Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Pitar o no pitar, esa es la cuestión

22 Mayo 2012 - 9:25 - Autor:

Interpretar las causas de una pitada a la marcha real española es un ejercicio un tanto osado. Algunos lo ven como un simple acto antiespañol, una falta de educación masiva o una tropelía de un atajo de radicales. Y otros prefieren contemplarlo como una acción reivindicativa, de reafirmación nacional simbólica o de protesta expresada por cauces pacíficos.

Si vemos la cuestión de forma desapasionada, no es lo mismo silbar a un himno que llevar a cabo un acto violento, como quemar banderas o lanzar objetos contra algo o alguien en una manifestación. Una pitada se puede considerar un acto cívico, por cuanto que expresa un malestar a través de una acción colectiva inocua de resistencia pasiva y pacífica.

Hay que entender también que mucha gente se ofenda, porque se toma la pitada como un insulto o una falta de consideración. Y habrá que explicar, a la vez, que muchos seguidores catalanes y vascos consideran que no tienen por qué escuchar en un partido de fútbol un himno que no sienten como propio, y que además de ajeno les es impuesto por decreto.

Entiendo las dos posturas. La de los españoles de buena fe que no digieran bien una pitada de 60 mil personas –de nacionalidad española- a su propio himno. Y también la de catalanes y vascos que rechazan un himno y una simbología heredada directamente del franquismo y que sigue representando una losa a sus aspiraciones de emancipación nacional.

Lo que no entiendo tanto es la prensa llamada nacional que, ante una pitada que todavía no se ha producido y ante una convocatoria política protagonizada por parlamentarios electos se escandaliza ante un “intolerable acto de sabotaje” (pedir un “acto de afirmación” no es pedir que se pite al himno). Ni tampoco entiendo que Esperanza Aguirre, ante una demostración de este tipo, proponga la suspensión del partido y que se juegue otro día a puerta cerrada. Justo lo que necesitamos ahora en España: la regresión a la carcundia carpetovetónica recalcitrante.

Como dice una gran mayoría, comparto la idea de que la política no debería de mezclarse con el deporte. Y también de que la paz debería reinar en el mundo y que ningún niño debería pasar hambre. Estoy dispuesto a esforzarme en la medida de mis posibilidades para contribuir en estos nobles empeños. Pero la realidad es que deporte y política han ido siempre de la mano: desde los incios han existido las selecciones nacionales, que son un claro instrumento de cohesión territorial. Por eso todas las naciones quieren una. Y los mundiales son el más grande escaparate de exaltación de los nacionalismos patrios.

El problema viene cuando una cantidad suficiente de aficionados en un territorio determinado no se sienten representados por la camiseta de su selección, y quieren tener la suya propia. Y el problema se agranda cuando desean pedirlo por la vía democrática y se les niega incluso el derecho a hacerlo.

Atacar un símbolo es peligroso e injusto aunque se haga de forma pacífica, porque en un himno o una bandera se engloban muchos sentimientos y sensibilidades diferentes. Pero negar un derecho democrático a todo un pueblo es un acto desproporcionado que se acaba volviendo contra quien lo practica.

Yo iré al Calderón y no silbaré cuando suene el himno por respeto a todos los españoles tolerantes y abiertos en la cuestión nacional. Pero que conste que, en mi opinión, ni debería sonar la marcha real, ni la copa debería llamarse del Rey, ni deberían entrar nunca ni el Príncipe ni ningún político a los palcos de los estadios . Y también pienso que habría que atender a las votaciones de los parlamentos vasco y catalán en demanda de selecciones propias. Aquí o nos despolitizamos todos o pinchamos el balón.

TrackBack

URL del Trackback para esta entrada:
http://blogs.lainformacion.com/vivir-en-campo-contrario/2012/05/22/pitar-o-no-pitar-esa-es-la-cuestion/trackback/

111 Comentarios

Puede seguir esta conversación suscribiéndose a la fuente de los comentarios de esta entrada.

Cannabis Beauty Salve–wonderful on your skin

cartierlovejesduas He’s too skinny and getting thinner. Smokes + light beer + tons of stress = skinny Obama.
love bracciali cartier falso http://www.migliorecollana.net/

cari jodoh online

Lo sentimos, los comentarios para este post están actualmente cerrados.

Feed RSS

Suscríbete a nuestro RSS

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Mayo 2012
L M X J V S D
« Abr    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Etiquetas

Ahora deporte en TV