Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Crucifijos y “maricones”; chistes de judíos y de mujeres maltratadas

8 abril, 2013 - 18:00 - Autor:

Cualquier aficionado del dúo humorístico Martes y 13 puede corroborar que una de sus actuaciones más hilarantes fue la actuación del folklórico Toni Sevilla, que pasó a la historia de la televisión por la copla: “Soy maricón… de España”.

Un éxito parecido cosechó la parodia de María Ascensión del Calvario, mujer maltratada. Millán Salcedo aparecía con peluca y ojo morado gritando, a modo de estribillo: “Mi marido me pegaaaaaaa”.

Creo que no soy el único que, de adolescente, se rió a mandíbula batiente con estos dos episodios. Iniciaban los años noventa. Que yo sepa, nadie alzó su voz entonces para protestar por lo que podía interpretarse como una grave ofensa a dos colectivos sociales.

El mismo rockero José María Sanz, más conocido como Loquillo, ha tenido que ofrecer prolijas explicaciones por el título de uno de sus viejos éxitos más conocidos: “La Mataré”. Lo hace en este artículo donde, por cierto, ha desaparecido misteriosamente el vídeo del single de marras.

Pero gracias a youtube lo pueden escuchar aquí:

Loquillo y los Trogloditas: “La mataré”

Cito al mencionado Loquillo cuando protesta al ver que su canción fue censurada en las radios

“EMI reeditó la canción en formato single 10 años después, y las emisoras de radio que anteriormente la habían encumbrado se negaron a radiarla. Conocido es que he apoyado siempre la causa contra la violencia de género. Entiendo, además, la razón ética por la que no debemos interpretarla, pero sí me pregunto a menudo si puedo apelar a la libertad de expresión para contar esta historia de un matador de mujeres. ¿Se ha dejado de interpretar Otelo, de Shakespeare? ¿Se han dejado de interpretar los tangos más arrabaleros y sangrientos? ¿Hemos dejado de ver películas de bellos psicópatas que matan a las mujeres?”

Hoy en día las televisiones no airean chistes que ridiculizan a personas homosexuales ni frivolizan con el problema del maltrato doméstico. De emitirse bromas semejantes, costarían la dimisión del director general de cualquier televisión. La sensibilidad ha cambiado… pero siguen existiendo sentimientos.

Recientemente la audiencia provincial de Madrid ha rechazado un recurso contra una sentencia que absolvía al músico Javier Krahe de un delito contra los sentimientos religiosos, por haber cocinado un crucifijo en un programa de televisión. El juzgado estimó que Krahe “no tuvo intención de menoscabar, humillar o herir los sentimientos religiosos”.

El caso de Krahe entra en la misma órbita que los citados de “Martes y 13” o Loquillo, así como de la mayoría de los chistes que se cuentan privadamente sobre judíos y el Holocausto. No existe mala intención en la inmensa mayoría de las personas que los transmiten, pero no cabe duda de que existen motivos más que sobrados para no compartirlos, y menos en público.

La libertad religiosa debe convivir con otras libertades, entre ellas la de expresión. Las fronteras entre una y otra se encuentran difuminadas. Tenemos otro ejemplo reciente: ¿Debieron los falleros destrozar los ninots que tanto ofendieron a una confesión hindú minoritaria en nuestro país?

No trato de resolver polémicas complejas, sino de exponer un hecho a mi juicio evidente: cuando Krahe cocina un crucifijo y un canal de televisión emite “su broma”, inmediatamente otorga licencia para que otros perpetren afrentas equivalentes contra realidades que otros muchos, incluso el mismo Krahe, consideran “sagradas” a su manera.

Hoy el cristo, mañana los “maricones” y pasado los judíos o las mujeres maltratadas. Me pregunto: ¿acaso es menos libre quien sabe criticar estos temas puntillosos con más sutileza, que no significa menos contundencia?

Les dejo con un video satírico de Les Luthiers, sobre el líder de una secta religiosa, Warren Sánchez. No creo que existan muchas mejores críticas al sectarismo religioso. Tal vez ayuda a reflexionar sobre el tema. Con humor del bueno.

Les Luthiers: “salmos sectarios”

Seguir a @martinalgarra

Otros artículos del blog treintaymuchos

Me importa un pimiento la marca España; prefiero la Justicia

Si Emilia va a la cárcel, ¿dónde van a esconder a los Bárcenas, Mulas o Urdangarín?

Por qué la infanta Cristina no puede llevar una vida normal, por mucho que lo desee

Por qué pide perdón el Rey: motivos ocultos tras las disculpas

Doce puñaladas tras la historia digna de un parado

Colección de frases chorras que dicen nuestros políticos al hablar de corrupción

Lista exhaustiva de políticos que han ido a la cárcel por mangar nuestro dinero

Pues a mí no me serena el ánimo su dimisión, señor exvicealcalde de Madrid

Método Santiago Cervera: cinco cómodos pasos para dimitir “por ser una víctima”

Toni Cantó y Fernández Díaz: verdades morales absolutas (y paradojas puñeteras)

El chollo de la banca: despedir a los empleados y que lo paguen los clientes

Diez frases con acento finés que podrían inspirar una reforma educativa 

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/treintaymuchos/2013/04/08/crucifijos-y-maricones-chistes-de-judios-y-de-mujeres-maltratadas/trackback/

14 Comentarios

Deja tu comentario

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

No es lo mismo atacar a los homosexuales que atacar la religión. En el primer caso estamos hablando de personas, individuos concretos que tienen derecho a ser respetados. En el segundo, estamos hablando de ideas, conceptos, creencias. Toda persona merece respeto, no así toda creencia ni idea.

Cuando una idea es estúpida, absurda o simplemente fuera de lugar, el interlocutor no tiene por qué aceptarla sólo porque el que la defiende tenga libertad para opinar cualquier cosa. La religión o el cristo de Krahe merece el mismo respeto que el vudú y la Tetera de Russell.

¿Imaginas que una persona fuera condenada por decir que la creencia en el monstruo del lago Ness es estúpida solo porque los escoceses se ‘ofenden’? Cualquiera podría denunciar a otro por ofensas de ese estilo. Todo valdría, no habría límite para las estupideces (sic) por las que la gente se siente ofendida.

Si empezamos a denunciarnos mutuamente por las ‘ofensas a los sentimientos’ la libertad de expresión simplemente se vería mermada. Esperemos que eso nunca ocurra.

Creo que los cristianos también son personas. Estamos hablando de personas-homosexuales, personas-cristianas, personas-maltratadas… siempre hablamos de personas. Por cierto, Cristo es también una persona.

Exacto, por eso todas y cada una de las personas merecen respeto. Una afirmación como: “los cristianos son unos intolerantes” ataca directamente a las personas, al colectivo. Pero decir: “la religión cristiana es intolerante” no ataca a los cristianos, sino a sus creencias. En el segundo caso, no hay razón alguna para coartar esa opinión porque las ideas no tienen sentimientos, y si alguna persona se siente ofendida de que su idea sea atacada, es su problema.

Una persona debe tener el mismo derecho a atacar las ideas genocidas de un dictador que las ideas religiosas. Son solo eso, ideas y creencias.

Que una persona tenga que ir a un juicio por cocinar un Cristo me parece propio de un país que todavía necesita desarrollarse mucho en cuanto a la libertad de expresión. El referente en este caso sería Francia.

Por cierto, Cristo es un ‘personaje’ cuya existencia no se ha podido probar y por lo tanto, lo meto dentro de la categoría de ‘creencia’, ergo, insultar, criticar o cocinar a Cristo, entra dentro de la libertad de expresión y de ninguna manera debería ser condenable, ni jurídica ni moralmente.

Si de verdad crees que la existencia de Cristo es dudosa, no merece la pena que sigamos hablando sobre esto. No hay un historiador mínimamente serio que se atreva a dudar de eso. Es tan absurdo como dudar de la existencia de Virgilio o Cicerón.

Que Cristo existió, pase y ahí están los datos. Pero ya que mentas a Virgilio y Cicerón, vamos a algo mas científico ¿resucita al tercer día? ¿asciende a los cielos?, ¿les pone una lengua de fuego encima de los apóstoles el día de Pentecostés?

Tampoco creo que la Virgen María fuera Virgen y por supuesto el tema de los milagros “creíbles” 100%. Si existió, lo tengo claro, ademas fue un revolucionario (no como ahora toda su descendencia y su dudosa solidaridad).

Es muy fácil hacer un articulo inflamable como este tratando estos temas, y si, los homosexuales son personas, que ven mermada su libertad por la propia iglesia, ¿que pasa que la iglesia tiene mas libertades que la comunidad gay?

Lo único que le decía al compañero comentarista es que la historicidad de Jesús está ampliamente probada. Por lo demás, el tema del artículo no es lo que tú mencionas, sino la libertad de expresión y sus límites. Sugiero que nos centremos en el tema.

Totalmente de acuerdo con el artículo. Creo que la libertad de expresión y la tolerancia nos atañe a todos. No me parece justo ni igualitario que unos exijan a otros lo que no se exijen a sí mismos. Tengo la impresión de que en este país siempre se ha tendido a los extremos y a veces las antiguas víctimas se convierten en los nuevos verdugos.

Creo que el humor y la música deben de estar lejos de cualquier censura. Es humor y cada uno se ríe de lo que quiera, restando dramatismo al puto día a día.

Si algo hace reír, es bueno. Me he reído toda mi vida con Martes y 13, me gustan Loquillo y Krahe y no me siento culpable.

De todas formas, esta sociedad tiene un reflujo lamentable de victimismo, al margen de todo lo que pueda ocurrir de forma particular a cada uno.

Está usted comparando cosas que no tienen la misma entidad.
Por un lado la homosexualidad, que es un HECHO. La homosexualidad se da en multitud de especies animales, entre ellas la nuestra. Es una característica biológica.

Por otro lado creencias y supersticiones absurdas y ridículas (un carpintero zombie, los mitos sanguinarios y misóginos de una horda de cabreros de la edad del bronce)

Y pone usted ambas cosas en pie de igualdad. No mezcle ciencia y supercherías, es como si un adulto tratase de mantener una conversación con una lavadora en el ciclo de centrifugado. Hace ruido, pero no piensa.

En cuanto al tema de las mujeres maltratadas, tres cuartos de lo mismo. Las mujeres no son inferiores a los hombres. Golpearlas, oprimirlas y vejarlas es cobarde e injusto. Reírse de este tremendo problema es una falta de sensibilidad, cuando en el mundo miles de niñas y mujeres son traficadas, violadas, vendidas, golpeadas y asesinadas por los hombres, meramente por el hecho de ser más débiles.
Por supuesto puede usted reírse de ello. Esas risas son la medida de sus valores morales.

Faltó la de Quince Años del Dúo Dinámico, ¿quién publicaría hoy algo así?

Respecto del ampuloso mensaje de ga, no puedo estar más en desacuerdo. Reducir las religiones y su espiritualidad a creencias y supercherías, es como poco, superficial. Además es verdad que la existencia de un Dos, lo sobrenatural, no está comprobada, pero la realidad es que hay mucha gente creyente y libre, y eso también es un HECHO. No peques de lo que criticas. Por cierto, soy ateo.

Muy bien.

yo diria mas , han desaparecido las crueles corridas y espectáculos populares taurinos?De arte al maltrato en solo 20 minutos.Es asquerosos como diria la Cantudo.

Deja tu comentario

Biografía

Juan Bosco Martín Algarra

Lleva más de 20 años interesado por lo que ocurre a su alrededor y sólo unos pocos menos tratando de contarlo en prensa, televisión, radio e internet. Es curioso por naturaleza. Quizá por eso estudió periodismo. Y quizá por eso, cuando acabó la carrera, se marchó de España para vivir en un sitio "distinto e interesante". Recaló en El Salvador (Centroamérica) durante cinco intensos años. Asegura que fue lo mejor que le pudo pasar recién cumplidos los 22, aunque también confiesa que le tiemblan las piernas al recordar el huracán Mitch o el terremoto de 2001.

Luego decidió formarse para dirigir grupos de trabajo. Hizo un máster. Está convencido de que en nuestro negocio importan, sobre todo, "las ideas y los equipos humanos que las llevan a cabo".

En El Salvador se especializó en temas politicos y sociales: reportero, redactor jefe de un suplemento dominical y luego adjunto a la dirección del periódico. En España, trabajó para el Grupo Recoletos dirigiendo un diario deportivo en Sevilla; pasó por La Gaceta de los Negocios, subdirector primero y director después, hasta su integración en el grupo Intereconomía.

Un año de aventura radiofónica, al lado de María José Bosh, le permitió conocer el lado más humano del periodismo. Sigue cerca del micrófono en dos tertulias de la Cadena Cope.

"No sé si el periodismo es el oficio más bonito del mundo", dice, "pero yo no concibo que otro me haga disfrutar más". Está casado y tiene cuatro hijos (dobles parejas): "Ya he dicho que me encantan los equipos, sobre todo si los dirige mi mujer".

Desde finales de noviembre de 2011, es subdirector de lainformacion.com.

 

abril 2013
L M X J V S D
« mar   may »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Secciones

Sobre nosotros

Siguenos también en: Facebook Twitter Flickr Google News YouTube