Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Por qué la PAH debería darle un premio a Carlos Iturgáiz

7 junio, 2013 - 18:50 - Autor:

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca no es un partido político ni se juega su futuro en el Congreso. La PAH es un grupo de presión que lucha por cosas muy concretas y conocidas por todos. Así de sencillo.

Muy fácil de entender, sí, pero ni el PP ni el Gobierno se ha enterado de esa obviedad, que no es propia exclusivamente de la PAH, sino también del movimiento gay, de los ecologistas, de los moteros, de las asociaciones contrarias al aborto o a la pena de muerte, de las distintas iglesias, etc, etc, etc. De lo que conocemos, en suma, por “sociedad civil”, formada por gente de lo más variopinta: de izquierdas y derechas, de arriba y abajo, de rojos y azules.

Podrás estar de acuerdo con los objetivos de cada colectivo o no, con sus métodos o no, con sus integrantes o no, pero ni la PAH ni cualquier otro grupo de presión va a desaparecer por el mero hecho de que los políticos así lo deseen y la descalifique. Más bien puede suceder lo contrario: cuanto más la hostiguen desde los círculos de poder, más se crecerá. Así funcionan los movimientos sociales.

La demostración más reciente de la veracidad de mis palabras podemos encontrarla en las lamentables declaraciones del eurodiputado popular Carlos Iturgáiz. Ha censurado la concesión de un premio europeo a la PAH comparando a la plataforma con las organizaciones proetarras, y equiparando los líderes de ambos. Dislate, por cierto, en el cual ha reincidido ya varias veces.

En el terreno de la dialéctica partidista, esas palabras causarían cierto desgaste al adversario. Pero la PAH, como ya he explicado, juega a otra clase de política, la política de la participación ciudadana y la opinión pública, entendiendo como tal aquella que se vive en las calles o en las casas, no en las redacciones de los grandes medios. Y en este terreno, la PAH no sólo se la tiene ganada por goleada al Partido Popular, sino que las palabras de Iturgáiz describen un cuadro de impotencia gubernamental en toda regla.

Es más, quiero exponer las razones en virtud de las cuales la PAH tiene mucho que agradecer al eurodiputado que más ha trabajado desde Europa por su fortalecimiento:

1. Ningún político en su sano juicio, salvo Iturgáiz y algunos compañeros de su partido se atreve a comparar a la PAH con ETA y a Ada Colau con Otegi. Resulta tan desproporcionado que hasta muchos simpatizantes del PP evitan criticar en público a la PAH para no ser identificados con opiniones tan absurdas como las de Iturgáiz. Y lo peor de todo: es Iturgáiz, precisamente alguien que ha padecido el acoso etarra como él, quien utilice de manera tan irresponsable argumentos tan superficiales.

2. No se puede despreciar la protesta social, y menos en momentos como estos. La gente no se manifiesta por gusto. La gente protesta porque se queda sin trabajo, sin paga extra de Navidad o, en el peor de los casos, sin casa. La contundencia de la ley no exime de la compasión hacia quien sufre sus efectos. Y mucho más cuando se trata de aplicar leyes o normativas que apestan a injusticia, a abuso y que incluso han sido deslegitimadas por tribunales internacionales.

3. Por mucho que molesten los escraches y por mucho que, según qué casos, puedan constituir acciones reprobables, sus organizadores actúan a cara descubierta. Se exponen a ser detenidos, si se sobrepasan. Y a veces, como le ocurrió a Verstrynge, ni siquiera cuando llegan a ese punto. El acoso a los domicilios particulares de los políticos, hasta los peores sucedidos en España, ha estado tan lejos del terrorismo como lo está el insulto o la bofetada del asesinato. A nadie se le ocurre igualar una cosa con otra a menos que desee frivolizar con ambas. Y por cierto: la PAH no ha sido la única organización que ha llevado a cabo escraches.

4. Con mayor o menor fortuna, la PAH persigue un objetivo noble: que nadie que haya sufrido un contratiempo a consecuencia de la crisis tenga que perder su vivienda. Ada Colau o la PAH pueden suscitar rechazo, pero sus intenciones últimas no. A la hora de criticar, Iturgáiz debería salvar al menos las intenciones de sus adversarios. Si actuásemos como él, los ciudadanos podríamos también hartarnos a descalificar la esponjosa labor de los eurodiputados, amén de su desahogada vida, y a recriminarles su evidente responsabilidad en esta crisis. A Ada Colau la he visto junto al desahuciado, con nombres y apellidos, en el momento en que la policía judicial pretendía colocarlo en la calle. Al menos sólo por ese hecho merece un mínimo de consideración y respeto. Al igual que usted por su lucha contra el terrorismo en el País Vasco.

5. Posicionarse contra ideas mayoritariamente aceptadas en la sociedad puede constituir un gesto de valentía, de temeridad o de estulticia según qué casos. Es decir, según el bien que representa dicha idea. ETA quería convencernos de que era justo matar inocentes por la liberación del pueblo vasco. Hoy agoniza sin haber logrado su objetivo y con el repudio de la inmensa mayoría del mundo civilizado. La PAH ha suscitado incluso el reconocimiento de las instituciones europeas, porque sus ideas sintonizan con decenas de millones de personas en el Viejo Continente. No es necesario convertirse en una de ellas, pero parece poco inteligente erigirse en su antagonista más famoso. Eso fue lo que comenzó a hacer hace unos meses Iturgáiz, y coronó la gesta ayer con sus declaraciones.

Hasta ayer pocos en España conocían de la importancia del Premio Europeo al Ciudadano. Debemos reconocerle ese mérito a Carlos Iturgáiz. Es más: la PAH debería premiarle de alguna forma por ello.

Seguir a @martinalgarra

Otros artículos del blog treintaymuchos

Crucifijos y “maricones”, chistes de judíos y de mujeres maltratadas

Me importa un pimiento la marca España; prefiero la Justicia

Si Emilia va a la cárcel, ¿dónde van a esconder a los Bárcenas, Mulas o Urdangarín?

Doce puñaladas tras la historia digna de un parado

Colección de frases chorras que dicen nuestros políticos al hablar de corrupción

Lista exhaustiva de políticos que han ido a la cárcel por mangar nuestro dinero

Toni Cantó y Fernández Díaz: verdades morales absolutas (y paradojas puñeteras)

El chollo de la banca: despedir a los empleados y que lo paguen los clientes

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/treintaymuchos/2013/06/07/por-que-la-pah-deberia-darle-un-premio-a-carlos-iturgaiz/trackback/

4 Comentarios

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

¡Anímate a ser el primero en dejar un comentario!

Lo sentimos, los comentarios para este post están actualmente cerrados.

Feed RSS

Suscríbete a nuestro RSS

Comentarios recientes

Biografía

Juan Bosco Martín Algarra

Lleva más de 20 años interesado por lo que ocurre a su alrededor y sólo unos pocos menos tratando de contarlo en prensa, televisión, radio e internet. Es curioso por naturaleza. Quizá por eso estudió periodismo. Y quizá por eso, cuando acabó la carrera, se marchó de España para vivir en un sitio "distinto e interesante". Recaló en El Salvador (Centroamérica) durante cinco intensos años. Asegura que fue lo mejor que le pudo pasar recién cumplidos los 22, aunque también confiesa que le tiemblan las piernas al recordar el huracán Mitch o el terremoto de 2001.

Luego decidió formarse para dirigir grupos de trabajo. Hizo un máster. Está convencido de que en nuestro negocio importan, sobre todo, "las ideas y los equipos humanos que las llevan a cabo".

En El Salvador se especializó en temas politicos y sociales: reportero, redactor jefe de un suplemento dominical y luego adjunto a la dirección del periódico. En España, trabajó para el Grupo Recoletos dirigiendo un diario deportivo en Sevilla; pasó por La Gaceta de los Negocios, subdirector primero y director después, hasta su integración en el grupo Intereconomía.

Un año de aventura radiofónica, al lado de María José Bosh, le permitió conocer el lado más humano del periodismo. Sigue cerca del micrófono en dos tertulias de la Cadena Cope.

"No sé si el periodismo es el oficio más bonito del mundo", dice, "pero yo no concibo que otro me haga disfrutar más". Está casado y tiene cuatro hijos (dobles parejas): "Ya he dicho que me encantan los equipos, sobre todo si los dirige mi mujer".

Desde finales de noviembre de 2011, es subdirector de lainformacion.com.

Entradas recientes

junio 2013
L M X J V S D
« May   Jul »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Etiquetas

Archivos