Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Pues a mí no me serena el ánimo su dimisión, señor ex Vicealcalde de Madrid

9 enero, 2013 - 19:23 - Autor:

España es el único país del mundo donde los políticos dimiten por no haber hecho nada mal. Ya lo vimos con Santiago Cervera, que dimitió “por ser una víctima“. Ahora vuelve a ocurrir algo similar. “Seguro que he cometido errores”, ha dicho el ya exvicealcalde Miguel Ángel Villanueva… pero no ha citado ninguno. Entonces, me vuelvo a preguntar, ¿por qué dimite?

La respuesta que da Villanueva resulta absurda: “dimito para serenar el ánimo”. ¿Qué significa eso? ¿Qué ánimo apesadumbrado por la muerte de cinco jóvenes puede serenarse después de que usted dimita sin reconocer ningún error? ¿Para qué dimite, insisto? ¿Los ánimos de quién pretende serenar?

La respuesta es muy sencilla: los ánimos de su propio partido, los de su jefa, Ana Botella, los de su partido, al que le sobran frentes abiertos.

En su nebulosa comparecencia Villanueva se ha expresado con toda claridad: “espero que mi dimisión ayude a rebajar la tensión y la presión”. Pero.. ¿quién ha dicho que la tensión sea mala? No lo es, cuando ayuda a depurar responsabilidades políticas (y penales). Si la presión sirve para prevenir que una tragedia como la del Madrid Arena vuelva a suceder… ¡viva la presión!

“Lo que pasa es que”, pensarán algunos, “la política funciona así: con cabezas de turco”. Pues va siendo hora que cambiemos tanto la política como el chip ciudadano, que parecemos muermos. No basta pedir perdón. Hay que pedir perdón por algo concreto: por una falta, por un delito, por un pecado…en resumen: por un determinado acto que se ha hecho mal. Sin embargo, todavía ningún responsable del ayuntamiento de Madrid ha salido a decir algo como:

  • Sí, dimito porque hemos trabajado con una empresa responsable de una catástrofe.
  • Sí, nos equivocamos al no investigar con diligencia sus métodos de seguridad.
  • Sí, tenemos responsabilidad indirecta en la muerte de cinco jóvenes que nunca debieron ocurrir. Lo lamentamos y por eso dimito (o dimitimos).

El planteamiento del vicealcalde es muy distinto. Cito lo que he entendido mientras escuchaba sus palabras.

  • “Dimito para salvar el cargo a mi jefa, para que a ella no le fastidien tanto con este asunto, para calmar a la oposición…”
  • “Dimito porque, conociendo a nuestro sistema judicial, este asunto del Madrid Arena llevará años y no quiero ser yo la cara visible del marrón”.
  •  “Dimito porque la longa manus de mi partido, que gobierna en prácticamente todos las estructuras de la administración, y en no pocas de la gran empresa privada, sabrá encontrarme un acomodo conveniente para recompensarme por este sacrificio”.

Por eso no me ha usted serenado nada, señor exvicealcalde. Habrá que seguir presionando a su jefa.

@martinalgarra

Otros artículos del blog treintaymuchos

Método Santiago Cervera: cinco cómodos pasos para dimitir “por ser una víctima”

Por qué dimite Esperanza Aguirre. Cuatro motivos razonables y uno terrible

Por qué se va Guardiola. Cinco razones inconfesable y una obvia.

Dívar dimite: ¿por católico, por corrupto, por homosexual o por cobarde?

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/treintaymuchos/2013/01/09/pues-a-mi-no-me-serena-el-animo-su-dimision-senor-ex-vicealcalde-de-madrid/trackback/

2 Comentarios

Deja tu comentario

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

Excelente artículo, Bosco. Agudo, certero y directo. Me ha encantado

Las tres conclusiónes final del artículo son acertadísimas.

Deja tu comentario

Biografía

Juan Bosco Martín Algarra

Lleva más de 20 años interesado por lo que ocurre a su alrededor y sólo unos pocos menos tratando de contarlo en prensa, televisión, radio e internet. Es curioso por naturaleza. Quizá por eso estudió periodismo. Y quizá por eso, cuando acabó la carrera, se marchó de España para vivir en un sitio "distinto e interesante". Recaló en El Salvador (Centroamérica) durante cinco intensos años. Asegura que fue lo mejor que le pudo pasar recién cumplidos los 22, aunque también confiesa que le tiemblan las piernas al recordar el huracán Mitch o el terremoto de 2001.

Luego decidió formarse para dirigir grupos de trabajo. Hizo un máster. Está convencido de que en nuestro negocio importan, sobre todo, "las ideas y los equipos humanos que las llevan a cabo".

En El Salvador se especializó en temas politicos y sociales: reportero, redactor jefe de un suplemento dominical y luego adjunto a la dirección del periódico. En España, trabajó para el Grupo Recoletos dirigiendo un diario deportivo en Sevilla; pasó por La Gaceta de los Negocios, subdirector primero y director después, hasta su integración en el grupo Intereconomía.

Un año de aventura radiofónica, al lado de María José Bosh, le permitió conocer el lado más humano del periodismo. Sigue cerca del micrófono en dos tertulias de la Cadena Cope.

"No sé si el periodismo es el oficio más bonito del mundo", dice, "pero yo no concibo que otro me haga disfrutar más". Está casado y tiene cuatro hijos (dobles parejas): "Ya he dicho que me encantan los equipos, sobre todo si los dirige mi mujer".

Desde finales de noviembre de 2011, es subdirector de lainformacion.com.

 

enero 2013
L M X J V S D
« dic   feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube