Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Mis más sinceros deseos para Mou

26 Julio 2011 - 18:12 - Autor:

Mourinho ya es mánager deportivo del Real Madrid, su anhelado cargo plenipotenciario, con el que ha dejado cautivo y desarmado al ejército de Florentino. El portugués ha ganado la guerra interna, y ahora solamente le queda doblegar a ese equipo periférico que osa amenazar la hegemonía natural del imperio blanco. No creo que Mou necesite consejos para emprender tan alta misión, pero en cualquier caso no podrá evitar que le mandemos desde aquí unos sinceros deseos.

En una sola temporada, Mourinho se ha adueñado del debate futbolístico en España. Se dice que él juega a eso, a atraer sobre si la atención mediática para que ésta no recaiga sobre los jugadores. Otras versiones menos benevolentes, procedentes del mismo club blanco, apuntan a un personaje no tan calculador y estratega como aparenta, sino mucho más expuesto a su carácter impulsivo y visceral.

El entrenador portugués és una persona de sangre caliente, y por lo tanto no es un gran diseñador de jugadas de ajedrez. Más bien es de los que suele dar un puñetazo al tablero cuando las cosas no le salen a su gusto. Responde a estímulos inmediatos, y tiene serias dificultades para morderse la lengua cuando lo provocan. Por ello desaparece del mapa cuando decide no hablar, porque sabe que si se sienta en la sala de prensa acaba mordiendo el anzuelo de los siempre perversos periodistas.

Mourinho, según coinciden quienes lo conocen, es alguien que sabe moverse muy bien en contextos tensionados. Cuando hay que tomar decisiones al límite, afrontar conflictos, nadar en aguas turbulentas, caminar sobre terrenos pantanosos, Mou se maneja como nadie. Por ello no teme llevar los conflictos hasta el extremo, hasta el borde de la deflagración. Lo sabe Jorge Valdano, que se enfrentó a él y perdió. No contaba el argentino con las sucias artes que es capaz de poner en práctica el portugués.

Ante este panorama, expongamos al entrenador madridista nuestros más sinceros deseos para la próxima temporada:

1- Mourinho debería perseverar en la forma que tiene de preparar -si es que lo hace- sus ruedas de prensa. Se sienta ante los micrófonos, escupe cuatro, cinco o seis titulares fruto de su último hervor de rabia, y luego se pasa el resto de la rueda de prensa intentando suavizar, matizar, rebajar los titulares que ya ha dado. Como sabemos, los periodistas no permitirán que el aburrido matiz ensucie un titular redondo. Mou: esa es precisamente la política de comunicación que necesita el Madrid.

2- El entrenador blanco hace muy bien en centrar su discurso en el FC.Barcelona, porque así ensalza todavía más sus éxitos deportivos ante el mundo. Se ha pasado toda la temporada criticando a Pep Guardiola, a los jugadores, al club, a su sistema de juego, dejando de manifiesto ante el mundo entero sus propias carencias. Ha sido como presenciar en directo la rabia de Salieri contra Mozart. Todo un espectáculo.

3- Es perfecto el criterio que utiliza hasta el momento para fichar jugadores. Mientras sean turcos o portugueses, tienen mucho terreno ganado. Debe incidir más en su lucha incansable durante meses para fichar a un nueve para luego dejarlo sentado en el banquillo a la primera de cambio. Esta forma de jugar al despiste desconcierta a los equipos rivales, que acaban por no saber a qué estás jugando ni a qué quieres jugar. Lástima que el mismo desconcierto acompañe a su propia afición.

4- La mejor forma de ponerse en el bolsillo a los jugadores nacionales del Madrid es filtrando su deseo de quitarle la capitanía a Íker Casillas y dársela a Cristiano Ronaldo, saltándose de paso a Sergio Ramos y a Xabi Alonso. Siempre que puedas cabrear jugadores de tres en tres, ¿por qué hacerlo solamente de uno en uno?

5- En sus relaciones con el presidente Florentino, es muy conveniente que Mou siga utilizando el chantaje para conseguir sus objetivos, como hizo cuando quiso deshacerse de Valdano amenazando con aceptar el pre contrato que había firmado con el Chelsea. Es la mejor forma de cimentar unas relaciones institucionales sólidas y basadas en la confianza mútua entre entrenador (ahora mánager) y presidente.

6- Siempre que pierdas, échale la culpa a un tercero. Esta máxima, que ha seguido a pies juntillas, le ha dado grandes réditos frente a la masa social blanca, que le sigue como un solo hombre. Ante los periodistas críticos con él y con Florentino, es bueno que la Central Lechera siga ejercjiendo su poder de presión para taparles la boca o intentar mandarlos a la calle.

7- Cuando la cosa se pone fea de verdad y con el equipo más caro de la historia has ganado solamente una Copa del Rey, quítate de en medio y provoca un vacío comunicativo, hablando solamente a través de terceros. Es la mejor forma de proteger a la entidad que te ha contratado y de dar la cara frente a los socios de tu equipo, los que te han respaldado durante toda la temporada.

8- Continúa variando tu sistema de juego cada vez que te plantes frente a un rival al que reconoces como superior. Adapta tu forma de juego al adversario para que así nadie, ni propios ni extraños, sepan nunca cuál es tu auténtica personalidad futbolística.

9- Cada vez que te enfrentes a tu máximo rival juega a destruir su sistema, a la contra, como lo haría un equipo de la Liga Adelante –no todos, igual hay alguno en segunda que intentaría construir algo-. Así quedará bien claro ante la opinión pública cual es el equipo grande y cual el pequeño.

10- Y finalmente, y por encima de todo, quédate muchos años más en el Madrid. Contigo aprendemos de fútbol –lo que no hay que hacer- y los éxitos del rival lucen más.

El 9, piedra filosofal de Pep

22 Julio 2011 - 19:06 - Autor:

20110722-211134.jpg
El club de fútbol que puede presumir de tener un sistema a la vez económicamente más
sostenible y futbolísticamente más rentable tiene que pagar tributo también, ocasionalmente, al Dios mercado. El último ha sido el sacrificio de Bojan.

Y no ha sido el único en los últimos meses. Desde que Sandro Rosell aterrizó en Can Barça, el club ha realizado otros dos sacrificios sin precedentes históricos: ceder la camiseta a una Fundación de un país que no es una democracia homologable con la nuestra y empezar a cerrar secciones deficitarias. Decisiones que la nueva junta puede tomar al amparo de los buenos resultados deportivos pero que no por ello dejan de ser desagradables y, en algún caso, incluso antinatura.

En lo económico, la operación Bojan no está nada mal armada: según lainformación.com, el Barça recibe 12 millones ahora, tiene opción de recompra por 13 millones durante los próximos dos años, y la Roma, en caso de querer bloquear la recompra, debería desembolsar 28 millones al club catalán. Parece una estrategia a gusto de todos, puesto que Guardiola cree que el jugador necesita minutos pero él no se los puede dar, el club se quita un problema de encima y recibe dinero a cambio, y Luís Enrique obtiene a buen precio un refuerzo que le ha dado grandes alegrías en el Barça B. En lo económico, todos contentos.

Pero como suele ocurrir en el fútbol, aunque algunos no lo tengan muy claro, no todo se reduce al aspecto crematístico. Después de un fulgurante inicio en el que consiguió apagar la estrella de Ibrahmovic, el ‘noi de Linyola’ entró en barrena como un cohete de feria remojado. Desde entonces, el barcelonismo ha esperado pacientemente su resurgimiento, que el chaval demostrase por fin de lo que es capaz. Pero el tarro de las esencias ha permanecido hermético. Y él ha imprimido demasiado a menudo el rictus de la impotencia a sus rasgos de buen chaval.

Bojan es uno de esos jugadores que provocan división de opiniones en la grada, pero al que se le critica con silenciador porque es de la casa. En cambio, Guardiola no tiene tantos miramientos. Hay algo en determinadas personas que no gusta a Pep, y por deducción entendemos que tiene que ver con la falta de lealtad en su relación personal con el entrenador. Es el mismo eslabón de la cadena que se rompió con otros dos delanteros: Eto’o y Ibrahimovic. Curiosa coincidencia.

Alguno podrá decir que esto se parece mucho a una tiranía, a un emirato como el que se publicita en la camiseta. No lo parece, lo es. Como lo es cualquier empresa donde hay un responsable al que se le exigen resultados y al que se pone a su disposición un presupuesto para que lo gestione de la manera más provechosa. Democracia, la justa.

La salida de Bojan nos da pena. Pero sabemos que puede volver en dos años y, mientras tanto, Pep sigue al mando, demostrando quien toma las decisiones, que es lo que importa en el largo plazo. El entrenador, además, le abre la puerta a un hombre que dará al número 9 un nuevo impulso. Esperemos que sea el definitivo.

Las 10 cosas a mantener en el Barça la temporada que viene

15 Julio 2011 - 11:19 - Autor:

El Barça no lo ha hecho todo bien durante esta temporada, pero a nuestro entender ha acertado en diez puntos clave que mucho tienen que ver con el palmarés conseguido y la forma de conseguirlo.

Perder la Copa del Rey contra el Real Madrid, lejos de resultar una amenaza para la moral del equipo y del seguidor blaugrana de cara a la eliminatoria de Champions, fue un refuerzo anímico e ideológico para afrontar el siguiente compromiso con más autoconfianza y menos relajación. Esto demuestra hasta qué punto ha cambiado la historia del Barça, que ha aparcado viejas inseguridades.

¿Cuáles son las diez cosas que se están haciendo bien en Can Barça para conseguir este cambio tan drástico en la mentalidad colectiva del barcelonismo?

1- La robustez del liderazgo del Barça, que no se ha tambaleado a pesar de la presión deportiva y mediática del máximo rival, ni se ha debilitado después del empacho de títulos de las dos últimas temporadas.
2- La coherencia del equipo con sus principios futbolísticos, que se han mantenido inquebrantables desde el primer día que Guardiola se sentó en el banquillo hasta el último partido de la temporada.
3- El tono mesurado del entrenador y de todos los jugadores en sus declaraciones públicas a lo largo de nueve meses. Incluso el puñetazo encima de la mesa de Guardiola en la rueda de prensa de Madrid fue calculado, moderado y necesario.
4- La buena forma física del equipo, que ha resistido de forma continuada dos temporadas durísimas con un Mundial enmedio. Nadie daba un duro por los internacionales del Barça en el último tramo de la competición liguera, y en la final de la Champions, en cambio,estaban todos a disposición de Pep.
5- El equilibrio entre la escuela de fútbol de la cantera y el primer equipo, con un cuerpo técnico atento a los nuevos valores y con voluntad de abrirles un hueco en Primera División.
6- La respuesta firme pero serena de la sociedad civil catalana a las cacicadas de la central lechera, el florentinato, y las presiones del Real Madrid imperial a todos los estamentos oficiales del fútbol.
7- La comunión entre público, cuerpo técnico, equipo y directiva. A pesar de discrepancias tácticas puntuales, la estrategia está consensuada y todo el mundo rema en el mismo sentido por primera vez en la historia de este club. Esto se nota en los resultados.
8- La transición desde la era Laporta a la era Rosell se ha realizado de forma más progresiva de lo que anunciaban los primeros movimientos y declaraciones de la nueva directiva.
9- La austeridad económica del Club en su política de fichajes, en línea con el momento actual de recortes y ajustes presupuestarios en todos los ámbitos.
10- El liderazgo solidario de Messi sobre el terreno de juego. Nadie lo discute, todos juegan para potenciarlo y él revierte su talento en el equipo. se ha instaurado una perfecta simbiosis entre el genio individual y la labor de conjunto.
Son muchos los factores que se han concitado en este momento histórico tan favorable al FC. Barcelona. No son factores aleatorios ni producto de la casualidad. Desde distintos estamentos del club se ha trabajado para conseguirlo, y ahora deberán trabajar más para mantenerlos.

Las voces de Mourinho

6 Julio 2011 - 18:55 - Autor:

Mourinho ha pasado de la locuacidad exacerbada a la discreción más estricta. Sabíamos que no es persona amante de la moderación y de las actitudes matizadas, pero nunca dejará de sorprendernos ese comportamiento tipo botafumeiro, que oscila desde el ábside hasta el rosetón de la fachada de forma incansable y con gran resolución.

Ahora Mourinho no quiere hablar, vayan Ustedes a saber por qué, y va dejando tras de si una estela de portavoces. El primero fue el señor Eladio Paramés, al que utilizó justamente para decir que si no hablaba no era por prudencia –como apuntó Jorge Valdano- sino porque no le daba la real gana. Luego, de Paramés, nunca más se supo.

El segundo portavoz fue Florentino, autor del comunicado del Real Madrid posterior al ultimátum de Sandro Rosell. El presidente del Barça vino a decir “si no paras de molestarme voy a enfadarme mucho, pero mucho” y el del Madrid le respondió “no sé qué lecciones me quieres dar si yo soy más bueno, solidario y antiracista que tú”. Un debate de un nivel tan elevado que a duras penas podría ser abordado en Punto Pelota.

Y el tercer portavoz de Mourinho ha sido Íker Casillas, quien ha tenido mucho interés en explicar que ha hablado con su entrenador y éste le ha desmentido su intención de quitarle el brazalete de capitán para dárselo a Cristiano Ronaldo.

Vayamos por partes, que la cosa tiene miga. Hasta el más torpe de los entrenadores se daría cuenta que desposeer a Casillas de la capitanía sin que haya ocurrido ningún hecho objetivo que así lo aconseje sería un enorme error. Primero, por la desestabilización en el vestuario que provocaría castigar de forma tan inopinada a un personaje a quien todo el mundo reconoce –salvo sirocos ocasionales- un gran sentido común y capacidad de liderazgo. Lo demuestra también en la selección. Y segundo, porque justamente ese es el carácter que debe de tener un capitán: firme pero dialogante. Resuelto, pero educado.

Justo al revés de lo que como es Cristiano Ronaldo. Darle el brazalete de capitán a él, como se ha publicado que pretendía Mourinho, sería como poner un mono a los mandos de un Boeing 727. Un espectáculo digno de ver pero con resultado incierto para los intereses del Madrid. Por nosotros, que no se corte el portugués, que con estas ideas de bombero promete imprimir a la temporada un plus de vistosidad.

Mourinho será un gran entrenador que sabe quitarles presión a sus jugadores. Pero en este caso, y en muchos otros, no está demostrando ni una cosa ni la otra.

No está hecho Messi para los ojos del mediocre

3 Julio 2011 - 11:55 - Autor:

Incidir en que Messi sin el Barça no es el mismo, en que no juega con la misma soltura con su selección, y que no ha conseguido brillar cuando no viste de azulgrana son ganas de sumarse porque sí al río de las críticas sin fundamento. El que quiera participar del linchamiento público al astro argentino, a pesar de haber sido declarado mejor jugador del partido contra Bolivia, es que no necesita argumentos sólidos para intentar menoscabarle y erosionarle.

Lo apuntó Alves ayer: Messi no tiene en la selección argentina el medio campo y la delantera del Barça. Tampoco está Guardiola ni el sistema de juego que lleva practicando su equipo desde hace unos cuantos años. La selección albiceleste ha pasado de la azarosa batuta de Maradona a la de Sergio Batista, que como primera declaración de intenciones manifestó en rueda de prensa que él no quiere -¿no puede?- jugar como el Barça. Eso sí que es lanzar una propuesta de juego en positivo.

Mascherano, Banega y Cambiasso no son, evidentemente, centrocampistas del mismo perfil que Busquets, Xavi e Iniesta. Y el Kun y Di María no son Pedro y David Villa, jugadores para los que es tan importante dar un pase de gol como marcarlo ellos mismos. No hace falta extenderse para poner en evidencia que Argentina no juega como el Barça porque es un equipo en proceso de construcción, que lucha por rehacer su imagen después del naufragio de Sudáfrica. Y el Barça tiene un modelo consolidado y contrastado.

Lo que le pasa a Messi es lo mismo que les ha pasado a muchos otros cracks que, transplantados a otros entornos –su selección u otros clubes-, dejan de rendir al mismo nivel. El fútbol, aunque sea una obviedad decirlo, es un juego para once hombres, y de ese ecosistema es del que debe surgir el genio individual. Si no hay un caldo de cultivo propicio, el arte se esfuma.

Es exactamente lo que le sucedió a otro argentino, Alfredo Di Stefano. La ‘saeta rubia’ era un jugador de equipo, que necesitaba un cierto orden a su alrededor para poder desplegar sus cualidades sobre el terreno de juego. En plena gloria de sus primeros años en el Madrid, del 54 al 60, Di Stefano no consiguió lucir ni un solo día con su selección de origen, la argentina, ni con la de adopción, la española. Y eso que la delantera de aquél combinado daba escalofríos: Miguel-Kubala-Di Stefano-Suárez-Gento. España ni se clasificó para los mundiales del 54 y el 58, y Di Stefano se quedó sin jugar una sola copa del Mundo. Y nadie dudó de su extraordinaria calidad.

Por cierto, respecto del fichaje de individualidades y del valor de la cantera y del juego de equipo, Di Stefano dice textualmente en su autobiografía: “cuando el semillero es bueno, puedes hacer equipo y es lo mejor. Luego, lo que te falta, lo apuntalas si acaso con algún fichaje bueno y escogido, pero sólo lo que te hace falta. Fichar por fichar no hace un equipo, mueve dinero, pero eso no hace un equipo”. Justamente al revés de la política deportiva que sigue ahora el club del que es presidente de honor. Paradojas del destino.

Responsabilizar a Messi de que su selección no esté brillando es una aberración más de las que pueblan el frondoso bosque de sinsentido que es el fútbol. Los que quieran tapar las responsabilidades colectivas de la albiceleste y los que quieran desde España poner en duda la genialidad del argentino encontrarán ahí gasolina para avivar el fuego de su envidia o de su rabia. Pero Messi puede estar tranquilo. Hay un grupo humano en el que encaja, que él entiende y le entiende a él, y con ellos está llamado a realizar muchas más gestas deportivas.

Mediocres del mundo, rendíos ante el rey Messi.

En twitter: @carlestorras