Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Somos y seremos de Guardiola

27 Abril 2012 - 10:48 - Autor:

Como siempre ocurre en este país cainita, cicatero, cortoplacista y mezquino (y ahora me estoy refiriendo tanto a España como a Catalunya) tendremos que esperar a ver su nombre escrito en un libro de historia para darnos cuenta todos de lo que ha aportado Pep Guardiola al mundo del fútbol. Para sus compañeros de profesión ya es una referencia. No habrá escuela de fútbol en el mundo, desde ahora y hasta que la crisis o los Mayas se nos lleven definitivamente por delante, que no dedique al menos un tema entero a estudiar lo que este hombre ha creado.

Pero la cosa va mucho más allá. El tsunami Pep abarca muchos otros ámbitos de la sociedad, se ha convertido dese hace tiempo en un fenómeno global, transversal y transgeneracional. Enamora tanto a las abuelas de Santpedor, vecinas de la señora Dolors -madre de Pep y de las pocas personas, imagino, felices en Catalunya con su marcha- como a los niños que pelotean en el barrio de la Boca, o a las cajeras del Prica de Algeciras.

Para decirlo de forma un poco rimbombante pero nada exagerada: lo mismo que han sido Miró y Dalí en el mundo de la pintura, Tàpies en la escultura, Gaudí en la arquitectura, Casals en el violoncelo, Pla en la literatura y Adrià en la cocina, Guardiola ha sido y seguirá siendo al fútbol. Ha cambiado lo que estaba antes y ha marcado para siempre lo que tenga que venir.

Su pericia como entrenador, su visión de futuro y su apuesta de modernidad han sido compatibles con un estilo sosegado, maduro y respetuoso, algo que parecía casi imposible en el mundo del fútbol. Desde que llegó Pep, parece que el resto de entrenadores -salvo uno- lo han tomado como faro -y así lo han explicitado en más de una ocasión- no únicamente de lo que hay que decir sino también de cómo hay que decirlo.

Solamente en una ocasión abrió la válvula de presión para soltar un chorro de vapor que quemó las pestañas a más de uno. Fue en la rueda de prensa en el Santiago Bernabéu antes del partido de ida de Champions League del año pasado, cuando calificó a Mou de “puto amo” de la sala de prensa -referencia descriptiva, más que ofensiva- y sacó a colación el término de Central Lechera, lo cual ayudó a proyectar hacia el mundo una foto en alta definición de cómo funciona el coro mediático madrileño. Desde este modesto blog, justamente, hemos trabajado para diseccionar, analizar, interpretar y en definitiva denunciar los excesos de la propaganda florentiniana.

Y todo ello, que no es poco, lo ha conseguido Pep manteniendo un pie en Catalunya y el otro en el mundo global, sin radicalismos, complejos extraños, ni elevadas pretensiones universalistas. El discurso de país ha fluido sin estridencias, sin esencialismos. Guardiola, como muchos otros catalanes, se siente capaz de conectar su origen con la vocación universal, compaginar la fidelidad a un pueblo con las ganas de prosperar, de conocer, y de evolucionar. Caminando o corriendo hacia el futuro, pero descalzo, para sentir la tierra bajo los pies.

No se le puede pedir nada más al genio de Santpedor. Hay que dejarle volar ahora. La última vez que salió del club, también un 27 de abril, día de la Marededéu de Montserrat, se fue para enriquecer su acervo personal con un único objetivo: revertirlo otra vez en favor del club que lleva en el corazón. Sé que ahora necesita pasar por el mismo proceso. Tengamos paciencia y esperemos. Volverá para darnos más gloria. Sempre amb tu, Pep.

En twitter: @carlestorras

Sigue siendo el Barça

24 Abril 2012 - 21:27 - Autor:

Acabo de presenciar con incredulidad la eliminación de mi equipo en semifinales de la Champions. De lo que tiene ganas uno en estos momentos es de servirse un whisky de malta doble, Glenrothes a ser posible. Pero mejor voy a aprovechar este luctuoso trance para, con la marcha fúnebre de Mahler de fondo, escribir unas cuantas cosas sobre el discurrir de la presente temporada.

1- El Barça no ha estado tan brillante en los tres últimos partidos (semifinales de Champions y Real Madrid) pero la temporada que ha realizado ha sido espectacular. Nada que decir a su compromiso, talento y calidad. Si no hemos llegado más lejos en Liga y Champions ha sido principalmente por el factor suerte en Europa (cuatro palos en los dos últimos partidos) y por la tremenda efectividad y seriedad defensiva del Real Madrid en Liga.

2- No pienso entrar en el menudeo de los errores del equipo en estos últimos 270 minutos de juego. Sería injusto atribuir la falta de resultados a estos fallos, cuando durante los últimos meses ha habido un montón de aciertos que habría que tomar igualmente en consideración. El balance es muy positivo.

3 – Independientemente del balance final que se pueda hacer de la temporada, a la espera de la final de la Copa del Rey, me siento orgulloso de ser barcelonista, porque comparto los valores de la institución y los principios deportivos que pregona Pep Guardiola con obras, no solamente con palabras. Es coherente hasta el final.

4- El hecho de vivir en Madrid y de convivir con la afición y sobre todo el entorno mediático del Real Madrid me lleva a hacer odiosas comparaciones. A diferencia del Barça, el Madrid es un equipo que vive por y para la victoria, y no entiende otra forma de participar en competiciones que ganándolas. Como he dicho en alguna ocasión, es yonqui de la victoria, y la derrota le provoca síndrome de abstinencia.

5- Esta temporada, el Madrid se ha quitado el mono de victoria, pero que nadie se engañe: un Barça con un pelín más de acierto delante de portería, solo un pelín más, hubiera dado al traste otra vez con las pretensiones blancas. Según mi opinión, el Barça es claramente superior al Madrid por perfeccionamiento táctico, por esfuerzo creativo y por plasticidad del juego. Quien quiera ver un cambio de ciclo está ciego (de los que no quieren ver) o tiene alucinaciones lisérgicas.

6- Que disfrute el Madrid de sus triunfos, ganados a golpe de talonario por un mercenario del fútbol llamado Mourinho y por un as de las finanzas llamado Florentino, que pilotan un club más enfocado a la venta de camisetas que a aportar brillo y esplendor a la historia del fútbol mundial. El Madrid de Mourinho vence, pero no convence. Ocupa un sitio en el palmarés oficial, pero no en el libro de oro del fútbol.

7- El ciclo de Pep todavía no ha terminado en Can Barça. Necesitamos que corrija el tiro desviado esta temporada para volver a dar en la diana el año que viene. Estamos solamente a un milímetro de seguir en la gloria. Pep, has d’acabar la feina!

En twitter: @carlestorras

¡Justicia!

10 Abril 2012 - 21:27 - Autor:

Comprendo que un madridista esté deseando que su equipo gane la Liga. Lo estaría deseando aunque su equipo hubiese hecho la peor temporada de la historia, hubiese recibido todos los favores arbitrales y federativos, y ganase todos los partidos de penalti injusto en el tiempo de descuento. No ha sido el caso. El Madrid es un justo y firme aspirante a ganar la Liga, no por casualidad ni por decreto ley sino por merecimiento propio. Ha hecho una temporada arrolladora, casi perfecta. Pero si existe algún tipo de justicia cósmica, el Madrid al final no será campeón. Y por diversos motivos.
1- El Madrid ha jugado muy bien, pero el Barça sigue siendo mejor. Lo ha demostrado cada vez que ambos equipos se han enfrentado y lo constata cualquier observador neutral amante del fútbol.
2- Es imposible valorar a un equipo sin tener en cuenta la imagen que proyecta, el mensaje que subyace en las comparecencias públicas de sus responsables. El Madrid ha lanzado desde el inicio un mensaje victimista y perdedor, criticando la labor arbitral salvo cuando llevaban 10 puntos de ventaja.
3- Mourinho es un mercenario oportunista que utiliza al Madrid para su beneficio propio. Nunca le hemos oído hablar de valores del deporte, ni tan sólo de apego sentimental a los colores que está representando. La victoria del Madrid no sería una victoria del deporte.
4- Un presidente como Florentino Pérez capaz de tolerar una pancarta con un lema que es una apología de la violencia (“Mou, tu dedo nos señala el camino”) no debería poder celebrar ningún título.
5- El Madrid mantiene en su equipo a un jugador como Pepe que ha empleado en repetidas ocasiones la violencia contra rivales y, últimamente, incluso contra sus compañeros.
6- La caverna mediática madrileña ha sido cómplice de las tácticas canallas de Mourinho a lo largo de la competición. Alguien que vive instalado en la mentira y la usa conscientemente para perjudicar al rival está fuera de la sana rivalidad deportiva.
Dicho todo esto, hasta ahora nadie ha demostrado que exista una justicia cósmica, así que habrá que ganarse la Liga luchando más y mejor. ¡Por justicia!

Leche cortada en la Central

28 Marzo 2012 - 15:37 - Autor:

Un bloguero titula entusiásticamente su último post “La Central Lechera no existe”, y lo justifica con los ataques de Alfredo Relaño a José Mourinho, al que calificó en su columna del martes de “hipócrita”, “grosero”, “ignorante” y “singular maniático”. Según la argumentación del compañero bloguero, si el director de uno de los dos periódicos deportivos más importantes de la capital es capaz de insultar así al entrenador del Real Madrid, algo según él imposible en Barcelona, es que la Central Lechera es un invento. Así de fácil. Sin matices, sin apelación posible.

Más adelante el autor del blog acusa a Relaño de haberse cambiado de bando por intereses comerciales, porque el portugués no atendería, según parece, a los favores que le solicita el diario As. Ah, pero…¿las críticas al entrenador no eran fruto del libre ejercicio del derecho de información por parte de Relaño? Entonces, mientras esperaba obtener dichos favores, ¿a qué jugaba Relaño? Y es más: la única forma de explicar las críticas a Mourinho son los aviesos intereses comerciales? ¿Tan intocable es? A ver si por defender la inexistencia de la CL justamente lo que estamos pregonando es el pensamiento único madridista…

Que sepa el apreciado bloguero que la Central Lechera sigue existiendo, y ahí estará mientras Florentino siga siendo presidente del Real Madrid. Ya expliqué en su momento que la CL es un grupo muy reducido de periodistas que trabajan al dictado de Florentino, y que no tienen por qué coincidir con las caras que todos conocemos. De hecho, hay algunos como Pedrerol o Roncero que seguramente estarían encantados de pertenecer al selecto grupo pero Florentino, digamos, trabaja más fino.

Yo nunca dije, pues, que Relaño pertenezca a la Central Lechera. Lo que sí es incuestionable es que la Central Lechera bebió de la fuente de Relaño para lanzar la patraña del Villarato, y lo utilizó burdamente como arma arrojadiza contra el F.C. Barcelona. Relaño es un periodista madridista -eso no es criticable en absoluto- que procura al menos dar una cierta solidez a sus argumentos, separar información y opinión, y no lanzarse en brazos de una sola fuente a cambio de un saco de monedas. Discrepo de su teoría del Villarato, pero no por ello descalificaré su labor profesional, que me parece objetivamente respetable.

Otra cosa es el ex director del otro periódico deportivo madridista. Él si se prestó, entre otras barbaridades, a difundir subrepticiamente las acusaciones de dopaje en el F.C.Barcelona. Él y el señor con nombre de puerta que trabaja (todavía) en la cadena de los curas. Otra cosa son los periodistas que, día tras día, publican en un diario de información general de la capital noticias dictadas por teléfono. Otra cosa son los showman con carné de prensa que se apuntan a la gansada que sea con tal de sumar dos puntos de share.

Bajan turbulentas las aguas del Manzanares. Cada vez más periodistas hacen oír su voz crítica con el portugués errante. Las cosas caerán por su propio peso, porque ni en Flotentino City es posible nadar indefinidamente a contracorriente.

En twitter: @carlestorras

 

¡Libertad de expresión para Mourinho!

26 Marzo 2012 - 18:19 - Autor:

Ahora resultará que Mourinho quería hablar, el pobre, y alguien se lo impedía. Lo ha dicho él, con una inquietante afirmación estilo Milan Kundera: “Yo no soy el responsable del silencio”. Nosotros especulando con que no tenía palabras para definir lo que sucedió sobre el césped de Villarreal ni suficiente cara para justificarlo, o incluso -los más benévolos- que se avergonzaba de haber perdido los nervios insultando a la santa madre del árbitro. Y no. En realidad estaba amordazado como en tiempos de Salazar, cuando sus compatriotas sufrieron drásticas limitaciones de la libertad de expresión. ¡Dios, que le dejen hablar!

Con la de cosas que tenía el portugués para contarnos después del alboroto poligonero del miércoles pasado frente al Villarreal y se quedó con las ganas de transmitirnos los sentimientos que emanan de su corazoncito tan fogoso.¡Cuánto debía sufrir al meterse en el autocar sin poder recalar un ratito junto a sus entrañables amigos periodistas!

Siempre supimos que Mourinho ama el momento rueda de prensa. Se le ve feliz, dicharachero, expresivo, exultante. Es cierto que a veces cede el placer de comparecer ante los medios a su ayudante Karanka, pero lo interpretamos como un gesto de gran generosidad para no acaparar todo el protagonismo, y pasarle un poco de su vicio particular al compinche de banquillo para que también disfrute un rato. En esas felices ocasiones, el vasco puede desplegar sus grandes dotes de oratoria, su verbo florido y el hondo calado de su bien armado argumentario. Es una gozada escucharle.

La sorpresa ha llegado al enterarnos de que alguien le tapa la boca a Mourinho. Lo ha dicho en la rueda de prensa previa al partido de Champions frente al Apoel, una comparecencia a la que no podía faltar por imperativo legal, puesto que la UEFA obliga. El dinero que perdió el Villarreal de los anunciantes en la sala de prensa, el respeto a la labor de los medios de comunicación, y la atención a su afición no eran suficiente obligación para él. Pero una sanción (más) de la UEFA es otra cosa. El señorío tiene su precio y sus límites. Habría que retocar pues la letra del himno en este capítulo, Don Florentino.

Eso sí, cuando compareció Mou, aunque fuera por obligación, su rostro reflejó la emoción y la excitación por volver a sentarse frente a los micrófonos, una atalaya en la que él se siente poderoso.

Nosotros, a todo esto, nos quedamos con una inquietud: ¿Quien será el censor de Mourinho? ¿Será Florentino, que prefiere vehicular sus mensajes a través de sus fieles esbirros de la Central Lechera? ¿Será Cristiano Ronaldo, que ya había ofrecido él solito la rueda de prensa al salir del campo del Villarreal cantando a lo Manolo Escobar que le habían robado….? ¿Será la plantilla en peso, que sufre por la presión que, semana tras semana, recibe su entrenador, en el fondo tan vulnerable? ¿Será su señora esposa, en un arrebato de celos? ¿Butragueño tiene un reverso tenebroso e inquisitorial? ¿Ha cambiado Mou de medicación, y su médico teme que sufra una recaída? Necesitamos más datos con urgencia.

Mientras tanto, los periodistas chipriotas habrán flipado un poco con toda esta polémica. Claro, allí el fútbol no alcanza el grado de profesionalidad que tiene en España. ¡Pobres aficionados!

En twitter: @carlestorras

Alguien lo tenía que decir

6 Marzo 2012 - 23:07 - Autor:

En esto del fútbol impera una gran confusión, porque hay mensajes cruzados entre los que pretenden informar y los que juegan a desinformar. En medio, están los que buscan la verdad y los que prefieren la consigna de un color determinado. Hay tal batiburrillo de declaraciones, opiniones, medias verdades y mentiras como soles que de vez en cuando hace falta poner los puntos sobre las íes, para que no nos liemos ni nos dejemos liar.
1- El Barça tiene todo el derecho a criticar a los árbitros. Primero, porque se supone que este país, Estado, territorio, cacho de península o lo que sea ya no es una dictadura y aquí todos, incluso el Rey, estamos sujetos a crítica. Pero además, que durante tres años el equipo haya arrollado deportivamente a todo aquél que se ha interpuesto en su camino no ha convertido a los árbitros españoles en infalibles. Siguen siendo tan “humanos” como siempre y cuando se equivocan mucho y en el mismo sentido hay que decirlo bien alto y sin complejos.
2- Criticar a los árbitros no es ser victimista. Lo es cuando tu equipo juega rematadamente mal o cuando pretendes escurrir el bulto por errores propios. Este año, el Barça sigue siendo mejor que el Madrid, y así lo ha demostrado cada vez que se han encontrado. Y los árbitros son uno de los factores que explican el desajuste entre realidad y clasificación. Si les pica, que se rasquen. Las estadísticas de penaltis a favor y en contra, de tarjetas y de expulsiones, por ejemplo, cantan.
3- El Barça sí ha criticado a los árbitros. Cuando le pide a la Federación que aclare los criterios que se aplican para sancionar a unos sí y a otros no por sus críticas a los árbitros, el Barça está infiriendo que se hacen diferencias. Y es evidente que las hay, porque Mou en su interpretación de Tony Soprano en el aparcamiento del Camp Nou y Casillas poseído por el espíritu del mal se fueron de rositas, mientras que Piqué ha desatado la ira de los dioses negros.
4- Piqué dijo lo que dijo, no más. El chaval será un poco lenguaraz, pero reservemos nuestro espíritu de autocrítica para otra ocasión, porque esta vez lo que dice es que el árbitro estaba condicionado en su contra por haberle criticado una decisión. No me parece un desparrame, sino una realidad fácilmente comprobable a la luz de lo sucedido en el campo.
5- Sánchez Arminio no entendió bien lo que dijo Piqué, o no quiso entenderlo bien. Y él, que ya es mayorcito -y crecidito más de la cuenta en su perímetro, por cierto- sí que desbarra a lo grande. Las declaraciones de Piqué, en gravedad, no son ni comparables a las que hizo cualquier madridista de medio pelo la temporada pasada, acusando a Villar y su séquito endiablado de arrebatarle la Liga al eterno realísimo, ganador de todos los campeonatos por derecho natural, por la gracia de Dios y del Caudillo (aunque haya otro equipo que juegue setenta veces mejor).
6- La directiva de Sandro Rosell ha estado en su lugar. Por una vez, y sin que sirva de precedente, intentemos juzgar lo que han hecho sin tener en cuenta nuestras preferencias -laportistas sector cruyffista, sector independentista duro, ex-nuñistas rosellistas, anti-laportistas o desengañados en general-. Se responde al atropello con rapidez, elegancia y proporcionalidad. Ya vale de tragar sapos a cuento del fair play, que en este país solamente tienen en cuenta que seas tú más chulo que el de enfrente. Pues si quieren bronca, de vez en cuando hay que darla, para que no te tomen por melifluo, pacato y pusilánime.
7- Esperemos lo peor del Comité de Competición. La justicia deportiva es a la justicia lo que la música militar a la música. Y en último término, siempre podremos recurrir al Comité Español de Justicia Deportiva, que depende del ministro de Educación, el ultrasur José Ignacio Wert. Él nos salvará.
8- La Federación ha provocado esta situación: ha demostrado a todo el mundo que si un equipo se dedica durante toda una temporada a echarle porquería encima, a enrarecer el ambiente con falsas acusaciones de conspiraciones, y a lanzar infundios sobre presuntos casos de dopaje, obtendrá beneficios arbitrales al año siguiente. Que no se quejen si otros toman ejemplo. E insisto que al Barça no le hace falta, porque es el mejor equipo.
9- Al Real Madrid no le ha dado la gana que el Barça pueda ganar la Copa del Rey en su estadio. La barcelonitis corroe las putrefactas entrañas de Florentino, y si no lo quiere decir Pep ya lo digo yo: es una vergüenza que durante tantas décadas el Madrid haya gozado del privilegio de jugar la Copa del Generalísimo en su feudo y ahora, en democracia, nos prive de él por pura intransigencia pueblerina. Menudo señorío.
10- Es un honor para el barcelonismo jugar en el estadio Vicente Calderón, la auténtica catedral del fútbol del Madrid popular, abierto y cosmopolita. Ser culé en esta ciudad es un gusto, en gran parte, por compartir trinchera con los atléticos.

El futuro del huevo y el de la castaña

2 Marzo 2012 - 13:08 - Autor:

Mientras Pep Guardiola deshoja la margarita en privado, Mourinho filtra a su entorno su viaje relámpago a Londres. El primero ha procurado digerir la reflexión sobre su futuro inmediato dentro de la más estricta privacidad. El segundo no descarta ningún golpe de efecto mediático, y cuanta más bronca mejor, en pro de su interés personal. Pep ha sopesado íntimamente durante el último mes todas y cada una de sus opciones para la temporada que viene. Mou parece tener claro lo que quiere, y lleva semanas sometiendo a su directiva a todo tipo de presiones para conseguir su objetivo. No puede haber en este mundo dos maneras de ser más diferentes que las del catalán y el portugués, el huevo y la castaña.

Ayer adelanté en el programa Versió RAC1, de Toni Clapés, que Pep Guardiola está estos días muy cerca de anunciar que renueva como entrenador del FC.Barcelona. El de Santpedor ha cambiado de opinión, porque hace un mes le dijo a la directiva blaugrana que se quería ir. Con mucho atino, el representante de Rosell le pidió que se diera un tiempo, que madurase la decisión durante unas semanas. ¿Qué ha ocurrido en el ínterin? Dos factores importantes han cambiado: el principal, la mejora de salud de su hombre de confianza, Tito Vilanova. El segundo, el cambio de actitud del equipo y la reacción de sus hombres, que en bloque han implorado públicamente su continuidad.

En el lado de los contras, Guardiola ha valorado también algunos obstáculos a la opción continuista. La relación con Sandro Rosell no es desastrosa, pero es verdad que existen entre ambos ciertas áreas de desconfianza mutua que podrían actuar como auténticas bombas de relojería si no se desactivan. Y por otro lado, Pep siente cada vez más la hostilidad del poderoso grupo Godó. A título de ejemplo, la Vanguardia de hoy se pone ya a especular con el sustituto de Pep, cuando la noticia va a ser en breve su renovación.

El noi de Santpedor lo ha puesto todo en los dos platos de la balanza, ha sopesado los pros y los contras, y finalmente ha optado por la solución difícil: seguir batiéndose el cobre contra la desmotivación, la saciedad de títulos, las incipientes críticas, y demás “brotes marrones” en la hasta hoy verde pradera del barcelonismo. Y, como no, también le esperan en el otro lado de los Monegros Florentino y su corte de fieles mamporreros mediáticos.

Una guardia pretoriana que, hoy por hoy, debería estar más preocupada por meter en cintura a José “el triquiñuelas”, que ya está desplegando su catálogo de malas artes para aprovechar al máximo el crédito de puntos que tiene respecto al Barça. No sabemos exactamente cuál es el objetivo concreto que persigue el portugués, si es la típica mejora contractual o el fichaje estrella de turno que se le haya puesto entre ceja y ceja. Lo que está claro es que la visita relámpago a Londres y las filtraciones de su inminente marcha a sus altavoces (nunca mejor dicho), como el decibélico Siro López, forman parte de una estrategia parecida a la del año pasado. A Florentino todavía le duele el chantaje al que le sometió entonces Mourinho con un precontrato firmado con el Chelsea para forzar la destitución de Jorge Valdano.

Hasta Roncero estalló en Punto Pelota pidiendo a Mou que no se riera del seguidor madridista, y que si tenía que andar coqueteando con otros se largase para siempre. Lo mató porque era suyo. El despecho del macho ibérico en su expresión más descarnada.

 En twitter: @carlestorras

Florentino expresó a Mou su apoyo pero le exigió que nunca más diga que no escucha a los socios

25 Enero 2012 - 17:39 - Autor:

La alianza entre el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, y el entrenador José Mourinho  no ha tocado todavía a su fin. De hecho, el alto mandatario expresó en privado al entrenador su apoyo decidido en este tramo de la Liga, pero le lanzó a la vez una seria advertencia: que nunca más vuelva a decir en público que no escucha las críticas de los socios. Según la opinión de la directiva, al menospreciar la opinión de los socios madridistas Mourinho sí que habría cruzado una línea roja en la política de la actual Junta, mucho más grave para ellos que la agresión a Tito Vilanova. De hecho, dos directivos del club ya se han mostrado favorables ante Florentino a desprenderse del luso a final de temporada.

La advertencia de Pérez no fue la única. El presidente también le pidó a Mourinho que en los futuros encuentros frente al F.C.Barcelona plantee una táctica ambiciosa: “prefiero un 7-0 después de jugarle de tú a tú al Barça que otro dibujo táctico excesivamente timorato”. Para Florentino, es peor la imagen que proyecta el Madrid si sale a defender el empate o un gol solitario que si pierde con un marcador abultado. Pero Mou sigue atenazado por el famoso 5 a 0 en el Camp Nou, que todavía no ha podido digerir.

El apoyo con condiciones de Florentino a Mou llega en un momento delicado para la paz interna del Madrid. La directiva pretende evitar a toda costa que ahora se abran grietas en su relación con el técnico, de quien temen que pueda filtrar a su entorno quejas sobre el comportamiento de alguno de sus hombres que cuestionan abiertamente su autoridad. En concreto, se teme que Mourinho dé detalles a los medios sobre el enfrentamiento que mantiene con Íker Casillas, a quien acusa de ser el “chivato” del equipo.

Como publiqué en el blog hace ya meses, la relación de Íker con la periodista de Telecinco Sara Carbonero ha enturbiado su relación no solamente con el técnico -partidario de adhesiones inquebrantables-, sino también con muchos otros compañeros, en particular con Cristiano Ronaldo. Según las fuentes consultadas, la posición de Cristiano en el vestuario es, al contrario de lo que pueda pensar la opinión pública, mucho más sólida respecto a sus compañeros que la del propio Casillas. Muchos compañeros del portero, incluso los del “clan español”, acusan a Casillas de jugar con cartas marcadas, de ser la voz y los oídos de Florentino en el vestuario, y de tener contacto habitual con algunos periodistas.

Por otro lado, distintos medios del entorno madridista, como el diario As, han publicado que hace justo un año Mourinho amagó con no seguir en el Madrid en la temporada actual. De hecho, según publiqué en vivir en campo contrario, Mourinho hizo valer en mayo de 2011 ante Florentino un precontrato que había firmado con el Chelsea. Y pidió a cambio de quedarse la cabeza de Jorge Valdano. El siguiente episodio ya lo conocen ustedes.

En twitter: @carlestorras

No levantarás falso testimonio

22 Enero 2012 - 22:27 - Autor:

No debería un ateo tener que recordarle a la Iglesia Católica el octavo de sus mandamientos, pero la alta curia suele padecer de amnesia selectiva y ocasional hasta en sus preceptos más sagrados, y acostumbra incluso a exigir al último de sus feligreses que cumpla a rajatabla aquello que ella misma no es capaz de respetar. ¿Quién no se indignaría, por ejemplo, ante un ministro de Hacienda que defraudase al fisco?
Por ello causa estupor que la jerarquía católica, según reveló el vicepresidente barcelonista Carles Vilarrubí, haya presionado al Barça para que desista en sus actuaciones legales contra la cadena COPE por haber difundido que los jugadores azulgranas se dopaban. No sabíamos que la cadena de los obispos tenía bula o disculpa papal para saltarse a la torera el octavo mandamiento. O quizás es que al vestir Dios de blanco la Iglesia inclina sus preferencias mundanas del lado del Real Madrid.
Porque no nos engañemos, a quien pide proteger la Iglesia católica con sus presiones al Barça es a su cadena de emisoras y, de paso, al presidente del Real Madrid. Como nos contó José María García en una reciente entrevista, el periodista José Antonio Alcalá, autor de la información, ha reconocido en privado la fuente de su envenenada exclusiva. Se lo dijo al director deportivo del Inter Movistar de fútbol sala, Julio García Mera. En una entrevista que le hizo Alcalá, éste le dijo fuera de antena a raíz del revuelo ocasionado por la falsa noticia: “¿has visto la que me ha liado Florentino Pérez?”. El periodista de la COPE se lamentó de que el presidente del Real Madrid le hubiese contado la información y que luego hubiese jugado al despiste. Las “fuentes del Real Madrid”, como todos los seguidores del Barça imaginaban, tenían nombre y apellidos.
El Barça hace bien, pues, en tirar del hilo para que acabe aflorando el origen del rumor. Y la Iglesia Católica, una vez más, haría bien en ocuparse de cuestiones más espirituales, que para lo terrenal ya estamos nosotros, los pecadores.

En twitter: @carlestorras

Cristiano, ¿a los leones?

12 Diciembre 2011 - 10:46 - Autor:

Es de muy mala educación hacer leña del árbol caído, pero a mucho que nos pongamos nunca llegaremos a tener el grado de rabia y ensañamiento que experimentan ahora mismo algunos prohombres del madridismo. El enemigo es Cristiano Ronaldo, y no pararán hasta quemarlo en la pira. Cuando fichen a otro crack mundial y descubran que tropieza en las mismas piedras que el portugués, quizás se den cuenta de que se equivocaron arrancando esa cabellera. Y mirarán hacia el banquillo y verán al encantador de serpientes, al vendedor de alfombras viejas, al charlatán de mercado sentado con su pose de “yo lo controlo todo”. Y también le cortarán la cabeza. Y con un nuevo entrenador, se darán cuenta de que tampoco la cosa acaba de carburar, pero al menos ya no serán insultados en campos donde antes campaban como el Cid, y dejarán de ser el club con la peor imagen de Europa. Pero los resultados no acabarán de llegar, sobre todo si el Barça sigue siendo el Barça.

Y quizás al final, sólo al final, acabarán pensando que tal vez sea el modelo de club que ha inventado ese señor con gafas y mirada altiva que se pasea con aires de Nerón con la caja de cerillas en el bolsillo: “o mando yo, o lo quemo todo”.

Todo esto tardará en llegar, y particularmente espero que no llegue nunca, porque no me apetece nada ver al Real Madrid volver al cauce del sentido común, el trabajo bien hecho y los valores de toda la vida. Prefiero esta loca academia de fútbol, este desaguisado monumental que parece organizado por el más fanático de los culés.

Si quieren ustedes sacrificar en plaza pública al pobre Cristiano Ronaldo son muy libres de hacerlo, que su dinerito les ha costado. Siempre es más grato atizarle al que pasa por ahí que sentarse a pensar en qué se equivoca uno mismo. Adelante. El público siempre tiene la razón, y si el socio lo desea, que le hagan al portugués el mismo peinado que a Maria Antonieta. Pero será una víctima inocente más de la para mi felicísima ceremonia de la confusión en la que vive el madridismo.

Pero vamos al partido, que todavía colea en nuestro espíritu. En mi particular álbum de fotos del Clásico tengo algunas instantáneas imborrables. La primera es la imagen de Valdés después del tempranero gol, con media sonrisa resignada, levantándose de un brinco. En el momento no le di valor. Ahora pienso que fue el reflejo de un equipo que aún encajando esa patada testicular en el primer suspiro no le perdió ni un minuto la cara al partido. No gana el que no cae nunca, sino el que antes se levanta. Y ese fue Valdés, el 1 del Barça.

La segunda foto es la de la piña azulgrana en el primer gol con el público del Bernabéu hierático en segundo término. Son las mismas caras de Bélmez que se van repitiendo, como suceso paranormal, clásico tras clásico. El coliseo madridista, la caldera hirviente de la gloria blanca, el altar del miedo escénico, es ya como la segunda casa del barcelonismo, un lugar acogedor donde uno llega y despliega su fútbol con alegría y alborozo.

La tercera foto es la de Iniesta saliendo del campo en medio de una tremenda pitada. Silbarle a Don Andrés es como escupir a un cuadro de Velázquez. El chaval de Fuentealbilla, manchego, la viva imagen de la educación, el sentido común y el comedimiento, siendo abucheado por la masa enfurecida después de una segunda parte de antología del fútbol. Menudo sacrilegio. Qué falta de sensibilidad artística. Aunque solo sea por el Mundial, hombre…

Y la cuarta es la de Mourinho acercándose una vez más a hurtadillas a Tito Vilanova, esta vez no para maltratar su glóbulo ocular sino para desearle que se recupere. Lo hizo el portugués antes de terminar el partido para ver si pillaba al realizador de televisión desprevenido. Pero no, ese también andaba con el ojo avizor y no se perdió el detalle. La mirada desconfiada de Vilanova al verle acercarse fue un poema.

Cuatro fotos pero pudieron ser muchas más. Y un hombre que se me aparece un sueños desde el sábado por la noche. Un ser angelical que estuvo tocado por la magia necesaria para entrar con buen pie en el Olimpo de los Dioses del balón. Alexis Sánchez. Sin su carrera y su disparo cruzado del empate quizás hablaríamos ahora de otro resultado. O no. Porque como dijo Mourinho, cuando la suerte se alía con alguien, no lo suelta ni con agua caliente. Por algo será.

En twitter: @carlestorras