Saltar al contenido

« ver todos los blogs

Enhorabuena a todos menos a tres

3 Mayo 2012 - 9:21 - Autor:

Después de ver la integridad de Mourinho peligrar en el peor manteo de la historia del fútbol (con participación del imprevisible Sergio Ramos), ha llegado la hora de dar la enhorabuena a los vencedores de la Liga. Ya que hemos llegado hasta aquí sin quejarnos (demasiado) de los arbitrajes, vamos a ser considerados con el campeón. Es cierto que sólo le han señalado un penalti en contra en un año entero, y uno tiene el derecho de sospechar que pueda ser el pago por todo el lloriqueo arbitral de la temporada pasada.

Pero pelillos a la mar, que será por casualidad. Rindamos honores al campeón, hagamos el pasillo simbólico a un equipo que, sin grandes alardes tácticos, ha demostrado tener un envidiable punch y, sobre todo, el instinto asesino de los ganadores. Doy la enhorabuena a mis amigos merengues, que son unos señores en la derrota y en la victoria, a los aficionados sensatos, a los directivos honestos (de haberlos), a los periodistas madridistas que procuran tener una mínima objetividad (alguno conozco), y a los integrantes del equipo. ¿A todos? No. En el caso de Pepe, por ejemplo, más que palmaditas en la espalda lo que necesitaría son trabajos sociales para compensar los destrozos causados en tibias y peronés ajenos. Y a Cristiano Ronaldo le vendrían fenomenal unas cuantas sesiones de psicólogo para aprender a gestionar mejor sus emociones. No he visto a nadie celebrar un triunfo con tanta profusión de cortes de manga, gestos agresivos y braceos de indignación.

Al que me permitirán ustedes que tampoco le dé ninguna enhorabuena es al señor del pelo gris, que lo primero que hizo al saberse campeón, mirando directamente a la cámara de la Sexta, fue señalar con sus dedos el número siete, que no son los puntos de ventaja sobre el Barça, sino los títulos de competiciones nacionales que ha ganado en sus distintos clubes. Esta proclama de mercenario es un insulto no solamente a la afición madridista, sino a todos los aficionados de cualquier equipo que sienten sinceramente la pasión por unos colores. Este señor, que dijo desde el balcón del Palau de la Generalitat que llevaba al Barça “para siempre en el corazón”, solamente es capaz de sentir aquello que le afecta en primera persona, y no empatiza con nadie que no se le aparezca en el espejo cuando se mira en él.

Lo dijo el lunes Alfredo Relaño en su columna en As: “Amigo Mourinho, esperábamos más”. El director del diario madridista apuntaba: “No me parece un logro extraordinario que el Madrid gane hoy una Copa, mañana una Liga y en dos años juegue semifinales de Champions. Eso vale para un Madrid de entreguerras”. Como verán, no soy el único que le niega la enhorabuena a Mourinho. Por algo será.

En twitter: @carlestorras

 

Alguien lo tenía que decir

6 Marzo 2012 - 23:07 - Autor:

En esto del fútbol impera una gran confusión, porque hay mensajes cruzados entre los que pretenden informar y los que juegan a desinformar. En medio, están los que buscan la verdad y los que prefieren la consigna de un color determinado. Hay tal batiburrillo de declaraciones, opiniones, medias verdades y mentiras como soles que de vez en cuando hace falta poner los puntos sobre las íes, para que no nos liemos ni nos dejemos liar.
1- El Barça tiene todo el derecho a criticar a los árbitros. Primero, porque se supone que este país, Estado, territorio, cacho de península o lo que sea ya no es una dictadura y aquí todos, incluso el Rey, estamos sujetos a crítica. Pero además, que durante tres años el equipo haya arrollado deportivamente a todo aquél que se ha interpuesto en su camino no ha convertido a los árbitros españoles en infalibles. Siguen siendo tan “humanos” como siempre y cuando se equivocan mucho y en el mismo sentido hay que decirlo bien alto y sin complejos.
2- Criticar a los árbitros no es ser victimista. Lo es cuando tu equipo juega rematadamente mal o cuando pretendes escurrir el bulto por errores propios. Este año, el Barça sigue siendo mejor que el Madrid, y así lo ha demostrado cada vez que se han encontrado. Y los árbitros son uno de los factores que explican el desajuste entre realidad y clasificación. Si les pica, que se rasquen. Las estadísticas de penaltis a favor y en contra, de tarjetas y de expulsiones, por ejemplo, cantan.
3- El Barça sí ha criticado a los árbitros. Cuando le pide a la Federación que aclare los criterios que se aplican para sancionar a unos sí y a otros no por sus críticas a los árbitros, el Barça está infiriendo que se hacen diferencias. Y es evidente que las hay, porque Mou en su interpretación de Tony Soprano en el aparcamiento del Camp Nou y Casillas poseído por el espíritu del mal se fueron de rositas, mientras que Piqué ha desatado la ira de los dioses negros.
4- Piqué dijo lo que dijo, no más. El chaval será un poco lenguaraz, pero reservemos nuestro espíritu de autocrítica para otra ocasión, porque esta vez lo que dice es que el árbitro estaba condicionado en su contra por haberle criticado una decisión. No me parece un desparrame, sino una realidad fácilmente comprobable a la luz de lo sucedido en el campo.
5- Sánchez Arminio no entendió bien lo que dijo Piqué, o no quiso entenderlo bien. Y él, que ya es mayorcito -y crecidito más de la cuenta en su perímetro, por cierto- sí que desbarra a lo grande. Las declaraciones de Piqué, en gravedad, no son ni comparables a las que hizo cualquier madridista de medio pelo la temporada pasada, acusando a Villar y su séquito endiablado de arrebatarle la Liga al eterno realísimo, ganador de todos los campeonatos por derecho natural, por la gracia de Dios y del Caudillo (aunque haya otro equipo que juegue setenta veces mejor).
6- La directiva de Sandro Rosell ha estado en su lugar. Por una vez, y sin que sirva de precedente, intentemos juzgar lo que han hecho sin tener en cuenta nuestras preferencias -laportistas sector cruyffista, sector independentista duro, ex-nuñistas rosellistas, anti-laportistas o desengañados en general-. Se responde al atropello con rapidez, elegancia y proporcionalidad. Ya vale de tragar sapos a cuento del fair play, que en este país solamente tienen en cuenta que seas tú más chulo que el de enfrente. Pues si quieren bronca, de vez en cuando hay que darla, para que no te tomen por melifluo, pacato y pusilánime.
7- Esperemos lo peor del Comité de Competición. La justicia deportiva es a la justicia lo que la música militar a la música. Y en último término, siempre podremos recurrir al Comité Español de Justicia Deportiva, que depende del ministro de Educación, el ultrasur José Ignacio Wert. Él nos salvará.
8- La Federación ha provocado esta situación: ha demostrado a todo el mundo que si un equipo se dedica durante toda una temporada a echarle porquería encima, a enrarecer el ambiente con falsas acusaciones de conspiraciones, y a lanzar infundios sobre presuntos casos de dopaje, obtendrá beneficios arbitrales al año siguiente. Que no se quejen si otros toman ejemplo. E insisto que al Barça no le hace falta, porque es el mejor equipo.
9- Al Real Madrid no le ha dado la gana que el Barça pueda ganar la Copa del Rey en su estadio. La barcelonitis corroe las putrefactas entrañas de Florentino, y si no lo quiere decir Pep ya lo digo yo: es una vergüenza que durante tantas décadas el Madrid haya gozado del privilegio de jugar la Copa del Generalísimo en su feudo y ahora, en democracia, nos prive de él por pura intransigencia pueblerina. Menudo señorío.
10- Es un honor para el barcelonismo jugar en el estadio Vicente Calderón, la auténtica catedral del fútbol del Madrid popular, abierto y cosmopolita. Ser culé en esta ciudad es un gusto, en gran parte, por compartir trinchera con los atléticos.

Florentino expresó a Mou su apoyo pero le exigió que nunca más diga que no escucha a los socios

25 Enero 2012 - 17:39 - Autor:

La alianza entre el presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, y el entrenador José Mourinho  no ha tocado todavía a su fin. De hecho, el alto mandatario expresó en privado al entrenador su apoyo decidido en este tramo de la Liga, pero le lanzó a la vez una seria advertencia: que nunca más vuelva a decir en público que no escucha las críticas de los socios. Según la opinión de la directiva, al menospreciar la opinión de los socios madridistas Mourinho sí que habría cruzado una línea roja en la política de la actual Junta, mucho más grave para ellos que la agresión a Tito Vilanova. De hecho, dos directivos del club ya se han mostrado favorables ante Florentino a desprenderse del luso a final de temporada.

La advertencia de Pérez no fue la única. El presidente también le pidó a Mourinho que en los futuros encuentros frente al F.C.Barcelona plantee una táctica ambiciosa: “prefiero un 7-0 después de jugarle de tú a tú al Barça que otro dibujo táctico excesivamente timorato”. Para Florentino, es peor la imagen que proyecta el Madrid si sale a defender el empate o un gol solitario que si pierde con un marcador abultado. Pero Mou sigue atenazado por el famoso 5 a 0 en el Camp Nou, que todavía no ha podido digerir.

El apoyo con condiciones de Florentino a Mou llega en un momento delicado para la paz interna del Madrid. La directiva pretende evitar a toda costa que ahora se abran grietas en su relación con el técnico, de quien temen que pueda filtrar a su entorno quejas sobre el comportamiento de alguno de sus hombres que cuestionan abiertamente su autoridad. En concreto, se teme que Mourinho dé detalles a los medios sobre el enfrentamiento que mantiene con Íker Casillas, a quien acusa de ser el “chivato” del equipo.

Como publiqué en el blog hace ya meses, la relación de Íker con la periodista de Telecinco Sara Carbonero ha enturbiado su relación no solamente con el técnico -partidario de adhesiones inquebrantables-, sino también con muchos otros compañeros, en particular con Cristiano Ronaldo. Según las fuentes consultadas, la posición de Cristiano en el vestuario es, al contrario de lo que pueda pensar la opinión pública, mucho más sólida respecto a sus compañeros que la del propio Casillas. Muchos compañeros del portero, incluso los del “clan español”, acusan a Casillas de jugar con cartas marcadas, de ser la voz y los oídos de Florentino en el vestuario, y de tener contacto habitual con algunos periodistas.

Por otro lado, distintos medios del entorno madridista, como el diario As, han publicado que hace justo un año Mourinho amagó con no seguir en el Madrid en la temporada actual. De hecho, según publiqué en vivir en campo contrario, Mourinho hizo valer en mayo de 2011 ante Florentino un precontrato que había firmado con el Chelsea. Y pidió a cambio de quedarse la cabeza de Jorge Valdano. El siguiente episodio ya lo conocen ustedes.

En twitter: @carlestorras

Mourinho instigó a sus hombres a entrar duro en la Supercopa

23 Agosto 2011 - 21:42 - Autor:

El entrenador del Real Madrid, José Mourinho, se pasó buena parte del partido de vuelta de la Supercopa frente al FCBarcelona lanzando consignas a sus jugadores desde el banquillo para que entraran con dureza a sus rivales. “Pégale” y “duro con ellos” fueron expresiones utilizadas muy a menudo por el entrenador portugués.

Según una persona que por motivos profesionales se encuentra muy cerca del banquillo visitante del Camp Nou, y que no es seguidor ni empleado del FCBarcelona, las órdenes de Mourinho a sus hombres no se prestaban a equívoco. No se trataba de las habituales expresiones de apoyo que se lanzan desde un banquillo. Eran consignas encaminadas claramente a elevar la dureza del juego y la intensidad de las entradas.

Hay que recordar que la dureza e incluso violencia con la que se emplearon durante la vuelta de la final de la Supercopa los jugadores del Real Madrid Pepe, Khedira, Marcelo y, en ocasiones, Xabi Alonso.

Esta información confirma que la alta frecuencia e intensidad de las faltas que realiza el Real Madrid forman parte de la estrategia de Mourinho para contrarestar el juego de posesión y toque rápido de balón del Barcelona. Y explica también la salida en tromba de los jugadores blancos, así como algunas entradas totalmente antideportivas, como la de Marcelo sobre Cesc, que originó la ya famosa tangana final.

Mourinho está particularmente activo desde la vuelta de vacaciones. Este martes ha tenido que emitir un comunicado para desmentir las informaciones sobre su presunta intención de abandonar el banquillo madridista, sobre un supuesto enfrentamiento con Florentino Pérez por haber pedido a Íker Casillas que hiciera las paces con Xavi y Puyol, y para pedir disculpas por el dedazo a Vilanova pero “solamente a los madridistas”.

La información sobre las consignas de Mourinho desde el banquillo coincide también con la publicación de un comunicado oficial del Real Madrid en el que pide a la RFEF que investigue las “provocaciones, insultos y vejaciones” que según el club blanco sufrieron sus representantes en el Camp Nou.

Después de unos tímidos intentos desde el Madrid de rebajar la tensión con el Barça, a través de Íker Casillas e incluso de algunas firmas periodísticas del entorno de Florentino Pérez, este martes las aguas han vuelto al cauce agitado y turbio que prefiere el mánager deportivo, José Mourinho.

En twitter: @carlestorras

Las voces de Mourinho

6 Julio 2011 - 18:55 - Autor:

Mourinho ha pasado de la locuacidad exacerbada a la discreción más estricta. Sabíamos que no es persona amante de la moderación y de las actitudes matizadas, pero nunca dejará de sorprendernos ese comportamiento tipo botafumeiro, que oscila desde el ábside hasta el rosetón de la fachada de forma incansable y con gran resolución.

Ahora Mourinho no quiere hablar, vayan Ustedes a saber por qué, y va dejando tras de si una estela de portavoces. El primero fue el señor Eladio Paramés, al que utilizó justamente para decir que si no hablaba no era por prudencia –como apuntó Jorge Valdano- sino porque no le daba la real gana. Luego, de Paramés, nunca más se supo.

El segundo portavoz fue Florentino, autor del comunicado del Real Madrid posterior al ultimátum de Sandro Rosell. El presidente del Barça vino a decir “si no paras de molestarme voy a enfadarme mucho, pero mucho” y el del Madrid le respondió “no sé qué lecciones me quieres dar si yo soy más bueno, solidario y antiracista que tú”. Un debate de un nivel tan elevado que a duras penas podría ser abordado en Punto Pelota.

Y el tercer portavoz de Mourinho ha sido Íker Casillas, quien ha tenido mucho interés en explicar que ha hablado con su entrenador y éste le ha desmentido su intención de quitarle el brazalete de capitán para dárselo a Cristiano Ronaldo.

Vayamos por partes, que la cosa tiene miga. Hasta el más torpe de los entrenadores se daría cuenta que desposeer a Casillas de la capitanía sin que haya ocurrido ningún hecho objetivo que así lo aconseje sería un enorme error. Primero, por la desestabilización en el vestuario que provocaría castigar de forma tan inopinada a un personaje a quien todo el mundo reconoce –salvo sirocos ocasionales- un gran sentido común y capacidad de liderazgo. Lo demuestra también en la selección. Y segundo, porque justamente ese es el carácter que debe de tener un capitán: firme pero dialogante. Resuelto, pero educado.

Justo al revés de lo que como es Cristiano Ronaldo. Darle el brazalete de capitán a él, como se ha publicado que pretendía Mourinho, sería como poner un mono a los mandos de un Boeing 727. Un espectáculo digno de ver pero con resultado incierto para los intereses del Madrid. Por nosotros, que no se corte el portugués, que con estas ideas de bombero promete imprimir a la temporada un plus de vistosidad.

Mourinho será un gran entrenador que sabe quitarles presión a sus jugadores. Pero en este caso, y en muchos otros, no está demostrando ni una cosa ni la otra.