

Desde finales de noviembre de 2011, es subdirector de lainformacion.com.

 

diciembre 2012
L M X J V S D
« nov   ene »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube iPhone iPad Android