Saltar al contenido

« ver todos los blogs

La “ingenuidad” de Punto Pelota

28 Febrero 2012 - 13:17 - Autor:

Muy mal tiene que hacerlo un medio de comunicación para que su colegio profesional interceda en un litigio con un club de fútbol y le dé la razón al segundo. El órgano que defiende a los periodistas teniendo que proteger al pobre ciudadano de los excesos de algunos de sus asociados. Aún así, la reacción de estos organismos profesionales es todavía demasiado timorata frente a los desmanes de un sector del gremio.
La autoregulación severa es la única vía para recuperar un mínimo de credibilidad ante la sociedad ante la voracidad de algunos medios de comunicación. Dice el ex periodista y actual showman Josep Pedrerol que ellos, en Punto Pelota, actúan “ingenuamente” porque “no esconden los métodos con los que consiguen la información“. Efectivamente, querido, pero el destripador de Yorkshire tampoco ocultaba sus métodos; incluso disfrutaba con su demostración pública. No añadas más engaño al engaño: tu objetivo, como el de todos los que estamos en televisión, es tener más audiencia que el de al lado, porque es la única forma de sobrevivir. Y ante esa presión, el corsé del código deontológico y de las consideraciones éticas resulta, para algunos, tremendamente molesto.
He escuchado y leído dudas de algunos compañeros acerca del derecho que asiste al FCBarcelona a retirar una credencial de prensa. Yo he trabajado en programas como Caiga quien Caiga, La Cosa Nostra, Malalts de Tele, ofertas televisivas que no eran estrictamente informativas e incorporaban el humor como lenguaje en sus reportajes. Multitud de instituciones públicas (el Congreso y el Senado, sin ir más lejos), partidos políticos (la gran mayoría, salvo Izquierda Unida y otras pequeñas excepciones) y organismos de todo tipo nos vetaban el acceso por considerar que distorsionábamos el mensaje o la imagen que ellos deseaban proyectar. Nunca el Col.legi de Periodistes, ni el Sindicat de Periodistes, ni mucho menos, la Asociación de la Prensa salió en defensa. Siempre se consideró -y así lo entendíamos nosotros- que el protagonista de la noticia tenía derecho a vetar aquellos medios o programas cuyo libro de estilo no compartían.
No digamos entonces el derecho que tiene un club de fútbol de vetar a medios que utilizan métodos subrepticios para conseguir información. Punto Pelota, a pesar del histrionismo imperante en el plató, no es un programa de humor. Es un magacín informativo, que ofrece noticias en primicia, que sienta en plató a periodistas deportivos que ejercen su profesión en los respectivos medios. En ese contexto, un programa contrae unas obligaciones con el espectador, suscribe un contrato implícito que le obliga a ser veraz y a no usar el engaño para sustraer información a cualquier precio.
El Barça tiene todo el derecho a hacer lo que ha hecho. Es más, tenía el deber de hacerlo. Y los demás clubes de fútbol, si no quieren ser las próximas víctimas de la “ingenuidad” de Pedrerol, deberían hacer lo propio.
Por una vez, la respuesta de mi gremio no está siendo corporativista. Vamos por el buen camino.

En twitter: @carlestorras

Viaje a las profundidades de la “secta”

20 Junio 2011 - 20:46 - Autor:

Martí Perarnau es uno de los pocos y cada vez más raros especímenes de periodista deportivo que todavía hablan de deporte. No como los que siguen el canon actual, véase Siro López, que se ha transformado ya en un Jesús Mariñas del balompié. O como Tomás Roncero, cuyo estilo, con sus encendidas alocuciones a cámara, se asemeja cada día más al de Karmele Marchante -con bastante más testosterona que la tortosina, eso sí. En cambio, por seguir con las odiosas comparaciones, a Josep Pedrerol le queda un larguísimo camino hasta llegar a la altura de Jorge Javier Vázquez en simpatía, profesionalidad, y respeto a las más elementales normas éticas que deben presidir un plató.

Pero no nos vayamos por las ramas. En un panorama mediático donde la prensa deportiva ha basculado irremediablemente hacia al mismo territorio pedregoso que la del corazón, y cuando ya no quedan fronteras significativas en lo profesional entre Punto Pelota y Sálvame Deluxe, Martí Perarnau es un testimonio vivo de que antaño el periodismo era una profesión seria. Y de que las personas que vivían de ella sabían de qué hablaban, y si no lo sabían se informaban bien antes de hablar. Y acudían allí donde había noticia, preguntaban, investigaban, escarbaban y, finalmente, escribían o lo contaban. Y no opinaban sin saber.

Con tan anticuadas herramientas Martí acaba de publicar en castellano el libro “Senda de Campeones. De la Masia al Camp Nou”, que es un viaje a las profundidades del F.C.Barcelona, a la cocina de donde ha salido tanto talento en las últimas temporadas. El trabajo surgió justamente de la pregunta que él, y muchos otros, nos hemos formulado alguna vez: “¿Cómo es posible que salgan tantos jugadores y de forma tan continuada de la cantera del Barça? Los aficionados no recordamos ningún precedente de nada parecido, ni en nuestro club ni en ningún otro. Episodios como la Quinta del Buitre o las generaciones que dieron grandes triunfos a Athltetic de Bilbao y Real Sociedad, por ejemplo, fueron fenómenos que no tuvieron una gran continuidad en el tiempo.

La respuesta a la pregunta ocupa 360 páginas de libro, así que no será fácil resumirla en un párrafo. Pero para entenderlo, hay que partir de la idea principal que le expuso Xavi Hernández al autor: “lo más importante es no perder el balón”. De esta idea primigenia, deriva el idioma Barça, que es una filosofía, una forma de entender cómo hay que jugar al fútbol, y su correspondiente forma de expresarlo. Según Martí, lo de la Masia se asemeja mucho a una “secta”, en el sentido que se inculca a los chavales no solamente la técnica, sino también esa concepción del fútbol. “La palabra es fea, pero es así, es una secta”, le corroboró Guardiola.

Y de esta sistematización ideológica deriva un modelo, que abarca tanto los aspectos tácticos como organizativos del fútbol base. Este modelo ha estado en funcionamiento desde que lo activó Laureano Ruiz, ex técnico del Barça en los años 70, lo dio a conocer al mundo Johan Cruyff con su Dream Team, y lo perfeccionó Josep Guardiola con el actual equipo, el más laureado de la historia del club.

Si quieren conocer los intríngulis de la Masia les recomiendo la lectura de este manual para entender al Barça actual. La mala noticia para los no barcelonistas es que la generación de los Messi, Xavi, Iniesta, Busquets, Piqué, Puyol, Bojan, Thiago, Jeffren, y Valdés no ha sido fruto de la casualidad, sino de un trabajo muy pensado, madurado y contrastado a lo largo de cuatro décadas. La buena noticia para los barcelonistas es que sabemos cómo hacer que la máquina funcione, y eso nos da confianza para pensar que seguirá funcionando igual de bien.

En twitter: @carlestorras

‘Outing’ de la Central Lechera

17 Junio 2011 - 22:03 - Autor:

Una parte del colectivo gay es favorable al “outing”, es decir a promover que los homosexuales salgan del armario para proclamar abiertamente su orientación sexual. En el periodismo también se practica el “outing”, aunque no como una práctica organizada, sino más bien espontánea o incluso anárquica. En otras palabras, que tarde o temprano la verdad se acaba filtrando entre el chorro mediático de consignas, manipulaciones y difamaciones.

Acabamos de asistir a uno de esos episodios en los que la verdad brota como de un manantial de donde menos te la esperas. Fue en Punto Pelota, donde lo que suele brotar habitualmente son improperios, bravuconadas y chanzas de cantina. En medio del ruido cotidiano se obró el milagro, y el periodista de Cuatro Julio Pulido, que no pertenece a la órbita florentinista, definió cómo funciona la Central Lechera:

Sobre Florentino Pérez yo voy a decir algo que igual llama mucho la atención. Florentino es el presidente que más habla del fútbol español. Sin conceder ninguna entrevista pública, pero es el que más habla. Florentino Pérez habla a diario con un número que no sé si contar con los dedos de una mano de periodistas.(…) Florentino Pérez habla mucho, lo que pasa es que no habla en público, pero habla mucho, y mueve mucho, y maneja mucho. (…) Y sí utiliza los medios para mandar sus mensajes.”

En pocas palabras, un retrato panorámico y preciso de la Central Lechera, según la describimos por primera vez públicamente en este blog, en el mes de abril. Entonces, en Punto Pelota se llevaron las manos a la cabeza y el presentador, Josep Pedrerol, llegó a insultarnos por haber difundido esa información. Ayer, Pedrerol no puso ni media objeción a las palabras de Pulido. Será porque la información, en este caso, proviene de prensa “nacional”, y ésta sí merece crédito y consideración.

Ya dijimos en este blog anteriormente que, por fortuna, los tejemanejes de pasillo que se urden en la capital se acaban sabiendo todos, porque siempre hay alguien interesado en dar publicidad a lo que otros quieren silenciar. Mientras Mourinho, último clavo ardiente al que se agarra Florentino, siga disfrutando del beneficio de la duda, las voces disonantes serán aisladas, esporádicas. Cuando el portugués sea catapultado hacia el espacio exterior, será un coro de una ópera de Verdi lo que denunciará a los cuatro vientos las maniobras comunicativas en la oscuridad del Floren Team.

No hace falta hacer nada. Si el Barça sigue cosechando éxitos, nosotros solamente tendremos que coger una silla y sentarnos a la puerta de casa para ver pasar la comitiva fúnebre.

En twitter: @carlestorras