Saltar al contenido

« ver todos los blogs

El único ciclo infinito

29 Noviembre 2011 - 21:17 - Autor:

Hay analistas con una enorme prisa por enterrar al Barça y sus opciones de ganar esta Liga. Por el mismo precio, estos empleados de funeraria pretenden proclamar el fin de ciclo azulgrana y, ya que estamos, el inicio de la gran era madridista con su Generalísimo Mou al frente.
Había un periodista que incluso vinculaba dicho vuelco histórico a la llegada triunfal de la derecha al poder, puesto que el anterior ciclo blanco coincidió con la mayoría absoluta de Aznar, en el 2000.
¿Será casualidad que cada vez que la derecha obtiene el poder absoluto el Real Madrid mejora sus resultados? Algunos datos nos señalan que la explicación más plausible está muy lejos de la pura coincidencia.
En una reciente entrevista que le hicimos a Jose María García -ya referida en este blog-éste calificó a Aznar de “mayor dictador que ha gobernado España después de Franco” y relató cómo se desarrolló una reunión que mantuvieron ambos a raíz de la recalificación de la Ciudad Deportiva, donde se construirían los cuatro rascacielos de la Castellana. Según parece, García le dijo a Aznar que siendo presidente no podía dar ese trato de favor al Madrid, cuando había otros equipos con demandas similares (Valencia y Sporting, en aquel entonces). A lo que el presidente del gobierno se limitó a responder: “hay que ayudar al Real Madrid”. Un Real Madrid, hay que recordarlo, que Ramón Mendoza y Lorenzo Sanz habían dejado en situación de quiebra económica y en la antesala de convertirse en Sociedad Anónima. Aznar se propuso firmemente evitar dicho trance, y puso en marcha toda la maquinaria gubernativa para evitarlo.
Así de “casualmente” empezó el ciclo blanco de la era aznarista. Por suerte, Mariano tiene otras preocupaciones más importantes. Y aunque es madridista, no es un integrista, como sí han sido otros políticos de todos los colores que han resultado claves en los continuados espaldarazos institucionales al equipo blanco: el propio Aznar, Esperanza Aguirre, Ruiz Gallardón, Pérez Rubalcaba, e incluso los máximos dirigentes de UGT y de Comisiones Obreras.
Coincidiendo con la oleada azul del PP, Ruiz Gallardón rubricó hace bien poco la tercera gran operación especulativa del Madrid, después de la de la Ciudad deportiva y de Valdebebas. Se trata de la permuta de unas parcelas de poco valor y de uso público en el barrio de las Tablas por la franja de terreno, “ligeramente” más valiosa, que rodea al Bernabéu. Dicha operación permitirá una nueva remodelación del estadio y la construcción de diversos servicios, como un hotel de lujo, un centro comercial y un bloque de oficinas. Un nuevo empujón económico a costa del contribuyente madrileño y sin que se oiga una sola voz opositora.
Otros ciclos podrán empezar y acabar. Sin embargo, el ciclo de las ayudas oficiales al Madrid parece un ciclo sin fin. Con ello habrá que lidiar para siempre.

En twitter: @carlestorras

Las 10 cosas que no se deben repetir en Can Barça

2 Agosto 2011 - 11:22 - Autor:

Si en un post anterior remarcábamos los diez puntales del éxito azulgrana en la temporada 2010-2011, aquí van los diez apartados que deberían no repetirse en esta nueva temporada que empieza. El objetivo es no comprometer la continuidad en el tiempo de los éxitos deportivos del equipo y alargar lo más posible su racha triunfal.

1- Guardiola prefiere una plantilla corta, pero los rigores del calendario quizás aconsejen ampliarla un poco más, sin llegar al torrente humano que es el vestuario del Madrid.
2- Sería un tremendo error estirar todavía más el culebrón de Cesc. No ayuda en nada a la imagen internacional del club y añade presión sobre el jugador una vez que vista –si finalmente lo hace- la camiseta azulgrana.
3- El comunicado de Rosell amenazando al Madrid con una ruptura de las relaciones institucionales vino tarde, y las reacciones en frio siempre parecen calculadas e impostadas. Si el Barça quería visualizar de alguna forma su indignación con el Madrid, debería haberlo hecho en caliente. Si la directiva prefirió esperar al final de la temporada, lo mejor hubiera sido aprovechar la ocasión para dar todos los datos que demostraban la inocencia del Barça en el caso del dopaje y desmontar punto por punto las calumnias lanzadas por Mourinho sobre las ayudas arbitrales. Ya que Rosell tardó semanas en responder, podía haber documentado mejor la respuesta.
4- El patrocinio de Qadar Foundation no parece acorde con el de Unicef. Ambos espacios publicitarios son como la cara y la cruz de una moneda, el ying y el yang del alma económica del club. Las explicaciones de Rosell sobre la felicidad de los qataríes por la calle -no dijo nada de las qataríes- no fueron un prodigio de solidez argumental, precisamente.
5- El duro ajuste presupuestario ha derivado en recortes allí donde el club nunca había metido la tijera, en las secciones económicamente más débiles del club. Estas medidas no deberían apartar a la institución del modelo que ha representado tradicionalmente el F.C.Barcelona en Catalunya.
6- Las declaraciones de Guardiola a un medio italiano sobre el posible fin de su etapa como entrenador del Barça. Independientemente del malestar que provocaron por su contenido, tampoco se justificaron en su forma, ya que el entrenador de Santpedor mantiene en España una respetable y seguramente acertada política de no conceder nunca entrevistas personales a los medios. O todos tirios, o todos troyanos.
7- El Barça debería haber atajado con más rotundidad las acusaciones de dopaje que se vertieron desde el entorno de Florentino Pérez. Laporta no hubiera dejado pasar la ocasión de poner los puntos sobre las íes. Fue Guardiola quien tuvo que dar la cara por el club y pedir explicaciones al mismísimo Florentino.
8- Las dubitativas e imprecisas gestiones del club a raíz de la huelga de controladores dejaron a Pep en una incómoda situación que hubiera sido fácilmente evitable de haber aprovechado la experiencia de la Junta anterior en estas cuestiones organizativas y de intendencia.
9- Si Rosell no quiere asumir el papel de “malo” -función que Laporta asumía con entusiasmo e incluso con fruición-, hace falta alguien en el club que no tenga inconveniente en coger el toro por los cuernos cuando la situación lo precisa.
10- La actual directiva no debería haber abierto la caja de Pandora de la investigación de las cuentas de sus predecesores. Y ahora, una vez que está en marcha, debería procurar cerrar el proceso cuanto antes, puesto que el goteo de noticias no beneficia a nadie.
La campaña pasada ha sido buenísima en lo deportivo, pero al Barça le queda camino por recorrer en lo institucional. Johan Cruyff, que fue nombrado presidente de honor del club y tuvo que renunciar al cargo, pagó injustamente los platos rotos de esta tensión entre Laporta y Rosell. El recambio en la presidencia entre dos hombres enfrentados en el aspecto personal hacía presagiar negros nubarrones que han quedado diluidos bajo el intenso sol de la gloria futbolística. Pero Rosell debería no confiarse, y pensar que la estabilidad del todo depende de cada una de las partes.

Las voces de Mourinho

6 Julio 2011 - 18:55 - Autor:

Mourinho ha pasado de la locuacidad exacerbada a la discreción más estricta. Sabíamos que no es persona amante de la moderación y de las actitudes matizadas, pero nunca dejará de sorprendernos ese comportamiento tipo botafumeiro, que oscila desde el ábside hasta el rosetón de la fachada de forma incansable y con gran resolución.

Ahora Mourinho no quiere hablar, vayan Ustedes a saber por qué, y va dejando tras de si una estela de portavoces. El primero fue el señor Eladio Paramés, al que utilizó justamente para decir que si no hablaba no era por prudencia –como apuntó Jorge Valdano- sino porque no le daba la real gana. Luego, de Paramés, nunca más se supo.

El segundo portavoz fue Florentino, autor del comunicado del Real Madrid posterior al ultimátum de Sandro Rosell. El presidente del Barça vino a decir “si no paras de molestarme voy a enfadarme mucho, pero mucho” y el del Madrid le respondió “no sé qué lecciones me quieres dar si yo soy más bueno, solidario y antiracista que tú”. Un debate de un nivel tan elevado que a duras penas podría ser abordado en Punto Pelota.

Y el tercer portavoz de Mourinho ha sido Íker Casillas, quien ha tenido mucho interés en explicar que ha hablado con su entrenador y éste le ha desmentido su intención de quitarle el brazalete de capitán para dárselo a Cristiano Ronaldo.

Vayamos por partes, que la cosa tiene miga. Hasta el más torpe de los entrenadores se daría cuenta que desposeer a Casillas de la capitanía sin que haya ocurrido ningún hecho objetivo que así lo aconseje sería un enorme error. Primero, por la desestabilización en el vestuario que provocaría castigar de forma tan inopinada a un personaje a quien todo el mundo reconoce –salvo sirocos ocasionales- un gran sentido común y capacidad de liderazgo. Lo demuestra también en la selección. Y segundo, porque justamente ese es el carácter que debe de tener un capitán: firme pero dialogante. Resuelto, pero educado.

Justo al revés de lo que como es Cristiano Ronaldo. Darle el brazalete de capitán a él, como se ha publicado que pretendía Mourinho, sería como poner un mono a los mandos de un Boeing 727. Un espectáculo digno de ver pero con resultado incierto para los intereses del Madrid. Por nosotros, que no se corte el portugués, que con estas ideas de bombero promete imprimir a la temporada un plus de vistosidad.

Mourinho será un gran entrenador que sabe quitarles presión a sus jugadores. Pero en este caso, y en muchos otros, no está demostrando ni una cosa ni la otra.

Más tormenta después de la tormenta

17 Mayo 2011 - 10:43 - Autor:

Denuncias ante la UEFA archivadas, el Madrid teniendo que pagar las costas y negando haber iniciado las hostilidades, acusaciones de racismo, vídeos de ida y vuelta, la selección al borde del cisma, Íker y Villa incómodos en un acto publicitario por la tensión vivida en los recientes clásicos, debates futboleros envueltos en llamas, Rosell pidiendo al barcelonismo que no muerda el anzuelo de la provocación, la prensa deportiva catalana queriendo que el Barça rompa relaciones con el Madrid, la de Madrid acusando al Barça de manejar todos los resortes de la ONU, Parera tirando con bala contra el madridismo post-franquista… ¿Habían vivido Ustedes antes algo parecido?

¿Cuál es el origen de tanto revuelo? Si volvemos la vista atrás, vemos que, efectivamente, ha sucedido algo extraordinario: cuatro clásicos seguidos. Los dos primeros fueron sin consecuencias. Se saldaron con la Copa del Rey para el Madrid y la Liga para el Barça, y todos tan panchos. Pero los dos últimos fueron un infierno. Desde el partido de ida en Madrid, se produjo una conmoción institucional, mediática, ciudadana y federativa. ¿Qué pasó ahí? ¿Hubo navajazos, descuartizamientos, horrendas torturas?

No. Hubo un equipo que empleó una dureza al límite y más allá del reglamento, hubo una expulsión temprana por una entrada durísima, hubo algún jugador haciendo teatro (del malo), hubo insultos de mal gusto entre compañeros, y nada más. Lo que puede haber en el 80 por ciento de los partidos de la élite que vemos en la actualidad. Y entonces, ¿por qué tanto lío? ¿Por qué?, como diría Mou.

Porque la Champions es la joya de la corona. La competición europea dictamina quien es el “puto amo”, en terminología guardiolana. Y el Madrid no ha tolerado nada bien comprobar que sigue siendo el segundo, a pesar de tener una plantilla más grande, con más renombre, y mucho más cara. En la lógica empresarial de Florentino, sigue sin encajar que de la Masia y su modestia salgan hombres anónimos que, sin vender muchas camisetas, sean capaces de hacerle un roto al Madrid en su propio campo y apearle de toda una Champions.

En la lógica de Florentino, quien más invierte, más títulos gana. Y en la lógica de Florentino, lo que no se gana por las buenas se gana por las malas, con denuncias, recursos y más y más dinero invertido en abogados. Y si aún así se resiste, se invierte en determinados profesionales de la prensa para que movilicen la opinión pública en un sentido u otro. Así es como son las cosas en las grandes corporaciones en las que él se mueve. Así es como se hacen los negocios. Pero así no es como funciona (siempre) el fútbol.

Alguien definía a Guardiola como el Robin Hood del fútbol. Es un símil exagerado, puesto que Guardiola no roba a los ricos para dar a los pobres. Pero sí es verdad que el modelo que funciona hoy en día en can Barça certifica que en el mundo del fútbol la lógica empresarial y capitalista se puede subvertir. Hay modelos ganadores que son económicamente sostenibles para clubes que no pueden invertir sumas astronómicas en configurar una plantilla. No se trata de no fichar a Cristiano Ronaldo, pero ¿cuántos de los fichajes del Madrid de los últimos años no podrían ser remplazados por hombres igualmente o más capacitados y que, además, sintieran los colores de la institución a la que representan?

En El País Semanal de este domingo el escritor Javier Marías, erigido en voz del madridismo con sentimiento y sentido común, recordaba cuando el Madrid perdió la Liga frente al Tenerife, en 1992, habiendo marcado un gol legal que fue anulado por fuera de juego. “Hoy, apuntaba Marías, se habría armado un escándalo. Entonces casi nadie mencionó el gol invalidado ni el Madrid se quejó. Reconoció haberse “suicidado” en el segundo tiempo”.

La causa de este cambio, siempre según Marías, es “un entrenador omnipotente, omnipresente y malasangre, un quejica que acusa a otros siempre, un individuo dictatorial, ensuciador y enredador, soporífero en sus declaraciones, nada inteligente, mal ganador y mal perdedor, y que, como dijo Di Stéfano, hace que el Madrid juegue “como un ratón” mientras el Barça juega “como un león”. No lo dice este “desvergonzado” y “forofo” bloguero, sino un madridista que demuestra sentir de verdad no solamente los colores, sino los valores que van asociados a ellos, que son mucho más importantes.

Y a todo esto, lo más preocupante es que Mou permanece en silencio. ¿Qué balas se guarda ese hombre en la recámara? ¿Qué estará urdiendo en su guarida? ¿A qué está esperando para “meter ruido”, como avisó su nuevo portavoz? El Madrid juega como un ratón, y Mou amenaza como el superratón: “¡No se vayan amigos, todavía hay más!”

El Madrid, ¿equipo “anti español”?

14 Mayo 2011 - 18:26 - Autor:

“El increíble hombre menguante” es una película del año 1957 en la que el protagonista se ve expuesto a una niebla radiactiva que provoca en su cuerpo una reacción inesperada: empieza a empequeñecer hasta medir unos pocos centímetros. Debido a ello, el hombre sufre un profundo cambio de carácter y debe aprender de nuevo a relacionarse con su entorno, que lo supera y humilla. Análogo proceso afecta al Real Madrid, expuesto a una niebla de rabia y frustración. El otrora club laureado y aclamado es hoy una versión en miniatura de sí mismo, que encuentra en la denuncia federativa a su rival el único consuelo ante su decadente realidad. La pataleta administrativa para suplir la inoperancia deportiva, aunque esta deriva cainita esté desgastando la imagen internacional de España.

No seremos nosotros quienes defendamos a Sergio Busquets si realmente llamó “mono” a Marcelo, porque si el insulto a un compañero demanda buenas dosis de miseria intelectual, la denigración por motivos de raza es patrimonio exclusivo de mentes diminutas. Y evidentemente nadie se tapa la boca para decir “mucho morro”, como aseguran los servicios jurídicos del club que dijo el centrocampista catalán. Es reprobable, aunque sea exagerado tachar de racista a Busquets, de la misma forma que nadie piensa en la literalidad del insulto cuando llama “hijo de puta” a alguien.

Pero suponiendo que haya que castigar a Busquets para evitar que se propaguen actitudes racistas en el deporte, no habría que hacer entonces algo con los gritos simiescos que se oyen en el Bernabéu cuando algún jugador de color, tipo Samuel Eto’o, toca el balón? ¿No son también furibunda xenofobia los insultos del público madridista a Cataluña? ¿Y los comentarios despectivos de Sergio Ramos con el idioma catalán ante su compañero de selección Gerard Piqué por el grave delito de responder a un periodista en su lengua natal? No recuerdan a un presidente madridista saltando al compás del “bote bote catalán el que no bote”?¿Y no habría que castigar también la homofobia, gritar “maricón” a alguien a modo de insulto, como se hizo con Guardiola en el último clásico en el Bernabéu? ¿Y el machismo de los que llamaron “puta” a Shakira por tener el atrevimiento de mostrar en público su amor hacia Piqué?

La pregunta es: ¿la estrategia del Madrid va a consistir a partir de ahora en abanderar una campaña ante las altas instancias federativas para erradicar cualquier comportamiento xenófobo o abusivo de los terrenos de juego? Si al club blanco lo mueve la conciencia filantrópica, podría empezar por impedir que en sus fondos ultras se exhiba simbología neonazi y banderas pre constitucionales, que contrastan un poco con tanta corrección política en los despachos.

Pero también cabe la posibilidad de que el Madrid lo que pretenda sea torpedear a su rival para dificultarle en lo posible la consecución de su cuarta copa de Europa, y frenar así las cada vez más lacerantes comparaciones entre ambas instituciones deportivas. En el viejo continente habrá pocos precedentes de equipos que zancadilleen a otro del mismo Estado de forma tan evidente. ¿Hubiera actuado igual el Madrid si la posible suspensión de Busquets le hubiera supuesto perderse una final del Mundial con la selección española?

Lo que parece evidente, en cualquier caso, es que si la historia se hubiese producido al contrario, y el Barça denunciase a un jugador blanco antes de disputar la final de la Champions, el club blaugrana hubiera sido tachado de “anti español”. Paradójicamente, es imposible que reciba semejante calificativo una entidad, el Real Madrid, que está haciendo lo posible por enfrentar a jugadores de la selección española, provocando la preocupación del mismísimo Del Bosque, y que intenta perjudicar los intereses internacionales de otro equipo español. Esta es la asimetría territorial que impera en este país.

El Madrid aduce que fue el Barça quien empezó la guerra al denunciar a Mourinho por sus insinuaciones posteriores al 0-2 del Bernabéu. Pero recordemos que la UEFA ya había actuado de oficio ante la gravedad del asunto, puesto que el técnico luso estaba insinuando claramente comportamientos delictivos del árbitro, de Villar, de Platini, de Unicef y por supuesto de la directiva azulgrana. Le faltó incriminar a Bob Esponja ¿Se puede comparar esto con el reprobable pero aislado insulto de Busquets a Marcelo?

Parte de la prensa deportiva catalana pide que el Barça rompa oficialmente relaciones con el Madrid. La desestabilización institucional es justamente lo que buscan personas como Mourinho o Florentino, recientemente transformado en pandillero de despacho. Probablemente, la mejor respuesta a las provocaciones del Madrid sea sonreír al fotógrafo mientras se levanta la cuarta copa de Europa. ¡Ánimo chicos!

Gandhi también se enfadaba

27 Abril 2011 - 0:31 - Autor:

Pep se ha enfadado, sí. Mozart ha cometido el pecado capital de responder a Salieri. Ha caído una estatua del Partenón. En el año de la beatificación de Juan Pablo II, el entrenador azulgrana parece que se autodescarta de la carrera para santo. Y encima, ha dicho la palabrota de cuatro letras.. (“el p… amo”). ¡Que fuerte! Y total, Guardiola se ha picado porque entre Mourinho y Florentino han difundido en los últimos meses que los árbitros ayudan al Barça en España y Europa, que manipula el calendario, que cuando juegan mal siempre ocurre algo para salvarles in extremis, que algunos de sus adversarios se dejan ganar y que sus jugadores se dopan.  Minucias.

Ayer Guardiola, en la rueda de prensa, hizo referencia a la información publicada recientemente en este blog sobe la existencia en Madrid de una trama periodística afin a los intereses de Florentino Pérez, la central lechera. Según nuestras fuentes, este grupo de profesionales de la información están trabajando en distintos medios de televisión, radio, prensa e internet y su cometido es el de difundir los rumores y pseudo informaciones que durante esta temporada han ido torpedeando la linea de flotación del Barça.

Después del revuelo organizado a raíz del comentario de Pep, aprovecho este espacio para desmentir algunos extremos:

– Yo vivo en Madrid desde hace doce años y mis fuentes no están en el FC Barcelona, sino en la capital. Muchos se sorprenderían de saber de donde procede la información que publiqué en “vivir en campo contrario”.

– En “Punto Pelota”, donde intervine ayer por la noche, Siro López dijo cuando ya no le podía replicar que soy “muy amigo” de Kety Calatayud, actual directora de comunicación del F.C. Barcelona. Aunque nos conocemos y hemos tenido una buena relación cuando yo colaboraba en La Vanguardia, ni mucho menos se puede decir que seamos amigos. Y lo que es seguro es que desde que dejé de colaborar en ese periódico, hace tres años, no hemos vuelto a hablar.

– La información sobre la central lechera no afecta a todos los periodistas deportivos de Madrid. La mayoría de profesionales, aunque puedan tener simpatía por el Madrid, tambien tienen respeto por el código deontológico y rechazan este tipo de prácticas.

– No todos los periodistas que respaldan públicamente a Mourinho forman parte de la central lechera.

La temporada, a estas alturas, está soltando espuma a chorros como una botella de cava agitada. Aunque la ha descorchado Pep, es el entorno de Florentino Pérez y José Mourinho quienes llevan meses agitándola. Por mucho que ahora miren hacia otro lado y sobreactúen su indignación por las palabras de Guardiola.

Cuando pase el ruido mediático por las dos ruedas de prensa consecutivas, quedará el fútbol. Este miércoles se enfrentan dos grandes equipos y dos enormes entrenadores. Pero pase lo que pase en esta elminatoria de Champions, sería bueno para el deporte y para el periodismo que  nunca más se intente ensuciar desde la prensa a un equipo que ha conseguido maravillar al mundo con su juego.

Esto es lo que vino a decir ayer Guardiola, y ni Gandhi lo hubiera hecho con más ecuanimidad.