Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El mundo se acaba

27 enero 2012 - 17:48 - Autor:

Esta vez, sí. Esta vez me parece que tienen razón los agoreros que pronostican el fin de la civilización occidental el próximo 12 de diciembre, el fatídico 12/12/12. Si no fuese así, no me explico entonces la proliferación de señales inequívocamente apocalípticas que nos asaltan.

No está uno muy avezado en la interpretación de mensajes del destino, y mucho menos de los que nos anuncian hecatombes planetarias. Pero fíjémonos en lo que nos cae más cerca, el mundo del fútbol. ¿Qué me dicen ustedes de la profunda confusión en la que nos sumerge la pérdida del significado tradicional de los conceptos de victoria y derrota? ¿Cómo interpretan ustedes que un equipo eliminado de una competición de copa a doble partido se considere triunfador, y en cambio el que se clasifica parece que sea causa de vergüenza, escarnio y denuncia?

¿No es una incoherencia cósmica que un equipo que ha ganado más que nadie en el siglo XX proclamando a los cuatro vientos su señorío y grandeza, acuse a los que más ganan en el siglo XXI de corrupción, malas artes y profanación de los sagrados principios del fair play? Prescindiendo ahora de si las victorias se producen en regímenes democráticos o en dictaduras militares, ¿lo que fue bueno para unos ya no lo es para otros?

Y para crear más tiniebla donde antes había luz, ¿no es tremendamente desconcertante que trofeos que antes eran considerados de gran valor mundial, como la Copa del Rey, en estos momentos ya se vean como simples cachivaches mundanos de los que uno se debe desembarazar para caminar con más desahogo en la triunfal búsqueda del nuevo Santo Grial, la Liga? ¿Cómo la humanidad va a caminar con rumbo seguro si a cada cuarto de hora le cambiamos sus fines?

También en épocas de confusión el valor del verbo se distorsiona. “No saben perder” se puede transformar a voluntad de quien lo oye en un insulto mucho peor que la agresión física, el improperio, la acusación falaz, el falso testimonio o la insidia maliciosa. El baremo regulador de la gravedad del ataque se desajusta y pierde su cometido. Ya todo vale, ya todo está permitido.

Por cierto: evitaré por hoy entrar en consideraciones de mi profesión, el periodismo, que hace ya muchos años que da señales de apocalipsis inmediata. Solamente un apunte: si alguien encuentra el código deontológico en alguna cloaca cercana a la sede de El Mundo, que lo lleve inmediatamente a un centro asistencial donde pueda recuperar las funciones vitales. ¿Está permitido ahora abrir portadas con imágenes no emitidas robadas a una cadena de televisión?

Pero lo que más preocupa es ver el resquebrajamiento de los bastiones sobre los que reposaba la civilización occidental. La justicia, sin ir más lejos. Venerables ancianos a los que se supondría depositarios de una sabiduría atávica exigen la amputación de miembros -tres dedos, en concreto- para seguir ejerciendo su sagrada misión. De aquí a recuperar los sacrificios rituales o incluso la inmolación de seres vivos hay solamente un paso.

Y por si fuera poco el descoyunte general, también asistimos ahora al estrepitoso desplome de los antiguos líderes. Semidioses que antiguamente protagonizaron campañas victoriosas en todos los campos de batalla aparecen ahora en chándal ribeteado de oro en un aparcamiento, esperando para insultar a un pobre mortal.

El panorama está fatal. ¡Y el apocalipsis a sólo cinco puntos!

En twitter: @carlestorras

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/vivir-en-campo-contrario/2012/01/27/el-mundo-se-acaba/trackback/

25 Comentarios

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

¡Anímate a ser el primero en dejar un comentario!

Lo sentimos, los comentarios para este post están actualmente cerrados.

Feed RSS

Suscríbete a nuestro RSS

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

enero 2012
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Etiquetas

Ahora deporte en TV