Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La ignorancia sincera

4 Noviembre 2011 - 19:11 - Autor:

Dicen los psicólogos que una persona que se relaciona con sus semejantes sin tabúes, sin filtros, está en la antesala de la sociopatía. La sinceridad es buena. Pero si no somos capaces de modularla se transforma en una bomba de relojería.

Lo define bien un dicho popular: solamente los niños y los borrachos dicen siempre la verdad.

En la vida adulta, si queremos conseguir unos objetivos determinados debemos aprender a desarrollar algunas habilidades sociales. La asertividad, la empatía, la comunicación no verbal, la planificación, y la sinceridad en su justa medida son algunas de estas pequeñas estrategias que se suelen adquirir de forma natural.

Dicho en otras palabras: ¿qué valoramos más de un compañero de trabajo, que sea eficaz, educado y respetuoso o que sea sincero? Si no somos santo de su devoción, ¿será mejor para una relación laboral provechosa que nos lo espete a la cara o que se lo guarde para si?

Incluso en la relación de pareja la sinceridad total es una peligrosísima arma de destrucción masiva. Hay zonas del comportamiento y del pensamiento humano que deben quedar veladas, porque descubrirlas puede dañar al entorno más cercano de la persona y, a la postre, al propio interesado.

Enrique Jardiel Poncela sintetizó esta idea en el aspecto de las relaciones sociales: “la sinceridad es el pasaporte de la mala educación”. En la vertiente política, Martin Luther King no pudo decirlo más atinadamente: “Nada en el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la estupidez concienzuda”.

El activista afroamericano parecía, de hecho, que estaba refiriéndose con esta máxima a las críticas que ha venido recibiendo Pep Guardiola de gente tan experta en las relaciones interpersonales como Ibrahimovic, Eto’o o el propio Mourinho. Dicho de otra manera, antes conocerás a una persona observando a sus detractores que a sus aduladores. En el caso de Pep, como apuntaría Schuster, “no hase falta disir nada más”…

El caso de Bojan es diferente. En una larga entrevista en TV3, el chaval reconoció que gran parte del problema fue su dificultad para expresar al míster su insatisfacción. Admitió que cuando lo intentaba, sentía un bloqueo que le impedía transmitirle sus sentimientos. Descargó al míster de toda culpa. Aunque Pep admitió también públicamente que con Bojan “no he sabido hacerlo mejor”. Estos desencuentros civilizados son moneda corriente en las relaciones laborales.

En cambio, Víctor Valdés explicó recientemente que hasta que llegó Guardiola al banquillo, él no había llegado nunca a disfrutar como portero de fútbol. Pep fue quien le hizo entender que la posición de cancerbero era tan importante dentro de su esquema de juego como cualquier otra. Magnífica estrategia de motivación. De manual.

Xavi e Iniesta, dos chicos listos sobre el césped y fuera de él, destacan siempre las dotes organizativas, humanas y comunicativas de Guardiola. ¿Qué más se le puede pedir a un entrenador?

Señalar que el entrenador del Barcelona esconde su verdadero yo detrás de unas declaraciones públicas siempre templadas y que reprime su auténtico carácter bajo un comportamiento impecable no deja de ser, pues, un gran cumplido. Porque es gracias a estas habilidades sociales, y no a su gran corazón, que Guardiola ha conseguido motivar y cohesionar al equipo y elevarlo hasta la excelencia casi absoluta.

Ante este éxito rotundo, ¿qué importa la auténtica personalidad de Guardiola?. ¿Queremos que se case con nuestra hija o nos conformamos con que haga del Barça actual un equipo para la Historia y encima lo represente con elegancia, respeto y solidez? Yo, con lo segundo, ya me doy con un canto en los dientes.

Lo que sí es hipocresía, y de la buena, es pretender destruir a un rival con argumentos falaces, enmascarar la rabia bajo la apariencia de la crítica objetiva, y retorcer la realidad para mostrarla según la propia conveniencia.

Y estas otras “habilidades” el Real Madrid actual y parte de su entorno mediático las han tomado como bandera. Que sigan revolcándose en polvos pica-pica.

En twitter: @carlestorras

Periodista a tus noticias

31 Octubre 2011 - 19:33 - Autor:

Me dispongo a verter un carro de piedras encima de mi tejado e, incluso, a granjearme alguna enemistad (más).

Leer los periódicos deportivos -y hasta alguno de información general- me está provocando en las últimas semanas auténtica vergüenza ajena. ¿De verdad los periodistas -deportivos, en este caso- no son capaces de nutrir las páginas de fútbol con noticias que merezcan ser llamadas de esta manera?

El gran tema de las últimas semanas es saber si el Madrid está “ya” al mismo o incluso más alto nivel que Barça y si el ciclo barcelonista ha terminado definitivamente. Aparte de dejar traslucir las ganas de algun periodista que otro de que tal cosa suceda cuanto antes, es directamente estúpido formularse la cuestión a estas alturas de la competición y en estos términos.

Mientras los periodistas deportivos sigan conduciendo con las luces cortas pasará, como siempre, que vendrán los jugadores a poner el sentido común. Ayer, Piqué observando que si el Madrid está un punto por encima será que algo mejor ha hecho. E Higuaín, del otro lado, avisando de que a la Liga le queda un mundo.

Qué forma tan cruel de fundirse decenas de titulares con dos simples frases que duelen al oído de tan obvias y sensatas que son. Lo cual confirma que la prensa deportiva escora cada día más hacia terrenos extradeportivos, y que cualquier día veremos a la fauna que rodea a Josep Pedrerol encerrados en una granja y tirándose los platos a la cabeza al más puro estilo “Acorralados”.

El Madrid, como se harta de decir Guardiola, no es que esté a un gran nivel. Es que lleva tres años jugando bien y con un altísimo rendimiento, que según habíamos convenido eran expresiones sino sinónimas sí muy cercanas en el lenguaje mourinhista. No es una sorpresa, por tanto, que haya empezado fuerte la temporada, porque ha hecho exactamente lo mismo en las últimas ediciones de la Liga.

¿Que su juego es ahora más vistoso que antes? ¿Que da la sensación de más solvencia? Probablemente. Aunque en el último tramo de la pasada Liga también fue un rodillo, salvo el partido contra el Barça. Inferir que el Madrid ya es mejor que un Barcelona que lleva tres años ganándolo todo y ofreciendo un gran espectáculo en opinión de todos los medios extranjeros (ya que en España hay división de opiniones) es, cuando menos, precipitado.

Habrá que esperar al menos a que se midan otra vez ambos equipos, porque los últimos cruces no han dejado lugar a dudas. A doble partido, que es la mejor forma de medir el momento de juego de dos equipos, el Barça ha resultado intratable.

Y diré más: aún suponiendo que el Madrid ganase los dos clásicos e incluso si me apuran esta Liga, tampoco eso implicaría un cambio de ciclo ni que Mourinho habría superado a Guardiola. En los libros de historia del Fútbol, el de Santpedor se ha ganado un puesto que será muy difícil quitarle. Para un periodista quizás dos semanas bastan para marcar tendencia. Para un historiador, que es quien escribe la Historia, es necesario esperar algo más. Bastante más.

Señalemos también que el hecho que el Madrid esté en un buen momento de juego y sea un gran equipo no tiene por qué suponer un cambio de ciclo. En los años cincuenta, cuando el Madrid ganó las cinco primeras copas de Europa, el Barça tenía un equipo mítico con Kubala, César, Moreno, Manchón y Basora. Y cuando ambos equipos se cruzaban, saltaban chispas. Pero en el libro de historia, está claro quien figura arriba en el palmarés.

Si queremos dar noticias, seamos periodistas. Si queremos hablar de historia, dejemos reposar los acontecimientos. Y el que no pueda porque le corroe la rabia, que se tome un lexatin doble.

En twitter: @carlestorras

 

Reflexiones en un 11 de Septiembre

11 Septiembre 2011 - 17:09 - Autor:

Por una ironía del destino, el primer tropiezo liguero del Barça ha coincidido con la Diada Nacional de Catalunya del 11 de Septiembre. Para quien no lo sepa, la celebración no tiene nada que ver con el atentado de las torres gemelas de Nueva York. En Catalunya, se conmemora un 11-S muy diferente y muy anterior, pero que tuvo también consecuencias nefastas, en nuestro caso para las instituciones políticas propias, la lengua y la identidad cultural del país. De nuestro “pequeño país de ahí arriba a la derecha” del que a veces habla Guardiola.

¿Qué es la pérdida de la identidad de un pueblo pequeño en comparación con el desafío global que representaba la peor acción militar hostil en territorio norteamericano de toda la historia? Es una simple anécdota, un capítulo más en el grueso y polvoriento libro de historia de nuestro torturado continente. De hecho, en Europa hay muchos países pequeños que han muerto lentamente, sin hacer ningún ruido. Podíamos haber sido uno más.

Catalunya perdió la guerra de sucesión pero ganó después el desafío de la supervivencia.

No es casualidad entonces que en los discursos del 11-S de Nueva York y en los actos de la Diada se oigan, año tras año, expresiones similares: aprender de la adversidad, confiar en la capacidad colectiva y trabajar para levantarse de nuevo.

Volviendo al prosaico resultado liguero, un tropiezo en la segunda jornada en el siempre complicado campo de la Real Sociedad no es un drama. No tendrá probablemente mayor consecuencia en el balance final del campeonato, porque dos puntos de 114 en juego son lo que son. Lo que sí es importante es cómo el equipo saldrá el sábado frente a Osasuna, activando su ADN de autosuperación, de respuesta a la adversidad, de fe ciega en las capacidades propias. Y el público sabrá estar a la altura.

Guardiola lo apuntó en la rueda de prensa del 26 de abril del 2011 en el Bernabéu, que fue más recordada por lo del “puto amo” o por su mención a la “central lechera”. Pep nos dejó también la frase:  “hemos caído muchas veces como equipo y como país y nos hemos vuelto a levantar”.

Y después de recibir la Medallla de Honor del Parlament, Guardiola apuntó en su discurso que Catalunya será “un país imparable” si trabaja desde “muy temprano, sin reproches ni excusas”. Y el destino le ha brindado bien pronto la primera ocasión de demostrarlo.

También lo escribió el escritor Manuel Vázquez Montalbán en la revista Triunfo, en octubre de 1969: “El espectador catalán está muy castigado por la historia. En la supervivencia del Barça se ha consumado uno de los escasos salvamentos del naufragio. Es el Barça la única institución legal que une al hombre de la calle con la Catalunya que pudo haber sido y no fue”. Y lo escribió en pleno franquismo.

La Liga es como la vida de las personas y de los países. Un día tropiezas y dependiendo de cómo reacciones tendrás ocasión de volver a tropezar o no. Guardiola es de los que, en su vida personal y profesional, ha hecho del esfuerzo de autosuperación un auténtico leitmotiv. No le queda otra.

Estas son nuestras señas de identidad como país y como club. Si el 11 de Septiembre de 1714 no hubiésemos perdido la guerra, quizás serían otras.

En twitter: @carlestorras

 

Las 10 cosas que no se deben repetir en Can Barça

2 Agosto 2011 - 11:22 - Autor:

Si en un post anterior remarcábamos los diez puntales del éxito azulgrana en la temporada 2010-2011, aquí van los diez apartados que deberían no repetirse en esta nueva temporada que empieza. El objetivo es no comprometer la continuidad en el tiempo de los éxitos deportivos del equipo y alargar lo más posible su racha triunfal.

1- Guardiola prefiere una plantilla corta, pero los rigores del calendario quizás aconsejen ampliarla un poco más, sin llegar al torrente humano que es el vestuario del Madrid.
2- Sería un tremendo error estirar todavía más el culebrón de Cesc. No ayuda en nada a la imagen internacional del club y añade presión sobre el jugador una vez que vista –si finalmente lo hace- la camiseta azulgrana.
3- El comunicado de Rosell amenazando al Madrid con una ruptura de las relaciones institucionales vino tarde, y las reacciones en frio siempre parecen calculadas e impostadas. Si el Barça quería visualizar de alguna forma su indignación con el Madrid, debería haberlo hecho en caliente. Si la directiva prefirió esperar al final de la temporada, lo mejor hubiera sido aprovechar la ocasión para dar todos los datos que demostraban la inocencia del Barça en el caso del dopaje y desmontar punto por punto las calumnias lanzadas por Mourinho sobre las ayudas arbitrales. Ya que Rosell tardó semanas en responder, podía haber documentado mejor la respuesta.
4- El patrocinio de Qadar Foundation no parece acorde con el de Unicef. Ambos espacios publicitarios son como la cara y la cruz de una moneda, el ying y el yang del alma económica del club. Las explicaciones de Rosell sobre la felicidad de los qataríes por la calle -no dijo nada de las qataríes- no fueron un prodigio de solidez argumental, precisamente.
5- El duro ajuste presupuestario ha derivado en recortes allí donde el club nunca había metido la tijera, en las secciones económicamente más débiles del club. Estas medidas no deberían apartar a la institución del modelo que ha representado tradicionalmente el F.C.Barcelona en Catalunya.
6- Las declaraciones de Guardiola a un medio italiano sobre el posible fin de su etapa como entrenador del Barça. Independientemente del malestar que provocaron por su contenido, tampoco se justificaron en su forma, ya que el entrenador de Santpedor mantiene en España una respetable y seguramente acertada política de no conceder nunca entrevistas personales a los medios. O todos tirios, o todos troyanos.
7- El Barça debería haber atajado con más rotundidad las acusaciones de dopaje que se vertieron desde el entorno de Florentino Pérez. Laporta no hubiera dejado pasar la ocasión de poner los puntos sobre las íes. Fue Guardiola quien tuvo que dar la cara por el club y pedir explicaciones al mismísimo Florentino.
8- Las dubitativas e imprecisas gestiones del club a raíz de la huelga de controladores dejaron a Pep en una incómoda situación que hubiera sido fácilmente evitable de haber aprovechado la experiencia de la Junta anterior en estas cuestiones organizativas y de intendencia.
9- Si Rosell no quiere asumir el papel de “malo” -función que Laporta asumía con entusiasmo e incluso con fruición-, hace falta alguien en el club que no tenga inconveniente en coger el toro por los cuernos cuando la situación lo precisa.
10- La actual directiva no debería haber abierto la caja de Pandora de la investigación de las cuentas de sus predecesores. Y ahora, una vez que está en marcha, debería procurar cerrar el proceso cuanto antes, puesto que el goteo de noticias no beneficia a nadie.
La campaña pasada ha sido buenísima en lo deportivo, pero al Barça le queda camino por recorrer en lo institucional. Johan Cruyff, que fue nombrado presidente de honor del club y tuvo que renunciar al cargo, pagó injustamente los platos rotos de esta tensión entre Laporta y Rosell. El recambio en la presidencia entre dos hombres enfrentados en el aspecto personal hacía presagiar negros nubarrones que han quedado diluidos bajo el intenso sol de la gloria futbolística. Pero Rosell debería no confiarse, y pensar que la estabilidad del todo depende de cada una de las partes.

Mis más sinceros deseos para Mou

26 Julio 2011 - 18:12 - Autor:

Mourinho ya es mánager deportivo del Real Madrid, su anhelado cargo plenipotenciario, con el que ha dejado cautivo y desarmado al ejército de Florentino. El portugués ha ganado la guerra interna, y ahora solamente le queda doblegar a ese equipo periférico que osa amenazar la hegemonía natural del imperio blanco. No creo que Mou necesite consejos para emprender tan alta misión, pero en cualquier caso no podrá evitar que le mandemos desde aquí unos sinceros deseos.

En una sola temporada, Mourinho se ha adueñado del debate futbolístico en España. Se dice que él juega a eso, a atraer sobre si la atención mediática para que ésta no recaiga sobre los jugadores. Otras versiones menos benevolentes, procedentes del mismo club blanco, apuntan a un personaje no tan calculador y estratega como aparenta, sino mucho más expuesto a su carácter impulsivo y visceral.

El entrenador portugués és una persona de sangre caliente, y por lo tanto no es un gran diseñador de jugadas de ajedrez. Más bien es de los que suele dar un puñetazo al tablero cuando las cosas no le salen a su gusto. Responde a estímulos inmediatos, y tiene serias dificultades para morderse la lengua cuando lo provocan. Por ello desaparece del mapa cuando decide no hablar, porque sabe que si se sienta en la sala de prensa acaba mordiendo el anzuelo de los siempre perversos periodistas.

Mourinho, según coinciden quienes lo conocen, es alguien que sabe moverse muy bien en contextos tensionados. Cuando hay que tomar decisiones al límite, afrontar conflictos, nadar en aguas turbulentas, caminar sobre terrenos pantanosos, Mou se maneja como nadie. Por ello no teme llevar los conflictos hasta el extremo, hasta el borde de la deflagración. Lo sabe Jorge Valdano, que se enfrentó a él y perdió. No contaba el argentino con las sucias artes que es capaz de poner en práctica el portugués.

Ante este panorama, expongamos al entrenador madridista nuestros más sinceros deseos para la próxima temporada:

1- Mourinho debería perseverar en la forma que tiene de preparar -si es que lo hace- sus ruedas de prensa. Se sienta ante los micrófonos, escupe cuatro, cinco o seis titulares fruto de su último hervor de rabia, y luego se pasa el resto de la rueda de prensa intentando suavizar, matizar, rebajar los titulares que ya ha dado. Como sabemos, los periodistas no permitirán que el aburrido matiz ensucie un titular redondo. Mou: esa es precisamente la política de comunicación que necesita el Madrid.

2- El entrenador blanco hace muy bien en centrar su discurso en el FC.Barcelona, porque así ensalza todavía más sus éxitos deportivos ante el mundo. Se ha pasado toda la temporada criticando a Pep Guardiola, a los jugadores, al club, a su sistema de juego, dejando de manifiesto ante el mundo entero sus propias carencias. Ha sido como presenciar en directo la rabia de Salieri contra Mozart. Todo un espectáculo.

3- Es perfecto el criterio que utiliza hasta el momento para fichar jugadores. Mientras sean turcos o portugueses, tienen mucho terreno ganado. Debe incidir más en su lucha incansable durante meses para fichar a un nueve para luego dejarlo sentado en el banquillo a la primera de cambio. Esta forma de jugar al despiste desconcierta a los equipos rivales, que acaban por no saber a qué estás jugando ni a qué quieres jugar. Lástima que el mismo desconcierto acompañe a su propia afición.

4- La mejor forma de ponerse en el bolsillo a los jugadores nacionales del Madrid es filtrando su deseo de quitarle la capitanía a Íker Casillas y dársela a Cristiano Ronaldo, saltándose de paso a Sergio Ramos y a Xabi Alonso. Siempre que puedas cabrear jugadores de tres en tres, ¿por qué hacerlo solamente de uno en uno?

5- En sus relaciones con el presidente Florentino, es muy conveniente que Mou siga utilizando el chantaje para conseguir sus objetivos, como hizo cuando quiso deshacerse de Valdano amenazando con aceptar el pre contrato que había firmado con el Chelsea. Es la mejor forma de cimentar unas relaciones institucionales sólidas y basadas en la confianza mútua entre entrenador (ahora mánager) y presidente.

6- Siempre que pierdas, échale la culpa a un tercero. Esta máxima, que ha seguido a pies juntillas, le ha dado grandes réditos frente a la masa social blanca, que le sigue como un solo hombre. Ante los periodistas críticos con él y con Florentino, es bueno que la Central Lechera siga ejercjiendo su poder de presión para taparles la boca o intentar mandarlos a la calle.

7- Cuando la cosa se pone fea de verdad y con el equipo más caro de la historia has ganado solamente una Copa del Rey, quítate de en medio y provoca un vacío comunicativo, hablando solamente a través de terceros. Es la mejor forma de proteger a la entidad que te ha contratado y de dar la cara frente a los socios de tu equipo, los que te han respaldado durante toda la temporada.

8- Continúa variando tu sistema de juego cada vez que te plantes frente a un rival al que reconoces como superior. Adapta tu forma de juego al adversario para que así nadie, ni propios ni extraños, sepan nunca cuál es tu auténtica personalidad futbolística.

9- Cada vez que te enfrentes a tu máximo rival juega a destruir su sistema, a la contra, como lo haría un equipo de la Liga Adelante –no todos, igual hay alguno en segunda que intentaría construir algo-. Así quedará bien claro ante la opinión pública cual es el equipo grande y cual el pequeño.

10- Y finalmente, y por encima de todo, quédate muchos años más en el Madrid. Contigo aprendemos de fútbol –lo que no hay que hacer- y los éxitos del rival lucen más.

El 9, piedra filosofal de Pep

22 Julio 2011 - 19:06 - Autor:

20110722-211134.jpg
El club de fútbol que puede presumir de tener un sistema a la vez económicamente más
sostenible y futbolísticamente más rentable tiene que pagar tributo también, ocasionalmente, al Dios mercado. El último ha sido el sacrificio de Bojan.

Y no ha sido el único en los últimos meses. Desde que Sandro Rosell aterrizó en Can Barça, el club ha realizado otros dos sacrificios sin precedentes históricos: ceder la camiseta a una Fundación de un país que no es una democracia homologable con la nuestra y empezar a cerrar secciones deficitarias. Decisiones que la nueva junta puede tomar al amparo de los buenos resultados deportivos pero que no por ello dejan de ser desagradables y, en algún caso, incluso antinatura.

En lo económico, la operación Bojan no está nada mal armada: según lainformación.com, el Barça recibe 12 millones ahora, tiene opción de recompra por 13 millones durante los próximos dos años, y la Roma, en caso de querer bloquear la recompra, debería desembolsar 28 millones al club catalán. Parece una estrategia a gusto de todos, puesto que Guardiola cree que el jugador necesita minutos pero él no se los puede dar, el club se quita un problema de encima y recibe dinero a cambio, y Luís Enrique obtiene a buen precio un refuerzo que le ha dado grandes alegrías en el Barça B. En lo económico, todos contentos.

Pero como suele ocurrir en el fútbol, aunque algunos no lo tengan muy claro, no todo se reduce al aspecto crematístico. Después de un fulgurante inicio en el que consiguió apagar la estrella de Ibrahmovic, el ‘noi de Linyola’ entró en barrena como un cohete de feria remojado. Desde entonces, el barcelonismo ha esperado pacientemente su resurgimiento, que el chaval demostrase por fin de lo que es capaz. Pero el tarro de las esencias ha permanecido hermético. Y él ha imprimido demasiado a menudo el rictus de la impotencia a sus rasgos de buen chaval.

Bojan es uno de esos jugadores que provocan división de opiniones en la grada, pero al que se le critica con silenciador porque es de la casa. En cambio, Guardiola no tiene tantos miramientos. Hay algo en determinadas personas que no gusta a Pep, y por deducción entendemos que tiene que ver con la falta de lealtad en su relación personal con el entrenador. Es el mismo eslabón de la cadena que se rompió con otros dos delanteros: Eto’o y Ibrahimovic. Curiosa coincidencia.

Alguno podrá decir que esto se parece mucho a una tiranía, a un emirato como el que se publicita en la camiseta. No lo parece, lo es. Como lo es cualquier empresa donde hay un responsable al que se le exigen resultados y al que se pone a su disposición un presupuesto para que lo gestione de la manera más provechosa. Democracia, la justa.

La salida de Bojan nos da pena. Pero sabemos que puede volver en dos años y, mientras tanto, Pep sigue al mando, demostrando quien toma las decisiones, que es lo que importa en el largo plazo. El entrenador, además, le abre la puerta a un hombre que dará al número 9 un nuevo impulso. Esperemos que sea el definitivo.

Las 10 cosas a mantener en el Barça la temporada que viene

15 Julio 2011 - 11:19 - Autor:

El Barça no lo ha hecho todo bien durante esta temporada, pero a nuestro entender ha acertado en diez puntos clave que mucho tienen que ver con el palmarés conseguido y la forma de conseguirlo.

Perder la Copa del Rey contra el Real Madrid, lejos de resultar una amenaza para la moral del equipo y del seguidor blaugrana de cara a la eliminatoria de Champions, fue un refuerzo anímico e ideológico para afrontar el siguiente compromiso con más autoconfianza y menos relajación. Esto demuestra hasta qué punto ha cambiado la historia del Barça, que ha aparcado viejas inseguridades.

¿Cuáles son las diez cosas que se están haciendo bien en Can Barça para conseguir este cambio tan drástico en la mentalidad colectiva del barcelonismo?

1- La robustez del liderazgo del Barça, que no se ha tambaleado a pesar de la presión deportiva y mediática del máximo rival, ni se ha debilitado después del empacho de títulos de las dos últimas temporadas.
2- La coherencia del equipo con sus principios futbolísticos, que se han mantenido inquebrantables desde el primer día que Guardiola se sentó en el banquillo hasta el último partido de la temporada.
3- El tono mesurado del entrenador y de todos los jugadores en sus declaraciones públicas a lo largo de nueve meses. Incluso el puñetazo encima de la mesa de Guardiola en la rueda de prensa de Madrid fue calculado, moderado y necesario.
4- La buena forma física del equipo, que ha resistido de forma continuada dos temporadas durísimas con un Mundial enmedio. Nadie daba un duro por los internacionales del Barça en el último tramo de la competición liguera, y en la final de la Champions, en cambio,estaban todos a disposición de Pep.
5- El equilibrio entre la escuela de fútbol de la cantera y el primer equipo, con un cuerpo técnico atento a los nuevos valores y con voluntad de abrirles un hueco en Primera División.
6- La respuesta firme pero serena de la sociedad civil catalana a las cacicadas de la central lechera, el florentinato, y las presiones del Real Madrid imperial a todos los estamentos oficiales del fútbol.
7- La comunión entre público, cuerpo técnico, equipo y directiva. A pesar de discrepancias tácticas puntuales, la estrategia está consensuada y todo el mundo rema en el mismo sentido por primera vez en la historia de este club. Esto se nota en los resultados.
8- La transición desde la era Laporta a la era Rosell se ha realizado de forma más progresiva de lo que anunciaban los primeros movimientos y declaraciones de la nueva directiva.
9- La austeridad económica del Club en su política de fichajes, en línea con el momento actual de recortes y ajustes presupuestarios en todos los ámbitos.
10- El liderazgo solidario de Messi sobre el terreno de juego. Nadie lo discute, todos juegan para potenciarlo y él revierte su talento en el equipo. se ha instaurado una perfecta simbiosis entre el genio individual y la labor de conjunto.
Son muchos los factores que se han concitado en este momento histórico tan favorable al FC. Barcelona. No son factores aleatorios ni producto de la casualidad. Desde distintos estamentos del club se ha trabajado para conseguirlo, y ahora deberán trabajar más para mantenerlos.

Neymar no va a ser la ‘saeta crestada’

30 Junio 2011 - 9:20 - Autor:

Algunos querrán ver en la contratación de Neymar algún símil con el fichaje de Di Stéfano en 1953, cuando el Barça de las Cinco Copas, comandado por Kubala, arrasaba en todas las competiciones y el Madrid suspiraba por un título. El primer golpe de efecto de Don Santiago Bernabéu como presidente fue determinante para encumbrar al Madrid en el olimpo europeo y como equipo de referencia internacional. El Madrid de hoy, 60 años y unos cuantos revolcones más tarde, sigue buscando ese revulsivo que le permita dar el “sorpasso” a los azulgranas, despertar de una vez de la pesadilla en la que vive instalado desde que Pep Guardiola es entrenador del Barça. Pero por distintos motivos no es probable que Neymar vaya a ser su segundo salvador.

Di Stéfano llegó al Madrid después de pasar por el River Plate y el Millonarios colombiano, dos clubes en los que ya había triunfado. Recaló en el club blanco después de una pugna de despachos con el Barça con participación –nada ecuánime- de la Delegación Nacional del Deporte, y una vez en la capital se consolidó como mejor jugador del mundo y gran suministrador de trofeos para los escaparates del club.

La adaptación de Di Stéfano no fue inmediata pero sí rápida. A las pocas semanas de llegar, el equipo blanco le ganaba al Barça 5 a 0 en Chamartín. Claro que en la segunda vuelta los de Kubala hacían lo propio con los madridistas, con un no menos contundente 5 a 1 en el antiguo campo de Les Corts. Pero el hecho es que aquella liga 53-54 la ganó el Madrid después de 21 años de sequía en el máximo torneo nacional. No le podían pedir más a la “saeta rubia”.

Como decía, ni Neymar es el mismo tipo de jugador que Di Stéfano ni llega en el mismo momento de su carrera profesional ni de madurez personal. El rocoso carácter del argentino se volcaba por completo en el terreno de juego, donde era un compendio de fuerza, arrojo y sentido táctico y estratégico. El faro de jugadores como Johan Cruyff o Zidane. En cambio, el joven brasileño de la cresta, aunque un virtuoso del balón, reparte de momento su atención entre el césped, el peluquero -un artista, eso sí-  y las discotecas.

Es cierto que al equipo de Mourinho le falta un plus de chispa y alegría creativa en ataque que Cristiano Ronaldo, a pesar de ser un excelente realizador, no acaba de aportar. Florentino siente que a su equipo le falta un Messi, alguien que de un toque de magia al conjunto y sirva para  concitar los duendes que tantas veces ayudan a desatascar partidos o a darles un brillo especial (aumentando así los derechos televisivos y los correspondientes ingresos).

Pero Messi es Messi en el Barça. Neymar en el Madrid puede ser como Messi en la selección argentina, si no le acompaña el conjunto. De hecho, ya lo dijo su entrenador en el Santos brasileño, Muricy Ramalho: “Neymar se vería mejor en el Barcelona” porque según él tiene un sistema más abierto a la creatividad de los genios como su ex pupilo o el propio Messi. El Madrid de Mou, en cambio, tiene un sistema demasiado tacticista para el lucimiento de los cracks. Lo dice él, no yo. Aunque lo suscribo.

 

Gago no es el único ‘sedicioso’

26 Junio 2011 - 15:37 - Autor:

El ser humano tiene la fea y reiterativa costumbre de cuestionar la autoridad, particularmente cuando ésta se ejerce “manu militari”. Los latinos tenemos marcado a fuego en nuestro chip de fábrica étnico esta tendencia irrefrenable a nadar contra corriente. Y si se trata de contradecir a quien nos paga, el placer es doble. Por todo ello se podría caer en la tentación de considerar que las alabanzas de Gago al juego del Barça son producto del despecho por haber calentado el banquillo de Mourinho durante casi toda la temporada. Pero la realidad es que Gago es solo la punta de un iceberg: el del creciente colectivo de madridistas que, como amantes del fútbol, admiran el buen hacer deportivo del grupo liderado por Pep Guardiola.

No sabemos qué clase de sentimientos habrán encendido y atizado el fuego de la crítica de Gago. Pero lo cierto es que sus argumentos (“los madridistas piensan que se le puede ganar [al Barça], pero este año era imposible. No quieren admitirlo, no se quieren dar cuenta”) manan de la masa social blanca con creciente fuerza, toda vez que se van calmando las agitadas aguas de la pasión futbolera.

Cuanto más lejos quedan los ecos de la contienda, más fácil es que aflore la razón. Y aunque es mucho pedir que el juego barcelonista conmueva a un merengue, no es menos cierto que en esta afición hay la misma proporción de auténticos amantes del fútbol que en cualquier otra (la del Barça incluida, lógicamente).

No en vano alguien tan poco sospechoso de antimadridismo como Alfredo Di Stefano, en plena vorágine de clásicos, comparó el juego azulgrana con un león y el blanco con un ratón. La ‘saeta rubia’ estaba hablando más como aficionado global al fútbol que como hincha blanco.

Seguramente entre los madridistas catalanes es más difícil un juicio desapasionado, puesto que viven bajo la presión permanente del campo contrario. Pero entre la afición blanca de la capital, una vez que se han superado los peores síntomas de la mourinhitis, la verdad empieza a resplandecer con luz propia.

Esta clarividencia al estilo Gago es posible que a lo largo del mes de agosto se vaya diluyendo en beneficio de las ilusiones de la temporada que viene y de la emoción de los primeros compromisos de los dos grandes (Supercopa de España y de Europa). Pero en la actual zona de pantano barométrico es bueno que aflore la admiración por un proyecto deportivo a menudo más valorado en el mundo entero que dentro de las fronteras españolas.

Fútbol Club Adaptación y Real Casta

25 Junio 2011 - 15:40 - Autor:

El Barça lo tendrá siempre mucho más complicado que el Madrid para tomar decisiones en el mercado intencional de jugadores. El equipo de Guardiola tiene que tener muy en cuenta un parámetro que los de Mourinho, a la vista de los nombres que barajan, ni contemplan: la capacidad de adaptación al sistema del jugador pretendido. Para el Barça, que el jugador sea dúctil es una prioridad. Para el Madrid, es algo que ni suma ni resta. Prefieren la casta y el arrojo.

Por un lado, el jugador que venga al Barça sabrá de antemano dos cosas: la primera, a qué jugará, qué tipo de sistema le va a tocar aplicar en el campo. Y por otro, que hay una jerarquía perfectamente establecida, el vértice de la cual la ocupa el rey Messi. Por detrás, están los cerebros del equipo: Xavi, Iniesta, Puyol. Y después, el resto de canteranos: Piqué, Busquets, etc…  La primera obligación del jugador que venga a Can Barça va a ser adaptarse a esta realidad pre existente, que no cambiará pase lo que pase. Aunque las cosas vayan mal dadas, es muy difícil que el Barça renuncie ya a estas señas de identidad.

Después de los errores cometidos en el pasado, léase Ibrahimovic, es difícil que la directiva vuelva a incurrir en ellos. Al Barça no le vale cualquier crack, por extraordinario que sea su nivel. Si en su cabecita no hay un rincón dedicado a la humildad, a la empatía y a la inteligencia emocional, no tendrá nada que hacer. El coraje, la motivación, la capacidad de liderazgo están muy bien. Pero no son suficientes para militar en este equipo.

A algunos lectores les molesta que acabemos muchas veces llevando nuestras reflexiones hacia el terreno del eterno rival. Pero el título del blog, “Vivir en Campo Contrario”, parece que así lo aconseja. Además, la diferencia de planteamiento, de organización empresarial, y de talante de los entrenadores son hoy por hoy tan abismales, tan diametralmente opuestas, que es una tentación demasiado irresistible.

En el Madrid, fichar es más fácil. Lo demuestran los diez “galácticos” que han acabado recalando –con mayor o menor éxito, eso sí- bajo el manto de Florentino. El último parece que será Neymar. Un chico tan joven como fogoso y con grandes ganas de disputarle el trono a Cristiano Ronaldo, más que de acomodarse a él. Y posiblemente, Florentino es lo que busca: que ambos cracks se piquen para que rindan más. Mourinho no parece ser de esta opinión, pues según se dice prefería al Kun Agüero.

Como el culebrón de los fichajes de verano todavía no ha terminado, y puede dar muchas vueltas todavía, no podemos aventurarnos a saber quién será el que acabe vistiendo de blanco. Si Mourinho prefería al Kun y Florentino acaba comprándole a Neymar, mal empiezan la temporada en esa casa. Porque si no llegan resultados inmediatos para el brasileño, lo que habrá fichado el club será un foco de tensiones de muy incierta evolución.

La desventaja para Neymar es que el Madrid no tiene un estilo de juego tan aprendido como el Barcelona, todavía se está haciendo. Y Mourinho es un entrenador que quiere siempre adaptar su juego a las circunstancias y al rival, por lo que no tiene una personalidad definida de antemano. En cambio, la ventaja para el brasileño es que aquí, en Madrid, nadie le criticará sus excentricidades o sus salidas de pata de banco. Desde la época de Di Stefano, aquí gustan los jugadores con carácter, aunque de vez en cuando saquen a pasear el mal genio. Siempre que no les pillen en la discoteca y den buenos resultados al equipo, claro.

En twitter: @carlestorras